Está en la página 1de 2

Teodoro Arghezi (1880-1967)

Testamento (Testament)

No tengo otros bienes por legarte


Más que el nombre inscrito en mi arte.
En ese sublevado atardecer
Que llega a ti de gente del ayer,
Por fosas y barrancas traspasando,
Subidas por los mios gateando,
Treparlas desde hoy a ti te toca:
Mi hijo, este libro es tu roca.
Colócalo confiado en cabecera.
Es para vos credencial primera,
De siervos y esclavos cuyas prendas
Trajeron mis humildes osamentas.
Para poder tornar, aqui primero,
La pala en pluma y el surco en tintero,
Los viejos han venido reuniendo
Los siglos de sudor y agotamiento.
Su habla dirigida al ganado
En voces justas yo la he ordenado,
Y en cunas para dueños venideros.
Y revolviéndolas así meses enteros
Las hice iconos, plasmé poemas,
De harapos hice flores y diademas.
Y fui tornando el veneno en miel,
Quedando a su dulce fuerza fiel.
Tomé la mofa y, con gesto sabio,
La hice ya caricia, ya agravio.
Tomé del lar cenizas de los muertos
Y las cambié en dioses de los huertos,
Confin que ambos mundos nos revela,
De tu deber supremo centinela.
Cuando toqué, con violin y arco,
Nuestro dolor oculto y amargo,
El amo fue de convulsiones preso,
Cual chivo al que cortan el pescuezo.
De moho y furunculos y fango
Belleza nueva hice y nuevo rango.
El látigo aguantado aquí regresa,
Y así redime, casi castigando,
El crimen general, rememorando.
Así vindícase la fosca rama
Que deja el bosque cuando luz derrama;
Racimo de verrugas es su fruto,
De tanta pena, afliccion y luto.
Tendidas con pereza en el divan
Hidalgas al leerme sufrirán.
Letras de fuego y letras laboradas
En este libro van entrelazadas,
Cual hierro por tenazas abrazado.
Por siervo escrito, pero destinado
A manos nobles. No sospecharán
Que en él las iras de mis viejos van.
==========================
Traducido por Paul Abucean
==========================