Está en la página 1de 15

Definición de Empresa

En un sentido general, la empresa es la más común y constante actividad


organizada por el ser humano, la cual, involucra un conjunto de trabajo diario,
labor común, esfuerzo personal o colectivo e inversiones para lograr un fin
determinado [1]. Por ello, resulta muy importante que toda persona que es parte
de una empresa (ya sea propia o no) o que piense emprender una, conozca cuál es
la definición de empresa para que tenga una idea clara acerca de cuáles son sus
características básicas, funciones, objetivos y elementos que la componen.

Definición de Empresa, Según Diversos Autores:

• Ricardo Romero, autor del libro "Marketing", define la empresa como "el
organismo formado por personas, bienes materiales, aspiraciones y
realizaciones comunes para dar satisfacciones a su clientela" [1].

• Julio García y Cristobal Casanueva, autores del libro "Prácticas de la


Gestión Empresarial", definen la empresa como una "entidad que mediante
la organización de elementos humanos, materiales, técnicos y financieros
proporciona bienes o servicios a cambio de un precio que le permite la
reposición de los recursos empleados y la consecución de unos objetivos
determinados" [2].

• Para Simón Andrade, autor del libro "Diccionario de Economía", la


empresa es "aquella entidad formada con un capital social, y que aparte
del propio trabajo de su promotor puede contratar a un cierto número de
trabajadores. Su propósito lucrativo se traduce en actividades industriales y
mercantiles, o la prestación de servicios" [3].

• El Diccionario de Marketing, de Cultural S.A., define a la empresa como


una "unidad económica de producción, transformación o prestación de
servicios, cuya razón de ser es satisfacer una necesidad existente en la
sociedad" [4].

• El Diccionario de la Real Academia Española, en una de sus definiciones


menciona que la empresa es una "unidad de organización dedicada a
actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines
lucrativos" [5].

En síntesis, y teniendo en cuenta las anteriores definiciones, planteo la siguiente


definición de empresa:

"La empresa es una entidad conformada básicamente por personas,


aspiraciones, realizaciones, bienes materiales y capacidades técnicas
y financieras; todo lo cual, le permite dedicarse a la producción y
transformación de productos y/o la prestación de servicios para
satisfacer necesidades y deseos existentes en la sociedad, con la
finalidad de obtener una utilidad o beneficio".

Análisis Estructural de la Definición de Empresa:

Tomando en cuenta las anteriores definiciones, se puede apreciar que la definición


de empresa revela los siguientes elementos que componen la estructura básica de
lo que es una empresa:
1. Entidad: Es decir, que una empresa es una colectividad considerada como
unidad (por ejemplo, una corporación, compañía, institución, etc., tomada
como persona jurídica) [5] o un ente individual conformado por una sola
persona (por lo general, el propietario).

2. Elementos humanos: Se refiere a que toda empresa está conformada por


personas que trabajan y/o realizan inversiones para su desarrollo.

3. Aspiraciones: Son las pretenciones o deseos por lograr algo que tienen las
personas que conforman la empresa.

4. Realizaciones: Se entiende como las satisfacciones que sienten los miembros


de la empresa cuando logran cumplir aquello que aspiraban.

5. Bienes materiales: Son todas las cosas materiales que posee la empresa,
como; instalaciones, oficinas, mobiliario, etc.

6. Capacidad técnica: Es el conjunto de conocimientos y habilidades que


poseen los miembros de la empresa para realizar o ejecutar algo.

7. Capacidad financiera: Se refiere a las posibilidades que tiene la empresa


para realizar pagos e inversiones a corto, mediano y largo plazo para su
desarrollo y crecimiento, además de tener liquidez y margen de utilidad de
operaciones (por citar algunas).

8. Producción, transformación y/o prestación de servicios: Se refiere a que la


empresa puede realizar una o más de las siguientes actividades: 1) Fabricar,
elaborar o crear cosas o servicios con valor económico, 2) transformar o
cambiar, por ejemplo, una materia prima en un producto terminado y 3)
prestar servicios.

9. Satisfacción de necesidades y deseos: La necesidad humana es el estado en


el que se siente la privación de algunos factores básicos (alimento, vestido,
abrigo, seguridad, sentido de pertenencia, estimación). En cambio, los
deseos consisten en anhelar los satisfactores específicos para éstas
necesidades profundas (por ejemplo, una hamburguesa Mc Donalds para
satisfacer la necesidad de alimento) [6].

En conclusión, la definición de empresa permite "visualizar" a toda empresa


como una entidad conformada por elementos tangibles (elementos humanos,
bienes materiales, capacidad financiera y de producción, transformación y/o
prestación de servicios) e intangibles (aspiraciones, realizaciones y capacidad
técnica); cuya finalidad es la satisfacción de las necesidades y deseos de su
mercado meta para la obtención de una utilidad o beneficio.

Fuentes Consultadas:

[1]: Del libro: Marketing, de Ricardo Romero, Editora Palmir E.I.R.L., Pág. 9.
[2]: Del libro: Prácticas de la Gestión Empresarial, de Julio García del Junco y Cristóbal Casanueva
Rocha, Mc Graw Hill, Pág. 3.
[3]: Del libro: Diccionario de Economía, Tercera Edición, de Andrade Simón, Editorial Andrade, Pág. 257.
[4]: Del libro: Diccionario de Marketing, de Cultural S.A., Pág. 110.
[5]: Del sitio web: www.rae.es, del Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española,
URL de la Página Web = http://www.rae.es/.
[6]: Del libro: Dirección de Mercadotecnia, Octava Edición, de Kotler Philip, Prentice Hall, Pág. 7.
Concepto de Empresa

El concepto de empresa revela un trasfondo filosófico que permite conocer la


importancia que tienen —además de las actividades que se realizan y los recursos
que se utilizan— las "personas" y sus "conversaciones" en el funcionamiento de
toda empresa.

Por ello, resulta muy conveniente que toda persona que está vinculada a una
empresa conozca cuál es el concepto de empresa, con la finalidad de que tengan
un panorama más completo de lo que es en esencia una empresa.

Concepto de Empresa, según expertos en la materia:

• Para Idalberto Chiavenato, autor del libro "Iniciación a la Organización y


Técnica Comercial", la empresa "es una organización social que utiliza una
gran variedad de recursos para alcanzar determinados objetivos".
Explicando este concepto, el autor menciona que la empresa "es una
organización social por ser una asociación de personas para la explotación
de un negocio y que tiene por fin un determinado objetivo, que puede ser el
lucro o la atención de una necesidad social" [1].

• Según Zoilo Pallares, Diego Romero y Manuel Herrera, autores del libro
"Hacer Empresa: Un Reto", la empresa se la puede considerar como "un
sistema dentro del cual una persona o grupo de personas desarrollan un
conjunto de actividades encaminadas a la producción y/o distribución de
bienes y/o servicios, enmarcados en un objeto social determinado" [2].

• Para Lair Ribeiro, autor del libro "Generar Beneficios", una empresa es
"solo una conversación, un diálogo que existe y se perpetúa a través del
lenguaje usado por quienes la componen" [2]. Este concepto se apoya en la
afirmación de Rafael Echeverria, autor del libro "Ontología del Lenguaje",
donde menciona que las organizaciones son fenómenos linguísticos
"unidades construidas a partir de conversaciones específicas que están
basadas en la capacidad de los seres humanos para efectuar compromisos
mutuos cuando se comunican entre sí. (Por tanto), una empresa es una red
estable de conversaciones. Si se quiere comprender una empresa, se debe
examinar las conversaciones que la constituyeron en el pasado y las que la
constituyen en la actualidad" [3].
En ese sentido, según Lair Ribeiro, si una empresa "cambia de localización,
de producto o de personal sin cambiar de conversación, la misma empresa
subsiste. La empresa solo cambiará cuando cambie su estructura
conversacional. ¡El lenguaje crea la realidad! [3].

En síntesis, y en base a los anteriores conceptos, planteo el siguiente concepto de


empresa:

La empresa es una organización social que realiza un conjunto de actividades y


utiliza una gran variedad de recursos (financieros, materiales, tecnológicos y
humanos) para lograr determinados objetivos, como la satisfacción de una
necesidad o deseo de su mercado meta con la finalidad de lucrar o no; y que es
construida a partir de conversaciones específicas basadas en compromisos mutuos
entre las personas que la conforman.
Aplicación del Concepto de Empresa:

Luego de conocer el concepto de empresa surge una pregunta muy importante:

¿Cómo se puede aplicar este concepto en una empresa?

A continuación, se detallan algunas sugerencias:

1. Crear, desarrollar y dar a conocer el sistema de la empresa a todos


los integrantes:
Si bien, se dice que una empresa es un sistema en sí (porque está
conformado por un conjunto de elementos que actúan e interactúan de
forma dinámica entre sí para alcanzar uno o más objetivos), es preciso
recordar que éste debe ser creado, desarrollado y comunicado
adecuadamente a los integrantes de la empresa, de tal forma que todos
conozcan cómo funciona el sistema en el que son parte activa.

2. Concientizar a cada miembro de la empresa acerca de que la misma


es una organización social:
Una organización social es una asociación de personas regulada por un
conjunto de normas y en el que cada miembro cumple una determinada
función para lograr los objetivos fijados. Teniendo en cuenta está definición,
es fundamental que cada persona que conforma la empresa esté consciente
de lo importante que es cumplir tres reglas básicas: 1) Realizar
adecuadamente las funciones que le han sido asignadas porque son parte de
un "conjunto global de funciones" que apuntan al logro de los objetivos
fijados. 2) Cumplir con las normas y políticas establecidas para coadyuvar a
la preservación del orden en la empresa. 3) Relacionarse adecuadamente
con las personas del entorno interno (compañeros de trabajo) y externo
(como, clientes y proveedores) para coadyuvar activamente al
mejoramiento o preservación del clima laboral.

3. Administrar adecuadamente cada recurso de la empresa:


Los recursos son los medios o el conjunto de elementos que se utilizan para
lograr los objetivos fijados. Por tanto, es muy importante que cada miembro
de la empresa esté consciente de la importancia de planificar, utilizar y
controlar apropiadamente cada recurso de la empresa que le ha sido
confiado, porque de esa manera, contribuirá al logro de los objetivos
establecidos.

4. Guiar positivamente las conversaciones que se dan en la empresa:


Una conversación es la acción y efecto de hablar familiarmente con otra u
otras personas. Las conversaciones pueden ser positivas (por ejemplo,
cuando son constructivas y están basadas en la búsqueda de soluciones e
ideas para lograr buenos resultados, lo cual, es un claro indicativo de que la
organización va por buen camino) o negativas (como sucede si una buena
parte de las conversaciones están basadas en el rumor, el chisme y la
intriga, lo que es un indicativo de que la empresa está enferma y que
requiere de cambios urgentes para evitar un final que puede ser trágico).
Por ello, es tarea de los directivos de la empresa el guiar las conversaciones
entre los miembros dando el ejemplo en todas las conversaciones que
sostienen.

5. Incentivar los compromisos que contribuyen positivamente al


mejoramiento de la empresa:
Los compromisos son obligaciones que contraen las personas con otras y
con la misma empresa. Por tanto, la dirección debe incentivar aquellos
compromisos que sean positivos para toda la empresa. Por ejemplo,
otorgando premios a los miembros que realicen adecuadamente sus
funciones, que cumplan las normas y políticas de la empresa, y coadyuven
al mantenimiento o mejoramiento del clima laboral.

Fuentes Consultadas:

[1]: Del libro: Iniciación a la Organización y Técnica Comercial, de Idalberto Chiavenato, Mc Graw Hill,
Pág. 4.
[2]: Del libro: Hacer Empresa: Un Reto, de Pallares Zoilo, Romero Diego y Herrera Manuel, Cuarta
Edición, Fondo Editorial Nueva Empresa, 2005, Pág. 41.
[3]: Del libro: Generar Beneficios, de Lair Ribeiro, Ediciones Urano S.A., Pág. 99.

Tipos de Empresa

Teniendo en cuenta la importancia de este tema, a continuación veremos de forma


resumida cuáles son los diferentes tipos de empresa según una clasificación que
incluye diversos criterios. Además, revisaremos cuáles son los tipos de empresa
existentes en las economías de mercado.

1. Tipos de Empresa Clasificados Según Diversos Criterios:

Los criterios más habituales para establecer una tipología de las empresas [1], son
los siguientes:

• Según el Sector de Actividad:

o Empresas del Sector Primario: También denominado extractivo, ya


que el elemento básico de la actividad se obtiene directamente de la
naturaleza: agricultura, ganadería, caza, pesca, extracción de áridos,
agua, minerales, petróleo, energía eólica, etc. [1].

o Empresas del Sector Secundario o Industrial: Se refiere a aquellas


que realizan algún proceso de transformación de la materia prima.
Abarca actividades tan diversas como la construcción, la óptica, la
maderera, la textil, etc. [1].

o Empresas del Sector Terciario o de Servicios: Incluye a las empresas


cuyo principal elemento es la capacidad humana para realizar
trabajos físicos o intelectuales. Comprende también una gran
variedad de empresas, como las de transporte, bancos, comercio,
seguros, hotelería, asesorías, educación, restaurantes, etc. [1].

• Según el Tamaño: Existen diferentes criterios que se utilizan para


determinar el tamaño de las empresas, como el número de empleados, el
tipo de industria, el sector de actividad, el valor anual de ventas, etc. Sin
embargo, e indistintamente el criterio que se utilice, las empresas se
clasifican según su tamaño en:

o Grandes Empresas: Se caracterizan por manejar capitales y


financiamientos grandes, por lo general tienen instalaciones propias,
sus ventas son de varios millones de dólares, tienen miles de
empleados de confianza y sindicalizados, cuentan con un sistema de
administración y operación muy avanzado y pueden obtener líneas de
crédito y préstamos importantes con instituciones financieras
nacionales e internacionales [2].

o Medianas Empresas: En este tipo de empresas intervienen varios


cientos de personas y en algunos casos hasta miles, generalmente
tienen sindicato, hay áreas bien definidas con responsabilidades y
funciones, tienen sistemas y procedimientos automatizados [2].

o Pequeñas Empresas: En términos generales, las pequeñas empresas


son entidades independientes, creadas para ser rentables, que no
predominan en la industria a la que pertenecen, cuya venta anual en
valores no excede un determinado tope y el número de personas que
las conforman no excede un determinado límite [3].

o Microempresas: Por lo general, la empresa y la propiedad son de


propiedad individual, los sistemas de fabricación son prácticamente
artesanales, la maquinaria y el equipo son elementales y reducidos,
los asuntos relacionados con la administración, producción, ventas y
finanzas son elementales y reducidos y el director o propietario
puede atenderlos personalmente [2].

• Según la Propiedad del Capital: Se refiere a si el capital está en poder de


los particulares, de organismos públicos [1] o de ambos. En sentido se
clasifican en:

o Empresa Privada: La propiedad del capital está en manos privadas


[1].

o Empresa Pública: Es el tipo de empresa en la que el capital le


pertenece al Estado, que puede ser Nacional, Provincial o Municipal
[1].

o Empresa Mixta: Es el tipo de empresa en la que la propiedad del


capital es compartida entre el Estado y los particulares [1].

• Según el Ámbito de Actividad: Esta clasificación resulta importante


cuando se quiere analizar las posibles relaciones e interaccionesentre la
empresa y su entorno político, económico o social [1]. En este sentido las
empresas se clasifican en:

o Empresas Locales: Aquellas que operan en un pueblo, ciudad o


municipio [1].

o Empresas Provinciales: Aquellas que operan en el ámbito geográfico


de una provincia o estado de un país [1].

o Empresas Regionales: Son aquellas cuyas ventas involucran a varias


provincias o regiones [1].

o Empresas Nacionales: Cuando sus ventas se realizan en


prácticamente todo el territorio de un país o nación [1].
o Empresas Multinacionales: Cuando sus actividades se extienden a
varios países y el destino de sus recursos puede ser cualquier país
[1].

• Según el Destino de los Beneficios: Según el destino que la empresa


decida otorgar a los beneficios económicos (excedente entre ingresos y
gastos) que obtenga, pueden categorizarse en dos grupos:

o Empresas con Ánimo de Lucro: Cuyos excedentes pasan a poder de


los propietarios, accionistas, etc... [1].

o Empresas sin Ánimo de Lucro: En este caso los excedentes se


vuelcan a la propia empresa para permitir su desarrollo [1].

• Según la Forma Jurídica: La legislación de cada país regula las formas


jurídicas que pueden adoptar las empresas para el desarrollo de su actividad
[1]. La elección de su forma jurídica condicionará la actividad, las
obligaciones, los derechos y las responsabilidades de la empresa [1]. En ese
sentido, las empresas se clasifican —en términos generales— en:

o Unipersonal: El empresario o propietario, persona con capacidad legal


para ejercer el comercio, responde de forma ilimitada con todo su
patrimonio ante las personas que pudieran verse afectadas por el
accionar de la empresa [1].

o Sociedad Colectiva: En este tipo de empresas de propiedad de más


de una persona, los socios responden también de forma ilimitada con
su patrimonio, y existe participación en la dirección o gestión de la
empresa [1].

o Cooperativas: No poseen ánimo de lucro y son constituidas para


satisfacer las necesidades o intereses socioeconómicos de los
cooperativistas, quienes también son a la vez trabajadores, y en
algunos casos también proveedores y clientes de la empresa [1].

o Comanditarias: Poseen dos tipos de socios: a) los colectivos con la


característica de la responsabilidad ilimitada, y los comanditarios
cuya responsabilidad se limita a la aportación de capital efectuado
[1].

o Sociedad de Responsabilidad Limitada: Los socios propietarios de


éstas empresas tienen la característica de asumir una responsabilidad
de carácter limitada, respondiendo solo por capital o patrimonio que
aportan a la empresa [1].

o Sociedad Anónima: Tienen el carácter de la responsabilidad limitada


al capital que aportan, pero poseen la alternativa de tener las puertas
abiertas a cualquier persona que desee adquirir acciones de la
empresa. Por este camino, estas empresas pueden realizar
ampliaciones de capital, dentro de las normas que las regulan [1].

Tipos de Empresa en Economías de Mercado:

Según Samuelson y Nordhaus, en las economías de mercado se produce una


amplia variedad de organizaciones empresariales que van desde las más pequeñas
empresas de propiedad individual hasta las gigantescas sociedades anónimas que
dominan la vida económica en las economías capitalistas [4].

Esta amplia variedad de organizaciones empresariales se divide —en términos


generales— en los siguientes tipos de empresa:

• Empresas de propiedad individual: Por lo general, este tipo de empresa se


halla constituida por el profesional, el artesano o el comerciante que opera
por su cuenta un despacho, un taller o una tienda; sin embargo, en la
actualidad también se debe considerar a los millones de teletrabajadores o
emprendedores en internet que han iniciado y mantienen un negocio en la
Red o prestan servicios a través de ella.
La empresa individual tiene un inconveniente, el de no poder extenderse
generalmente más allá de cierto límite, porque depende de una sola
persona; si esta muere, envejece o enferma, la empresa puede desaparecer
aún cuando su continuación pudiera haber sido tan beneficiosa para la
comunidad o sus servidores [5].

• Sociedad colectiva: Dos o más personas cualesquiera pueden unirse y


formar una sociedad colectiva. Cada una acuerda aportar parte del trabajo y
del capital, quedarse con un porcentaje de los beneficios y compartir, desde
luego, las pérdidas o las deudas [4].
La sociedad colectiva se caracteriza por tener socios que responden solidaria
e ilimitadamente por las deudas de la sociedad [5]. Si una persona (un
socio) posee un 1 por 100 de ésta y quiebra, entonces deberá pagar el 1 por
100 de la deudas y los demás socios el 99 por 100. Pero si los demás socios
no pueden pagar, esta persona podría ser obligada a pagarlo todo, incluso
aunque eso significara vender sus apreciadas propiedades para ello [4].
El peligro de la responsabilidad ilimitada y la dificultad de obtener fondos
explican por qué las sociedades colectivas tienden a ser empresas pequeñas
y personales, como las agrícolas y el comercio al por menor. Sencillamente,
son demasiado arriesgadas en la mayoría de las situaciones [4].

• Sociedad anónima: Es una entidad jurídica independiente y, de hecho, es


una —persona— jurídica que puede comprar, vender, pedir créditos,
producir bienes y servicios y firmar contratos. Disfruta además, de
responsabilidad limitada, lo que quiere decir que la inversión y la exposición
financiera de cada propietario en ella se limita estrictamente a una cantidad
específica [4].
Este tipo de empresa, se caracteriza por incorporar a muchos socios
accionistas quienes aportan dinero para formar un capital social cuyo monto
posibilita realizar operaciones que serían imposibles para el organizador en
forma individual.
Las características de la sociedad anónima son: A) El capital está
representado por acciones. B) Los accionistas o socios que la forman, frente
a las obligaciones contraídas tienen una responsabilidad limitada. C) Son
estrictamente sociedades de capitales; el número de sus accionistas es
ilimitado, y esto le permite reunir y utilizar los capitales de muchas
personas. D) Tiene existencia ilimitada, la muerte o la incapacidad de
algunos de sus socios no implica la disolución de la sociedad. E) La razón
social debe ser adecuada al objeto para el cual se ha constituido; no se
designa con el nombre de los socios [5].
Según Samuelson y Nordhaus, en las economías de mercado avanzadas, la
actividad económica se encuentra en su mayor parte en las sociedades
anómimas privadas [4].

Para terminar este punto, cabe señalar que según Samuelson y Nordhaus, las
empresas que predominan por su número son las diminutas. Pero las que dominan
la economía por sus ventas y activos, por su poder político y económico y por el
volumen de su nómina y empleo son los pocos cientos de grandes sociedades
anónimas [4].

Notas:

[1]: Del libro: «Introducción a la Administración de Organizaciones», Segunda Edición, de De Zuani Rafael
Elio, Editorial Maktub, 2003, Págs. 82 al 86.
[2]: Del libro: «Negocios Exitosos», de Jack Fleitman, Mc Graw Hill Interamericana Editores, 2000, Págs.
22 y 23.
[3] Del artículo publicado en la web: La Pequeña Empresa, obtenido el 27 de diciembre del 2007, en:
http://www.promonegocios.net/empresa/pequena-empresa.html
[4]: Del libro: «Economía», Decimoséptima Edición, de Samuelson Paul y Nordhaus William, Mc Graw Hill,
2002, Págs. 102 y 103.
[5]: Del libro: «Marketing», de Romero Ricardo, Editora Palmir E.I.R.L., 1997, Págs. 9 al 15.

Tipos de Organigramas

Los organigramas son la representación gráfica de la estructura orgánica de una


empresa u organización que refleja, en forma esquemática, la posición de las áreas
que la integran, sus niveles jerárquicos, líneas de autoridad y de asesoría [1].

Por tanto, teniendo en cuenta que los organigramas son de suma importancia y
utilidad para empresas, entidades productivas, comerciales, administrativas,
políticas, etc., y que todos aquellos que participan en su diseño y elaboración deben
conocer cuáles son los diferentes tipos de organigramas y qué características
tiene cada uno de ellos, en el presente artículo se plantea una clasificación basada
en las clasificaciones de dos autores, con la finalidad de que el lector pueda tener
una idea más completa acerca de los diversos tipos de organigramas y de sus
características generales.

Tipos de Organigramas:

Basándome en las clasificaciones planteadas por Enrique B. Franklin (en su libro


"Organización de Empresas") y Elio Rafael de Zuani (en su libro "Introducción a la
Administración de Organizaciones"), pongo a consideración del lector la siguiente
clasificación de organigramas: 1) Por su naturaleza, 2) por su finalidad, 3) por su
ámbito, 4) por su contenido y 5) por su presentación o disposición gráfica.

1. POR SU NATURALEZA: Este grupo se divide en tres tipos de


organigramas:

o Microadministrativos: Corresponden a una sola organización, y


pueden referirse a ella en forma global o mencionar alguna de las
áreas que la conforman [2].

o Macroadministrativos: Involucran a más de una organización [2].

o Mesoadministrativos: Consideran una o más organizaciones de un


mismo sector de actividad o ramo específico. Cabe señalar que el
término mesoadministrativo corresponde a una convención utilizada
normalmente en el sector público, aunque también puede utilizarse
en el sector privado [2].

2. POR SU FINALIDAD: Este grupo se divide en cuatro tipos de


organigramas:

o Informativo: Se denominan de este modo a los organigramas que


se diseñan con el objetivo de ser puestos a disposición de todo
público, es decir, como información accesible a personas no
especializadas [3].Por ello, solo deben expresar las partes o unidades
del modelo y sus relaciones de líneas y unidades asesoras, y ser
graficados a nivel general cuando se trate de organizaciones de
ciertas dimensiones [3].

o Analítico: Este tipo de organigrama tiene por finalidad el análisis de


determinados aspectos del comportamiento organizacional, como
también de cierto tipo de información que presentada en un
organigrama permite la ventaja de la visión macro o global de la
misma, tales son los casos de análisis de un presupuesto, de la
distribución de la planta de personal, de determinadas partidas de
gastos, de remuneraciones, de relaciones informales, etc. Sus
destinatarios son personas especializadas en el conocimiento de estos
instrumentos y sus aplicaciones [3].

o Formal: Se define como tal cuando representa el modelo de


funcionamiento planificado o formal de una organización, y cuenta
con el instrumento escrito de su aprobación. Así por ejemplo, el
organigrama de una Sociedad Anónima se considerará formal cuando
el mismo haya sido aprobado por el Directorio de la S.A. [3].

o Informal: Se considera como tal, cuando representando su modelo


planificado no cuenta todavía con el instrumento escrito de su
aprobación [3].

3. POR SU ÁMBITO: Este grupo se divide en dos tipos de organigramas:

o Generales: Contienen información representativa de una


organización hasta determinado nivel jerárquico, según su magnitud
y características. En el sector público pueden abarcar hasta el nivel
de dirección general o su equivalente, en tanto que en el sector
privado suelen hacerlo hasta el nivel de departamento u oficina [2].
Ejemplo:
o Específicos: Muestran en forma particular la estructura de un área
de la organización [2].
Ejemplo:

4. POR SU CONTENIDO: Este grupo se divide en tres tipos de organigramas:

o Integrales: Son representaciones gráficas de todas las unidades


administrativas de una organización y sus relaciones de jerarquía o
dependencia. Conviene anotar que los organigramas generales e
integrales son equivalentes [2].
Ejemplo:

o Funcionales: Incluyen las principales funciones que tienen


asignadas, además de las unidades y sus interrelaciones. Este tipo de
organigrama es de gran utilidad para capacitar al personal y
presentar a la organización en forma general [2].
Ejemplo:
o De puestos, plazas y unidades: Indican las necesidades en cuanto
a puestos y el número de plazas existentes o necesarias para cada
unidad consignada. También se incluyen los nombres de las personas
que ocupan las plazas [2].
5. POR SU PRESENTACIÓN O DISPOSICIÓN GRÁFICA: Este grupo se
divide en cuatro tipos de organigramas:

o Verticales: Presentan las unidades ramificadas de arriba abajo a


partir del titular, en la parte superior, y desagregan los diferentes
niveles jerárquicos en forma escalonada. Son los de uso más
generalizado en la administración, por lo cual, los manuales de
organización recomiendan su empleo [2].

o Horizontales: Despliegan las unidades de izquierda a derecha y


colocan al titular en el extremo izquierdo. Los niveles jerárquicos se
ordenan en forma de columnas, en tanto que las relaciones entre las
unidades se ordenan por líneas dispuestas horizontalmente [2].

o Mixtos: Este tipo de organigrama utiliza combinaciones verticales y


horizontales para ampliar las posibilidades de graficación. Se
recomienda utilizarlos en el caso de organizaciones con un gran
número de unidades en la base [2].
o De Bloque: Son una variante de los verticales y tienen la
particularidad de integrar un mayor número de unidades en espacios
más reducidos. Por su cobertura, permiten que aparezcan unidades
ubicadas en los últimos niveles jerárquicos [2].

o Circulares: En este tipo de diseño gráfico, la unidad organizativa de


mayor jerarquía se ubica en el centro de una serie de círculos
concéntricos, cada uno de los cuales representa un nivel distinto de
autoridad, que decrece desde el centro hacia los extremos, y el
último círculo, osea el más extenso, indica el menor nivel de
jerarquía de autoridad. Las unidades de igual jerarquía se ubican
sobre un mismo círculo, y las relaciones jerárquicas están indicadas
por las líneas que unen las figuras [3].

Notas:

[1]: Del libro: «Negocios Exitosos», de Fleitman Jack, McGraw-Hill, 2000, Pág. 246.
[2]: Del libro: «Organización de Empresas», Segunda Edición, de Franklin Enrique, Mc Graw Hill, 2004,
Págs. 79 al 86.
[3]: Del libro: «Introducción a la Administración de Organizaciones», de Rafael de Zuani Elio, Editorial
Maktub, 2003, Págs. 309 al 318.