Está en la página 1de 1

Bienvenid@!

Nos da gusto que nos acompañes, deseamos que te sientas como en casa y por ello las
siguientes líneas son para darte una idea de lo que puedes esperar cada vez que nos
reunimos.

Nos reunimos regularmente el primer día de cada semana desde 11:30 hrs. para que
lleguen las personas, se acomoden, compartan, tomen café, etc. El lugar puede ser una
casa, un café, un parque o plaza.

Nada esta planeado excepto el comienzo del primer canto (12:00 hrs.) Acompañamos
nuestros cantos con los instrumentos a mano. Tal vez enseñen dos o tres herman@s, otras
ocasiones quizá un@ sol@. Algunas veces oramos bastante, algunas otras poco. Tod@s los
herman@s pueden participar, pero todo lo que se diga o haga debe tener el propósito de
edificar a la iglesia. No hay moderador, las personas una pueden dirigirse a l@s demás uno
a la vez, todo debe ser hecho decentemente y en orden.

L@s niñ@s se quedan con nosotros en la reunión. Si tiene hij@s pequeños tal vez sea una
buena idea traer algo que les mantenga felices, como hojas, colores o juguetes que no
hagan ruido. Ell@s se sientan generalmente en el suelo junto a sus padres. Creemos que es
trabajo de los padres enseñar a sus hij@s acerca de Jesucristo en el hogar, por esto, en esta
reunión no tenemos Escuela Dominical ni iglesia para niñ@s.

Nuestra forma de vestir es informal y cómoda. Usualmente l@s niñ@s terminan jugando
después de la reunión por lo tanto usan ropas y zapatos para jugar, pues es común que se
ensucien.

La Cena del Señor es una parte integral de nuestra reunión y se lleva a cabo en el tiempo en
que compartimos los alimentos. Es un tiempo maravilloso de comunión y ánimo, donde
recordamos lo que Jesucristo ha hecho por nosotros y en nosotros. Después de compartir
los alimentos y convivir con las personas reunidas siéntete con la libertad de retirarte en
cualquier momento.

Para nosotros, la verdadera vida de iglesia ocurre cada día, al vernos unos a otros durante
toda la semana en grupos pequeños y/o por afinidad (hombres, mujeres, jóvenes). Hacer
una evaluación de nosotros basándose en lo que se observa en una reunión dominical sería
un análisis incompleto.

La iglesia está comprometida a reunirse y vivir en un entendimiento de lo que Dios expresó a


través de la biblia de manera tan sencilla como sea posible. Sabemos que no lo
entendemos todo. ¡Somos una obra en proceso! Algunas situaciones las seguimos
resolviendo tratando de llegar a un consenso bíblico antes de seguir avanzando unánimes.

Gracias a Dios por tu compañía!