Está en la página 1de 2

LA HIGIENE

La higiene es una forma de estar sano. Para lograr una buena higiene, debemos prestar atención a los cambios corporales, olores y sudor. Esto nos ayuda a eliminar los gérmenes que provocan mal olor en nuestros cuerpos.

¿Por qué es importante la higiene?

La mayoría de los adolescentes se preocupan cuando sus cuerpos empiezan a cambiar porque hay nuevas formas y olores. Algunos adolescentes tienen: más grasa en la piel y el cabello, piel y cabello más seco, más pelos en el cuerpo (vello corporal), más sudor y nuevos olores. En el caso de las adolescentes, además, la mayoría de ellas tendrá ya menstruación.

Estos cambios son normales. La buena higiene ayuda a eliminar gérmenes y nos permite sentir seguros de nosotros mismos. Los demás querrán estar a nuestro lado también. Si no es así, ya sabes y no hace falta que te lo digamos las burlas de tus amigos y el desprecio de tus amigas será una constante. Serás una excelente persona, pero nadie podrá estar a tu alrededor. Y la verdad no merece la pena, ni para tí, ni para tú persona.

Cabello:

Lávate el cabello con champú y agua cuando esté sucio. El cuero cabelludo

suele producir más grasa durante la adolescencia

LA HIGIENE La higiene es una forma de estar sano. Para lograr una buena higiene, debemos

Cara y cuello:

Lávatelos con jabón y agua para controlar las espinillas y la piel grasosa.

LA HIGIENE La higiene es una forma de estar sano. Para lograr una buena higiene, debemos

Cuerpo y sitios de más sudor:

En la ducha o el baño lávate con agua y jabón. Lávate las partes privadas con agua. Usa desodorante para eliminar el sudor y los olores.

Cuerpo y sitios de más sudor: En la ducha o el baño lávate con agua y

Orejas:

Lávate alrededor de las orejas con agua y jabón.

Cuerpo y sitios de más sudor: En la ducha o el baño lávate con agua y

Boca:

Cepíllate los dientes tras cada comida es una buena ayuda para combatir las caries y el mal aliento. Y sobre todo si tienes que besar a tu chico/a.

Cuerpo y sitios de más sudor: En la ducha o el baño lávate con agua y

Pies:

Lávate y sécate bien los pies. Usa calcetines limpios si es posible. Para evitar

malos olores es imprescindible una correcta higiene de los pies.