Está en la página 1de 2

¡ ÚLTIMOS TIEMPOS !

"No todos moriremos; pero todos seremos transformados, en un


momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se
tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y
nosotros seremos transformados, pues es necesario que nuestro cuerpo
corruptible se vista de incorrupción y lo que es mortal se vista de
inmortalidad" (1 Corintios 15, 52-53 ).

Este es un evento que no será oculto. El concepto de Rapto será dado a


conocer a las masas de incrédulos (aquellos de ustedes que no
reconocen a Jesús como su Señor y Mesías) antes de que ocurra. Será
tratado como ridículo, con desdén y burla por los medios de
comunicación mundiales, pero Dios verá que sea muy publicitado antes
de que ocurra, de tal manera que aquellos que sean dejados atrás
puedan interpretarlo. Ocurrirá públicamente, y todos los dejados atrás
conocerán a alguien que fue arrebatado. Ocurrirá de repente,
inesperadamente, y en un parpadeo - "en un abrir y cerrar de ojos",
como lo expone la Biblia. En todo el mundo habrá evidencia de que este
evento ocurrió. Desaparecerán algunos líderes nacionales, celebridades
del mundo artístico y profesionales de los deportes, desaparecerán
familias enteras, esposos incrédulos verán desaparecer a su pareja, los
niños desaparecerán. Serán dejadas atrás cuentas de bancos, casas,
automóviles, negocios y relaciones.

El rapto de la iglesia es un suceso que es aceptado por todas las iglesias


del mundo que predican y creen en la Biblia. No obstante, existe una
religión de las principales en el mundo que no comparte la creencia de
que el Rapto ocurrirá, ya que al igual que muchas otras cosas
enseñadas en la Biblia, ellos simplemente optan por ignorarlas. Ellos
prefieren sustituir las enseñanzas bíblicas por doctrinas y reglas
decididas por sus concilios, cardenales y demás. Esta religión, es
predominante en casi todo el mundo, pero han llegado hasta el punto de
considerar que las decisiones tomadas por su dirigente principal, están
por encima de las que Jesús mismo nos ordenó.

No sigas la corriente de este mundo que va hacia el despeñadero. No


sigas a aquellos que siembran maldad e injusticia. El único que puede
salvarte a ti y a los tuyos es Cristo y solamente Cristo. No salva la
religión en que estés, ni el pastor que te predica, ni el líder político a
quien sigues.

Autor : Máster Miguel Calderón Valverde