Está en la página 1de 78
ones 2 EL COMIENZO DE LA INVESTIGACION La obtencién del marco mental adecuado Lo mismo que cuslguier otra cosa, Ie realizacién de una investigacién requiere una actitud mental y psicoldgica adecuada. La investigacién es une indagecién, una busca de nuevo conocimiento y de sueva comprensién. Por tanto, se ha de ser curioso, se ha de desear saber algo auevo, se ha de tener algo de espiritu de aventura. Esto implica un reconocimiento de que el cono- imiento que se posee es imperfecto e incompleto. Como ya he dicho, la fensefianza es una ocupacién que requiere toma de decisiones y sccién posi- tiva y, tal como esté organizada hoy en dfa, es una accién que desalienta la reflexién y elimina la duda y la incertidumbre. En consecuencia, la dispo- sicién a la investigacién puede ser de dificil acreso para los maestros. Merece la pena considersr algo mAs detenidamente esta cuestidn, En ott sitio (Woons, 1979), he sostenido que los maestros estén sometidos a diver- ‘as presiones y obligaciones —e! curriculum dominado por el examen, la es ccasez de recursos, la relacién numérica entre maestro y alumnos, la bi ‘moral, Ia gran cantidad de clientele recalcitrante, el aumento de las deman- dus de responsabilidad y de evaluacién del maestro— a las que no pueden escapar debido a su compromiso personal. Lo tipico es que resuelvan el pro- blema mediante un «compromiso estratégicon (Srxes, Mezasor y Woops, 1985) ¥ mediante «estrategias de supervivencia». Estas sltimas son catrategias qu Permiten ante todo al maestro sobrevivir en su plaza, pero que no neces mente facilitan la ensefianza; sin embargo, tal et la necesidad de autoestima profesional, que a menudo se las interpreta como estrategias de enseBanza. Para coger un ejemplo extremo, la segregacién, en la escuela que yo estudié (Woons, 1979), de un grupo de alumnos diffciles en una clase especial com Su propio maestro, curriculum y horario, se justificS sobre la base de su 00294 82 | Ue encuela por dentro ‘tderecho a, y necsided de, uatamiento preferencals, Luego, la estreche dele- ‘én gue se desarrollé con el meesto se tortuvo como prueba del éxito de la ‘operacin. Como cbservaron Bucesn y Grzn (1960, pig. 273): «Los juiion y las descripciones de un individuo acerea de los heckos se realizan desde una master cams os poblema de control y rae Bizativos, que han de resolver de alguna manera entes de empezar a ensefet Y también deben, de algin modo, conservar la fe en lo que haten, Dos comes, tatios de los macstros de la escuela a que nos estamos reGriendo, acerca del snilisis ancevior, ponen bien de relieve el dlema, Uno difo: «Es cruel, pero «cierto, Pero, ¢qué podiamos hacer nosotrot?» El otro dor «Tenemos que Lo que quiero decir no es que los maestot debieran ver minados sus sistemas de creencias de vieja data, sico rage bien que podrian dar caida 4 sreencias que representaran un certo tipo de vetded én una clerin clase de situaciones y fines particuiares —en otras palabras permitisles constituine como ecerteza abiertem— al modo de los dos maestros ctados Fayan equivocado, como en ccasiones se he demostrado (D. Hancnzaves, 1978), Wax y Wax (1971, pig. 9), por ejemplo, citan un caso en que lor festigadores particroa de la hipstesis de que el «progresivo “aparvamien- to” de las escuela, catacteristco de los slurinos indios orteameticanos, eo lvl de un inadecuncia paquice relative x su edvastam, Comentan feels 7 obsercan Iago as ntereciones del ele, comnts Je gure spone lnadesctn pugs sa waalornacons mle La ian oberon formule BaRTHOLOG. Repth 4 ysl fot sim cern cmodcln de seni agi ges See, soil: tse acta dean cn oe en eo tem ee jet tonal tapeco e's conten page oslo iS ena de gurls « Stes tac ee ‘€9 trminos de las cuales sus maestros operan realmente. (1974, pigs. 16-17), El comianze de In invenigacion | 99 ‘En verdad, «los alumnce y los macttros ponen en juego las mis compleies ‘rstegias, caya respective raciondlidad es incompatible con cualquiera que pueda wsigoarse 1 los caticose (ibd, pig. 17). 7 "En otras palabras, no hemos de suponer que los maestros ensefan y los siumnos aprenden «en un grado 0 en oo». Por el contraro, debeinos co- tnensar por preguiar «Qué secede agus o «¢Céno se tatan mitsamente fos indviduoe?» Luego deberlemos in eh diones Ts impresindble ser capex de mamenerse So mimo, de aie lds dl pel de vse a mismo de ver el propio pape, la institecién y a los dems como vn sistema ble en el que lr orlacones y lor interses propion pecan ideniieese ‘ome parte del sistema y go orienten el andisis de é:e. Muchos maestros, por clerto, esiin en perfecas condiciones pars separar de esta manera i persona y vw papel; para otros, et ms dif. “He de confesar que para mi fue dificil cuando ensefabs, Puedo recordar slgunes ejemplos en los que me sentia seguro de tener razéa y en lor que hoy estoy igualmente seguro de haberme equivocado. En una ocasién infor rmaba yo acerca de un tlmso como «tisado e indigno de confanza>. El director me regats (y con justicia) por haber formulado ese jaicio, Por lot ator de que disponia, yo extba cocvencido de que tenia rzén, y de que so conccimiento tedrco cra de muy poca utldad en les sirusciones en que yo tenle que moverme. De haber tomado en cuesia su advertencic, habla odio modiscar mi relacén con ese alumno, En oita ocatién, discut! con Gl acerca de ia inerpretaciéa del comportamiento indiscpliaado de un grupo de chicos cel quinto curso. Bisicamente, yo penstba que los responssbles tran fos chicos; €l pensuba que lo eran los maestros. Por suptesto, mi opi ida fee apoyada caluosamente en a saa de profesoces. El director na cava cl apoyo de nadie. Ahora reconozco que no s& trataba tanto de que 4 eat viera equivocedo como de que nosotos, los maestros, jnecesitébamos que csuviera equivecad ‘Si este tipo de problemas se origina en las necesidades extratégicas que las dificoltades de In ensefanze imponen, ots, mucho més profundes, son resultado de una socialize del tiempo vital. Por ejemplo, hay quien 10x tiene que la mayor parte de a comprensign que ls profesores tienen de su capacided proviene de la peccepciones y experiencas que, como estudiantes, tuvievan de sus maestros, y que ello et impermeable a la formacién poster (or ejemplo, Lorrie, 1973). Pueden proclamar, y sinceramente, que esta ‘ima os ba earcado y que en verdad han eambisdo, pero invaiablemente vruelven a los procedimients ancguos, yt probados y'en los que han depo- sitado su confanza. Ast, pues, e] conocimiento pedagégico «aif de cam- bar. Puede que ello se debs a sv dependencia del sistema educativo, pero bay una gran difecencia entre reconacer &te como modo de adapracién al sistema y considerarlo por derecho propio como la mejor prictica posible. oov295 St | La escuela por dentro Las improntas de la socalisacién temprana penetran rods profundamente sin; as, por ejemplo, sucede con los papeles sexuales. Una cosa es reconocer laesismo (el raceme 7 otros aismoss) en los bros de texto, le distribucién Se recursos, Ia organizacin escolar y el curriculum, asf como las actizudes 4 lon comportaminton de ls aumnos,y ote coat muy ditnt ce adver Tirlo en la prictca y las perspectivas de tno mismo. No sélo nuestra carsera Gocemie, sino toda nuestra vida, toda nuestra mancra de relacionarnos con a gence, incluso los més allegedos nosotros, y nuestros momentos més ‘excelsos y de mayor crpullo, pueden tener como fundamento ciertas suposi- ‘ones que quedan en tela de juicio cuando se produce el nuevo movimiento ineelectual. La reacein natural ex In de resets; sin embargo, el maestro- investigador debe comprometerse abiertamente con 4. “Todo esto, por tanto, tiene que ver con la apertura mental, ¢ induce un tulante reflexivo, cuettionador de las bases de las creencias propias, que toma distancia del papel propio e identifica los prejuicios. Yu ha de haber muchos maestros expertos en todo esto, Octos pueden sentir la necesidad de crabsjar tigo en ello. zCémo podrian hacerlo? Ademés de la refleaiéa personal, puede Set util el analiza cuestiones con loz colegas, Sia embargo, « veces, como hhemos edvertida, con esto sélo te refuerzan los prejuicios, Por esto, quisi tea mejor analizer lar cvertiones con personas sin ninguna relacién con nues- propia sicuacién (como macstios de otros sitios, ispectores, académicos). sto so puede hacer por procuracién a través de la literatura. El egpirite de ‘cuentionamiento puede inducirte # través de novelas como The Rainbow, de D. H. Lawrence, aurobioprafise como los divarsos libros de Edward [Buisitemy (especialmente Raering Boys, 1966), obras teatales y documentales acerea de las eseuclas y Ia educacidn que aparecen de vex en cuando en la televisén, en el cine o ol teatro. Hay también algunas exnograllas de fil Jecrura, que considero paricularmente stiles paca suger realidades alter: sivas, Recomendaria expecialmente ol texto clisico de Willard Water, The Seciology of Tesching, de 1932, hoy ligeramente envejecido en cirtos aspec tos pero todavia miy pertinente y mentalmente provocativo; Learning #0 Labour, de Paul Wistss (1977), Initial Encounters in the Secondary School, de John Beywow (1985), All Things Bright and Beautiful, de Ronald. Kixc (1978), y The Soci World of Primary School, de Andrew Po:taxn (1985) (los dos tks, sobre escueas de les més j6venes). i6n de los recursos La medicién del problema y In ord ‘Ante todo es necesari, por supuesto, identifcar el problema, el asunto fo al tema a estudiar. Podsia encontrarte entre los ye mencionados, pero es smenester considerar ottos faciores. Por ejempla, geodl es el estimulo que std por detris de muesto interés? ¢Se tata de un incentive prictico, poll 1. comienzo de fa Investgaciin | 35 ico © te6rico? Hay que resolver un problems, apoyar ona csusa 0 incre ‘pentar la comptensiia? Buesto que la investigaciéa involacre una parte tan Ezportante del etnégrefo, es conveniente someter # examen la persona, incls- tive las motivaciones prop! ‘Lugo, bay que sopesar con mucho euidado Je investigabilided del ests. io propuesto, Algunos on mucho mis files de llevar a cabo que otros. De esta suerte, cabe pregustarse: qué es lo que en realidad se halla en juego? ¢Requiere el contzol y ei eserstinio de la documentacién, la observu- isn y/o Ie enttevista? ¢Flasta qué punto son accesbles los materiales y la feate involuerada? ¢Cudl es la gaturaleza y el tamafio de Ix mucstea reque- Fda? Qué probabilidad hay de que el sabsjo provoque problemas y levance Oposiciin? Si ha de realizarte en In escuela donde uno mismo enseha, unos (eantos condeor y enevestas inieiales daria en aegulda respuestas a estas pre- Gpontas, Sin duds, babes que contar con permiso y aprobacién si se he de Ivadir Ie ensedanaa ajena o personas extrafas. Habré que introduc ajustes fen la encvesta, aungue siempre, por supuesto, sin quebrar Ia idlidad a su propésito ultimo "Ante las respuestas a tales preguntas, se ha de apelar Tos recursos pro- pos, No solo inclayo entre éstot las culidades personales de capacidad y Fpabilidad, sino tambiéa caracteriticas de la siwacién, tales como los indi ‘vduos y las clases a las que se ensefa, en qué canuidad y dénde. Tal ver el {actor vide importante eeu agul el iempo. Quienes pueden arrojar certa iz fcbre sus responsabilidades docentes estén, sin duds, en la mejor posiién Algunos investigadores que han participado en diferentes papeles en el zene 4e las instituciones, han recomendado wn ideal de 30 4 de trabsjo de ense- Senza, pero esto puede ser muy dif] de conseguir para un maestro. Sin embargo, algunas cosas pueden hacerse. El principio del eintercambio» es un principio familiar en as escuelas. Asi, pues, seria posible en algunas excucles luna redistrbucién del trabajo durante un periodo, de modo de dejar tiempo ‘en momentos decisivor pare realizar la invertigacién, En una escuela en la ‘gue en general se valoriza este tipo de actividad, exo no sera diffell. También Podela tno proponerse para tareas particulates ai de ellas cabe esperar ua ‘ontrbucidn s la investigacin, y ustsas para negociar Is liberaciSn de otras, ‘menos pertinentes. Pero, aun cuando no se pueda hacer nada, no exté todo perdido, Una vez ‘os, acude en ouettra ayuda la comunidad de Identidad y finaidad de la cernografia y la ensefanst, Gran parte del tlempo del maestro se inviere fn abajo exnogtifico, observando, escuchando, tratando de comprender sus alurnos y colegas. Pues bien, es muy corto el paso que se requiere para imprimir a esta actividad sna orientacién mMs sstemética, con misas a una investgacién. Por ejemplo, a menudo antes de las lecciones, y seguramente después, hay maesttos que chatlan con los alumnos de un modo tal-ver mds informal que dursate las clases, Estos momentos pueden consttuir buenss 000296 36 | La eacuala por dentro ccasones par explora la perspectives de lo alumnos. Es posible combina las actividades de «policy con las ce invercgsciin. Por cemplo, la pre sg. de. on mtn dra rere mel mir pon mare ee Imesro podria aprovechar ee tempo para observa tspertos del compar teoient dos nn, cm ol odo de apupue 9 aud ve deen, Yee “Fedo esto én io que concierne al mfvima aprovechamiento de recuttos escsson La mismo te apie al conociiento de le coeton 0 fea que ear tina. Esta puede amps y anaes en diversorsentdos anes de comensat Ccalquier tabsjo enpca conte. Ea esas sttcions, In canidad spares ee goo ses via, Lon ccs pusicn snr demote alent $s conocimienco, que contenge 0 s6io nus propias caperiencis, sin tan tiga otros exredion. Para eso pueden ser sey ciertoratajos través de la Jeeratura, yo tscrros en aevidad, por una tas Ge tempo, necotat om, puts aungve no pueden pertitze el eatudo deteno de inves ¥gaiones elena, queen gran part in sid fosizadas con otfos nes ef poe den vlense desu cenia alt donde senlken perinstes al tabu que se proponen emprender. Puede haber ertor textos clave mucho my impos fees heen Hay ones nu cna de forms eam ar fesuren camper eateron de trabajoy aunque corren el peligro de" quelar Tipidamente denactsianias Con too, sey porde lan, sino co8 tox. tenes de los gar oy se publican michassclesy Que se tuntienen may al dis (poe ciemelo, Secology of Education Abstract) Se puede slic une informacion aera de Weare sobre ema ees one etn she este punt, at como tobe ottor sspecoe de la feces, vease Batt sobs ae pit pectos de las Focaics, vee B ‘Ademfy, el macs puede buscer el conseo de un profesor universe oun inspectr. Puede ser agsien qce cl matise consuca en un univers ado en una escola polténin lcs, blen ina toorded reconocise ex campo de que se true. La mayor pare de lo profeores de lor depen greater de educacién universitarion se sentran felices de poder woneee ¢ Joy macitos en era materia, lo que puede constr un medio 0 so pare iene amen ign yen sn en par uscer de una mancraamplis, cas y oxlnada i invetigaion por medio, ins, colaborsett a ctotinaa m aa “ via queda lecture por hacer, », aunque los exilor puedan ser muy per sonales, hay estrtepiar que pasden adcparse para aumenat is welaied dea ecora, Recurdo un extant, compare mf, que cogla wa Hace ae te estante dele libret, Jo hojeaba con rapides y gran vesoluctém, con age ‘me pruas de unos pocos segundos en determinade pais, part luego Se into" chee al ectorio, Ino, inert, converido eo un moutén de" papel Scio, como si le uber sido extaide ton su ceeeie. Eo aqui Gfock vo Hein ioe Tbs de la primera a in Ginn plgines yo demnadon Uo coal I comienso de la tnvestignciin | 37 sx ect so compan av urn yeh hora de seamen Sot fon condamente, dade eatonce, he aumentado mi veloided es jen ‘cndide tts areca et nce ea icra secs, Esto. pli 1s desctende hs seciones dun Woro oun arco que mi icexés tc sete: it y deiciar dl eto. A penedo pusie encontate too ello ea 25° ist captlos May tes son la. sconcasiones, pues con fecveocia ‘sdanen esumenes, como io son tesaeate lon fade, siempre que. ea Ger Stelecionados” Dor sapusto, se poste lear demasiado jos el dex Sate (y ny liboe se debe Toese completo) Fst abora no he probaco Sele" Hoare Marcuse, conamente en ler dnimeae fy pasias tours de'un line y edivina las pares (epi eto hace mas Ineresanie Doone de lov itn), pero tn se ve obligedo « denurrliar eras ste ten pure abareae lo lcsrare perainene. ‘ilcstro pte idence Tor coegss 0 alums potencalmente més sees, shen ue nol ha hath ya, Bs sn Gada de gear apoyo oral leona ‘Squracon'un nico amigo Que sepa ed eamos baci porque. Per tis que eno, lo que puede const un secure wal pau I bvestigacin elcontar con nformenes con voltad de bablar co low téminos mle Eanes desire deve oh pas momen la cases + le nope del tnvesgador, Como explicaré’ mds adclase, ston son ea raided coinvert- flores} cl mejor cure de que se posde daponer ea al tabs es. files. ; ‘Antes de tomarse el proyecto en serio, el mteiuo puede ral algonas incre tents. Uns eotreva 9 an obrersisn e una leein poe {cn lamat la seencln sobre un sofiamento del planteamieno 0 qacas ts tn veucién con el prblems gu se tne en eradio,o en sobre i pete Silad de un mayor puliento de is propiae tenses de lnvestgnin, Sela Soopreniente que no ocuriera ninguna dean dow cose. Ea can primers loys, lo importante e110 detenese. Todos los esgrafs andan 4 ents i'n cyetidnd dursate un perado er conan a po de enfogue—, fro promo, los oju te aconombran ls ouctad iat smibnasadgueres Erma'y, poco a poco, gaan em ditatign. Lo mika oar con fos mae elnguc ea muchor aypecton, eh tanto obseradoresparidpante Yu ir ins pondea conte con tfcienie experiencia en talcs specs. Pero ala Pucden eacontare con sorpresas del oto lado de sus falicades ruins, La negociacién del acceso El singreso» es un problema comin en etnografla y, consecuentemente, la literatura respectiva presenca voluminoses y valiosas recomendaciones Jos investigadores que tatan de introducisse en una instirucién, sobre emo OC i 29? 38 | La escuela por dentro settee, cio comporure, qué decis (véase, por ejemplo, Hnouasuy, 19790) En al fond, seat de vendene ua tm come ioa prooe ige Jc exédico gue leva cabo un projec eon ibe cna tea ella de confundise con al eceaano eo todss le teens om Cuando vei a los dieiores, Ueviba siempre un ropa de exilo cisco ssnies de pil de verdad, Tenfa us vertigo gus y te cheques Gpeidce Bara Tos das en que eaperaba ver al dieetory 4 lo alumna Chere 2 latga haa las codes ye esto muy clio, mentee que =) wee em muy coro, + fin de mosuar tor slimes que eaabe dace mode. Me des puts Ut cagicta oi la a cect ye gute sntes de encontatme por primers er con ke alunos, Chard ncisces shescone, procuabeveiiee de la mica mancre gue los auctor ob sevadores comes en toda les eacuiass eno sy ase pantton cece sin carreras y nade de geile (1988, pop, 29) a Pero, caué quiere decis waar de ingzear? Hemos vito ya qic el alo sue sinogeico implica penetrr las cures grepes y les sehen y fealidades snus. Sic embarg, también he dino gue Sat 1eiiekee oa. fonstiuidas por mucha copay que no todas ela erie a ne He dluponibles 4 swesta percepaén, dems debemes cnfrestare eon fe renies reaidaien en situates diferenics 9 cm momen degen “a tiempo, usa ver gue fais una Gevcls sae cxbeimente wes niveles diferentes. Al comienz, sme presents @ ein sara externa de In escuela en sus eopus de domingo, Ere is ecoee toot smcjor aspeco, En verdad, era Iterslmente demands bucso pace cet Cod ero, pact todo l mundo tena el comportemiento que se thee ene ao cxssiones expeciles, como visius de inspeciores © tates slice, Rend mente, ra ona cart de la realidad. De Petes bedi haberme convencide de que todo squclo redctia ua aie Permanente, pero despues de un tao, el onto! de aie event ors tell baste cert punta, Tampoco ls maeaor paeron mente sae ramienrs en el misimo de wu rendimieno, asl que al pines ete ee ‘pone argue Ne enue cet nf mane a ae c zona deblementeiuminade enre el pamer Kente piling (lease tes realidades natatales, mls profundss: En exc sephoce ead ene de mayor liberead, puss ya se me habia acetasa'y ernest Yor naturaided, pero an able eras ess de ictaeda Sen ee an Provriptat: civts lions, deermisades tenioncs sag ints localizaas. ¥ aunque ai personal padirs esmvens or aetent Se estado, sed! que hata penetra Ix ieee de envoy italer dela ounzcion Se Ie petits parcar co cera feusane seen oa nana comianta do Ia invastigactin | 30 del modo en que se tomaban las decisiones clave y de los debates que a ells conducian. La gente comenzé tener més confiansa en mi y a conarme algunos de sus secretos personales, sus esperanzas y sus temores, sus placezes y #08 angustias. Séle en este estadio senti que habla lcgado al cortzén de lo que sucedia. Por supvesto que las cosas no eran tan sencilles y claras. En odo momento me encontraba en diferentes estadios con diferentes partes de le institucién; no avanzaba en un frente compacto. En algunas 20388, ¥ eon algunas personas, jamds legué al tercer estadio, Ex uno 0 dos casos, por fl contrazio, legué 2 4l may répidamente, En eonsecuencia, le negociacidn del acceso no estriba solamente en entrar ex una institucidn © grupo en el mero sentido de atravesar el umbral que fepara el mundo exterior del interno, sino en al de stravesar diversos umbra- Jet que indican el camino al corazén de wna cultura, En cierto sentido, los macstros estin siempre dentro, pero estén alli como maesues, y el cambio de papel por el de investigadores puede entrafar las mismas necesidades de [pasar por diversoe estadios, en funciOn del tema de estudio que se haya ele- ‘do. Una vex més, la afnidad entre ensefanza y etpograiia hace menos com plicada esta cuestiGn de lo que seria para cualquier otro mésodo. Los mac twos tienen acceso a su propia clase y una vision propia de ella. Participan cen los procesos de toma de decisién y de produccicn de politica educativa y pPosden mantener muy estrechas telaciones con alguncs de sus colepas y de sus alumnos, peso pueden tener necesidad de scudir a ottos sit, intervenit 0 otras situaciones o desarollar relaciones con otras personas. Ademis, tal ver desven reflexionar acerca de la simacién en gue se encuentran en\ sus diversas relaciones a la luz de los estadios de acceso que hasta ahora hemor ido sefalando, Una de las principales dificutades de los maestros investigadores en relax «i6u con los alumnos es ls identiicecion y caracterizacién de la culture infor: mal, Algunos pueden haber establecido clerta distancia social repecto de sus slumnos, de acuerdo con la tradicién mis venerable (Watzen, 1932). Ea consecuencia, hay maestros que debicran hacer algo por sf mismos para me- jorer sus probabildades de ser admitidos en Ja culzura y la realidad vital de los afumnos, En eso, maestros y alumnos ectén en igualdad de condicio- nes —tienen statur igual, el mismo acceso 4 4), y 10 que cada uno aporta tiene el mismo valor. Los masstros deben ser de mentalidad ablerta y fexi- ble si quieren tomar parte en esto. Tienen que saber algo del lengua slumnos, de sus creencias, valores y costumes y saberlo pronto, para estar sn condiciones de comunicar en iguales términos, Sin dada el observar y al escuchar, as{ como el discutir con otfos, 2 una gran ayuda ea este sentido. Reouerdo que, en una ocasién en que cambié de escucia, encontré excesiva- mente condannidos a mis nuevos alumnos, pero sélo lo eran para los patio res cotrespondientes a la escuela anterior, no para los de su escuela, Cuando ‘i que trateban de manera andloga a mis coleges y que respendian con ama- 000258A