_______________________

Maresía
Cuadernos de naturalistas cantábricos

N º 1 0 , fe b r e r o 2 0 1 6

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

Edición y maquetación: César Álvarez Laó
Dirección de contacto: elyepa1@gmail.com
Foto de portadas: flor de espino albar en Piloña, 17.03.13 (autora María José
Fernández)
Las publicaciones editadas únicamente en la Red no llevan asignado número de
depósito legal. La propiedad de los textos e imágenes de esta revista pertenece a
sus autores; para reproducirlos debe ponerse en contacto con ellos.

Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos se encuentra bajo una Licencia
Creative Commons Reconocimiento­NoComercial­CompartirIgual 3.0 Unported.

Si quieres colaborar con esta revista, ponte en contacto con el editor.

El logo de la revista está ideado por el editor y es una alegoría del nombre: mar y
montaña juntos. Hay unas cuantas peñas en el entorno cantábrico cuya forma
recuerda a una ballena (ejs., en la costa La Herbosa de Cabu Peñes, en la montaña
las Ubiñas). Son estas últimas peñas vistas desde el Cirbanal quienes prestan su
imagen para el logo, siendo el chorro de su hipotético soplador el alga roja
Chondrus crispus.

­1­

_______________________
Maresía

Sumario

Sumario
* Editorial .......................................................................................................................... 3
* Observaciones
Delles plantes melecinables n´Asturies ............................................................. 4
Nueva especie de molusco para Asturies: Argonauta argo ........................... 17
Tendencias poblacionales de vertebrados según sus atropellos en la carrete­
ra Avilés­Luanco (Asturies) ............................................................................... 19
El "Velenu mortal" de la sacavera ..................................................................... 23
Distribución de edades de alcatraz (Morus bassanus) en el Cantábrico. Los
plumajes tipo 1 y 2 .............................................................................................. 26
Abundante paso de anátidas frente a Punta La Vaca (Gozón, Asturias) duran­
te el dia 22/11/15 .................................................................................................. 33
¿Aparece el vuelvepiedras neártico Arenaria interpres morinella en el Cantá
brico? ................................................................................................................... 36
El Charchar na tradición oral asturiana ............................................................ 40
Noticia de un caso de migración de picogordos por el Golfo de Vizcaya ..... 41
* Opinión
Divulga que algo queda ...................................................................................... 42
* Personajes
Benito Fuertes Marcos ....................................................................................... 50
* Galería
María José Fernández ........................................................................................ 61
* Colaboradores en este número ................................................................................. 69
* Portada trasera: Entidades que apoyan

­2­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

Editorial
Maresía nació como un proyecto de divulgación de la naturaleza cantábrica,
cuyo principal exponente es la revista que tienes delante. No tiene referentes
directos, ya que las revistas que tratan este tema en el ámbito geográfico
cantábrico son escasas (como la cántabra `Locustella´), principalmente por tener
ámbito a nivel local o ser un boletín de actividades de una asociación.
Hay quien cree que existe una antigua y amplia tradición de divulgación de la
naturaleza, pues hace más de un siglo que nacieron medios de comunicación
populares como los periódicos y la radio, pero desde el punto de vista de hacer
accesible a la sociedad los conocimientos, mediante la difusión y propagación de
textos, imágenes y audios, podemos decir que es reciente, pues prácticamente
nació a la vez que la Democracia. Antes se publicaban artículos y libritos, pero con
una difusión muy restringida, académica o local. Se reducían a algunos
comentarios en topografías médicas y diccionarios geográficos, catálogos
personales de fauna y artículos sobre la presencia de determinadas especies en
revistas de ámbito restringido.
Hubo casos notorios a nivel local. En las primeras décadas del siglo XX fue
destacable la actividad del farmacéutico avilesino Celestino Graíño, quien, además
de algunos artículos en revistas científicas, creó un museo de fauna y flora en las
dependencias de su farmacia, siendo muy conocida y divulgada su actividad en
Avilés. Es de suponer que habría más naturalistas similares en otros puntos del
Cantábrico, como Julián Aldaz en Euskadi.
En los años 60s comienza la actividad de algunos personajes destacados,
como Félix Rodríguez de la Fuente y Alfredo Noval Junquera. La labor de este
último fue fundamental para la ornitología cantábrica y para el nacimiento de
algunos grupos ecologistas, como la Asociación Asturiana de Amigos de la
Naturaleza (A.N.A.). La Administración estatal comienza a divulgar la naturaleza de
la mano del ICONA, y surgen reportajes en los medios de comunicación. En los
años 80s empieza un boom informativo por la naturaleza, pero aminorado y
retrasado en el ámbito cantábrico. Hubo años de esplendor, con enciclopedias
editadas por los periódicos, programas de radio y televisión, libros, boletines y
revistas, exposiciones y conferencias.
Actualmente parece que decayó ese impulso divulgador y hay pocos
naturalistas y periodistas que difundan con rigor. Abunda la información en
internet, sobre todo los blogs, pero la gran mayoría son meros diarios personales
con poco interés general. Y en este contexto nace Maresía, con la idea de mantener
ese afán por divulgar nuestra naturaleza. Por eso esperamos que la sigáis
sintiendo vuestra.

­3­

_______________________

Maresía

Observaciones: plantas melecinables

Observaciones
Delles plantes melecinables n´Asturies

Ya nel sieglu XVI, Luis Alfonso de
Carvallo fala de la bayura de plantes
melecinables que pueden atopase
n´Asturies.
La escorçonera, tan celebrada
contra el veneno (…) la carlina, tan
celebrada contra la peste como la
experimentó Carlo Magno en la que
padecía su exército (…) Graciana, vale­
riana, lenguabuey, pentasilón, escabio­
sa, sigiles, salomonies, celidonia, cen­
taura, consolda, berbena, sanguinaria,
estrellamar, ciento en rama, lantén, ma­
rrubio, orégano, malvarisco, peonía,
cardo santo y otras innumerables.1
La carlina a la que se refier ye
una especie de cardu, nomáu en Pia­
monte carlin, que solía ponese también
nes ventanes de les cases porque
afuxentaba les bruxes. Dizque se llama
asina pol emperador Carlemagne, que
lu emplegaba con fines melecinales.
Quiciaves esta bayura plantes
ficiera qu´en dellos casos los asturia­
nos fueren a vendeles a Llión:
Había unes muyeres de La Fel­
guerina que diben vender munches
plantes melecinables pa Castilla. Diben
elles diciendo: <<Flor de malva, flor de
tila, malvariscu, sanguinaria y la flor del
pericóóóón>>. Daba una voz mui
grande.
Contao por Lelia Aladro, Caliao
(Casu). 21/05/2003.
La cirigüeña (Chelidonium majus)
Tamién nomada celidonia, cirido­
na y ciridonia.
Ye una de les plantes más em­
plegaes pa les cortadures. Les más de
les veces, úsase´l zumu que suelta di­

reutamente; otres améstase con dalgu­
na otra planta.
Pa los golpes usábase la cata­
plasma d´ayu machacáu col zumu la
cirigüeña.
Contao por Gelina Vega García,
88 años, ñatural de Ferreiros, parroquia
Llameiru (Candamu). 27/04/2000.
Pa curtaduras ya mancaduras
machacábase cirigüeña, cibón (qu´usá­
base también pa matar las truitas) ya
una planta que l.lamaban bálsamu. Ma­
chacábase tou cun augua ya dempués
añadíase­l.le aceitepa que fixera puma­
da.
Contao por Irene Sierra Herrero,
70 años, ñatural de Naviegu, güei vecina
de Tresmonte (Cangas de Narcea).
25/08/2002.
Decíase antiguamente: <<La ciri­
güeña, de siete males ye dueña>>. Solía
usase pa les cortadures, porque tien
muchu yodu.
Contao por Sandalio Fernández
González, 79 años, ñatural de Bustiellu
(Prubaza). 06/08/2002.
Pa les herides y les mancadures,
usábase´l zumu que soltaba la cerigoña.
Contao por Palmira Granda Díaz,
84 años, ñatural de Priede (Piloña).
26/03/2003.
N´otros conceyos yera vezu decir:
<<La cerigüeña, de tolos males ye
dueña.>>
Tamién se diz que fervida y bebi­
da ye bona pa les úlceres d´estómadu.
Asina mesmo, el so zumu úsase pa
quitar les verrugues. Pa Surrudiles de
Cibea (Cangas de Narcea), cuando los
catarros yeren mui fuertes, bebíase
cirigüeña con miel.

­4­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

La ruda (Ruta graveolens)
Nomábase también rúe o arruda.
Estímase muncho, amás de pa
curar enfermedaes, p´afuxentar bruxes
y culiebras, pol so golor fuerte.
Poner una cruz fecha con ruda
tres la puerte espanta les bruxes de la
casa, y si se cuez y se­y da l´agua a be­
ber al home pol que tea naguando la
muyer, esta asegúrase´l so querer.
Dizse:
Si supiera la casada pa qué sirve
la ruda, tresnochara y madrugara pa
coyela cola lluna.
Lo mesmo que la cirigüeña, ye
una de les plantes más apreciaes, y
d´ella dizse: <<La ruda tolos males
cura.>> Fálase d´ella n´abondos trataos
europeos. Nel De magicis affectibus
(Nápoles, 1625) recomiéndase escontra
la epilepsia y el vértigu. En Venecia, una
ramina de ruda en casa trai la felicidá.
Nos Abruzzos italianos, ye amuletu
escontra les bruxes (estregas). Na
Toscana recomendábase pal malgueyu
y na tierra d´Otranto (tamién Italia)
dizse: <<La ruda tou mal espanta>>.2
Pal torzón de los caballos, dában­
yos caldu de mantega con ruda. Tamién
decían qu´era buenu metelos na cuadra
las oveyas onde hubiera cuchu d´ellas.
Contao por Venerando Álvarez
Menéndez, 87 años, ñatural de L.lanu­
ces (Quirós), güei vecín de L.lena.
02/04/2003.
Pa les vaques que nun se llibra­
ben bien, dempués del partu dáben­yos
un botelláu d´agua de cocer la rúe.
Contao por Adolfo Fernández
González, 80 años, ñatural de Vegadali,
vecín de Viobes (Nava). 06/04/2003.
Tamién yera vezu da­yos una bola
mantega con ruda en Llameiru (Canda­
mu), o un puñáu ruda fervío en llechi
envueltu nuna fueya berza en Vindías
(Tameza).
Masticaban ruda ya cuspíanla

Nº 10, febrero 2016

dempués pa los dolores de la matriz de
las muyeres, o si non comían ruda con
un güevu en tortilla francesa.
Contao por Celestino Iglesias Mi­
randa, 73 años, ñatural d´El Moire, Fe­
rreiros­Llameiru (Candamu). 27/04/2000.
Améstase´l casu de que na Prubi­
da (Pravia) tomábense vafos pa la ma­
triz.
Cuandu apuntaba la matriz d´una
vaca, amarráben­y un ramu rúa al rau y
entós metíase pa dientru.
Contao por Joaquín Sabino Fer­
nández, <<Joaquín de Cuatromente­
ros>>, 72 años, ñatural d´El Rebollal (Ri­
bera d´Arriba), 09/06/2000.
Si plantabas ruda en güertu, nun
t´entraban los ratones. Una michina de
ruda frita cun aceite puníase pa la dulor
d´oyíos.
Contao por Manuel Vidal Gómez,
59 años, ñatural de Valdemora (Canda­
mu). 27/10/2000.
En dalgunos pueblos de Prubaza,
dizse que si se fríe una ramina de ruda,
la planta d´onde la cortaren seca al mo­
mento.3
D´otra manera, yera también una
planta mui apreciada pa los albuertos:
El caldu de la ruda dábase­yos a
les muyeres pa estrozar el partu.
Contao por José Reguero, 78 a­
ños, ñatural d´El Llao (illas). 05/03/2000.
Apiu (Apium graveolens)
Na antigüedá clásica foi mui apre­
ciáo, considerábase una planta de bon
agüeru. Los griegos usábenlo nos sos
rituales de defuntos. Les tumbes cubrí­
ense con guirlandes d´apiu, con que
simbolizaben el llutu, y solía decise
cuando dalguién taba mui malu: <<Apio
epiget>> (Nun­y queda más que l´apiu),
lo que suel chocar col dichu asturianu
de <<tienes el neñu muertu y l´apiu nel
güertu>>4, que se refier al poder sana­
dor del apiu. Quiciaves haya algún tra­

­5­

_______________________

Maresía

Observaciones: plantas melecinables

camundiu col beleñu (Hyosciamus ni­
ger), al que los griegos tamién llamaben
apium, sigún se barrunta de los traba­
yos d´Angelo de Gubernatis (1840­
1913).
L´agua de cocer l´apiu dábase­
yos a los críos. Había un dichu: <<Tie­
nes el neñu muertu y l´apiu en güertu.>>
Contao por Palmira Granda Díaz,
ñatural de Priede, Sevares (Piloña).
26/03/2003.
L´apiu valía pa cualquier malura
que tuvieras, había que fervelo y toma­
lu. Hai un dichu: <<L´home muertu y
l´apiu en güertu.>>
Contao por Marina Fernández
González, ñatural de Santibanes de
Murias (Ayer). 26/02/2000.
Arnobio, nel llibru V Adversus
gentes, decía que l´apiu ñacía de la san­
gre l´hermanu muertu pol propiu herma­
nu, dándo­y asina a esta planta un
calter máxicu.
L´apiu apreciábase muncho pa
les fiebres. Tomábase en fervinchu y
poníense, amás, cataplasmes d´apiu en
sabacu, en machacándolo bien. Pa les
feríes poníase polvu d´apiu qu´había
que facer de la siguiente manera:
Echábase un puñadín d´apiu nun
litru d´agua y dexábase ferver. Cuando
templare l´agua, sacábase l´apiu y me­
tíase en fornu pa desecalu. Dempués
machacábase nun morteru pa facelu
polvu.5
Pa la falta llechi con que criar a
los neños, facíense emplastos col apiu
machacao.
Pa quita­yos les llombrices a los
neños pequeños, frevíen apiu y dáben­
yoslu a beber. Había un dichu d´eso:
<<Tienes el neñu muertu y l´apiu em
güertu.>>
Contao por José Manuel Lozano,
76 años, ñatural de Vallinaescura (Villa­
viciosa). 04/04/2003.
Nel Tozu (Casu), pal dolor de ba­
rriga de los rapacinos esfregáben­yosla

con mantega, apiu y ceniza.
La llanzuela (Plantago lanceolata)
Ye otra de les plantes con bastan­
te renombre pa curar mancaures en car­
ne viva y cortadures. Llámenla con de­
llos nomes: fueya´l francu, fueya de la
mentira, fueya de les siete costures, an­
zoleta, etc.
Hai unes fueyes allargaes que
comen los grillos que llamen fueyes de
la mentira, y usábense pa cuando cria­
bes dubiesu, que facía como una mota
que diba metiéndosete pa dientro pela
carne, entós garrabes esta fueya, ca­
lentábesla con un tizón y mangábesla
d´emplastu enriba´l dubiesu y facíes
qu´arreventara.
Contao por Porfirio Acebal Álva­
rez, 85 años, ñatural de Castiellu Ber­
nueces (Xixón). 08/12/2000.
Pa las curtaduras, usábamos el
h.umu de la cirigüeña y también el llan­
tén machacáu, que llamámoslu planta
de las siete costuras, pul rayáu que tien
na fueya.
Contao por Hilario Marrón Díaz,
83 años, ñatural d´Almurfe (Balmonte
Miranda). 16/03/2000.
La planta que l.lamamos la fueya
de las siete custuras fervíase ya cul au­
gua facíamus gárgaras pa las anginas.
Contao por José García Alba, 87
años, ñatural de Cuevas (Balmonte),
güei vecín d´Auguasmestas (Somiedu).
16/03/2000.
Pal dolor de muelas, frotábase
l´encía col augua de ferver la planta de
las siete costuras.
Contao por José Luis García Coa­
ya, 69 años, ñatural de Furcinas d´Arri­
ba (Pravia). 21/04/2000.
En Faéu (Quirós), fálennos d´una
fueya que podría ser el llantén o llanzue­
la, anque nun pudimos comprobalo:
Pa curar los dubiesos que salíen,
coyíase una fuecha al.larguetada que te­
nía comu pelusa arriba y l.lamamos l.lar­

­6­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

pén, echábase aceite purriba ya calen­
tábase na cucina. Dempués puníase al
dubiesu pa qu´arreventara.
Contao por José María Suárez
Fernández, 71 años, ñatural d´El Faeu
(Quirós). 03/10/2001.
Pa les cortadures usábase mun­
chu la cirigüeña pero también el caldu
que soltaba al cocer una fueya que lla­
mamos arzoa y que crez nel suelu en
forma d´estrella.
Contao por José García Fernán­
dez, 83 años, ñatural de Priañes (Uviéu).
05/01/2001.
La fueya´l francu usábase pa
cuando salía un dubiesu, entós chába­
se­y aceite a la fueya y calentábase al
fueu y al ponela enriba´l granu arreven­
taba.
Contao por Rafael González Fer­
nández, 90 años, ñatural de Bolgues,
Valdunu (Les Regueres). 12/01/2001.
El nome de fueya´l francu parez
referise al so emplegu al facer el camín
francés de pelegrinaxe a Santiagu. Esta
planta sedría abondo apreciada pa curar
les angüeñes del camín.
L´arnica (Arnica montana)
Conozse también col nome de pa­
ta de paxarín.
Quiciaves la primera en citala nos
herbarios medievales fuere l´abadesa
Hildegarda de Bingen (1098­1179),
conocida como <<la santa curandera>>.
El fechu de que seya tóxica fizo que los
eruditos debatieren sobre ella munchu
tiempo, anque dendi´l sieglu XIX el so
emplegu fízose mui popular y, sigún se
diz, Goethe tomaba ferviatos d´árnica
pa l´anxina´l pechu.4
La pata paxarín, que ye colora­
dina, ye lo que llamen árnica. Machaca­
da y colada poníase pa les cortadures y
les mancadures.
Contao por Lucindo Muñiz Cuer­
vo, 102 años, ñatural de La Prubida, Co­
rias (Pravia). 24/04/2000.

Nº 10, febrero 2016

L´árnica, decíen que yera bueno´l
xugu machacao de la planta, tomalo pa
la tosferina.
Contao por Isidro Rodríguez, 58
años, ñatural de Condres, Bocines (Go­
zón).
L´árnica yera outra planta qu´usá­
bese en crudu pa las curtaduras.
Contao por José García Alba, 87
años, ñatural de Cuevas (Balmonte),
güei vecín d´Auguasmestas (Somiedu).
16/03/2000.
El mesmu emplegu pa les corta­
dures atopámoslu en Friera, conceyu
d´Illas (contao por Juan José Fernández
Rodríguez, 82 años, natural de Friera,
Illas, recoyío´l 02/03/2000).
L´arfueyu (Viscum album)
Conozse con dellos nomes y, se­
gún el doctor Casal, ya se consideraba
melecinable nel sieglu XVII y emplegá­
base pa qu´alicare la xente.6
La fueya l´argüeyu, que crez nos
mazanales, cocíase y decíase qu´era
buenu tomar l´agua pal curazón.
Contao por Remigio Menes Ver­
múdez, <<Migio>>, 86 años. Quinzanas
d´Arriba (Pravia). 14/01/2001.
El ruinfuiyu o malfuiyu yera bue­
nu cocíu, tomando l´agua, pa la tensión,
y si la vaca nun echaba las l.lixas, si
nun l.libraba dempués del partu, cocía­
se un puñéu y dábase l´agua a tomar.
Contao por Pepe González Gar­
cía, 50 años, ñatural de La Rumia, parro­
quia Cabezón (L.lena). 29/03/2003.
El doctor Casal comentaba en
1762 el so enfotu n´emplegar l´arfueyu
que crecía nel ablanu, anque también
afita´l so poco valir contra l´alferecía:
Recibí gran alegría con el feliz
hallazgo (…) del arfueyo de Corylino (…)
un anciano del pueblo de Proaza dixo:
que cuando él era mozo, havía conocido
un hombre curioso, que teniendo aquel
arfueyo reservado en su casa, daba su
cocimiento a las bacas que haviendo

­7­

_______________________

Maresía

Observaciones: plantas melecinables

parido, no podían arrojar las parias, y
que de contado las expelían. Si esto
fuera cierto, pudiera convenir en los
partos humanos. Volvíme a esta ciudad
más alegre, que si hubiera conquistado
otro Bellocino de Oro, presumiendo que
de aquellos viscosos palillos havía de
fabricarse una adarga, donde torcerían
sus diamantinas flechas las alferecías
(…) en este país son muy endémicas y
familiares dichas alferecías y males
espasmódicos (…)
Haviendo llegado a mi casa, pro­
curé inquirir si algunos de los médi­cos
o boticarios tenía conocimiento de tal
medicamento y no hallé quien lo cono­
ciese, pues solo un boticario me dixo
que había leído que el Visco Coralyno
(así lo nombraba él) era grande medi­
cina contra las alferecías (…)
De toles maneres, Gaspar Casal
nun algamó bonos resultaos al probalu
con <<una doncella texedora de lienzos,
natural de Proaza>>.
Alrodiu d´esto, fae referencia de
cómo atoparen una culiebra blanca en
setiembre de 1720 cerque la villa de
Xixón, y cómo camentó que se refería a
una llienda qu´asociaba esti tipu de
culiebra al arfueyu que crez nel ablanu,
que teníen por máxica y melecinable.
Diz que <<(…) la culebrilla tenía un pal­
mo de larga, blanca como finísimo alba­
yalde y dos líneas tan delgadas como
crines de cola de cavallo y negras como
bruñido azabache, que desde el ocico,
con total rectitud, corrían paralelas
hasta la punta de la cola, dexando en
medio la cándida lista de el dorso (…)>>
Con estos datos camentamos que debía
tratase de dalguna cría d´esgolanciu o
escalamuertu (Anguis fragilis) en reali­
dá, un llargatu ensin pates, mui abun­
dantes n´Asturies. Gaspar Casal facía
alcordanza de cómo Etmullero, nel tomu
I de la so obra Pharmacia, creyía que tal
culiebra se rexeneraba col arfueyu del
ablanu.

Pero, amás, hai un cuentu inglés
nel qu´un mélicu ordena a un tal Farqu­
har que lleve una botella pa meter nella
una culiebra blanca que tien la cubil cer­
que l´ablanu. Cuando la culiebra entra
na botella hai que la cocer nun olla
quemando l´ablanu. El tal Farquhar, al
querer probar el caldu, llambe un didu y
alquier de sópitu la ciencia universal,
convirtiéndose nun mélicu infalible.
La mesma historia atopámosla na
recopilación del sieglu XIX Waifs and
Strays of Celtic Tradition al falar de
Michael Scot, un famosu bruxu escocés
qu´algamó los sos conocimientos máxi­
cos cuando­y mandaren curiar d´una
culiebra blanca que taba cociendo pa
facer caldu. Quemó los didos y, al lleva­
los a la boca, algamó la sabiduría de los
vieyos bruxos. Quiciaves influenciáu
por estes hestories, el doctor Casal fála­
nos d´esti suceso na so Historia Natural
y Médica de el Principado de Asturias
en 1762.
Consuelda (Symphytum tuberosum)
Emplégase pa les feríes y los
retorzones.
La consuelda ye una planta que
val pa curar y soldar los güesos. Si
cortes un trozu carne en dos y dempués
los xuntes y eches el xugu la planta por
enriba, al día siguiente tán los dos
cachos apegaos. Una vez tuve yo una
perruca y sin dame cuenta rompi­y les
pates d´atrás col tractor. Entós cocimos
la planta esa y otra que llamen ventosil
(Osmunda regalis), que ye una yerba de
raíces gordes y grandes. Pusímosles
d´emplastu nes pates de la perra, en
caliente, y la perra curó y llegó a andar y
tou.
Contao por Pedro Villanueva
Fernández, 78 años, ñatural de Mestas,
Ardisana (Llanes). 08/01/1999.
Llantosil y consuelda yeren dos
plantes que curaben torcedures de mu­
ñeca. Amestábense en cataplasma, en­

­8­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

vueltes con sebu carneru, y curabes.
Contao por Humildo Espina, 67
años, ñatural de Cuerries de Maza, güei
vecín de Valle (Piloña). 07/10/2000.
Había munchos llobos y a una
ternerina nuesa que la engancharen per
un llau, tuvimos que curala cola raíz
d´una planta que llamen untosil (Os­
munda regalis), ye comu´l felechu,
verde claru. Hai que la cocer bien y
suelta un agua que parez vinu. Con esi
agua llavámosla y sanó.
Contao por Abelardo García Gon­
zález, <<Lali>>, 67 años, ñatural de
Campiellos (Sobrescobiu).
Nes Cuerries de Piloña, el llanto­
sil o untosil apreciábase muncho pa
cuando los llobos llagaben el ganáu, pal
lavar les feríes col agua de cocer la raíz.
Solía decise en munches alde­
gues asturianes: <<La consuelda tolos
güesos suelda>>. En Sumiedu yera:
<<La consolda tolos güesos solda.>>

La flor que da´l fresnu cucíase y
tumábase´l fervíu pa tratar la tensión,
una o dos tazadas d´ello.
Contao por Aurelia Álvarez Fer­
nández, 83 años, ñatural de Cortes (Sa­
las), güei vecina de Samartín de Salas.

Les fueyes de carrastellar o castellar
Probablemente fuere la Cornus
sanguinea. Usábense lo mesmo pa cor­
tadures que pa los dubiesos.
Les fuelles de carrastellar yera pa
cuando teníes un llubiesu con pus, ga­
rrabes la fueya y echábase­y l´aliendu
pa calentala, y esfregábesla coles ma­
nes pa suavizala. Llueu poníesla pel llau
del revés, enriba´l llubiesu, pa qu´arre­
ventara.
Contao por José Ramón Capellán
García, 85 años, ñatural de Llibardón
(Colunga). 17/07/2002.
En dalgunos pueblos de Piloña,
llámenles la fueya la castellana.

Les ortigues (Urtica dioica)
Usábase en dellos remedios. Ún
d´ellos yera esfregar con ellas pal reu­
ma y los lumbagos, p´asina activar la
circulación del sangre. Enantes d´es­
fregar moyábase´l manoxu d´ortiguas
n´agua pa que nun salieran ronchas.
Contao por Aurelia Álvarez Fer­
nández, 83 años, ñatural de Cortes
(Salas), güei vecina de Samartín (Salas).
28/12/1998.
Cuando una vaca s´esmocaba y
sangrába­y polo mocháu, echábase´l zu­
mu la ortiga.
Contao por Joaquín de Cuatro­
monteros, 82 años, ñatural de Ribera
d´Arriba. 19/07/2000.
A raíz d´ortiga usábase fervía pal
dolor de la regla.
Contao por Angelita Fernández
Fernández, 80 años, ñatural de Valentín
(Cuaña). 11/09/2000.
Asina mesmu, l´agua de cocer

El fresnu (Fraxinus excelsior)
Emplegábase pa dar de comer al
armentíu, porque se consideraba que
les sos fueyes yeren mui melecinables
o vitaminoses, pero también lo apre­
ciaba la Melecina popular.

Herba d´herbar
Conozse asina, en Rumeye (El
Franco), al Helleborus foetidus, y anque
se trata d´una planta velenosa, dieron­
nos la siguiente receta:
A herba d´herbar valía cuando se
ponían malos os cochos, baixo a pel da
orecha´l cocho, ´bía que meter una cuña
pequeña, feita d´un trocín de a raíz da
herba d´herbar, metíase­lle ente´l piel, y
el cocho sanaba d´aquellas fiebres que
lles entraban condo lles cambiaban a
comida siendo pequenos.
Contao por Luis Fernández Fer­
nández, <<Luis de Casaveya>>, 73 años,
Rumeye (El Franco). 06/11/2000.

­9­

_______________________

Maresía

Observaciones: plantas melecinables

ortigues emplegábase pal lavar les gue­
deyes.
De compostora taba Dolores Vi­
gil, de Marcenao, arreglaba torcedures y
güesos descolocaos. Cuando había una
torcedura curábala con agua, sal y
ortigues machacaes. Tamién facía una
melecina pa les mancadures mui buení­
sima que llevaba aceite d´oliva, sebu de
carneru, pez negru, que llamaben pez
de zapateru y cera virxe de les abeyes
que nun críen. Eso cocíalu tou y colába­
se, y al cuayar, facía una pasta cola
qu´untar na mancadura.
Contao por Sabina Menéndez, 63
años, ñatural de Marcenao (Siero).
05/12/1999.
Los sombrerinos, sombrerinos de sapu
o fueya hinchona (Umbelicus rupestris)
Una de les plantes más usaes pa
facer reventar los dubiesos.
Pa curar los hinchones, puníase
una fueya de malva caliente ou un ayu
caliente, pero había una planta que
llamábamos la fueya hinchón, ya redun­
dina ya crez nos sucos. Había que ca­
lentala na chapa la cucina ya desape­
gábase una telina que tien pur baxu. Pu­
níase enriba l´hinchón ya desapaecía
l´hinchón, arreventábalu.
Contao por Manuel Vidal López
Gómez, 59 años, ñatural de Valdemora
(Candamu). 27/10/2000.
Había una planta que llamábemos
sombrerinos, que calentábense y pelá­
bense per baxu y poníense enriba d´un
granu cuando lo teníes criando, pa
qu´arreventase. Tamién poníemos un
cascu cebolla calentáu con aceite.
Contao por Manuel de Busto, 73
años, ñatural de Castiello, Llogrezana
(Carreño).
Les malves (Malva sylvestris)
Tienen dellos usos: pal catarru,
enfermedaes del ganáu, dubiesos, etc.
La rama la malva cocida n´agua

ya fecha una cataplasma puníase enriba
los granos pa qu´axuntaran ya reven­
tara´l pus.
Contao por Celestino Iglesias Mi­
randa, 73 años, ñatural del Moire­
Ferreiros, parroquia Llameiru (Canda­
mu). 27/04/2000.
Pa les vaques, dempués del
partu, por si había infeción, llavábemos­
les col agua de cocer malves. Eso yera
cosa de Marcelo González, un curan­
deru qu´había en Requeral. Tamién taba
otru curanderu mui afamáu, Aurelio de
Romadonga, cuando se te ponía una
vaca mala recetaba da­y l´agua de cocer
malves, decía él: <<Malva per riestra,
ocho díes arreo.>>
Contao por Isidro Rodríguez, 58
años, ñatural de Condres, Bocines (Go­
zón). 18/06/2000.
Anque´l so emplegu más conocíu
quiciaves seya en ferviatos pal catarru,
sola o mecía con oriéganu o romeru, y
puesta en cataplasma pal dolor de
barriga. Estes recetes conocíense per
tola xeografía asturiana. La malva ya
apruz citada por Dioscórides nel sieglu
I, recomendada pa les quemadures en
cataplasma. La fama d´esta planta es­
pardióse per toa Europa nel sieglu XVI,
y teníenla por una especie de <<cura­
lotodo>>.
La peonía (Paeonía)
Apuleyo citábala como remediu
pa la xente qu´alloquecía na so obra De
Virtulibus Herbarum, y Macer Floridus,
en De Viribus Herbarum, recomienda los
raigaños d´esta planta pa los ataques
epilépticos de los neños. Sigún Plinio´l
Vieyu, foi Peón, mélicu de los dioses
romanos, el qu´atopó esta planta y dio­y
el nome.2
De la peonía, cucida ya con zucre,
facíase un jarabe pa curar l´alferecía los
nenos, dábanse­ys unas tomas ya cura­
ban.
Contao por Manuel Vidal López

­ 10 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

González, 59 años, ñatural de Valde­
mora (Candamu). 27/10/2000.
L´arcenoyu o fenoyu, los anisinos (Foe­
niculum vulgare)
Ye otra de les plantes emplegaes
en ferviatu pa l´alferecía (contao por Ali­
cia Rodríguez Pérez, 71 años, Vallinaes­
cura, Villaviciosa; recoyío´l 04/04/2003).
Fueya´l bálsamu, fueya´l carbuncu o
planta la cortadura (Sedum telephium)
Emplégabase como cicatrizante y
pa fístules y dubiesos.
La fueya´l carbuncu usábase pa
quitar unos gramos de pus que llama­
mos carbuncos. Desapegábase una teli­
na mui fina que tenía y al mangala enri­
ba´l granu arreventaba.
Contao por Demetria Carreño So­
lar, 92 años, natural de Llanos d´Arriba,
Tabornea (Illas). 06/03/2000.
La fueya´l bálsamu úsase pa las
cortaduras y los forúnculos, hai que la
calentar y quita­y una pielina de por ba­
xu pa ponela por riba la cortadura.
Contao por Marina Fernández
González, ñatural de Santibanes de Mu­
rias (Ayer). 26/02/2000.
Esta planta ya apruz citada por
Dioscórides pa llagues, quemadures,
cortadures y pa reblandecer callos,
d´ehí´l so nome castellán de <<hierba
callera>>.
La balsamina (Sedum acre)
Emplegábase en Vibuli (Ponga)
pa cortadures (contao por Gabino María
García, 66 años, ñatural de Vibuli, Pon­
ga; recoyío´l 17/09/2000).
La nielda (Mentha sp.)
Suel usase pa los dolores de ba­
rriga, tomándolo en fervinchu.
Pal dolor de barriga fervíase niel­
da. Había un dichu:
Si la muyer supiera lo que vale la

Nº 10, febrero 2016

nielda, la paciera nel prao como les va­
ques la yerba.
Contao por Rosario Fanjul Fanjul,
82 años, ñatural de Coxal, Santolaya
(Uviéu). 13/06/2001.
El pericón (Hypericum richeri o Hyperi­
cum perforatum)
Apreciábase muncho. En Caliao
(Casu) llamábenlo corazonillu. N´otros
conceyos conócenla xenéricamente
como yerba de San Xuán.
El pericón, que ye una planta que
da flores amariellas y medra en branu,
había que coyer las flores y curalas y
metelas esfechas nun tarru con aceite
d´oliva y dempués colábase y chábase
la flor en tierra trenta o cuarenta días al
sol, y si llegaba menguar l´aceite volvía
echase más. Esi ingüentu valía pal dolor
de muelas y la tortícolis, eso que te da
al piscuezu y nun te pués mover.
Contao por Marina Fernández
González, ñatural de Santibanes de Mu­
rias (Ayer). 26/02/2000.
La corzonela
Nel Franco faláronnos d´ella co­
mo purgante:
A corzonela da úa flor amarrona­
da, crez no monte, no húmedo, usábase
a raíz que ya como úa llombriza, cocíase
y bebíase l´augua pa purgante.
Contao por José Piedralba Pérez,
<<Pepe de Llouredal>>, 86 años, ñatural
de Miudeira, Miudes (El Franco).
26/09/2000.
El tártamu o tiraña (Pinguicula grandi­
flora)
Ye´l purgante más afamáu.
El tártamu úsase de purgante,
machácase y dase´l zumu, bastan unas
gotinas, decíase a dalguien que­y la
tenías xurada: <<¡Si te doi la flor de
tártamu…!>>
Contao por Fernando Fernández

­ 11 ­

_______________________
Maresía

Observaciones: plantas melecinables

Arias, 70 años, ñatural de Cortes (Qui­
rós). 27/01/2000.
Solía usase pa esforiarles vaques
conxestionaes.
Sobre esta planta hai un cuentu
tradicional qu´atopamos en dellos con­
ceyos (Quirós, Casu, Prubaza, etc.),
referíu delles vegaes como fechu braeru
dando nomes y llugares concretos:
Antes, d´aquí diben a segar a
Castilla los segadores, dos d´esti pue­
blu, dos del otru y asina, y axuntábense
allá varios. Al otru día tenín una sega­
rata nun prau mui grande, diben unos
cuantos y había un rapazón mui
segador y diz­y un: <<Manuel, vamos
facer una apuesta, a ver cuál siega más.
Salimos d´aquí, d´esta vallina, con un
marañu, y… a ver.>> Pero ficiéren­y
trampa, habién­y dau unes gotes de
tiraña ente la lleche, pa desayunar, y él
nun sabía nada. Al mediu´l prao dio­y la
gana cagar, sintió´l vientre revueltu y
diz él: <<Coño pues, ahora van jodeme,
van ganar.>> Y púsose a… cagar; y
¡hala! volvió segar y volvió entra­y la
gana, y vuelta otra vez, pero él, entós,
diose cuenta de qu´algo había y dixo pa
sí: <<¡Ahora vais jodevos!>> Y entós
tiró los pantalos y foi cagando y
segando, y ganólos a toos.
Contao por Antonio Díaz, 78 años,
ñatural de La Freche, Priede (Piloña),
güei vecín de La Matosa (Piloña).
18/04/2003.
Nun había dubia de la efectividá
d´esta planta, a xulgar pola hestoria.
Por contra, si lo que se quier ye
cortar la esforia, lo mesmo de xatos que
de presones, hai que tomar l´agua de
cocer l´arna del carbayu (Quercus
robur) o la flor de la castañal (Castanea
sativa).
Pa la foria les vaques dáben­yos
l´agua de cocer la corteya´l roble corcu,
que ye más pequeñacu que los demás.
Contao por María Luz Menéndez

Viña, 67 años, natural de Cesa, parro­
quia de Cuenya (Nava). 23/04/2003.
Pa la esforia los xatos dábase­yos
a beber l´agua que soltaben al cocer les
corteyes del carbayu, que tenía que ser
el que llamaben carbayu turcu, yeren
unos que daben unes cañines ruinines
p´arriba y teníen una corteya mui grue­
sa. Yeren ruinos, nun espoxigaben gran
cosa.
Contao por Marina Rodríguez
Alonso, 87 años, ñatural de Bauro, San
Cucao (Llanera). 26/04/2002.
N´otros conceyos nun s´espe­
cifica qué tipu carbayu tien qu´usase.
Ensin poder identificala, faláron­
nos en Riosa de la flor de la gurbiz, que
s´usaba también pa cortar la esforia de
los xatos, dándo­yos a beber agua de
cocela (contao por Inaciu Barbáu, <<Ca­
muñes>>, 87 años, ñatural de Camuñes,
La Foz de Morcín, güei vecín de Riosa.
27/12/2003).
L´arzola
Ye´l nome que se­y da al llique
con propiedaes melecinables:
L´arzola ta apegáu a las penas,
había que cocella y darla a los xatos. En
Ca Sanchu, d´Ambás, curaran asina un
xatu que supuraba pulas patas.
Contao por Celestina Sánchez
Fernández, 81 años, ñatural d´Ambás
(Grau). 24/11/2003.
En Bustantigu (Ayande), llámenlo
cogordos:
Pa los granos, hai nas peñas fe­
rreales qu´echan así comu mofu, pero
apegáu a la peña, ¿eh? L.lama­ys cogor­
dos y aquel.lo raspábase, pañabas un­
botáu, cocíaslu ya l.lavábaste con esa
augua pa los granos que salían.
Contao por Antonio Fernández
Nebot, 58 años, ñatural de Bustantigu
(Ayande). 08/12/2003.
En xeneral, debía usase pa man­
cadures y feríes, tamién pa los tragaños

­ 12 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

que­y daben los llobos al ganáu, anque
nes Cuerries (Piloña) solíen llavar estes
mordedures que nun curaben bien col
agua de cocer el raigañu´l llantosil
(Osmunda regalis). Contao por Erunda
Onís Forcelledo, ñatural de Les
Cuerries, parroquia Maza (Piloña).
16/04/2003.
Otru remediu pal lavar les feríes
yera ferver fueyes de nozal (Juglans
regia), anque en dalgunos conceyos
dizse que tien que ser la que nun dea
muergos.
Pa les cortadures solíamos usar
el zumu la cirigoña, pero también valía
llavar col agua de cocer les fueyes del
nozal que nun diese frutu, que llamá­
bemoslu parrón.
Contao por Iván Huerta Huerta,
79 años, ñatural de Sarrapiu (Ayer).
24/05/2003.
En Corao Castiellu (Cangues
d´Onís), esti tipu de nozal llamábase
chupón.
Pa les picadures de culiebra ya
viemos que s´emplegaba la piedra la
culiebra, un pitín puestu enriba la pica­
dura (que se suponía que morría al so­
ber el velenu), pero también se poníen
ayos machacaos y hasta una moneda
d´oru, cosa que se facía también cuan­
do rompía dalguna vena y salía un rene­
grón, dando idega del apreciu que lle­
gaba tenese por esti metal que, lo
mesmo que la plata, suponíase que re­
fugaba´l mal. Pero un método mui es­
pardíu per toa Asturies ye arimar a la
picadura una cañina d´ablanu (Corylus
avellana), que se pensaba que diba
anegrazando sigún sorbía´l velenu. El
fechu de que ninguna culiebra asturia­
na (a nun ser la Vipera seoanei) tenga
velenu, daba credibilidá a esta aición.
Válennos estos exemplos:
Las culuobras volaban antigua­
mente ya cho­yos una maldición la Vir­
xe, dixo ella: <<Báxate serpiente, que

Nº 10, febrero 2016

metes miedu a la xente.>> Ya dixo ella:
<<Ya… ¿y si me pisan?>> <<Si te pisan,
pica>>, dixo la Virxe. Por esu las culuo­
bras pican, ya si te picaban había que
fender una vara d´ablanu ya puner el
curazón d´ella na picadura pa que su­
biera´l velenu. Tamién dicen que si tou­
cas las culuobras con una vara d´abla­
nu, pónense esmunciadas, pónense
muír, muír… na más tocalas, deseguida
s´amortalizan.
Contao por Antón Tamargo
López, <<Antón de la Pipita>>, 83 años,
ñatural de Vindías (Tameza). 22/02/1998.
Cuando te picaba una culuebra,
garrabas una vara d´ablanu ya pelábas­
la pula punta ya puníasla aou te picara,
ya sigún diba surbiendo´l velenu, diba
anegrazando, ya ¡hala!, curtabas cula
navaya esi trucín ya vulvías a pelar
outru poucu ya punelu outra vuelta
hasta que pasara.
Contao por Aurelia Álvarez Fer­
nández, 83 años, ñatural de Cortes (Sa­
las), güei vecina de Samartín de Salas.
28/12/1998.
Antiguamente falaban de culuo­
bras grandísimas que tinían alas ya una
piedra na cabeza…
Pa las picaduras teníamos en
güertu una planta de la culuobra. Fer­
víase la fueya ya cun el.la l.lavábase la
picadura. La planta esa tien la fuecha
verde ya cun debuxos blancos
y´amariel.los, ya ramiada comu las
culuobras, el tallu ya buecu ya retorcíu
ya la grana da unas bulinas culuradas.
Contao por Juaquina Corros Fra­
de, 70 años, natural de Val.láu, güei ve­
cina de la L.linde (Cangas del Narcea).
18/09/1998.
Cuandu picaba una culuobra ha­
bía qu´abrir la murdedura con una nava­
ya ya pegar nella con una varina d´abla­
nu pa que sangrara ya marchara´l vele­
nu, también valía una planta que l.la­
man de la culuobra, que tien lus mes­

­ 13 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: plantas melecinables

mos culores ya tou que las culuobras.
Contao por María Navia Rodrí­
guez, 77 años, ñatural de Surrudiles de
Cibea (Cangas del Narcea). 31/07/2000.
Esta planta la culuobra podría ser
la Dracontium majus, tamién nomada
serpentaria o salgar, por una que nos
enseñaron nel Veneiru (Caeras­Tinéu)
que también tien fama de culiebrera. El
so emplegu débese al so tueru ramiáu
pintu, que s´asemeya a la pelleya de les
culiebres.
Otros remedios escontra les pica­
dures de les culiebres requeríen arrezos
y pallabres especiales de les que vamos
falar más p´alantre.
En Siones (Uviéu), una de les
plantes más conocíes (amás de la ciri­
güeña) pa les cortadures, yera la colora­
da (Geranium robertianum), machacada
y puesta n´emplastu.
Contao por Federico Fernández
Sánchez, 90 años, ñatural de Siones­
Caces (Uviéu). 25/02/2000.
Pa cuando dalguien se mancaba
o s´ortigaba, en Tuña (Tinéu) poníen
cataplasma de carbaza (Rumex obtusi­
folius).
Contao por Valentina Rey Mora­
les, 85 años, ñatural de La Ponte Cas­
tru­Tuña (Tinéu). 26/10/2003.
El sabugu, xabú, benitu o beneitu (Sam­
bucus nigra)
Yera mui apreciáu, y comu ya
viemos, la so recoyida venceyábase a la
nueche de San Xuan. En Llogrezana
(Carreño), facíen mazuñinos de siete
ramines y poníenles a secar por esi
tiempo.
La flor de benitu usábase fervía
ente´l lleche pa tomar pal catarru y fer­
vía n´agua llavaben la boca y los güe­
yos que se poníen malos. Decíen
qu´había que la tender a la roxada San
Xuan.
Contao por José Ramón Capellán
García, 85 años, ñatural de Lliberdón

(Colunga), 17/06/2002.
Cataplasmes de flor de sabugu
poníense pal dolor de mueles.
Contao por Rosario del Dago
Castaño, 83 años, natural de Buh.errera,
güei vecina de Coraín (Cangues d´Onís).
08/03/2003.
Pa llavar los güeyos que se po­
níen malos h.acíamoslu col agua de
h.erver la flor del sabugu, y también col
mexu los neños pequeños.
Contao por Benjamín Riestra
Amieva, 78 años, ñatural de La Güeria
Meré (Llanes). 09/03/2003.
Pa llavar les herides usábase
l´agua de cocer la flor del sabugu.
Contao por María del Carmen
Suárez Fuente, 62 años, ñatural d´Arlós
(Llanera), güei vecina de Rodiles­Solís
(Corvera). 23/03/2003.
Pal bociu, en Banduxu (Prubaza)
decíase que yera buenu tomar l´agua de
ferver algues de la mar.
Contao por Luciana Álvarez Alon­
so, 81 años, ñatural de Banduxu (Pruba­
za). 05/06/2003.
Ún de los remedios más espar­
díos pal catarru ye facer ferviatos d´o­
riéganu (Origanum vulgare), anque ta­
mién podía mecese con otres plantes pa
facer xarabes:
Pal catarru h.ervíase ocalitu, man­
zanilla, flor de malva y oriéganu y dem­
pués volvía cocese tou con zucre pa
h.acer un jarabe.
Contao por María Luisa del Corro,
66 años, natural de Cangues d´Onís,
güei vecina de Corao Castiellu (Can­
gues d´Onís). 08/03/2003.
En delles recetes úsense les
pebides del calabazón (Cucurbita pepo).
Pa quitar la sulitaria usaban pipas
de calabaza.
Contao por Celestina Sánchez
Fernández, 81 años, ñatural d´Ambás
(Grau). 24/11/2003.
Cuando las vacas cuyían un
asientu d´augua ou de yerba, l.lamaban

­ 14 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

entripáu. Entós quitábamoslu dando­lly
calabazón cun pevidas y todu, l´augua
cucida, pa qu´ablandara pur dientru ya
la vaca empezara a espulsar ya… buenu
lu qu´había, que nun había vitirinarios.
Contao por Antonio Fernández
Nebot, 58 años, ñatural de Bustantigu
(Ayande). 08/12/2003.
L´augua que soltaben les fueyes
de la pescal (Prunus persica) dábase­
yos a los neños que teníen llombrices
en dellos pueblos del conceyu Carreño.
Contao por Enrique Gutiérrez
Braña, 67 años, ñatural de Pieloro
(Carreño). 15/11/2001.
Anque quiciavis más espardío
tuviere l´emplegu d´un diente d´ayu
(Allium sativum) machacáu n´almirez y
dexáu dempués serenar nun vasadín de
llechi de nuechi pa tomalu pela mañana
n´ayunes. Esto tien de facese nueve
díes siguíos.
Suponse qu´al tomar l´ayu ma­
chacáu ente´l lleche les llombrices van
al lleche y muerren. El númberu nueve
tien tamién propiedades máxico­cura­
tives en munches recetes.
La xurbia (Veratrum album)
La xurbia yera nomada na Edá
Media yerba de ballesteros. Decíase que
con ella podíen envelenase les fleches.
En Llozana (Piloña), cocíase y facíase
un velenu pa matar les truches y
pescales. Tamién yera emplegada pa
envelenar llobos y xabalinos (contao
por Vítor Molina Lobo, 51 años, ñatural
de Llozana (Piloña). 11/06/2003).
Pa curar a sarna buscábase a xur­
bia, ua planta mui velenosa que crez al
pía das charcas. Foron ua vez buscas­
llas a Turía. Había que cocer­lla y esfre­
gar l´agua.
Contao por Eugenio García, ñatu­
ral de L´Antigua, güei vecín de Santiso
d´Abres. 26/02/2001.
En delles aldegues asturianes

Nº 10, febrero 2016

mataben los pioyos de les vaques esfre­
gando col agua de cocer la xurbia.
En Remeye (El Franco) cocíen ra­
mines de texu (Taxus baccata) y esfre­
gaben les vaques col agua pa mata­yos
los pioyos y otros parásitos (contao por
Luis Fernández Fernández, <<Luis de
Casaveya>>, 73 años, ñatural de Rume­
ye, El Franco; recoyío´l 06/02/2000).
Ensin clasificar, faláronnos en
Bárzana (Grau) de la yerba la coralina
cola que se rustríen verrugues y car­
bunclos (contao por Manuel García
Patayo, 71 años, ñatural de Bárzana,
Santianes, Grau; recoyío´l 10/06/2001).
Pa quitar les verrugues solía emple­
gase´l zumu la cirigüeña, pero tamién
yera vezu untar col llechi de los figos
(Ficus carica) n´abondos conceyos. Cre­
yíase que si se contaben les estrelles
salíen verrugues (contao por Ángela
Méndez Rico, 71 años, ñatural de Llan­
dequintá, Parl.leiro, Villayón; recoyío´l
24/11/2003).
Hasta equí dellos exemplos de re­
cetes con plantes melecinables, de xuru
qu´hai abondes más, pero´l tema ye tan
bayurosu que diba esceder les preten­
siones xenerales d´esti trabayu. Valga lo
presente pa dar una idega d´una socie­
dá encadarmada en contautu colos ci­
clos vitales de la ñatura y los recursos
qu´esta­y ufierta.
Aquella sabiduría y aquellos co­
nocimientos, mecíense con maxa, mito­
loxía y relixión, y alquiríen, en dellos
casos, un calter casi sacralizáu.
Anguañu, esti saber tradicional ta es­
caeciéndose adulces, mientres va mo­
rriendo la xente mayor de los nuesos
pueblos, los depositarios d´una tradi­
ción oral munches vegaes dispreciada
pola melecina oficial.
Bibliografia
1 Luis Alfonso de Carvallo, “Antigüe­
dades y cosas memorables del Prin­

­ 15 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: plantas melecinables

cipado de Asturias” (reedición de 1988),
VIII: <<Yerbas y cosas medicinales que
se hallan en Asturias>>.
2 Angelo de Gubernatis, “Mitología de
las plantas” (reedición de 2002).
3 L. Giner Arivau, "Del Folclore de Pro­
aza" (1886).
4 María López Carrión, “Las Hierbas del
Monasterio” (2000).

5 Carlos Rico­Avello, "El bable y la me­
dicina".
6 Gaspar Casal, “Historia Natural y mé­
dica de el Principado de Asturias”
(reedición 1988).
Autor del texto: Alberto Álvarez
Peña.

Hypericum perforatum

Malva sylvestris

Plantago lanceolata

­ 16 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

Nueva especie de molusco para Asturies: Argonauta argo

Un día de los primeros meses del
año 2015, Carlos Armando del Río Ló­
pez encontró una concha juvenil de una
hembra de Argonauta (Argonauta argo)
en un barco arrastrero atracado en el
puerto de Xixón/Gijón, que había faena­
do esos días en aguas asturianas. No se
pudo precisar el día exacto de la captu­
ra ni la localización del caladero.
Depositada en la colección parti­
cular del autor de esta nota, ni éste ni
Carlos habían visto antes esta especie,
a pesar de ser buenos conocedores de
los moluscos asturianos y de prospec­
tar en numerosas ocasiones las captu­
ras de los barcos arrastreros.
Nuria Anadón, especialista en
invertebrados marinos de la Universi­
dad de Oviedo, nunca había observado
esta especie en Asturies.

El tomo de Fauna Ibérica corres­
pondiente a Cefalópodos (Guerra, A.
1992. Fauna Ibérica. vol. 1. Mollusca
Cephalopoda. Museo Nacional de
Ciencias Naturales. C.S.I.C. Madrid) no
da citas concretas para España. Sin em­
bargo, en internet sí encontramos algu­
nas citas en el litoral mediterráneo ibé­
rico. Como su distribución es cosmopo­
lita, pero en aguas tropicales y subtro­
picales, ¿la presencia en aguas asturia­
nas será un nuevo indicio del calenta­
miento del mar?
El presente hallazgo de Argo­
nauta argo podría ser la 1ª cita de la
especie en aguas asturianas.
Agradezco a Carlos Nores la
aportación de varias informaciones.
Autor de texto y fotos: Xuán
Fernández García.

­ 17 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: Argonauta

­ 18 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

Tendencias poblacionales de vertebrados según sus atropellos en la carretera
Avilés­Luanco (Asturies)

Introducción
A finales de los años 80s del pa­
sado siglo se creó el Proyecto provi­
sional de seguimiento de la Mortalidad
de Vertebrados en Carretera, que luego
coordinó la Sociedad para la Conser­
vación de los Vertebrados, y se basó en
hacer recorridos por carreteras a lo lar­
go del país anotando los vertebrados
atropellados. En Asturies, la mayor par­
te del proyecto recayó en miembros del
Grupu d´Ornitoloxía Mavea y el primer
recorrido que se realizó fue en la carre­
tera Avilés­Luanco. El objetivo del pre­
sente estudio es comparar los datos de
ese recorrido en aquellos años con los
obtenidos actualmente, para intentar
contrastar tendencias poblacionales en
los vertebrados locales.
Área de estudio y metodología
La carretera regional AS­238 co­
munica las poblaciones de Avilés y
Luanco (en la zona central asturiana),
atravesando principalmente el concejo
de Gozón (eminentemente rural), con
praderías, eucaliptales, escasos rodales
de bosque autóctono y algunos peque­
ños pueblos. El tramo de carretera
estudiada recorre 12 kilómetros desde
la entrada de Avilés (a nivel del mar)
hasta la entrada de Luanco (a nivel del
mar). El recorrido se hizo semanalmente
en bici a lo largo de dos años (1989 y
2015), en ambos sentidos, para pros­
pectar bien cada carril y cuneta.

riana, entre los años 2008 y 2013 la velo­
cidad media de los automóviles en esta
carretera fue de 60­80 km/h y el número
de vehículos al día fue de 5 081 ± 474
(recorrido 4626 – 6058); comparado con
el del año 1998 (4489 vehículos/día) po­
dría indicar un cierto aumento en la den­
sidad del tráfico durante este estudio;
sin embargo la población está disminu­
yendo. A lo largo de este periodo no
apreciamos variaciones significativas
en el paisaje, por lo que consideramos
que el hábitat fue similar en los dos
años estudiados.
El máximo de animales atropella­
dos apareció en verano, con algunas
diferencias estacionales entre ambos
años (ver siguiente gráfica). Comparan­
do esta distribución con la conocida
para otra carretera cercana (Avilés­La
Reigada, AS­237, en el concejo de Illas),
vemos que hubo diferencias, pues en
Illas el máximo de atropellos fue otoñal
en el año 2014, pero primaveral en 2015.
Por lo tanto, existen variaciones en el
número de atropellos tanto temporales
como geográficas.

Resultados y discusión
Según datos proporcionados por
la Consejería de Fomento, Ordenación
del Territorio y Medio Ambiente astu­

­ 19 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: atropellos

Los resultados totales se mues­
tran en la siguiente tabla.

ferencias en grupos: destaca la dismi­
nución de los anfibios (0,5 ex/día frente
a 0,04 ex/día) y la de las aves (2,9 ex/día
frente a 1,7 ex/día). Los valores genera­
les para mamíferos parecen similares
(1,4 ex/día frente a 1,5 ex/día), mientras
que subieron para reptiles (0,1 ex/día
frente a 0,7 ex/día). La riqueza en anfi­
bios disminuyó (4 frente a 1), mientras
que en aves, mamíferos y reptiles fue
similar (20 frente a 19 aves, 8 frente a 8
mamíferos y 3 frente a 4 reptiles).
A nivel específico, hubo algunas
diferencias notables: disminuyeron los
gatos (0,4 ex/día frente a 0,2 ex/día), así
como las lavanderas blancas (0,1 ex/día
frente a 0,02 ex/día), los petirrojos (0,4
ex/día frente a 0,08 ex/día), los gorriones
comunes (0,9 ex/día frente a 0,3 ex/día)
y los sapos comunes (0,4 ex/día frente a
0,04 ex/día). Sin embargo aumentaron
las lagartijas roqueras (0,02 ex/día fren­
te a 0,5 ex/día) y las culebras (0 ex/día
frente a 0,2 ex/día).

Culebra de collar

El número medio de ejemplares
por día muestreado encontrado en el
año 1989 fue superior al del año 2015,
por lo que pudo existir un declive pobla­
cional generalizado. Vemos grandes di­

trastamos
estadísticamente
estas
diferencias mediante un test de Chi
cuadrado. El resultado fue altamen­te
significativo: X2 = 340,46, p < 0,001. Por lo
tanto, podemos afirmar que actualmente
hay una menor mortalidad de aves y
anfibios, pero una mayor morta­lidad de
reptiles.

­ 20 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

Ya habíamos encontrado resulta­
dos similares a éstos en la cercana ca­
rretera de Illas, donde también dismi­
nuyeron las aves y los anfibios (sobre
todo petirrojos, gorriones y sapos),
mientras que aumentaron los reptiles
(sobre todo las lagartijas).

Lechuza campestre
Lagartija roquera

Como la mortalidad es un reflejo
de las poblaciones que viven en la zona,
¿refleja esto que hay menos anfibios y
aves en la zona y más reptiles? Cree­
mos que sí, pues no hubo cambios im­
portantes en el hábitat ni en el volumen
de tráfico. Por otra parte ¿el aumento de
los reptiles es un reflejo del incremento
de las temperaturas por el Cambio Cli­
mático? Es pronto para asegurarlo.

Lechuza común

Cernícalo

Curruca zarcera

­ 21 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: atropellos

Curruca capirotada

­ 22 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

El “Velenu mortal” de la Sacavera

Col nome de Sacavera conozse
n´Asturies a la Salamandra (Salamandra
salamandra), un anfibiu urodelu total­
mente inofensivu y abondo beneficiosu
pa l´agricultura. Pero nelles pende, al
igual que­y pasa al sapu, una lleenda
negra que­y fae posesosa d´un velenu
mortal. Dizse también que si llega mor­
der nun didu (cosa imposible) llega
facer malformaciones y el didu asonsa­
ñará la tiesta de la mesma sacavera.
Nada d´esto ye ciertu. Biolóxicamente la
sacavera, lo mesmo que´l sapu, al
sentise menazada suelta un llíquidu pe­
les sos glándules parotoideas inofensi­
vu pa la xente, a nun ser que llegue a
tener contautu con gueyos o mucoses
al ser manipulada. Esto prevocaría mun­
ches molesties y escozor pero en
dengún casu ye mortal. Ye la forma
d´afuxentar depredadores (raposos, pe­
rros, gatos, etc…) que pudiesen llegar a
mordela. Asina y too abonden refranes
qu´insisten nel so velenu y qu´espár­­
dense per toda Asturies:
“Si te muerde la sacavera nun te
da tiempo a prender una vela y si te
muerde l´esquerpión nun oyes la
confesión”; contáu por Marina González
Vega, 84 años, recoyío´l 1­V­2007, natu­
ral de Les Vegues, Ambás, conceyu Ca­
rreño.
La única esplicación a tan teste­
rona creyencia hai que buscala nos an­
tiguos bestiarios medievales onde apa­
rez envelenando frutes, l´agua que toca,
pasando pente´l fueu ensin quemase y
representada ensin pates comu si fuere
dalgún tipu de reptil.
Nel Bestiariu de Philippe de
Thaür, autor anglonormando (al rodiu´l
1121 a 1152) leemos:

Salamandra

“Salamandra suel subir a les pu­
maraes y envelena la fruta y si cae a un
pielgu envelena l´agua”. Y asina aparez
representada nel Bestiariu d´Oxford
(sieglu XII). En “De Bestis” (Francia, sie­
glu XII) dizse: “El so velenu ye´l más
fuerte de toos. Los demás animales ve­
lenosos maten a un paisanu na más,
pero ella mata varios a la vez”.
En Mengoyu, por detrás de Vil.la­
gondú (Quirós) cuéntese que ye un des­
pobláu onde a día de güei na más que­
den los cimientos de les cases. Queda
cerque Rescuru y dizse que la xente
morrió envelenada porque una sacavera
cayó ente l´agua d´amasar el pan que
dempués xintó la xente, salvose na más
un rapacín que taba llendando les ca­
bres y nun taba pa la xinta; contáu por
Pepe Veiga, recoyío´l 21­II­2015, natural
de Vil.lagondú, conceyu Quirós.
Hay versiones asemeyaes nel
Bierzu Llionés. Mesmamente nel pueblu
de Vil.lagondú hai una panera que tien
marcáu un de los pegoyos con una cruz
y dizse que baxose del pueblu de Men­
goyu cuando morrieren les sos habitan­
tes. Hai otres versiones nes que´l cau­
sante de la mortandá ye la peste (con­

­ 23 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: salamandra

táu por Fredesvinda Tuñón García, 78
años, recoyío´l 21­II­2015, natural de Las
Agüeras, vecina de Caranga d´Arri­ba,
Prubaza). Asina y too la versión de la
sacavera ye la más espardía nos con­
ceyos de Quirós, Prubaza y Teberga.
L´aniciu d´estes lleendes ye, comu ya
viemos, la Edá Media.
Pero entá hai más, la segunda
parte´l refrán fala del esquerpión (hai
variantes, “si te muerde l´esquerpión
nun oyes misa nin confesión”, “nin mi­
sa, nin sermón”, “busca pala y azadón”,
etc). N´Asturies nun hai escorpiones, la
xente llama asina al biérbene de la
Mantis Relixiosa, qu´equí conozse comu
“La Fame”1, pero na Gironda francesa la
sacavera llámase “Scorpio”, quizia­ves
podríemos tar ente un galicismu
reiterativu del velenu d´esti anfibiu.
Otres vegaes fálase del alacrán,
que tampoco hai equí, resulta interesan­
te esta descripción en tierres llioneses
que viennos bien a cuentu:
“En Villamuñío decimos: “Si te
muerde l´escorpión busca palo y aza­
dón” Los escorpiones eran muy feos,
los había por las bodegas, en sitio
húmedo. Son parecidos a las lagartijas,
verdes con pintas medio rojas”. Contáu
por Eladio Nistal Prieto, 83 años,
recoyío´l 12­VIII­2015, natural de Villa­
muñío, Sahagún de Campos (Llión), ve­
cín de Xixón.
Podría tratase del Tritón jaspeao
(Triturus marmoratus), que munches ve­
gaes confúndense cola sacavera.
Ya pa finar atribúyese también a
la sacavera, ente otros animales, el cu­
xíu, cuxil.lu o espina, una infección que,
sigún decíen amañábase al pasar la ma­
nu pel llugar onde pasare una sacavera
o sapaguera. Curábase esfregando con
ceniza´l llar mientres había que dicir esti
conxuru o arrezu:

“Cuxil.lu, cuxil.lar
­
¿Qué viniste equí buscar?
­
Vengu uler ya l.lamber ciniza seca
del l.lar.
­
Si sos de culuebra, veite pa la
cueva
­
Si sos de l.largatón, veite pal
l.leirón
­
Si sos d´araña, veite pa la paya
­
Si sos de sacavera, veite pa la
era”
Contáu por Rosario Rubio Feito,
73 años, recoyío´l 10­IV­2011, natural de
Fulgueras del Ríu, parroquia Naraval,
conceyu Tinéu.
Testu: Alberto Álvarez Peña.
Semeyas: Isolino Pérez Tuya
(fauna) y Alberto Álvarez Peña (bestia­
rio).
1:

Avisu del editor de Maresía: la
Mantis relixiosa nun tien biérbene, pon
los güevos nuna bolsina y ñacen les
críes con aspeutu adultu. L´informante
enseño­y a Berto esa biérbene en
Candamo
suponiendo
yera
duna
mantis, pero yera en realidá un cocu
duna caparina (oruga de un esfíngido).

­ 24 ­

Tritón jaspeado

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

Salamandra” sigún el Bestiariu d´Oxford (sieglu XII) envelenando
fruta y agua y metiéndose ente´l fueu ensin quemase.
Aniciu de munches lleendes al rodiu la nuesa sacavera

­ 25 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: edades alcatraz

Distribución de edades de alcatraz (Morus bassanus) en el Cantábrico.
Los plumajes tipo 1 y 2

Nota: este texto fue presentado
oralmente como comunicación al VII
congreso del Grupo Ibérico de Aves
Marinas (GIAM), celebrado en Santurce,
del 30 de octubre al 1 de noviembre de
2010. Organizado por la Sociedad Orni­
tológica Lanius y la Sociedad Española
de Ornitología.
Introducción
Durante el VI Congreso Galego de
Ornitoloxía y V Jornadas Cantábricas de
Ornitología celebradas en Viveiro el 29 y
30 de octubre de 2005, varios miembros
del GIAM decidieron crear una de las
mejores redes de observación ornito­
lógica del país: la Red de observación
de Aves y Mamíferos marinos (RAM).
Esta iniciativa se puso en marcha un
año después, en noviembre de 2006,
para el norte ibérico, y desde enero de
2007 para toda la península Ibérica.
Desde entonces, todos los meses se
realizan conteos durante tres horas de
las aves marinas que pasan frente a
más de 50 cabos de toda la península.
Gracias al esfuerzo de varios cen­
tenares de observadores, se está acu­
mulando mucha información de gran
interés, que representa una serie de
fotos fijas del paso a lo largo de Iberia.
Están disponibles los datos de los pri­
meros 15 meses, pero aún no se ha em­
pezado a analizarlos en conjunto.
Con el fin de hacer un primer es­
tudio con esta base de datos, se ha es­
cogido al alcatraz atlántico (Morus ba­
ssanus), especie numerosa en el litoral,
que ya tiene estudios regionales con los
que comparar lo obtenido en el RAM.

Además, hemos tomado datos sobre los
plumajes de 1º año a lo largo de las jor­
nadas RAM, cuyo resultado será aquí
expuesto.
Material y métodos
La RAM registra los alcatraces en
tres tipos de edades: juvenil (1º año),
inmaduro (2º a 4º año) y adulto (5º ó
más años). Utilizamos esos datos
obtenidos desde noviembre de 2006
hasta enero de 2008 (Valeiras y García,
2007a,b,c,d, 2008). Para comparar con
los datos cantábricos, utilizamos datos
de todas las costas ibéricas, salvo
datos de Balears debido a la escasez de
muestreos: sólo 5 meses, con resulta­
dos similares en porcentaje a los de
Catalunya, pero en menor número (una
escasez ya señalada por Paterson,
2002). Para tres meses en Portugal no
se dispuso de datos. Hubo varios me­
ses en blanco para Portugal y varias
comunidades autónomas del sur y le­
vante, debido a que no hubo alcatraces
frente a sus cabos.
Comparando con más detalle la
distribución de edades en dos cabos
con larga tradición de observación,
contrastamos los datos obtenidos por
el autor durante 1989 en Punta La Vaca
(Asturies) con los de Estaca de Bares (A
Coruña; Sandoval, 2005), que son va­
lores medios de numerosos conteos
entre los años 1967 y 2004. Para buscar
evoluciones en las poblaciones, com­
paramos esos datos medios de Estaca
con los obtenidos en 2007 (Sandoval, in
litt.). También comparamos los registros
entre dos cabos asturianos próximos.

­ 26 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Con el fin de conocer otra distri­
bución de las edades a lo largo del año,
usamos las recuperaciones de aves ani­
lladas en Asturies (n = 69; Pérez Tuya y
Álvarez Laó, 2006).
Estudiamos la evolución del plu­
maje tipo 1 al tipo 2 (definidos por Pa­
terson, 2002) durante la época repro­
ductora, en cabo Vidíu (Asturies), con el
fin de aportar información sobre su mi­
gración, además de mejorar la calidad
de datos que se toman durante la RAM.

Nº 10, febrero 2016

Vemos que la evolución de eda­
des es similar en ambos puntos cantá­
bricos, aunque con más adultos prima­
verales en La Vaca que en Estaca (figura
2). Hay una diferencia metodológica: en
Estaca los datos para el 1º año se
registraron como año de vida (desde
que nace hasta 365 días después),
mientras que en La Vaca los anotamos
como año calendario (el 1º año va desde
que nace hasta el 31 de diciembre, pero
el 2º año desde el 1 de enero hasta el 31
de diciembre).

Resultados
D i s tr i b u c i ó n e n l a p e n í n s u l a I b é r i c a
Hay una mayor abundancia de
inmaduros desde mayo hasta octubre,
dominando los adultos el resto del año.
Sin embargo, se aprecian diferencias en
este patrón general, principalmente por
la mayor presencia de adultos en el
Mediterráneo. También en Galicia se de­
tectan más adultos que en el Cantábri­
co. En la figura 1 mostramos la distri­
bución anual de edades agrupadas en
cada comunidad autónoma.

Figura 2. Diagrama de edades de alcatraz
en Estaca de Bares (media entre 1967 y
2004) y La Vaca (en 1999), distribuidas
por decenas de días a lo largo del año.

Figura 1. Evolución anual de las edades de
alcatraz a lo largo de las costas ibéricas.
Los datos se disponen mes a mes para
cada Comunidad Autónoma.

D i fe r e n c i a s i n te r a n u a l e s
Contrastando la información en
un único cabo para ver los efectos de
las diferentes temporadas, vemos que
en Estaca el número de adultos aumen­
tó en los últimos años (figura 3), lo que
se asemeja a lo obtenido en La Vaca en
primavera. En abril­07 observamos per­
sonalmente que el 91,2% de los alca­
traces en Estaca eran adultos. Compa­
rando los registros entre dos cabos

­ 27 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: edades alcatraz

asturianos próximos (Vidíu y La Vaca),
vemos algunas diferencias, principal­
mente en la llegada de juveniles (figura
4).

más repeticiones entre 2007 y 2010 en
Vidíu (tabla 1).

Tabla 1. Porcentajes de alcatraces vistos frente a Vidíu
en cuatro meses entre 2007 y 2010. Para cada edad se
muestra la media, desviación típica y, entre paréntesis,
el Coeficiente de Variación de Pearson.

Los valores más altos del Coefi­
ciente de Variación aparecen en las eda­
des más escasas de cada mes, mientras
que los valores más bajos lo hacen en
las más numerosas.

Figura 3. Diagrama de edades de
alcatraz en Estaca de Bares entre
1967 y 2004 y en 2007,

An ál i si s recu p eraci o n es
Otra distribución diferente de las
edades, la obtenemos disponiendo las
recuperaciones de aves anilladas a lo
largo del año (figura 5). Las aves de 1º
año calendario son las que mayor
mortalidad tienen (63,8% de las recupe­
raciones).

distribuidos mensualmente a lo
largo del año.

Figura 4. Diagrama de edades de
alcatraz en La Vaca (en 1999) y en
Vidíu (medias entre 2007­2010),
distribuidos mensualmente a lo
largo del año. No hay datos para
Vidíu en diciembre.
Figura 5. Edades de alcatraces anillados

Para intentar conocer qué varia­
bilidad hay interanualmente, analizamos
los cuatro meses de los que tenemos

­ 28 ­

y recuperados en Asturies, dispuestos
en años calendario, y distribuidos
quincenalmente a lo largo del año.

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

De estas recuperaciones observa­
mos un paso notorio de juveniles en
septiembre, y de adultos en primavera.
P l u m a j e s ti p o 1 y 2
Estudiamos la transición del plu­
maje tipo 1 al tipo 2 en Vidíu, entre los
meses de mayo y agosto del 2007 al
2010, tras observar a 736 aves de 2º año
calendario. La transición entre ambos
tipos de plumajes la dividimos en seis
etapas según la adquisición gradual de
plumas blancas (figura 6).

Figura 6. Estados de transición de muda entre
los plumajes tipo 1 y 2 en el alcatraz.

El porcentaje de cada estado de
muda varió de forma no lineal entre los
meses de estudio (figura 7).

Figura 7. Evolución de los estados de muda del
alcatraz de 2º año calendario en Vidíu, a lo largo
de la segunda mitad de la primavera y la
primera del verano.

Nº 10, febrero 2016

Discusión
S i tu a c i ó n p r e v i a
Hace décadas, los alcatraces eran
mucho más escasos en la península
Ibérica, tanto en número de ejemplares
como en la duración del paso migra­
torio, pero fueron aumentando a lo largo
de los años, de forma notoria en los
años 80s del pasado siglo, en conso­
nancia con su aumento poblacional
reproductor (Paterson, 1997; Díaz et al.,
1996).
Los juveniles comienzan a salir
de sus colonias de cría principalmente a
partir de mediados de agosto (Nelson,
1978, 1989). Sin embargo, los primeros
juveniles aparecen por Asturies a pri­
meros de agosto (García Cañal y García
Sánchez, 1996), y no llegan al Mediterrá­
neo hasta finales de ese mes (Paterson,
1997). Incluso hay una recuperación
muy temprana un 10 de julio en Astu­
ries, 19 días después de ser anillado
como pollo en Irlanda (¿viaje asistido?).
La primera información que tene­
mos del paso de alcatraces se refiere al
paso postnupcial, y procede principal­
mente de Galicia (Owen et al., 1955;
Huyskens y Maes, 1971) y de Asturies
(Noval, 1975). Los estudios posteriores
siguieron ciñiéndose al otoño­invierno,
y muy poco se ha hecho sobre el paso
prenupcial (Álvarez Laó, 1989; Díaz Lo­
bato, 1989), hasta la última década, con
la ampliación de los controles en Estaca
de Bares (Sandoval et al., 2009) y la
creación de la RAM.
Ya Huyskens y Maes afirmaban
hace 40 años que la mayoría de los alca­
traces que pasaban a principios de sep­
tiembre eran juveniles, y a finales de ese
mes eran casi igual de numerosos que
los inmaduros; los adultos iban aumen­
tando a lo largo de octubre, hasta ser

­ 29 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: edades alcatraz

mayoritarios a finales de ese mes (Huys­
kens y Maes, 1971).
S i tu a c i ó n a c tu a l
Hay algunas diferencias en por­
centajes de edades entre los obtenidos
con el RAM y los registradas en diver­
sos trabajos en varias comunidades
autónomas: Galicia (Ramón, 1991), Gi­
puzkoa (Gorospe Rombouts, 1992). Una
de las mayores diferencias es el mayor
número de juveniles en los años 80s y
primeros de los 90s que en 2007. La
causa de esto debe ser porque los flujos
migratorios varían considerablemente
entre días y entre años (ver por ejemplo
Sandoval et al., 2009). Así, se necesitan
más años de censos RAM para poder
analizar diferencias interanuales.
Las diferencias que encontramos
entre Estaca y La Vaca pueden estar en
las oscilaciones naturales anuales en
las poblaciones de especies migrantes,
debido al variable éxito reproductor. Un
reflejo de esto puede ser la diferente
fecha de llegada de juveniles entre años
(como se ve entre Vidíu y La Vaca).
Los valores más altos del Coefi­
ciente de Variación encontrados en As­
turies aparecen en las edades más es­
casas de cada mes que, aunque hay
algunos adultos durante la época repro­
ductora, se corresponden principalmen­
te con inmaduros. Por lo tanto las aves
más jóvenes podrían ser las responsa­
bles de las variaciones anuales.
Durante la primavera y verano el
número de adultos se ha incrementado
en Galicia (y parece que también en el
litoral mediterráneo). Un efecto de esa
mayor presencia adulta fue la presencia
territorial de una pareja durante dos
años en cabo Ortegal (Galicia): en 2003
una pareja con conducta de celo ocupó
un islote de Os Aguillós durante junio y

julio; en 2009 otra pareja ocupó el mis­
mo islote, pero sólo durante el mes de
julio y sin conducta de celo (José Miguel
Alonso Pumar, in litt.). Esta parece la si­
tuación normal previa al establecimien­
to de una colonia (Antonio Sandoval, in
litt.).
E d ad es y mu d a
Las aves recuperadas procedían
principalmente de las Islas Británicas
(con un dato canadiense; Pérez Tuya y
Álvarez Laó, 2006). El estudio de las
recuperaciones de anillas da una infor­
mación sesgada hacia las aves más
jóvenes (el 80% de los pollos volados
mueren en su 1º año de vida; Cramp y
Simmons, 1977), por lo que su inter­
pretación no es muy clara. Aún así, hay
numerosas recuperaciones de aves bri­
tánicas de todas las edades de inmadu­
rez en el Atlántico ibérico (Wernham et
al., 2002). Los datos asturianos de ani­
llados indican los meses de mayor paso
y la presencia de las diferentes edades a
lo largo del año, pero no podemos com­
pararla directamente con los datos obte­
nidos por observación, ya que hay mu­
cha variación en los plumajes y solapa­
miento en los caracteres entre edades.
Para intentar atajar esta variabi­
lidad, Andy Paterson dividió los pluma­
jes en 6 tipos (2002), que suelen relacio­
narse con los años de inmadurez a pe­
sar de que ya hace más de 30 años que
ésto se puso en entredicho (su muda es
errática; Nelson, 1978). Unos ejemplos:
en febrero tenemos visto algunos ejem­
plares con un estado de muda similar al
que denominamos 1d, pero es muy
pronto para que sean de 2º año calen­
dario, por lo que deben ser 3º años ca­
lendarios retrasados; en mayo hay un
buen número de ejemplares en estado 1f
que deben ser también 3º años retra­

­ 30 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

sados; en octubre aún hay ejemplares
en estado 1b.
Además, hemos visto un morfo
claro en juveniles: el 0,9% de los jóve­
nes (n = 230) tienen el plumaje claro, co­
mo una versión muy aclarada del plu­
maje juvenil.
La muda del plumaje tipo 1 a tipo
2 comienza en torno a marzo­abril (a ve­
ces ya en enero) y termina hacia sep­
tiembre­octubre, aunque hay aves retra­
sadas y adelantadas (Nelson, 1978; Pa­
terson, 2002). En nuestro estudio de
estos plumajes esperábamos encontrar
una transición más o menos gradual, a
pesar de que hay un pequeño porcen­
taje de aves que no sigue el patrón ge­
neral de muda (como la etapa que deno­
minamos 1c); sin embargo, esta tran­
sición no se no observa con claridad.
Las aves de 1º estadio de muda se
mantienen bastante constantes en los
primeros tres meses, mientras que los
estadios 2º, 4º y 5º oscilan sin una
tendencia clara. Esto podría indicar que
no hay una población constante de aves
inmaduras veraneantes, sino un flujo de
aves que van llegando del Sur. A este
respecto hay que señalar que la mayo­
ría de las aves de 2º año calendario no
alcanzan las colonias de cría (Wernham
et al., 2002), por lo que el atlántico ibéri­
co podría ser uno de sus principales
cuarteles estivales.
Como conclusiones, podemos
afirmar que el número de adultos va en
aumento en los últimos años; que los
datos del RAM serán más útiles cuando
se disponga de la información acumula­
da de más años (ya que un único año de
estudio arroja datos no concluyentes);
para mejorar la RAM habría que, o bien
separar las edades en agosto, o dejar
sólo los juveniles para el primer año
calendario, y separar el 2º año del resto

Nº 10, febrero 2016

de inmaduros. Los estudios de pluma­
jes pueden dar información útil sobre
las migraciones.
Agradecimientos
Tres personas fueron fundamen­
tales para realizar este estudio: Andrew
Paterson por su bibliografía sobre las
marinas ibéricas (¡muchas gracias por
tu ayuda Andy!); Antonio Sandoval por
su gran trabajo de largo recorrido en
Estaca de Bares (¡enhorabuena Toñe­
te!); y Xulio Valeiras por materializar un
sueño largamente esperado por mu­
chos “avemarinólogos”, como fue crear
y coordinar la RAM (¡ánimo para seguir
en la brecha Xulio!). Y por supuesto sin
la información de los currantes de la
RAM en cada cabo, este estudio tam­
poco sería posible. Además, varios ami­
gos proporcionaron diversa informa­
ción: Andy, Toñete, Andrés Bermejo,
José Miguel Alonso Pumar y Daniel
López Velasco.
Bibliografía
Álvarez Laó, C.M. (1989). Obser­
vación de paso prenupcial de aves mari­
nas en Luanco, Asturias. Bol. GIAM 6: 3.
Cramp, S. y Simmons, K.E.L. (dir.)
(1977). The birds of the Western Palear­
tic. Volumen I. Oxford University Press.
Oxford.
Díaz, M., Asensio, B., y Tellería,
J.L. (1996). Aves Ibéricas I. No Paseri­
formes. J.M. Reyero Editor. Madrid.
Díaz Lobato, J.J. (1989). Obser­
vación de paso prenupcial de aves mari­
nas en la costa gallega. Bol. GIAM 6: 1­
2.
García Cañal, J.A. y García Sán­
chez, E. (1996). Migración otoñal de
aves marinas y acuáticas frente a la
costa asturiana en 1992. El Draque 1: 3­
19.

­ 31 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: edades alcatraz

Gorospe Rombouts, G. (1992).
Censos de migración otoñal de aves
marinas en cabo Higer, Gipuzkoa. Agos­
to­Noviembre 1991. Bol. GIAM 15: 6­7.
Huyskens, G. y Maes, P. (1971). La
migración de aves marinas en el NW. De
España. Ardeola vol. especial: 155­180.
Nelson, J.B. (1978). The Gannet. T
& AD Poyser. Berkhamstead.
Nelson, B. (1989). The Gannet.
Shire Natural History Series. Shire Pu­
blications Ltd. Aylesbury.
Noval, A. (1975). El Libro de la
Fauna Ibérica. Ediciones Naranco.
Oviedo.
Owen, D.F., Snow, D.W. y Moreau,
R.E. (1955). Observaciones ornitológi­
cas otoñales en el norte de España.
Ardeola 2 (1): 57­78.
Paterson, A.M. (1997). Las Aves
Marinas de España y Pórtugal. Penín­
sula Ibérica, Islas Baleares, Canarias,
Azores y Madeira. Lynx Edicions. Barce­
lona.
Paterson, A. (2002). Aves marinas
de la Península Ibérica. Edilesa. León.
Pérez Tuya, I. y Álvarez Laó, C.
(2006). Aves anilladas en Asturies.
Recuperaciones del siglo XX. C.O.A.
Avilés.
Ramón, R.F. (1991). Paso migrato­
rio postnupcial de aves marinas a tra­
vés de Estaca de Bares en 1990 (A Co­
ruña, NW Ibérico). Bol. GIAM 12: 2 y 7.
Sandoval, A. (2005). Estudio del
paso visible de aves marinas frente a
Estaca de Bares – resultados prelimina­
res. Comunicación oral presentada al VI
Congreso Galego de Ornitoloxía y V
Jornadas Cantábricas de Ornitología.
Viveiro, 29­30 de octubre de 2005.
Sandoval Rey, A.; Hevia Barcón,
R. y Fernández Marquéz, D. (2009).
Boletín de la Estación Ornitológica de
Estaca de Bares ­ Número 1 ­ Año 2008.

Dirección Xeral de Conservación da
Natureza, Consellería de Medio Am­
biente e Desenvolvemento Sostible da
Xunta de Galicia / TERRANOVA Interpre­
tación y Gestión Ambiental S.L. 78 págs.
Valeiras, X. y García, S. (eds.)
(2007a). Informes RAM nº 5. Invierno
2007. 18 págs.
http://www.telefonica.net/web2/redaves
marinas/index_archivos/Page445.htm
Valeiras, X. y García, S. (eds.)
(2007b.) Informe RAM nº 6. Primavera
2007. 18 págs.
http://www.telefonica.net/web2/redaves
marinas/index_archivos/Page445.htm
Valeiras, X. y García, S. (eds.)
(2007c.) Informe RAM nº 7. Verano 2007.
20págs.
http://www.telefonica.net/web2/redaves
marinas/index_archivos/Page445.htm
Valeiras, X. y García, S. (eds.)
(2007d.) Informe RAM nº 8. Otoño 2007.
20 págs.
http://www.telefonica.net/web2/redaves
marinas/index_archivos/Page445.htm
Valeiras, X. y García, S. (eds.)
(2008). Informe RAM nº 9. Invierno 2008.
20 págs.
http://www.telefonica.net/web2/redaves
marinas/index_archivos/Page445.htm
Wernham, C.V., Toms, M.P., Mar­
chant, J.H., Clark, J.A. Siriwardena, G.M.
y Baillie, S.R. (2002). The Migration
Atlas: movements of the birds of Britain
and Ireland. T & A.D. Poyser. London.

­ 32 ­

Autor: César Álvarez Laó

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

Abundante paso de anátidas frente a Punta La Vaca (Gozón, Asturias) durante el
día 22/11/15

Introducción
Las migraciones de las aves no
suelen seguir un patrón regular en
cuanto número de individuos por día,
sino que sufren variaciones acusadas
entre días e incluso entre horas. Estas
variaciones se deben a múltiples fac­
tores; hora del día, meteorología, fuen­
tes de alimento cambiantes, etc. En esta
nota se exponen las observaciones en
un grupo de aves migratorias (anátidas)
durante 3 días de noviembre de 2015,
desde el observatorio de Punta La Vaca
(Gozón, Asturias), en los que se obser­
vó un fuerte paso de este grupo de
aves.
Resúmen
Entre los días 21 y 23 de noviem­
bre de 2015 se registró un movimiento
de anátidas frente a la costa asturiana
que representó más del 80% de los re­
gistros de esas especies en el conjunto
del año.
La especie más destacada fue el
ánade rabudo (Anas acuta) seguido en
orden decreciente por el negrón común
(Melanitta nigra), ánade silbón (Anas
penelope), el pato cuchara (Anas cly­
peata), y cantidades menores de otras
especies de anátidas.
Material y métodos
Como es habitual, las observa­
ciones se hicieron con ayuda de mate­
rial óptico, prismáticos 10X40 y teles­
copio terrestre 20­60X77 desde el pro­
montorio costero de Punta La Vaca
(Gozón, Asturias).
Se censó durante 19 horas de ob­

servación del mar entre los días 21 a 23
de noviembre de 2015.
Resultados
El mes de noviembre marca el
momento del año en el que se registran
la mayor variedad y cantidad de las
anátidas en migración sobre el mar en
Asturias, si bien el negrón común tiene
un periodo de migración más amplio
que va en términos generales, de mayo
a diciembre, las especies del género
Anas realizan su migración concentra­
dos en unos pocos días principalmente
del mes de noviembre.
El ánade rabudo, fue con diferen­
cia la especie más abundante (tabla 1),
llegándose a contabilizar bandos de
más de 200 individuos volando hacia el
oeste generalmente a pocos metros del
agua, aunque algunos bandos lo hacían
hasta a 100 metros de altura sobre el
mar.

Tabla 1. Número de individuos de cada especie de
anátida registrada en 19 horas de observación entre los
días 21 y 23 de noviembre en orden decreciente.

Discusión meteorológica
La elección de la fecha concreta
de movimientos a gran escala de espe­
cies migratorias, suelen estar condicio­

­ 33 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: paso de anátidas

nados por las condiciones meteoroló­
gicas reinantes en el momento de la
partida y posterior desarrollo del propio
movimiento migratorio, más aún cuan­
do éstas representan movimientos que
comprenden un número superior al nor­
mal de especies e individuos, como es
el caso.
Existen principalmente dos patro­
nes meteorológicos a escala sinóptica
que favorecen en gran medida los movi­
mientos migratorios de varias especies
de aves entre las que se encuentran las
anátidas, por un lado una situación anti­
ciclónica en las zonas de partida,
propicia el establecimiento de grandes
zonas de vientos en calma y buena
visibilidad, que las aves aprovechan
para viajar. Por otra, cuando una masa
de aire polar se desplaza tras un frente
frío en dirección Sur, crea grandes zo­
nas de viento favorable a la migración y
la subsiguiente mejora en las condicio­
nes de visibilidad es aprovechada por
las aves para cubrir grandes distancias
con un gasto óptimo de energía (Elkins,
2004).
Estas últimas condiciones son
las que se presentaron durante los días
21 a 23 de noviembre de 2015.
Durante la madrugada del día 21
de noviembre un frente atlántico llegó
moviéndose con una clara dirección
norte­sur, tras varios días de viento de
suroeste y anticiclón en Asturias. El día
21 justo después de la llegada de dicho
frente, se registró un movimiento de
pardela capirotada (Puffinus gravis) de
709 aves/hora, mientras que las anáti­
das empezaron a hacerse abundantes
más tarde, como suele ser habitual. El
mayor flujo de anátidas se produjo un
día después del paso del frente frío, du­
rante el día 22 de noviembre, con un
total de 3129 anátidas de las que 1445

fueron ánades rabudos.
Es interesante la observación de
varios bandos de anátidas de varias es­
pecies que, si bien venían volando so­
bre el mar, se internaron en tierra antes
de llegar a Punta La Vaca, a la altura de
los concejos de Carreño y el oriente de
Gozón.
En las vecinas comunidades can­
tábricas también se apreció una migra­
ción muy abundante de anátidas, sien­
do más abundantes cuanto más al
oriente se realizaron los conteos, como
suele ser habitual en estos casos.
El viento fue rolando de noroeste
moderado el día 21 a norte flojo el 22 y a
sureste flojo el 23, con nubosidad de­
creciente de 8/8 (cielo cubierto) el 21,
3/8 (más claros que nubes) el 22 y 2/8
(más claros que nubes) el 23 de no­
viembre. No llovió durante los periodos
de conteo.

Mapa isobárico del día 21/11/15 (Meteociel) en el que
se aprecia un flujo recién creado de viento norte tras
el paso de un frente atlántico visible en el cambio de
orientación de las isobaras a la altura de la cordillera
cantábrica.

Conclusión
Durante los días 21 a 23 de no­
viembre de 2015, una situación isobá­
rica de flujo de vientos de norte propi­
ció la partida y observación de un im­
portante número de anátidas frente a la

­ 34 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

costa asturiana, estas condiciones me­
teorológicas son habitualmente aprove­
chadas por varias especies de aves mi­
gratorias para cubrir grandes distancias
con un menor gasto de energía.

Nº 10, febrero 2016

Bibliografía
Elkins, N. (2005). Weather and
Bird Behaviour. Poyser. Carlton.
www.Meteociel.fr
Autor de texto y dibujo: Jorge Va­
lella Robledo

Ánades rabudos migrando. Gouache.

­ 35 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: vuelvepiedras neárticos

¿Aparece el vuelvepiedras neártico Arenaria interpres morinella en el
Cantábrico?

Introducción
Hay cinco poblaciones de vuelve­
piedras (Arenaria interpres) en el plane­
ta (Cramp y Simmons, 1982; Summers
et al., 1989): una población cría en el no­
roeste de Canadá y en el norte y el oes­
te de Groenlandia, y pasa el invierno en
Europa occidental y el noroeste de Áfri­
ca; otra cría en el norte de Europa y
oeste de Rusia e inverna principalmente
en África Occidental; otra cría en el oes­
te y centro de Siberia y se distribuye en
invierno en el suroeste de Asia y el este,
sur y suroeste de África; otra cría en el
este de Asia y el oeste de Alaska y pasa
el invierno en el sudeste asiático y el
Pacífico occidental; y la última cría en el
este de Alaska, centro­sur de Canadá y
Groenlandia occidental e inverna a lo
largo de América. La primera, segunda y
cuarta poblaciones se determinan como
A. i .interpres (Linnaeus, 1758), la terce­
ra se llama A. i. oahuensis (Tomkovich y
Serra, 1999), pero no hay acuerdo sobre
su validez y se considera dentro de A. i.
interpres (Engelmoer y Roselaar, 1998;
del Hoyo y Collar, 2014), y la última se
establece como A. i. morinella (Linnae­
us, 1766). La diferencia entre las dos
subespecies está en la biometría (A. i.
morinella tiene las alas más cortas y
más largo el pico y el tarso) y la tonali­
dad del plumaje (A. i. morinella es más
rojizo). Sólo hay una cita de A. i. mori­
nella en Europa (en junio de 1971 en
Kent, Reino Unido; Cramp y Simmons,
1982). Sin embargo, desde 2001, he
observado en numerosas ocasiones
aves similares en color a A. i. morinella
en Asturies, por lo que sospecho que la
diferenciación entre las subespecies es
dudosa. Por lo tanto me propuse ana­

lizar su presencia en Asturies y contras­
tarla con la información publicada, así
como consultar a expertos en la espe­
cie.
Áreas de estudio y métodos
Desde julio del 2001 a junio del
2002 realicé un censo quincenal en el
pedrero del Rinconín, ubicado en Xixón/
Gijón (en la costa central asturiana), pa­
ra conocer la dinámica de la población
de vuelvepiedras y su variación de color
en el plumaje (Álvarez Laó, 2002). Para
ello, observé a las aves en sus posade­
ros durante las pleamares a través del
telescopio. A lo largo de varios años si­
guientes repetí el censo en el mismo
lugar, pero sin la misma frecuencia.
Durante los censos periódicos de
la ensenada de Llodero (varios a la se­
mana), situada en el estuario de Avilés
(también en la costa central asturiana),
anoté la coloración de los plumajes de
esta especie entre los años 2000 y 2013.
Consulté por correo electrónico a
algunos ornitólogos expertos sobre la
posible variación de color en ambas
subespecies (ver Agradecimientos) y
sus respuestas me ayudaron a conocer
la situación real.
Resultados
En Xixón había aproximadamente
200 vuelvepiedras invernantes y una po­
blación numerosa durante los pasos
migratorios. En los años 2001­02 analicé
626 individuos, de los que el 8,7% de los
juveniles tenía cobertoras alares como
A. i. morinella y el 40% de los adultos
tenían el color del dorso y escapulares
como esta subespecie. Esos jóvenes se
registraron sólo en el otoño y los adul­

­ 36 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

tos solamente en mayo. En invierno, el
68,5% del total de aves (inmaduros más
adultos; n = 125) tenía tonos interme­
dios en cobertoras alares, ni tan claras
como A. i. morinella ni tan oscuras co­
mo A. i. interpres (fotos 1 y 2).

F1: A. i. interpres similar a A. i. morinella,
Xixón, 28.10.05.

F2: vuelvepiedras con coloración intermedia
entre ambas subespecies, Xixón, 31.12.05.

En los años siguientes, continué
observando juveniles en otoño y adul­
tos en mayo similares a A. i. morinella.
En Avilés analicé 131 ejemplares,
de los cuales el 58% tenía rasgos típi­
cos de A. i. interpres, el 32,8% rasgos de
A. i. morinella y el 9,2% tenía tonali­
dades intermedias entre ambas subes­
pecies. El porcentaje varió estacional­
mente: A. i. morinella integró el 34,7%
de las aves primaverales y el 15,4% de

Nº 10, febrero 2016

las otoñales, mientras que A. i. interpres
aglutinó el 55,1% de las aves primave­
rales y el 84,6% de las otoñales.
Discusión
E s ta tu s s u b e s p e c í fi c o e n A s tu r i e s
La población asturiana de vuelve­
piedras fue en aumento en las últimas
dos décadas. Las dos poblaciones que
visitan Europa están en posible declive:
la del norte europeo y la del noreste de
Canadá y Groenlandia (Wetlands Inter­
national, 2015). Recuperaciones de aves
anilladas muestran que las aves que
invernan en el norte de España tienen
una procedencia similar a la de la pobla­
ción europea (Branson et al., 1978; da­
tos inéditos): NE. Canadá y Groenlan­
dia. De ahí debería proceder la pobla­
ción asturiana invernante, pues aquella
estuvo en aumento hasta hace unos
años. Por otra parte, hay 4 recupera­
ciones en Asturies, todas durante los
pasos migratorios (que podrían dirigirse
a invernar en África): Suecia, Finlandia,
Rusia y Polonia. Este ave polaca tenía
rasgos intermedios entre ambas subes­
pecies. Las aves de la población neár­
tica tienen el color estándar de A. i. in­
terpres, aunque en la isla canadiense de
Ellesmere hay ejemplares con medidas
y plumajes intermedios (Guy Morrison,
com. pers.). Así, las aves asturianas con
rasgos de A. i. morinella podrían prove­
nir tanto de la población europea como
de la americana (foto 3).
¿Existen subespecies en Vuelvepie­
d ras?
Exceptuando el registro de un
ejemplar A. i. morinella en el Reino Uni­
do en 1971, sólo se conoce otro registro
de un vuelvepiedras migrando entre
EE.UU. y Europa: Nigel Clark (com.
pers.) observó un ave posiblemente in­

­ 37 ­

_______________________

Maresía

Observaciones: vuelvepiedras neárticos

vernando en el Reino Unido que fue
encontrado muerto dos años más tarde
en Carolina del Norte. Ambos registros
deben considerarse excepcionales por­
que son únicos, y por lo tanto debería­
mos afirmar que A. i. morinella no
ocurre en Europa.

F3: comparación de piel de museo de A. i.
morinella con dos aves en Xixón.

Entonces ¿existen A. i. interpres
similares a A. i. morinella? Las biome­
trías publicadas (Prater y Marchant,
1977; Cramp y Simmons, 1982;
Nettleship, 2000) señalan que se sola­
pan bastante entre ambas subespecies,
y sólo combinando dos o tres medidas
se pueden diferenciar. Sin embargo, las
poblaciones de Asia oriental y Alaska
son similares en tamaño a A. i. morine­
lla y tienen un color similar al de A. i.
interpres, aunque los machos tienen
más rojizo en las cobertoras alares
(Cramp y Simmons, 1982). Según Prater
y Marchant (1977) existen aves a medio
camino entre las dos subespecies en
Alaska. Paulson (2005) declaró que las
aves de Europa y del Pacífico
americano son más oscuras y menos

coloreadas que las aves del Atlántico
americano. Hayman y colaboradores
(1986) afirmaron que hay una clina en el
color en el Paleártico oriental. Como ya
comentamos, Guy Morrison (com. pers.)
indicó que hay una población con
plumajes similares e intermedios entre
ambas razas en la isla canadiense de
Ellesmere (con área de invernada en
Europa). Summers y colaboradores
(1989) señalaron que existen sólo pe­
queñas diferencias en las medidas
corporales entre las cinco poblaciones
de todo el mundo, pero son diferentes
en su fenología y rutas migratorias.
Algunos expertos en vuelvepie­
dras (com. pers.) comentaron que es
muy difícil distinguir entre ambas
subespecies en el campo: Nigel Clark
afirmó que los jóvenes de A. i. interpres
son muy variables en la coloración y no
varían a lo largo de su distribución
mundial; Mark Peck analizó cadáveres
en el Museo Real de Ontario y no encon­
tró rasgos seguros al 100% para dife­
renciar entre ambas subespecies en el
campo; Guy Morrison señaló que hay
grados en el tono de color y hay tanta
variabilidad que no es seguro diferen­
ciarlas en el campo; Pavel Tomkovich
afirmó que existe una gran variabilidad
en la coloración.
Mi conclusión es que al no ser
posible diferenciar con seguridad am­
bas subespecies en el campo, tendría­
mos que hablar de poblaciones y no de
subespecies. Por lo tanto, debería reali­
zarse una investigación exhaustiva de
las pieles de los museos y análisis
genéticos de todas las poblaciones del
mundo, y mientras este estudio clarifi­
cador no exista, yo dejaría en suspenso
las subespecies en el vuelvepiedras.

­ 38 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Agradecimientos
Algunas personas me proporcio­
naron información: Guy Morrison, Pavel
Tomkovich, Hans Meltofte, Steve Ken­
dall, Joanna Skulski, Clive Minton, Da­
niel Ruthrauff, Mark Peck, Nigel Clark,
Falk Huettmann, Rob Schuckard, Susan
Savage, Colleen M. Handel, Antonio
Sandoval, Theunis Piersma y Peter
Adriaens.
Bibliografía
Álvarez Laó, C. (2002). Dinámica
poblacional del Correlimos oscuro
(Calidris maritima) y el Vuelvepiedras
(Arenaria interpres) en Gijón. Actas de
los II Alcuentros Ornithológicos Asturia­
nos, Gijón, 13 al 15 de diciembre de
2002.
Branson, N. J. B. A., Pointing, E.
D. y Minton, C. D. T. (1978). Turnstone
Migrations in Britain and Europe. Bird
Study 25: 181­187.
Cramp, S. y Simmons, K. E. L.
(eds.) (1982). Handbook of the birds of
Europe, the Middle East and North Afri­
ca: The birds of the Western Paleartic.
Vol. III. Oxford University Press, Oxford.
del Hoyo, J. y Collar, N.J. (2014).
HWB and BirdLife International Illustra­
ted Checklist of the Birds of the World.
Volume 1: Non­passerines. Lynx Edi­
cions, Barcelona.
Engelmoer, M. y Roselaar, C. S.
(1998). Geographical Variation in Wa­
ders. Kluwer, Dordecht.
Hayman, P., Marchant, J. y Prater,
T. (1986). Shorebirds. An identification
guide to the waders of the world. Chris­
topher Helm, London.
Nettleship, D. N. (2000). Ruddy
Turnstone (Arenaria interpres). The
Birds of North America, No 537 (A.
Poole y F. Gill, eds.). The Birds of North
America. Inc., Philadelphia.

Nº 10, febrero 2016

Paulson, D. (2005). Shorebirds of
North America: The Photographic Gui­
de. Princeton University Press, Prince­
ton & Oxford.
Prater, T. y Marchant, J. (1977).
Guide to the Identification and Ageing
of Holartic Waders. BTO, Tring.
Summers, R. W., Underhill, L. G.,
Clinning, C. F. y Nicoll, M. (1989). Popu­
lations, migrations, biometrics and
moult of the Turnstone Arenaria inter­
pres on the East Atlantic coastline, with
special reference tl the Siberian
population. Ardea 77: 145­168.
Tomkovich, P. S. y Serra, L.
(1999). Morphometrics and prediction of
breeding origin in some Holartic wa­
ders. Ardea 87: 289­300.
Wetlands International (2015).
Waterbird Population Estimates ­ Sixth
Edition . Disponible en la web
wpe.wetlands.org.

­ 39 ­

Autor: César Álvarez Laó

_______________________

Maresía

Observaciones: charchar

El Charchar na tradición oral asturiana

Col nome de Charchar, Richar­
char o Cagaestaques conozse n´Astu­
ries a la Tarabilla (Saxicola torquata).
Desti paxarí atopamos una interesante
lleenda:
“Hai un paxarín que llamamos
charchar que cantaba “char, char, char”
y nel cantar decía: Rei Rodríu, Rei Ro­
dríu, cayó de la ponte al ríu y muríu y
muríu”. Contáu por Generosa Rodríguez
García, 89 años, natural de El Llano, El
Pieloro, conceyu Carreño. Recoyío´l 10­
IV­2015.
Resulta curiosa la referencia a esi
Rei Rodríu, y podría tratase del último
rei visigodu, Rodrigu (710­714), que mo­
rrió, sigún cuenten, na Batalla del Gua­
dalete o de La Janda nel 711 escontra
los musulmanes, sigún les versiones a
manos de Tariqu o afogáu nel ríu Gua­
dalete, porque cuéntase que´l so caba­
llu y parte de la so armadura atopáronse
na oriella´l ríu. Estes son les versiones

“oficiales” anque cerque Viseu (Portu­
gal) atopose una llábana onde podía
lleese Rodericus Rex, lo que pa del­
gunos hestoriadores sedría que Rodri­
gu hubiese afuxío ellí pa reorganizase.
Nel romanceru asturianu fálase del Rei
Rodrigu que muerre nuna cueva devo­
ráu por una sierpe de siete cabeces co­
mu penitencia pol incestu cola so her­
mana. Seya comu fuere, esta hestoria
fae del charchar l´heraldu de la muerte
l´últimu rei visigodu.
Testu: Alberto Álvarez Peña.
Semeya: Isolino Pérez Tuya.
Anexu del editor de Maresía:
otros nomes asturianos pal Charchar
son Ficha, Bicho, Birchu, Bichar, Bi­
charchar, Becharchar, Charcharín, Char­
charo, Zarzar, Charraplada, Chaschás,
Chicharra, Chicharru, Cagamangos, Ca­
gapraos, Istra, Carbonera.

­ 40 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Nº 10, febrero 2016

Noticia de un caso de migración de picogordos por el Golfo de Vizcaya

El día 14 de septiembre de 2014,
durante una salida para observar cetá­
ceos y aves marinas en el Golfo de Viz­
caya con la empresa VerBallenas, vimos
dos picogordos (Coccothraustes cocco­
thraustes) en vuelo hacia el sureste a
baja altura –unos 15 metros sobre el
nivel del mar­. La observación se hizo
hacia las once de la mañana, a unas 3
horas de navegación al norte del puerto
de Santurtzi (Bizkaia) y con buenas con­
diciones meteorológicas.
Las poblaciones más septen­
trionales de la subespecie nominal de
picogordo (C. c. coccothraustes), que
es la presente en Europa, tienden a mi­
grar a mayor distancia que las pobla­
ciones meridionales, que se consideran
sedentarias o que realizan desplaza­
mientos cortos. Algunas rutas migra­
torias que siguen les obligan a cruzar
áreas marinas. Es el caso, por ejemplo,
de las aves de Suecia que se desplazan
a Dinamarca, o de las aves que esporá­
dicamente llegan a la costa este de
Gran Bretaña desde el continente, o de
las que cruzan el Mediterráneo para al­
canzar las islas Baleares, Malta o inclu­
so el norte de África.
Sin embargo, no se había notifi­
cado el paso migratorio de picogordos
por el Golfo de Vizcaya. Gracias a la re­
cuperación de aves anilladas se sabe
que algunos picogordos originarios de
Bélgica y noroeste de Alemania se des­
plazan hasta el Cantábrico oriental para
pasar la invernada, lo que sugiere que
aves con esa procedencia podrían se­
guir, ocasionalmente, una ruta migra­
toria por el Golfo de Vizcaya.

Bibliografía
Cramp, S. (1998). The complete
Birds of the Western Palearctic on CD­
rom. Oxford.
SEO/BirdLife
(2012). Análisis
preliminar del banco de datos de
anillamiento de aves del Ministerio de
Agricultura, Alimentación y Medio
Ambiente, para la realización de un
atlas de migración de aves de España.
SEO/BirdLife­Fundación Biodiversidad.
Madrid.
Autor texto: Ángel Quirós Menén­
dez

­ 41 ­

_______________________

Maresía

Opinión: divulgación

Opinión
Divulga que algo queda

¿Vale para algo la divulgación?
La mayoría de lo que vemos y oímos es
superficial y poco original; se repiten
las cosas clásicas, como que una piña
roída siempre será de ardilla, cuando la
mayoría de las veces la roen los rato­
nes. La mayoría de los divulgadores no
tienen conocimientos suficientes ni di­
dáctica.
La difusión popular de la natu­
raleza en Asturies tuvo su edad de oro a
finales del pasado siglo y comienzos del
presente, cuando los periódicos publi­
caban todos los domingos fascículos
sobre maravillas regionales, paisajes y
fauna, con buenas imágenes pero tex­
tos de inferior calidad. Se publicaban
numerosos libros sobre la naturaleza de
los espacios protegidos y los animales
más conocidos. Pero los canales han
cambiado: actualmente se continúa la
divulgación a través de experiencias
personales en internet (blogs, galerías
de fotos). Y ya se sabe lo que se en­
quistan los bulos y errores en internet,
por lo que creo que bajó bastante la
calidad en la información que se pro­
paga, aunque hay más acceso que nun­
ca a buenos contenidos (haberlos hay­
los).
La situación en Asturies
Hubo valientes editoriales, como
Ayalga y GH, que publicaron pioneros
libros como La Fauna Salvaje Asturiana
(1976), La Flora Asturiana (1977) o Los
Mamíferos (1986). También proyectos
personales, como las sucesivas edicio­
nes de la Guía de las Aves de Asturias
de Alfredo Noval Junquera (1986­2001),
cuya gran obra divulgativa no está

suficientemente reconocida. Otras edi­
toriales actuales, como Trea o Nobel pu­
blican menos libros que aquellas. Pare­
ce claro que la divulgación mediante
publicaciones en papel está menguan­
do. ¿Hubo un boom como el inmobi­
liario, afecta la crisis económica, dismi­
nuye el interés de la gente por la
naturaleza? El interés popular no decre­
ce, como se puede ver en internet, pero
sí puede afectar la crisis al número de
publicaciones naturalistas, aunque tam­
bién es posible que existiese un boom
diseñado comercialmente por las edito­
riales. Veremos si en los próximos años
remonta la situación actual o ya tocó
techo.
Pocos naturalistas divulgan hoy
masivamente para el público asturiano.
El más prolífico es Luis Mario Arce Ve­
lasco. Escribe fundamentalmente sobre
aves, pero también de espacios prote­
gidos, principalmente de la ría de La
Villa/Villaviciosa. Su labor en el perió­
dico `La Nueva España´ le proporciona
agilidad en la escritura, pero adolece de
una excesiva exposición de datos, lo
que le hace poco ameno, como refleja
también en sus charlas. Entre sus
numerosos libros destacaría `Aves Mari­
nas de Asturias´ (1998), donde compila
interesante información de otros obser­
vadores, aunque también incluye algu­
nas citas erróneas y no contrastadas.
Para el público general, su conoci­
miento de muchos temas naturales le
otorga ser un referente en la divulga­
ción de la naturaleza asturiana.
Un autor importante es el catedrá­
tico de botánica y director científico del
Jardín Botánico Atlántico de Xixón/

­ 42 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Gijón, Tomás Emilio Díaz González. En
el número de libros publicados se acer­
ca a L.M. Arce, pero en la gran cantidad
de conferencias impartidas no conozco
a nadie que se le iguale, por no mencio­
nar los cerca de 300 artículos científicos
publicados, ni su maestría como dibu­
jante e ilustrador. La mayoría de su di­
vulgación se dedica a la flora regional,
aunque con su vasto conocimiento pue­
de tocar todos los palos. Tiene dos li­
bros que considero importantes para el
conocimiento de la naturaleza asturiana:
`La Flora Asturiana´ (1977, con reedición
actualizada en 2003) y `Guía de las joyas
de la Botánica de Asturias´ (2009). Lo
considero el mejor divulgador de la na­
turaleza asturiana, no sólo por sus
textos y dibujos precisos y amenos, si­
no por su oratoria brillante y muy entre­
tenida.
Otros naturalistas tienen menos
libros publicados, pero también intere­
santes, como los de José María Fernán­
dez Díaz­Formentí sobre los bosques y
paisajes. En ellos destacan sus exce­
lentes fotos, pero uno de ellos también
incluye un prestoso CD con sonidos:
`Bosques de Asturias. En el Reino del
Busgosu´ (1994). También es recomen­
dable `Árboles y arbustos naturales de
Asturias´ (2004). Otros autores han es­
crito mucho menos, pero dejaron obras
importantes. Relativo a los árboles hay
dos obras para mí imprescindibles: `Ár­
boles y Bosques. Naturaleza de
Asturias´ (1987) de Jesús García Albá, y
`Guía de los árboles d´Asturies´ (2007)
de Bertu Ordiales y Guillermo César
Ruiz. Sobre geología hay poco, donde
destaca `Geología de Asturias´ (1995) de
Carlos Aramburu y Fernando Bastida, y
las más recientes guías de la geología
de los Picos de Europa.
La Administración asturiana publi­

Nº 10, febrero 2016

có un buen número de libros correspon­
dientes a estudios de investigadores de
organismos públicos. Entre ellos es
destacable `Algas marinas de Asturias´
(2007). Por otra parte, numerosos ar­
tículos publicados en revistas científicas
tienen eco en los medios de comuni­
cación.
La situación divulgativa en radio y
televisión deja bastante que desear,
pues prácticamente sólo se dedican a
animales domésticos. Hay un programa
en la televisión regional que recorre la
naturaleza asturiana y cuyo presentador
tiene dotes de comunicador (Camilo
Sousa en `Mochileros´), pero sus cono­
cimientos no están acordes con su
verborrea, pues numerosas identifica­
ciones de especies son erróneas.
A continuación vamos a analizar
la divulgación ornitológica de Asturies a
través de 4 obras recientes: 3 guías de
aves y un atlas.
Guías de aves
La primera guía de aves de
Asturies fue la de Alfredo Noval en 1986,
que tuvo tres ediciones. Es una obra im­
presionante, muy buena para estar reali­
zada por una sola persona, aunque in­
corporó informaciones de otros obser­
vadores en las 2ª y 3ª ediciones. Por eso
la 1ª edición fue criticada de subjetiva y
especulativa por algunos ornitólogos,
aunque es muy difícil que hoy en día
una sola persona pueda hacer algo de
similar calidad, incluso con las facili­
dades que da internet.
Por desgracia esa magnífica obra
está agotada, por lo que surgieron tres
nuevas guías:
­ `Aves de la España atlántica´
(2012), de Luis M. Arce, Víctor M. Váz­
quez Fernández y Gonzalo Gil Madrera.
Novedosa concepción de guía al abarcar

­ 43 ­

_______________________

Maresía

Opinión: divulgación

toda la cornisa cantábrica, Galicia y
regiones limítrofes. Está bien planifica­
da y explicada e incluye buenos dibujos
de Gonzalo Gil (uno de los mejores
ilustradores de aves de Asturies). Se
entiende el uso del título, pero en esos
términos debería incluir Huelva y Cádiz.
En la introducción repite algunos peque­
ños errores geográficos que copian casi
todos los textos divulgativos, como que
el límite occidental del Cantábrico está
en Estaca de Bares (pero está en Cabo
Ortegal), determinadas altitudes de cum­
bres (como la máxima de Picos de Euro­
pa, que no es el Torrecerredo si no el
Llambrión) o el uso del término “ría” en
el Cantábrico (cuando estrictamente son
estuarios).
Cada especie se trata de forma
demasiado escueta, posiblemente debi­
do a que son muchas las especies a
mostrar; quizás podrían haberse inclui­
do más cifras de máximas concentra­
ciones y censos de invierno. Tratar un
área tan extensa sin autores de cada
zona hace caer en falta de información:
por ej., en la espátula Platalea leucoro­
dia cita tres localidades cantábricas,
pero no la principal para la invernada en
el norte ibérico (la ría de Arousa); o en el
vencejo pálido Apus pallidus no incluye
la colonia de la ciudad de A Coruña. Hay
algunos errores en la identificación, co­
mo afirmar que la garceta común Egre­
tta garzetta sólo tiene las plumas orna­
mentales de la nuca durante el periodo
reproductor (hay bastantes ejemplares
que las tienen casi todo el año, salvo
durante la muda postnupcial) o los
sexos cambiados en la avoceta Recurvi­
rostra avosetta. Las descripciones de
los inmaduros de gaviotas grandes de­
jan bastante que desear, por la variabili­
dad y complejidad de sus plumajes (que
no se advierte en el texto), lo que hace

imposible la diferenciación en no pocos
ejemplares. El concepto plumaje de “in­
vierno” y de “verano” debería evitarse
pues hay especies que mudan al plu­
maje nupcial en pleno invierno y pierden
éste en pleno verano (por ej., determina­
das gaviotas). En el listado de especies
ocasionales y accidentales hay errores,
como citar a la pardela mediterránea
Puffinus yelkouan (cuando no hay citas
confirmadas), afirmar que el chorlitejo
grande Charadrius hiaticula tundrae es
accidental (cuando es regular), o incluir
al paíño de Wilson Oceanites oceanicus,
al correlimos pectoral Calidris melano­
tos y al págalo rabero Stercorarius lon­
gicaudus cuando los propios autores
dicen que son migrantes regulares.
­ `Guía de las aves de Asturias´
(2013), de Luis Frechilla García. Es una
obra meritoria porque está hecha por un
solo autor, incluso los dibujos. Por des­
gracia utiliza el mismo título que la obra
de Alfredo Noval. Esta guía destila
continuamente experiencia personal (lo
que me parece acertado), muy alejada
de lo impersonal que se observa en las
obras de los autores anteriores. Las
fichas para cada especie están bien es­
tructuradas, con buenos comentarios,
que muchas veces no se detienen en
aspectos detallados de identificación
(describen lo general), pues para eso
están otras guías. No dispone de mapas
de distribución, aunque es discutible si
son necesarios para una región relativa­
mente pequeña como la asturiana en un
libro de estas características. Las ilus­
traciones son en general buenas, aun­
que hay algunos errores, como los pies
oscuros del cormorán moñudo inmadu­
ro Phalacrocorax aristotelis (son claros),
la ilustración de garza real Ardea cinerea
que señala como “inmaduro en invier­
no” (es un adulto en otoño), o la aguja

­ 44 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

colipinta joven Limosa laponica que in­
dica como “adulto en invierno”. Tam­
bién hay algunos errores en la descrip­
ción de plumajes, como en el chorlitejo
grande Charadrius hiaticula cuando
describe el plumaje invernal que en rea­
lidad es sólo el del joven, o la de la ga­
viota argéntea Larus argentatus de la
que señala rasgos que son compartidos
por otras gaviotas grandes.
­ `Aves de Asturias´ (2014), de
Luis M. Arce, Víctor M. Vázquez
Fernández y Gonzalo Gil Madrera. Sigue
el modelo de la guía de Alfredo Noval y
el de la guía de la España atlántica de
los mismos autores publicada dos años
antes (de la que incluye los mismos
dibujos). Es una obra más detallada que
la de L. Frechilla. Introduce de forma
novedosa la separación por zonas bio­
geográficas a nivel regional, pero luego
no desarrolla ésta y no la compara con
las distribuciones de regiones vecinas.
En la introducción es curioso que utili­
cen el vocablo “carvallo” para designar
el nombre común del roble, pues aun­
que es la grafía indicada por la RAE, ni
en Asturies ni en Galicia se utiliza con
“v” sino con “b”, como recogen nume­
rosos topónimos.
La guía está bien en general, pero
como es lógico, al tratar con tanta infor­
mación y citas es normal que surjan
algunos errores: por ej., no citar la
subespecie de correlimos gordo Cali­
dris canutus islandica (que es regular),
no incluir la costa central y occidental
en el área de distribución del herrerillo
capuchino (que sí ocupa), dibujar el
área de ocupación del gorrión chillón
Petronia petronia a toda la costa astu­
riana, cuando hace años estaba restrin­
gido al occidente y actualmente quizás
se haya extinguido; o indicar que las

Nº 10, febrero 2016

poblaciones de gorrión común se man­
tienen en las ciudades, cuando se ha
confirmado que disminuyen, al menos
en Avilés. Pero también hay errores que
pueden ser atribuidos a sus autores por
desconocimiento, como indicar que só­
lo existe una cita de la subespecie de
chorlitejo grande Charadrius hiaticula
tundrae (cuando es regular) o que el
verdecillo sea probablemente sedenta­
rio en zonas bajas (cuando marcha al
final de la época reproductora). No
comprendo como en el apéndice de es­
pecies ocasionales y accidentales inclu­
ye algunas que son regulares (por ej.,
gaviotas cáspicas, polares e hiperbó­
reas), ni que sólo incluya citas de espe­
cies homologadas por el Comité de Ra­
rezas de la Sociedad Española de
Ornitología (SEO/BirdLife) para la mayo­
ría de las especies, pero también inclu­
ya otras no homologadas y de dudosa
identificación (por ej., pardela medi­
terránea Puffinus yelkouan o collalba
rubia reproductora Oenanthe hispani­
ca).
Se nota la inexperiencia de los
autores en algunas especies, pues repi­
ten la información de otras guías de
forma errónea, como dibujar terciarias
de joven e indicar que son adultos en
ambos zarapitos, indicar amarillo el pi­
co de las chovas piquigualdas jóvenes
(cuando es rosa), o la diferenciación se­
xual del gorrión alpino Montifringilla
nivalis que basan en los colores de ca­
beza y pico (cuando se solapan) y no ci­
tan el rasgo diagnóstico del tono de las
coberteras del `hombro´.
Las tres guías son meritorias,
pero por desgracia ninguna llega al ni­
vel de la de Noval.
Atlas

­ 45 ­

`Atlas de las aves nidificantes de

_______________________

Maresía

Opinión: divulgación

Asturies (1990­2010)´ (2014), de Elías
García y otros. La edición está bastante
cuidada y muy ilustrada, con fotografías
realizadas en su mayoría en Asturies, y
dibujos de Gonzalo Gil. Sigue la con­
cepción clásica de los atlas, con expli­
caciones de la biogeografía, vegetación
y geología regional. De forma novedosa
añade para cada hábitat muchos datos
sobre abundancias de especies. Las fi­
chas por especies incluyen listas numé­
ricas de abundancias por hábitats y alti­
tudes. Se da un tratamiento inusual a un
largo capítulo sobre problemas de con­
servación.
La concepción de los atlas de dis­
tribución ya tiene muchos años, por lo
que actualmente su realización no se
circunscribe sólo a los mapas de distri­
bución, sino que las abundancias tienen
un peso importante. Y éste fue un as­
pecto buscado en el diseño del actual
atlas asturiano por medio de estimas
poblacionales. Pero no fue así en el pri­
mer intento de atlas, que ya ocurrió en
los años 70s del pasado siglo, y no se
llegó a concluir, al igual que otros inten­
tos posteriores. La falta de suficientes
colaboradores impedía llevarlo a cabo.
Este fue uno de los motivos por los que
el INDUROT (centro investigador de la
Universidad de Oviedo) comenzó en el
año 1994 a contratar a ornitólogos para
realizar recorridos por distintos hábitats
asturianos, con el fin de crear una base
de datos de distribuciones de cara a
realizar consultorías a proyectos. Esta
circunstancia fue uno de los detonantes
del actual atlas asturiano, junto al pro­
yectado por la SEO.
Esta entidad tardó muchos años
en editar su primer atlas. El resultado
fue irregular, pues aglutinaba datos de
20 años de forma no metódica, tenía
bastantes zonas sin datos y otras con

errores (al menos en Asturies). Por eso,
tras su publicación empezaron a plani­
ficar el siguiente atlas. Así, en el año
1998 ofrecieron participar a otras aso­
ciaciones a cambio de una pequeña
ayuda económica. Esa cantidad de dine­
ro era ridícula para una región de una
orografía tan diversa como la asturiana,
lo que unido a que no quisieron aportar
los datos asturianos del atlas nacional
anterior para depurar los errores, hizo
que se debatiera en la Coordinadora
Ornitolóxica d´Asturies qué hacer: parti­
cipar “por cuatro duros” y así evitar
errores en el nuevo atlas nacional, o
lanzarse a realizar un atlas propio. Se
optó por lo segundo. Para minimizar la
falta de colaboradores, se estableció un
convenio con el INDUROT, por lo que su
reciente base de datos serviría para
cubrir huecos en la prospección de
campo. Así, se planteó un trabajo de
campo a dos años (1999­2000). Pero
cuando pasaron éstos, uno de los coor­
dinadores decía que quedaban algunos
huecos o especies por mejorar la cober­
tura. Y de esta manera la historia se fue
alargando año tras año. Así, de un atlas
que inicialmente iba a cubrir unos po­
cos años de estudio, los coordinadores
lo alargaron a 20 años. ¿El resultado
mereció la pena o se repitieron los erro­
res de la SEO con el primer atlas?
Con la experiencia de tantos
años, la ilusión creada, los buenos or­
nitólogos de esta región, el trabajo no
alcanzó el resultado esperado: el libro
no será la referencia definitiva ni mejora
sustancialmente la distribución que
muestran los atlas de la SEO. Un trabajo
científico debe ser riguroso, pero en el
atlas asturiano hay muchos errores,
gran cantidad de texto que son sólo opi­
niones gratuitas de los autores (sin artí­
culos que las sustenten), deficiencias

­ 46 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

bibliográficas, etc. Pero vayamos por
partes:
­ Imágenes: la decisión de poner
sólo fotos realizadas en la región podría
ser lógica si hubiese mucha cantidad y
calidad de la que disponer, pero no fue
así. Muchas fotos son repetitivas, y en
bastantes ocasiones de dudosa calidad.
Da la impresión de que se utilizaron pa­
ra rellenar páginas. ¿Merece la pena edi­
tar un libro de formato grande y grueso
(y caro) en el que sobran tantas pági­
nas?
­ Periodo de estudio: el periodo
tan enorme de recogida de datos, 20
años, es uno de sus principales errores.
Los atlas se hacen, por regla general,
con un trabajo de campo de unos 3­4
años. Luego se publica el resultado,
aunque se tarden años. Y al cabo de
unos cuantos años se vuelven a realizar
muestreos durante 3­4 años, para ver
los cambios. Lo lógico y usual es con­
centrar el trabajo de campo en muy
pocas estaciones seguidas, para que la
visión de la avifauna esté concentrada
en un marco temporal comparable entre
años. Pero el asturiano incluye informa­
ción de principios de los 90s junto a
información de 2010 o poco antes, en
un mismo mapa. A pesar de que los
puntos del mapa de cada década tengan
un tono de color diferente, esto no se
debería mezclar, ya que los cambios en
el medio son tan rápidos por culpa de la
acción del hombre, que no tiene sentido
incluir información de un arco de años
tan amplio en un mismo mapa. Los
datos antiguos están tomados en zonas
que en 2010 a saber cómo están: auto­
pistas, construcciones, cambios del uso
del suelo (abandono de las tareas del
campo que originan forestación) y mu­
chos más. Para colmo, los datos de los

Nº 10, febrero 2016

últimos años fueron datos “sueltos”, es
decir, para añadir más cuadrículas a de­
terminadas especies. Entonces ¿por
qué no se incluyeron también datos de
zonas en las que habían desaparecido
algunas especies que sí estaban en los
90s? Porque sólo interesaba mostrar
mapas lo más rellenos posibles. Esto es
un auténtico disparate y resta mucha
credibilidad al atlas.
­ Tamaño del área de estudio: a
pesar de la falta de colaboradores ini­
cial, si se va a tardar tantos años en pu­
blicar el atlas ¿por qué no se hizo una
prospección más fina, al menos para al­
gunas zonas determinadas? Siendo As­
turies un territorio pequeño (para lo que
es un atlas), usar el tamaño de cuadrí­
cula de 10x10 km podría ser un error, no
solo por la extensión de territorio a
muestrear (pequeño) sino porque es una
región muy montañosa. La malla ideal
habría sido de 5x5 km. O si se usa la de
10x10, haciendo muestreos estratifica­
dos en malla inferior para abordar ma­
pas de densidades, usando modelos. El
catalán, por ejemplo, se hizo con malla
de 10x10 para presencia/ausencia, y al
mismo tiempo de malla 1x1 para la gen­
te que hiciera estimaciones cuantitati­
vas. De esta manera se conseguían dos
mapas, el de cuadricula con puntos y
sin ellos. Y el de densidades (o mejor
dicho, probabilidad de presencia mos­
trada con gradación de color). La canti­
dad de cuadrículas 1x1 muestreadas en
Catalunya fue muy buena, pudiendo ha­
cerse unos mapas de densidades bas­
tante buenos en general; para las
especies que no lo presentaron muy fia­
ble, se comentó en el texto. En Asturies
se hicieron densidades en base a reco­
rridos (no suficentes). Hoy día ya no se
hacen atlas sólo con mapas de presen­
cia/ausencia. Es una información dema­

­ 47 ­

_______________________

Maresía

Opinión: divulgación

siado pobre, muy descriptiva. Actual­
mente el objetivo que buscan los atlas
es presentar mapas de densidades, co­
mo han sacado los británicos y catala­
nes.
­ Índices cuantitativos: la presen­
cia de las tablas mostrando índices
cuantitativos a partir de transectos tiene
problemas. Uno de ellos es la heteroge­
neidad del medio. A pesar de las subdi­
visiones de hábitats realizadas en Astu­
ries y que es algo utilizado en algunos
atlas, cuando se habla de transectos en
un hábitat se está simplificando la defi­
nición del medio. En realidad, es todo
mucho más complejo. De ahí que otros
estudios tiendan a hacer la malla muy
fina (1x1 km), que luego permite poner
la información cuantitativa (que se suele
pedir al observador en rango de valores
de 0­10, 11­100, 100­1000, o similares)
sobre capas de información que ya exis­
ten para el territorio. Al final se cruzan
los datos de densidad (en qué cuadra­
dos de 1x1 salen las mayores cantida­
des de cada especie) con los mapas de
uso del suelo, de manera que se puedan
hacer inferencias de qué variable expli­
ca la presencia en cantidad alta o baja
de cada especie. Así, por ejemplo, se
puede ver qué aves forestales tienen
unas densidades más o menos constan­
tes, aunque las especies de árboles
cambien por la altitud, o por la densidad
de arboles por hectárea, o por otros de­
talles. Entonces muchas veces se dice
que una especie se halla distribuida por
las zonas forestales, siendo su densi­
dad mayor en zonas de media altitud o
rarificándose a medida que la vegeta­
ción es más mediterránea. Eso es fiable.
Pero decir que esa especie es más
abundante en un encinar que en un
robledal, por decir algo, es una trampa:
robledales hay de muchos tipos, desde

masas jóvenes y más densas, a bos­
ques con ejemplares más viejos, roble­
dales mixtos (de muchos tipos en fun­
ción de la estructura, las especies, la
edad del bosque) y encinares 'puros', y
así un largo etc.
­ Mapas: el principal error que se
atribuyó al primer atlas de la SEO fue la
mala cobertura en la distribución de mu­
chas aves, así, como la inclusión de es­
pecies que no criaban aquí. Esto lo atri­
buimos a la mala calidad de los datos de
campo (o sea, que había participantes
no cualificados). Pensamos que en casa
no íbamos a tener esos problemas, pero
sí que los hubo: los mapas deberían
estar bien, pero detecté algunos errores;
por ej., no se cita la cría de estornino ne­
gro Sturnus unicolor en la comarca de
Cabu Peñes ni en Xixón, pero sí la del
Pinto Sturnus vulgaris, cuando es el Ne­
gro el que abunda mucho más en esas
zonas. Este es sólo un ejemplo que hace
aumentar las sospechas de una mala re­
cogida de datos, incluso entre supues­
tos expertos.
­ Estimas poblacionales: debería
ser uno de los aspectos más rigurosos
del atlas, de cara a comparaciones pos­
teriores y a políticas de conservación,
pero el resultado da risa (y vergüenza):
las estimaciones me parecen exagera­
das (en algunos casos desorbitadas).
Por ejemplo, para el torcecuello Jynx
torquilla el atlas estima entre 690 y 1600
parejas, cuando en un censo realizado
en el año 2014 se censaron menos de
medio centenar. La causa de esta bestial
disparidad se debe al declive poblacio­
nal desde hace bastante tiempo, unido a
que en la base de datos del atlas dieron
como parejas diferentes a mismos terri­
torios que compartían más de una cua­
drícula. Además, que la presencia de un
ejemplar suelto se dé como posible pa­

­ 48 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

reja en las estimas va contra su propia
metodología. Hay más especies en de­
clive, como el avión zapador Riparia ri­
paria (según censo de 2015) o la gaviota
patiamarilla Larus michahellis (en sus
colonias naturales). Por otra parte, en
otras especies se dieron como diferen­
tes parejas una misma con amplio
territorio (por ej., el treparriscos Ticho­
droma muraria). En numerosas ocasio­
nes se debería hablar de territorios y no
de parejas. Hay especies cuya estima
poblacional máxima es claramente
falsa, como las 33 000 parejas de alcau­
do­nes Lanius collurio o las 760 de
treparriscos (en todos los Picos de Eu­
ropa no hay ni un centenar). Desconoz­
co el programa informático utilizado
para hacer las estimas (la explicación
de la metodología me parece farragosa),
pero un ornitólogo experto debería dar­
se cuenta (y depurar) cuando ve cifras
que no cuadran con su experiencia de
campo. Así, ya no sabemos que datos
de base están bien y cuales mal.
­ Capítulo sobre conservación: la
avifauna asturiana tienen muchos pro­
blemas, pero este capítulo parece escri­
to sólo para meter caña a la Adminis­
tración. Existe información favorable
para algunas especies que no se inclu­
ye, y otra info que se menciona pero no
pinta nada. ¿Por qué se muestra un lis­
tado de toda la fauna vertebrada enve­
nenada si este es un atlas de aves?
El texto relativo a la mortalidad en
carreteras muestra una extraña contra­
dicción: comenta el estudio nacional
realizado por la SCV, pero no la informa­
ción asturiana contenida en él. Y si se
siguiesen las indicaciones que da ese
pionero estudio, no se expondría una ta­
bla con datos vistos a 90­120 km/h en
una autopista, cuya información a esa
velocidad es totalmente irrelevante.
­ Bibliografía: demasiadas refe­­

Nº 10, febrero 2016

rencias bibliográficas son bastante anti­
guas. Y es que hay textos que se escri­
bieron diez años antes de publicar el
libro. Otras referencias están citadas en
el texto pero no en el listado final. Hay
información publicada bien conocida
que no se cita para especies pertinen­
tes. Esto es un problema de desfase
temporal y de incluir autores no
suficientemente informados.
En fin, el libro tiene apariencia seria,
pero cuando escarbas ves tantos erro­
res que ya no te puedes fiar de nada de
lo que pone. La obra sirve a nivel divul­
gativo general para los que no conocen
la avifauna asturiana, viendo por donde
se distribuye y que problemas tiene.
Pero para los que sí la conocemos, el
atlas es un desastre: deja la ornitología
asturiana a un bajo nivel.
Autor del texto: César Álvarez
Laó.

­ 49 ­

_______________________

Maresía

Personajes: Benito Fuertes

Personajes
Benito Fuertes Marcos

En Palacio de Torío (León), Febre­
ro de 2016
­
¿Cuándo y cómo empezaste a
i n te r e s a r te p o r e l m e d i o a m b i e n te ?
­
Desde muy crío, con el contacto y
vivencias con los animales más cerca­
nos, en un entorno rural. Procedo de un
pequeño pueblo leonés, en la Vega del
Esla. En aquellos años vivías más
tiempo pescando en el río, trepando a
los árboles en los sotos o buscando
nidos entre las sebes que en casa. Puse
muchas veces a prueba la paciencia de
mi madre cada vez que llevaba a casa
todo tipo de animales: cernícalos, lagar­
tijas, peces, tritones... En el pueblo go­
zaba de un cierto respeto por parte de
los paisanos después de verme mil ve­
ces con las temidas “culiebras” en la
mano. Y, desde pajarero fui poco a poco
pasando a ornitólogo tras el paso por la
Facultad de Biología de León y por días
y días de monte. El conocimiento de al­
gunas asignaturas y la influencia de al­
gunos profesores y compañeros me
llevaron, ineludiblemente, al compromi­
so ambiental.

La foto de mi licencia de pesca,
con diez años.

En el corral de la casa del pueblo (la
vestimenta es completamente setentera).

­
¿ C u á n d o c o n o c i s te a o tr o s
a c ti v i s ta s ?
­
En el colegio tuve un profesor de
Ciencias Naturales y un compañero de
correrías tras el bicherío y con el que
afiancé mi vocación. Pero donde real­
mente conocí a los primeros activistas
en la defensa de la Naturaleza, fue en el
entorno de la Facultad, principalmente
entre los compañeros, no solo los de
promoción; al final los “biólogos de
bota” acabábamos siempre conectando.
Los ejemplos de compromiso ambiental
del profesorado eran, desgraciadamen­
te, mucho más una excepción que algo
habitual. Allí conocí a las primeras per­
sonas que encabezaron el movimiento
ecologista y conservacionista leonés.
Gente procedente del primer CCAN
(Club Cultural de Amigos de la Natura­
leza, siglas detrás de las que también se
escondía un activismo político antifran­
quista) y de la propia Facultad de Biolo­
gía, en especial con los primeros acti­
vistas de URZ, Grupo para el Estudio y
Defensa de la Naturaleza. El nombre
elegido por sus fundadores no fue ca­
sual; respondía a la denominación en

­ 50 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

leonés del brezo, hacía honor a una se­
ña de identidad de la montaña cantábri­
ca y reivindicaba también los paisajes
naturales incomprendidos y hasta de­
nostados por gran parte de estos lares.
Aunque mi acercamiento y primera rela­
ción con ese histórico grupo fundador
fue a través del anillamiento de aves,
actividad en la que aún soy activo des­
de aquél lejano 1986. Tras Luis, Mario,
Ordoño (que, por desgracia, murió pre­
maturamente hace unos años), Santia­
go, etc., entramos con fuerza a formar
parte del grupo un nutrido grupo de
estudiantes muy comprometidos. Con
Emilio, Josines, Guillermo, Pope, Justo,
Sagra, Camino, Alejandro, Bene, Eloy,
Carlos, Miguel, y un largo etcétera, pasé
muchos de los mejores momentos de
juventud. Nuestras reuniones semana­
les, primero en una buhardilla encima
del Emperador, un conocido teatro de
León, fueron una verdadera escuela pa­
ra mí. Aunque tan formativas como
aquellas reuniones lo eran las intermi­
nables tertulias que tenían lugar en las
religiosas procesiones de vinos por el
Barrio Húmedo.

El Sirius, la barca con la que
surcamos las aguas del Esla durante
muchos veranos.

­
¿ E r e s m á s a c ti v o s o l o o e n
g ru p o ?
­
Soy un jugador de equipo. Creo,
en contra de los actuales tiempos, en la

Nº 10, febrero 2016

cooperación frente al individualismo, y
en el bien común frente a la competiti­
vidad al servicio del éxito individual. Es
más, pienso que la exaltación de los
egos es un cáncer para nuestro movi­
miento y para la sociedad en general. La
acción conjunta, además de más efec­
tiva (y afectiva), es mucho más enrique­
cedora.

Con Pope, compañero de Urz, durante la
realización, en la fachada de un edificio
abandonado, de una pintada gigante en
contra de las minicentrales
hidroeléctricas proyectadas en Sajambre
y Valdeón.

­
¿ L l e v a s r e g i s tr o d e l o q u e h a c e s
p o r e l M. A m b i e n te ? C u a d e r n o s d e
camp o .
­
No como tal, no es necesario. La
memoria va haciendo su filtrado y deja,
a la postre, los asuntos más importantes
y las vivencias más intensas o diverti­
das. También es un seguro contra el
desánimo. Riaño, por ejemplo. El relato
de la lucha en aquella historia fue una
guerrilla contra muchos intereses eco­
nómicos y especulativos, plagada de de­
rrotas. Sin embargo, tras los recuerdos
amargos, me dejaron mucho poso las
historias de amistad, compromiso, soli­
daridad, y pude conocer también a per­
sonas admirables, combativas y valien­
tes.
Otra cosa son los cuadernos de

­ 51 ­

_______________________

Maresía

Personajes: Benito Fuertes

campo. El cuaderno de campo es sagra­
do. El más débil de los trazos de un lá­
piz, es más fuerte que la más robusta de
las memorias. Además, como uno más
de los hijos de Félix y del Comandante
Cousteau, aprendí que los cuadernos de
campo y bitácora, además de una op­
ción, eran una obligación para un natu­
ralista y aprendiz de científico. Aunque
tampoco ha sido para mí una obligación
obsesiva y reconozco una gran irregu­
laridad en cuanto a mis aportaciones y
registros en ellos. En todas mis salidas
de campo nunca faltaron los prismáti­
cos rusos, el cuadernín, la Peterson y el
chorizo de la matanza de casa.

Receso en una reunión de la PDCC
en el Bierzo.

­
Aso ci aci o n es
a
l as
que
p e r te n e c e s .
­
De ámbito conservacionista, soy
colaborador de varios colectivos y aso­
ciaciones. De forma más activa procuro
no dispersar mucho mis esfuerzos y
soy socio de URZ y de la PDCC
(Plataforma para la Defensa de la Cordi­
llera Cantábrica), de la cual también soy
cofundador. En relación a ello no puedo
dejar de hablar del privilegio de haber
formado esta columna junto a viejos
luchadores, como Alberto, Emilio, Javi,
Ernesto, Fran, Fernando, Juan Ángel,
César, Pablo, José... en nuestros en­
cuentros y correrías por Degaña, el Alto
Sil, Ibias y otros magníficos lugares de

la Cordillera, he tenido vivencias muy
intensas.
Hace más de diez años, junto con
otros anilladores y amigos, constituí­
mos el Grupo Ibérico de Anillamiento
(GIA) que, aún siendo una entidad fun­
damentalmente científica, tiene también
una fuerte componente conservacionis­
ta. Con Juan, Josines, Hectorín, David,
Miguel, Isa, Fran, José Luis, Nacho,
Carlos, Javi, Pepe, Coco... he pasado mil
horas estudiando pájaros en Picos,
Villadangos, la Valduerna... y otros mu­
chos lugares de la provincia de León, y
otros territorios.
Fui socio de la SEO (Sociedad Es­
pañola de Ornitología) desde 1986, aso­
ciación que abandoné hace pocos años,
en cuanto me fue posible y debido a la
deriva y cambio de rumbo en cuanto a
su filosofía objetivos y formas de actua­
ción. Creo que, en varias líneas de ac­
tuación, están haciendo un flaco favor a
los objetivos que dicen perseguir, ade­
más de ejercitar, en algunos casos, un
flagrante intrusismo profesional y com­
petencia desleal con algunas personas y
empresas.
Completan el listado de cuotas,
las del COB, las de varias Sociedades
Científicas y otras, de índole más social.

Volviendo de Sestogordo, en Muniel.los,
con Emilio, Fran y José.

­
C u á l e s tu r e l a c i ó n c o n
C o r d i l l e r a y p a i s a j e s c a n tá b r i c o s .

­ 52 ­

la

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

­
Pues, puedo afirmar que mi patria
onírica está en estas montañas, entre
sus, brañas, bosques, brumas y peñas.
Aunque el patio de mi recreo sigue en
las aguas y riberas del Ástura.
Confieso que encuentro belleza e
intriga en casi todos los ambientes y
biotopos naturales. Me resulta muy esti­
mulante la interpretación de paisajes,
formaciones, estrategias de adaptación
de animales y plantas, razas autóctonas
o usos humanos del entorno. Sin embar­
go, reconozco también que hay dos pai­
sajes y biotopos que me llegan más
adentro: los ríos y las montañas. En este
último caso, parte de mi vida, relación y
gustos están en La Cordillera. Desde
que de muy pequeño mis padres me lle­
varon a conocer Lillo o Vegacervera (en
la montaña de leonesa de los Arbolios),
parte de mí quedó atrapado en estas pe­
ñas. Con el transcurso del tiempo he te­
nido ocasión de recorrer gran parte de
sus valles, cordales y cumbres. En los
primeros tiempos llegando a ella en el
tren de FEVE, en coche de línea o en
destartalados coches que compartíamos
entre varios y a los que obligábamos a
hacer de todoterreno. Cientos también
fueron los kilómetros que hicimos por
carreteras y caminos con un “cuatro
latas” y Txomin, un inseparable pastor
vasco.

Tras os Montes, siguiendo la huella

Nº 10, febrero 2016

Con el tiempo he tenido oportu­
nidad de conocer gran parte de los con­
cejos y comarcas de la Cordillera, sobre
todo en León y Asturias, región con la
que siempre tuve una relación especial.
Abundando en este vínculo, María, mi
compañera y apoyo, es asturiana, con
raíces familiares en los valles del Cubia,
entre Grao y Tameza.
Tampoco es casualidad que eligie­
se para vivir un pequeño pueblo de ribe­
ra en el piedemonte de la Cordillera, ro­
deado de sebes y melojares.

En la cumbre del Muxivén, en
L.laciana.

­
¿ Q u é s i g n i fi c a l a c o n s e r v a c i ó n
p a r a ti ?
­
La conservación de la naturaleza,
como concepción global, sigue siendo
parte irrenunciable de mis ideas y de mi
vida. La entiendo como una obligación
ética y necesaria para una existencia
digna como seres humanos.
En relación a las estrategias prác­
ticas, me considero poco intervencio­
nista y suscribo las palabras de Schaller,
el zoólogo, cuando afirmó que la con­
servación de la Naturaleza no es más
que el control de los usos y actividades
humanas sobre ella (la cita no es literal).
En actitudes, soy más reactivo que pro­
activo.

de los lobos...

­ 53 ­

_______________________

Maresía

Personajes: Benito Fuertes

­
¿ D i fe r e n c i a s e n tr e l a p r o te c c i ó n
d e l m e d i o h u m a n o y l a s d e l e c o s i s te m a
(h o m b r e fr e n te a b i c h o s )?
­
No tengo claro qué es el medio
humano. Si hablamos del medio urbano,
pienso que el hombre ha creado un eco­
sistema único, alejado del medio natu­
ral, del que depende, y al que explota de
forma obligada pero irracional.

Marruecos, Colombia y Rumanía. La ex­
periencia y las vivencias humanas y de
naturaleza que uno adquiere, son imbo­
rrables. Pienso que el viajar, con menta­
lidad abierta, es una de las experiencias
más enriquecedoras que puede afrontar
una persona y sirve para relativizar
nuestra vida, costumbres y hasta nues­
tra propia existencia.
Mi sueño vital, si las circunstan­
cias me lo permiten, sería conocer cada
uno de los grandes biomas de la Tierra.

Con alumnos y alumnas de Forestales
de Ponferrada, frente a un cortín de
Moal.

­
¿ C r e e s q u e s e a ti e n d e m á s a l a
s i tu a c i ó n d e l o s a n i m a l e s q u e a l a
h u man a?
­
Rotundamente no. Es más, creo
que las decisiones políticas van, abru­
madoramente, en sentido contario.
­
¿ Has
vi aj ad o
p ara
co n o cer
e x p e r i e n c i a s d e o tr o s l u g a r e s ?
Viajar es una de mis principales
pasiones, aunque no siempre he podido
hacerlo con la frecuencia que hubiese
deseado. He tenido la inmensa suerte
de conocer espacios naturales de gran
parte de Europa, de algunos países de
Sudamérica y del norte de África. Según
mi experiencia, viajar es más una cues­
tión de voluntad que de tiempo o dinero.
En varias ocasiones salías de casa a pa­
sar cuatro semanas con una mochila,
treinta mil pesetas y un billete de in­
terrail. Más adelante he recorrido varios
países con algunos amigos, acampando
en mil parajes. Particularmente me han
dejado huella los paisajes de Laponia,

Un descanso en el transcurso de una
expedición de prospección ornitológica, en la
selva de la Sierra de Talamanca, en Costa Rica.

­
¿Tienes especies/espacios favori­
to s ?
­
Sí. Es algo normal en el pensa­
miento humano asociar ciertas expe­
riencias a impresiones sentimentales. Y
esto es extensible a muchos otros ám­
bitos. La memoria es altamente selectiva
y subjetiva. Cuando reconocemos que
tenemos especies favoritas no lo hace­
mos como consecuencia de un proceso
de análisis intelectual objetivo, sino de
asociación a vivencias. Esta cualidad
humana tiene también sus implicacio­
nes en nuestras relaciones con el mun­
do natural y los animales. La empatía
tiene más poder que la palabra y el ra­
zonamiento. La primera llega directa­
mente a nuestro arquicerebro, la segun­
da necesita del procesado de la corteza.

­ 54 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Es así que es mucho más fácil lograr
que, por ejemplo, la mayoría de las per­
sonas reconozcan la necesidad de con­
servar a una determinada especie si lo­
gran empatizar con ella que por conven­
cimiento tras la exposición de datos o
razones científicas de peso (el caso de
la percepción social del lobo es paradig­
mático). Esto es fácilmente comproba­
ble: ni siquiera los mayores defensores
de la tauromaquia consentirían que se
hiciese algo parecido a su propio perro.
Por ello este hecho se utiliza frecuente­
mente en las campañas de sensibili­
zación ambiental dirigida a la conser­
vación con el uso de las llamadas “espe­
cies bandera”: oso panda, lince, etc. y
este efecto se acrecienta si se utilizan
imágenes de cachorros.

A lo Konrad Lorenz, con dos
polluelos de ánsar común.

En mi caso, reconozco una debi­
lidad hacia especies mucho más hu­
mildes y discretas; siempre me atrajeron
especies animales con halo sombrío, co­
mo los ofidios, las arañas, las aves cre­
pusculares y nocturnas (en especial los
chotacabras) o los carnívoros. Por otros
motivos, las estrategias vitales de algu­
nas especies me resultan fascinantes,
como las del cuco o el salmón. Hay tam­
bién animales para mí míticos como el
urogallo, lejanos, como el ornitorrinco y
el celacanto, y otras extintas, como el
tilacino.

Nº 10, febrero 2016

Jornada de anillamiento nocturno de
limícolas en las marismas de Walidia,
en Marruecos.

Los paisajes que más me atraen
son los de ribera, los de “bocage” (mo­
saico de sebes con praderías) y los de
montaña. También los ríos, su música,
los olores y la sensación de paz que
contagian. En cuanto a la elección de los
espacios naturales preferidos, también
se entrelazan elementos de estética y de
recuerdos o vivencias relacionados con
ellos. Sería una prolija lista en la que no
podrían faltar los de la Cordillera: Sajam­
bre, Picos, Alto Sil, Muniellos, los Mam­
podres, Tameza, Quirós, Babia... En
cuanto a lugares más lejanos, he disfru­
tado mucho de la aspereza ancestral de
las montañas del Atlas, de los inmensos
bosques de los Cárpatos o de la selva
tropical primaria de la sierras de Tala­
manca y el Chocó.

­ 55 ­

Con los compañeros del GIA después de la
primera campaña de estudio de aves
alpinas en Picos de Europa.

_______________________

Maresía

Personajes: Benito Fuertes

­
¿ C u a l q u i e r ti e m p o p a s a d o fu e
mejor? ¿En qué hemos avanzado am­
b i e n ta l m e n te ?
­
No siempre, aunque sí es así en
muchos ámbitos, no solo en aspectos
ambientales. El movimiento ecologista
ha sufrido una evolución conceptual y
actitudinal algo errática en muchos ca­
sos.
Si bien es cierto que ha existido
una evolución de planteamientos mucho
más realistas y efectivos pero se ha per­
dido espontaneidad, frescura y, sobre
todo, compromiso personal. Durante es­
tas últimas dos décadas hemos sufrido
la crítica descalificatoria y el acoso or­
ganizado y directo desde los ámbitos
especulativos, al servicio de los cuales
han actuado también fuerzas mediáticas
y, en acto inmoral, algunas Administra­
ciones Públicas. Las estrategias más in­
teligentes, sibilinas y eficaces han ac­
tuado buscando la división entre los di­
versos posicionamientos ecologistas,
tratando de generar enfrentamientos fra­
tricidas. En muchos casos esos poderes
han fagocitado ideas, símbolos, forma­
ciones y personas y desvirtuado escan­
dalosamente su intención original.
Pensemos, como ejemplo gráfico, en la
conversión en producto de “merchan­
dising” de la imagen clásica del rostro
del Ché. Los partidos políticos utilizan a
su servicio términos esgrimidos por el
movimiento ecologista y dan un barniz
falso a su ideario para vender su pro­
ducto; algunas ONGs se han convertido
claramente en OPGs (Organizaciones
Para Gubernamentales), hay empresas
vestidas de Fundaciones,.. (ya se sabe
aquella frase: “Estos son mis principios.
Si no le gustan... tengo otros”). Otros
grupos, además, confunden lo que re­
sulta bueno para ellos con lo que resulta
bueno para el fin que pretenden conse­

guir. Unamos a esto la gran cantidad de
técnicos, guardas, investigadores, e in­
cluso pretendidos ecologistas que, ante
temas espinosos, prefieren mirar hacia
otro lado y no significarse públicamente.
Hay casos notorios y extremos, de ver­­
daderos “pesebreros”.
Se trata de comprar voluntades y
fomentar individualismos, competitivi­
dad y exaltación de egos. Como resulta­
do de este desgaste programado hoy, el
movimiento ecologista ha sido dividido
entre los que sirven, quiero pensar que a
veces inconscientemente, a intereses
políticos, los “clubs victorianos de
amantes de la naturaleza”, asépticos y
“proactivos” y los radicales (“reacti­
vos”), término que hace alusión a la vi­
sión que intenta llegar a la “raíz” de los
problemas y conflictos y que, de forma
maliciosamente deliberada se ha tratado
de demonizar haciendo que radical sea
sinónimo de extremista. Desde hace po­
co también ha triunfado entre detracto­
res de estas posturas el término “taliba­
nes”, dicho además siempre de modo
despectivo.
Y de este individualismo y compe­
titividad no se libra tampoco el mundo
de la investigación científica. Tampoco
el colectivo naturalista.
También es de justicia reconocer
que hemos avanzado en aspectos como
la racionalización de ciertos hábitos de
consumo, el reciclaje de residuos, las
obras de restauración y, sobre todo, una
sensibilización ambiental que se ha tra­
ducido en la promulgación de legisla­
ción e instrumentos normativos de de­
fensa ambiental. Aunque, en la mayoría
de los casos solo son un contrachapado
de la política ambiental.
Muchos grupos, además, confun­
den a veces lo que resulta bueno para
ellos con lo que resulta bueno para el fin

­ 56 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

que pretenden conseguir.
­
¿Te gustaría que tu trabajo tuviese
q u e v e r m á s c o n e l M. A m b i e n te ?
­
Mi trabajo ha estado siempre en­
marcado en temas medioambientales;
otra cosa distinta es que haya sido re­
munerado. Es más, gran parte de él nun­
ca lo ha sido.
Laboralmente he recorrido los
campos de la docencia, principalmente
centrada en la zoología, la biología de la
conservación y la gestión de vida silves­
tre, y los estudios técnicos de campo,
tocando todos los grupos de vertebra­
dos. Actualmente ejerzo de “mercenario
de la biología” (evidentemente, con mu­
chas líneas rojas).
También mantengo una vocación
frustrada. Me hubiese gustado ser agri­
cultor, pero de los de antes... Tengo
idealizados, quizá también por vivencias
de la infancia, a los labradores apega­
dos a la tierra, humildes, honrados, co­
herentes, sabios...
­
¿ Q u é o p i n as d e l a ed u caci ó n
a m b i e n ta l ?
­
Es básica, vital e insustituible.
Puede ser el arma más eficaz en el cam­
po de la defensa ambiental. Desgracia­
damente es una medicina de efecto a
largo plazo. Por eso resulta poco efec­
tiva si se utiliza en exclusividad para
acometer problemas ambientales urgen­
tes.
Por otra parte no todo lo que a ve­
ces se enmarca como educación am­
biental está en sintonía con los plantea­
mientos de defensa ambiental. Por ejem­
plo, en mi opinión no creo que la su­
puesta sensibilización ambiental que se
afirma realizar a través de zoológicos,
parques de fauna o museos de taxider­

Nº 10, febrero 2016

mia sea tal. Proyectan una imagen dis­
torsionada de los animales y tienen un
difícil encaje en nuestra relación ética
con ellos. Además contribuyen a la vi­
sión aprehensiva que tenemos de la Na­
turaleza y hacer de ésta un producto
más de consumo. También es notorio el
que muchas publicaciones y medios de
comunicación que más que hacer una
actividad de educación ambiental, defor­
man, tergiversan, desinforman y confun­
den. La mejor forma de hacer creíble una
falsedad es rodearla entre afirmaciones
verdaderas.
Existe una importante responsabi­
lidad en este campo de los maestros y
profesores. Mi visión de la docencia
siempre se ha basado en intentar sem­
brar inquietudes y promover actitudes
que en limitarse a transmitir información
o conocimientos. Este, a mi juicio, de­
biera también ser el reto de las empre­
sas y guías de naturaleza y de los edu­
cadores ambientales.

En Arribes del Duero, en una jornada de
anillamiento de sensibilización
ambiental.

­
D i n o s l o g r o s y fr a c a s o s a m b i e n ­
ta l e s e n l o s q u e h a y a s p a r ti c i p a d o .
¿ A l g ú n p r o y e c to q u e d ó e n e l ti n te r o y
e s p e r a s r e to m a r l o ?
­
La verdad es que he participado
en muchísimas batallas de defensa am­

­ 57 ­

_______________________

Maresía

Personajes: Benito Fuertes

biental y, casi todas ellas, pueden con­
tarse como derrotas. Pero ya se sabe
que, los de este lado del cordal, sole­
mos ser bastante testarudos y persis­
tentes. El fracaso ambiental que más me
dolió y que más me ha marcado fue la
destrucción del valle de Riaño por el
pantano. Los logros personales los en­
cuadro en haber contribuido a forjar
muchas vocaciones profesionales en
gestión ambiental y, como parte de algu­
nos colectivos, en haber logrado frenar
algunos proyectos de destrucción del
medio natural o intervenir en la conse­
cución de algunos cambios legislativos
en favor de la protección de la Naturale­
za a nivel local.
Proyectos inacabados los tengo a
docenas. Disfruto mucho más de la fase
de observación, interrogación, plantea­
miento, diseño de muestreos y trabajo
de campo, que la del análisis, tratamien­
to de datos y redacción del documento.
Estoy seguro que retomaré muchos de
los proyectos que tengo como inacaba­
dos, algunos solo en cimientos, otros a
falta solo de algún retoque. A día de hoy
los estudios que más me motivan son
los de comportamiento adaptativo ani­
mal.
­
C u é n ta n o s a l g u n a a n é c d o ta d e tu
a c ti v i s m o .
­
Serían muchas. De viejo, si llego,
me gustaría recordarlas con los amigos
en alguna sobremesa de bodega o chi­
gre. Recuerdo con especial cariño mis
primeras andanzas con los compañe­
ros y compañeras de URZ, las tertulias,
charlas, pegadas de carteles, manifes­
taciones, acciones... Como anécdotas
curiosas, puedo contar varias. La pri­
mera, fue el asistir de pequeño a mi pri­
mera manifestación contra la proyec­
tada Central Nuclear de Valencia de Don
Juan, afortunadamente nunca construi­

da; hasta allí fuimos en el remolque de
un tractor un montón de chavales, des­
de el pueblo, a quince kilómetros de allí.
(Recuerdo muestra canción de guerra:
“No central, ...nuclear, ...de Valencia,
...de don Juan!!”). Otra vivencia muy in­
tensa e imborrable, y ocurrió durante las
protestas contra la triste y alevosa des­
trucción del pueblo de Riaño, en los pri­
meros desalojos y derribos en una no­
che de diciembre, en las calles del
Riaño Viejo, con unos 18 grados bajo
cero al amanecer y en un ambiente casi
bélico. A las 12 del mediodía vimos re­
ducida a escombros la casa de la carte­
ra, donde ella misma refugió y nos dio
de desayunar a cuatro de nosotros
cuando corríamos para escapar de una
de las tanquetas de antidisturbios que
entraban al pueblo para proteger a las
retroexcavadoras. Mi aventura ese día
terminó para mí y para otro amigo cuan­
do, por la tarde, mientras apoyábamos
con una cacerolada a los compañeros
que habían ocupado varios tejados,
fuimos detenidos por guardias civiles
de incógnito; el que me detuvo a mí iba
con un chubasquero de operario de una
empresa eléctrica, el de mi amigo, de
ganadero, con su vara de avellano y to­
do. En otra ocasión fuimos varios acti­
vistas de URZ a Oviedo a manifestarnos
de forma pacífica ante la sede de la
CHN, para intentar paralizar la cons­
trucción de dos minicentrales hidroeléc­
tricas en la parte leonesa de Picos de
Europa, una en Los Llanos de Valdeón y
la otra en Soto de Sajambre, obras que a
la postre se construyeron poco antes de
que fuese declarado el territorio como
Parque Nacional. En esa ocasión, mien­
tras dos compañeros se descolgaron de
dos balcones del edificio desplegando
sendas pancartas, dos de nosotros, de
entre el grupo de la calle, fuimos recibi­
dos por el entonces presidente de la

­ 58 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Confederación, para exponerle nuestros
argumentos. Semanas más tarde cuatro
de los que allí estuvimos, recibimos una
denuncia por “alteración del orden pú­
blico”. Según la entonces legislación vi­
gente, la conocida como “ley Corcuera”,
se nos amenazaba con multas de hasta
un millón de pesetas. Afortunadamente,
la unión del grupo, y un recurso de ape­
lación lograron sobreseer esos expe­
dientes.

En la cumbre de La Palanca, durante
uno de los turnos de estudio de aves
alpinas en Picos.

­
¿Qué
te m a s
te
p reo cu p an
ú l ti m a m e n te ?
­
Además de los clásicos, que no
voy a enumerar por demasiado nume­
rosos, algunos que tienen que ver con
nuestra relación con el resto de seres vi­
vos y con la capacidad de resistencia
social de los defensores de la Naturale­
za.
Respecto a lo primero, opino que
es evidente que el sistema económico
vigente desde hace décadas subordina
éticamente al resto de seres vivos. Ade­
más, casi siempre las visiones cosmoló­
gicas de muchas religiones refuerzan
este hecho. El capitalismo solo conside­
ra eficaz y sostenible lo rentable econó­
micamente. Y en esta visión ha caído
gran parte de los profesionales y mucha
parte del movimiento conservacionista y

Nº 10, febrero 2016

ecologista. Utilizar y asumir los modos
del sistema para lograr la efectividad.
Así, es común que la protección de los
espacios naturales se dirija a la compra
de de terrenos, la custodia del territorio,
etc. Pero lo que realmente considero
que es un error fatal es asumir que hay
que “poner un valor económico” a la
Naturaleza y sus servicios ambientales.
Que el argumento principal de las polí­
ticas o acciones de conservación pase
por su viabilidad económica es un dis­
parate. Se me erizan los pelos del espi­
nazo cada vez que veo o escucho (sobre
todo en boca de ciertas personas con
responsabilidades en la gestión), expre­
siones como “sostenible”, “aunar el de­
sarrollo rural o progreso económico con
la conservación de la naturaleza”, “po­
ner en valor tal o cuál especie o espa­
cio”... ¿Cómo se puede hablar y quién
se puede arrogar la capacidad de “poner
en valor” un bosque, una especie, o la
propia vida humana? ¿Acaso se puede
poner precio, por ejemplo, a la vida de
los ancianos; se pueden aplicar aquí los
esquemas de rentabilidad económica?
Las relaciones éticas del ser humano
con la Naturaleza y el resto de seres
vivos es una asignatura reiteradamente
suspensa en nuestra sociedad occiden­
tal. Estos planteamientos promueven la
visión aprehensiva que el hombre hace
sobre la Naturaleza: hay que poseer, to­
car, conseguir... Coleccionismo de ani­
males, campos de concentración de ani­
males silvestres, “twitchers” de obser­
vación y de fotografía... Pensemos en el
auge del delicado, y a veces muy intru­
sivo, turismo de avistamiento de espe­
cies sensibles.
En cuanto a la pérdida actual de
eficacia del movimiento ecologista, el
problema también es serio. La citada fa­
gocitación de parte del pensamiento y

­ 59 ­

_______________________

Maresía

Personajes: Benito Fuertes

diccionario ecologista por sectores aje­
nos a este movimiento, es muy clara.
Unas veces es utilizado para hacer mar­
keting, para tratar de justificar fines dife­
rentes a los de la conservación ambien­
tal, o para acomodarse por interés pro­
pio a otros intereses económicos (re­
cuerdo lo que José, un guarda y buen
amigo, repetía: “lo que es bueno para la
“Asociación para la Conservación de la
Especie X” no siempre es bueno para la
conservación de la Especie X”). También
así se arrincona a la marginalidad a las
actitudes más comprometidas y cohe­­
rentes. El mercantilismo va ganando la
partida. Vivimos en el tiempo del triunfo
del individualismo y la competitividad,
ya sea en la economía, deporte, relacio­
nes humanas... Y esto ha sido promovi­
do desde niños, en la escuela. Así
vemos cómo proliferan actitudes perso­
nalistas en redes sociales y blogs, con­­
vertidos, en muchas ocasiones, en
meros escenarios de exhibición de
egos.

­
¿ C ó m o v e s e l fu tu r o a m b i e n ta l ?
­
Aunque siempre es habitual fina­
lizar con un mensaje positivo, yo la ver­
dad es que, siendo franco, veo muy
negro el futuro ambiental. Soy bastante
pesimista, lo cual no es sinónimo de ser
resignado o conformista. De hecho, ya
que el único juicio al que debemos so­
meter nuestras acciones es al de nues­
tra propia conciencia, nunca debemos
renunciar a nuestra actitud combativa a
favor de la Conservación de la Natura­
leza.
El hombre es, objetivamente, una
especie invasora en la Tierra. Ello, unido
al desarrollo de tecnologías de destruc­
ción masiva y al sistema económico que
ha implantado, resulta completamente
incompatible con la sostenibilidad am­
biental global. Es muy probable que ya
sea demasiado tarde.

­ 60 ­

Nos vemos en el monte!!!

_______________________
Maresía

Galeria: María José Fernández

Galería
María José Fernández

Vive en Gijón/Xixón, de donde es natural. Desde 1975 se inicia en la
fotografía de B/N, ganando un premio de paisaje en un certamen regional. Más tar­
de, ya en diapositiva hace fotografía de Naturaleza. Pero fue a raíz del boom de la
fotografía digital cuando se dedica con más ahínco a este tipo de fotografía: fauna,
flora y paisaje. No desdeña monumentos en las vacaciones. Actualmente también
se está iniciando en la astrofotografía.

Playa del Silencio, Cuideiru, 01.04.15.

­ 61 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Zorro, Casu, 21.12.14.

­ 62 ­

Nº 10, febrero 2016

_______________________

Maresía

Galeria: María José Fernández

Buitre leonado, Casu, 05.04.15.

­ 63 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Correlimos común, Gijón/Xixón, 19.05.10.

­ 64 ­

Nº 10, febrero 2016

_______________________

Maresía

Galeria: María José Fernández

Martín pescador, Gijón/Xixón, 25.10.11.

­ 65 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Mirlo acuático, Piloña, 01.05.12.

­ 66 ­

Nº 10, febrero 2016

_______________________

Maresía

Galeria: María José Fernández

Herrerillo capuchino, Casu, 31.03.13.

­ 67 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Herrerillos comunes, Casu, 26.05.13.

­ 68 ­

Nº 10, febrero 2016

_______________________

Maresía

Colaboradores

Colaboradores en este número:

Ángel Quirós Menéndez
(Horcajo de la Sierra, Madrid)
epipactis.camponotus@gmail.com

Alberto Álvarez Peña
(Xixón, Asturies)
c/ Dindurra, 41, 12C

Isolino Pérez Tuya
(Gijón/Xixón, Asturies)
isoper@telecable.es

Benito Fuertes Marcos
(Palacio de Torío, León)
benito.fuertes@gmail.com

­ 69 ­

_____________________
Maresía, cuadernos de naturalistas cantábricos

Jorge Valella Robledo
(El Palomo, Gozón, Asturies)
jorgevlrb@hotmail.com

Nº 10, febrero 2016

Maria José Fernández
(Gijón/Xixón, Asturies)
colasina@telecable.es

El Yepa
(Avilés, Asturies)
elyepa1@gmail.com

Xuán Fernández García
(Xixón, Asturies)
curuxom@gmail.com

­ 70 ­

Entidades que apoyan esta revista:

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful