Está en la página 1de 113
Dr. Thomas Verny y John Kelly LA VIDA SECRETA DEL NINO ANTES DE NACER JUUUDLDUUUUUUUUUUEUeuuuudu URANO Argentina - Chile - Colombia - Espafia Estados Unidos - México - Uruguay - Venezuela | Titulo original: ‘The Seerer Life of the Unborn Child Traduccién: Horacio GonzAles ‘Trejo Reservados todos los derechos. Queda ri- gurosamente prohibida, sin la autorizacién eserita de los titulares del Copyrighs bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproduccién parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos Ja reprografia y el tratamiento informético, asi como la distribucién de ejemplares me diante alquiler o préstamo publicos. © 1981 dy Thomas Verny, M.D. y John Kelly © 1988 dy EDICIONES URANO, S.A. Aribau, 142, pral, - 08036 Barcelona ‘www.edicionesurano.com ISBN: 978-84-7953-713-5 Depésito legal: B-18,519-2009 Fotocomposicién: Pacmer, S.A. Impreso por Romany’-Valls, S.A. - Verdaguer, 1 - 08786 Capellades (Barcelona) Impreso en Espafia - Printed in Spain | AARARARAPAA AP APR PP ee een LA VIDA SECRETA DEL NINO ANTES DE NACER UUULUUUUEUUUUUY ACRADECIMIENTOS Hara falta un libro entero para dar las gracias a todos los investi- gadores cuyas ideas y dedicacién han contribuido ala elaboracion de esta obra. Dado que fucron sumamente generosos con su tiem- po y conocimientos, tengo una especial deuda de gratitud con las siguientes personas: el Dr. Peter Fedor-Freybergh, profesor de obs- tetricia y ginecologia de la Universidad de Upsala (Suecia); el Dr. Alfred Tomatis, profesor de psicolingitistica de la Escuela de Psi- cologia Glinica del Instituto Catélico de Paris; los Dres. Sepp Schindler e Igor Caruso, profesor y profesor emérito de psicolo- gia de la Universidad de Salzburgo (Austria), respectivamente; el Dr. Ronald D. Laing de Londres; la Dra. Michele Clements del Lon- don Maternity Hospital; Sheila Kitzinger, asesora del National Childbirth Trust de Inglaterra; el Dr. Lewis Mehl, del Centro para la investigacion sobre el nacimiento y el desarrollo humano, Ber- keley, California; e] Dr. Stanislav Grof del Esalen Institute, Big Sur, California; el Dr. David Cheek de San Francisco; el Dr. Gustav Hans Graber de Berna, Suiza, y Sigrid Enausten, del Instituto Max Planck de Munich (Alemania). También quisiera expresar mi gratitud a mi amiga Sandra Co- llier por su apoyo constante y su sabio ascsoramiento; a Jonathan Segal por sus firmes y meditados consejos editoriales, y a Anne Cohen, que convirtié mis garabatos ilegibles en paginas prolija- mente mecanografiadas. Mi equipo en pleno —Sandy Bogart, Ge- LA VIDA SECRETA DEL NINO ANTES DE NACER raldine Fogarty, Debbie Nixon, Nick Stephens y Shelley Owen— contribuyé a material de casos clinicos. Tengo una especial deuda de gratitud con Michael Owen, que contribuyé a mi investigacién sobre el vinculo entre embarazo, nacimiento y personalidad; con Sheila We- tivamente en esta empresa con sus sugerencias y su ller, por sus ideas de produccién siempre penetrantes; con Natalie Rosen, por compartir conmigo su magnifica biblioteca y sus cono- cimientos de parteria, y con Naomi Bennet, por sus multiples ideas y comentarios creativos. Por ultimo, me gustaria aprovechar esta oportunidad para ex- presar el agradecimiento que siento hacia mis pacientes, que con- fiaron Jo bastante en mi para compartir conmigo sus sentimien- tos mas profundos. Ellos fueron los verdaderos insniradores de esta obra. Tuomas VERNY Enero de 1981 Oat PREFACIO La idea de este libro surgié en el invierno de 1975, durante un fin de semana que pasé en la casa de campo de unos amigos. Helen, mi anfitriona, estaba embarazada de siete meses y resplandecia. Por las tardes, con frecuencia la encontraba sentada a solas delan- te de la chimenea, cantandole suavemente una bellisima nana a su hijo no nacido. Esta conmoyedora escena dejé una profunda impresién en mf, de modo que, después del nacimiento de su hijo, al contarme He- len que esa nana ejercia un efecto magico en él, mi curiosidad se despertd. Al parecer, por mucho que llorara el bebé, éste se sere- naba cuando Helen entonaba esa cancién. Me pregunté si su ex- periencia seria tinica o si los actos de una mujer, tal vez incluso sus pensamientos y sentimientos, influian en el hijo no nacido. Logicamente, yo ya sabia que, en algdn momento, toda mujer encinta siente que ella y el nifio no nacido intercambian sentimien- tos. Como Ja mayoria de los psiquiatras, habia oido a mis pacientes narrar historias y suefios que s6lo parecian tener sentido en virtud de experiencias prenatales y del nacimiento. En consecuencia, co- mencé a prestar especial atencidn a dichos recuerdos. Asimismo, me dediqué a estudiar la bibliografia cientifica per- tinente, en busca de la informacién que me ayudara a comprender Ja mente del nifio intrauterino y del recién nacido, pues a esas al- turas estaba convencido de que, sin lugar a dudas, poseia una men- 10 LA VIDA SECRETA DEL NINO ANTES DE NACER te. Fui estimulado por las investigaciones del Dr. Lester Sontag, que demostraron que las actitudes y los sentimientos maternales podian dejar una marca permanente en la personalidad del niiio no nacido. De todos modos, el Dr. Sontag habia realizado esos es- tudios entre los afios treinta y cuarenta. La mayoria de las inves- tigaciones novedosas y realmente estimulantes que encontré co- rrespondian a campos afines, como el de la neurologia y el de la fisiologia. Gracias a una nueva tecnologia médica de la que se dis- puso a fines de los afios sesenta y principios de los setenta, los in- vestigadores de estas y otras especialidades pudieron estudiar, por fin, al nifio en su habitat natural sin perturbarle. Lo que descubrie- ron significé una vision espectacularmente distinta de la vida fe- tal. En parte gracias a ellos he podido presentar en esta obra un retrato practicamente nuevo del nifio intrauterino, muy distinto del ser pasivo y sin mente de los textos tradicionales de pediatria Ahora sabemos que el nifio intrauterino es un ser humano cons- ciente que reacciona y que a partir del sexto mes (tal vez, incluso antes) Ileva una activa vida emocional. Ademas de este hallazgo sorprendente, hemos realizado los siguientes descubrimientos: « El feto puede ver, oir, experimentar, degustar y, de manera primitiva, incluso aprender in wrero (es decir, en el titero, an- tes de nacer). Lo mas importante es que puede sentir... no con la complejidad de un adulto, si bien, de todos modos, siente. e Consecuencia de este descubrimiento es el hecho de que lo que un nifio siente y percibe comienza a modelar sus acti- tudes y las expectativas que tiene con respecto a si mismo. Si finalmente se ve a si mismo y, por ende, acta como una persona feliz o triste, agresiva o décil, segura o cargada de ansiedad, depende parcialmente de los mensajes que recibe acerca de si mismo mientras esta en el titero. + La principal fuente de dichos mensajes formadores es la ma- dre del niito. Esto no significa que toda preocupacién, duda o an- Prefacio i siedad fugaces que una mujer experimenta repercutan sobre su hijo. Lo importante son los paérones de sentimiento profun- dos y constantes. La ansiedad crénica 0 una intensa ambi- valencia con respecto a la maternidad pueden dejar una pro- funda marca en la personalidad de un nifio no nacido. Por otra parte, emociones intensificadoras de la vida, como la alegria, el regocijo y la expectacién, pueden contribuir sig- nificativamente al desarrollo emocional de un nifio sano. « Las nuevas investigaciones también comienzan a dedicarse mucho mas a los sentimientos del padre. Hasta hace poco, no se tenian en cuenta sus emociones. Nuestros ultimos es- tudios indican que esta posicién es peligrosamente erronea Demuestran que lo que un hombre siente hacia su esposa y el nifio no nacido es uno de los factores mas importantes para determinar el éxito de un embarazo. Este libro es producto de seis afios de intensos estudios, refle- xiones, investigaciones y viajes. En el proceso de reunir el material que aqui aparece, he visitado Londres, Paris, Berlin, Niza, Roma, Basilea, Salzburgo, Viena, Nueva York, Boston, San Francisco, Nue- va Orleans y Honoluld, a fin de hablar e intercambiar ideas con destacados psiquiatras, psicélogos, fisidlogos, fetdlogos, obstetras y pediatras. También he realizado varios proyectos de investiga- cién propios —dos de ellos se incluyen en el libro— y tratado a cen- tenares de pacientes afectadas por embarazos o alumbramientos traumaticos. Puesto que el nifio no nacido que aparece en estas paginas di- fiere radicalmente del ser descrito tanto por la prensa popular como por la médica, me parecié fundamental que la credibilidad de las ideas que expongo se sustentara en rigurosos informes y estudios cientificos. Creo que éstos resultaran, por si mismos, un material de lectura interesante y fascinante. Algunos estudios se ocupan, necesariamente, del impacto de las emociones maternas negativas... gran parte de nuestros nuevos conocimientos se han ob-