Está en la página 1de 4

Propuesta de la Mesa de Cambio Climático de El Salvador

para la acción del Estado salvadoreño
ante el Acuerdo de París aprobado por la COP-21 de la CMNUCC

La Mesa de Cambio Climático de El Salvador:
Considerando que, con los resultados de la negociación del Acuerdo de París en la COP-21,
 El nivel actual de ambición de las Contribuciones Previstas Determinadas a nivel Nacional (INDC) no aportaría a la
meta global de mantener el aumento de la temperatura media global por debajo de 1.5°C ni 2°C, y más bien
apunta a un incremento de al menos 2.7°C hasta 3.5°C en 2100, amenazando la continuidad de la vida individual y
colectiva en todas sus expresiones y formas.
 En El Salvador y el istmo centroamericano, el cambio climático seguiría provocando severos impactos en los
sistemas socio-económicos y ecológicos; siendo el nivel actual de vulnerabilidad el resultado de modelos socioeconómicos y políticas públicas, y del incumplimiento sistemático de la legislación ambiental.
 Los países bajo la Convención han impulsado la estrategia de reemplazar las metas de reducción de emisiones
legalmente vinculantes para alcanzar una meta agregada mundial bajo un régimen de cumplimiento; por un nuevo
régimen climático flexible, laxo y exento de sanciones, con base a contribuciones voluntarias de los países por un
enfoque de «abajo hacia arriba».
 Se reconoce que el cambio climático es una preocupación común de la humanidad, y por tanto los países deberán
respetar, promover y considerar sus obligaciones respectivas a los derechos humanos, lo cual genera un
compromiso políticamente vinculante de rendición de cuentas en esta materia que aplican al contexto del cambio
climático.
 La pertinencia de continuar las negociaciones multilaterales bajo la Convención radica en que el Acuerdo de París
ha fomentado espacios de diálogo y acción para aumentar el nivel de ambición y definir reglas que aún podrían
aprovecharse para asegurar la efectividad de la mitigación y viabilizar la adaptación al cambio climático.
 Con la entrada de vigencia del Acuerdo de París por el Estado salvadoreño, además de propiciarse beneficios para
el sistema climático y oportunidades para la adaptación, la reducción de la pobreza y la sustentabilidad socioeconómica y ambiental; el Acuerdo se convertiría en ley de la República y generaría compromisos para el Estado
salvadoreño.
Urgimos al Estado salvadoreño a dar pasos inmediatos para la suscripción del Acuerdo de París:
 El gobierno salvadoreño podrá suscribir el Acuerdo de París a partir del 22 de abril de 2016, fecha en que su
depositario, el Secretario General de las Naciones Unidas, lo abrirá por un año en Nueva York a firma de las Partes
de la Convención. Al suscribir el Acuerdo el gobierno deberá indicar que su instrumento de ratificación sería
depositado una vez sea aprobado por las entidades nacionales correspondientes.
 La Cancillería de la República de El Salvador y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN),
deben examinar el texto del Acuerdo de París y realizar un proceso de consultas a las entidades pertinentes; de tal
manera que la Cancillería pueda emitir un dictamen favorable para que la Asamblea Legislativa lo ratifique.
Demandamos que el gobierno salvadoreño, de forma prioritaria y urgente:
 Presente a la secretaría de la Convención su primera Contribución Determinada a nivel Nacional (NDC) a nombre
del Estado salvadoreño, a más tardar en el momento que se presente el instrumento de ratificación del Acuerdo de
París, y como mínimo entre 9 y 12 meses previos a la reunión pertinente de la Conferencia de las Partes en calidad
de Reunión de las Partes en el Acuerdo de París.

 Realice y comunique en sus NDC, esfuerzos ambiciosos en materia de adaptación, mitigación y eventualmente
sobre medios de implementación, con miras a alcanzar el propósito del Acuerdo de París, y considerando el apoyo
en forma de financiación, transferencia de tecnología y fomento de la capacidad requerido y recibido.
 El Órgano ejecutivo impulse, bajo la responsabilidad del MARN, acciones para revisar, actualizar y mejorar
sustancialmente la pertinencia, calidad, sustentación y viabilidad de las INDC presentadas en noviembre de 2015,
para superar deficiencias conceptuales y metodológicas; de tal manera que cuando el país constituya y comunique
sus primeras NDC, se proporcione información a los fines de claridad, transparencia y comprensión.
 En la revisión, actualización y mejora de las INDC y bajo el liderazgo del MARN, considere la información sobre
inventarios, evaluaciones y escenarios de referencia y futuros sobre emisiones de GEI, vulnerabilidad,
manifestaciones e impactos del cambio climático, adaptación y mitigación; para lo cual ya se ha contado con los
recursos financieros y técnicos suficientes.
 Emprenda y fortalezca el proceso de planificación de la adaptación, mediante la formulación y ejecución del Plan
Nacional de Adaptación (PNAD), considerando las evaluaciones de impactos, vulnerabilidad y adaptación al cambio
climático a todo nivel, incluyendo el territorial, comunitario y familiar; para sustentar y mejorar las políticas,
medidas y NDC en adaptación, reconociendo que el marco de estrategias, prioridades y necesidades es
considerado para el suministro de un mayor nivel de recursos financieros en el contexto del Acuerdo de París.
 Presente lo antes posible su primer «Informe Bienal de Actualización» para notificar el Inventario Nacional de
Gases de Efecto Invernadero (INGEI), las Acciones Nacionales de Mitigación Apropiadas (NAMA) y el sistema
nacional de medición, notificación y verificación respectivo, para reforzar la acción previa a 2020; y comunique a
más tardar en 2020 la «Estrategia de Desarrollo con Bajas Emisiones de GEI a Largo Plazo» con vistas a mediados
de siglo, para reforzar la respuesta mundial al cambio climático.
Proponemos adoptar las siguientes acciones por el Estado salvadoreño, para que el Acuerdo de París contribuya
a la mitigación global real y efectiva y a la adaptación apropiada y oportuna ante el cambio climático:
 Participación efectiva, sustentada y con rendición de cuentas en los procesos de «Examen Técnico de la
Mitigación», «Examen Técnico de la Adaptación» y eventos de alto nivel del período 2016-2020, y el «Diálogo
Facilitador» de 2018; con el propósito de incidir a nivel multilateral para el mejoramiento de la ambición pre-2020,
para lograr: (1) los más altos esfuerzos de mitigación, (2) apoyo con financiación, transferencia de tecnología y
fomento de la capacidad para países en desarrollo y (3) oportunidades concretas para reforzar la resiliencia,
reducir la vulnerabilidad y aumentar la comprensión y aplicación de las medidas de adaptación.
 Presentación de una NDC cada cinco años y aumento de su calidad y nivel de ambición en cualquier momento,
tomando en cuenta los resultados del «Diálogo Facilitador» de 2018 y de los «Balances Mundiales» quinquenales a
realizarse a partir de 2023, para aumentar la ambición y efectividad de las NDC respecto a los objetivos a largo
plazo para la mitigación y la adaptación.
 Cumplimiento de criterios de integridad ambiental, transparencia, exactitud, exhaustividad, comparabilidad,
coherencia y ausencia de doble cómputo en las INDC y NDC; con base en las orientaciones que elabore el Grupo de
Trabajo Especial sobre el Acuerdo de París para la rendición de cuentas de las primera y sucesivas NDC.
 Preparación y mejora de la capacidad institucional y técnica, antes y después de 2020, para cumplir
oportunamente los requisitos reforzados para la transparencia de medidas y apoyo, considerando la importancia
de mejorar la presentación de la información, la transparencia a lo largo del tiempo, la necesidad de evitar
duplicaciones, la frecuencia en la presentación de informes y la calidad de la información presentada.
 Presentación cada dos años a la secretaría de la Convención de: (1) un INGEI; (2) información necesaria para el
seguimiento de los progresos alcanzados en la aplicación y cumplimiento de la NDC vigente, y (3) información
relacionada con los efectos del cambio climático y la adaptación asociada.

 Desistir del involucramiento del país en las iniciativas que se sustentan y promueven el mecanismo REDD+ y sus
variantes, pues: (1) los resultados de mitigación que pudieran generarse serían utilizados para cumplir las NDC de
los países receptores de la transferencia internacional, sin superarse mediante esa generación, transferencia y
utilización, las deficiencias de REDD+ para la obtención de beneficios de mitigación reales, mensurables,
permanentes, adicionales, verificables y con una contabilidad robusta que evite el doble cómputo; y (2) a pesar del
enfoque de política alternativo que combina la mitigación y la adaptación, REDD+ no garantiza la reducción de la
vulnerabilidad ni el aumento de la capacidad de adaptación de los sistemas socio-económicos y ecológicos
asociados al uso de la tierra, el cambio de uso y los bosques.
 Presentación y actualización periódica de una «Comunicación sobre la Adaptación», que incluya las prioridades,
necesidades de aplicación y apoyo, planes y medidas de adaptación, en articulación al PNAD, NDC o Comunicación
Nacional de Cambio Climático; para ser inscrita en un registro público y examinada en los «Balances Mundiales»
quinquenales respecto a su idoneidad y eficacia en la implementación de la adaptación.
 Adopción de medidas para mejorar la educación, formación, sensibilización y participación del público y el acceso
público a la información sobre el cambio climático, para fortalecer el Plan de Educación ante el Cambio Climático y
Gestión Integral de Riesgos 2012-2022 y otras iniciativas vinculadas; teniendo presente la importancia de estas
medidas para mejorar la acción en mitigación y adaptación y en consideración del sistema de derechos humanos
vigente.
 Vinculación de las entidades gubernamentales y no gubernamentales que conforman el «Sistema Nacional de
Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres» al recién establecido «Mecanismo Internacional de
Varsovia para las Pérdidas y los Daños relacionados con las repercusiones del cambio climático», para reforzar la
comprensión, las medidas y el apoyo cooperativo y facilitador ante las pérdidas y daños relacionados con los
efectos adversos del cambio climático, considerando que no se ha consignado forma alguna de responsabilidad
jurídica ni indemnización.
Llamamos a los pueblos, actores y sectores no gubernamentales del país a:
 Exigir al gobierno a dar pasos urgentes e inmediatos en relación a la suscripción y ratificación del Acuerdo de París,
además de la revisión, actualización y mejora de las INDC para la realización y comunicación de su primera NDC.
 Impulsar la incidencia política para aumentar el nivel de ambición de la mitigación mundial y habilitar la capacidad
de adaptación en el entorno de un clima cambiante.
 Involucrarse responsable y proactivamente en la vigilancia y rendición de cuentas de la función pública y privada, a
fin de mejorar la eficacia de la mitigación y la adaptación.
Expresamos nuestro compromiso de continuar aportando de manera propositiva al Estado salvadoreño para
contribuir a fortalecer el marco de políticas sobre cambio climático, y consideramos la necesidad que los
procesos de participación sean:
 Con amplia inclusión de los diferentes pueblos, sectores y actores sociales relevantes, incluyendo la Mesa de
Cambio Climático de El Salvador y cada uno de sus miembros;
 Fundamentados en el «Principio del Consentimiento Libre, Previo e Informado» y teniendo en consideración los
«Principios Conjuntos para la Adaptación», y
 Garantes de la incorporación de la perspectiva de derechos humanos, equidad de género y conocimiento y
experiencia ancestral y local de los diferentes territorios, comunidades y pueblos indígenas.

Adoptado el 19 de febrero de 2016,

Agentes de Cambio
Alianza de Ulúas, Lencas y Nonualcos
Asociación Biólogas
Asociación GAIA El Salvador
Asociación Nueva Vida Pro-Niñez y Juventud
Asociación Salvadoreña de Conservación del Medio Ambiente (ASACMA)
Asociación Salvadoreña de Energías Renovables (ASER)
Centro Bartolomé de las Casas (CBC)
Centro de Investigación sobre Inversión y Comercio (CEICOM)
Centro de Protección para Desastres (CEPRODE)
Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA)
Comité Consultivo - SICA Capítulo Nacional de El Salvador
Fundación Cáritas El Salvador
Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD)
Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE)
FUNDARRECIFE
Los Pasos del Jaguar
Mesa Nacional de Turismo Rural Comunitario (MNTRC)
Movimiento Ciudadanía Activa para el Desarrollo Territorial (MCA)
Organización Indígena Pueblo Nahuatl Pipil (OIPAN)
Siglo XXIII: Paz Sustentable
Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA)
Universidad Francisco Gavidia (UFG)
Universidad Luterana Salvadoreña (ULS)
Apoyados por