Está en la página 1de 1

El aire es fundamental para los seres vivos, contiene el oxígeno para respirar.

Si no respiramos,
moriríamos.
Las plantas también aprovechan el aire para realizar sus funciones y producir sus alimentos.
El oxígeno del aire es un gas fundamental porque se utiliza, junto con los alimentos, para producir la
energía que el cuerpo necesita para realizar todas las funciones: comer, jugar, crecer, estudiar, etcétera.
Cuando el oxígeno se combina con otras sustancias, se presenta un fenómeno llamado oxidación.
Siempre que hay una oxidación se libera energía. Por ejemplo, para encender un cerillo o una vela, es
necesario que haya oxígeno en el aire; la flama que aparece, es energía en forma de luz y calor.
Este tipo de oxidación se conoce como oxidación rápida, porque la formación de energía se presenta de
inmediato y se manifiesta en forma de luz y calor.
La oxidación lenta es un proceso que no se presenta tan rápido y en el cual la energía que se forma es
química. Un ejemplo de oxidación lenta se observa durante la respiración. Al respirar, el oxígeno que entra
al cuerpo, se combina con los alimentos para formar sustancias nutritivas que se aprovechan para crecer,
para que la sangre circule, para mantener la temperatura corporal y para cualquier otro tipo de función.
En la respiración entra oxígeno al cuerpo y se libera otro gas que se llama dióxido de carbono.
Las plantas aprovechan el dióxido de carbono que producen los animales, así como el agua del medio y
la energía del Sol, para convertirlos en alimento que les permita realizar sus funciones. Las plantas son
los únicos seres vivos que forman su propio alimento y además, como producto de su respiración,
producen el oxígeno queolos demás seres requieren para respirar.

Copyright © 2011.
Todos los derechos reservados.