Está en la página 1de 9

LECTURAS PARA LA SEMANA DEL 22 AL 25 DE FEBRERO 2016

SEGUNDO CICLO

el inglés y el alemán. a causa de su ceguera. a los 80 años de edad.LECTURAS PARA EL LUNES. Familia. leía y escribía el francés. eran el marino José Valera Viaña y la marquesa de la Paniega Dolores Alcalá Galiano. artículos y también cuentos. La última etapa de su vida transcurrió alejada de toda actividad pública. Luego inició estudios de Filosofía y Derecho en la Universidad de Granada y concluyó su formación en Leyes en Madrid. Estudió Lengua y Filosofía en el seminario de Málaga entre 1837 y 1840 y en el colegio Sacromonte de Granada en 1841. Se crió en el seno de una familia liberal y aristocrática. el arte por el arte. la novela española más popular del siglo XIX . Los años de su niñez transcurrieron en el mundo rural andaluz. En ella consigue el ideal que siempre persiguió su autor. BIOGRAFÍAS Juan Valera Juan Valera y Alcalá-Galiano. Las novelas más conocidas y de mayor importancia son:      Pepita Jiménez (1874). Nació en la localidad cordobesa de Cabra en 1824 y murió en Madrid en 1905. además. . que después se reflejará en muchas de sus novelas. SU OBRA. Fue uno de los españoles más cultos de su época. Cuadro de Juan Valera y Alcalá-Galiano Sus padres. el italiano. fue un escritor andaluz. En 1861 se casó en París con Dolores Delavat a la que doblaba en edad. ambos de origen aristocrático. hablaba. Tuvieron tres hijos. Las ilusiones del doctor Faustino Morsamor (1875) Doña Luz (1879) Juanita la Larga (1895) Genio y figura (1897) Sus cuentos son muchos pero algunos más fafmosos: Cuentos y chascarrillos andaluces. El pájaro verde. propietario de una portentosa memoria y con un gran conocimiento de los clásicos grecolatinos. Escribió novelas. Escribió esta novela a los 50 años de edad. Formación.

Academias. . Mañana leeréis algunos de sus cuentos y chascarrillos andaluces. Le eligieron miembro de la Real Academia Española en 1862.

Al ver el rústico lo que había hecho la señora quiso imitarla.LECTURAS PARA EL MARTES. miraba luego en un periódico. hasta que al cabo. se las iba poniendo sucesivamente. pero siempre decía: -Con éstas no leo. El tendero entonces le dijo: -¿Pero usted sabe leer? -Pues si yo supiera leer. y dijo muy contenta. miró en el periódico. repitiendo siempre: -No leo con éstas. Las gafas de Juan Valera Como se acercaba el día de San Isidro. Uno de estos rústicos entró por acaso en la tienda de un óptico en el punto de hallarse allí una señora anciana que quería comprar unas gafas. contemplarlo y admirarlo. y como no lograba leer con ninguna. Siete u ocho veces repitió la operación. Con éstas leo perfectamente. después de ponerse otras gafas. Luego las pagó y se las llevó. el rústico ensayó tres o cuatro docenas de gafas. y empezó a ponerse gafas y a mirar en el mismo periódico. y decía: Con éstas no leo. Así se pasó más de media hora. ¿para qué había de mercar las gafas? . multitud de gente rústica había acudido a Madrid desde las pequeñas poblaciones y aldeas de ambas Castillas. las desechaba todas. Llenos de curiosidad circulaban los forasteros por calles y plazas e invadían las tiendas y los almacenes para enterarse de todo. y aun de provincias lejanas. Tenía muchas docenas extendidas sobre el mostrador.

llegó a hablar de una col que había crecido en un huertecillo cultivado por su padre. si los andaluces siguiesen mi consejo. Figúrese usté que en un lado de la caldera había unos hombres dando martillazos y los que estaban en el lado opuesto no oían nada. y la rica copia de flores. y que es verdaderamente un asombro. Mucho celebró y admiró el gitano la magnificencia de la col gallega y no pudo menos de confesar que el suelo andaluz era harto menos fértil y generoso en lo tocante a coles. para qué iba a servir esa caldera tan enorme? -Para qué había de servir. en la ferrería del Sr. según el gallego. era íntimo amigo de un gitano calderero. en el rigor del estío venía una manada de carneros a sestear a su sombra y a guarecerse de los ardientes rayos del sol. -¿Pero hombre. donde se crían y ceban hermosos becerros y lucias vacas que dan mantecosa leche. valían mucho más. contestó el gitano: para cocer la col que su padre de usté ha criado en el huerto. que los áridos cortijos. Sus frondosos bosques. donde hace poco tiempo que estuve yo para cierto negocio. sus verdes praderas. Leria.La col y la caldera de Juan Valera Un muchacho gallego. dijo el gallego. decía el gitano. -Por eso. comparando la ruindad y pequeñez de las plantas andaluzas con la lozanía y tamaño colosal de las de su tierra. La col acabó por tener tales dimensiones que. frutas y hortalizas que hay allí por donde quiera. ¡Jesús! Yo no he visto nada mayor. en Málaga. . que las estériles llanuras sin árbol que les preste sombra y sin chispa de hierba. una caldera que estaban fabricando. que estaba en Sevilla sirviendo en una tienda de comestibles. cubiertas de abundante pasto. vi. que empieza ya a estar muy en auge. y que los sombríos olivares y viñedos de Andalucía. Por ejemplo. a quien siempre que con él salía a pasear ponderaba la fertilidad de Galicia. Entusiasmado cierto día el galleguito. descuidarían la agricultura y se dedicarían a la industria.

manjar de muy superior estimación y deleite. El nuevo cocinero siguió con exactitud las instrucciones de su antecesor. que le explicara cómo hacía el potaje de que el Arzobispo gustaba tanto. cuando estaba poderoso y boyante el Arzobispado. merced al refinado condimento. Fue tan generoso el primer cocinero. paladeándole con delectación morosa. con el que se regalaba y deleitaba aquel venerable y herbívoro siervo de Dios. Y como la cuerda se rompe casi siempre por lo más delgado. que le confió con lealtad y laudable franqueza su procedimiento misterioso. Entró. condimentó el potaje e hizo que se le sirvieran al ascético Prelado. por desgracia. que el cocinero tuvo una terrible pendencia con el mayordomo. exclamó entusiasmado: -Gracias sean dadas al Altísimo. y más que pescado. hubo en Toledo un Arzobispo tan austero y penitente. exquisito y costoso. el cocinero salió despedido. Está muy rico y muy . que mandó despedir al cocinero e hizo que el mayordomo tomase otro. abandonando la cocina arzobispal. pero ninguno acertaba a condimentar el potaje y todos tenían que largarse avergonzados. que parecían. Ocurrió. pero el Arzobispo le halló tan detestable. Él se esmeró en el guiso. por último. un modesto potaje de habichuelas y de garbanzos. como si fuera con el plato más suculento. semillas y yerbas. que ayunaba muy a menudo y casi siempre comía de vigilia. Ocho o nueve fueron sucesivamente entrando. Al fin hallamos otro cocinero que hace el potaje tan bien o mejor que el antiguo. por amor de Dios y por todos los santos del cielo. Bien es verdad que el cocinero preparaba con tal habilidad los garbanzos y las habichuelas. Vino otro nuevo a guisar para el señor Arzobispo y tuvo que hacer para la colación el consabido potaje. un cocinero más avisado y prudente. y tuvo la buena idea de ir a visitar al primer cocinero y a suplicarle y a pedirle. Su cocinero le solía preparar para la colación. Apenas éste le probó.El cocinero del arzobispo de Juan Valera En los buenos tiempos antiguos.

El cocinero. .sabroso. y le dijo: -¡Pues engáñame tú también. Que venga aquí el cocinero. En ese potaje hay albondiguitas menudas hechas de jamón y pechugas de pollo. Animado entonces el artista. que le engañaban. El Arzobispo miró entonces de hito en hito al cocinero. que el antiguo cocinero lo estaba engañando y que no es justo que incurra yo en la misma falta. El Arzobispo le recibió con grande afabilidad y llaneza. El cocinero acudió contentísimo. con sonrisa entre enojada y burlona. Ya ve V. me inspira. franco y escrupuloso. que era además sujeto muy sincero. porque lo creo de mi deber. me atrevo a decirle. E. E. y puso su talento por las nubes. No hay en ese potaje garbanzos ni habichuelas. Quiero darle merecidas alabanzas. y hay riñoncitos de aves y trozos de criadillas de carnero. Es una falsificación. quiso hacer gala de su sinceridad y de su lealtad y probar que sus prendas morales corrían parejas con su saber y aun se adelantaban a su habilidad culinaria. majadero! SI QURÉIS LEER MÁS CUENTOS DE ESTE AUTOR PICHAD EN SU NOMBRE AL INICIO DE CADA CUENTO. pues. dijo al Arzobispo: -Excelentísimo señor: a pesar del profundísimo respeto que V.

Málaga cantaora. salada claridad. Plateado Jaén. la orilla de las Tres Carabelas. Granada. y Sevilla. . Almería dorada. agua oculta que llora.. ANDALUCÍA Manuel Machado (1874-1947) Cádiz. Huelva.LECTURAS PARA EL MIÉRCOLES. Córdoba callada. Romana y mora..

España y la Humanidad! . El compositor José del Castillo Díaz adaptó y armonizó la melodía. que a los hombres. para España y la Humanidad”. Pese a que tanto la letra como la música fueron anotadas por Blas Infante. La composición de tres franjas horizontales del mismo tamaño (verde. El escudo. La letra del himno es la siguiente: La bandera blanca y verde vuelve. El himno de Andalucía tiene su origen en el 'Santo Dios'. El escudo de Andalucía se inspira en el de la ciudad de Cádiz. y está integrado por la figura de un Hércules que sujeta a dos leones entre columnas. A sus pies se muestra la leyenda “Andalucía por sí. un canto religioso que entonaban los campesinos de diversos puntos de la región durante las faenas de la siega. bajo el sol de nuestra tierra. al tiempo que simbolizan los valores de la pureza y la esperanza en el futuro. ¡Andaluces. blanca y verde) que forman la bandera fue aprobada por la Asamblea de Ronda en 1918. Partituras y audio en formato mp3 del Himno de Andalucía Las raíces populares se combinan con algunas de las reivindicaciones andaluzas fundamentales que expresan el deseo de transformación socioeconómica y el ansia de alcanzar un futuro de paz y solidaridad. ¡Andaluces. su origen es netamente popular. España y la Humanidad! Los andaluces queremos volver a ser lo que fuimos hombres de luz.LECTURAS PARA EL JUEVES Símbolos de Andalucía La bandera. El himno. a decir paz y esperanza. Sus colores evocan tonalidades del paisaje andaluz. alma de hombres les dimos. levantaos! ¡Pedid tierra y libertad! ¡Sea por Andalucía libre. levantaos! ¡Pedid tierra y libertad! ¡Sea por Andalucía libre. tras siglos de guerra.