Está en la página 1de 2

Historia del Pensamiento musical

“-Excelente interpretación –oyó decir Abul-Hasan al califa cuando su benefactor hubo
acabado la última de sus canciones. Después dio un largo sorbo a su copa de vidrio teñido y
dijo-: escuchemos ahora a este discípulo tuyo del que tanto se habla por ahí.
Abul-Hasan sintió un nudo en el estómago y deseó huir con todas sus fuerzas. Pero la juventud
es osada, y también sincera, así que, cuando el califa le interrogó acerca de sus conocimientos
musicales, sobreponiéndose a su temor, respondió:
-Sé cantar como otros saben; pero, además, sé hacer lo que no saben otros. Mi original estilo
sólo podrá apreciarlo un erudito tan sensible como vuestra majestad. Si queréis, cantaré lo que
jamás ha oído nadie.
La respuesta asombró a todos los presentes, incluido Ishac al-Mosulí. Cuando el califa ordenó
que se le diera el laúd, Abul-Hasan lo rechazó, diciendo:
-Desearía solicitaros la gracia, majestad, de tocar mi propio instrumento, que he dejado a las
puertas de palacio.
-¿Cómo? ¿Rehúsas el de tu maestro?
Ishac al-Mosulí insinuó una expresión contrariada por el atrevimiento del discípulo, pero no
arriesgó ningún comentario. Los demás invitados seguían el suceso con interés.
-¿Y qué tiene tu instrumento que lo haga preferible al del gran Ishac el de Mosul, cantor de mi
corte? –preguntó el califa.
-Si deseáis que cante según el método de mi maestro, me serviré de su laúd. Pero si preferís
conocer la música que yo he ideado, es necesario que emplee el mío, pues he introducido en él
ciertas reformas que agradarán a vuestra sensibilidad.
Aún creció más la sorpresa de todos al oír esto. Entusiasmado, Harún ar-Rashid mandó a
buscar el laúd de Abul-Hasan, que fue llevado a la sala rápidamente. Al verlo, el califa se fijó
en él con curiosidad y advirtió que tenía un quinto orden de cuerdas, lo cual hizo notar a los
visires. Ishac al-Mosulí miraba a Abul-Hasan con creciente irritación, pero tampoco esta vez
dijo nada. Envalentonado por su propio atrevimiento, el joven discípulo procedió a explicar el
laúd de su invención.
-Has de saber, alteza, que este instrumento es menos pesado que los otros laúdes, y he alargado
el mástil. También le he añadido un quinto orden de cuerdas, entre el segundo y el tercero, para
enriquecer sus posibilidades sonoras. Este nuevo orden representa el alma. Las cuerdas de los
órdenes segundo y quinto están hechas de seda roja que no ha sido hilada en agua caliente,
sino fría, lo que las hace menos blandas que las usuales. Las de los órdenes primero, tercero y
cuarto están fabricadas con las entrañas de un cachorro de león, preferibles a las de ningún
otro animal por su resistencia, por la profundidad de su tono y por la claridad de su sonido.
Soportan una pulsación más prolongada sin dañarse y no se ven tan fácilmente afectadas por
los (…)”
-Resumen: pidiéndole el califa a Abul-Hasan que interprete algo de música, éste rechaza el laúd
de su maestro Ishac al-Mosulí en favor de uno nuevo, construido por él mismo, que entre otras
innovaciones dispondría de un quinto orden de cuerdas.
1

En su lugar. en el Bagdad califal. mi propio instrumento. Califa. Lamek. entrañas de un cachorro de león. agua fría.-Ideas principales y secundarias: 1. resistencia. -Autor. claridad. Posteriormente. Abul-Hasan. laúd. hijo de Caín. obra y biografía: desconozco tanto el autor como la obra a la que pertenece el fragmento. -Términos: Abul-Hasan. diciendo que sólo así podría hacer lo que ningún otro intérprete podría. fabricó un instrumento. además de que el nuevo instrumento sería menos pesado el laúd anterior. profundidad. tal y como refleja el fragmento. se le atribuye la invención del laúd de cinco cuerdas. y fabricando el resto de cuerdas (a excepción del segundo orden) con entrañas de cachorro de león. durante el Barroco. el mítico hijo del Adán genesíaco. -Localización del texto: el texto se sitúa en el siglo IX. alma. visires. aunque no sea un instrumento mayoritario. en mucho difundida al resto de Europa desde Al-Ándalus. opino. menos pesado. si bien se ha retomado su música en el siglo XX. el viento en su cavidad torácica producía extraños sonidos. se encontraron en Bagdad en una reunión musical. Antecedentes: 2. alargado el mástil. y con un número de entre siete y diez trastes a lo largo del mástil. que imitara dicho sonido quejumbroso y triste como modo de recordar la pérdida de su hijo. quinto orden de cuerdas. Consecuentes: el laúd no fijo su forma definitiva y clásica hasta aproximadamente el año 1500. -Opinión: creo que el texto refleja bien el encuentro entre el califa (que aparece también como protagonista en varios relatos de Las mil y una noches). se le añadieron otras cuerdas. menos blandas. mencionaré una antigua leyenda acerca del origen del laúd: Lamek. Ya en el siglo XVIII. cayó en desuso. reformas. resultaría de gran importancia en la historia de la música árabe. un mástil más largo. 2 . lo cual. En concreto a su protagonista. Principales: Abul-Hasan ha inventado un tipo nuevo de laúd. con seis pares de cuerdas dobles. -Antecedentes y consecuentes: 1. llamado Zyriab. una vez seco y dispersos sus órganos. pulsación más prolongada. el laúd. escuchándolos. un tapa plana de abeto. Abul-Hasan. fondo profundo en forma de pera. colgó el cadáver de su hijo de un árbol para tenerlo siempre frente a sí. Secundarias: el músico Abul-Hasan rechaza el instrumento de su maestro en favor de uno de invención propia. el legendario Zyriab y su maestro. 2. Ishac al-Mosulí. Harún ar-Rashid. más graves. su maestro Ishac al-Mosulí y el califa Harú arRahid son personajes históricos reales que. con un quinto orden de cuerdas (que representaría el arma). y la invención del laúd de cinco cuerdas.

Intereses relacionados