Está en la página 1de 1

En esta foto de verdad el ser que amo, que amé, no se encuentra separado de

sí mismo: por fin coincide. Y, oh misterio, dicha coincidencia es algo así como
una metamorfosis. Todas las fotos de mi madre a las que pasaba revista eran
un poco como máscaras; en la última, bruscamente, la máscara desparecía:
quedaba un alma, sin edad pero no al margen del tiempo, puesto que este aire
era el mismo que yo veía, consustancial a su rostro, cada día de su larga vida.
(Barthes: 164)
Aplicado a aquel que se ama, este riesgo es desgarrador: durante toda la vida
puedo sufrir la frustacion de la “imagen Verdadera” (Barthes: 166)
Puesto que ni Nadar ni Avedon han fotografiado a mi madre, la supervivencia
de esta imagen ha sido debida al azar de una vista tomada por un fotógrafo de
pueblo que, mediador indiferente y muerto también el tiempo después, no
sabía que lo que fijaba era la verdad, la verdad para mí. (Barthes: 166)
Barthes, R. (1990). La cámara lúcida: nota sobre la fotografía, trad. Joaquim Sala-Sanahuja.

La manifestación de la pertenencia a esta intimidad acontece mediante la
creación de un mundo, así como por su nacimiento, su destrucción y su
decadencia. La manifestación del ser del hombre y con ello su auténtica
realización acontece por la libertad de la decisión. Esta aprehende lo necesario
y se mantiene vinculada a una aspiración más alta. (Heidegger: 4)
Heidegger, M. (1989). Hölderlin y la esencia de la poesía (Vol. 46). Anthropos Editorial.

Traducción de Samuel Ramos, publicada en: Martin Heidegger, Arte y Poesía,
Buenos Aires, F.C.E, 1992.
(…) Barthes lleva a cabo un acto de poetización radical –acto órfico por
excelencia-, descender al reino de las sombras- a través de la placa
fotográfica-, extinguir la inalienable esencia de la madre: “esto ha sido”,
formula talismánica de un encuentro con lo real inaugurado mucho tiempo
atrás. (Marty: 158)

Referencias
Heidegger, M. (1992). Arte y Poesía. (S. Ramos, Trad.) Buenos aires: F.C.E.
Marty, É. (2007). Roland Barthes, el oficio de escribir . Buenos Aires: Manantial.