Está en la página 1de 1

TEMA  1.  INTRODUCCIÓN.

 
 
El  alfabeto  latino,  en  la  época  clásica,  constaba  de  las  siguientes  letras:  A,  B,  C,  D,  E,  
F,  G,  H,  I,  K,  L,  M,  N,  O,  P,  Q,  R,  S,  T,  U  (V),  X.  Posteriormente,  se  añadieron  la  Y  y  la  Z  
para  transcribir  palabras  de  origen  griego.  
 
La   a,   e,   o   se   pronuncian   como   en   español.   La   i   y   la   u   se   llaman   semivocales,   porque  
unas   veces   tienen   sonido   de   vocal   y   otras   de   consonante.   Generalmente   tienen  
sonido  de  consonante  cuando  van  ante  otra  vocal.  Iam  →  jam  →  /yam/.  
 
Diptongos:  ae  (rosae),  au  (taurus),  oe  (poena);  más  raros:  ui.  
 
ACENTUACIÓN.  
Sílabas  abiertas:  terminan  en  vocal.  Sílabas  cerradas:  terminan  en  consonante.  
Una  sílaba  es  larga  por  naturaleza  cuando  contiene  una  vocal  larga  o  un  diptongo,  
mientras  que  es  larga  por  posición  cuando  es  cerrada.  
Una  sílaba  es  larga    ̄  cuando:  
La  vocal  es  larga  por  naturaleza.  Ej:  exclūdo.  
Contiene  diptongo.  Ej:  poena.  
La  vocal  va  seguida  de  dos  consonantes.  Ej:  ingēntem.  
 
Una  sílaba  es  breve  ˘  cuando:  
Lo  es  por  naturaleza.  Ej:  celĕritas.  
La  sílaba  termina  en  vocal  y  está  seguida  por  otra  con  la  que  no  forma  diptongo.  Ej:  
audĭo.
   
Reglas  generales  de  acentuación:  
No  hay  palabras  agudas  ni  sobreesdrújulas.  
Las  palabras  bisílabas  son  siempre  graves.  
En  las  palabras  de  más  de  dos  sílabas,  el  lugar  del  acento  está  determinado  por  la  
cantidad  de  la  penúltima  sílaba:  
 
-­‐Si   es   larga,   ella   lleva   el   acento;   la   palabra   resulta   grave.   Ej:   argēntum  
/arguéntum/.  
 
-­‐Si  es  breve,  el  acento  se  traslada  a  la  sílaba  anterior;  la  palabra  es  esdrújula.  
Ej:  discipŭlus  /diskípulus/.