Está en la página 1de 1

Una escuela tambin diversa.

En la escuela tambin se refleja esta


heterognea situacin social y lingstica. En el aula conviven
lenguas distintas unas como lengua materna, otras como
segunda lengua, variedades diferentes y modos diversos de usar
el lenguaje, que muchas veces interactan de manera conflictiva.
Al comprender esta heterognea situacin social y lingstica, los
docentes que empleamos el castellano como lengua de enseanza
sabemos que:
No todo estudiante de la Educacin Bsica Regular es monolinge
en castellano ni todos nuestros estudiantes tienen un dominio
similar de esta lengua.
No todos los hablantes de castellano conocen y usan la variedad estndar.
No podemos permitir que se hagan objeto de burla una u otra
variedad, una u otra lengua.
En la escuela, algunas veces se considera como las nicas formas
legtimas los usos del castellano estndar y sancionamos todos los
dems, como si se tratasen de defectos o errores individuales. Es
como si los docentes estuviramos esperando que al llegar a la
escuela todos los estudiantes dominen la variedad estndar. En
realidad, como ya vimos, es una variedad que no se aprende en el
entorno familiar ni comunitario, porque no es una variedad materna.
Ms bien, debe aprenderse en la escuela, y para que el nio pueda
conocerla y dominarla necesita apropiarse del sistema de escritura,
necesita participar del mundo de la escolaridad.
Al sancionar como incorrectos los usos que no pertenecen a la
variedad estndar, estamos negando
las
variedades no
estndares del castellano, as como tambin las lenguas
originarias que prestan al castellano peruano sus modos de
pronunciacin, composicin de oraciones y su vocabulario. Si
rechazamos sus usos maternos, nuestros estudiantes empiezan a
considerar equivocada su forma de hablar castellano, la forma de
hablar de su familia y comunidad.
Nuestra labor como docentes nos exige reconocer nuestra cuota de responsabilidad y no seguir
perpetuando esta situacin inequitativa. Desde la escuela, tenemos una deuda social que
debemos afrontar para transformar nuestras instituciones en