Cuentos de animales

Ilustrar y contar a
partir de redes modulares
3 eso curso 2015-2016

Erase una vez un pequeño cachorro de tigre llamado Míster
Whiskers que vivía en una selva de la India. A pesar de que su madre
y sus hermanos le daban mucho cariño y le querían enormemente, el
cachorro no era feliz; pues quería relacionarse con otros habitantes
de la selva, pero todos le temían por su feroz aspecto.
Un día, mientras observaba desde la lejanía cómo jugaban unos
monos, un búho se le acercó y le dijo:
-¿Te gustaría ser como ellos? ¿Te gustaría que nadie te temiera por
tu aspecto? Yo tengo la solución.
Míster Whiskers asintió y siguió al búho hasta una oscura cueva.
Éste le dijo que para cambiar de aspecto, tenía que beberse una
poción, y así lo hizo. De repente, Míster Whiskers sintió que estaba
empezando a encoger hasta convertirse en un ratón. No lo podía
creer, el búho le había engañado. Él no quería ser un ratón, solo
deseaba tener un aspecto menos feroz.
Inmediatamente, el búho empezó a volar en círculos sobre su cabeza,
así que Mr. Whiskers se escondió para que no le comiera.
Una vez estuvo a salvo, se puso a pensar la manera de volver a
recuperar su aspecto, y se le ocurrió una idea brillante.
Permaneció escondido hasta la noche, y cuando el búho salió a cazar,
buscó la poción que le había convertido en ratón. Se la bebió, y el
efecto del brebaje quedó revertido, ahora ya era un tigre otra vez.
Pero no volvería con su familia hasta vengarse del malvado búho.
Míster Whiskers vertió en un charco de la cueva una de las pociones
que convertía en hormiga a quien la bebiera, y se fue. Cuando el búho
regresó, estaba sediento, así que bebió del charco, y se convirtió en
hormiga. Ahora ya no podría hacer más hechizos.

Inés Megido 3A

Había una vez una jirafa llamada Giralda que vivía en la sabana africana. Una mañana al
salir a pasear, quedo atrapada en un cepo que habían puesto los cazadores de
elefantes. Al paso de unas horas, aparecieron los cazadores. La ataron con cuerdas,
aunque la jirafa intentaba escapar con todas sus fuerzas los cazadores la inmovilizaron.
La encerraron en un remolque con una jirafa que estaba dormida. Al cabo de un rato la
otra jirafa despertó, y cuando la miro… ¡Era su hermano pequeño! Estuvieron un rato
planeando como escaparse y se les ocurrió un plan. Se desataron las cuerdas que les
ataban las patas, y cuando los cazadores abrieron la puerta del remolque saltaron
sobre ellos tirándolos al suelo y se escaparon corriendo al bosque.

Javier Magadán 3A

Rox era un zorro blanco como los demás, no le distinguirías de ningún otro, pero un día
algo cambió; su pelaje pasó de estar blanco a tornarse en un color café.
Ahora a pesar de sus intentos, no se podía esconder en la nieve, como los demás
cachorros. Se sentía diferente y eso no le gustaba ni un pelo.
Aguantó así varias semanas, hasta que de repente, un día… ¡Todos se volvieron
marrones también!; habían crecido y por eso ya no eran blancos. En ese momento, Rox,
pensó que ser diferente no implicaba ser peor o mejor, solo distinto.

Esther Magdalena 3A

Érase una vez, una tortuga verde llamada Rita. Rita vivía con otras tortugas verdes
en el Lago Verde, al sur del Mundo de Colores.
Un día una tortuga enfermó, y Rita se ofreció para ir a buscar la Planta Dorada que
podía curarla. Pero para llegar a ella, debía llegar hasta el centro del Mundo de
Colores.
Rita no tardo en ponerse en marcha. Cogió un mapa, y trazó una línea desde dónde
se encontraba hasta la Pradera Dorada. Para llegar hasta allí debería pasar por el
Bosque Naranja y el Río Amarillo.
En poco tiempo, llegó al Bosque Naranja. Aquel bosque era muy profundo, y era muy
fácil perderse, pero eso no la asustaba.
Caminó un poco, pero, como era de esperar, se había perdido.
Empezó a dar gritos hasta que alguien se acercó a ella. Era un zorro naranja llamado
Llama.
El zorro le preguntó qué hacía allí, y le ofreció su ayuda para salir de ahí.
Llama la sacó del bosque y ambos siguieron su camino.
No tardaron en llegar al rio amarillo. Pero llama no sabía nadar, asique se pusieron a
buscar un puente.
Mientras buscaban, se encontraron con unos peces amarillos jugando, un pez llamado
Cima se les acercó.
Tras contarle su situación, el pez reunió a muchos de sus amigos, que formaron una
especie de pasillo por el que ellos podrían pasar.
Cruzaron el puente y el pez les dijo que si querían llegar antes, podían pasar por un
sendero que se encontraba al principio del rio.
Caminaron por el sendero, y no hizo falta mucho tiempo para que empezaran a notar
que las plantas amarillas que les rodeaban se convertían en preciosas y brillantes
planta doradas.
El sendero había terminado cuando vieron una espléndida pradera llena de plantas
doradas. Rita cogió una, y ambos iniciaron el camino de vuelta.
Ya en el Lago Verde, Rita le dio a la tortuga enferma la planta, y esta se curó en un
instante.
Ahora todos los años se celebra un desfile en honor de Rita, que hizo un largo y
peligroso camino para salvar a una tortuga enferma.

Celia Lobo 3A

Había una vez un búho llamado Sol. Vivía sólo porque nadie le quería. Era muy malo.
Siempre se reía de los demás animales. Que si eran altos, bajos, delgados, gorditos…
¡Cómo si eso importara! ¡Todo el mundo estaba harto! Entonces un grupo de ratones,
que eran los animales más enfadados, se reunieron.
-¡Estamos hasta los bigotes!- Decían.- ¡Vamos a pagarle a Sol con la misma moneda!Entonces salieron de la madriguera para llevar a cabo su plan. Tras unos segundos su
búsqueda terminó ya que Sol se descubrió a sí mismo.
-Jajaja.- Carcajeó.-¿Me estáis buscando?¿Y qué vais a hacerme siendo tan
insignificantes?
- Vamos a pagarte con la misma moneda Sol, porque te has portado muy mal.- Dijo el
líder de los ratones.
-Eres muy grande. Nos das miedo.- Dijo un ratoncito.
- Eres muy pequeño. Como una hormiguita.- Dijo una jirafa que se unió a la
conversación.
-¿Qué clase de nombre es Sol para un búho? ¡Menuda estupidez!- Dijo un ratón de
campo.
Cada palabra le dolía más a Sol y empezó a sentirse culpable.
-¡Basta!- Gritó con lágrimas en los ojos.
- Sol… todo lo que te dijimos era sólo para que vieras como nos sentimos nosotros
todos los días, porque sabemos que tú no quieres hacernos daño y no lo dices en serio.
Nosotros tampoco lo decimos en serio.
-Ahora lo entiendo todo. Siento haberos hecho daño. No era mi intención. Me
hicisteis darme cuenta de que nadie es perfecto. Yo tampoco.- Y entonces Sol
descubrió que las palabras hieren mucho y aprendió a respetar a todo el mundo. ¡Por
fin conseguía respetar! ¡Ahora todos serían amigos para siempre!

Sofía Martínez 3A

Había una vez una gatita llamada Brandy, era muy presumida por lo que tenía cientos y
cientos de collares, unos rosas, morados con piedras preciosas. Un día Brandy vio a
sus amos muy preocupados sin saber de lo que se trataba le cogieron muchos de sus
collares y se los llevaron, cuando volvieron no había ni uno de esos collares no tenía
nada solo estaban más contentos, la gatita enfadada se puso a romperlo todo mientras
escucha a sus amos hablar de que no podían seguir viviendo allí, que la casa era
demasiado cara. La gatita enfurecida con su suerte decidió escaparse.
Nada más salir por la puerta no supo qué hacer y se puso a caminar, estaba muy frio y
sus patitas delicadas estaban cansadas de andar. Ya era de noche y tenía mucha
hambre asique decidió entrar en uno de los restaurantes italianos más lujosos, en
cuanto entró la gente la echo a patadas de allí , como no sabía que mas podía hacer se
fue por la parte de atrás , estaba lleno de basura y no olía muy bien pero Brandy ¿que
mas podía hacer? Viendo a muchos gatos y gatas como ella rebuscando en la basura,
solo pensaba en el hambre que tendrían para meter su delicado hocico en aquella
horrible y sucia bolsa para simplemente intentar comer. Brandy con mucha hambre y
sed se sentó a esperar, no recordaba como volver a casa. Como pudo se durmió
cuando se despertó un hombre extraño estaba mirando su collar ella sin saber nada la
metió en un coche. Tenía mucho miedo de lo que le iba a hacer. Después de un rato el
hombre la llevo a su casa en la que sus amos la recibieron con mucho cariño

María Carrasco 3A

Todas las ilustraciones realizadas por el alumnado de
3A y 3B se encuentran recogidas en el siguiente muro
de Padlet

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful