Está en la página 1de 1

Hola, me llamo Ana.

Cundo estuve en el campo de concentracin que vemos en esa foto, tena tan solo 10
aos. esta foto me trae recuerdos muy tristes y terriblemente duros y horribles de
aquella poca de mi infancia que viv en aquel infierno.
De mis recuerdos, el peor fue ver como mis padres, hermanos y dems familiares
moran en las duchas de gas.
La verdad es que es muy duro.
Yo estaba en el de Polonia y me llevaron all a los 8 aos hasta que mi familia muri.
Pas all los aos que dur la Segunda Guerra Mundial, con la esperanza cada da de
poder volver a despertarme junto a mi familia al da siguiente.
Por suerte o por desgracia a mi no me toc entrar en aquellas duchas de gas en las que
vi morir a mis padres y hermanos, y digo por suerte o por desgracia porque perder a tu
familia a una edad tan temprana es bastante duro.
A da de hoy, tengo que dar las gracias de que no he tenido secuelas y estoy bien, pero
sobretodo agradecer a todas aquellas personas que me han ayudado durante toda mi vida
a seguir adelante despus de aquella etapa tan dura e imborrable de mi mente por la que
pas.
Todos lo que aparecemos en la foto tenemos algo en comn, y es que fuimos los nicos
supervivientes, a los nicos que no nos toc ir a las duchas de gas de los millones de
judos que nos encontrbamos en aquel campo de concentracin polaco. Y todos
perdimos a nuestras familias completamente.
Cualquier persona que lea esta carta podr sentir en su carne la trgica infancia que
tuvimos los judos en la Segunda Guerra Mundial.