Está en la página 1de 1

Queridos hermanos en Cristo Jesús,

Saludo ELENA Gastón López.

POR FAVOR, procurarán emplearla en las iglesias, los orfanatos y las viudas

Yo soy la Sra. Elena Gastón López. Estoy casada con el Sr. Gastón López que
trabajó con la embajada de Kuwait en Costa de Marfil durante nueve años antes
de morir. Nos casamos por once años sin un niño. Murió después de una breve
enfermedad que duró sólo cuatro días. Antes de su muerte éramos ambos
cristiano nacido de nuevo.

Antes de su muerte los dos éramos cristianos nacidos de nuevo. Cuando mi


marido estaba vivo que depositó la suma de cuatro millones ochocientos mil
dólares EE.UU. (dólares de los EE.UU. 4,8 millones de dólares) con uno de los
bancos aquí en Costa de Marfil África Occidental. Una vez más, estoy con mi
ordenador portátil en un hospital, donde he estado en tratamiento para el cáncer
de los pulmones, pero voy a volver a casa en 2 días. Mi médico me dijo que no
iba a durar los próximos ocho meses debido al problema del cáncer. La que más
me molesta es mi enfermedad del movimiento. Sabiendo mi condición decidía
donar este fondo a una organización de caridad que utilizará este dinero la
manera que voy a mandar adjunto.

Es mi último deseo de ver ese dinero distribuido a organizaciones de caridad y


para la expansión del reino. Por favor, te lo ruego en el nombre de Dios que me
ayudara a cobrar el depósito y los intereses devengados desde el banco y la
distribuye a los menos privilegiados. Quiero una persona que tiene temor de
Dios, que utilizará este dinero a las iglesias, los orfanatos y las viudas de
propagar la palabra de Dios y para garantizar el mantenimiento de la casa de
Dios.

No necesito ninguna comunicación del teléfono en este sentido como fue


enseñado y aconsejado por mi médico porque me pusieron en la observación y
pidió que se mantenga alejado de todo lo estresante como el acceso al bloc de
notas y de Internet, incluso este teléfono, como ha de haber sido adversos
efectos sobre la presión arterial.

La Biblia nos hizo comprender que el Beato es la mano que da. He tomado esta
decisión porque no tengo ningún niño que herede este dinero. Mi felicidad es que
viví una vida de un cristiano digno. Quienquiera que desea servir al Señor debe
servirlo en espíritu y verdad. Rogar por favor siempre a lo largo de su vida.
Cualquier retraso en su respuesta me dará el sitio en la búsqueda de otra
persona para este mismo propósito.

Esperamos oír de usted. Permanezca bendito en el Señor.

Atentamente en Cristo
Elena Gastón López