P. 1
Resumen - Fradkin Raúl (2008)

Resumen - Fradkin Raúl (2008)

|Views: 591|Likes:
Publicado porReySalmon
Raúl Fradkin (2008) ¡FUSILARON A DORREGO! Introducción
Cuando Gregorio Aráoz de Lamadrid regresó a Buenos Aires en marzo de 1828 no encontró sencillo tener una vida normal. Pocos, muy pocos en esa época deben haberla tenido. El itinerario de Lamadrid estuvo signado por la revolución. Desde 1811 se incorporó al ejército y, desde entonces, no dejo de vivir en continua agitación. La carrera militar le prometía nuevos e impensados horizontes, pero estaba llena de azares e imprevistos. Así, Lamadrid
Raúl Fradkin (2008) ¡FUSILARON A DORREGO! Introducción
Cuando Gregorio Aráoz de Lamadrid regresó a Buenos Aires en marzo de 1828 no encontró sencillo tener una vida normal. Pocos, muy pocos en esa época deben haberla tenido. El itinerario de Lamadrid estuvo signado por la revolución. Desde 1811 se incorporó al ejército y, desde entonces, no dejo de vivir en continua agitación. La carrera militar le prometía nuevos e impensados horizontes, pero estaba llena de azares e imprevistos. Así, Lamadrid

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: ReySalmon on Apr 14, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/17/2013

pdf

text

original

Raúl Fradkin (2008) ¡FUSILARON A DORREGO!

Introducción
Cuando Gregorio Aráoz de Lamadrid regresó a Buenos Aires en marzo de 1828 no encontró sencillo tener una vida normal. Pocos, muy pocos en esa época deben haberla tenido. El itinerario de Lamadrid estuvo signado por la revolución. Desde 1811 se incorporó al ejército y, desde entonces, no dejo de vivir en continua agitación. La carrera militar le prometía nuevos e impensados horizontes, pero estaba llena de azares e imprevistos. Así, Lamadrid vio que su futuro se tornaba incierto cuando después de 1820 fue pasado a retiro. Igual que otros oficiales, intentó rehacer su vida y se puso al frente de una estancia en Buenos Aires, pero al poco tiempo ya estaba entremezclado en nuevas luchas, esta vez contra los indios. Tiempo después se reintegró a las filas y fue enviado al norte. Sin embargo, terminó haciéndose elegir gobernador de su Tucumán natal en 1825 y se convirtió en uno de los principales apoyos en el interior del presidente unitario Bernardino Rivadavia. Tras tres años Lamadrid regresaba a una Buenos Aires en la cual la situación política había cambiado por completo. Ahora gobernaba la provincia su más férreo adversario, el líder de los federales porteños, Manuel Dorrego. No sólo era un conocido de Lamadrid, con quien había compartido los avatares del Ejército del Norte, sino que, además, era su compadre. Sin embargo, la entrevista que mantuvieron lo desilusionó. Pese a todo, las relaciones que tenía le permitieron sortear este frio recibimiento y terminó por ser reincorporado al ejército y agregado al estado mayor aunque sin mando de tropa. El 1º de diciembre de 1828 las tropas que al mando de Juan Lavalle regresaban de la recién finalizada guerra con el Imperio del Brasil acababan de sublevarse y habían depuesto al gobernador. Por suerte para Lamadrid, su suegro era uno de los ministros y terminó por sumarse a los sublevados. Dorrego escapó de a ciudad y logró reunir a las fuerzas que se mantenían leales para enfrentar al ejército unitario. Ambos bandos se enfrentaron en Navarro el 9 de diciembre y el saldo fue un triunfo completo de los sublevados. Pocos días después Dorrego fue traicionado y entregado al jefe insurrecto, quien, sin juicio ni sumario previo, dispuso su inmediato fusilamiento. Lamadrid fue uno de los testigos de este dramático episodio. Y sus lazos personales lo pusieron en una situación bien problemática dado que era yerno de un ministro clave del gobierno de Lavalle y a la vez Dorrego era su compadre. No sólo de él: otro de sus compadres era Juan Manuel de Rosas, el comandante general de Milicias del gobierno de Dorrego y su principal apoyo para enfrentar a los sublevados. La situación de Lamadrid no era nada sencilla e intentó evitar la batalla, que habría de librarse en Navarro a través de una fallida negociación con Rosas. Más dramático aún fue su último encuentro con Dorrego. El prisionero le pidió que convenciera a Lavalle para que lo recibiera, pero sus esfuerzos fueron infructuosos. El dramatismo de la situación no puede ser obviado e ilustra con claridad la profundidad de las rupturas que los enfrentamientos políticos estaban generando en la trama más íntima de las relaciones tanto sociales como personales. Unitarios contra federales. Federales contra unitarios. Hemos escuchado y leído tantas veces ese violento enfrentamiento que es imposible no pensar en que se trataba de dos bandos claramente diferenciados y opuestos. Con lo visto hasta aquí, se puede advertir que las cosas fueron bastante más complejas. En este sentido, conviene recordar que las vidas de Dorrego y Lavalle tenían varios puntos en común. La muerte de Dorrego impactó profundamente en la sociedad de la época, aun entre quienes simpatizaban en ese momento con Lavalle. Y, mucho más, entre quienes habían sido sus seguidores. Así, en poco tiempo se multiplicaron las coplas y los cielitos populares narrando su drama y clamando venganza. Después de matar a Dorrego los sublevados deben haber pensado que su triunfo era completo. En definitiva, se habían apoderado de la ciudad y del gobierno sin demasiada dificultad. Sin embargo, lo que parecía un triunfo total se transformó en muy poco tiempo en una violenta confrontación política, social e interétnica cuando toda la campaña de Buenos Aires fue sacudida por un masivo alzamiento protagonizado por fuerzas heterogéneas. Buenos Aires vivía una situación inédita: la guerra civil había estallado en el mismo territorio bonaerense y emanaba de sus entrañas. De este modo, lo que parecía ser el triunfo completo de los unitarios, comenzó a revertirse. Y no faltó mucho tiempo para que los sublevados quedaran confinados al recinto de la ciudad adquiriendo plena conciencia de su aislamiento social. Así, a mediados de 1829 Lavalle debió iniciar negociaciones de paz con Rosas. Largas y complicadas fueron estas negociaciones pero a fin de año daban un resultado palmario: la legislatura era reinstalada y ahora elegía a Rosas convertido en el jefe indiscutido de la facción federal porteña. La deposición y el fusilamiento de Dorrego fueron un punto de inflexión en el desarrollo de las luchas política posrevolucionarias y así quedo grabado en la memoria colectiva. El libro busca ofrecer una mirada sobre este acontecimiento apoyándose en las investigaciones que han renovado en los últimos años el conocimiento de la sociedad y la política de la época. Pero ese suceso será sólo un prisma a través del cual considerar las razones que llevaron a tal exacerbación de la lucha política, a la irrupción de formas novedosas de movilización, a las tensiones sociales que se expresaron a través de la lucha de facciones y a las condiciones históricas que hicieron posible la construcción de un liderazgo caudillista y su misma naturaleza

1

1. El fusilamiento del ³padre de los pobres´.
A fines de noviembre de 1828, las tropas que llegaban a Buenos Aires de la Banda Oriental tras la guerra con el Imperio del Brasil fueron recibidas con enorme entusiasmo. Esta guerra había comenzado en 1825 y supuso una enorme movilización de tropas. En un principio, la guerra concitó un enorme apoyo popular y exaltó los sentimientos patrióticos y de rechazo a portugueses y brasileros. En esas condiciones se formó una autoridad de alcance nacional. El Congreso dispuso la formación de un ejército, y en febrero de 1826 eligió a Bernardino Rivadavia como Presidente de la República. De ese modo, los unitarios se transformaban en la facción política gobernante y contaban con un gran ejército en operaciones cuya oficialidad adhería por completo a ellos. Sin embargo, la guerra se hizo larga y su desenlace, incierto. A mediados de 1827 Rivadavia, acosado por los requerimientos de la guerra oriental y la creciente oposición interna, envió una misión negociadora a Río de Janeiro a cargo de su ministro Manuel José García, quien acordó un tratado de paz preliminar que aceptaba la anexión de la Banda Oriental al Imperio del Brasil. El rechazo fue generalizado y Rivadavia se vio forzado a renunciar. El gobierno unitario y la autoridad nacional habían sucumbido. En tal situación, la provincia de Buenos Aires recuperó su autonomía y sus instituciones y Manuel Dorrego fue electo gobernador. De esta manera, la oposición federal llegaba por primera vez al gobierno provincial. Aunque las tratativas de paz suscitaron intensos desacuerdos y generaron múltiples acusaciones, lo cierto es que la inmensa mayoría de la sociedad recibió de buen grado la noticia: por fin había terminado la contienda. Con el fin de la guerra llegaba también a su fin el bloqueo de la armada brasilera al puerto de Buenos Aires y las actividades comerciales recobraban su antiguo vigor. Aunque lejos estaba de haber obtenido un triunfo, el ejército que regresaba portaba sus laureles y sus oficiales podían presentarse con orgullo. Por ello, en los últimos días de noviembre, cuando las tropas comenzaron a arribar a la ciudad, las calles del centro estaban embanderadas e iluminadas con esmero, y la recepción popular fue entusiasta. Sin embargo, en el gobierno de Dorrego, imperaba la prevención. En definitiva, ese ejército tenía una oficialidad completamente partidaria del bando unitario.

³La república es una merienda de negros´
Así habría descrito Lavalle, el jefe del ejército que volvía de la Banda Oriental, la situación durante el gobierno de Manuel Dorrego. Cierta o no, la expresión sintetizaba los sentimientos de la oposición unitaria y de la oficialidad del ejército que inspiraron a los amotinados del 1º de diciembre. Para ellos el gobierno de Dorrego era inadmisible e intolerable. Para el golpe de diciembre los unitarios encontraron en Lavalle a su nuevo líder. Sus bases sociales eran reducidas y sí tenían un apoyo firme éste residía en ese ejército ³nacional´ que el gobierno unitario había organizado. De cualquier modo, los sublevados se hicieron fácilmente con el control de la ciudad sin tener que enfrentar en ella una oposición demasiado abierta. Y el triunfo del 9 de diciembre en Navarro parecía indicar que nada podría detenerlos.

³Cartas como éstas se rompen´
A las diez de la noche del 12 de diciembre Juan Cruz Varela terminaba así su carta a Lavalle. Varela era un típico exponente de los letrados que conformaban la facción unitaria. Ahora era uno de los intelectuales decididos a darle orientación a la fuerza militar que habían logrado movilizar contra Dorrego y los federales. Otro influyente unitario era Salvador María del Carril, un abogado sanjuanino que pertenecía a una de las típicas familias ³decentes´ de la provincia y que había llegado a gobernador en 1825 y era por entonces uno de los más fervientes aliados del grupo rivadaviano. Mientras tanto, las cartas también circulaban entre individuos afines al gobierno derrocado. Por lo pronto, Juan J. Anchorena, primo de Rosas y uno de los más importantes comerciantes y propietarios de tierras y ganados de la provincia, se apuró a comunicarle a uno de los mayordomos de sus estancias que Rosas no debía volver a la provincia. La confianza de los grupos altos que habían apoyado a Dorrego era prácticamente nula. El propio Rosas, después de la derrota de Navarro, ordenó a sus milicianos que se dispersaran y buscaran reagruparse al sur del río Salado mientras él marchaba hacia Santa Fe.

³La historia, señor ministro, juzgará imparcialmente si el coronel Dorrego ha debido o no morir´
Así decía Lavalle en la carta que comunicaba a su gobierno el fusilamiento de Dorrego. La decisión del fusilamiento estaba destinada a marcar un antes y un después en el desarrollo de la conflictividad política. Tamaña decisión venía a quebrar lazos personales que anudaban la trama de una elite que, pese a sus diferencias, había compartido la aventura de la revolución y ahora aparecía desgarrada por los enfrentamientos interiores. Algo resulta claro de las cartas que se enviaron en esos días Lavalle y Del Carril: ambos aparecen muy preocupados por encontrar un modo de legitimar la decisión que tomaron pero

2

también muy atentos a encontrar formas de atraer apoyos sociales al gobierno que habían instaurado tanto en la ciudad como en la campaña.

³¡Que suerte! Vivir y morir indignamente y siempre con la canalla´
Así concluía otra de sus cartas Salvador María del Carril el 20 de diciembre. En ella no dejaba de hacer algunos pronósticos, por demás sugestivos, sobre la figura de Dorrego. Estaba advirtiendo así un escenario clave en el que habría de desarrollarse la contienda: era lo que se llamaba la ³guerra de opinión´, una disputa que por múltiples medios buscaba ganar los corazones y las conciencias. El mecanismo principal de circulación de la información para la mayor parte de la población eran los rumores de los cafés, salones y billares donde solía reunirse la ³gente decente´ de la ciudad y algunos pueblos, como en las plazas, los mercados, las pulperías y las parroquias que constituían los ámbitos primordiales de la sociabilidad popular. Pero a la prensa periódica y a los rumores había que sumar los panfletos y los pasquines. Y, sobre todo, las payadas, esa forma de cantar diciendo que tanto predicamento tenía entre los paisanos. La carta de Del Carril pone de manifiesto la desazón de los líderes unitarios al advertir la conmoción que había provocado en la misma ciudad la noticia de la muerte de Dorrego y sus funerales. ¿Cuáles eran las razones que habían llevado a los unitarios a tomar tamaña decisión? ¿Por qué la lucha de facciones que dividía a la elite porteña llegaba ahora, en 1828, a tales extremos? Imposible entenderlo sin intentar una comprensión del lugar que ocupaba Dorrego en la política porteña de entonces y la popularidad que había conseguido.

³¡Mueran los de casaca y levita y viva el bajo pueblo!´
Durante las elecciones del 4 de mayo de 1828, los unitarios no se resignaron a aceptar el triunfo del bando federal e intentaron disputar el control de las mesas electorales de la ciudad, que eran la clave del resultado que habría de tener la compulsa. Pero el gobierno no estaba dispuesto a resignar posiciones y apeló a todos los recursos que habían sido por demás habituales desde la instauración del nuevo régimen electoral a fines de 1821 y, especialmente, a la movilización de soldados, milicianos, marineros y otros grupos plebeyos para imponer el triunfo de sus listas. Gabriel Di Meglio ha recuperado algunos de los gritos que hicieron escuchar los seguidores de Dorrego durante esas convulsionadas elecciones: ¡Viva el gobernador Dorrego! ¡Mueran los de casaca y levita y viva el bajo pueblo! ¡Viva nuestro padre Dorrego! Esos gritos nos acercan a algunas mutaciones sustanciales que se habían producido en la cultura política popular así como a algunas de sus permanencias. La fórmula de atronar con gritos de ¡viva! y ¡muera! Durante una convulsión popular estaba lejos de ser una invención reciente sino que se trataba de un componente típico de las movilizaciones plebeyas a lo largo del imperio español. Aquí, el lugar del rey había sido reemplazado por el del gobernador. Esta encarnación en una figura que se transformaba en emblemática era, entonces, también un modo construir una identidad colectiva. No era la única continuidad que se evidenciaba. Dorrego, en tanto gobernador, era vivado y exaltado como un padre y, por ende, un protector. Sin embargo, los gritos escuchados ese día contenían una novedad fundamental, algo que era completamente nuevo y distinto y no tenía precedentes: en esos gritos los plebeyos aparecían vivando no sólo a su líder sino vivándose a sí mismos. De este modo, la confrontación política estaba expresando también un conflicto social profundo que tendía a oponer dos campos claramente delimitados: de un lado, los de ³casaca y levita´; del otro ³el bajo pueblo´; es decir, los de ³poncho y chiripá´.

³¡No os azoréis, aristócratas, por esta aparición!´
Así de desafiante empezaba el primer número del nuevo períodico que Dorrego comenzaba a publicar el 11 de octubre de 1826 y que, no por casualidad, llevaba el nombre de El Tribuno. No por casualidad, pues tenía una connotación muy precisa: el termino ³tribuno´ evocaba una figura clásica, la del tribuno de la plebe, aquel portavoz de los plebeyos frente a la aristocracia senatorial en la Roma antigua. A través de su banca y de la prensa Dorrego fue tomando posiciones que lo diferenciaban claramente del oficialismo gobernante y que ayudan a comprender la simpatía que estaba ganando entre los sectores populares. Otro tema característico de sus discursos era el antiespañolismo, el que había desarrollado con intensidad durante la década revolucionaria y con el que había ganado por completo la simpatía de los sectores populares. Sus intervenciones contra el proyecto de constitución que propiciaba el gobierno de Rivadavia lo acercaban a las posturas de los jefes federales de las provincias, especialmente al denunciar su acusado centralismo. Pero tenía ribetes propios, pues se opuso a los intentos unitarios de establecer un régimen electoral que pretendía excluir a los analfabetos, los artesanos, los labradores y los jornaleros. De esta manera, el discurso político dorreguista era claramente distinguible en un aspecto; su recurrente

3

rechazo a lo que llamaba la ³aristocracia´ y a los ³logio-oligarquistas´. Más allá de los alcances y los límites que el mismo Dorregoquisiera ponerle a su discurso político algo resulta indudable: recuperaba una percepción que pareced haber sido predominante entre los sectores populares de la época, una suerte de promesa incumplida de la revolución por la que habían luchado. Fue otro proyecto gubernamental el que terminó por ampliar las bases sociales de sustentación de Dorrego: el plan de capitalizar la ciudad de Buenos Aires y una vasta área de la campaña cercana, primero, y el proyecto posterior de dividir el resto de la provincia en dos nuevas entidades políticas. Estas iniciativas terminaron por enfrentar a las instituciones del gobierno provincial con las nacionales y llevaron a la disolución de las primeras. Pero, sobre todo, volcaron a importantes e influyentes sectores sociales bonaerenses a una abierta oposición a la presidencia. En estas condiciones, la crisis final del experimento unitario llegó de la mano de una conjunción de múltiples oposiciones. La renuncia de Rivadavia derivó en la disolución del poder nacional y en la recuperación de la autonomía y las instituciones de Buenos Aires. Fue la nueva Legislatura la que eligió a Dorrego como gobernador.

2. Una crónica del alzamiento rural

³Es preciosa la sangre de los hombres pero no la de las bestias´
Esta cita muestra el tono que primaba en el periódico unitario El Pampero a fines de enero de 1829. Se trataba de un auténtico llamado al exterminio y expresaba la violencia extrema que había cobrado en dos meses el enfrentamiento generalizado por la campaña bonaerense. ¿Qué había pasado? Es que, si a mediados de diciembre el triunfo de los sublevados parecía completo, muy rápidamente se vio que no era así. En distintos puntos de la campaña comenzaron a surgir focos de resistencia que en poco tiempo se convirtieron en un masivo y multifacético alzamiento general. Tanta belicosidad discursiva estaba a tono con las noticias que llegaban de la campaña, donde las fuerzas unitarias apenas podían controlar algunos pueblos y donde los enfrentamientos se multiplicaban por doquier.

Las Palmitas y Las Vizcacheras
El 7 de febrero las fuerzas unitarias derrotaban en Las Palmitas a gruesas partidas federales. Envalentonados los jefes unitarios profundizaron su estrategia de castigos ejemplares, y a los castigos públicos a los desertores se sumó la detención de conspicuas personalidades de la ciudad como Juan J. Anchorena, Victorio García Zuñiga, entre otros. En estas condiciones, Lavalle tomó una decisión crucial: comenzó la invasión del territorio santafesino. Sin embargo, la partida de sus fuerzas permitió que se propagara el alzamiento por toda la campaña bonaerense. De este modo, los ataques de las partidas federales eran cada vez más consistentes, y diversos pueblos fueron ocupados por ellas. En gran parte, la disputa estaba para entonces concentrada en torno a la Guardia de Monte. El 28 de marzo las fuerzas federales derrotaban a Rauch en Las Vizcacheras, y el famoso oficial unitario moría en el enfrentamiento.

³Aquí está señora, la cabeza del que iba a azotarla a usted y quemarla en la plaza con su familia´
Con estas palabras los vencedores de Rauch ³ofrendaron´ su cabeza a la madre de Prudencio Arnold, uno de los oficiales de milicias de Monte que se había destacado en las fuerzas federales. El macabro espectáculo ilustra bien la intensidad de los odios desatados y, particularmente, los que concitaba Rauch. Su muerte, además, modificó los planes de los jefes unitarios que se hallaban invadiendo Santa Fe. Tal era su temor a que las tropas se dispersaran, que los oficiales hicieron ímprobos esfuerzos para no divulgar la noticia y, al parecer, lo lograron por un tiempo. Lavalle tuvo que regresar con sus tropas desde Santa Fe para defender la ciudad. El resto de sus fuerzas, al mando de Paz, iniciaron la marcha sobre Córdoba. Mientras tanto, la mayor parte de las partidas federales que habían derrotado a Rauch marcharon hacia Las Conchas con el objetivo de atacar la ciudad, pero finalmente sus jefes decidieron no hacerlo y esperar que llegara Rosas desde Santa Fe.

³El´ viva Rosas´, fue un trueno que salió del corazón´
Así describió Prudencio Arnold el momento en que Rosas volvió a encontrarse con los milicianos, indios y paisanos en Navarro a comienzos de 1829. Rosas, el comandante general de Milicias de la campaña, venía investido por la legitimidad que le daba el apoyo de la Convención reunida en Santa Fe y fortalecido por el que le brindaban las tropas del gobernador López. Pero era, también, esperado por los paisanos como aquel que iba a vengar la muerte de Dorrego. El grito y el nombre

4

empezaban a ser signos de una identidad colectiva que se estaba forjando en la acción. Dicha identidad no podía ser única y homogénea, dada la misma heterogeneidad social y étnica de las fuerzas que convergían en el alzamiento.

Puente de Márquez
Desde abril, la guerra que libraban los unitarios se había tornado completamente defensiva. Lo que quedaba del ejército de Lavalle estaba acantonado en Morón después de que el 26 de abril Rosas lo derrotara en Puente de Márquez. Mientras tanto las fuerzas de Rosas y López se establecían en Las Conchas. Comenzaba así el cerco sobre la ciudad, el primer bastión de los sublevados de diciembre y, a la postre, el último. Las negociaciones fueron dificultosas y terminaron permitiendo la constitución de un gobierno provisorio encabezado por Juan J. Viamonte y luego la reinstalación de la Legislatura que había disuelto Lavalle. El 5 de diciembre esa Legislatura elegía a Rosas como gobernador.

3- Anatomía del alzamiento rural
Desde aquellos días, dos tipos de narraciones no han dejado de repetirse sobre el alzamiento rural en la historiografía. Para unos había sido el resultado de un plan maquiavélicamente orquestado por Rosas. Para otros, en cambio, el alzamiento de la campaña fue una movilización en bloque de toda la sociedad rural, completamente espontánea y sustentada en la reacción iracunda de los sectores rurales que se lanzaron decididamente a luchar por el líder con quien se identificaban. Aunque radicalmente opuestas en sus valoraciones estas versiones tienen algo importante en común: tienden a explicar la masiva movilización rural sólo por las ideas y por los planes de los líderes de las facciones políticas enfrentadas y en particular por los de Rosas. Pero, ¿Cuáles fueron las motivaciones de los grupos sociales que se movilizaron? ¿Cuáles eran las razones de su alineamiento a favor del bando federal? ¿Mediante qué mecanismos se movilizaron? Ante la variedad de versiones algo resulta claro: los relatos sobre este crucial enfrentamiento sugieren que había sido mucho más que una lucha entre dos facciones políticas y que esa lucha condensaba otros conflictos y los canalizaba.

³La asoladora guerra de la ciudad de Buenos Aires con su campaña´
Así interpretó Beruti la confrontación a la que estaba asistiendo. No era, por cierto, el único y tal parece haber sido la percepción dominante que imperó entre las elites y que con tanta fuerza fue retomada en las interpretaciones históricas posteriores. Sin duda había elementos que hacían que esta percepción no fuera del todo equívoca. Por lo pronto, la sublevación militar, pese a todas las reticencias y temores que suscitó en la ciudad, encontró allí sus más firmes adhesiones. Desde entonces una violenta y generalizada disputa se desató por toda la campaña pero no dentro de la ciudad. Dese fines de abril, los sublevados quedaron encerrados en ella y su población cercada, hostigada y pasando hambre. Para entonces sí la lucha había adquirido la forma de un cerco del campo sobre la ciudad. Fue en ese clima de asedio que se forjó esa imagen que habría de recorrer nuestra historia. Aunque las fuerzas de Lavalle tenían el control de la ciudad, las adhesiones que en ella obtuvieron fueron menos firmes de lo que esperaban, aún entre los sectores sociales más altos y letrados. Lavalle debe haber percibido este clima y decidió legitimar de algún modo su acción. Para ello apeló a los mismos recursos que suministraba la experiencia política previa: convocó una reunión del ³pueblo´ en una iglesia para elegir un gobernador interino hasta tanto se convocase a elecciones para formar nueva junta de representantes. Esa asamblea eligió a Lavalle como gobernador. Aun en ese sector social que había sido el más favorable a los unitarios, el motín fue visto con extrema inquietud. En los meses siguientes, Lavalle tuvo que recurrir a otros mecanismos para tratar de mantener cierto consenso entre la elite urbana. Sin embargo, ninguna de estas soluciones fueron suficientes para asegurar su apoyo completo y, menos aún, cuando los enfrentamientos tomaron un curso francamente desfavorable. Si está era la situación entre los grupos altos, la oposición debe de haber sido mucho más amplia e intensa entre la plebe urbana, el capital político por excelencia del fusilado Dorrego. La oposición de los sectores sociales bajos de la ciudad adoptó una forma característica: la multiplicación de las deserciones entre los soldados que se pasaban a la campaña y se unían a las fuerzas federales.

³A la cabeza de sus coraceros se llevaría por delante un mundo´
Así describió Lamadrid la actitud predominante entre Lavalle y sus oficiales. Y no le faltaba razón. Estos hombres provenían de esa elite revolucionaria que había hallado un lugar encumbrado en la sociedad a través de la carrera militar y se habían ido convirtiendo en un grupo que se consideraba a sí mismo como el único capaz de dirigir a la sociedad. Eran individuos fogueados en las guerras de independencia y en la guerra contra el Imperio del Brasil y sólo confiaban en esos regimientos

5

que habían forjado a su imagen y dotado de una férrea disciplina y de un sentimiento de superioridad. Los soldados de Lavalle, Rauch y Brown eran el núcleo básico de ese ejército que pretendía aplastar un alzamiento rural que eludía un combate decisivo y frontal. Comparados con los milicianos y las partidas sueltas que se sublevaron a favor de Dorrego, los amotinados del 1º de diciembre eran la expresión de un ejército regular. En realidad, su fuerza principal provenía de los pocos regimientos de caballería de línea con que contaba la provincia: el de Coraceros, que había formado Lavalle, el de Húsares, que había comandado Rauch, y los Blandengues de la Frontera, sobre los cuales Martín Rodríguez tenía predicamento. Para defender la ciudad sitiada, los jefes unitarios debieron apelar a otras formas de reclutamiento y las medidas de excepción no dejaron de repetirse, mucho más cuando los federales triunfaron en Puente de Márquez. No iba a ser suficiente y es evidente que no alcanzaba con la prédica propagandística para superar la creciente reticencia entre la misma ³gente decente´. Así, a principios de mayo el gobierno recibía una avalancha de solicitudes de pasaporte de vecinos de la ciudad que, aun estando enrolados en los batallones de milicia urbana, querían abandonar Buenos Aires. Las tensiones que recorrían a las fuerzas unitarias se manifestaron, entonces, de varias maneras. Ante todo por las deserciones que desde un primer momento ocurrían entre los soldados enrolados. También había otras formas de resistencia como era la escasa disposición a prestar servicios en los batallones de milicias urbanas y que, al parecer, era un rasgo contundente entre las castas de pardos y morenos. Es que la reticencia a sumarse a las filas se había tornado pública, notoria y extendida entre la ³plebe´ de la ciudad.

La ³reunión´ de los paisanos
Las tropas de Dorrego estaban compuestas principlamente por los milicianos de la campaña que pueden haber rondado los dos mil efectivos. Bastantes más que los que contaba Lavalle, pero mucho peor armados y adiestrados. El grueso de las fuerzas no provenía de peones sometidos al poder del gran estanciero sino de vecinos de la campaña, labradores y criadores de ganado autónomos que integraban las milicias. Después de la derrota de Navarro estas fuerzas se dispersaron, pero en diferentes puntos de la campaña comenzaron a surgir focos de resistencia. Eran las ³reuniones´ de milicianos. Las milicias eran una de las estructuras más antiguas que articulaban y sostenían el orden social. Servir en las milicias era desde la época colonial una obligación inherente a la condición de vecino, un servicio no sólo al Rey sino a la comunidad de la que se formaba parte. Los milicianos debían ser hombres mayores de edad y su convocatoria estaba regulada tanto por las reglamentaciones vigentes como por la costumbre social. El miliciano solía seguir viviendo en su hogar y acudir a la convocatoria con sus propias armas y caballos. Y mientras estaban en servicio activo, estos milicianos debían recibir una remuneración y gozar del fuero militar, es decir, que quedaban fuera de la jurisdicción de la justicia ordinaria y sólo podían ser juzgados por sus oficiales. Desde las invasiones inglesas las fuerzas milicianas de la ciudad y del campo no habían dejado de acrecentarse y los milicianos se acostumbraron a resistir porfiadamente que las autoridades los transformaran en fuerzas veteranas. Hay, también, algo que poner de relieve: entre los paisanos y el ejército se venía desarrollando durante varios años una intensa disputa anterior a la sublevación de 1828. No sorprende, por tanto, ni el apoyo que Dorrego tuvo entre los milicianos ni el repudio que obtuvo del ejército. Los milicianos parecen haber sido un componente fundamental del alzamiento rural y, sobre todo, de las partidas que por todos lados hostigaban a las fuerzas unitarias. Eran grupos de paisanos y vecinos armados, reclutados en cada localidad y con jefes provenientes de sus mismas comunidades. No eran, sin duda, un ejército, per sí eran una fuerza social y política decisiva. Con todo, tampoco fueron los únicos protagonistas del alzamiento.

Los ³indios amigos´
Ya en el enfrentamiento de Navarro combatieron por Dorrego unos doscientos ³indios amigos´ al mando del cacique Venancio. ¿Quiénes eran? Se trataba sólo de una parte de unos dos mil que integraban las tribus que para ese entonces estaban situados dentro de la jurisdicción provincial gracias a los acuerdos que Rosas había forjado con sus caciques. En 1827, Rivadavia archivaba la política negociadora de Rosas, dado que durante el año anterior la conflictividad en la frontera había sido extrema. El presidente encomendó entonces a Rauch llevar adelante tres expediciones punitivas que no sólo resultaron exitosas sino que se caracterizaron por su extrema violencia y ferocidad. Estas experiencias ayudan a entender la intervención de las tribus en el conflicto de 1829 y su alineamiento a favor de Rosas. Con todo a fines de octubre la alarma era extrema pues las estancias del norte de la provincia situadas cerca del Arroyo del Medio y San Nicolás habían sido saqueadas y el pueblo de Pergamino atacado por ³los indios y foragidos que los acompañan´. Era claro que no todos los caciques y las tribus estaban incluidos en los acuerdos. ¿Qué estaba sucediendo? ¿Por qué la paz reinaba en al frontera sur y la situación era extremadamente tensa en el norte? ¿Por qué los acuerdos y el sistema de ³indios amigos´ funcionaban bien en una zona pero no en la otra?

6

Los ³indios del Rey´: los Pincheira, ni amigos ni aliados
Al menos desde junio de 1826 la alarma comenzó a recorrer la frontera cuando se sucedieron ataques indígenas tanto en Arrecifes como en Dolores. Sin embargo, los más graves ocurrieron en Salto. No era un ataque más. Se trataba de una acción coordinada en gran escala que se desplegaba en un amplio espacio y en la que aparecían actuando conjuntamente contingentes indígenas y grupos de cristianos de origen chileno. Algo era claro: desde 1826 los últimos coletazos de las guerras de independencia se estaban desplegando en las pampas donde reaparecía una fuerza realista aliada con tribus indígenas. La migración temporaria o definitiva de grupos indígenas desde el otro lado de la cordillera de los Andes hacia las pampas no era nueva pero se había multiplicado decididamente durante las décadas de 1810 y 1820. La llegada de estos nuevos contingentes habría de trastornar las relaciones tanto entre las diversas agrupaciones indígenas como entre ellas y la sociedad criolla. Esta situación se agravó aún más porque los contingentes indígenas no venían solos sino que solían incluir grupos de ³cristianos´ que se habían sumado a ellos y establecido alianza con algunos caciques. También había grupos de cristianos que se movían activamente entre la Araucanía y las pampas. Eran los restos de las fuerzas realistas que comenzaron a desplegar una auténtica guerra de guerrillas a favor de la causa del Rey desde el territorio indígena y en alianza con algunas tribus araucanas. A comienzos de la década de 1820 entre ellos se destacaron los cuatro hermanos Pincheira, Juan Antonio, Santos, Pablo y José Antonio. Hacia 1825, las autoridades del sur chileno lograron establecer acuerdos de paz con la mayor parte de los jefes araucanos y estuvieron en condiciones de realizar expediciones para acabar con los Pincheira. De este modo el accionar de los Pincheira y sus ³bandidos´ y ³montoneros´ tendió a concentrarse cada vez más sobre los territorios situados al este de la cordillera junto a las tribus ranqueles y boroganas, que eran sus aliados. El accionar de los Pincheira y las agrupaciones indígenas obedecía a objetivos diferentes: mientras que para aquéllos se trataba de obtener recursos y reclutar fuerzas para enfrentar el gobierno independentista chileno, para éstas se trataba de conseguir un aliado que les permitiera controlar los puntos estratégicos de las pampas. De esta forma, los nuevos factores de conflicto forzaban a los caciques a buscar alianzas con los distintos bandos criollos. De esta forma, hacia 1828 los ataques que dirigían los Pincheira en la frontera bonaerense se extendían desde el sur de Santa Fe hasta Bahía Blanca, y a principios de 1829, tenían prácticamente cercado el pueblo de Carmen de Patagones.

Entre dos mundos
El mundo indígena era diverso e inestable. No sólo los Pincheira y sus aliados estaban llegando a estas tierras. Otros grupos indígenas también habían llegado y entre ellos se comenzaba a destacar otro cacique, Venancio Coñuepan. Venancio y su gente no venían solos sino que contaban también con oficiales y soldados criollos que ya vivían en esas tribus y entre quienes se destacaba un oficial, Juan de Dios Montero. Opuestos a los Pincheira, el cacique Venancio y Montero buscaron establecer alianzas con las autoridades de Buenos Aires. Las intervenciones de los caciques y las tribus indígenas durante el alzamiento no fueron unívocas ni uniformes y respondieron a las opciones políticas que eligieron como más adecuadas para defender sus propios intereses y para saldar las disputas que tenían con otras tribus y caciques. La intervención de los ³indios amigos´ junto a las fuerzas federales se transformó en uno de los ejes centrales de la propaganda unitaria, que hasta justificó con ella el fusilamiento de Dorrego. Las relaciones de Rosas con los ³indios amigos´ aunque tenían un fuerte contenido personal no siempre eran directas y requerían de algunos sujetos que las hicieran posibles. Entre ellos, uno se destacó inmediatamente: el ³gaucho Molina´, quien ya a mediados de diciembre encabezaba la principal oposición a los unitarios en la campaña. Molina no era el único hombre de confianza que Rosas tenía para tratar con los indios. Entre ellos también estaba Francisco Sosa, alias Pancho el Ñato. En estas condiciones, no tiene nada de sorprendente que Sosa y Molina fueran dos de los más destacados jefes iniciales del alzamiento rural en la frontera sur, ni es extraño que, junto a otros sujetos como Arbolito o Zelarrayán, formaran esas partidas irregulares que hicieron la vida imposible a las tropas del ejército unitario y mantuvieron en vilo a los pueblos del sur. Las partidas que lideraban no sólo ofrecían una resistencia tenaz y dispersa que eludía este combate abierto que tanto deseaban los jefes unitarios, sino que además estos hombres parecen haber sido también muy eficaces para socavar la lealtad y obediencia de las tropas enemigas.

³La guerra no se ha vuelto sino piratería´
Así describía Beruti las formas que había adoptado la guerra civil y con ello nos indica uno de los rasgos más intrincados del alzamiento rural: sus relaciones con el bandolerismo. Al atenerse exclusivamente a la propaganda unitaria, no cabe duda alguna: las partidas federales son meras ³bandas de salteadores´. Sin embargo, el problema es más complejo. Algunas evidencias surgen de la misma prensa unitaria. Las acciones que en los primeros meses fueron catalogadas de bandolerismo

7

aluden sistemáticamente al asalto de estancias de propietarios adictos al régimen unitario en la campaña. Es decir, que respondían a precisos objetivos políticos. En segundo lugar se ve claramente que, a medida que el alzamiento tomaba mayor fuerza, esas acciones tendieron a concentrarse sobre los pueblos que como Baradero, San Pedro, San Antonio de Areco, Monte, Dolores o Cháscomus, contaban con grupos de adherentes a los unitarios. En tercer término, hay otra evidencia bastante precisa. A medida que las acciones de los ³anarquistas´ tendían a concentrarse más cerca de la ciudad las denuncias muestran que entre sus blancos privilegiados se encontraban no sólo importantes vecinos sino particularmente los extranjeros, los ingleses, escoceses y alemanes que habían venido a participar de los proyectos de colonización desarrollados durante el gobierno de Rivadavia. Estas evidencias sugieren que muchas de las acciones calificadas de bandolerismo tenían objetivos políticos bastante precisos y eran parte inseparable de la llamada ³guerra de recursos´. Pero la dramática expresión de Beruti tenía otro sentido: apuntaba a denunciar no sólo las formas que adoptaban los asaltos de los ³montoneros´, sino también los saqueos producidos por las tropas de Lavalle, especialmente una vez que quedaron estacionadas y sin movilidad.

4. Buenos Aires en 1828
El alzamiento resultó de la convergencia de una multiplicidad de actores: milicianos, desertores de los cuerpos de línea, hacendados, paisanos comunes convertidos en miembros de partidas irregulares conducidas por hacendados, capataces o peones, indios amigos, cristianos renegados, bandas de salteadores, etc. ¿Cómo fue posible esta convergencia? Para responder resulta preciso echar una mirada a la sociedad porteña de entonces y a las circunstancias por las que estaba pasando hacia 1828.

³Se pretende hacer de ella no sólo la Atenas, sino la Londres del hemisferio del sur´
Así se refería a Buenos Aires y al progreso de su comercio el periódico de habla inglesa The British Packet poco antes de que la provincia fuera desgarrada por la guerra civil. Puede parecer una imagen exagerada, pero ilustra bien la imagen de la ciudad y de su futuro que se había forjado la elite urbana. Buenos Aires tenía sus laureles y los exhibía con orgullo. No sólo había sido la capital del virreinato sino que era una de las capitales coloniales que había crecido con mayor ímpetu en las últimas décadas. La población de la ciudad, aunque crecía más lentamente que la del campo, se estaba transformando. Si siempre había conformado un mundo social heterogéneo y diverso dado su condición de puerto y frontera imperial, desde la revolución se había hecho mucho más cosmopolita. Sin embargo, al mismo tiempo, la ciudad se hacía cada vez más criolla y mestiza. Buenos Aires tenía una peculiaridad que la distinguía, que era que hasta comienzos de la década de 1820, su población había sido siempre mayor que la que poblaba la campaña. Tras la revolución, sin embargo, esta situación estaba cambiando con rapidez. Por lo pronto, los metales altoperuanos dejaron de ser el componente principal de las exportaciones, que ahora se basaban en los cueros y en la carne salada, el tasajo. En este contexto un cambio muy profundo estaba ocurriendo en la sociedad. La importancia de la campaña, tanto en términos demográficos como económicos, estaba cambiando sustancialmente. Por lo tanto, a esa ciudad se le hacía cada vez más imperioso, pero también más difícil, asegurar el gobierno de un campo que había estado muy escasamente controlado durante la colonia y que ahora se transformaba en la base de sustentación de la economía provincial. De esta manera, en términos políticos también estaba cambiando la importancia de la campaña. Si los límites físicos entre la ciudad y el campo eran borrosos también lo eran los que separaban a la elite de los otros sectores sociales. Y sin embargo, esos límites existían. Pero la revolución había convocado a la lucha al populacho y producido su intensa movilización mientras diseminaba un nuevo principio, la ³igualdad ante la ley´. Estas tensiones también tuvieron un lugar decisivo en los enfrentamientos de 1829.

³El país de la abundancia´
Hacia 1821, las quejas tenían un motivo claro, preciso y totalmente novedoso para los porteños de entonces: la carestía de la carne. Lo que estaba pasando con los precios de la carne expresaba un proceso más vasto y más complejo: era la valorización de los recursos agrarios, primero del ganado y luego también de la tierra. Con esta valorización se abría una creciente disputa social por la propiedad y control efectivo de los recursos agrarios. De esta manera, y en forma súbita, prácticas sociales ancestrales estaban pasando a ser consideradas como delictivas. En los años veinte las nuevas ideas que habían ganado las mentes de elites y autoridades tenían una orientación cada vez más precisa y definida: afirmar, de una vez por todas, el ejercicio pleno y sin limitaciones del derecho de propiedad. Era mucho más fácil proclamarlo que hacerlo realidad, por dos motivos: porque estas nuevas concepciones chocaban con otras hasta entonces admitidas y muy extendidas, y porque requería de una estructura estatal en condiciones de hacer cumplir las nuevas disposiciones. De allí, muchas de las normas que se dictaron para reordenar la vida social. Las más famosas, sin duda, fueron las que se dirigían a perseguir la ³vagancia´. No era

8

una persecución nueva, pero se estaba tornando cada vez más draconiana. Las levas, hacían aún más inestable la vida de las familias campesinas y muy tenue la línea que separaba legalidad de ilegalidad. La campaña de Buenos Aires era un territorio en expansión productiva y territorial que estaba poco poblado y por lo tanto atraía contingentes de migrantes de diversos espacios del antiguo virreinato dadas las oportunidades que ofrecía de trabajo, salarios más altos, relaciones sociales más flexibles y posibilidades de acceso a la tierra. Lo que hacía ³insolente´ a esta población eran las posibilidades que tenía de convertirse en campesinos autónomos y lo que hacía tan difícil que los peones se subordinaran a sus patrones eran las oportunidades laborales que encontraban en otros establecimientos o las de establecerse por cuenta propia. Los estancieros y chacareros se veían obligados a pagar salarios más altos para atraer trabajadores. Por otra parte, la mayor parte de estos peones y jornaleros, solían dedicarse también a la labranza y cría de un pequeño rodeo para la subsistencia de sus familias y para ellos empleaban tierras con o sin permiso de sus propietarios. La campaña, entonces, no estaba dominada por un puñado de grandes propietarios que sometían a su voluntad a unos pocos gauchos ni era simplemente un vasto territorio dedicado exclusivamente a la ganadería. Por el contrario, estaba poblada por infinidad de familias de campesinos labradores y/o criadores de ganado que apelaban básicamente al trabajo familiar y que tenían muy diversas formas de acceder a la tierra. Además había otro rasgo importante de la vida social rural que hacía que la campaña no fuera simplemente un puñado de grandes estancias. En las cercanías de la ciudad prosperaban algunos pueblos como Quilmes, Flores, Morón o San Isidro, etc., etc. Junto a ellos existía todo un rosario de poblados establecidos en torno a las parroquias y a los fortines de frontera, que estaban adquiriendo creciente importancia económica y política. Este cuadro de situación, por lo tanto, presentaba un escenario de múltiples actores y varios ejes de conflicto. Por un lado, estaban los conflictos entre la sociedad porteña y las tribus indígenas de la pampa. Por otra parte, los cambios económicos e institucionales producían otras tensiones y conflictos como los que estaban transformando el acceso a las tierras públicas y los recursos agrarios.

Los ³puebleros´ y los ³hijos del país´
Quienes debían encargarse de hacer cumplir efectivamente las disposiciones del gobierno eran las autoridades locales que residían en los pueblos de la campaña. Desde 1821 cada partido quedó a cargo de un juez de paz. Éste era el encargado de administrar los pleitos civiles de menor cuantía y preparar los sumarios en las causas criminales. Tenían también una función clave: debían hacer que los vecinos fueran a votar y presidían las mesas escrutadoras de las elecciones. Sin embargo, estos jueces no eran electos sino designados por el gobierno provincial, que los seleccionaba entre los vecinos destacados del partido. De esta manera, durante la década de 1829 se desplegó en la campaña una intensa lucha política que asumía formas diferentes. A través de las elecciones se resolvía sólo quienes integraban la Legislatura o Sala de Representantes y cada juez de paz debía extremar sus recursos y relaciones sociales para lograr que votara la mayor parte de los vecinos y lo hiciera por la lista oficial. Sin embargo, había otras formas de lucha política decisivas para definir quién ejercía el poder local. La designación de un juez de paz significaba la primacía de una facción y el desplazamiento de otra rival. Por ello, estas facciones vecinales desplegaban un amplio repertorio de recursos para obtener el favor del gobierno y predominar en el partido: representaciones colectivas con peticiones al gobierno, demandas judiciales contra los abusos del juez de turno y no pocas veces verdaderos tumultos. Al mismo tiempo se estaba desarrollando otro eje de conflictos. El sistema político imperante en la campaña descansaba en la colaboración activa de los grupos de vecinos con prestigio, poder e influencia en cada partido. Los paisanos solían denominar a estos vecinos con el nombre de ³puebleros´ y más despectivamente aún ³cajetillas´, contraponiéndolos a los que vivían en el campo y que gustaban de llamarse a sí mismos ³los hijos del país´. En esta oposición no sólo incidía el lugar de residencia sino también el rango social y el modo de vida y de vestir. El entrelazamiento de estos conflictos se iba a mostrar con toda intensidad durante el alzamiento de 1829. No estaban generados por el enfrentamiento entre unitarios y federales pero tampoco pudieron quedar al margen de esta otra confrontación.

³Empezaron a dar voces, Montoneros, Montoneros´
En la madrugada del 13 de diciembre de 1826 un numeroso grupo se apoderó del pueblo de Navarro y lo mantuvo ocupado durante todo el día. Siguiendo órdenes de su jefe apresaron y sustituyeron al comisario y designaron a otro juez de paz. Lejos de realizar un saqueo generalizado, las contribuciones sólo fueron exigidas sólo a los vecinos principales ±en especial a los pulperos-, los robos fueron prohibidos y se anunció que estas acciones estaban dirigidas sólo contra los ³europeos y extranjeros´ y que eran en beneficio de los ³hijos del país´. Al anochecer abandonaron el pueblo y en la madrugada siguiente intentaron asaltar a Villa de Lujan. Muchos de ellos perecieron en el asalto y varios fueron apresados en los días siguientes.

9

Los hombres que habían tomado por asalto los pueblos de Navarro y de Lujan no sólo se identificaron como federales sino, además, como montoneros. ¿Quiénes eran? Su jefe se llamaba Cipriano Benítez, un labrador arrendatario de la frontera; el grupo inicial se componía de unos treinta hombres, casi todos paisanos del pago, en su mayor parte labradores, unos pocos peones e incluso un esclavo. ¿Qué era lo que se proponían? Benítez no apeló sólo a una genérica identidad federal para legitimar su acción sino que diseminó entre los paisanos una serie de promesas y definió objetivos bastante precisos. ¿Qué muestra este episodio? Que dos años antes del alzamiento había en la campaña grupos dispuestos a movilizarse que ya habían asumido una clara identidad política federal. A su vez, lo sucedido indica algo más: por la forma que adoptó la montonera y por su modo de acción, anticipa algunas de las características centrales que adoptó el alzamiento rural de 1828.

³Los pueblos han recibido una lección terrible´
¿Contaba Lavalle con adherentes en la campaña? Y, si los tenía ¿dónde y entre quiénes se reclutaban? Así parece haber sido, si no, no se puede entender la violencia que adoptó la lucha por controlar los pueblos en la cual los unitarios no contaron sólo con sus fuerzas militares sino también con la adhesión de grupos de vecinos. En este sentido, parece claro que los unitarios tuvieron mayores adhesiones en el norte de la campaña y, en particular, en el corredor de poblados situados cerca de la costa del Paraná. En cambio, los federales mostraron que tenían una mayor capacidad de movilización en la frontera sur. Sin embargo, en cada región ambos bandos tenían algunos puntos en los que eran más fuertes aunque la zona en su mayor parte adhiriera a su oponente. Lo que estaba sucediendo era que en cada partido se libraba una aguda disputa política, a La vez local y general, y que suponía historia previas. Para que el alzamiento tomara forma y pudiera desplegarse fue necesaria la intervención de toda una gama de sujetos que a nivel local pudieran concitar la adhesión de parte del vecindario. Algunos tenían posiciones de poder y prestigio pues eran jefes de milicias, jueces de paz, o sencillamente hacendados y vecinos influyentes. Pero otros eran simples peones, criaderos y labradores. Para abril la situación comenzó a cambiar rápidamente y la disputa por los pueblos se hizo más dura y encarnizada porque para entonces las fuerzas de Rosas y López entraban en la provincia desde Santa Fe. Que para abril y mayo el saqueo de los pueblos se había convertido en una forma de lucha característica y generalizada lo comprueban no sólo las denuncias que atosigaban la prensa unitaria sino también algunos folletos que hacían circular los federales atribuyéndolos a las ³partidas de ladrones que se levantan en la campaña´.

³Todas las clases pobres de la ciudad y campaña están en contra de los sublevados´
En ningún momento la adhesión de los sectores bajos de la ciudad y del campo a favor de los federales estuvo en duda como tampoco su protagonismo en el alzamiento. Una lectura cuidadosa de la prensa unitaria permite advertirlo con bastante claridad. El alzamiento estaba resquebrajando los lazos sociales de obediencia y dependencia y no eran pocos los que lo percibían como una lucha no sólo entre unitarios y federales o entre la civilización y la barbarie sino también entre propietarios y bandidos. Este colapso de ³los vínculos de patronato´ tenía una consecuencia política precisa pues acrecentaba la capacidad de los federales para sumar nuevos grupos al movimiento. El alzamiento estaba desbordando los límites que sus dirigentes pretendían y adquiría la forma de una intensa confrontación social que amenazaba seriamente a los propietarios. De esta manera, el alzamiento adquiría rasgos muy particulares pues volcaba abierta y activamente a favor del bando federal a los sectores más bajos de la sociedad y éstos encontraban en su adhesión al federalismo una identidad colectiva y un lugar en el escenario político. Más aún, su impronta fue tan decisiva en el futuro desarrollo del régimen federal que tornaba en intrínsecamente sospechosos a los individuos de los sectores altos y acomodados. Se había desatado una verdadera ³guerra de opinión´. Pero esta guerra ya no involucraba sólo a las clases ³decentes´ e ³ilustradas´ sino que ahora era preciso desarrollarla de un modo tal que permitiera ganarse la voluntad de los sectores bajos de la ciudad y del campo. Ambos bandos recurrieron a un específico y peculiar tipo de propaganda: los periódicos y las hojas sueltas escritas en estilo gauchesco. Otra prueba evidente también fueron los esfuerzos desesperados de la propaganda unitaria para contrarrestar esa imagen que tenían de defensores exclusivos de los ³aristócratas´.

³Indios sí, extranjeros no. Valen más indios que unitarios, el día de la federación llegó´
Así decían unos panfletos que se hallaron en la plaza de Monserrat a principios de abril de 1829. La alianza con los indios era presentada por la propaganda unitaria como la máxima traición posible y la prueba por excelencia de la barbarie. Para contrarrestar esta propaganda los federales tomaron otro eje argumental y estos panfletos lo muestran con claridad. Si la prensa unitaria hacía hincapié en la alianza de los federales con los indios como signo de su ³barbarie´, la propaganda federal

10

lo hizo en la alianza que los unitarios mantenían con los extranjeros como expresión acabada de su ³traición´. Estos discursos no eran sólo recursos útiles para la disputa política. Eran también modos de interpelar a la población y movilizar sus diferentes sensibilidades y moldearlas.

Epílogo: La restauración de las leyes
Los desastres que los unitarios sufrieron a partir de abril y la violencia creciente que iba adquiriendo el alzamiento en la campaña iba reduciendo drásticamente sus opciones. Y el temor creciente y generalizado a esa sublevación de indios y paisanos fue mayor que el que suscitaba la figura de Rosas. No tenían, así, otro camino que pactar con él la restauración del orden y, si podían, una rendición honrosa. Las negociaciones de paz entre Lavalle y Rosas comenzaron a mediados de junio de 1829 y fueron facilitadas porque las fuerzas santafesinas se retiraron del territorio provincial. Ambos no tardaron en llegar a un acuerdo que se firmó el 24 de junio, pero que no iba a cumplirse. Las negociaciones se reanudaron y el 24 de agosto un nuevo acuerdo abría una nueva situación y demostraba el deterioro de la posición de Lavalle: se acordó la formación de un gobierno provisorio encabezado por el general Viamonte y la convocatoria a nuevas elecciones. La desactivación de los grupos movilizados durante el alzamiento era una cuestión central para ambos. Pero no era una tarea sencilla. Para licenciar y desmovilizar a los milicianos Rosas necesitaba recursos para recompensarlos; de otro modo, los saqueos se multiplicarían. De esta forma, recién a mediados de setiembre Rosas ordenaba licenciar a los milicianos no sin antes hacerles llegar una proclama dirigida a quienes llamaba ³mis amigos y compañeros de armas´ en la cual los felicitaba. Si la desmovilización de los milicianos era dificultosa, lograr que se apaciguaran las tribus amigas tampoco era sencillo. Y sobre todo no lo era porque la situación fronteriza estaba lejos de haberse estabilizado. La reconstrucción del orden político no era tampoco nada sencilla y, menos aún, hacer realidad esa política de conciliación que habían pactado Rosas y Lavalle. Los acuerdos a los que llegaron y que derivaron en la instalación del gobierno provisorio de Viamonte implicaba el nombramiento de nuevos jueces de paz y el desplazamiento de aquellos que habían sostenido a los unitarios. Sin embargo, los resentimientos acumulados en la violenta confrontación hacían inviable el proyecto conciliador. El reclamo cada vez más intenso para que fuera restaurada la Legislatura que había elegido a Dorrego y que Lavalle disolvió. El débil gobierno provisorio de Viamonte no pudo ante tanta presión y cedió. El 1º de diciembre fue restablecida la Legislatura. Pocos días más tarde ésta eligió a Rosas como gobernador asignándole facultades extraordinarias y lo declaró ³restaurador de las leyes e instituciones de la provincia´. La tarea que se le encomendaba era bien clara: debía restaurar la vigencia de las instituciones y el orden social. Mucho había cambiado en un año. Rosas era un miembro reciente de las filas federales porteñas pero se había convertido en su líder indiscutido y también de toda la sociedad provincial. Los unitarios perdieron prácticamente todo su predicamento y comenzaron una diáspora interminable. Se iniciaban, así, dos décadas de hegemonía política durante las cuales el rosismo habría de transformarse en la única experiencia exitosa de reconstrucción del orden político que había disuelto la revolución de independencia.

El regreso de Dorrego
El gobierno de Rosas se inició con un triple halo de legitimidad. Por un lado, porque era el portador de la tarea de restaurar la paz y la vigencia de las instituciones y las leyes de la provincia. Por el otro contaba con la legitimidad del inmenso consenso que había logrado acumular entre los sectores populares de la ciudad y del campo. Pero había algo más: el gobierno de Rosas era el vengador de la muerte de Dorrego y el encargado de reparar públicamente su memoria. La trágica suerte de Dorrego se transformó en un tópico ineludible de la propaganda política de la época. Y no sólo en la prensa dirigida al público culto sino también en esa otra prensa que no había dejado de propagarse y que ahora se constituía en un arma insustituible de la lucha política: las hojas y periódicos escritos en verso, que imitaban el hablar popular y campesino y que han sido conocidos como el género gauchesco.

[Raúl Fradkin, ¡Fusilaron a Dorrego! O como un alzamiento rural cambió la historia, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2008]

11

12

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->