Está en la página 1de 5

POSTALES AUDIOVISUALES

DE IQUITOS
Cine de la selva

por paco bardales


Fotografías de carlos sánchez giraldo

Nunca se miró Iquitos como se mira


ahora en los ojos del resto del mundo.
Sus colores fosforescentes y su
alegría limitan entre el lugar común y
lo fantástico. Sus personajes reales se
entremezclan con los de ficción. Alguien me dice: “¿Has visto Fuego en el Amazonas?” Una de las primeras
películas de Sandra Bullock, filmada en 1993, antes del fenómeno Speed
y del extraordinario bluff de Miss Congeniality. Una de las primeras
Desde esta ciudad, Paco Bardales recorre películas crossover de Lucho Llosa, antes de The Specialist y Anaconda.
Mucho antes de La Fiesta del Chivo: de Trujillo, la Rossellini y Mario
con igual pasión, tanto la memoria de los
Vargas Llosa.
filmes anodinos de inocuos yanquis como
las pequeñas, casi secretas, declaraciones Una de las películas perdidas de presupuesto B que retratan a Iquitos.
Algo de onda tropical en cartón-piedra, harto cliché y balas de utile-
de amor de cineastas y videastas ría al por mayor.
sudamericanos y locales, hasta llegar a
Pocos la han visto. Pocos la recuerdan. Pero la ciudad está ahí. Re-
ese opus magnus que fueron Aguirre, la ira tratada en 35 mm. En una historia de guerra, buenos-contra-malos y
de Dios y Fitzcarraldo, del genial Herzog. discurso ecológico. Bizarra por donde se le mire.

Gran descubrimiento de la era Youtube.


Quizás sólo falte la mirada serena de
* * * * *
Robles Godoy para una selva urbana,
lejana, exótica, de noches con estrellas. ¿Quién no ha amado un poco ese Iquitos bullicioso, calenturiento,
pintado con tonos rojizos y sudorosos, con telón de fondo del otrora
famoso Grupo Euforia, que muestra Pantaleón y las Visitadoras (1998),

18 la sombra del hombre postales audiovisuales de iquitos 19


adaptación fílmica de Pancho Lombardi de la desternillante novela de
Vargas Llosa, empuñando por primera vez el estandarte selvático como
gancho marquetero y sensual. Ahí, entre varias, la generosa figura de
la Cepeda brilla con goce hedonista y bailable.

¿Alguien recuerda con deleite esa imagen de Diarios de Motocicleta


(2004) de Walter Salles, en la cual Ernesto Guevara/Gael García le
increpa al doctor Federico Bressani/Gustavo Bueno por la calidad de
su novela Latitudes de Silencio? En los diálogos, se habla de Puca-
llpa. Pero la escena, en realidad, fue hecha en el Mercado de Pro-
ductores de la ciudad. Fue la única escena que recuerdo haber visto
sobre IQT en esta mega producción extranjera, que tuvo como su base
y estación final las instalaciones de Santa María de Ojeal, a unos
kilómetros de aquí.

¿Alguien recuerda aquél Iquitos pujante, explosivo, pobre, violento


pero efervescente de un pequeño cortometraje de 15 minutos, de Gian-
franco Annichinni, titulado Radio Belén (1983)? Muy poca gente lo ha
visto y mucha de la leyenda que se ha creado en torno de ella tiene que
ver con los furores exagerados que este producto, creado a mediados de
los ochenta, tuvo entre críticos y cineastas. Una oda a La Zona dis-
frazada de retrato de la radio rural de los extramuros de la ciudad, lo
cual no esconde su entraña de producto mayor, pequeña joya que valdría
la pena recuperar para las nuevas generaciones. componerse en esta inspirada, abigarrada, monumental película. Herzog
dirigió anteriormente en nuestros dominios Aguirre, la ira de Dios,
¿Radiografía sobre el barrio más pobre y efervescente de la Amazonía pero la sabiduría popular siempre la prefirió menos que este canto fíl-
peruana? Definitivamente, Hijas de Belén, uno de los cortometrajes de En mico buscando a Caruso.
el mundo a cada rato (2004) recopilación de cortos documentales sobre
la situación laboral de los niños del mundo. Su director, Javier Cor- * * * * *
cuera, supo plasmar en 27 minutos las historias de tres generaciones
de mujeres que habitan el barrio más pobre e hiperactivo de esta urbe. No vamos a negarlo. Queremos mucho a Indiana Jones. Es ese tipo de
La cinta rezuma cariño y pasión cuando filma a sus protagonistas. Los personaje que a uno le gustaría conocer, tomarse unos tragos y hablar
parlantes de Radio Belén como sonido ambiental permanente y un paseo de la forma cómo conoció a Pancho Villa, su pata del alma. En El rei-
en motocarro por las calles de Iquitos, al compás de una canción del no de la calavera de cristal (2008), me he detenido minuciosamente a
grupo Calypso, deberían figurar en alguna antología audiovisual sobre revisar la historia. Porque hablaba de aquello que siempre escuchamos.
esta ciudad. La calavera de cristal es el eslabón perdido de un secreto que debemos
ubicar en un remoto paraje de nuestra selva. Este objeto, una suerte de
Existe una escena en Fitzcarraldo (1982) de Werner Herzog, cuando, des- cráneo alienígena recubierto de vidrio, fue robado por el conquistador
de los altos de la Iglesia Matriz, se muestra un momento espectacular, Francisco de Orellana en 1546. Un grupo de saqueadores rusos, comanda-
en el cual la ciudad reposa sobre las piernas de la Plaza de Armas. El dos por una oficial cercana a Stalin, se encuentra tras de ella, y usan
protagonista, Klaus Kinski, dentro de los zapatos del más excéntrico de a Indiana Jones para llevarles hacia el destino marcado. Es decir, un
los barones caucheros de la época dorada y cruel de nuestra Amazonía, paraje al que se tiene que llegar haciendo un alto a través de Iquitos.
pierde el control y grita toda su febril alucinación y rabia. Escena Entretenida, aunque ligera y rápidamente descartable, no les hace honor
con repique de campanas, que le da majestad y desmesura a esa fabula a sus predecesoras. Pero tampoco podemos tomarla como una afrenta a la
sobre la época del caucho, plagada de excesos y delirios, que logra región o al Perú. Simplemente es una ficción sin muchas pretensiones,

20 la sombra del hombre postales audiovisuales de iquitos 21


un trabajo de menor calidad de Spielberg/Lucas, un retorno insuficien- humo artificial y generó un pequeño chapuzón a partir de la tecnología
te del gran Indy y una ensalada de referentes que divierten, pero no disponible y un equipo de los bomberos voluntarios. El propósito era
instruyen. De ningún modo se lo debería tomar seriamente como una guía superior a su escaso presupuesto y su relativa experiencia. Allí nació
para conocer el Amazonas. Mundo Raro (del grupo local Tran-C), video-clip promocional del medio-
metraje loretano Chullachaqui (2006), producido por los jóvenes demen-
* * * * * tes y constantes de Audiovisual Films, uno de los más sonados éxitos de
taquilla comercial, con más de quince mil personas que asistieron a su
1.- ¿Una película filmada íntegramente con fondos y logística local? proyección en los Multicines de Iquitos, extraños casos en que un filme
No se sabe de antecedentes de tal calaña, salvo Antonio Wong Rengifo, de ese formato se estrena comercialmente en el país y tiene este su-
en la tercera década del siglo pasado. Las obras de Wong fueron colec- ceso de popularidad. Dentro del esfuerzo que va germinando, además, se
cionadas en diversos cortos sobre hechos históricos, paisajes filmados encaminan escenas iquiteñas en Del otro lado (2005) e Inmortal (2008),
en diferentes formatos. Posteriormente, Bajo el Sol de Loreto (1936), ambos dirigidos por Fernández.
inmediatamente a su estreno, se consideró un hito, porque fue la pri-
mera película de formato largo, filmada en polvorientas arterias, así 3.-El documental Los árboles tienen madre (2006) dirigido por el escri-
como parajes naturales del río Napo, ambientada en la época del caucho tor y realizador colombiano Juan Carlos Galeano, narra en 71 minutos
y con recreación de detalles de su tiempo. Wong financió íntegramente la búsqueda constante de la realidad, pero al mismo tiempo el fabuloso
los costos de su filme e hizo de libretista, camarógrafo, realizador, desencuentro del mito con la cotidianidad. Hay una escena particular-
productor, montajista y difusor. mente notable. La cámara se mantiene estática. Frente a ella, aparecen
dos personas: Una mujer, de edad adulta -claramente estropeada por la
2.- Desde arriba, pero en la dirección contraria, Dorian Fernández lo- angustia - mira al suelo. A su lado, un hombre mayor, en pantalones
gró llevar toneladas de equipo y agua hasta el sótano del edificio aban- cortos, fuma un mapacho. Ambos están sentados, sobre una mecedora. El
donado del Seguro Social, preparó una escenografía, prendió fuego, creó hombre es un chamán, que indaga dentro de lo intangible y el extramundo

22 la sombra del hombre postales audiovisuales de iquitos 23


por la suerte del hijo de la mujer, extraviado y sin paradero fijo. Al- y, Altar (2008), donde César, un chico que de día es estudiante de
gunos creen que se lo ha llevado el chullachaqui. Otros creen que los Bellas Artes y de noche una mariposa travesti, que sale a divertirse
yacurunas se lo han captado para sus fines y se los han llevado hacia con sus amigas (la escena en El Refugio, donde las chicas bailan Blind
las profundidades de los ríos. El hombre dice que el chico está bien, de Hercules & Love Affair es simplemente impagable), pero, muy en el
en otra vida, junto a personajes extraordinarios. La madre no sabe qué fondo, busca volver a recibir el cariño y consentimiento afectivo de
decir. Inmediatamente, planos generosos del Pasaje Paquito, la feria su madre. Calles iquiteñas, gente jugando vóley en la esquina de sus
ambulante de pócimas para el amor y productos afrodisiacos, abren la barrios, bares fosforescentes, mujeres exóticas y hombres irredentos,
visión de un nuevo mundo que se va descubriendo, pero, quizás, muy en música tropical.
el fondo se respeta con reverencia y algo de temor.
5.- Los cortometrajes de La Restinga siempre me han generado sensacio-
4.- Christian Bendayán no solo ha sabido captar parte del universo y nes encontradas. Sin duda, los editores del taller Kino Iquitos, Leo
la cosmovisión popular amazónica a través de sus cuadros, sino tam- Ramírez y Fabricio Linares, son de lo mejor que existe en la ciudad. Y
bién ha incursionado en el mundo audiovisual, retratando personajes fueron ellos quienes tuvieron participación en el primer –imperfecto–
que tienen una historia, que tienen una mirada, que tienen una agenda corto que produje, allá el 2005, con el apoyo de los chicos del taller
en su cabeza. No son seres perfectos y tampoco Miss Simpatía (¡cómo si de periodismo escolar que contribuí a fundar, titulado Cardenal: his-
importara eso a estas alturas del partido!), pero representan la cara toria de amor en el cosmos. Allí recuerdo un largo plano secuencia que
más intensa, berraca y sincera del arte y la personalidad iquiteña. pasaba del Boulevard, en la noche, a un travelling alrededor del cuar-
Bendayán, cinéfilo irremediable, ha dirigido dos cortos documentales tel Vargas Guerra, mientras Luz Casal cantaba Un año de amor (demasiado
que valen como cara y sello de su obra: Los tigres del pincel (2007), power para mí). Nuevos productos, dirigidos por Puchín González-Polar
donde Lewis Sakiray, Piero y Lu.Cu.Ma, artistas de la calle, se mues- y otros, se han estrenado, siempre bajo la atenta mirada de Leo y Fa-
tran en todo su esplendor (escaras, tajos, dientes ausentes) y toman bricio, además del concurso de nuevos entusiastas y talentosos jóvenes
posición sobre la pintura (con colores que te golpean en el rostro) como Keylita Silvano y Luis Chumbe. Prueba de ellos son los Chikometra-

24 la sombra del hombre postales audiovisuales de iquitos 25


jes, además de exhibiciones como En mi isla La Restinga y Lo que llevó
dentro de mí. Pura urbe, puro esfuerzo, pura emoción.

6.- Dentro de la variada gama de cortometrajes que se han realizado en


Iquitos en estos tiempos figura, Aún nos queda media vida (2006) produ-
cido para un curso de video de la UPI. Aunque el producto, dirigido por
Ramiro Pollack, a pesar de su esfuerzo (y el de todos los muchachos que
hicieron posible esto, en especial de su productor Paulo Becerra), haya
logrado solo un resultado contradictorio, sin embargo tiene imágenes
de Iquitos que la hacen especial: una toma constante en el bar Níkoro
(que posiblemente sea uno de los locales nocturnos más especiales de
la ciudad) y una imagen de acción en el jirón Próspero, en medio de
la nada. Escenas que, junto a los cortometrajes A Lima (2004) de los
Hermanos Marco y Juan Carlos Palacios, y Escarmiento (2007), de Nelson
Mori, quizás le dan aire de novedad y validez a un producto aún per-
fectible que ojalá en el futuro vaya tomando más fuerza y calidad (eso
quiero creer).

* * * * *

Aún nadie la ha visto, pero igual, todos tenemos interés por volver a
ver la imagen idílica y cauchera de El lugar donde estuvo el paraíso,
basada en la novela homónima de Carlos Franz, que se rodó a principios
del 2001 en Iquitos, que tuvo como director al chileno Gerardo Herrero Le brillan los ojos de emoción. Aunque no puede tocar los cristales con
y protagonista principal al argentino Federico Luppi. Aunque todos han sus dos manos (carece de ambas), se encarama sobre el asiento y trata
dicho que es mala, una cosa es que te la hayan dicho y otra, muy distin- de usar lo que le queda de sus piernas. Mira el mediodía cayendo sobre
ta, sentirla desde el terreno de la arbitrariedad, desde los espacios el barrio de Belén, en una toma panorámica que lo abarca todo. Desde el
que has vivido, desde las plazas que conducen a tu casa. Digamos, de aire, el mundo parece chiquitito, inalterable, pacífico. El equipo se
una manera, por más que sea una mala cinta, cuando hablan de tu ciu- congratula internamente al ver en el monitor la extraña belleza captada
dad, siempre tendrá algo que tenga validez. Y eso no es patrioterismo en unos varios minutos de grabación.
o chauvinismo o sentimentalismo. Eso se llama afecto, por todo lo que
alude a ese sitio que tanto fuego te produce. Aunque, inevitablemente, Fuego te produce, la ciudad, captada desde el aire, las casas con ca-
se trate de un bodrio sin remedio. laminas oxidadas, el Amazonas al lado, la Iglesia Matriz serena, el sol
del mediodía. Fuego, te produce también mirar la procesión del Niño
* * * * * Jesús de la Caja y la música especial, sacra, operática, sinfónica y
deslumbrante que precede a la noche repleta de lucecitas sobre el Mer-
La primera escena de esta sesión se rueda con extremado cuidado. Es un cado Belén. Fuego te produce mirar a todos los personajes a quienes la
día totalmente soleado y caluroso. En la avioneta, además del piloto, sociedad de uno u otro modo dejaría de lado, triunfando en un canto
se encuentran un par de asistentes de edición, un encargado de produc- coral, al ritmo del grupo Explosión. Eso, y mucho más, mucho más sabor,
ción, el director de cámara. Encaramado en su posición, de perfil, el color, alegría y revelación, es el documental Amazónico Soy, dirigido
protagonista dirige su mirada hacia el horizonte. La pequeña avioneta por José María “Chema” Salcedo y producido por Jaime Vásquez. El rostro
sobrevuela la ciudad, buscando los puntos más espectaculares. Pero, de Iquitos, mostrado por sus propios habitantes.
también en la vida en imagen audiovisual, el blanco pájaro de acero va
llevando a Nico rumbo hacia la ciudad de Pucallpa. Éste, distraído, Una imagen audiovisual indeleble en nuestra memoria. Una más de las
mira los estertores de una ciudad que lo ha adoptado como si fuera suyo. postales multicolor del inconmensurable, inefable y entrañable IQT.

26 la sombra del hombre postales audiovisuales de iquitos 27