Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD SANTO TOMAS

MAESTRIA CONSTRUCCION DE OBRAS VIALES


GEOTECNIA APLICADA A LA CONSTRUCCION
OSCAR ANDRES CASTRO LOZANO
Marzo 12 de 2010

El suelo es una mezcla homogénea de minerales sólidos con propiedades físicas y químicas, su actividad está determinada
por la interacción de esas propiedades en sus diferentes componentes, agua, aire y minerales sólidos. Pero es quizás la
interacción entre el contenido de agua y la distribución de las partículas en una muestra de suelo, el parámetro que
determina la mayor parte de las propiedades mecánicas y por ende la clave del comportamiento de los suelos granulares.

El método de ensayo E-223, mediante la aplicación de conceptos y principios físicos básicos, cuantifica el peso específico y
la absorción de los agregados gruesos, propiedades inherentes del suelo derivadas de las relaciones entre sus fases. Es
objetivo de este texto, abordar en esencia estas propiedades fundamentales del suelo, de manera que a su vez se puedan
generar conclusiones acerca de la utilidad y aplicabilidad de estos conceptos en la práctica diaria de la ingeniería.

Peso Específico y Absorción en Agregados Gruesos – Método de Ensayo E-223


Los suelos se clasifican en función de su comportamiento, la caracterización por granulometría nos
permite determinar los diferentes tamaños de los agregados presentes en una muestra de material,
y para efectos de aplicabilidad de la norma INV E-223, tomaremos como referencia únicamente los
agregados gruesos, aquellos que de acuerdo al sistema unificado de clasificación (SUCS) tienen
un tamaño de partícula igual o mayor a 4.75mm. Los agregados gruesos son un tipo característico
de suelo granular, por tal razón, es necesario hacer unas consideraciones previas acerca del suelo
que nos facilitaran el entendimiento de propiedades fundamentales aplicable en dicho método de
ensayo.

El suelo dentro de su compleja composición de materia solida, gaseosa y liquida, posee


interacciones físico químicas en su interior, de esta forma, las proporciones relativas entre el peso
(fases gravimétricas) y el volumen (fases volumétricas) determinan una serie de propiedades
físicas; algunas de ellas, basadas en la distribución de sus partículas y su contenido de agua, que
sugieren cierto tipo de comportamientos geotécnicos, es el caso del Peso Especifico (G) y la
Absorción (S), propiedades que aunque relacionadas gravimétricamente, las analizaremos de
manera independiente.

La interacción de las fases de los agregados como muestras de suelo que son, incluye
i
propiedades naturales cuantificables tales como el peso y el volumen, medibles tanto en cada una
de sus fases, como de forma total. La densidad es el concepto físico que relaciona estas dos
propiedades, y finalmente la cuantifica como la cantidad de masa en un volumen determinado. En
consecuencia, en los materiales granulares con partículas gruesas, la densidad debe hacer
inclusión de sus características en cada una de sus fases, comportamiento determinado por el
contenido de agua presente en las partículas de esas mismas fases. Es así como la ciencia, hace
mención de una propiedad física conocida como peso unitario (), peso de una muestra que ocupa
ii
un volumen unitario . La inclusión en diferentes proporciones del agua en sus partículas solidas,
determinan otros pesos unitarios tales como, seco ( ), saturado ( ) y sumergido ( ´ ).

Peso Específico

Conocido el concepto de peso unitario, es claro que cualquier tipo de materia que ocupe un
volumen en el espacio posea esta propiedad. El agua como materia fluida, en su estado natural y
dadas sus características físicas tiene un peso unitario cuantificado conocido, la presencia natural
del agua dentro de las diferentes fases del suelo, obliga a establecer una relación universal entre
los pesos unitarios contenidos dentro de un material y el agua que hace parte de ella, de esta
forma se da cabida al concepto de Peso Especifico (G). En consecuencia el peso específico de un
agregado grueso corresponde a la relación entre su peso unitario y el peso unitario del agua.

Como el peso especifico es un cociente (cantidad adimensional), no es otra cosa que la relación de
dos pesos unitarios, entonces el fundamento de esta propiedad depende de su peso unitario; es
preciso identificar ciertas características relacionadas con en el peso unitario que muestran indicios
del comportamiento del agregado como parte de una estructura; el peso unitario está relacionado
con la cantidad total de granos o partículas presentes en una muestra (en función de la porosidad)
y la cantidad de agua presente en los vacios (en función de la humedad).

Los suelos tienen partículas solidas entre las que hay huecos, y también tiene agua que llena estos
huecos. Las partículas entran en contacto unas con otras en pequeñas superficies o mediante
capas liquidas adsorbidas. Cuando las partículas están acomodadas uniformemente, dejando
vacios entre ellas, y bajo fuerzas de compactación, las partículas solidas tienen un alto grado de
iii
acomodo (compacidad) y la capacidad de deformación bajo cargas será pequeña . La anterior
aplicación del peso especifico, se enmarca dentro de la mecánica de suelos cuando se habla de
deformaciones en los materiales expuestos a fuerzas de compresión. La acción de fuerzas
externas sobre una masa de suelo genera deformaciones, a esta interacción de partículas
generada se le debe sumar el efecto producido por el agua. La homogeneidad de esta estructura
trifásica (aire, agua y solido), es un factor determinante en la medición de los niveles de
deformación.

No hay duda que las normas nacionales aplicables al suelo, son la interpretación de otras normas
internacionales como lo son en el caso del peso específico, ASTM C-127, AASHTO T-85 y NLT
153. En consecuencia el método de ensayo INV E-223, es una aplicación a nuestro país idéntica
de las normas nombradas, aunque difieran en terminología y en la manera de explicar los
conceptos, en esencia el método de ensayo es el mismo. Este ensayo, en lo que se refiere a la
medida práctica del peso específico de los agregados gruesos, se muestra como una aproximación
experimental al concepto. Para comprender en toda su extensión la utilidad de esta propiedad
(peso específico), es necesario profundizar un poco más en los principios físicos en los que se
basa el método utilizado para su medida. Los métodos de medida del peso específico se basan en
iv
el principio de Arquímedes , de esta forma el peso del mineral en el agua será igual a peso del
material menos el empuje ejercido por el agua. El peso específico del agregado es el resultado de
dividir el peso del agregado por el peso del volumen de agua que desaloja. Para calcular este
último valor, se mide el peso del material en el aire y el peso del material en el agua, ya que el
empuje será igual al peso del material menos el peso ejercido por el agua. El empuje
proporcionado por el fluido será mayor cuanto mayor sea la densidad del fluido. En esta claridad se
basan otros tipos de métodos no de menor importancia, que utilizan líquidos densos. Cuanto mayor
sea la densidad del fluido utilizado, mayor será el peso del volumen desalojado.

Dentro del desarrollo del ensayo, se describe una serie de procedimientos en los que se resalta la
importancia del contenido de agua en las muestras del agregado, indicios de lo que será nuestro
siguiente concepto a tratar, y termina cuantificando el peso especifico mediante la relación de los
pesos unitarios del agregado y el agua en diferentes estados de saturación del material.

El valor obtenido del peso especifico, interviene en la mayor parte de los cálculos de la mecánica
de suelos, sin embargo la aplicabilidad real de este método de ensayo se da con fines de
clasificación, determinación de la densidad de equilibrio de un suelo y corrección de la densidad en
el terreno por la presencia de partículas de tamaño grueso.

En los agregados gruesos, la aplicabilidad se refleja con fuerza en el concreto, este material
convencional, empleado en pavimentos, edificios y en otras estructuras, posee un peso unitario
que varía dependiendo de: la cantidad y de la densidad relativa del agregado grueso presente, la
cantidad del aire atrapado o incluido y de los contenidos de agua.
Además del concreto convencional, existe una amplia variedad de otros concretos para hacer
frente a diversas necesidades, concretos generados a partir de la manipulación de su peso
especifico, variando desde concretos aisladores ligeros con pesos unitarios de 240 kg/m3, a
concretos pesados con pesos unitarios de 6400 kg/m3, que se emplean para resistir altos
esfuerzos de compresión, es por eso correcto decir que en el concreto a mayor peso unitario mayor
resistencia.
Aunque el peso específico es una propiedad física de gran importancia presente en todos los tipos
de agregados, su cuantificación en agregados gruesos no representa un indicativo claro de alguna
cualidad especial del material. El enfoque practico que se le puede dar a la densidad del suelo,
está contenido en marcos conceptuales básicos que facilitan el entendimiento del comportamiento
mecánico del suelo.

El peso especifico solo es una variable que permite en los materiales identificar otras variables
(propiedades) fundamentales aplicables, relacionadas con la cantidad de partículas del suelo en un
volumen determinado.

Absorción

Como lo habíamos mencionado, el agua dentro de la masa de suelo es parte fundamental de su


comportamiento, puede estar presente en sus tres fases y generar propiedades determinantes.
Pero la absorción en términos coloquiales es la capacidad que tiene un material de retener agua,
v
“La absorción es el aumento en peso de los agregados debido al agua en los poros del materia ”
pero, sin incluir el agua adherida a la superficie exterior de las partículas, la absorción interactúa a
nivel interno de partículas y se expresa como un porcentaje del peso seco.

Es entonces momento de detenerse y entender el comportamiento de algunas propiedades físicas


del suelo y la interacción de las partículas a lo largo de sus tres fases. La porosidad proporciona el
porcentaje de vacios en una muestra de suelo, (el tamaño de estos vacios es fundamental en este
concepto), la saturación es el porcentaje de agua presente en esos vacios, Por lo anterior, la
absorción esta inevitablemente relacionada, con los vacios al interior del material susceptibles a ser
llenados por el agua presente y la capacidad de retención de los mismos. Mientras que el
contenido de humedad relaciona el peso del agua con el del material seco contenidos en una
muestra, la saturación marca el volumen ocupado por esos pesos presentes en la muestra, por eso
resulta importante hacer distinción entre todos estos términos.

El suelo es una composición de material homogéneo, sedimentado y estratificado que forma la


corteza terrestre, cuando se tiene una muestra de suelo in situ o en laboratorio, podemos afirmar
que está compuesto por partículas externas y internas. Las externas son aquellas dispuestas en la
superficie en contacto con otras masas, de esta forma y bajo condiciones de permeabilidad el agua
se puede adherir a esta superficie externa. Al interior como lo habíamos dicho, las partículas están
distribuidas en fases, pero en cada una de esas fases existen vacios dispuestos a ser ocupados
por agua de acuerdo al nivel de saturación al que sea sometido, el peso del agua en el suelo varía
de acuerdo a la temperatura a la que esté sometida la muestra, hay ambientes naturales que
conservan el contenido de humedad, mientras que el concepto de material seco, solo se obtiene en
laboratorio. En consecuencia, es claro ahora entender el por qué se relaciona a lo largo del método
de ensayo, el término saturado con superficie seca (SSS), lo que contempla la posibilidad de que
un material pueda estar saturado en su interior pero seco exteriormente.

En suelos finos, el contenido de agua está directamente relacionado con su resistencia al corte y
su permeabilidad, un suelo activo con variaciones de humedad muestra inestabilidad volumétrica,
es por eso que la acomodación en masa de los finos permite niveles altos de absorción, caso
puntual de limos y arcillas. En compactación, se habla de humedad óptima, a la humedad de
mayor rendimiento, con la cual la densidad de un material alcanza a ser máxima, dependiendo el
valor de la humedad óptima y de la energía de compactación, se obtiene la excelente densificación
de un suelo.
La aplicabilidad de esta norma, por tratarse de agregados gruesos, está relacionada al igual que el
peso especifico hacia los agregados del concreto, y más aún en concretos con altos niveles de
humedad, es el caso del concreto hidráulico, en donde la cantidad de agua que se evapora al aire
a una humedad relativa del 50% (el agua permanece retenida herméticamente en poros y no se
evapora bajo condiciones normales) es de aproximadamente 2% a 3% del peso del concreto,
dependiendo del contenido inicial de agua del concreto, de las características de absorción de los
agregados, y del tamaño de la estructura.

Los agregados gruesos no tienen la misma capacidad de retención que tienen los agregados finos,
el contenido de humedad que aporta un agregado grueso, es mínimo frente a lo que necesita una
mezcla de concreto homogéneo, es por eso que el agua y su interacción con el cemento (relación
agua cemento) entra a jugar un factor determinante de las propiedades del mismo.

Finalmente, hemos analizado la humedad y el peso especifico de los suelos de forma general, para
llegar a una aproximación al comportamiento en los agregados gruesos; es distinto analizar el
comportamiento de las partículas finas al de las gruesas, por eso los sistemas de clasificación
certifican como criterios fundamentales, el tamaño de la partícula y su contenido de agua. Sin
embargo, es claro que aparte de permitir identificar y referenciar otras variables presentes en
general en la mecánica de los materiales (suelos y concretos), el peso especifico y la absorción
son propiedades manipulables, si bien se tiene una muestra de material grueso empleado para la
estructura de un pavimento o como agregado de un concreto, sus características naturales
determinaran el grado de modificación que se tenga que aplicar sobre ellas, para el beneficio
solicitado.

“Si en esencia este tipo de compuesto de materia al que llamamos suelo, a manera de estratos da consistencia a la corteza
terrestre y todo lo que en ella hay; también en esencia esta forma de materia debe brindar comportamientos similares en
beneficio de los cimientos de la humanidad. Solo el entendimiento critico que la ciencia brinda de las propiedades naturales
del suelo, permitirá interpretar el potencial que este tiene en el proceso de construcción del legado la civilización”.

Andrés Castro L.

Referencias Bibliográficas

- DANIEL GRAUX, Fundamentos de mecánica de suelos, proyecto de muros y cimentaciones,


Capitulo I, Barcelona, 1975 (2ª. Edición).
- ESPERANZA BLANCO, Los Minerales y su Utilidad en Geología, síntesis web.

- GONZALO DUQUE, Mecánica de suelos Capítulos I, II y III, Bogotá, 2003.

- ALFONSO LOPEZ MONTEJO, Ingeniería de pavimentos para carreteras, Capitulo II, Bogotá, 2003
(2ª. Edición)

- OSCAR GONZALES, FEDERICO ROBLES, Aspectos fundamentales del concreto reforzado, México
D.F, 1995.
-
- CENTRO DE ESTUDIOS Y EXPERIMENTACION DE OBRAS PUBLICAS GOBIERNO DE ESPAÑA
(CEDEX), Normas de Laboratorio de Transporte NLT-153, Madrid, 1992.

i
La masa (m) de un cuerpo está relacionada con la cantidad de materia, es decir, el número y clase de partículas que lo forman, el peso
(w) de un cuerpo es la fuerza con el que la tierra atrae esa masa y es igual al producto de la gravedad de la tierra por esa masa (wg)
ii
Fundamentos de mecánica de suelos, proyecto de muros y cimentaciones, Daniel Graux
iii
Relaciones granulométricas y volumétricas de un suelo C2, Gonzalo Duque.
iv
"al sumergir un cuerpo sólido en un fluido, el fluido ejerce sobre el cuerpo sumergido una fuerza vertical igual al peso del fluido
desalojado", esta fuerza vertical recibe el nombre de "empuje". Los Minerales y su Utilidad en Geología, síntesis web Esperanza Blanco.
v
Método para la determinación del peso específico y la absorción de los áridos gruesos, Normas de Laboratorio de Transporte NLT-153