Memoria de las campañas de exploración espeleológica

LAS MAÑANGAS
LLABRES Y LA PEÑE VILLA
BUDA Y LAS XARERAS
2014 y 2015
(Llanes, Asturies)

Sociedad Espeleológica y Barranquista ESCAR

Con la colaboración de:
- Grupu d’Espeleoloxía Gorfolí (Avilés, Asturies).
- Grupo Espeleológico Niphargus (Burgos).
- Asociación Espeleo-Montañera Trasmiera (Cantabria).
- Federación d’Espeleoloxía del Principáu d’Asturies, FESPA.

1

Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España
La autoría de esta obra editada por la Sociedad Espeleológica y Barranquista Escar
tiene carácter colectivo, comprendiendo a todas y cada una de las personas y/o
entidades citadas en ella como autores. El material contenido en ella puede
distribuirse, copiarse y comunicarse libremente, debiendo siempre citar a los autores, a
la entidad editora del mismo y el año de edición. No se puede obtener ningún beneficio
comercial de él y las obras derivadas deberán realizarse bajo los mismo términos de
licencia que el trabajo original.
Reconocencia-NonComercial-CompartirIgual 3.0 España
L’autoría d’esta obra editada pola Sociedá Espeleolóxica y Barranquista Escar tien
carácter coleutivu, comprendiendo a toes y cauna de les persones y/o entidaes citaes
nella como autores. El material conteníu nella puede espardese, copiase y amosase
llibremente, cuidando siempre de citar la so autoría, a la entidá editora del mesmu y
l’añu d’edición. Nun se puede obtener beneficiu comercial dalu d’elli y les obres
derivaes tendrán de facese so los mesmos términos de llicencia que’l trabayu orixinal.
Autores:
Sociedad Espeleológica y Barranquista Escar, Grupu d’Espeleoloxía Gorfolí, Grupo
Espeleológico Niphargus, Asociación Espeleo-Montañera Trasmiera; Darío Alaiz
Rodríguez, Victoria Álvarez Vena, Zaida Álvarez Vena, Rafael Bernardo
Fernández, Adrián González Rajo, Xesús F. Manteca Fraile, Julio Ángel Montes
Campos, Emma Prieto, Juan Carlos Riobello Amador, Gonzalo Sánchez Herrero,
Israel Sánchez Sánchez, Carlos Santos Sánchez, y Pablo Solares Villar.

- Llanes, Asturies, febrero de 2016 -

2

ÍNDICE

- Información general de la campaña

p. 4

- Espeleólogos participantes en la campaña

p. 5

- Breve historia de las campañas anteriores

p. 6

- Resultados de la campañas 2014 y 2015

p. 7

- Diario de la campaña 2014

p. 9

- Diario de la campaña 2015

p. 25

- Descripción de cavidades

p. 27

Cueva’l Mazu (PD-03)

p. 27

Torcu PD-30

p. 42

Cuevu PD-31

p. 43

Cueva de la Mina la Verde (PD-32)

p. 44

Cueva-mina de la Verde (PD-33)

p. 45

Torca’l Práu la Verde (PD-36)

p. 46

- Anexo I: Topografías de las cavidades exploradas

p. 50

Cueva’l Mazu (PD-03)

p. 50

Torcu PD-30

p. 52

Cuevu PD-31

p. 53

Cueva-mina de la Verde (PD-33)

p. 53

Cueva de la Mina la Verde (PD-32)

p. 54

Torca’l Práu la Verde (PD-36)

p. 56

Cueva’l Mazu (tamaño din A2)

p. 58

- Anexo II: Alzados proyectados del sector de la Verde

p. 59

- Anexo III: Proyección de las cavidades sobre ortofoto

p. 61

3

Campañas de Exploración Espeleológica
Las Mañangas — Llabres y la Peñe Villa — Buda y Las Xareras
2014 y 2015

INFORMACIÓN GENERAL DE LA CAMPAÑA.

Club Organizador:
Sociedad Espeleológica y Barranquista ESCAR
Camping Picos de Europa, s/n, Avín, Onís, Asturies
Teléfono: 649 406 468
C.I.F.: G-74193400
E-mail: grupoescar@yahoo.es
Blogs:

www.clubescar.blogspot.com
www.karstdevillayllabres.blogspot.com
www.manangassoterranas.blogspot.com
www.karstdebudaylasxareras.blogspot.com

Presidenta: Zaida Álvarez Vena.
Coordinador de las campañas: Pablo Solares Villar (psolaresvillar@yahoo.es)

Clubes colaboradores:
Grupu d’Espeleoloxía Gorfolí (Avilés, Asturies)
Web:

www.espeleoastur.as

Grupo Espeleológico Niphargus (Burgos)
Web:

www.niphargus.net

Blog:

www.niphargusexplora.blogspot.com.es

Asociación Espeleo-Montañera Trasmiera (Cantabria)
Web:

www.aemtrasmiera.com

Fechas de realización:
La campaña, dada la cercanía y accesibilidad del macizo, se prolongó a lo largo de los dos
años, principalmente en los primeros seis meses del 2014, siendo el año 2015 un año muy flojo
en cuanto a actividad, con pocas salidas a la zona.

Lugar:
Sierras de la Peñe Villa, Peñe Llabres, Picu los Resquilones (estribaciones de la Sierra del
Cuera), área de Las Mañangas de Porrúa, y área de Buda y Las Xareras (valle de Caldueñu).
Municipio: Llanes.
Provincia: Asturies.

4

ESPELEÓLOGOS PARTICIPANTES EN LA CAMPAÑA:

o

Alaiz Rodríguez, Darío

(S.E.B. Escar)

o

Álvarez Vena, Victoria

(S.E.B. Escar)

o

Álvarez Vena, Zaida

(S.E.B. Escar)

o

Bernardo Fernández, Rafael

(G.E. Gorfolí)

o

Cano Martínez, Natán

(G.E. Niphargus)

o

González Rajo, Adrián

(G.E. Gorfolí)

o

Gutiérrez Meré, Carla

(G.E. Niphargus)

o

Manteca Fraile, Xesús F. (Teca)

(G.E. Gorfolí)

o

Medina Mateos, Rubén (Meño)

(G.E. Niphargus)

o

Montes Campos, Julio Ángel

(S.E.B. Escar)

o

Pineda Pineda, Cristina

(G.E. Niphargus)

o

Prieto, Emma

(A.E.M. Trasmiera)

o

Riobello Amador, Juan Carlos (Río)

(S.E.B. Escar)

o

Rodríguez Zango, Laura

(G.E. Gorfolí)

o

Ruiz Ruiz, Susana

(G.E. Niphargus)

o

Sánchez Herrero, Gonzalo

(S.E.B. Escar)

o

Sánchez Sánchez, Israel (el Maky o Isi)

(S.E.B. Escar)

o

Santos Sánchez, Carlos

(S.E.B. Escar)

o

Solares Villar, Pablo

(S.E.B. Escar)

En este listado faltan algunos compañeros del G.E. Niphargus de los que no
disponemos de sus datos completos: Arturo, Raúl, Irene, Bruno, Uyarra, Mariele,
Lorenzo, Chema, Almu y Rolo. Seguramente también algún miembro de la S.E.B.
Escar, ya que el diario de campaña de 2015 no se ha llevado al día.

5

BREVE HISTORIA DE LAS CAMPAÑAS ANTERIORES.

Campañas La Peñe Villa y Peñe Llabres 2007-2013:

Entre las cavidades exploradas y topografiadas en las campañas desarrolladas
durante los años 2007 a 2013 en la zona de la Peñe Villa, la Peñe Llabres, y el Picu
los Resquilones —y durante 2012-2013 también en las zonas de Las Mañangas de
Porrúa, y de Buda y Las Xareras—, cabe destacar (datos espeleométricos a 1/1/2014):

Cueva’l Mazu, 2800 m. de desarrollo y 55 m. de desnivel. Exploración y
topografía en curso.

Cueva la Vallina 1814 m. de desarrollo y 47 m. de desnivel. Exploración y
topografía en curso.

Cueva’l H.ou los Cestos 1045 m. de desarrollo y -60 m. de desnivel.
Exploración y topografía en curso.

Cueva l’Arquera, 894 m. de desarrollo y 60 m. de desnivel; cuatro sifones
superados. Exploración y topografía en curso.

Cueva la Zurra, 769 m. de desarrollo y 26 m. de desnivel. Exploración y
topografía en curso.

Rede d’Entrecuevas, 657 m. de desarrollo y 32 m. de desnivel. Exploración y
topografía en curso.

Cueva de Rufresnu, 639 m. de desarrollo y 35 m. de desnivel; un sifón
superado. Exploración y topografía en curso.

Cueva de H.ouamieva, 387 m. de desarrollo y 53 m. de desnivel. Exploración
finalizada.

Cueva la Requexada, 288 m. de desarrollo y -27 m. de desnivel.

Cueva las Grayas, 231 m. de desarrollo y 41 m. de desnivel. Exploración
finalizada.

Cueva de H.ou Cabrón, 163 m. de desarrollo y 15 m. de desnivel.

Sumidoriu PD-07-08-09-10, 136 m. de desarrollo y 10 m. de desnivel.
Exploración finalizada.

Sumidoriu’l H.ou’l Colláu, 128 m. de desarrollo y 42 m. de desnivel.
Exploración finalizada.

Torca los Resquilones, 122 m. de desarrollo y 70 m. de desnivel. Exploración
finalizada.

6

RESULTADOS DE LAS CAMPAÑAS 2014 y 2015.
A continuación se ofrece el listado de cavidades exploradas estos dos años, y los
trabajos desarrollados, que se ordenan por zonas:

Zona de la Peñe Villa, Llabres, y Los Resquilones:

Cueva’l Mazu (PD-03), se continúa con las labores de exploración y topografía
en esta cavidad, obteniéndose en esta campaña muy buenos resultados, que
añaden casi dos kilómetros más al desarrollo de la cueva. Desarrollo parcial:
3495 m. Desnivel: 55 m. Exploración y topografía en curso.

Sumidoriu PD-17, se revisa este pequeño sumidero, pendiente de topografía.

Cuevu PD-29, pequeña cavidad localizada, sin desarrollo.

Torcu PD-30, pequeña sima con corriente de aire en la que se han realizado
varias desobstrucciones. Topografía completada. Desarrollo: 95 m. Desnivel: 21 m.

Cuevu PD-31, pequeña covacha localizada, explorada y topografiada.
Desarrollo: 10 m.

Mina de la Verde (PD-32), antigua mina con ‘soplao’ localizada en esta
campaña, en la que se ha ido explorando y topografiando hasta los 467 m. de
desarrollo y 44 m. de desnivel. Exploración y topografía en curso.

Cueva-mina PD-33, mina antigua enlazada con una cueva natural de escaso
desarrollo (16 m.). Localizada y topografiada durante esta campaña.

Pozo-mina PD-34, antiguo pozo o trinchera minera. Localizado esta campaña.
Sin desarrollo.

Torcu PD-35, localizado en esta campaña y pendiente de exploración.

Torca’l Prau la Verde (PD-36), torca localizada durante esta campaña,
explorada y topografiada en parte, con un desarrollo de 396 m. y un desnivel
de 118 m. (la más profunda de la zona de trabajo hasta el momento). Cuenta
con varios cursos de agua. Exploración y topografía en curso.

Torca del León (PD-37/38), torca localizada durante esta campaña, explorada
y topografiada en parte. Se ha realizado en ella un hallazgo de interés
paleontológico. Exploración y topografía en curso. Desarrollo: 264 m. Desnivel:
-24 m.

Torcu-sumidoriu PD-39, localizado en esta campaña y pendiente de
exploración.

7

Sumidoriu PV-08, se desobstruye y topografía este sumidero temporal.
Desarrollo: 10 m.

Torca RS-38, torca que se ha formado recientemente en la zona de
Resquilones. En esta campaña se explora y topografía. Desnivel: 20 m.

Así mismo se han localizado varias otras cavidades de menor entidad y escaso
desarrollo, de las que por el momento no se han tomado coordenadas. Todas
ellas, como la mayor parte de las anteriores, en el sector PD.

Zona de Las Mañangas:

Cueva la Vallina (MA-02-03), se visita la cueva, pero no se explora ni
topografía nada reseñable. Desarrollo parcial: 1814 m. Desnivel: 47 m.
Exploración y topografía en curso.

Cueva’l H.ou los Cestos (MA-06-07-14), se visita la cueva, pero no se explora
ni topografía nada reseñable. Desarrollo parcial: 1045 m. Desnivel: -60 m.
Exploración y topografía en curso.

Cueva MA-54, cueva localizada, de la que se toman coordenadas pero queda
pendiente de explorar.

Así mismo se han localizado varios otras cavidades de menor entidad y escaso
desarrollo, de las que por el momento no se han tomado coordenadas.

Zona de Buda y Las Xareras:

Cueva de Rufresnu (BX-01), se visita la cueva en varias ocasiones,
continuando con las labores de exploración del segundo sifón, donde se ha
avanzado 80 m, con una profundidad máxima de -17 m.

8

DIARIO DE CAMPAÑA 2014

7 de enero
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Victoria y Pablo.
Descripción: El propósito para esta salida
era continuar con las labores de
exploración y topografía, y también
sustituir las cuerdas de la instalación, de
Pablo y Río, por cuerda del club.
Primeramente, de la que entramos en
cavidad, sustituimos la cuerda del P19 de
acceso a los niveles inferiores, y después
nos dirigimos a la Galería del Ríu aguas
arriba, revisando y topografiando en su
inicio una rampa ascendente que conduce
a una pequeña sala donde aporta uno de
los pocetes de la Rampa de Barro; queda
aquí una escalada pendiente.
Después revisamos y topografiamos un
conducto paralelo por arriba a la Galería
del Ríu, entre las dos rampas de ascenso
al sector de la Galería Pisada. Concluida
esta labor ascendemos a la Galería Pisada
por la cuerda instalada en la última salida,
que es sustituida también por cuerda
nueva, y donde se mejora la cabecera; así
mismo topografiamos un par de pequeños
ramalillos pendientes en el inicio de esta
subida.
Una vez en la Galería Pisada nos dirigimos
a la Sala Escondida, topografiando de
camino otro pequeño conducto lateral, que
no se finaliza totalmente, dejando
pendiente de explorar una estrechez. Y
ya en la Sala Escondida cruzamos hasta el
extremo contrario (no necesitando
finalmente montar un pasamanos) y
continuamos explorando y topografiando
a través de una diaclasa que al poco se
estrecha y da paso a una mínima salita
con dos posibles continuidades, de frente
una y en ascenso a la derecha otra, donde
se deja la punta de exploración y topo.
Regresamos a la Sala Escondida y se
instala la rampa de ascenso con cuerda,

aunque se acaba la batería del taladro y
queda sin completar. Tras esto se
emprende el regreso, llegando a la boca
sin incidencias tras ocho horas de
actividad. Con lo topografiado en esta
salida el desarrollo de la cueva alcanza los
2898 m.

14 de enero
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Gonzalo, Julio, Victoria y
Pablo.
Descripción: Regresamos al Mazu con un
doble objetivo: sustituir las chapas y
mosquetones de la instalación de la cueva
(de Pablo y Río) por material del club, y
continuar con las labores de exploración y
topografía en la zona de la Galería Pisada
y la Sala Escondida. A la entrada,
mientras Gonzalo y Julio cambian la
instalación del pozo, Victoria y Pablo se
adelantan para topografiar unos ramales
en la salita bajo la Bufona. De nuevo
juntos nos dirigimos a la Galería del Ríu
donde
nuevamente
nos
dividimos:
mientras unos revisan unas tiradas de la
topo en el río, los otros renuevan las
chapas de la subida a la Galería Pisada.
Después Gonzalo y Pablo equipan el pozo
pendiente junto al pasamanos, explorando
y topografiando la escasa continuidad que
ofrece. Ya en la Galería Pisada los cuatro,
nos dirigimos hacia la Sala Escondida,
parando a comer en la sala que está
inmediatamente
debajo,
donde
se
completa, además, un cierre poligonal.
Tras recuperar fuerzas subimos a la Sala
Escondida, finalizando la instalación, y
una vez en esta, atacamos el pozo que hay
poco más allá, que como suponíamos
conforma la cabecera del pozo-rampa de
18 m. ya explorado en diciembre por
Laura y Pablo; también como suponíamos
la ventana en este pozo-rampa comunica
con la cabecera del otro pozo-rampa, el
que tenemos instalado con cuerda para
subir del río a la Galería Pisada. Todo
este tramo de pozos-rampas se equipa

9

con cuerdas, modificando así el acceso al
pasamanos para ganar la Galería Pisada.
También se topografían estas rampas,
mientras Julio desinstala la cuerda que
habíamos empleado previamente para
ganar la Sala Escondida por la otra vía.
Finalizadas estas labores volvemos a
reunirnos en la Sala Escondida y
decidimos explorar el ramal que parte
hacia el este más allá de donde lo
habíamos dejado en la anterior salida. De
las dos continuidades, la horizontal
finaliza al poco en una estrechez
impenetrable
pero
desobstruible
(bautizada Pasu la Nocilla) por la que se
cuela una intensa corriente de aire; la
ascendente no podemos superarla por su
estrechez, y también traga aire. Tras
topografiar lo aquí explorado, decidimos
emprender el regreso, dejando una saca
con cuerda y material en la cabecera del
pasamanos a la Galería Pisada. Llegados al
cauce del río nos encontramos con que ha
crecido sensiblemente debido a las
intensas lluvias (aproximadamente habrá
cuadriplicado su caudal) y nos obliga a
mojarnos. Salimos de la cueva sin más
incidencias, llegando a los coches tras
casi ocho horas de actividad. Con lo
topografiado en esta salida, el desarrollo
de la cueva alcanza los 2972 m.

16 de enero
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Gonzalo, Río, Victoria y
Pablo.
Descripción: Nueva salida al Mazu, con el
objetivo en esta ocasión de continuar con
la exploración de la Galería Pisada en su
extremo oeste (y de alcanzar los 3 km. de
topo). Entramos sin pausas hasta la
Galería del Ríu, por la que discurrimos con
más calma sacando fotos, lo mismo que en
el ascenso a la Galería Pisada, y después
por esta hasta el extremo occidental de
la misma. Ya en la punta de exploración
comemos, y después decidimos tratar de
montar un pasamanos por encima de los

pozos, sin descenderlos. Se monta este
pasamanos y se alcanza la continuación de
la galería, de configuración meandriforme
y que se bifurca casi de inmediato. Por la
derecha el meandro desciende hasta un
pequeño pozo, que tras ser bajado
comunica con una sala ya conocida
previamente y que comunica con el río; se
topografía y se desinstala (aunque una
tuerca de parabolt se niega a salir y no
podemos recuperar una chapa), dejando
otro pequeño pozo pendiente. Por la
izquierda una rampa en ascenso acaba
comunicando con la Rampa de Barro que
da acceso a la Sala la Charca. Esta
conexión nos da una buena alegría, pues
supondrá un importante ahorro de tiempo
y esfuerzo en lo sucesivo, ganando
también en seguridad al no tener que
transitar por el río. Resolvemos así
también el misterio de las huellas que
recorrían la Galería Pisada. Todo este
sector se topografía, y mientras Río y
Gonzalo equipan con cuerda la conexión
entre la Rampa de Barro y la Galería
Pisada, Victoria y Pablo exploran y
topografían un pequeño ramal que había
quedado pendiente más atrás, de escaso
desarrollo y formado por gateras
barrosas. Después, otra vez los cuatro
juntos donde habíamos comido, Río
aborda el inicio de la escalada de la
colada, aunque se avanza pocos metros
debido a que el taladro está ya sin
batería. Tras esto, recogemos el material
que quedará en la cueva en una saca, y
decidimos emprender el regreso por la
nueva
vía,
comprobando
que
efectivamente es mucho más corta y
descansada. Salimos sin incidencias,
llegando a los coches tras algo más de
seis horas de actividad, celebrando allí
con una cerveza los 3 km. y los
descubrimientos de la jornada. Con lo
topografiado en esta ocasión la cueva
alcanza los 3022 m. de desarrollo,
pasando así a formar parte del “club” de
las “grandes cavidades españolas”.

10

18 de enero

21 de enero

Salida a la Cueva’l Mazu.

Salida a la Cueva’l Mazu.

Participantes: Gonzalo, Carlos, Victoria y
Pablo.

Participantes: Gonzalo, Río, Victoria y
Pablo.

Descripción: Nueva salida al Mazu, con el
objetivo de completar la escalada
emprendida en la anterior jornada.
Entramos en cavidad y en la nueva
conexión con la Galería Pisada nos
dividimos: Carlos y Gonzalo se dirigen a
proseguir con la escalada de la colada, y
Victoria y Pablo topografían lo que había
quedado pendiente en la conexión; dejan
como incógnita una ventana que requerirá
escalada, junto al pasamanos de acceso a
la Sala la Charca. Completada la topo de
esta parte, se reúnen con los otros.
Gonzalo y Carlos terminan la escalada
(E13), que finalmente no lleva a ninguna
parte. Cuando ellos bajan, suben Victoria
y Pablo, que topografían y desinstalan.
Tras picar algo, abordamos los pozosrampa que están bajo la escalada: ambos
confluyen en un nivel horizontal que cae
en otros dos pozos sobre la Galería del
Ríu, sin mayor continuidad. Se topografía
y se sale desinstalando, aunque se nos
atasca la tuerca de otro parabolt y no
podemos recuperar una chapa. Al subir se
mira otra incógnita en el lateral del pozo
rampa, y se mejora la instalación del
pasamanos
sobre
estos
pozos.
Emprendemos el regreso por la vía de la
cuerda para echar un vistazo a una
ventana en el PR20, a la que finalmente no
se accede y donde dejamos la saca con el
material que queda en la cueva. Ya en la
Galería del Ríu, Gonzalo y Carlos van por
la galería aguas arriba, para conocerla, y
Victoria y Pablo enlazan por abajo la topo
de los pozos explorados, cerrando la
poligonal. Tras reunirse todos poco
después,
emprendemos
el regreso,
llegando sin incidencias al coche tras
siete horas de actividad. Con lo
topografiado en esta
ocasión, el
desarrollo alcanza los 3087 m.

Descripción: Nueva visita al Mazu, con
diversos objetivos, el principal tratar de
desobstruir el Pasu la Nocilla, en la zona
de la Sala Escondida. Entramos en la
cueva, y tras bajar el pozo revisamos una
incógnita de la Red Intermedia, que acaba
comunicando con uno de los meandros de
la Galería Pisada; se topografía, cerrando
una poligonal, pero se deja pendiente un
pozo. Después se recuperan las dos
chapas que teníamos “atascadas” en la
cueva (llevábamos sierra para metal) y
modificamos los dos pasamanos de la
Galería Pisada. Tras esto subimos a la
Sala Escondida, donde comemos. Y
después de comer vamos a punta. Victoria
y Gonzalo inician la desobstrucción del
Pasu la Nocilla. Río y Pablo tratan de
forzar la rampa ascendente; pasan la
primera estrechez y Río inicia la
desobstrucción de la segunda. Por su
parte Victoria, después de unas horas de
bregar en el barro, logra forzar el pasu la
Nocilla y colarse del otro lado. Tras unos
metros se encuentra con una segunda
estrechez, por la que se escapa la
corriente de aire y que es superable,
aunque no la cruza. En la desobstrucción
de la rampa también se avanza
sensiblemente, pero no se logra superar
la estrechez. Tras cruzar Victoria el paso
de nuevo, y ya los cuatro juntos y con
barro hasta las cejas, decidimos
emprender el regreso. Salimos de la
cueva sin incidencias, llegando a los
coches tras casi ocho horas de actividad.
A lo largo de la semana se revisaron los
datos de la topografía, lo que corrige el
desarrollo restándole casi 100 m. Con lo
topografiado en esta ocasión el desarrollo
de la cueva alcanza los 2995 m. Se deja
en el Pasu la Nocilla azadín, paleta y maza
de instalación; y una cuerda de 45 m. en

11

la cabecera del pasamanos final de la
Galería Pisada.

30 de enero
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Gonzalo, Victoria y Pablo.
Descripción: El plan inicial era trabajar en
la Galería del Ríu, pero tras las lluvias
intensas de los últimos días se decide ir
completando cosas en las zonas secas de
la cavidad.
Nada más entrar en cavidad nos dirigimos
al extremo oriental de la sala de entrada,
donde se topografía la gatera sopladora
(que como ya sabíamos no lleva a ninguna
parte) y se realiza la trepada de la
pequeña chimenea que hay sobre ella (que
también cierra). Damos con esto por
concluidos los trabajos en el nivel fósil.
Después entramos propiamente en la
cavidad, y tras bajar el P19 se mira una
incógnita en uno de los ramales de la
salita bajo la Bufona, que no prosigue y
que se topografía.
Nos dirigimos después a la Galería Pisada,
donde se topografía el pocín junto a la
escalada de la colada, que forma un nivel
inferior que comunica con el otro pozo
bajo el pasamanos. Rematado también
esto, nos encaminamos en dirección a la
Sala Escondida, parando a comer en la
sala que está inmediatamente debajo, y
topografiando una gatera que estaba
pendiente y que comunica con la galería un
poco más atrás, cerrando otra poligonal
más.
Tras comer subimos a la Sala Escondida
por la antigua vía, y exploramos y
topografiamos el pocete que está en la
parte superior de la sala, que tampoco
ofrece solución de continuidad. Decidimos
volver a la Galería Pisada (por la vía de las
cuerdas en esta ocasión) y rematar las
rampas-gateras
que
aún
quedan
pendientes: la situada entre el PR-14 y el
PR20 cierra casi de inmediato; las tres

situadas entre el PR-14 y el PR-13,
comunican entre sí y con el PR-14,
formando
un
pequeño
enrejado
laberíntico que también topografiamos (y
que
requirió
de
una
pequeña
desobstrucción) cerrando otra poligonal,
con lo que damos también por finiquitados
los trabajos en el sector de la Galería
Pisada. Picamos algo en el primer
pasamanos de la galería y decidimos
emprender el regreso, trasladando la
cuerda de 45 m. que estaba en el
pasamanos final de la Galería Pisada a la
conexión de esta con la Rampa de Barro
para, en próximas salidas, abordar
incógnitas de la Red Intermedia.
Salimos de cavidad sin incidencias
(aunque el caudal que baja por la Bufona
ha aumentado sensiblemente), llegando a
la boca aún de día, tras cinco horas y
media de actividad. Con lo topografiado
en esta ocasión el desarrollo de la cueva
alcanza 3056 m. habiendo finalizado los
trabajos en los sectores de la Red Fósil y
de la Galería Pisada.

6 de febrero
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Julio, Gonzalo, Victoria y
Pablo.
Descripción: Nuevo ataque al Mazu con el
objetivo de ir completando la topo de la
Red Intermedia.
Entramos en cavidad, y ya en las zonas
inferiores nos dividimos en dos grupos:
Gonzalo y Victoria marchan hasta el PR20
al final de la Galería Pisada a por el
material que allí tenemos, mientras Julio
y Pablo instalan con la cuerda de 45 m. el
pasamanos de acceso a la Sala la Charca.
Después (juntos ya de nuevo) instalamos y
topografiamos el P9 a la entrada de esta
sala, y se explora la rampa en la zona
inferior de la sala, que también se
topografía. Ambos, rampa y pozo,
confluyen en la Rampa de Barro, a la
entrada de la Sala 29 de Enero. Comemos

12

allí, y después instalamos el pozo más al
oeste de la Rampa de Barro (P16). A los
pocos metros de descenso hay un nivel
horizontal (instalamos un pasamanos),
donde confluyen los otros dos pozos que
teníamos pendientes en la Rampa de
Barro. De este nivel horizontal caen otros
dos pozos, además del P16, comunicando
todos ellos con la Galería del Ríu aguas
abajo. Se topografía todo este sector, y
después regresamos desde el río a la Sala
la Charca por la vía habitual, para bajar
nuevamente a la Sala 29 de Enero por la
rampa recién descubierta. Picamos algo,
recogemos las sacas, y desinstalamos el
P16 y el pasamos que habíamos montado
para
acceder
al
nivel
horizontal
intermedio.
Tras esto instalamos un pasamanos para
acceder desde la Sala 29 de Enero al
tramo inferior del Arroyo Rojo, y
bajamos al río por esta vía, lavando allí el
material y valorando las posibilidades de
progresión en la punta aguas abajo
(escalada). Después emprendemos el
regreso, llegando a la boca de la cueva sin
incidencias tras casi nueve horas de
actividad. Sacamos de la cavidad todas
las cuerdas, chapas y mosquetones que no
estaban instalados, con idea de lavarlos.

segundo cuevu (PD-30) que de inmediato
se desfonda en un pocete cuyo fondo
parece un falso suelo de piedras
encajadas. Valoramos volver al coche para
regresar con material y explorarlo, pero
finalmente
decidimos
seguir
prospectando y dejar la exploración del
cuevu-torcu
para
otro
día.
Nos
encaminamos después hacia el oeste, por
encima de zonas ya prospectadas en años
anteriores, y finalmente descendemos por
la segunda canal al oeste de la cueva, sin
encontrar nada reseñable en todo este
tramo.
Ya en la base de la peña caminamos hasta
el curso seco del ríu la Bola, el cual
remontamos marcando un par de covachas
en la margen derecha (MA-52 y MA-53).
Remontando el cauce pasamos junto a la
cueva-sumidoriu PD-07 y después junto al
sumidoriu PD-17, en la margen izquierda.
Echamos una ojeada al PD-17 y
comprobamos que a lo largo de los últimos
años el agua lo ha desobstruido, siendo
ahora penetrable; no lo exploramos. Poco
después estamos en el coche, tras tres
horas y media de pateada.

9 de febrero

Ya de regreso por la pista de Mañanga
paramos a echar una ojeada a una
oquedad que nos había mosqueada la
semana pasada en uno de los cuetos junto
a la pista. Subimos hasta allí y
comprobamos que se trata de una covacha
(MA-54) que en principio tira y que se
halla muy próxima a la MA-29, donde
teníamos pendiente una desobstrucción.
Regresamos al coche dando por concluida
la jornada.

Pateo de prospección por la zona del
Mazu.

Se han tomado coordenadas GPS de todas
las cavidades localizadas.

Con lo topografiado en esta ocasión la
cueva alcanza los 3141 m. de desarrollo,
habiendo cerrado varias poligonales, y
prácticamente completando la topo de la
Red Intermedia.

Participantes: Victoria y Pablo.
Descripción: Inicialmente prospectamos
por una de las canales al este de la cueva,
zona que se sitúa en la vertical del sector
de la sala Castrón. En la base de esta
canal se localiza un pequeño cuevu sin
continuidad (PD-29), y en la parte
superior de la canal, más tarde, un

11 de febrero
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Victoria y Pablo.
Descripción: Nueva salida al Mazu. De la
que entramos se explora y topografía una

13

gatera en la Sala del Té, descubierta en
la anterior visita a la cueva, y que sólo
ofrece una decena de metros de
continuidad. Más tarde, en la cabecera
del P19, observamos que una pequeña
gatera exhala una intensa corriente de
aire; necesitará desobstrucción, pero
parece ofrecer continuidad.

pozo que nos había indicado Pablo, con
intención de tomar sus coordenadas.

Después se baja a la zona activa, con
intención de retopografiar un tramo
dudoso. Desde la conexión del Arroyo
Rojo con la Galería del Ríu se topografía
primeramente aguas abajo hasta el Caos
Gochinonte, y después se remonta
(topografiándolo) el Arroyo Rojo, desde
aquí hasta la Sala 29 de Enero. Comemos
en una de las salitas de este tramo, y
finalizado el trabajo subimos hasta la
Sala la Charca, donde hacemos un breve
descanso antes de emprender el regreso.
Llegamos a la boca de la cueva, sin
incidencias, tras más de cinco horas de
actividad.

Descripción: Vamos al nuevo torcu
descubierto con idea de explorarlo y ver
si realmente hay que desobstruir, como
nos había parecido el día que lo
encontramos.

Aunque hemos topografiado más de 150
m, el desarrollo de la cavidad varía poco,
quedando en 3172 m. y habiendo reducido
el desnivel en un metro.

15 y 16 de febrero
Salida al Pozu’l Fresnu y pateo de
prospección.
Participantes: Arturo, Crispy, Lorenzo,
Chema, Carla, Meño, Almu, Rolo y Susana
(G.E. Niphargus).
Descripción: Este fin de semana los
compañeros burgaleses del G.E.
Niphargus se acercan de espeleo a
nuestra zona, con base de operaciones en
la cabaña de Carla en Villa.
El sábado se visita el Pozu’l Fresnu, en El
Mazucu (fuera de la zona de trabajo), una
de las cavidades clásicas del valle de
Caldueñu, recorriendo las galerías
superiores.
El domingo, ya en la zona de trabajo, se
patea por la Peñe Villa en busca de un

16 de febrero
Salida al Torcu PD-30.
Participantes: Victoria y Pablo.

Una vez en la boca la signamos con
pintura y Victoria destrepa en oposición
el pozo (P5) hasta un punto donde estaba
colmatado por piedras y bloques. Sin
embargo, ve claramente continuación por
debajo de este falso suelo de piedras
encajadas, y además aprecia corriente de
aire expirante. Así pues comienza con la
desobstrucción mientras Pablo instala
cabecera para cuerda. Después este da el
relevo a Victoria y sigue quitando piedras
en la base del pocín, hasta que sólo un
bloque encajado de medianas dimensiones
obstruye el paso. Se ata este bloque con
cintas y se monta un contrapeso,
consiguiendo desencajarlo. No obstante
no conseguimos sacarlo fuera, ya que en
cuanto está en el aire y se gira se sueltan
las cintas, y además no nos queda batería
en el taladro: será necesario meterle una
anilla y subirlo con un polipasto.
Finalmente, y ante la falta de material
adecuado, decidimos dejar el trabajo
para otro día. Bajo la estrechez en que
estamos detenidos se aprecia que amplia
las dimensiones y que tenemos suelo
metro y medio más abajo; las piedras
caen rodando por un rampa que, por
desgracia, no alcanzamos a observar.
Emprendido el regreso, llegamos al coche
sin incidencias quince minutos después.

18 de febrero
Salida al Torcu PD-30.

14

Participantes: Río, Gonzalo, Julio, Victoria
y Pablo.

bloques del suelo. Se topografía este
tramo y se desequipa este último pozo.

Descripción: Fuimos directos al nuevo
torcu PD-30, y seguimos trabajando en la
desobstrucción del pocete de entrada
iniciada en la anterior salida. Atamos el
bloque que obstruía el paso y lo sacamos
montando un polifreno. Después, por
seguridad, se sacan para afuera también
las piedras apartadas a un lado el otro día
empleando el mismo montaje y una saca.
Una vez superado el paso estrecho,
exploramos un corto tramo de galerías
que nos condujo a una nueva estrechez,
con bastante tiro de aire. Gonzalo y Río
comienzan una segunda desobstrucción en
este paso, y Vitoria y Julio deciden dar
un pateo de prospección por la zona; Pablo
sale topografiando desde la punta hacia
afuera.

Ya saliendo, Río desobstruye otra
estrechez que habíamos visto al bajar en
la sala entre los dos pozos, logrando
pasar al otro lado, donde explora un corto
tramo con una sala más amplia, pero en
principio sin continuidad. No obstante,
dado que ya era tarde, y teniendo en
cuenta que a Julio lo tenemos aún arriba
esperando, decidimos emprender el
regreso y dejar lo que queda de topo para
otro día. El segundo P5 se deja equipado,
pero retiramos la cuerda instalada en el
pozo de entrada. Poco después estamos
en los coches, tras nueve horas de
actividad.

Los del pateo encuentran otra covacha
cercana (PD-31), tapada por los pastores.
Se destapa y se explora. Después Pablo la
topografía (10 m) y vuelve a taparla; falta
tomar las coordenadas. Victoria y Julio
siguen con la prospección (sin resultados),
y Pablo regresa a la PD-30, donde Gonzalo
y Río han completado la segunda
desobstrucción, para lo que ha sido
necesario montar un polipasto de cara a
extraer algunos bloques. Superado el
paso estrecho, del otro lado encontramos
un corto tramo de meandro que hacia
arriba ciega y hacia abajo acaba
conduciendo a un segundo pozo (5 m.).
Gonzalo y Río salen fuera a por más
material para instalar y a por su propio
equipo de vertical, mientras que Pablo
queda en cavidad realizando la topo de
este tramo.
Ya equipados y todos en cavidad (a
excepción de Julio, que no logró pasar la
primera estrechez y allí quedó picando)
se baja el segundo pozo (5 m.), que
conduce a una sala mediana con otro pozo
(6 m.) en cuya base cierra (cota -20 m),
saliendo la corriente de aire de entre los

El desarrollo topografiado alcanza los 64
m., con una profundidad máxima de -20 m.
En líneas generales la torca se dirige
hacia el norte, encaminándose hacia las
galerías de la Cueva’l Mazu.

21 de febrero
Salida a la Cueva’l Mazu y pateo de
prospección.
Participantes: Gonzalo y Pablo.
Descripción: El objetivo principal de la
salida era abordar la desobstrucción de la
gatera
sopladora
localizada
con
anterioridad en la cabecera del P19. Así
pues nos encaminamos al Mazu con
material de desobstrucción pero sin
equipo de vertical. Una vez en el interior
de la cueva revisamos el lateral derecho
de la sala de entrada (sin resultados), y
después, en la Galería Fósil, se revisan
unos pocetes entre bloques, decidiendo
topografiarlos a la salida si finalmente la
desobstrucción no da nada.
Ya en la cabecera del P19 atacamos la
desobstrucción con maza y cincel, y poco
después Pablo consigue superar la
estrechez, que no tiene continuidad,
saliendo el aire de un pequeño agujero. Se
topografía y después, como habíamos

15

decidido, se topografían también los dos
pozos previamente revisados, con escasa
continuación por dentro del caos de
bloques. Finalizado este trabajo, poco
después estamos en el exterior. Y como
aún es temprano decidimos prospectar,
primeramente por encima del Mazu
(donde volvemos a marcar la boca del
torcu PD-06), y después ladera arriba en
busca de la antigua mina de la que nos
habían hablado.
Tras media hora de pateo localizamos la
bocamina (PD-32), que marcamos y de la
que tomamos coordenadas. Se explora
someramente, y en principio no ofrece
continuidad aunque ha cortado algunas
cavidades naturales. Salimos a por el
equipo, hacemos algunas fotos, y volvemos
a entrar topografiando. En esta segunda
entrada a la mina localizamos una diaclasa
que traga aire y que, a modo de soplao,
comunica
con
una
cueva
natural.
Completamos la topo de la mina y a
continuación exploramos este soplao.
Un tramo de galería meandriforme
descendente nos conduce a una trepada
en oposición de 5 m., superada la cual
ganamos una gatera que supone la
continuación del meandro, que se
desfonda más allá de la gatera en un pozo
de 4 m., ofreciendo también continuación
por encima del pozo en una sala que
intuimos amplia. Se topografía la cueva
hasta este punto.
No llevábamos equipo, pero Gonzalo
consigue superar por arriba, en oposición,
el pozo. La sala del otro lado es
efectivamente amplia, con bastantes
formaciones
y
con
numerosas
continuidades posibles que requerirán de
equipo de vertical. Encuentra en esta sala
también algunas huellas, lo que nos
mosquea bastante ya que por donde
nosotros pasamos se encontraba virgen.
Una vez fuera decidimos prospectar un
poco más por encima, en busca de otras
bocaminas
o
cuevas
naturales,
encontrando al poco otras dos minas (PD-

33 y PD-34, de las que no se toman
coordenadas ni se marcan), en apariencia
bastante más antiguas y que no se
excavan en galería, sino a favor de
bolsadas de mineral: una entra en
horizontal y es de escaso desarrollo; la
otra tiene una entrada vertical y no la
exploramos.
Tras esto decidimos emprender el
regreso. Llegamos al coche poco después,
tras cinco horas de actividad.
Con lo topografiado en esta ocasión, la
Cueva’l Mazu alcanza los 3193 m. de
desarrollo, habiendo finiquitado toda la
Red Fósil. Por su parte en la mina se han
topografiado 48 m. de conductos
artificiales y 17 m. de cueva natural.

22 y 23 de febrero
Exploración y topo de la torca RS-38,
pateo de exploración, y desobstrucción y
topo del sumidero temporal SV-08.
Participantes: Natán, Arturo, Raúl, Irene,
Carla, Bruno, Uyarra, Mariele y Susana
(G.E. Niphargus).
Descripción: Nuevo fin de semana en el
que los compañeros del Niphargus se
desplazan a la cabaña de Carla en Villa y
nos echan un cable con las exploraciones
en la zona de trabajo.
El sábado se exploró y topografió la torca
RS-38, pozo que se ha abierto
recientemente en la zona de los
Resquilones, cerca de las antenas. Resultó
ser un calcetín de 20 m. Se sacó basura
de la cavidad.
El domingo se sale para la Peñe Villa con
las coordenadas de dos cavidades sin
mirar que nos ha pasado Pablo. Sólo se
localiza el sumidero temporal SV-08. Se
destruye la entrada, tapada por los
pastores, se topografía (10 m. tan sólo) y
se vuelve a tapar. Larga pateada por la
zona alta de la sierra, sin localizar la otra
torca.

16

25 de febrero
Salida a la mina de la Verde
Participantes: Julio,
Victoria y Pablo.

Gonzalo,

Darío,

Descripción: El objetivo era continuar con
la exploración de la cueva de la mina
llevando material para ello. De la que
subimos pasamos junto a la PD-30 y a la
PD-31, tomando las coordenadas de esta
última, que estaban aún pendientes.
Ya en la mina equipamos con cuerda la
trepada del día anterior además de
instalar un pasamanos sobre el pozo del
otro lado de la gatera, tramo que queda
bautizado
como
Paso
Victoriano.
Accedemos así a una sala amplia, Sala los
Mineros, con diversas continuidades que
se van explorando más o menos. Se
comienza con la topo. La continuación más
evidente nos conduce por un meandro
estrecho, Meandro Gordovaca, que nos
deja en la cabecera de un pozo sobre el
que la galería continua con buenas
dimensiones. En este lugar comemos.
Después instalamos un pasamanos por
encima del pozo para ganar la galería del
otro lado. Darío también baja el pozo, que
parece ofrecer continuidad por una
estrechez. Siguiendo por la galería de
arriba, y dejando a un lado otro pozo que
tira, se llega a otra galería amplia, Galería
Antolín, con bonitas formaciones y
diversos ramales que se exploran
someramente. Finaliza en una sala en
ascenso, con continuidad por un meando
estrecho, Meandro de las Perlas, que
acaba cerrando en una salita tras un
pequeño pozo.
Se topografía todo el eje principal de lo
explorado en esta ocasión, llevando el
desarrollo a 270 m. y el desnivel a 20 m.
(-12/+8). Se dejan numerosas incógnitas
pendientes de exploración. Mencionar
también que se encuentran restos de
cérvido, de posible interés paleontológico.
Una vez emprendido el regreso bajamos
de la mina en un cuarto de hora,

aprovechando para visitar las bocas de los
sumidorios PD-07 y PD-17. Poco después
estamos en el coche tras ocho horas de
actividad.

6 de marzo
Salida al Torcu PD-30.
Participantes: Victoria y Pablo.
Descripción: Se vuelve a la torca con la
intención de finalizar la exploración y
topografía de la misma. Una vez en la
cavidad, descendemos hasta la sala en la
base del segundo P5, y revisamos y
topografiamos la parte explorada por Río
tras la última desobstrucción, que como
ya nos había advertido él no ofrece
continuidad. Salimos de nuevo a la sala
anterior y topografiamos la rampa que
faltaba, con lo que se concluye la topo. El
desarrollo queda en 95 m. con un desnivel
de -21 m.
Salimos desinstalando, y ya en la boca
Pablo se da cuenta de que ha olvidado la
llave en la cabecera del segundo pozo, por
lo que tiene que volver a bajar.
Tras esto comemos algo en la boca y
después la tapamos parcialmente con
piedras para evitar la caída accidental de
ganado. Hay que mencionar que en esta
ocasión el tiro de aire en la cueva era
menos pronunciado que en anteriores
ocasiones. Después de comer decidimos
prospectar un poco antes de volver al
coche, y pateamos hacia el este por la
ladera y también por el área del ríu la
Bola. Hablamos con un ganadero de Porrúa
que nos facilitó algo de toponimia; así, las
surgencias PD-18 y PD-19 se denominan
H.uente la Porcuza, y el PD-20 y la PD-21
pasaremos a denominarlos Sumidoriu y
Cueva de Sulaverde, por llamarse así el
prado en el que se encuentra el primero.
Finalmente, y ya próximos a llegar al
coche, encontramos dos sumideros
temporales penetrables (pequeños pozos),
y una torca con buena pinta pero con

17

varios cadáveres recientes de cabras. No
tomamos coordenadas ni las exploramos;
todas ellas se encuentran ya en el sector
MA, al norte del ríu la Bola.
Finalmente llegamos al coche tras casi
seis horas de actividad.

9 de marzo
Salida a la Mina de la Verde
Participantes: Victoria, Río, Isi y Pablo.
Descripción: Comienzan con la actividad
Victoria, Río e Isi (subiendo bastante
material, sobre todo cuerda) mientras
que Pablo se incorporará más tarde. Los
primeros tardan un poco en encontrar la
bocamina, y durante la búsqueda
encuentran una nueva torca con muy
buena pinta (PD-36, que después nos
enteraremos que es llamada Torca del
Práu la Verde). Deciden comenzar la
exploración de esta torca. Río equipa la
primera vertical —un pozo amplio de 20
m.— y explora en la base, encontrando
que la continuidad es a través de otro
pozo aún mayor. Vuelve a salir, y ante la
imposibilidad de comunicar con Pablo,
deciden ceñirse al plan inicial e ir para la
mina. Marcan la torca con una bolsa de
plástico atada a un árgoma. Ya en la
bocamina hacen un descanso y comen,
para después entrar en cavidad.
Primeramente
se
revisan
las
continuaciones que salen de la Sala los
Mineros,
sin
encontrar
nuevas
posibilidades de avance. Después se
continúa hasta el segundo pasamanos, que
se reequipa. Iban a comenzar con la
exploración del pozo tras el pasamanos,
cuando Pablo les da alcance. De la que
subía, este había visto la bolsa de plástico
marcando la nueva torca y se había
acercado hasta allí, tomando las
coordenadas. Encuentra también otro
posible pozo (PD-35) muy cubierto por la
maleza, y toma las coordenadas de las dos
minas antiguas que se sitúan más altas.

Ya todos juntos en el interior de la mina
se continúa con las labores de
exploración. Isi baja el pozo bajo el
pasamanos y explora su continuidad más
allá de donde había quedado Darío en la
anterior ocasión, de escaso desarrollo. No
consigue volver a subir por donde había
destrepado, y los de arriba le montan
cuerda por otro pozo paralelo que
comunica con el punto conde se
encontraba. Tras esto Río comienza a
instalar el pozo tras el pasamanos, y
Victoria y
Pablo
bajan
tras
él
topografiando,
acabando
ante
una
estrechez con tiro de aire tras la que se
intuye un pozo amplio (que sin embargo
requerirá material de desobstrucción).
Isi, mientras, explora los ramales de la
Galería Antolín, que en principio no
ofrecen continuidad. También los tres
primeros visitan después estas galerías,
ya que Río no conocía la cueva.
Tras esto decidimos emprender el
regreso, tomando la decisión de dejar
todo el material libre en la entrada de la
cueva para, en posteriores ataques, poder
abordar la nueva torca PD-36. Se
aprovecha para “retocar” también el
primer pasamanos. Con lo topografiado en
esta ocasión el desarrollo de la cueva
alcanza los 293 m., habiendo aumentado
también el desnivel hasta los 36 m. (28/+8).
Tras un breve descanso en la bocamina se
baja rápido a los coches, tras nueve horas
de actividad. Después decidimos tomar
unas cervezas en el bar de la bolera de
Porrúa, donde obtenemos algo de
información toponímica: nos informan de
que la mina se llama “la Verde” y también
del nombre de la nueva torca. Damos por
finalizada la jornada al filo de la
medianoche.

11 de marzo
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Pablo.

18

Descripción: Se vuelve al Mazu con
intención de retopografiar un trozo de la
Galería del Ríu sobre el que teníamos
dudas, entre el Primer By-Pass y el
comienzo del Enanche. Se retopografía
todo este tramo, que a la postre sólo
tenía un pequeño error, y se topografía
también el arranque de tres de las
rampas ascendentes que se encuentran en
este tramo del ríu, que ofrecen
continuidad. Después se emprende el
regreso, llegando al coche sin incidencias
tras más de cinco horas de actividad. Con
lo topografiado en esta ocasión el
desarrollo alcanza los 3233 m.

15 de marzo
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Victoria y Pablo.
Descripción: Se regresa al Mazu con
intención de seguir topografiando las
rampas de la anterior salida. Se comienza
con la rampa intermedia, que por la
derecha tiene un conducto —con varios
pozos que caen sobre el río— que
finalmente nos deja en una salita. Desde
esta
salita
una
gatera
barrosa
descendente nos comunica con la primera
rampa topografiada en la anterior salida.
Después continuamos desde la rampa
intermedia pero hacia la izquierda, donde
nos vemos obligados a instalar un
pasamanos para superar por encima un
pozo que cae sobre el río. Superado el
pasamanos accedemos por una gatera a
una sala más amplia con varias
continuidades, y seguimos topografiando
por un meandrito descendente que al poco
se desfonda en una nueva vertical sobre
la Galería del Ríu. Equipamos este pozo y
lo topografiamos, agotando el poco
material de instalación que llevábamos. Ya
a la altura del río comemos, y después
emprendemos el regreso, llegando a los
coches sin incidencias tras algo más de
seis horas de actividad.

Con lo topografiado en esta ocasión el
desarrollo de la cueva alcanza los 3319
m., habiendo cerrado dos poligonales, y
dejando en este sector numerosas
incógnitas, la mayor parte en forma de
rampas ascendentes y chimeneas.

19 de marzo
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Gonzalo, Victoria y Pablo.
Descripción: Se vuelve a la cueva para
proseguir
con
la
topo.
Entramos
directamente hacia la Galería del Ríu, y
comenzamos las labores por la primera
rampa después del Primer By-Pass. Desde
la anterior punta se realiza una escalada
artificial de 4 m. que alcanza una repisa
que comunica, por un lado con la ventana
en el PR20 que baja de la Galería Pisada, y
por otro con otra rampa estrecha que cae
a la Galería del Ríu. Se topografía y se
cierra todo este sector.
Después continuamos por la rampa sobre
el pasamanos instalado en la anterior
ocasión, que aborda Gonzalo realizando
una escalada de 5 m. y continuando por
una pindia rampa ascendente (Rampa 666)
hasta una salita con varias continuaciones.
Monta cuerda para que el resto suban
topografiando, y una vez todos arriba
hacen un descanso para comer. Después
Gonzalo vuelve a bajar por la cuerda,
soltándola abajo y desinstalando también
el pasamanos. Pablo y Victoria retiran la
cuerda por la que ha bajado Gonzalo, y
con ella montan un pasamanos desde la
salita hasta una repisa cómoda en un
pozo-rampa adyacente, y también línea de
cuerda por el pozo, por la que sube
Gonzalo. Se exploran y topografían las
continuidades más evidentes desde esta
repisa amplia, dejando otras incógnitas
que requerirán escalada. Completados
estos trabajos, y dado que hemos agotado
la batería del taladro y andamos escasos
de material, se decide emprender el
regreso, bajando directamente hasta la

19

Galería del Ríu y volviendo por ella.
Llegamos al coche, sin incidencias, tras
casi ocho horas de actividad.
Con lo topografiado en esta ocasión el
desarrollo alcanza los 3416 m. habiendo
cerrado dos poligonales importantes y
también numerosas incógnitas.

24 de marzo
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Victoria y Pablo.
Descripción: Nueva entrada con intención
de seguir avanzando en la topografía del
nuevo
sector
en
exploración.
Primeramente miramos en la Sala de
Entrada la otra pequeña chimenea que
comunica con el exterior, que decidimos
topografiar a la vuelta. Y después se
entra directamente hasta la segunda
rampa tras el Primer By-Pass, donde se
instala y topografía el pozo rampa situado
al este (PR9), que cae al río. Se descubre
un pequeño conducto a mitad de esta
rampa. Después instalamos de nuevo el
pasamanos sobre este pozo, con la
cabecera ahora reforzada, y continuamos
hasta la sala siguiente, donde comemos.
Después
de
comer
atacamos
la
exploración y topografía del pocete que
nos quedaba pendiente aquí. Comunica con
un pequeña salita; a la derecha cae en
forma de pozo sobre la Galería del Ríu, y
a la izquierda continúa en un meandrito
que comunica con el PR9 citado
anteriormente, tratándose del conducto
descubierto poco antes. A continuación
desinstalamos la cuerda que teníamos en
el otro pozo que cae sobre el río, y con
ella instalamos la rampa por la que hemos
subido, que es un acceso mucho más
cómodo a este sector.
Completados
estos
trabajos
nos
desplazamos a las primeras rampas de la
zona del Enanche, donde se topografían
unos pocos metros de conductos
ascendentes estrechos y en enrejado.

Tras una pequeña pausa optamos por
emprender el regreso, pero como aún
quedaba batería suficiente en el taladro
decidimos dejar ya preparados los
agujeros para el pasamanos y pequeño
resalte que está pendiente de instalar a
la entrada del Enanche, aún a pesar de
estar ya sin chapas.
Tras esto salimos sin incidencias hasta la
boca de la cavidad, donde topografiamos
el ramal de la chimenea que comunica con
el exterior, y además encontramos una
nueva gatera que ya no exploramos debido
a la hora. Llegamos al coche poco
después, tras seis horas de actividad. Con
lo topografiado en esta ocasión el
desarrollo de la cueva alcanza los 3487
m.,
habiendo
aumentado
también
ligeramente el desnivel, que se sitúa en
55 m.

31 de marzo
Salida a la Torca’l Prau la Verde.
Participantes: Gonzalo, Victoria y Pablo.
Descripción: Aunque el plan inicial era
continuar con los trabajos en el Mazu, el
buen día nos anima a subir hasta esta
torca que habíamos descubierto poco
atrás. Primeramente vamos hasta la Mina
la Verde, donde tenemos enzuladas
cuerdas y material, que recogemos. Una
vez equipados vamos a la torca, donde
descendemos el primer pozo (P18),
reforzando la instalación. Revisamos la
sala por debajo, Sala MGR, que ya había
explorado Río en la anterior ocasión hasta
localizar la cabecera del siguiente pozo
(P40), el Pogozo. Decidimos cambiar la
cuerda del pozo de entrada por otra más
ajustada, y equipamos con cuerda un
resalte ascendente y un pasamanos de
camino al segundo pozo, topografiando al
mismo
tiempo
toda
esta
parte.
Abordamos después el descenso del P40,
que llevará pasamanos de acceso a la
cabecera y tres fraccionamientos, con lo
que agotamos la batería del taladro y el

20

material de instalación. El pozo nos deja
en una galería amplia, Galería Deltoya, que
progresa tanto hacia arriba, como hacia
abajo. Hacia arriba tiene gours con agua y
lo dejamos ante un resalte ascendente
que requerirá escalada. Hacia abajo
progresa con grandes dimensiones,
conectando tras un trecho con un
conducto descendente de menores
dimensiones cuya exploración dejamos en
una gatera tras la que se oye una cascada;
la punta de topo queda un poco más atrás.
Satisfechos y contentos con los
resultados de la jornada, emprendemos el
regreso dejando la torca instalada. Tras
un
breve
descanso
en
la
boca
emprendemos el regreso, llegando al
coche sin incidencias tras nueve horas de
actividad. El desarrollo topografiado es
de 194 m. con un desnivel de -92 m. con lo
que se convierte en la cavidad más
profunda de todas las exploradas hasta
ahora en esta zona de trabajo.

5 de abril
Salida a la Cueva de la Mina la Verde.
Participantes: Victoria y Pablo.
Descripción: Regresamos a la Mina la
Verde con idea de dar continuidad a los
trabajos de topografía. Antes de entrar a
la mina en sí, subimos a la otra cueva-mina
que hay un poco más arriba (PD-33), que
se revisa y topografía (16 m de
desarrollo). También exploramos el torcumina PD-34, en el que destrepamos un par
de metros para comprobar que está
obstruido por bloques; no se topografía.
Ya en el interior de la Cueva de la Mina la
Verde, comemos en la Sala los Mineros y
después emprendemos la topografía de
algunos ramales de esta sala: entramos
por el P8 bajo el Paso Victoriano y salimos
a la sala por debajo del R4, para después
topografiar el meandrito descendente
que sale de este punto. Dejando aún
alguna
incógnita,
decidimos
seguir
topografiando en otra parte de la cueva,

más allá del segundo pasamanos, donde
levantamos la topo del otro ramal que
confluye en la Galería Antolín, dejando
también aquí alguna incógnita. Por último
emprendemos la topo del ramal que sale
de la Galería Antolín por detrás de las
grandes columnas. Localizamos aquí un
nuevo pozo (estimado en 15 m) que no
descendemos por falta de material.
Continuamos con la topo por encima de
este pozo hasta una estrechez que expira
aire, donde damos por concluida la
jornada. Emprendemos el regreso y
llegamos al coche sin incidencias tras más
de siete horas de actividad.
Con lo topografiado en esta ocasión el
desarrollo de la cueva alcanza los 412 m,
sin que varíen los datos de desnivel.

10 de abril
Salida a la Cueva de la Mina la Verde.
Participantes: Gonzalo, Victoria y Pablo.
Descripción: De nuevo regresamos a la
Mina la Verde, con idea de desinstalar la
vía vertical tras el segundo pasamanos y
acometer la exploración del pozo
descubierto en la última salida. Decidimos
aprovechar también para grabar algunos
vídeos del recorrido por la cueva.
Tras entrar en la mina, comemos en la
sala los mineros y luego vamos
progresando por la cueva grabando con la
cámara. Después de pasar el segundo
pasamanos Pablo y Gonzalo bajan por la
vía vertical, topografían lo que faltaba
hasta la estrechez pendiente de
desobstruir,
y
después
salen
desinstalando.
Victoria
desinstala
también la cuerda del pozo bajo el
pasamanos, y ya con este material nos
dirigimos a nuestro objetivo, parando a
grabar vídeos en la Galería Antolín.
Una vez en la cabecera del pozo que
pretendíamos abordar, la estrechez de
esta nos lleva a explorar primero la
gatera sopladora donde está la punta de

21

topo. Se trata de un paso descendente
con mucho barro, lo que complica
bastante la progresión; lo bautizamos
como Paso Quismo. Del otro lado el
conducto amplía y continúa en descenso
hasta un pozo ciego de 4 m. Superamos el
pozo por encima montando un pasamanos
y afrontamos una pequeña escalada y
rampa ascendente que también se equipan
con
cuerda.
La
galería
adquiere
morfología meandriforme y el techo se
eleva
mucho. Superada la
rampa
ascendente nos encontramos en la
cabecera de un pozo amplio (P23).
Instalamos la cabecera y descendemos. A
7 m. hay una repisa amplia de la que parte
otro pozo de menor sección; fraccionamos
y seguimos por la vertical principal, que
una vez descendida resulta ser un pozo
ciego. Topografiamos hasta aquí y
miramos una posible ventana a medio
pozo, que no es sino una repisa con otro
pocete paralelo que confluye poco más
abajo.
Como ya es tarde decidimos dejar para
otra ocasión la exploración del pozo de la
repisa (sondeado en unos 12 m.) y de una
ventana alta por encima de la cabecera
del P23. Emprendemos el regreso,
pasando alguna dificultad en el Paso
Quismo, que en ascenso se nos hace
bastante más complicado. No obstante,
tras nueve horas de actividad llegamos a
la bocamina y a los coches sin mayor
incidencia que la de enfrentarnos a una
incipiente tormenta de la que bajamos del
monte.
Con lo topografiado en esta ocasión el
desarrollo de la cueva alcanza los 467 m.
y el desnivel los 44 m. (+8/-36)
situándose la punta más profunda en la
base del P23 explorado en esta jornada.

24 de abril
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Victoria y Pablo.

Descripción: Salida al Mazu con intención
de ir desinstalando material que nos hace
falta para la Cueva de la Mina la Verde y
la Torca’l Prau la Verde.
Entramos directamente a la Galería del
Ríu hasta el Primer By-Pass y remontamos
desde aquí hasta la Sala Escondida
desinstalando toda esta línea de cuerda
en ascenso (excepto la cabecera). Tras
esto comemos en la sala y después
topografiamos los pocos metros que
quedaban en el Pasu la Nocilla,
recuperando el material que allí teníamos
(maza, azadín y paleta). Después Victoria
baja por la cuerda hasta la primera
ventana. Pablo desequipa la cabecera, y
mientras Victoria recoge y saca todo el
material hacia la sala debajo de la Sala
Escondida, él baja destrepando por la vía
original por donde se había alcanzado
esta sala.
Concluidas estas labores vamos hasta el
extremo oriental de la Galería Pisada,
donde desinstalamos el pasamanos de
acceso a los pozos-rampa. Y después
regresamos hacia la Gran Rampa de
Barro,
desinstalando
también
el
pasamanos de acceso a la Galería Pisada.
En la Gran Rampa de Barro, tras un breve
descanso, dejamos la mayor parte del
material y nos dirigimos, a través de la
Sala la Charca, hasta la cabecera del
tramo inferior del Arroyo Rojo, donde
desmontamos también el pasamos que
todavía teníamos allí instalado.
Tras estas últimas labores emprendimos
el regreso, recogiendo las sacas que
habíamos dejado en la Gran Rampa de
Barro, y avanzando con lentitud debido a
la carga de material que llevábamos. No
obstante salimos de la cueva sin
incidencias, llegando al coche tras seis
horas de actividad. Con lo (poco)
topografiado en esta
ocasión, el
desarrollo de la cueva queda en 3495 m. Y
volvemos a disponer de material para dar
continuidad a las exploraciones en La
Verde.

22

28 de abril
Salida a la Torca’l Prau la Verde.
Participantes: Río, Gonzalo, Darío, Carlos
y Pablo.
Descripción: Nos dirigimos a la Torca'l
Prau la Verde con idea de continuar la
exploración allí donde la habíamos dejado
y ver si era superable o no la cascada que
habíamos oído desde la Ruxidera en la
anterior visita. Además, y animados por el
resultado de la anterior prueba en la
Cueva de la Mina la Verde, teníamos
intención de grabar en vídeo el recorrido
por las galerías y pozos de la torca.
Ya en la cavidad, se explora la continuidad
de la Sala MGR, que conduce a un pozo
estrecho que no descendimos, y se
modifica la instalación del primer tramo
del Pogozo, cuya topo se revisa (en la
anterior ocasión el disto nos había dado
problemas), lo que amplía su profundidad
a los 48 m. Más adelante, superada
la Galería Deltoya, se equipan con cuerda
los dos resaltes (R4 y R3) del meandro
previo a la gatera donde teníamos la
punta de exploración; junto al primero de
estos resaltes se topografía un P5
paralelo en el meandro, dejando un
interrogante en una ventana.
Una vez en la Ruxidera (la punta de
exploración) el bramido de la cascada del
otro lado era igual de intenso que en la
anterior visita. Fue necesario realizar una
breve desobstrucción sobre el falso suelo
estalagmítico de la gatera para superar el
paso, que amplió de inmediato sus
dimensiones en una galería que, tras un
resalte descendente, nos deja en otra
galería con un curso activo, el cual se
desploma por un P10 de sección modesta
formando la cascada que llevábamos rato
escuchando. La Galería del Ríu es cómoda,
y se puede remontar por unas decenas de
metros hasta una amplia poza, que no nos
quedó claro si sifonaba por completo.
Regresando a la cascada, por encima de

ella hay paso hacia otra galería paralela,
que comunica con un segundo curso de
agua de menor caudal y que a su inicio
presenta un pozo estrecho (P5+P7) que es
paralelo al de la cascada y que nos
deposita aguas abajo de esta en un
meandro
estrecho.
Este
meandro
progresa por una decena de metros hasta
una estrechez que tampoco nos quedó
claro si sifonaba por completo. Habiendo
cerrado la exploración aguas abajo se
explora el segundo curso de aguas, que se
remonta
hasta
otra
galería
meandriforme, sin solución de continuidad
aún habiendo escalado una pequeña
cascada.
Después de grabar en vídeo todo el
recorrido, y una vez completada la
topografía de todo este nuevo sector,
decidimos que de momento podemos darlo
por concluido y que habrá que regresar en
condiciones de estiaje al final del verano
(y con neopreno). Así pues, salimos
desinstalando hasta la base del Pogozo.
Sin embargo, antes de salir todavía se
explora el tramo ascendente de la Galería
Deltoya, superando la escalada que nos
detuvo en la anterior ocasión, que da
acceso a otra galería, la Galería del Acné,
que finalmente cierra tras unas decenas
de metros. Sin topografiar esta última
galería, emprendemos la salida animados
por los descubrimientos de la jornada.
Llegamos a los coches sin incidencias tras
nueve horas de actividad.
Una vez pasados a limpio los datos de la
topo, el desarrollo de la cavidad queda en
396 m. (lo explorado ronda los 600 m.), y
el desnivel en -118 m.

7 de mayo
Salida al Sumidoriu PD-17 y pateo de
prospección.
Participantes: Victoria y Pablo.
Descripción: Breve salida vespertina en la
que decidimos revisar el Sumidoriu PD-17,
cerca del Mazu. Como intuíamos la

23

entrada se ha desobstruido de forma
natural a lo largo de estos últimos años.
Sin embargo, tras una decena de metros
de gatera el conducto está obstruido por
ramas y hojarasca. Exhala una marcada
corriente de aire frío, y podría
desobstruirse seguramente sin mucho
esfuerzo.

Finalmente nos dedicamos sólo a explorar
y no realizamos topografía.

No obstante, decidimos dedicarnos a
prospectar en exterior, pateando la parte
inferior de la ladera de La Verde hacia el
oeste, por encima del camino que se
dirige a Piedra. De resultas de este pateo
se localizan dos nuevas torcas (PD-37 y
PD-38) y un torcu-sumidoriu (PD-39), muy
próximos entre sí y a unos 700 m. al
oeste del Mazu. La torca PD-37 tiene
boca amplia y buena pinta, y la PD-38,
aunque de dimensiones más modestas,
también tiene buena pinta y además
exhala una marcada corriente de aire.

Descripción: Se topografía todo el eje
principal de la cueva hacia el este,
sumando 264 m. de desarrollo y -25 m. de
desnivel. Se instalan y exploran algunos
de los pozos del final de esta galería, que
se dejan equipados y pendientes de
topografiar. Así mismo, explorando
algunos ramales pendientes de la anterior
salida, conseguimos conectar con la base
de la torca PD-38, próxima a la Torca del
León, e inexplorada hasta la fecha. La
cueva se convierte así además en sistema.

Ya que no llevábamos equipo de vertical
con nosotros, regresamos poco después,
tras unas tres horas de actividad.

15 de mayo
Salida a la Torca PD-37 (Torca del León).

17 de mayo
Salida a la Torca del León.
Participantes: Victoria, Río, y Pablo.

Por otra parte se documentan los restos
paleontológicos
descubiertos
en
la
anterior salida, que ya sin duda alguna
podemos adscribir a la especia ‘Panthera
leo spelaea’, o león de las cavernas. En los
días se siguientes se comunica el hallazgo
a Patrimonio del Principado, y al
paleontólogo de la Universidad de Oviedo,
Diego Álvarez Lao.

Participantes: Victoria, Emma y Pablo.
Descripción: Decidimos ir a explorar una
de las torcas descubiertas la semana
anterior, la PD-37. Instalamos en pozo de
entrada de unos 15 m. que nos deposita en
un cono de derrubios en medio de una
galería amplia que progresa tanto hacia el
este como hacia el oeste. Exploramos
primero hacia abajo y hacia el este,
encontrando restos paleontológicos de lo
que parece un gran felino (león o
leopardo). Después seguimos con la
exploración de la galería principal hacia el
este, aún con dimensiones amplias, y que
continúa por unos centenares de metros
hasta cerrarse por concrección en una
amplia colada. Reconocemos algunos
ramales laterales en descenso. Salimos de
la cueva tras cinco horas de actividad.

5 de junio
Salida a la Cueva’l Mazu.
Participantes: Victoria y Pablo.
Descripción: Salida rápida a la Cueva’l
Mazu para desinstalar el pozo de acceso a
los niveles inferiores, y recuperar la
cuerda, ya que se necesitará para otras
exploraciones y previsiblemente no
volveremos al Mazu hasta dentro de unos
meses.

27 de noviembre
Salida prospección por la Verde y los
Resquilones.
Participantes: Río.

24

Descripción: Se patea toda la arista de
los Cabriteros y los Resquilones, además
de parte de la ladera de La Verde,
encontrando una torca nueva. No se
explora ni se toman coordenadas.

28 de noviembre

10 de diciembre (por la tarde)
Salida a la Cueva de la Vallina y la Cueva’l
H.ou los Cestos.
Participantes: Victoria, Zaida y Río.
Descripción: Se visitan las principales
galerías de ambas cuevas, sin ningún
descubrimiento especialmente reseñable.

Nueva salida de prospección por la Verde
y Resquilones.
Participantes: Río.
Descripción: Prospección por la parte alta
de los Resquilones, con muy mala
meteorología. Se localiza una torca nueva,
que no se explora ni se toman
coordenadas.

4 de diciembre
Salida a la Torca del León.
Participantes: Río, Zaida y Victoria
Descripción: La salida se centra en
explorar el ramal occidental de la cueva,
pendiente desde que comenzamos los
trabajos en ella. Se exploran unos 200 m.
de nuevas galerías, para lo que se hace
necesario instalar varios pasamanos. En
principio
se
cierran
todas
las
posibilidades de progresión por esta
parte de la cueva, aunque queda
pendiente de topografía.

DIARIO DE CAMPAÑA 2015

Durante el año 2015 las exploraciones en
estas zonas de Llanes sufrieron un parón
importante. Por un lado por la baja
actividad desarrollada en general por el
club durante este año, y por otro lado por
el desplazamiento de las labores de
exploración hacia otras zonas (Onís, La
Llera, etc.).
La dispersión en el tiempo de las distintas
actividades
de
exploración
motiva
también que no se haya llevado un diario
de campaña exhaustivo, como en años
anteriores. Ofrecemos, no obstante, un
pequeño resumen de las actividades a lo
largo del 2015.

A comienzos de año…
Salida a la Torca’l Prau la Verde.

10 de diciembre (por la mañana).
Pateo de prospección por las Mañangas.
Participantes: Río.
Descripción: Dando un pequeño pateo
localiza varias cavidades nuevas, una en
concreto con buena pinta. Dada la
cercanía, decide volver a casa a por el
casco y equipo, y regresa nuevamente a
explorarlas. Todas de pequeño desarrollo.
Quedan pendientes de topografía y de
tomar coordenadas.

Participantes: Gonzalo y Ernesto.
Descripción: Se baja hasta la Galería
Deltoya, rectificando la instalación del
Pogozo (P48). Ya en la Galería Deltoya se
continúa con las labores de exploración y
topografía de esta galería hacia el oeste.
Finalmente y tras un estrechez que
Ernesto no consigue superar, Gonzalo
alcanza una nueva sala amplia, donde se
sitúa una nueva punta de exploración. Se
topografía todo menos esta sala y se
regresa, sin desinstalar la cavidad.

25

A lo largo del año…
Río realiza varios pateos de prospección
por la zona de las Mañangas y del Picu los
Resquilones, que dan como resultado la
localización de varias nuevas cavidades,
aunque en principio ninguna tiene mayor
relevancia.
Faltaría
tomar
las
coordenadas.
Se realizan también varias visitas a
cavidades de la zona, principalmente a la
Cueva la Vallina, pero se trata más bien
de visitas de espeleoturismo y no
propiamente de exploración o topografía.

En el mes de noviembre…
Salidas a la Cueva de Rufresnu.
Participantes:
Laura y Rafa.

Gonzalo,

Adrián,

Teca,

Descripción: Se prosigue con las labores
de exploración en la cueva, siendo el

objetivo de estas salidas el buceo del 2º
sifón.
En una primera salida de sábado a
mediados de mes se avanza hasta el 2º
sifón, que aborda Adrián. Se avanzan en
el 25 m., descendiendo hasta una
profundidad de -17 m., mucho mayor de la
estimada. En este punto se aprecia que la
galería forma una “V” muy marcada y
comienza a ascender.
En una segunda salida al sábdo siguiente
se continúa con las labores, ya con
botellas y equipo apropiados para esa
profundidad, y Adrián avanza en el 2º
sifón 80 m. dejando la punta de
exploración a cota -5 m.
Aún se regresa un tercer sábado,
acompañados también de Río en esta
ocasión. Sin embargo el nivel de agua está
alto y el duck sifonado, por lo que no se
puede entrar en cavidad ya que el equipo
de buceo está dentro.

26

DESCRIPCIÓN DE CAVIDADES

Se presentan a continuación las descripciones de las cavidades trabajadas en las
campañas 2014 y 2015, ordenadas por signatura.

CUEVA’L MAZU
(PD-03)
Porrúa, Llanes, Asturias.
Sociedad Espeleológica y Barranquista
Escar.
Grupo Espeleológico Niphargus.
Grupo de Espeleología Polifemo.
Grupo de Espeleología Diañu Burlón.
2008-2011, 2013-14
Desarrollo: 3.495 m.
Desnivel: -55 m.
Topo parcial a 24 de abril de 2014;
exploración en curso.
Desarrollo explorado estimado: 3.600 m.
Coordenadas: 30 T X: 352505
Y: 4807026 Z: 141m. (Datum WGS84)
1. Boca del Mazu.
Localización:
La boca de la Cueva'l Mazu se sitúa en la
base de la ladera septentrional del Picu
los Resquilones, próxima a una zona
conocida como El Mazu oLa Verde, en el
límite de las Mañangas de Porrúa y muy
cercana al cauce del ríu la Bola.
La localidad más próxima es Porrúa,
concejo de Llanes, desde donde se puede
acceder a las proximidades de la cueva
por distintas pistas.

Descripción:
— La Red Fósil:
La boca de la Cueva’l Mazu es de
medianas dimensiones y en descenso, en
buena parte oculta por un bloque ciclópeo.
Conduce de inmediato a la gran Sala de
Entrada, la más amplia de la cavidad (40 x

35 x 8 m.), cuyo suelo continúa en rampa
cubierta por bloques. Desde esta sala
tenemos varias continuaciones. Por un
lado desde la parte alta de la sala y por la
izquierda (este) sale una pequeña galería,
que finaliza ante una gatera que expira
una leve corriente de aire y que se ha
forzado, conduciendo a una diaclasa de
pocos metros sin continuidad, surgiendo
la corriente, al parecer, de entre las
piedras que forman el suelo. Por otro lado
desde el fondo de la sala arranca otra
galería descendente (sur) con varias
gateras laterales y pequeños tubos de
morfología freática interconectados. En
época de lluvia intensa por aquí se pierde
un pequeño caudal que aporta una
chimenea en la sala de entrada,
formándose una balsa de agua tanto en el
punto más bajo de la sala, como en el de

27

2. Sala de entrada.
este enrejado de pequeñas galerías (cota
-22 m.). Este área es también zona
habitual de refugio de murciélagos
(aunque en menor medida encontramos
quirópteros por toda la Red Fósil). Por
último a la derecha de la sala (oeste) y
tras superar una colada ascendente
asentada sobre grandes bloques, arranca
una galería de amplias dimensiones, por
donde continúa realmente la cavidad. En
este punto podemos observar una gran
columna inclinada, y la galería, amplia y
adornada con numerosas columnas,
continúa en descenso en forma de sala.
Por la derecha encontramos algún pocete,
un pasaje a un nivel inferior enmarcado
por concrecciones, y un laminador en su
extremo más alejado. Por la izquierda

varias continuaciones. Una de ellas, a
través de una rampa-resalte entre
bloques en el suelo, conduce a un nivel
inferior desarrollado en el interior de la
bloquera y de escasa continuidad, que
alcanza la cota -19 m. Por otra parte a la
derecha y algo por debajo tenemos una
sala adyacente con varios pocetes y dos
comunicaciones distintas a modo de
ventanas con la galería principal; esta sala
adyacente acumula desgraciadamente
numerosos restos de basura. A su vez,
por la izquierda de la galería, otra
ventana entre concrecciones da paso a
unas gateras que comunican con el
laminador que se menciona a continuación.
Y
aún
arranca
de
esta
sala,
concretamente de su extremo occidental,
otra gatera que progresa una decena de
metros.

4. Pozo de acceso a la red inferior.

3. Sala del Té.
descendemos a una zona más estrecha
delimitada por un gran bloque, tras la cual
la galería comienza a ascender para tras
unas decenas de metros ganar en
dimensiones formando una especie de sala
muy concreccionada, la Sala del Té, con

La continuación más evidente desde
la Sala del Té es no obstante de frente, a
través de un laminador relativamente
cómodo que discurre por espacio de unos
20 m. y en el que se aprecia una leve
corriente de aire. Este laminador da paso
a una sala más amplia y concreccionada, a
cuya entrada dejamos una gatera
descendente a la izquierda, de escaso
desarrollo, y una colada ascendente a la
derecha, que también ciega. Ya en la sala
un corto descenso por la colada nos deja
en la cabecera de un pozo de 19 m. de
dimensiones relativamente amplias. En su
base (cota -37 m.) tenemos unos gours y
una gatera descendente por la que se
encauza el caudal que en época de lluvia

28

cae por los últimos metros del pozo. Esta
gatera canaliza una intensa corriente de
aire, hecho que le ha otorgado el nombre
de La Bufona, y da paso a la Red
Intermedia de la cavidad.
— La Red Intermedia y la Galería del
Ríu aguas abajo:
La Red Intermedia: Superado el paso
estrecho de la Bufona la cavidad cambia
por completo, dando paso a la Red
Intermedia, muy laberíntica y compleja, y
de
difícil
descripción.
Accedemos
desde la Bufona a una pequeña sala con
pocas concrecciones y bastante arcilla
recubriendo las paredes, características
que serán la tónica de aquí en adelante.

desfondado, con un pozo también a la
izquierda; por ambos lados comunicamos
con otro punto de la Red Intermedia que
se describirá después, al comienzo de
la Galería Pisada.
A la derecha de esta rampa mencionada
se nos presenta un tubo ascendente de
pequeña sección, el cual nos conduce a la
llamada Gran Rampa de Barro, de amplias
dimensiones y que presenta a su vez
numerosas continuaciones:
- Hacia la derecha (noroeste) se prolonga
hasta enlazar con la Sala 29 de Enero, de
la que se hablará al describir el sector
del Arroyo Rojo. En este trecho presenta
tres pozos, siendo el tercero de ellos un
pozo rampa de 16 m. que acaba cayendo
sobre el primer sifón de la Galería del Ríu
aguas abajo. A los pocos metros de
descenso de este PR16 alcanzamos
mediante
un
pasamanos
un
nivel
horizontal de dimensiones modestas, en el
que confluyen los otros dos pozos de
la Gran Rampa de Barro y del que parten
otros tres pozos sobre la Galería del
Ríu en la sala del primer sifón.

5. El paso de la Bufona.
Desde la salita la continuación más
cómoda es descendente, y conecta de
inmediato con una sala más amplia muy
embarrada. Las otras posibilidades son
dos gateras con escasa continuidad, y una
tercera gatera descendente que se vuelve
impenetrable al poco y por la que se
encauza, en época lluviosa, la mayor parte
del caudal que desciende por la Bufona.
Bajando como decimos por lo más
evidente hasta la sala comenzamos a
escuchar el rumor de un curso de agua;
desde este punto tenemos también varias
continuaciones posibles. A la izquierda
hay un meandrito, desfondado en dos
pequeños
pozos
que comunican
con
la Galería del Ríu. De frente y en ascenso
tenemos una amplia rampa barrosa que
del otro lado cae en un meandro

6. Instalando un P5 en la Red Intermedia.
- Hacia arriba acaba conduciendo a una
amplia colada, la cual, superada en
travesía por un pasamanos, da acceso a
la Sala la Charca y a nuevos sectores de
la cueva.
- Por último hacia la izquierda (suroeste)
tenemos acceso a otro amplio conducto
que discurre de forma paralela. Hacia
arriba acaba comunicando con la Gran

29

Rampa de Barro a la altura del pasamanos
de acceso a la Sala la Charca. Hacia abajo
se prolonga con dimensiones más amplias,
bifurcándose la galería a la altura de un
resalte descendente: a la derecha
tenemos la Galería Pisada, que constituye
un sector diferenciado y se describirá
después, y a la izquierda la galería sigue
descendiendo y adquiere morfología
meandriforme, volviendo a bifurcarse
tras un trecho. A la derecha un pozo (P4)
que comunica, por arriba, con el
mencionado en la primera sala de la Red
Intermedia y, por abajo, con la Galería
del Ríu aguas arriba casi a su inicio. A la
izquierda otro pozo que no es sino el
meandro desfondado observado en la
rampa de la primera sala de la Red
Intermedia. Descendido este último pozo
(P5) alcanzamos una sala pequeña, que a
través de una rampa descendente
comunica también con la Galería del Ríu.
Volviendo a la primera sala de la Red
Intermedia, la cual articula todo este
sector, podemos continuar también por la
derecha siguiendo el sonido del agua,
encontrándonos con dos pequeñas galerías
paralelas descendentes (la de la izquierda
con mucha más pendiente) que conducen a
una misma sala; a la galería de la derecha
afluye la gatera impenetrable de la salita
de la
Bufona,
antes
mencionada,
aportando parte del caudal que desciende
desde el pozo de conexión con la Red
Fósil. Por cualquiera de las dos galerías
paralelas accederemos a una sala con
bloques que marca el punto de conexión
con la Galería del Ríu.
La Galería del Ríu aguas abajo: En esta
sala nos encontramos con el río principal
de la cavidad, que brota entre los bloques
y discurre por el extremo oeste de la sala
hasta alcanzar un sifón a los pocos
metros. En el extremo contrario de la
sala existe entre los bloques que forman
el caótico suelo un paso estrecho
descendente; este es el paso para
alcanzar la continuidad del río aguas
arriba, de la que se hablará después. La

continuidad más evidente, no obstante, la
constituye una pequeña galería de techo
bajo, que nos sirve de by-pass para
franquear el sifón aguas abajo, aportando
a una salita de suelo de arena, con el otro
lado del sifón en su fondo. Si
progresamos con el río desde esta salita
aguas abajo, vemos que el techo de la
galería gana altura, y al poco esta da un
quiebro de 90º a la izquierda, para
conducirnos a un caos de bloques
recubierto de arcilla, el Caos Gochinonte,
antes del cual la galería presenta un
intenso goteo. Este constituye el punto
conocido más bajo de la cavidad, a 225 m.
de la boca y a cota -55 m.

7. La Galería del Ríu aguas abajo.
Volviendo hacia atrás, a los pocos metros
de la salita de arena y del sifón tenemos
un desvío de escasa sección a la izquierda
(suroeste) que constituye un segundo bypass que nos da paso a otra salita con un
sifón nuevamente asomando en su parte
inferior (sifón que en aguas bajas se
convierte en un duck), punto éste en el
que tributa al río principal un pequeño
curso de aguas, el Arroyo Rojo, que forma
un sector de la cueva bien diferenciado y
que se describirá más adelante.

— La Sala la Charca, la Sala Colorado,
y el Arroyo Rojo:
La Sala la Charca: Al ascender la Gran
Rampa de Barro de la Red Intermedia, y
mediante un pasamanos, alcanzamos
la Sala la Charca, la de mayor volumetría

30

de toda la cueva. Desde el punto por
donde accedemos a la sala tenemos a la
derecha un pozo amplio (P9) que se
desploma sobre la Gran Rampa de
Barro justo en su entronque con la Sala
29 de Enero.

corto desarrollo (noroeste), y otra gatera
(sur) de escasa continuidad. Por otro
lado, partiendo del extremo oeste de
la Sala la Charca por un paso entre los
bloques del gran caos, conectamos con el
sector del Arroyo Rojo, que se describirá
más tarde.
Si retrocedemos al punto de acceso a
la Sala la Charca veremos frente a
nosotros, y a la misma altura, una galería
de amplias dimensiones que es la
continuidad más evidente de la Sala la
Charca, cuyo nombre proviene de la
pequeña balsa de agua que tenemos al
inicio de esta galería.

8. Sala la Charca.
Si avanzamos hasta el centro de la Salala
Charca, tendremos a la izquierda una
colada ascendente de brillante calcita que
acaba cerrándose al alcanzar el nivel del
techo. Por el contrario, a la derecha la
sala desciende a una zona más hundida a
través de una rampa con bloques,
convirtiéndose al trecho en una gatera
que sigue bajando hasta conectar con
la Sala 29 de Enero, justo en la base del
P9 mencionado. Por encima de esta zona
deprimida la sala asciende a través de un
enorme caos de grandes bloques, que
tiene escasa continuidad en su parte alta
en forma de varios conductos. A la
izquierda del caos de bloques dos
pequeños pozos de 3 m. nos dan acceso a
una sala más modesta a un nivel inferior,
la cual comunica nuevamente con la sala
principal a través de una ventana amplia y
muy concreccionada. A esta sala inferior
aporta también un meandrito barroso de

9. Sala la Charca.
La Sala Colorado: La galería da un quiebro
a la derecha a los pocos metros y
prosigue
después
ampliando
sus
dimensiones hasta formar una sala,
la Sala Colorado, donde alguna antigua
corriente de agua ha excavado un
marcado cauce sobre los sedimentos
arenoso-arcillosos que forman una clara
terraza. El suelo de la sala va inclinándose
hasta formar un pozo de 11 m., el cual ha
sido descendido hasta una sala con un
sifón estático. Por detrás de la cabecera
de este pozo existe otro conducto
vertical paralelo (P4 + P9) por el que se
sume el modesto pero continuo aporte de
agua de una chimenea; este segundo pozo
también conduce a un sifón. Ambos
sifones se sitúan a cota -37 m. y se
encuentran colgados respecto al cauce
principal de la cueva. Tras la cabecera de
estos pozos cobra forma un meandrito

31

barroso que se torna impenetrable al
poco y por el que se escapa una marcada
corriente de aire. Y también desde esta
misma Sala Colorado arranca por la
izquierda la Galería Polifemo, que se
describe más abajo, y una pequeña gatera
a la derecha sin solución de continuidad.

extremo mediante un conducto de
escasas dimensiones. Este conducto se va
ampliando y nos deja en un resalte
descendente, que da paso a una sala más
amplia, la Sala 29 de Enero. Esta sala
constituye en realidad el extremo
occidental de la Gran Rampa de Barro, ya
descrita y con la que comparte
características. De ella parten varias
continuaciones:
- A la izquierda (noroeste) tenemos
la Sala 29 de Enero propiamente dicha,
que presenta una rampa ascendente a la
derecha sin solución de continuidad.
Dejando a un lado esta rampa, tenemos en
el extremo de la sala un conducto de
modestas
dimensiones
y
muy
concreccionado, el cual cierra tras un
corto trecho, a cota -43 m.
- A la derecha (este) tenemos la Gran
Rampa de Barro, como ya queda dicho.

10. Equipando el P11 de la Sala Colorado.
El Arroyo Rojo: Situados en la esquina
oeste de la Sala la Charca, sobre el caos
de bloques, encontraremos un paso
estrecho que nos da acceso a una pequeña
salita por la que discurre un modesto
curso de agua, el Arroyo Rojo, así llamado
por la tonalidad con que tiñe las piedras
de su cauce por la deposición de algún
óxido de hierro. Desde esta salita
podemos seguir el arroyo aguas arriba una
veintena de metros, hasta una estrechez
impenetrable situada a cota -17 m. y a
273 m. de la boca. Aguas abajo el
riachuelo discurre por estrecheces en el
seno de un intrincado caos de bloques,
con un par de ramales laterales que
confluyen al poco. El arroyo se sume
finalmente en la bloquera, pero a través
de las gateras, y en marcado descenso,
llegamos a una sala modesta con mucho
barro, que ofrece continuidad por el otro

11. El Arroyo Rojo.
- Hacia abajo la sala se prolonga en una
rampa de barro que gira formando un
nivel inferior. Este nivel inferior de
la Sala 29 de Enero presenta un P5, el
cual puede ser superado por arriba
mediante un pasamanos que nos conduce a
un paso estrecho. Superado este, y

32

mediante
una
rampa
descendente,
accedemos a una pequeña sala, en cuyo
extremo aparece nuevamente el Arroyo
Rojo. Desde esta salita otra rampa
estrecha nos conduce a una sala inferior,
sobre la que cae el P5 antes mencionado.
Esta sala presenta un P3 sobre otra
pequeña sala aún más baja, y varios pasos
sobre otra sala inferior lateral que
comunica con la primera y que recibe una
corta gatera por la que corre el agua. Por
cualquiera de ambas vías llegamos a la
sala en la base del P3, que a su vez
presenta otros dos pasos estrechos en su
parte inferior, por los que corre
el Arroyo Rojo y por donde alcanzamos
una galería más amplia y horizontal. En
esta galería el agua discurre por una
decena de metros hasta confluir con el
río principal de la cueva a la salida de un
sifón (cota -54 m.). Por encima de este
sifón una rampa ascendente y un paso
estrecho hacen de by-pass y nos
depositan en la Galería del Ríu aguas
abajo, ya descrita con anterioridad.
— La Galería Polifemo:
Desde la Sala Colorado parte esta galería
que se dispone con una sección lenticular,
con el eje mayor horizontal, y que está
casi colmatada de sedimentos arcillosos.

12. La Galería Polifemo.
En los primeros metros un antiguo cauce
está profundamente marcado en los
sedimentos, cauce que en menor medida
se aprecia en toda la longitud de la
galería. En el primer centenar de metros

la galería tiene poca altura obligándonos a
ir en cuclillas o gateando —con un
pequeño ramal lateral a mitad de tramo,
que confluye al poco—, hasta salir a una
primera sala de techo elevado y medianas
dimensiones; a la derecha de esta sala
tenemos un divertículo de escaso
desarrollo. En el extremo opuesto de la
sala retomamos la Galería Polifemo con
las dimensiones habituales, pero poco
después tenemos a la derecha el paso
hacia una nueva sala, la Sala de la Galleta.

13. Vivac en la Sala la Galleta.
Esta sala, de amplias dimensiones y suelo
de arena y cantos de cuarcita, comunica
por varios puntos con la Galería Polifemo,
que discurre paralela y un poco por
debajo. Hacia la derecha (oeste) la sala,
donde se ha instalado un vivac, se
transforma en un laminador de suelo
arenoso, amplio pero de mínima altura,
que avanza en leve descenso una veintena
de metros hasta cerrar. Por el lado
contrario (sureste) la sala tiene un
espacio lateral amplio con varias
continuaciones: a la derecha un corto
conducto en la parte baja; a la izquierda
un nuevo paso de comunicación con
la Galería Polifemo; y de frente, y tras
ascender unos metros por una rampa de
arena, alcanzamos un laminador amplio en
cuanto a anchura pero de mínima altura
(10-35 cm.), denominado Lamina d'Or,
Ciudad de Vacaciones. En este laminador
se ha avanzado unos 50 m. gracias a
continuas
desobstrucciones
de
los
sedimentos del suelo, arenas y bolos
cuarcíticos. A la derecha (sur) del

33

laminador una rampa de arena y cantos
nos da acceso a una sala de pequeñas
dimensiones, la Sala del Respiro, único
punto
de
toda
esta Ciudad
de
Vacaciones donde es posible ponerse en
pie.

15. Peines en la Sala Pista de Hielo.
— El sector de la Galería Pisada y la
Sala Escondida:

14. Lamina d'Or, Ciudad de Vacaciones.
Regresando a la Galería Polifemo esta
prosigue con las modestas dimensiones
habituales e igual rumbo (sureste,
acomodándose a la dirección de los
estratos) desde la Sala de la Galleta, y
durante un centenar de metros, hasta
alcanzar una nueva sala, la Sala de la
Pistade Hielo, de menor altura que las dos
anteriores. En el tramo entre estas dos
salas
la
galería
presenta
varias
bifurcaciones y conductos paralelos que
acaban confluyendo al poco, así como una
rampa ascendente que conduce a otro
laminador de suelo de arena, de
características semejantes al Lamina
d'Or y que forma la continuación de aquel
aunque no es posible el paso por su
estrechez. En la Sala de la Pistade
Hielo el antiguo curso de aguas está muy
marcado
en
los
sedimentos,
recordándonos la morfología de la Sala
Colorado. Desde la sala la galería continúa
de frente unos quince metros más hasta
cerrar
por
concreccionamiento.
Si
seguimos el cauce marcado nos lleva a un
divertículo
lateral
descendente
(izquierda) que finaliza en una gaterasumidero, con señales de sifonamiento, a
553 m. de la boca y a cota -26 m. La sala
presenta también algún otro ramalillo
lateral de escaso desarrollo.

Este sector de la cueva esta formado por
una serie de conductos situados por
encima de la Galería del Ríu que discurren
de forma más o menos paralela a ella. En
buena medida el sector comparte las
características de la Red Intermedia,
siendo laberíntico y de difícil descripción.

16. Pasamanos en la Galería Pisada.
Como ya ha sido comentado, si desde
la Gran Rampa de Barro tomamos en
descenso la galería paralela por el este, el
conducto se bifurca al poco, tras un
resalte descendente; el ramal de la
izquierda
regresa
hacia
la Red
Intermedia, mientras que el de la
derecha constituye el inicio de la Galería
Pisada.Comienza esta galería con un tramo
ascendente, que al poco se desfonda en
dos pozos rampa que son superables
por encima mediante un pasamanos. Estos
pozos rampa se unen de inmediato (PR13)
y caen hasta la Galería del Ríu aguas

34

arriba, dando acceso también a una
modesta galería horizontal intermedia
que así mismo presenta otro pozo que
comunica con la Galería del Ríu. Si
pasamos sobre el PR13 por el pasamanos
llegamos a una zona más amplia y
horizontal de la galería, donde se nos
presentan otras dos continuaciones
además de la más evidente por la
propia Galería Pisada. La primera es un
conducto ascendente por encima de una
colada, en la vertical del pasamanos, que
requirió de escalada (E13) y que
finalmente cierra a cota -23 m. La otra es
un pequeño pocete a la derecha de la
galería, el cual comunica con una estrecha
rampa que discurre por debajo de la
galería y que acaba pinchando con el PR13.

pozo (P3) que nos deposita en un conducto
barroso de escaso desarrollo.

18. Galería Pisada.

17. Inicio de la escalada (E13) de
la Galería Pisada.
Si seguimos por la Galería Pisada, tras
una
veintena
de
metros
vamos
encontrando a la izquierda hasta cuatro
pasos estrechos sucesivos en descenso.
Todos ellos conectan entre sí formando
un pequeño enrejado de rampas y gateras
repletas de barro, y además la más
occidental de estas rampas presenta
continuidad
hacia
abajo
formando
la Rampla los Escalones (PR14) que acaba
conectando con la Galería del Ríu. Más
allá de esta zona la Galería Pisada
adquiere una configuración meandriforme, y progresa otras decenas de metros
hasta comunicar a modo de ventana con
un amplio pozo rampa (PR17, que se
describirá después); también en este
punto podemos descender otro pequeño

Volviendo atrás, la Galería Pisada ofrece
otra continuación por encima de la Rampla
los Escalones, donde presenta un
divertículo lateral. De este divertículo
parten dos conductos. Por la derecha un
tramo meandriforme nos lleva a una
gatera, superada la cual accedemos a un
conducto estrecho de escasa continuidad.
Por la izquierda tenemos un laminador
barroso, también en ascenso, que va
ganando en dimensiones y del que parten
por la derecha, más altas, otras dos
gateras paralelas. Esta pequeña galería
nos deja en una sala barrosa de medianas
dimensiones a la que aportan también las
dos gateras, y que presenta además otras
dos continuaciones. Por un lado tenemos
un resalte ascendente que comunica a
modo de ventana con un pozo rampa
(PR18, que se describirá más abajo), pero
la continuación más evidente es hacia
arriba, trepando por un colada de mucha
inclinación. Superada esta colada ganamos
una sala superior, la Sala Escondida, de
medianas dimensiones como la anterior,
pero
bellamente
adornada
por

35

concrecciones y algunos gours con agua.

19. PR-17 al final de la Galería Pisada.
De la Sala Escondida, por su extremo
oriental,
arrancan
dos
nuevas
continuaciones. La más evidente de ellas
es una galería a favor de una diaclasa, que
pierde dimensiones progresivamente y
que conduce a una estrechez embarrada e
intensamente ventilada, el Pasu la Nocilla,
y a una diaclasa ascendente también con
aire; en ambos casos el paso se torna
impenetrable. La otra es un conducto
descendente que se verticaliza hasta
formar un pozo rampa. Este pozo rampa
(PR18) no ofrece continuidad en su base,
pero presenta dos ventanas a la
izquierda: la superior comunica con la sala
debajo de la Sala Escondida, y la inferior
(Ventana Vaginal) da acceso a otro pozo
rampa más amplio. Este segundo pozo
rampa (PR17) también presenta una
amplia ventana a la izquierda que no es
sino el extremo oriental de la Galería
Pisada, y más abajo una cómoda repisa a
partir de la cual se divide en dos
conductos descendentes paralelos más
estrechos; ambos acaban conduciendo a
la Galería del Ríu aguas arriba, a la altura
del llamado Primer By-Pass. A la
mencionada repisa confluye también una
ventana elevada en la pared derecha, la
cual comunica con el Sector de la
Chimeneína que
se
describirá
más
adelante.

— La Galería del
hasta l'Enanche:

Ríu

aguas

arriba,

20. Galería del Ríu aguas arriba.
El acceso a la Galería del Ríu aguas
arriba se
encuentra,
como ya se
describió, en un paso entre los bloques de
la sala de la Red Intermedia donde
alcanzamos el activo. La primera decena
de metros es de dimensiones estrechas a
través de dos conductos paralelos que
confluyen al poco en una galería más
amplia. De estos dos conductos, el de la
derecha presenta una rampa ascendente
que comunica con una pequeña sala, la cual
a su vez forma la base de un meandro
desfondado de la Red Intermedia, ya
descrito. Tras una breve zona más amplia,
la Galería del Ríu vuelve a bifurcarse al
poco, discurriendo el agua por el conducto
de la derecha (el cual llega a sifonar en
aguas altas) y presentando por la
izquierda otra galería más elevada a modo
de by-pass; con esta segunda conectan
dos pozos de la Red Intermedia. Ambos
conductos confluyen tras una decena de
metros, formando una galería más amplia,
a la que aportan por la derecha, a modo
de chimeneas, el PR13 de la Galería
Pisada y otro pozo paralelo; el primero de
ellos canaliza, en época de lluvia, un
modesto curso de agua. Poco más allá
la Galería del Ríu disminuye su altura y

36

sección, volviendo a ampliar poco después
sus dimensiones, lugar este donde
conecta por la derecha la Rampla los
Escalones (PR14) que
desciende
de
la Galería Pisada. Más allá de este punto
la galería vuelve a reducir sus medidas y
nos encontramos con bloques en el cauce.
En la margen derecha (según avanzamos,
no derecha hidrográfica) un resalte
ascendente da paso a un nivel más alto y
paralelo que comunica por varios puntos
con la Galería del Ríu antes de confluir
finalmente a la altura del llamado Primer
By-Pass (que se describirá a continuación), y que así mismo presenta una rampa
ascendente que cierra a cota -43 m. Si
seguimos, en cambio, por el cauce, la
galería vuelve a bifurcarse de nuevo tras
una veintena de metros: por la izquierda
el agua surge de un duck que nos obliga a
mojarnos (y que sifona con prácticamente
cualquier aumento de caudal), y por la
derecha tenemos otro paso más alto que
también se bifurca al poco, constituyendo
todo un laberinto de conductos de
pequeña
sección.
Este
tramo
es
denominado de forma genérica como
Primer By-Pass, y en él confluyen también
los dos conductos que forman la base del
PR17 procedente del sector de la Galería
Pisada y la Sala Escondida.

21. Galería del Ríu aguas arriba.
Finalmente
todos
estos
conductos
del Primer By-Pass vuelven a confluir en
una única Galería del Ríu de dimensiones
cómodas por la que circula el activo,
punto donde se sitúa, en ascenso por la
derecha, una empinada rampa que

constituye la primera comunicación con
elSector de la Chimeneína. Poco más allá,
tras unos giros del cauce, encontraremos
otra segunda rampa por la derecha, que
es más amplia y conforma el acceso
principal al Sector de la Chimeneína,
Dejando a un lado estos desvíos y
recorridos unos 50 m. por la Galería del
Ríu, llegaremos a un sifón, que se supera a
través de otro by-pass tras salvar un
resalte ascendente.

22. La Galería del Ríu aguas arriba.
El by-pass nos deja en una salita, donde el
agua aporta por un sifón y también por un
duck que permite escasamente el paso del
espeleólogo (de hecho también este duck
llega a sifonar con casi cualquier aumento
de caudal). Superado el duck accedemos a
otro tramo de galería cómoda por la que
discurre un curso de agua, que aunque
importante ya no es el río principal de la
cueva, sino el llamado Afluente del Duck.
Esta galería a los pocos metros nos
conduce a una estrechez con agua,
superada la cual llegamos a otra salita con
una chimenea. Aguas arriba de esta salita
el río discurre por un conducto de
pequeña sección durante otra veintena de
metros hasta un mínimo sifón en el que el

37

agua brota por una grieta de poco más de
10 cm. de altura; estamos a 432 m. de la
boca y a cota -51 m. Hay que mencionar
que
la
galería
del Afluente
del
Duck abandona el estrato y la dirección
sureste que éste marcaba en la Galería
del Ríu, dirigiéndose primero al este y
finalmente al noreste a favor de
fracturas de menor entidad.
Regresando a la salita donde el Afluente
del Duck vierte al río principal, tenemos
por la parte alta un estrecho conducto
barroso que da inicio al tramo
denominado l'Enanche, que marca la
continuidad aguas arriba de la Galería del
Ríu, y que supone el más largo by-pass en
todo
el
recorrido
de
esta
galería. L'Enanche comienza con la gatera
barrosa y tiene en su inicio algunos
ramales que comunican con un nivel
superior. Siguiendo por el conducto más
bajo, llegamos a un paso con gours y agua,
que superado nos deja en una pequeña
salita con varias continuaciones; la más
baja de ellas nuevamente nos deposita,
tras una corta rampa descendente, en el
río.

— El
Sector
de
la
Chimeneína:
De forma paralela a la Galería del Ríu en
el tramo comprendido entre elPrimer Bypass y l'Enanche se desarrolla este
Sector de la Chimeneína, que comparte
características con la Red Intermedia y
el sector de laGalería Pisada y la Sala
Escondida, y que en buena medida
constituye la continuación de aquellas.
Desde la Galería del Ríu podemos acceder
a este sector a través de dos rampas de
barro por la derecha (suroeste), una a la
salida del Primer By-pass, y otra unas
decenas de metros más allá, tras unos
quiebros del cauce en una zona
meandriforme. Esta segunda rampa es
más cómoda y amplia que la primera;
subiendo por ella a los pocos metros se
nos presentan varias continuaciones:
-A la derecha sale un conducto

ascendente muy inclinado, en cuyo inicio
tres pasos bajos conectan con la Galería
del Ríu mediante sendos pozos (P6 en los
tres casos). Superados por encima estos
pozos el conducto pierde dimensiones y
gana inclinación, alcanzando una mínima
salita que también presenta varias
continuaciones. De frente una gatera de
escasa continuidad y a la izquierda una
rampa ascendente, casi una chimenea,
pendiente de exploración. Por la derecha
una gatera en ligero descenso nos acaba
conduciendo a una salita más amplia, que
en su parte baja se desfonda hacia
la Galería del Ríu mediente sendos pozosrampa (el otro acceso mencionado a
esteSector de la Chimeneína). Por encima
de estos pozos-rampa una escalada (E4)
nos da acceso a un conducto colgado que
comunica, a modo de ventana (P4) con el
final del PR17 del sector de la Galería
Pisada.
-De frente y en ascenso la rampa
arcillosa continúa, pero disminuyendo sus
dimensiones y aumentando su inclinación
hasta convertirse casi en una chimenea
(E5) a la que da continuidad un conducto
estrecho y barroso. Finalmente conecta
con una sala pequeña que ofrece varias
gateras
y
una
chimenea
(la
Chimeneína que da nombre al sector), aún
inexploradas. La continuación más obvia
de esta salita nos deja en una repisa
colgada, con un pozo a la izquierda (P9) y
una colada ascendente inexplorada a la
derecha. De frente la repisa nos conduce
a una pequeño enrejado de conductos, el
más alto de los cuales se gana tras una
trepada (E5) y alcanza la cota -28 m.
-A la izquierda la rampa continúa en
horizontal, desfondándose a los pocos
metros en un PR9 sobre la Galería del Ríu.
Superando este desfonde por arriba
mediante un pasamanos ganamos una
gatera barrosa que conduce a una sala
mucho más amplia, la cual constituye la
base del P9 antes mencionado. Continúa
de frente tras ascender un resalte, zona
pendiente de exploración. Continúa
también hacia abajo por un conducto

38

barroso estrecho que conecta con un
pequeño enrejado de gateras barrosas:
hacia la derecha acaban desfondándese
sobre la Galería del Ríu mediante dos
pozos (P4 y P6), mientras que a la
izquierda y tras un tramo estrecho
horizontal acaba conectando a modo de
ventana con el PR9 antes mencionado.
— La Galería del Ríu, aguas arriba del
Enanche:
Una vez superado l'Enanche y de nuevo en
las aguas del curso activo, la galería
continúa unos pocos metros aguas abajo
hasta un sifón (cota -52 m.). Por el
contrario, aguas arriba la Galería del
Ríu prosigue con la misma morfología que
en los tramos anteriores, presentando
amplias rampas y ventanas en la parte
superior derecha (mirando aguas arriba).
Tras algo más de 50 m. de recorrido la
galería cambia y baja el techo,
adquiriendo clara morfología freática y
dando diversas curvas, con alguna playa
de gravas y arenas. Se abre finalmente en
una sala más amplia que está ocupada en
buena medida por grandes bloques y que
presenta una pequeña cascada de 2 m. Se
puede superar la cascada trepando por un
lateral y encontrar continuidad aguas
arriba forzando una estrechez entre
bloques, pero existe otro paso más
cómodo mediante dos rampas barrosas
situadas más atrás y a la derecha de la
sala. Ascendiendo por estas rampas (más
cómoda la primera) alcanzamos un nivel
superior de la Sala la Cascada, cuyo suelo
está formado por bloques empotrados y
que presenta varios pozos sobre el nivel
inferior por el que corre el río. Superada
la sala por este nivel superior
encontramos un conducto descendente
muy evidente entre los bloques, que
presenta continuidad por la derecha y en
ascenso (dando paso al sector de la Sala
Castrón, que se describirá después), y
también por la izquierda y en descenso,
devolviéndonos a la Galería del Ríu sobre
la cascada, junto a un sifón de corto

desarrollo que se flanquea por un nivel
superior. El tramo inicial tras este sifón
es estrecho, pero pronto salimos a un
ensanche de la galería, lugar donde otra
galería ascendente progresa por la
derecha una veintena de metros. Una vez
superado este punto, la Galería del
Ríu toma otra vez morfología freática, y
poco más allá finaliza ante un caos de
bloques, por entre los que mana el activo,
a 594 m. de distancia de la boca, y -44 m.
de profundidad.

— El sector de la Sala Castrón:
En el nivel superior de la Sala la
Cascada observaremos una amplia galería
que, a modo de balcón sobre la bloquera,
comunica con la sala por el sureste. A
través del caos de bloques que nos
devuelve al río por encima de la cascada,
pero buscando el paso en este caso a la
derecha y en ascenso, lograremos
alcanzar este balcón sobre la Sala de la
Cascada, que efectivamente es el inicio
de una amplia galería. Esta galería está
ocupada por grandes bloques y, en
continuo ascenso, nos lleva a una rampa
arcillosa que finaliza en un paso estrecho.
Al otro lado de este paso estrecho
continúa la rampa barrosa ascendente en
una galería de grandes dimensiones,
tramo denominado Rampa la Polla.

23. Sala del H.ou.
Continuando por lo más evidente llegamos
a un tramo llano con grandes estalagmitas
que comunica de inmediato con una sala (o
ensanche de la galería) con forma de

39

embudo, el H.ou. Descendido el H.ou la
galería continúa del otro lado en ascenso,
conduciéndonos tras una veintena de
metros y una zona de largos macarrones a
la entrada de la Sala Castrón, que
observaremos desde su parte alta (cota 19 m) y cuyo suelo está ocupado por
grandes bloques, con un pozo-rampa a
modo de embudo en su parte más baja.

del Ríu y el Afluente del Duck, situado
entre las cotas -47 y -55 (96-88 m.s.n.m.)
que se corresponde con el freático.

Este pozo rampa es el acceso más
evidente a un pequeño enrejado de
conductos de difícil descripción que se
desarrolla
bajo
la Sala
Castrón,
comunicando con ella por varios otros
puntos, y que finaliza ante un estrecho
sumidero a cota -32 m. Además de este
nivel inferior la Sala Castrón presenta
otras continuidades sólo parcialmente
exploradas y todas ellas pendientes de
topografía.

Geología:
Calizas
masivas
claras
de
edad
westfaliense (Carbonífero superior). En
buena medida las galerías de la cueva
están dispuestas a favor de los estratos,
que marcan el rumbo y buzamiento de
aquellas.
Pueden distinguirse claramente cuatro
niveles de galerías a distintas cotas, a
saber:
1. El nivel de la Galería Fósil, situado
entre las cotas -8 y -14 (135-129
m.s.n.m.).
2. Un nivel ubicado entre las cotas -17 y 23 (126-120 m.s.n.m.) en el que se
desarrollan
la Galería
Polifemo, Sala
Colorado, Sala la
Charca, Sala
Escondida, Sala Castrón, así como el
enrejado inferior de la Sala de Entrada.
3. Un tercer nivel de galerías se sitúa
entre las cotas -37 y -42 (106-101
m.s.n.m.),
que
se
corresponde
básicamente con la Galería Pisada, Gran
Rampa de Barro, Sala 29 de Enero, y el
nivel superior de la Sala la Cascada.
4. Por último el nivel activo de la Galería

24. Depósitos de cantos cuarcíticos
en la Galería Polifemo.
Las morfologías de disolución y erosión
son muy variadas en la cueva, con tubos
freáticos, golpes de gubia, cúpulas de
disolución,
y
muy
especialmente
abundantísimos pendants. Igualmente son
muy variados los depósitos sedimentarios
y
formas
reconstructivas,
siendo
especialmente importantes los depósitos
detríticos de grano muy fino, arcillas
(prácticamente en toda la cueva) y arenas
(especialmente en la Galería Polifemo). No
obstante encontramos también depósitos
de grano más grueso: gravas en el cauce
del río, y capas de grandes bolos
cuarcíticos en la Galería Polifemo y otras
zonas. Las acumulaciones de grandes
clastos (caos de bloques) están limitadas
a zonas muy concretas de la cueva, como
la Sala la Charca o la Sala la Cascada.
Por su parte los espeleotemas son muy
abundantes y variados en la Galería Fósil,
destacando numerosas columnas de gran
tamaño.

40

Hidrología:
Se trata de una cavidad activa con varios
cursos
de
agua
permanentes:
- El río principal de la cueva, que discurre
entre las cotas -47 y -55 m. por la Galería
del Ríu. Se trata de un caudal
principalmente alóctono, procedente de
las pérdidas y sumideros del Ríu la
Bola en la zona de Entrecuevas, que es
alimentado posteriormente por diversos
afluentes que encauzan las aguas
autóctonas recogidas por el macizo
calcáreo. El probable que se trate del
brazo principal del curso hipógeo del Ríu
Calabres que nace en la surgencia del
Oyu'l Ríu, en Piedra.
- El Afluente del Duck, el de mayor
entidad de la cueva, aunque es recorrible
tan sólo en un pequeño trecho, entre las
cotas -51 y -52 m., donde tributa al río
principal.
El Arroyo
Rojo,
otro
afluente
importante, aunque de menor entidad que
el anterior y que llega a secarse en
estiaje. Podemos seguirlo desde la cota 17 hasta los -54 m. donde tributa al río
principal.
Además de estos, existen en régimen de
aguas altas otros cursos de agua en la
cueva,
mereciendo
ser
citados:
1.- El curso de agua que brota en una
chimenea en la Sala de Entrada y discurre
por la galerías bajo esta, sumiéndose a
cota
-22
m.
2.- El curso de agua que cae por los
últimos metros del P19, baja por la
Bufona y después por las galerías de
la Red Intermedia hasta verter al río
principal de la cueva, pudiendo seguirlo
entre las cotas -32 y -54 m.
3.- El curso de agua que surge en una
chimenea de la Sala Colorado y cae por
los pozos de esta, formando dos sifones
colgados
a
cota
-36
m.
4.- El arroyo que parte de la balsa de
agua de la Sala la Charca y que se sume
poco
más
abajo
en
esta
sala;
probablemente se trate de un afluente

del Arroyo Rojo que puede observarse
más
abajo;
y
por
último,
5.- El pequeño arroyo que cae por el PR13
desde la Galería Pisada a la Galería del
Ríu.

Historia:
La cavidad es conocida de forma
tradicional por los habitantes de Porrúa,
Valmori y otros pueblos cercanos,
habiendo sido utilizada como refugio
durante los combates acaecidos en la
zona en el transcurso de la Guerra Civil.
Las primeras exploraciones espeleológicas
de las que tenemos noticia fueron
efectuadas a comienzos del s.XX por el
abate Henri Breuil. Ya más modernamente
la cavidad fue visitada por los suizos del
Spéléo Club du Nord Vaudois a comienzos
de los 70 [1] y posteriormente (a finales
de esa década y comienzos de los 80) por
los asturianos del Grupo de Espeleología
Polifemo, quienes exploraron buena parte
de la cavidad levantando una topografía
de la misma que abarcaba 1800 m. de
desarrollo; esta topografía, sin embargo,
acabó perdiéndose con el transcurso de
los años. Con posterioridad la cavidad ha
sido visitada por otros varios clubes de
espeleología asturianos.
La S.E.B. Escar toma contacto con la
cavidad a finales de 2008, iniciando de
inmediato los trabajos de exploración y
topografía, que han proseguido a lo largo
de 2009, 2010, 2011 y 2013. Hemos
contado con la colaboración del Grupo de
Espeleología Polifemo, de Oviedo, del
Grupo de Espeleología Diañu Burlón, de
Las Vegas de Corvera, y del Grupo
Espelológico Niphargus, de Burgos.

Toponimia:
La cavidad recibe tres nombres distintos,
al parecer todos ellos tradicionales:
- Cueva'l Mazu, en referencia al cueto
calizo en cuya base se abre la boca.

41

- Cueva la Verde, en referencia la
ladera más baja del pequeño macizo
de los Resquilones y los Cabriteros, que
recibe el nombre genérico de "la Verde".
- Cueva'l Bih.orcu, en referencia al amplio
collado que se abre entre las cumbres de
los Resquilones y de los Cabriteros, así
llamado.

Biología:
A través de la bibliografía consultada
hemos podido constatar la presencia de
las siguientes especies de coleópteros en
la cavidad:
- Ceuthosphodrus
1861) [2]

peleus (Schaufuss,

- Speocharis occidentalis (Jeannel, 1911)
[3]
- Breuilia triangulum (Sharp, 1872) [3]

Fuente (por parte del G.E. Niphargus). El
dibujo de la topo y el texto de la
presente reseña son de Pablo Solares. Las
fotos son de Santi Ferreras, Saúl
Pascual, Lolo Gegunde, Gonzalo Sánchez,
Nacho Montero y Pablo Solares.

Notas bibliográficas:
[1]
Gérald
Favre:
“Recherches
speleologiques
en
Asturies
(Espagne).Picos de Europa 1976-77-78”
[2] - José María Salgado Costas: “Nuevas
o
interesantes
localizaciones
de
carábidos y catópidos cavernícolas de la
Cornisa Cantábrica”, 1985, Bol. Cien. Nat.
I.D.E.A., nº 36, pp. 93-108.
[3] - Julio Collado: “Coleópteros
Cavernícolas de la Región Asturiana”,
1977, Comunicacions del 6è Simposium
d’Espeleología, Terrassa.

En
nuestras
exploraciones
hemos
observado además pseudoescorpiones de
la especie Neobisium (Blothrus) jeanneli,
así
como
arañas Meta
bournetti y Metellina sp., caracoles Elona
quimperiana y opiliones y tricópteros sin
determinar. Así mismo son frecuentes en
la cavidad murciélagos de varias especies,
formando
en
ocasiones
pequeños
agrupamientos de 10-15 individuos.

Han participado en los trabajos:
Juan Carlos Riobello, Nacho Montero,
María
Herrera, Javier
Gil, Víctor
Sánchez, Pablo Solares, Lolo Gegunde,
Avelino Alonso-Tejón, Irene Muñiz,
Javier Andrés, Pablo Ares, Ángel Muñozo,
Ernesto Carrera, Beatriz Santa Cruz,
Sergio Estrada, Julio Montes, Laura
Rodríguez Zango, Victoria Álvarez, Saúl
Pascual, Gonzalo Sánchez, Carlos Santos
(por parte de la S.E.B. Escar); Santi
Ferreras, Jose Ferreras (por parte del
G.E. Diañu Burlón); Paco Cabal, Paco
Delgado (por parte del G.E. Polifemo);
Carla
Gutiérrez
y
Álvaro
De la

TORCU PD-30
Porrúa, Llanes, Asturies.
Sociedad Espeleológica y Barranquista
Escar, 2014.
Desarrollo: 95 m.
Desnivel: -21 m.
Coordenadas: 30T X: 352.629,
Y: 4806.765, Z: 204 msnm (Dátum
WGS84).

42

de meandro que hacia arriba ofrece
escasa continuidad y hacia abajo conduce
a otro P5.

26. Topografiando en la PD-30.

25. Boca del Torcu PD-30.
Localización: Se ubica en la ladera de la
Verde, bajo el Colláu'l Bih.orcu, sin poder
describir elementos que faciliten su
localización, más allá de las propias
coordenadas.
Geología: Calizas oscuras laminadas
(formación Barcaliente) del Carbonífero
superior (Namuriense). Nos ha llamado la
atención encontrar en el interior de la
cavidad numerosos cantos y gravas
cuarcíticas, que nos hablan de un tiempo
en que el ríu la Bola circulaba a una cota
muy superior.
Descripción: Una boca horizontal da paso
de inmediato a un estrecho pozo de 5 m.
que conduce a una rampa descendente, la
cual conecta con un corto tramo de
galería que finaliza ante una estrechez
con corriente de aire. Superada la
estrechez accedemos a un corto tramo

Descendido
este
segundo
pozo
alcanzamos una sala de medianas
dimensiones con varias continuaciones. La
más evidente es otro nuevo pozo (P6), que
sin embargo cierra en su base. Además
del pozo tenemos una rampa ascendente
de escaso desarrollo, y un paso estrecho
que conduce a una segunda sala de
medianas dimensiones y sin solución de
continuidad.
Han participado en los trabajos: La boca
fue localizada el 9 de febrero de 2014
por V. Álvarez y P. Solares en el
transcurso de un pateo de prospección. A
lo largo de tres salidas sucesivas, los
anteriores más J. Montes, J.C. Riobello y
G. Sánchez, completan la exploración
(para lo que fue necesario realizar varias
desobstrucciones) y topografía de la
cavidad. El dibujo de la topo y el texto de
la presente reseña son de Pablo Solares;
las fotografías del mismo y de Victoria
Álvarez.

CUEVU PD-31
Porrúa, Llanes, Asturies
Sociedad Espeleológica y Barranquista
Escar, 2014
Desarrollo: 9 m.
Desnivel: + 1 m.

43

Coordenadas: 30 T X: 352.599,
Y: 4806.769, Z: 218 msnm. (Dátum
WGS84).

Localización: La boca se ubica unos pocos
metros por encima del Torcu PD-30.

Geología: Calizas oscuras laminadas
(formación Barcaliente) del Carbonífero
superior (Namuriense).

Descripción: Se trata de una gatera que
a los pocos metros se divide en varios
conductos, todos ellos de mínima sección
y sin solución de continuidad.

Han participado en los trabajos: El cuevu
es localizado, explorado y topografiado el
18 de febrero de 2014, por parte de J.
Montes, V. Álvarez y P. Solares, siendo el
texto de la presente reseña y el dibujo
de la topo del último de ellos.

CUEVA DE LA MINA DE LA
VERDE (PD-32)
(PD-32)
Porrúa, Llanes, Asturies
Sociedad Espeleológica y Barranquista
Escar, 2014
Desarrollo: 467 m.
Desnivel: 44 m. (-36/+8)
Coordenadas: 30 T X: 352.257,
Y: 4806.739, Z: 281 msnm. (Dátum
WGS84).
Localización: La boca se ubica a media
ladera de La Verde, por debajo del
collado del Bih.orcu y no lejos de la
Torca'l Práu la Verde. A la cavidad se

accede a través de una galería minera de
unos 50 m. que al parecer data de
mediados del s. XX. En las proximidades
existen otras labores de minería de cobre
mucho más antiguas: la Cueva-mina PD-33
y el pozo-trinchera PD-34.
Geología: Calizas
oscuras
laminadas
(formación Barcaliente) del Carbonífero
superior (Namuriense). A pesar de la
cercanía de la veta cúprea, lo cierto es
que en el interior de la cueva no se
encuentran mineralizaciones de cobre,
más allá de los residuos de las labores
mineras que se encuentran en la zona de
entrada.

27. Galería de la Mina la Verde.
Descripción: Se accede a la cueva a
través de la galería minera citada, por
medio de un 'soplao' en el lateral
izquierdo, abierto a favor de una diaclasa
y que efectivamente tiene corriente de
aire. Tras una estrechez la diaclasa se
amplía, pero sin continuidad evidente. Una
pequeña escalada (E5) da acceso a una
gatera a modo de ventana, intensamente
ventilada. El paso es muy estrecho e
incómodo, y tras unos metros nos deja en
un balcón que nos da acceso a una sala
amplia, la Sala de los Mineros. Desde este
balcón alcanzamos la sala por un
pasamanos que nos permite evitar un
desfonde (P8); el conjunto de la gatera y
el pasamanos conforman el bautizado
como Paso Victoriano.
Ya en la Sala los Mineros se nos ofrecen
varias posibilidades:
-Más o menos en horizontal, y hacia el
este, parte una galería que al poco da un

44

quiebro a la izquierda y finaliza al poco
ante una bloquera. Algunos restos
paleontólógicos nos confirman que esta
fue una antigua entrada natural a la
cueva.
-Si por debajo del Paso Victoriano
destrepamos el P8, accederemos a una
red de conductos estrechos a un nivel
inferior, que aún no se ha topografiado
por completo. Parte de estos conductos
están colmatados por escombros de la
mina, y vuelve a comunicar con la Sala los
Mineros por otro punto.
-Poco más allá en la sala tenemos por la
derecha un paso estrecho en la zona baja.
Conduce a una galería de modestas
dimensiones, en descenso, que concluye
ante dos pequeños pozos ciegos (cota -20
m).
No obstante, la continuación más
evidente de la Sala los Mineros es una
amplia galería, que al poco gira
bruscamente hacia la izquierda (este) y
se convierte en un meandro estrecho y
concreccionado, el Meandro Gordovaca.
Tras un resalte ascendente el meandro da
un giro de casi 180º y se encamina al
oeste, cambiando sus dimensiones a una
galería amplia que se desfonda en un P6
que abarca todo el ancho de la galería. Si
descendemos el pozo, este comunica con
otra vertical pequeña mucho más
estrecha, que se prolonga unos metros a
modo de diaclasa. Sin embargo, lo más
evidente es superar el pozo por arriba
mediante un pasamanos, ya que la galería
prosigue por encima de aquel con buenas
dimensiones.
Superado
este
pozo
ancho
nos
encontraremos otros dos pozos, a
derecha e izquierda:
-A la derecha un P10 que comunica con la
diaclasa que parte del P6 del pasamanos.
-A la izquierda un P5 más amplio,
meandriforme, que se encadena con un P9
y finalmente un P3 mucho más estrecho,
denominados en conjunto Pozos de las
Lajas. Tras este último pocete una rampa

estrecha descendente nos deja ante un
paso impenetrable donde se adivina la
cabecera de un nuevo pozo y que, además,
tiene algo de tiro de aire (cota -30 m).
Regresando a la galería sobre los pozos,
esta avanza con buenas dimensiones hacia
el oeste, bifurcándose al poco. El ramal
de la izquierda constituye el inicio de la
Galería Antolín, bellamente adornada por
espeleotemas. El ramal de la derecha
presenta varias incógnitas pendientes de
exploración, pero avanzando por lo más
evidente nos acaba conduciendo a la
Galería Antolín. Esta galería se dirige
decididamente hacia el sur con buenas
dimensiones y, como ya se dijo, mucho
concreccionamiento.
La Galería Antolín finaliza en una sala
amplia, con el suelo arrampado en ascenso
hacia la izquierda, siendo su cúspide el
punto más alto de la cueva (cota +8 m).
Esta sala presenta algunas posibilidades
sólo parcialmente exploradas, pero la
continuidad más evidente es un meandrito
que parte de su zona baja con dirección
este, el Meandro las Perlas, que tras una
pequeña trepada y un pocete finaliza ante
una salita sin solución de continuidad.
Si regresamos a la Galería Antolín, en su
parte media nos da continuidad por la
derecha a través de una galería estrecha
meandriforme. Ofrece un estrechísimo
P15 aún inexplorado, y también continuidad a través de una gatera barrosa muy
estrecha e incómoda, el Paso Quismo.
Superado este paso volvemos a una
galería meandriforme que amplía sus
dimensiones, y que poco más allá se
desfonda en un P4 ciego. Superamos el
pozo por arriba a través de un pasamanos
y abordamos del lado contrario una
escalada (E3) que nos deposita en una
amplia ventana sobre un pozo igualmente
amplio. El ramal principal del pozo (P23)
finaliza en un fondo de saco a cota -36 m,
siendo el punto más bajo de la cueva por
el momento. No obstante el pozo posee
una ventana que comunica con otra
vertical paralela más estrecha, no

45

descendida y estimada en unos 12 m.
Historia: Como ya se dijo se accede a la
cueva a través de una galería minera del
pasado siglo, existiendo también otros
vestigios de labores mineras mucho más
antiguas en covachas próximas. Ya
dentro de la cavidad algunos de los
conductos de la zona de entrada están
colmatados por escombros de la antigua
mina, y en la Sala los Mineros se pueden
observar huellas de martillazos en
algunos bloques y zonas de la pared. El
resto de la cavidad se encontraba por
completo inexplorada hasta que la S.E.B.
Escar toma contacto con ella en 2014, año
en que emprendemos las labores de
exploración y topografía.
Han participado en los trabajos: En las
labores de exploración y topografía han
colaborado Julio Montes Campos, Darío
Alaiz
Rodríguez,
Gonzalo
Sánchez
Herrero, Victoria Álvarez Vena, Juan
Carlos Riobello Amador 'Río', Israel
Sánchez Sánchez 'Isi', y Pablo Solares
Villar. El texto de la presente reseña ha
sido redactado por Pablo Solares Villar, lo
mismo que el dibujo de la topografía. La
foto es de Victoria Álvarez Vena.

CUEVA-MINA DE LA VERDE
(PD-33)
Porrúa, Llanes, Asturies

Sociedad Espeleológica y Barranquista
Escar, 2014
Desarrollo: 16 m.
Desnivel: -3 m.

Localización: La boca se ubica a media
ladera de La Verde, por debajo del
collado del Bih.orcu, muy próxima a la
galería de la mina la Verde, y no lejos de
la Torca'l Práu la Verde. En las
proximidades existen otras labores de
minería
de
cobre
aparentemente
coetánea: el pozo-trinchera PD-34.
Geología: Calizas oscuras laminadas
(formación Barcaliente) del Carbonífero
superior
(Namuriense).
Aparecen
mineralizaciones de carbonato de cobre.
Al parecer la antigua mina explotó una
bolsada
de
sedimentos
con
la
mineralización, que habían fosilizado una
antigua cavidad natural. Así pues, las
labores mineras han vuelto a vaciar la
antigua cueva.
Descripción: Se trata de un corto trecho
de galería, que se bifurca y ofrece un
escaso desarrollo.
Toponimia: Se la denomina, en conjunto a
otras labores mineras cercanas, como
Mina la Verde.
Han participado en los trabajos: La
cavidad es localizada por Gonzalo
Sánchez Herrero y Pablo Solares Villar
durante un pateo de prospección el 21 de
febrero de 2014, y es topografiada por
Victoria Álvarez Vena y Pablo Solares
Villar el 5 de abril. El texto de la
presente reseña y el dibujo de la topo son
obra de Pablo Solares.

TORCA’L PRÁU LA VERDE
(PD-36)
Porrúa, Llanes, Asturies

Coordenadas: 30T X: 352.254
Y: 4806.708 Z: 299 m. (Dátum WGS84)

Sociedad Espeleológica y Barranquista
Escar, 2014

46

Desarrollo: 396 m.
Desnivel: -118 m.
(topo parcial, a 28 de abril de 2014)
Coordenadas: 30 T X: 352.084, Y:
4806.758,
Z: 296 msnm. (Dátum
WGS84).
Localización: La boca de la torca se ubica
a media ladera de La Verde, por debajo
del collado del Bih.orcu y unas decenas de
metros al oeste de Mina la Verde. Aunque
la boca es relativamente amplia, no es
obvia hasta que se está prácticamente
encima de ella.
Geología: Calizas
oscuras
laminadas
(formación Barcaliente) del Carbonífero
superior (Namuriense).

medianas dimensiones y sección lenticular
en sus primeros 30 m. En su tramo final
se abre al alcanzar el techo de la Galería
Deltoya, de amplias dimensiones. Ya en el
suelo de la galería (cota -74 m), esta
ofrece continuación tanto hacia el oeste
(en ascenso), como hacia el este (en
descenso).
Si proseguimos en descenso, bajaremos
una rampa amplia con bloques y algún
resalte hasta un punto bajo (cota -94 m.)
a partir del cual la galería vuelve a
ascender, hasta terminar en la base de
una amplia chimenea. Por debajo de este
punto y a la izquierda parte otro conducto
de menos sección en descenso, con
bastante concrección. Un resalte y el
pasaje se bifurca, con dos pequeños
pozos (4 y 5 m.) tras los que ambos
ramales vuelven a confluir. La galería
continúa en descenso y con medianas
dimensiones hasta un paso estrecho. Tras
él vuelve a bifurcarse en dos ramales con
sendos R3 que confluyen al poco ante una
nueva estrechez con intenso tiro de aire,
la Ruxidera, donde ya escucharemos el
ruido del agua más abajo y donde fue
necesario
realizar
una
pequeña
desobstrucción.

28. La boca de la torca.
Descripción: La boca de la torca es de
medianas dimensiones y arrampada
(pasamanos) hasta alcanzar la primera
vertical, el Pozu d'Entrada (P18), en el
techo de una sala alargada o galería, la
Galería MGR. El rápel nos deposita en el
extremo occidental de esta sala, que
muestra hacia abajo alguna continuidad no
topografiada. Lo más evidente es
proseguir por la galería hacia el este,
ascendiendo un resalte para descender
poco después otro, lugar donde la galería
se amplía en forma de sala. En el fondo de
esta sala (ofrece otras continuidades no
topografiadas) nos encontramos una
nueva vertical, el Pogozo (P48), de

29. Equipando la cabecera del P48.
Tras la Ruxidera el pasaje vuelve a
ampliarse en una galería meandriforme. A
la derecha tenemos un pozo ciego por el
que corre agua, y poco más allá tras
superar
un
resalte
descendente
alcanzamos el río principal de la cavidad,
en un punto donde se nos ofrecen varias

47

posibilidades:
- A la derecha remontaremos la Galería
del Ríu, de morfología freática y que
progresa hasta un embalsamiento de
agua, aparentemente sifonado (aunque
pendiente de comprobar).
- A la izquierda el agua se desfonda por
un estrecho P10 meandriforme, al que da
continuidad
hacia
el
oeste
un
estrechísimo pasaje adiaclasado.
- De frente, y cruzando el río, la galería
prosigue, da un marcado quiebro a la
izquierda y tras un resalte descendente
nos deposita en una galería de
dimensiones modestas por las que corre
otro arroyo, afluente del río principal.
Aguas
arriba
encontramos
varias
diaclasas y un meandrito por el que llega
el arroyo; ninguno de ellos ofrece
continuidad. Aguas abajo el arroyo cae
por un estrecho pozo meandriforme
(P5+7) hasta alcanzar el río principal en
un meandro activo que finaliza poco más
allá ante una estrechez insuperable, a
cota -118 m.

Se hace obligado mencionar que esta es la
más profunda de las cavidades exploradas
hasta el momento en estas sierras de la
Peñe Villa, Llabres y los Resquilones, y así
mismo una de las más profundas del
concejo de Llanes.
Historia: Aunque en la boca no había
indicios de antiguas instalaciones, sí que
nos encontramos en la primera sala de la
torca con huellas y las letras "MGR"
escritas en el barro. Tras preguntar en
Porrúa todo parece indicar que la cueva
había sido visitada previamente por
chavales del pueblo, muy probablemente a
mediados de la década de los 50 del s.
XX, con la intención de buscar "nieros de
grayas" (nidos de grajas). Al parecer
habrían atravesado en la boca un
travesaño de madera del que ataron
cuerdas (de cáñamo) que les permitían
alcanzar una repisa lateral del pozo, por
la que lograron descender hasta el fondo
de la sala. Desde luego toda una hazaña y
una muestra de coraje de aquellos
chavales. La S. E. B. Escar descubre la
torca en 2014, año en el que comienzan
las labores de exploración y topografía,
aún no concluidas.

30. Primer tramo del P48.
Si regresamos a la Galería Deltoya en la
base del Pogozo, esta ofrece también
continuidad hacia el oeste y en ascenso,
obligándonos a superar dos pequeñas
escaladas sobre coladas. La galería va
perdiendo dimensiones hasta concluir
ante un paso muy estrecho, que una vez
superado nos da acceso a una sala amplia
donde se sitúa la punta de exploración de
este ramal de la cueva (este sector no
aparece reflejado en la topografía).

31. Huellas del pasado en la Sala MGR.
Han participado en los trabajos: Gonzalo
Sánchez
Herrero,
Carlos
Santos
Sánchez, Ernesto Carrera Calleja, Darío
Alaiz Rodríguez, Juan Carlos Riobello
Amador 'Río', Victoria Álvarez Vena, y
Pablo Solares Villar.

48

NOTAS:
No se incluye la descripción ni la topo de
la Cueva la Vallina, ya que lo realizado en
estas campañas no supone ningún cambio
sustancial ni un aumento de la topo
respecto a la presentada en la memoria
de la campaña 2013.
Tampoco se incluyen descripción ni topo
de la Torca PD-37-30 o Torca del León,
ya que es poco lo que se ha realizado en la
sima.
Faltan también algunas pocas cavidades
menores, de escaso desarrollo.

49

50

51

52

53

54

55

56

57

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful