Está en la página 1de 29

A la mujer que he amad

A la mujer que he amado

los ms bellos poemas a


la que es la madre de mis
hijos

Mujer, la que corre por mis venas


y se acuesta conmigo todas las
noches, siento toda su piel

Solo fracciones bellas de


piel le ped a mi dios
y me regalo las tuyas
mujer ,
yo te arropaba en el
silencio de mi te amaba .

y pusiste a respirar todo


mi cuerpo mujer de
noche
mujer de sueos poro de
imagen

Se recorren
pensamientos con ella
sentimientos

como la hoja cuando cae


sobre el piso
se derrota al pensarte,
en la maana, en la tarde
Tenerte en mi cuerpo es
como pensar en ti.

Piel de mujer pura,


limpia llena de amor, que
baja por el interior de
mis entraas

Tu piel se recorre tocando la


ma
esparcindose como el agua
recorre a la quebrada
veo pasar un instante de
premura en el silencio del
aposento.

Tu piel lleva a cada una de las


partes de tu cuerpo a lo
insondable de tu sexo
delicado, a lo tierno de tus
labios.

Mi piel recorre todo tu cuerpo, el


cabello tuyo es suave como la
brisa al jadear, los movimientos
rtmicos de tu ternura se notan
acompasados en tus entraas.

Mi Dios pinto tu cuerpo lleno cada


gota en sus ilusiones y este cayo
sobre el mo, tu cuerpo dejo
escapar su aliento.

y dejo cada parte hermosa de su


perfeccin e imperfeccin en el
mo.

Tu piel es un cambio rtmico del


pensamiento que te lleva a no
pensar, a dejarte llevar por el
movimiento acompasado como
cuando no hay que hacer en una
cascada de placer

tu cuerpo es todo eso del


amor, por amor.

Luis Carlos Zamora Cano


Derechos reservados