Está en la página 1de 17

Antonio

y la Hojita Viajera

ElEna DrEsEr

Ilustraciones de Enrique Martínez

Antonio y la Hojita Viajera E lEna D rEsEr Ilustraciones de Enrique Martínez

Un escritor llamado Antonio

H ace mucho tiempo, Antonio llegó a un pequeño país. Allí, el campo estaba cubierto de pasto fino. Había plantas de

hojas grandes, flores perfumadas que asomaban a la luz, pájaros cantores y mariposas danzarinas.

La lluvia caía con delicadeza sobre las ciudades y los sembrados, formando hilitos de agua que corrían alegres hasta los arroyos. Y, cuando la lluvia se despedía, dejaba en el cielo un arco iris de muchos colores.

Sólo que los pobladores de ese

hermoso lugar parecían enojados; y los niños nadie sonreía!

Antonio se preguntaba por qué, entre tanta belleza, la gente no era feliz. Y comenzó a investigar. Muy pronto, descubrió algo

horrible. ¡Espantoso! Los niños de aquel país de cuentos!

¡Todo lucía bonito, perfecto!

tristes

¡Casi

¡no tenían libros

Él sabía que todos los niños del mundo merecen escuchar historias emocionantes y divertidas. ¡Antonio necesitaba

solucionar esa terrible falta! Claro que él no podía comprar

tantos libros

no era rico, todo lo contrario: era escritor.

Entonces, se le ocurrió una idea. (Porque eso sí tienen los

escritores: ideas) Antonio decidió llenar una simple hoja de papel

con cuentos, poemas, dibujos

iguales, miles, y algunas mandarlas bien lejos!

¡Y publicar muchas hojitas

hoja de papel con cuentos, poemas, dibujos iguales, miles, y algunas mandarlas bien lejos! ¡Y publicar

Cada hoja debía ser tan liviana como una pluma que lleva el viento. ¡Así, la Hojita Viajera volaría a todos los rincones de aquel hermoso país!

Y como Antonio necesitaba ayuda para cumplir con este sueño, fue a pedirla al Palacio de Gobierno.

Allí, contó cómo sería su Hojita Viajera, y hasta dibujó unos cuantos garabatos sobre el escritorio de un señor muy serio.

Explicó que la hojita costaría poco. Y que todos los niños tienen derecho a leer cuentos, hasta los que viven muy lejos o son muy pobres. Eso dijo Antonio.

Algunos empleados arrugaron la frente; otros movieron la cabeza, como diciendo: no, no. Pero el señor serio se quedó pensativo, hizo cuentas con una calculadora, y exclamó:

¡Jmm!

Antonio sentía que todos sus sueños se estrellaban contra aquel gran escritorio

Y de pronto, el señor serio se levantó de la silla

índice

¡Buena idea!

Antonio suspiró hondo. Y el señor serio mostró todos sus dientes en una gran sonrisa. ¡Sí! ¡Sabía sonreír!

alzó su dedo

miró a los ojos del escritor

y dijo:

Antonio se encargó de los cuentos y de las ilustraciones. El señor serio (que ya no era tan serio) puso la firma para conseguir todo lo demás. Poco después, ¡nació la primera Hojita Viajera!

De la imprenta salían montones de hojitas, todas iguales.

Se repartieron en las escuelas, en los mercados, en los hospitales,

en los parques muy lejanos.

Algunas se enviaron por correo hasta lugares

Y cada una de esas hojas de papel, llena de cuentos, de poesía y de

Y cada una de esas hojas de papel, llena de cuentos, de poesía y de imaginación, llegó a donde debía llegar: a las manos de los niños de aquel pequeño y hermoso país.

Historia de una hoja de papel

E s imposible saber cómo les fue a todas aquellas hojitas.

Aunque sí es posible seguir a una de ellas, la que viajó

más lejos.

¡Quién sabe cuántos kilómetros recorrió esta Hojita Viajera para llegar a su destino: al pueblito más olvidado en el último rincón del país!

Iba cansada, aturdida y polvorienta en aquella gran bolsa de lona. El cartero la llevó en bicicleta por un callejón solitario que subía al cerro. Hasta que por fin, la deslizó bajo la puerta de una pequeña casa amarilla.

18

La Hojita Viajera se quedó allí, sola, tirada en el suelo

¡Y de pronto

se escucharon ladridos! La hojita sintió que la

olfateaban, después le pusieron una pata encima unos dientes muy grandes, a la vez que le gruñían:

¡Grrr!

y le acercaron

19

Y cuando la hoja de papel creía que ya nadie jamás podría

leerla

terminaría con su corta vida

llegaban

cuando se preparaba para recibir el mordisco que

se escucharon voces que

¡Y se abrió la pequeña puerta de la casa amarilla!

que ¡Y se abrió la pequeña puerta de la casa amarilla! — ¡Mira, mami! — dijo

¡Mira, mami! —dijo uno de los niños— ¡Llegó nuestra Hojita Andariega!

—Viajera —corrigió la mamá.

—¿Acaso no es lo mismo? —preguntó la más chiquita.

Bueno

—dijo la mamá—. Es casi lo mismo.

21

Los niños corrieron a desplegar la hoja de papel con cuentos y poemas ilustrados.

—¡Qué bonitos dibujos! —exclamó uno de ellos.

—¡Dámela, dámela! —pedía el otro.

También vino la nena de al lado. Y en la tarde, llegaron los primos. ¡Todos querían leer al mismo tiempo, una esquina cada uno! Hasta el papá leyó “El soldadito de plomo”.

¡Qué trajín para la hoja de papel! Ella creía que ese jaleo era el final de su viaje, pero no sospechaba todo lo que aún le faltaba por recorrer.

Al otro día, los niños decidieron llevarla nada menos que ¡a la escuela! ¡Cómo iba de emocionada esta viajera! ¡Era la primera vez que entraba a una escuela! ¡Y era la primera vez que la miraban tantos niños!

Voló primero por el salón de clases, de un lado al otro. ¡Se mareaba por tantas volteretas!

Luego, en el recreo, revoloteaba de mano en mano: del corredor

al patio y de vuelta al corredor. Hasta que ¡llegó a la dirección!

quién sabe cómo

La Hojita Viajera comenzó a temblar de miedo: ¡había armado tanto alboroto en la escuela!

Entonces, la tomaron con la punta de los dedos (porque a estas alturas, la viajera ya necesitaba un buen baño).

La directora preguntó de quién era. Sólo que a esa hora de la mañana, la hoja de papel ya pertenecía a toda la escuela. Eso dijo la maestra.

La Hojita Viajera sentía vergüenza por andar sucia, despeinada y

sin uniforme. Miraba el armario, tan severo encerrada para siempre

y se imaginó allí,

¡Y con la tristeza que les causa el encierro a las andariegas! ¡Ella no podía permanecer quieta por mucho tiempo!

También le echaba miradas al cesto de la basura ni pensar!

¡ya no quería

De pronto, no supo cómo, otra vez andaba volando por el pasillo, apenas sostenida de una orilla por los dedos de la linda maestra.

Salió al patio. Brillaba el sol. Y muchas manos gordas se

estiraron a su encuentro. Todos querían leerla, ver sus dibujos

y después

Y ella contenta de llegar a todos los niños: a quienes tenían libros

y a quienes no tenían, a quienes sabían leer y a quienes estaban por aprender.

La Hojita Viajera siguió volando hasta el último rincón del cerro

y de la playa, a cualquier lugar donde vivían esos maravillosos niños que deseaban leer para llenarse de luz el corazón.

dejarla volar libre por las alturas.

El país de la alegría

Aquel pequeño y hermoso lugar

país risueño! Y todo, gracias al genio de un escritor llamado Antonio. Claro, y también gracias al señor serio que lo ayudó con la Hojita Viajera.

¡por fin, se convirtió en un

29

En ese campo cubierto de pasto fino, nacieron hermosas leyendas. Entre las plantas de hojas grandes, se escondían los duendes escapados de los cuentos.

De las flores perfumadas que asomaban a la luz, brotaba poesía. Hasta los pájaros cantores eran más musicales que antes. Y las mariposas danzarinas abrían y cerraban sus alas, como se abren y cierran las páginas de los libros.

La Hojita Viajera fue sólo el comienzo. Muy pronto, también hubo libros con historias emocionantes y divertidas. Todos los niños podían escuchar cuentos, novelas y poemas.

Y aquel pequeño y hermoso lugar se cubrió de magia. Tanto, que ahora lo llaman: el país de la alegría.