Está en la página 1de 4

SEÑALES DE LA AUTOESTIMA

• La autoestima
• es un sentimiento valorativo de
nuestro ser, de nuestra
manera de ser, de quienes
somos nosotros, del conjunto
de rasgos corporales,
mentales y espirituales que
configuran nuestra
personalidad. Ésta se
aprende, cambia y la podemos
mejorar a partir de los 5-6
años cuando empezamos a
formarnos un concepto de
cómo nos ven nuestros
mayores (padres, maestros),
compañeros, amigos,
CARACTERISTICAS DE UNA PERSONA CON
ADECUADA AUTOESTIMA

• Asume responsabilidades.
• Se siente orgulloso de sus éxitos.
• Afronta nuevas metas con optimismo.
• Se cambia a sí misma positivamente.
• Se quiere y se respeta a sí misma.
• Rechaza las actitudes negativas.
• Expresa sinceridad en toda
demostración de afecto.
• Se siente conforme consigo misma tal
como es.
• No es envidiosa.
• Se ama a sí mismo.
• Su fuente de afecto no se ve alterada
por una opinión ajena.
Características de una persona
con baja autoestima
• Desprecia sus dones.
• Se deja influir por los demás.
• No es amable consigo misma.
• Se siente impotente.
• A veces actúa a la defensiva.
• Dice tener la autoestima bien alta
sin que nadie le pregunte.
• A veces culpa a los demás por
sus faltas y debilidades.
• No se quiere ni respeta su cuerpo.
• A veces se hace daño a sí mismo.
• No le importa su entorno.
• Se siente despreciado.
• Se siente menos que los demás.
• Suelen buscar pretextos por sus
errores.
AUTOESTIMA EN PEDAGOGIA
• En1990 Estados Unidos y otros países
anglosajones, la autoestima se
convirtió en un concepto en boga entre
algunos teóricos de la pedagogía. La
teoría propuesta en ese entonces, era
que la autoestima es una causa de las
actitudes constructivas en los
individuos, y no su consecuencia,
diciéndose que si por ejemplo, un
estudiante tiene buena autoestima,
entonces tendría buenos resultados
académicos. En esta corriente
encontramos a autores como Goleman
que apoyan que la autoestima influye
en el desarrollo del coeficiente
intelectual. Esta teoría adquirió una
gran notoriedad e influencia entre los
responsables del sistema educativo
estadounidense, pero con escasa o
nula validación estadística y revisión
científica.