Caminos para el Empoderamiento de las Mujeres Nicaraguenses 2015

Caminos para

avanzar en el
empoderamiento
económico de
las mujeres
nicaragüenses
Movimiento de Mujeres trabajadoras y
desempleadas María Elena Cuadra

Caminos para
avanzar en el
empoderamiento
económico de
las mujeres
nicaragüenses

Créditos
Esta es una Publicación del
Movimiento de Mujeres
trabajadoras y desempleadas
Maria Elena Cuadra
Elaboración de texto:
María Teresa Blandón
Diseño y diagramación:
Oscar Acuña Moraga
Managua, Nicaragua
2015

CRÉDITOS
Esta publicación ha sido reproducida con el apoyo financiero del Convenio
“Fortalecimiento de la autonomía de las mujeres, apoyando procesos que aumenten
su participación ciudadana y la defensa y el ejercicio de sus derechos humanos, en El
Salvador, Guatemala y Nicaragua”- 10-CO1-076, financiado por la Agencia Española
de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). El contenido de dicha
publicación es responsabilidad exclusiva del Movimiento MARIA ELENA CUADRA
(MEC) y no refleja necesariamente la opinión de la AECID.

ÍNDICE

I.

¿De qué trata esta publicación?

II.

Quienes somos y que hacemos las organizaciones que formamos
parte de la agem

III.

Las mujeres organizadas estamos trabajando por el
empoderamiento
1. Aportes de la Agenda Económica Concertada de las
Mujeres
2. Desafíos para avanzar en el reconocimiento de la AGEM
3. Que nos enseña la experiencia de las organizaciones de
mujeres

IV.

La división sexual de trabajo y el neoliberalismo
1. Impacto de las políticas neoliberales en la organización
del trabajo
2. ¿Cuál es el lugar que ocupamos las mujeres en la
economía?
3. La división sexual del trabajo empobrece a las mujeres
4. ¿Cómo ha cambiado la vida de las mujeres en los tiempos
de neoliberalismo?
5. Las políticas neoliberales aumentan las brechas de
desigualdad

V.

Propuestas para transformar la economia

VI.

El empoderamiento de las mujeres es un proceso integral
6. ¿Cómo entendemos el empoderamiento de las mujeres?
7. ¿Cuáles son las dimensiones del empoderamiento de las
mujeres?

VII.

El largo camino hacia el empoderamiento economico de las
mujeres
4. ¿De que nos habla el empoderamiento económico de las
mujeres?
5. El empoderamiento económico de las mujeres beneficia a
toda la sociedad
6. Causas de la falta de poder de las mujeres en el ámbito
económico

VIII.

¿Que debemos tomar en cuenta en los procesos de empoderamiento
economico de las mujeres?
7. Tener claro los significados
8. Promover procesos de toma de consciencia
9. Analizar las políticas públicas y el papel del Estado
10. Ampliar las capacidades de incidencia de las mujeres
11. Fortalecer la acción colectiva de las mujeres
12. Desarrollar proyectos que contribuyan con la autonomía
económica de las mujeres.

IX.

A MANERA DE CONCLUSIÓN: Las mujeres podemos cambiar nuestras
vidas.

7

Caminos para avanzar
en el empoderamiento
económico de las mujeres
nicaragüenses
¿De que trata esta publicación?
Este documento que ahora compartimos con ustedes, es una herramienta
metodológica que nos ofrece algunas pistas para continuar desarrollando
procesos de empoderamiento económico para las mujeres nicaragüenses, que cada
día luchan para salir de la pobreza y lograr una mejor calidad de vida para ella y sus
hogares.

Aunque sabemos que no existen recetas únicas para promover el
empoderamiento económico de las mujeres, necesitamos tener algunas
ideas claras que nos permitan planificar de la mejor manera posible, las
acciones que debemos realizar para avanzar en esa dirección.
Esta herramienta metodológica tiene como propósito, contribuir a una
mejor comprensión de lo que significa el empoderamiento económico de
las mujeres, y definir las estrategias más adecuadas para enfrentar los
obstáculos y aprovechar las oportunidades que tenemos en diferentes
contextos y momentos.
Para tener una mejor comprensión sobre el empoderamiento económico de
las mujeres necesitamos analizar cuales son las causas que generan la
pobreza y cuales son las alternativas que tenemos las mujeres para hacerle

frente a los obstáculos, desarrollar capacidades, acceder a recursos y
aprovechar las oportunidades que nos permitan salir de la pobreza y avanzar
hacia el empoderamiento.
Esta herramienta metodológica también nos permite recuperar las
experiencias que han desarrollado las organizaciones de mujeres que
forman parte de la Agenda Económica Concertada de las Mujeres (AGEM) para
cambiar una situación de pobreza, por una situación de empoderamiento
económico.
Este documento recupera las historias de miles de mujeres que en Nicaragua
y otros países del mundo, se organizan para mejorar sus vidas, defender sus
derechos, ampliar sus oportunidades y contribuir desde una mejor posición
al bienestar de sus hogares, de sus comunidades y de toda la sociedad.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

8

¿QUIÉNES SOMOS Y QUE
HACEMOS LAS ORGANIZACIONES
QUE FORMAMOS PARTE DE LA
AGEM?
Las organizaciones que actualmente formamos parte de la AGEM son
las siguientes: Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra (MEC), Voces
Caribeñas (Costa Caribe), Asociación de Mujeres Productoras Las Gaviotas
(ASOMUPRO), Foro de Mujeres para la Integración Centroamericana (FMICA),
Congreso Permanente de Mujeres Empresarias de Nicaragua (CPMEN),
Secretaría de la Mujer de la Central de Cooperativas de Servicios Múltiples
PRODECOOP R.L., Fundación Mujer y Desarrollo Económico Comunitario
(FUMDEC), Secretaría de la Mujer de la Unión Nacional de Agricultores y
Ganaderos (SM-UNAG), Red de Mujeres Chontaleñas, Secretaría de la Mujer
de FENACOOP, Comité Nacional de Mujeres Sindicalistas de Nicaragua
(CNMSN), Fundación para la Promoción y Desarrollo de las Mujeres y la Niñez
“Blanca Aráuz” (FUNDEMUNI), D´CANA de León; Fundación Entre Mujeres
de Estelí (FEM), Coordinadora de Mujeres Rurales (CMR); Federación de
Mujeres Productores del Campo de Nicaragua (FEMUPROCAN) y Consejo
de Mujeres de Occidente (CMO).

9
Durante la última década, las organizaciones de mujeres que integran la
AGEM han analizado las principales brechas de desigualdad que existen
entre hombres y mujeres, y cómo estas brechas afectan la vida de las
mujeres, de sus hogares y el propio funcionamiento de la economía. También
han dado a conocer los aportes que dan las mujeres a la economía nacional,
tanto en el ámbito productivo como en el reproductivo y de cuidados.
Pero no basta analizar los problemas y sus causas, es necesario identificar
las posibles soluciones a esos problemas y por eso las organizaciones que
forman parte de la AGEM, han ido desarrollando un conjunto de propuestas
que permitan avanzar en los procesos de empoderamiento económico de
las mujeres.
Este esfuerzo colectivo que recupera la realidad y las experiencias de las
mujeres, es de enorme importancia para continuar sensibilizando tanto a
hombres como mujeres, de tal manera que se puedan cambiar aquellas ideas
y prácticas que discriminan a las mujeres en todos los ámbitos, incluyendo el
acceso y control de recursos productivos, financieros y materiales.
La labor que realizan las organizaciones de mujeres de la AGEM, ha permitido
elaborar propuestas muy concretas, para incidir en los tomadores de decisión
en el ámbito público, de tal manera que tomen en cuenta la situación y los
derechos de las mujeres en el conjunto de políticas socioeconómicas.
Esta herramienta metodológica parte de las reflexiones y las experiencias
desarrolladas por las organizaciones de mujeres que forman parte de la
AGEM, pero también toma en cuenta otras reflexiones que han realizado
mujeres especialistas en el análisis de la economía desde una mirada
feminista.
Para la elaboración de esta herramienta metodológica, se realizaron talleres
y grupos de reflexión con mujeres que forman parte de los equipos de
coordinación de las organizaciones que forman parte de la AGEM, y con
mujeres que desde sus cooperativas, sindicatos, asociaciones y empresas,
han venido luchando de diferentes maneras para que sus derechos
económicos sean reconocidos en sus hogares, en las organizaciones mixtas,
en las instituciones del Estado y en la sociedad en general.
También se tomaron en cuenta los documentos que las diferentes
organizaciones han elaborado para hacer visibles los esfuerzos
desarrollados durante más de dos décadas, incluyendo logros y dificultades
que enfrentamos las mujeres en este camino.

LAS MUJERES ORGANIZADAS
ESTAMOS TRABAJANDO POR EL
EMPODERAMIENTO…
Aportes de la Agenda Económica Concertada de las
Mujeres
A pesar de las dificultades y obstáculos que enfrentamos las mujeres, las
organizaciones que integran la Agenda Económica Concertada de las
Mujeres, hemos desarrollando un conjunto de propuestas encaminadas a
fortalecer los procesos de empoderamiento de las mujeres.
Durante más de 20 años las organizaciones que trabajan con mujeres
rurales, urbanas, indígenas, afrodescendientes, trabajadoras de maquila,
asistentas del hogar, empresarias a pequeña escala, han desarrollado
proyectos encaminados a mejorar las condiciones de vida de las mujeres,
su posición dentro de los hogares y en el mercado.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

10

Además de los procesos específicos desarrollados por cada una de las
organizaciones consultadas, la principal estrategia conjunta desarrollada
durante la última década, es la construcción de la Agenda Económica
Concertada de las Mujeres.
La Agenda Económica es el resultado de un proceso de concertación
que hace visible la participación de las mujeres en la economía nacional,
identifica los principales problemas que enfrentan las mujeres y formula
un conjunto de propuestas y demandas para avanzar en la reducción de la
pobreza y la autonomía económica de las mujeres.
La Agenda Económica representa un punto de partida tanto para el
desarrollo de procesos de educación que permitan una mejor comprensión
de la relación existente entre trabajo productivo, trabajo reproductivo y de
cuidados; y el aporte que damos las mujeres en las dos dimensiones de
la economía. Es también un instrumento de incidencia de cara al Estado,
para avanzar en la inclusión de las demandas de las mujeres en las políticas
públicas.
Las organizaciones que integramos la Agenda Económica consideramos
que nuestra principal fortaleza es la vigencia de los problemas analizados y

11
de las propuestas que contiene; si bien los cambios en el contexto nacional
hacen más difícil su reconocimiento por parte de los tomadores de decisión
en el ámbito público.
Entre los principales aportes que la Agenda Económica ha dado a la
comprensión de las causas de la pobreza y los derechos económicos de las
mujeres, destacamos los siguientes:
* La Agenda Económica tiene una función educativa en la medida que
contribuye con la formación de las mujeres en el conocimiento de los
derechos socioeconómicos, el análisis de la economía y su relación
con el género
* Establece pautas para avanzar en el reconocimiento del aporte
económico de las mujeres, tanto en el trabajo productivo como
reproductivo y de cuidados
* Recoge intereses prácticos y estratégicos de las mujeres de diversos
sectores y territorios del país
* Sintetiza agendas particulares elaboradas por las organizaciones de
mujeres que integran la AGEM, con un enfoque que va más allá de la
reducción de la pobreza y que aspira al empoderamiento económico
de las mujeres.
* Formula un conjunto de propuestas encaminadas a poner en el
centro de las políticas públicas los derechos socioeconómicos de
las mujeres, incluyendo el acceso a la tierra, el crédito, el empleo con
calidad, la educación, entre otros.
* Representa un punto de referencia central para la formulación e
impulso de proyectos específicos que llevan a cabo cada una de las
organizaciones que forman parte de este espacio de concertación
nacional.
* La AGEM ha contribuido con el fortalecimiento de las relaciones de
colaboración recíproca entre las organizaciones de mujeres, para el
impulso de nuevas leyes tales como la Ley integral contra la violencia
hacia las mujeres y la Ley de creación del fondo de tierras con
equidad de género.
* Así mismo, se han desarrollado diversas iniciativas de capacitación
que contribuyen a fortalecer la consciencia de derechos de las
mujeres, incluyendo la dimensión económica.

Desafíos para avanzar en el reconocimiento de la AGEM
Los principales desafíos que identificamos las organizaciones de mujeres
están relacionados con la situación socioeconómica y política del país y con
las dinámicas de las propias organizaciones que la integran.

Desafíos en relación a las políticas públicas:
WW Asegurar coherencia entre las políticas de crecimiento económico y
los principios del desarrollo humano sustentable.
WW Asegurar coherencia entre los objetivos de reducir la pobreza,
promover el desarrollo sustentable y el conjunto de políticas públicas,
incluyendo las políticas macroeconómicas, fiscales, de empleo y
seguridad social.
WW Desarrollar políticas públicas que articulen como parte de sus
objetivos, la reducción de la pobreza y el empoderamiento económico
de las mujeres, diseñando para ello estrategias articuladas y con
sentido de continuidad.
WW Asegurar que las necesidades y demandas de las mujeres que viven
en condiciones de pobreza estén en el centro de las políticas públicas
a nivel nacional y local; prestando particular atención a la situación
de las mujeres indígenas, rurales y afrodescendientes.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

12

WW Asegurar la coherencia entre inversión extranjera, políticas de empleo
y derechos laborarles de las y los trabajadores.
WW Considerar en las políticas públicas aquellos factores socioculturales
que profundizan la vulnerabilidad de las mujeres, incluyendo la
violencia machista, la falta de educación sexual, el embarazo en
niñas y adolescentes, la desnutrición y el analfabetismo.
WW Desarrollar un marco de políticas públicas que consideren las
necesidades de las mujeres migrantes, reconociendo su aporte a la
reducción de la pobreza de los hogares.
WW Asegurar una efectiva coordinación interinstitucional para elevar la
eficiencia de los programas de reducción de la pobreza.
WW Reconfigurar el escenario de actores y actores que deben intervenir en
los debates públicos y toma de decisiones sobre aspectos cruciales
relativos a la reducción de la pobreza, asegurando la participan de
las organizaciones de mujeres que trabajan en este ámbito.
WW Readecuar programas de reducción de la pobreza como Hambre
Cero, con miras a resolver los obstáculos que enfrentan las mujeres y
potenciar su participación.

13

Desafíos de las organizaciones de mujeres:

WW Realizar un esfuerzo de adaptación de la Agenda Económica Concertada
a las diferentes realidades de las mujeres en sus respectivos territorios
y contextos.
WW Sostener y ampliar las oportunidades de formación y capacitación de las
mujeres para apropiarse de sus derechos.
WW Continuar promoviendo un marco legal favorable que reconozca los
derechos económicos de las mujeres.
WW Continuar defendiendo el derecho de las mujeres a vivir libres de todas
las violencias.
WW Continuar demandando políticas públicas que contribuyan a mejorar la
salud de las mujeres, incluyendo la salud sexual y reproductiva.
WW Establecer alianzas con diversos actores, incluyendo las propias
organizaciones de mujeres, para fortalecer la incidencia en políticas
públicas con miras a lograr el reconocimiento de los derechos de las
mujeres.
WW Establecer alianzas con diversos actores para incidir en políticas
públicas que aseguren la inserción de las mujeres en el mercado laboral,
en condiciones de protección a sus derechos laborales.
WW Incidir para la recuperación del modelo tripartito en las negociaciones
del sector laboral, asegurando la participaron de organizaciones de
mujeres, instituciones del Estado y cooperación al desarrollo.
WW Lograr la inclusión de algunos de los temas de la AGEM en planes y
presupuestos municipales, aprovechando diversos estudios realizados,
que permiten fundamentar las demandas que plantean las organizaciones
de mujeres.
WW Incentivar en los hogares y las comunidades, nuevas formas de consumo
que promuevan la solidaridad y desalienten el consumismo promovido
por los mercados neoliberales.
WW Formular las expectativas y demandas en torno al nuevo concepto
de “responsabilidad social empresarial”, en directa relación con el
reconocimiento de los derechos laborales de las mujeres.
WW Desarrollar y potenciar nuevas formas de organización cooperativa y
capacitar a las mujeres en la creación de nuevos modelos empresariales,
que tomen distancia de las lógicas empresariales competitivas y
discriminatorias.

¿Qué nos enseña la experiencia de las organizaciones de mujeres?
En base a la experiencia acumulada
por
las
organizaciones
de
mujeres que forman parte de la
AGEM, es necesario desarrollar
largos y sostenidos procesos de
acompañamiento que contribuyan
con los esfuerzos que realizan las
mujeres para salir de la pobreza,
mejorar su calidad de vida y la de
sus hogares, y avanzar hacia la
autonomía económica.

“Pasar de la casa
a la parcela, a la
comunidad, al
municipio, a todas
las partes…”.

Las acciones desarrolladas por las
organizaciones de mujeres se han ido readecuando a las necesidades,
obstáculos y posibilidades de las mujeres.
En tal sentido señalan un
conjunto de acciones que se van desarrollan de forman simultánea.

Desarrollar una nueva consciencia

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

14

WW Promover actividades de reflexión sobre los roles asignados a los
hombres y las mujeres, alentando cambios de ideas y actitudes que
favorezcan una distribución más equitativas de las responsabilidades
y los beneficios.
WW Promover la autoconfianza, la autoestima y el deseo de superación
de las mujeres, fortaleciendo su capacidad de hacer elecciones que
contribuyan a mejorar su calidad de vida y la de sus hogares.
WW Reflexionar sobre todas las formas de racismo y discriminación racial
y de que manera afecta a la población indígena y afro descendiente,
incluyendo a las mujeres.
WW Promover el conocimiento y apropiación de las leyes que reconocen
los derechos de las mujeres, tales como la Ley de Igualdad de
Derechos y Oportunidades, la Ley Integral contra la violencia hacia
las mujeres, la Ley de creación del fondo para la compra de tierra
con equidad de género, la Ley General de Cooperativas, la Ley de
Soberanía y Seguridad Alimentaria, la Ley de Autonomía de la Costa
Caribe, La Ley de demarcación de los territorios indígenas, entre las
principales.
WW Desarrollar diversas iniciativas de formación a líderes de los colectivos
de mujeres, tales como escuelas de empoderamiento, diplomados,
academia de líderes, entre otras.

15

Defender el derecho a vivir libres de violencias machistas
WW Luchar contra todas las formas de violencia que se ejercen contra las
mujeres, incluyendo la violencia sexual, los femicidios y la violencia
institucional, a través de la formulación de iniciativas de ley, campañas
de sensibilización y demandas al Estado para asegurar el acceso de
las mujeres a la justicia.
WW Se han desarrollado importantes esfuerzos en la atención psicológica,
asesoría legal y acompañamiento a las mujeres víctimas de violencia.

Organizarnos y participar en la toma de decisiones
WW Fortalecer la capacidad de organización de las mujeres para el
intercambio de conocimientos y experiencias, así como, para
el fortalecimiento de la acción colectiva en defensa de nuestros
derechos.
WW Lograr que las mujeres intervengan en el espacio público con sus
propias demandas, representa una de las estrategias prioritarias
desarrolladas por las organizaciones de mujeres.
WW Elaborar de forma participativa una agenda integral, que contiene las
principales demandas de las mujeres que forman parte de la AGEM.
WW Promover la participación de las mujeres en las asambleas
comunitarias, en los concejos municipales y otros espacios, para
incidir en la toma de decisiones y lograr el reconocimiento de los
derechos de las mujeres.
WW Establecer alianzas con otras organizaciones de mujeres para
promover la Agenda Económica Concertada y otros intereses de las
mujeres.

Lograr que las mujeres tengan recursos, bienes, dinero…
WW Promover la organización de colectivos de productoras y el
acceso a activos productivos, a través de iniciativas tales como,
bancos comunales, fondos revolventes, fondos semilla y paquetes
productivos.
WW Promover el desarrollo de capacidades de las mujeres para mejorar
la gestión de sus proyectos, incluyendo aprendizajes específicos
sobre administración y comercialización.
WW Promover la organización de las mujeres en
favorecen el acceso y gestión de recursos.

cooperativas que

WW Gestionar la certificación que permita a las cooperativas la
comercialización en los mercados nacionales e internacionales.

WW Gestionar recursos financieros, materiales y técnicos para que las
mujeres puedan producir alimentos, que contribuyan a satisfacer
necesidades básicas de sus hogares, incluyendo alternativas como
la agricultura bio-intensiva.
WW Promover la comercialización colectiva de las productoras y
empresarias a pequeña escala, tanto en los mercados locales como
nacionales, incluyendo iniciativa tales como el mejoramiento de los
mercados y ferias locales.
WW Capacitar a las mujeres para el desarrollo de capacidades y
habilidades en el manejo de pequeños negocios y oficios no
tradicionales.
WW Desarrollar programas de alfabetización, educación de adultas,
educación técnica y superior a través de proyectos de becas.
WW Dar acompañamiento a las mujeres trabajadoras de maquilas a través
de la red de promotoras voluntarias en los barrios, para avanzar en el
conocimiento y defensa de sus derechos laborales.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

16

LA DIVISION SEXUAL DEL
TRABAJO Y EL NEOLIBERALISMO
Impactos de las políticas neoliberales en la organización
del trabajo
Los cambios que ha impuesto la economía neoliberal, han tenido
repercusiones bastante negativas en la calidad del empleo y de vida tanto
de los hombres como de las mujeres, entre las cuales podemos señalar:
WW La pérdida de empleos fijos y con ello de las prestaciones sociales y
de seguridad social.
WW La disminución de los salarios y el crecimiento constante del costo
de la vida, que afecta la capacidad de satisfacer necesidades
básicas del hogar. Los hogares que tienen menos ingresos se han
visto obligadas a reducir el consumo de alimentos, vestuario, salud y
educación.
WW Muchas personas se quedan desempleadas durante largos periodos
de tiempo e incluso de manera definitiva, reforzando su dependencia
hacia las personas que cuentan con ingresos en el hogar.

17
WW Muchas personas se ven obligadas a realizar cierto tipo de trabajos
que no se corresponden con su formación profesional y técnica. Por
ejemplo, hay mujeres que teniendo una profesión, se ven obligadas a
realizar trabajos como asistentes de hogar.
WW Muchas personas en su mayoría mujeres, se ven obligadas a realizar
trabajos por cuenta propia con ingresos variables e insuficientes.
Estos trabajos están al vaivén de la economía, que como sabemos
puede ser muy inestable.
WW Muchas personas del campo se ven obligadas a buscar trabajo en
las ciudades o fuera del país, aunque sea de manera intermitente,
ganando bajos salarios y sin protección a sus derechos laborales.
WW Particularmente las productoras a pequeña escala, se ven obligadas
a combinar la producción, con la realización de otros tipos de
trabajos que les permita incrementar ingresos necesarios para la
sobrevivencia del hogar.
WW Las y los jóvenes se ven obligados a abandonar sus estudios para
buscar un empleo.

¿Cual es el lugar que ocupamos las mujeres en la
economía?
Todas las sociedades necesitan reproducirse para seguir funcionado. Es
decir, necesitamos que nazcan más niñas y niños que luego se hacen
personas grandes con capacidad de trabajar y de producir toda clase de
bienes materiales y no materiales, sin los cuales no podríamos vivir como
sociedad.
Los mercados, las empresas, el propio Estado, necesitan de personas sanas
y capaces de producir alimentos, medicinas, vestuario, tecnologías, que
permiten mejorar cada vez más la calidad de vida de las personas.
Para que niños y niñas se puedan convertir en personas adultas capaces
de valerse por si mismas y de participar en los procesos de producción,
es necesario que desde el nacimiento tengan asegurados los cuidados
necesarios y por lo tanto, que hayan personas que se encarguen de
cuidarles, alimentarles, atenderles en caso de enfermedad, enseñarles a
hablar, darles afecto, asegurarles educación y muchas otras necesidades
propias de todos los seres humanos.
El modelo que nos prometió la economía capitalista en los primeros tiempos,
es que los hombres trabajarían fuera del hogar para garantizar todas las
necesidades materiales del hogar, y las mujeres nos haríamos cargo de
cuidar a los hijos, las hijas y el marido “trabajador”, asegurando de esta
manera una buena relación entre producción y reproducción.

En esta forma de organización del trabajo, los hombres son considerados
los únicos proveedores de los hogares y las mujeres como las únicas
responsables de la reproducción, es decir del cuidado de niños y niñas, así
como del cuidado de otras personas que por diferentes razones no pueden
valerse por si mismas.
El problema con esta forma de organización de la economía, es que el trabajo
reproductivo y de cuidados que realizamos mayoritariamente las mujeres,
no se considera TRABAJO, es decir que lo único que se considera trabajo
productivo, es el trabajo remunerado. De esta manera se mantiene oculta
la relación que existe entre trabajo productivo y de cuidados, y el trabajo
reproductivo, como estrategia para reducir los costos de producción de las
empresas y la inversión que debería realizar el Estado en la reproducción de
la fuerza de trabajo.

¿Dos trabajos necesarios y
mal repartidos?

Trabajo Productivo

-Tiene remuneración
-Se contabiliza
-Se toma en cuenta
en las políticas
económicas
-Se realiza en un
tiempo limitado

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

18

-Se negocian las
condiciones para
realizarlo

Participan hombres y
mujeres

Trabajo Reproductivo y
de Cuidados
-No tiene
remuneración
-No se contabiliza
-No se toman en
cuenta en las
políticas públicas
-Se realiza sin
honorarios
-No se negocian las
condiciones para su
realización
Lo hacen casi exclusivamente
las mujeres

La división sexual del trabajo empobrece a las mujeres
Gracias al trabajo que han realizado muchas estudiosas de la economía,
podemos entender a cabalidad por qué los hombres y las mujeres
realizamos trabajos diferentes, accedemos a recursos diferentes, utilizamos
nuestro tiempo de forma diferente, utilizamos el dinero para cosas diferentes
y vivimos en condiciones desiguales.
Esta división sexual del trabajo tiene una serie de consecuencias negativas
en el reparto de responsabilidades y beneficios entre hombres y mujeres,
entre los que podemos señalar:

19
a. Se hace una separación tajante entre trabajo productivo y trabajo
reproductivo y de cuidados, dándole más valor y reconocimiento al
primero y subestimando la importancia del segundo.
b. Se considera que el trabajo reproductivo y de cuidados no requiere
de la decisión de cada mujer, ya que supuestamente todas debemos
hacerlo de forma “natural” y voluntaria.
c. Las mujeres que combinan el trabajo productivo con el reproductivo
y de cuidados, tienen muy poco tiempo para satisfacer sus propias
necesidades de bienestar y desarrollo personal.
d. El trabajo que se realiza en las empresas, en las fincas, en las
parcelas, es reportado en las cuentas nacionales como parte de la
“riqueza”, en cambio el trabajo reproductivo y de cuidados queda
invisibilizado.
e. Los hombres son considerados como los principales proveedores
del hogar y las mujeres como dependientes; en el mejor de los
casos los ingresos que generan las mujeres son considerados como
“complemento” del aporte de los hombres al sostenimiento de los
hogares.
f. Se continúa creyendo que la mayoría de mujeres dependen
económicamente de los hombres y que por eso no pueden ser
consideradas de manera independiente en las políticas de tierra, de
crédito, de asistencia técnica.
g. En otros casos se considera que las mujeres no tiene experiencia,
ni capacidades para desarrollar sus propias empresas pasando por
alto las desiguales oportunidades; por eso se les niega el crédito
de largo plazo para producir rubros que son mejor valorados en el
mercado nacional e internacional.
h. Como no se valora el trabajo de cuidados, las asistentas del hogar
reciben salarios mínimos y no gozan de la cobertura de la seguridad
social.
i. Las políticas laborales tratan a los hombres y mujeres de igual
manera, sin tomar en cuenta que las mujeres dedican una mayor
parte de su tiempo al trabajo de reproducción y de cuidados y que
ello constituye una limitante en el uso del tiempo.
j. Las políticas de seguridad social benefician más a los hombres que
a las mujeres, sobre todo porque ellos tienen mejores posibilidades
de completar el pago de las semanas de cotización que establece

la ley. Las mujeres muchas veces tienen que realizar un trabajo
precario o dejar el empleo para cuidar de las criaturas y de otras
personas dependientes y por eso no están cubiertas en el sistema de
seguridad social o sus cotizaciones son menores.
k. Las mujeres que se ocupan principalmente del trabajo reproductivo y
de cuidados, no disfrutan de ciertos derechos que están reconocidos
legalmente en los trabajos asalariados, o en otros tipos de trabajos
que se consideran productivos.

¿Cómo ha cambiado la vida de las mujeres en los tiempos
de neoliberalismo…?
En estos tiempos que nos toca vivir, el capitalismo ha inventado nuevas
formas de explotación que nos afecta a toda la sociedad, pero con mayor
rigor a las mujeres. Esta nueva forma de capitalismo se conoce como
neoliberalismo, aunque en realidad no es tan nuevo como parece.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

20

La ideología neoliberal afirma que lo más importante en el mundo es producir
mercancías para vender en el mercado y lograr el máximo de ganancias
posibles, en el menor tiempo y con los menores costos de producción. Para
ello es necesario no solo desarrollar nuevas tecnologías, sino encontrar las
mejores maneras posibles de explotar tanto el trabajo que realizan mujeres y
hombres, como a la propia naturaleza, sin importar el deterioro de la calidad
de vida de las personas y del ambiente.
Es decir, que todo vale con tal de que las grandes empresas, también
llamadas transnacionales, controlen más sectores de la economía y de paso
controlen grandes regiones del mundo e incluso a los propios gobiernos de
estos países.
La pequeña y mediana producción, en donde hay una importante
participación de las mujeres, se ha visto seriamente perjudicada y muchas
han sido obligadas a vender sus servicios y también sus empresas a las
grandes empresas transnacionales.
Los hogares y dentro de estos las mujeres, también han tenido que hacer
cambios drásticos en su funcionamiento, para poder adaptarse a las
exigencias cada vez mayores de las grandes empresas y satisfacer al menos
una parte de sus necesidades básicas. Como ya dijimos anteriormente,
el trabajo reproductivo y de cuidados se realiza dentro del hogar y recae
principalmente en las mujeres.
En unos países más que otros, algunas de las tareas reproductivas y de
cuidados fueron en algún momento atendidas parcialmente por el Estado.
Sin embargo, las políticas neoliberales de reducción del Estado y de

21
privatización de los servicios públicos, ha hecho que la cobertura y la calidad
de estos servicios se hayan visto seriamente perjudicadas.
Servicios como salud, educación formal, centros de atención para niños
y niñas, la prestación de servicios de agua y energía eléctrica, se han
privatizado y ahora pertenecen a empresas privadas que cobran altos costos
y prestan un servicio de mala calidad.
La situación se vuelve cada vez más difícil para las personas con menos
ingresos, pero sobre todo para las mujeres, ya que sobre ellas recae la mayor
responsabilidad de atender las necesidades de niños y niñas, pero también
de las personas que no están en condiciones de valerse por sí mismas, ya
sea por cierto tiempo o de manera definitiva.
Por si fuera poco, las mujeres se ven obligadas a distribuir su tiempo entre
el trabajo reproductivo y de cuidados, y el trabajo “productivo” que realizan
como asalariadas, como trabajadoras por cuenta propia o participando en
las parcelas familiares para el autoconsumo.
Cada vez más mujeres buscan un empleo no solo porque quieren tener sus
propios ingresos para no depender económicamente de otros, sino porque
hay muchos hogares que aunque el marido sea responsable, los salarios
son tan bajos, que ni siquiera permiten cubrir las necesidades básicas del
hogar.
En otros casos, las mujeres son las únicas que sostienen económicamente
sus hogares, ya sea porque quedaron viudas, o porque los hombres no
se hacen responsables de asegurar las necesidades de los hijos e hijas
menores de edad. Pero aun en los casos en los que los hombres pagan
la pensión de alimentos, el aporte definido por la ley es tan bajo, que las
mujeres tienen que buscar como cubrir las necesidades básicas de sus hijos
e hijas.
El Estado también contribuye con la explotación y la discriminación que
sufren las mujeres por varias razones, entre las cuales reconocemos las
siguientes:
WW Al no poner límites a los altos niveles de explotación que sufren los y
las trabajadoras de las grandes empresas transnacionales y permitir
que las empresas transnacionales violen los derechos laborales
establecidos en las leyes nacionales.
WW Al permitir la privatización de los servicios básicos, que son
fundamentales para reducir la pobreza y mejorar la calidad de vida
de las personas.
WW Al reducir los presupuestos de salud y educación y otros servicios,
que podrían contribuir a reducir la carga de trabajo que recae
principalmente sobre las mujeres.

WW El Estado promueve algunas leyes a favor de las mujeres sin disponer
de los recursos necesarios para su efectiva implementación, abriendo
una brecha entre derechos formales y derechos efectivos.
WW El Estado no toma en cuenta las demandas de las mujeres cuando
formula las políticas financieras y tributarias, ni cuando negocia
acuerdos comerciales con otros países o regiones.
WW Muchas políticas públicas discriminan directa e indirectamente a
las mujeres por varias vías: Invisibilizando el aporte que las mujeres
damos a los procesos de producción y reproducción; desarrollando
políticas sociales que exigen el trabajo voluntario de las mujeres e
incrementan su carga de trabajo; excluyendo a las mujeres de las
políticas de tierra, crédito y otros recursos productivos.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

22

Las políticas neoliberales aumentan las brechas de
desigualdad

Si bien la situación de hombres y mujeres es difícil en estos tiempos de
economía neoliberal, la situación de las mujeres es todavía más crítica por
varias razones que analizamos a continuación.
Las mujeres hacen trabajo reproductivo y de cuidados, trabajan en
proyectos comunitarios, trabajan en las empresas, trabajan por cuenta
propia. Estas múltiples jornadas de trabajo representan una verdadera forma
de explotación, que se agrava con la ausencia de políticas públicas para
reducir la carga de trabajo que asumen las mujeres.

23
Esta mayor carga de trabajo que realizan las mujeres, no significa que tengan
mayores ingresos. Las mujeres tienen que trabajar más, para compensar la
reducción de ingresos y recursos necesarios para satisfacer las necesidades
básicas de ellas mismas y de sus hogares.
Las mujeres realizan no solo trabaja asalariado, sino trabajo reproductivo
y de cuidados dentro de sus hogares. Esta doble jornada no les permite
disponer de un tipo propio para satisfacer sus propias necesidades de
bienestar.
Las grandes empresas les ofrecen a las mujeres los peores trabajos y con los
más bajos salarios, de tal manera que aunque las mujeres inviertan muchas
horas de trabajo cada día, los salarios no permiten cubrir sus necesidades
básicas y la de sus hogares.
Por eso muchas economistas feministas han afirmado que la división sexual
del trabajo, los cambios en las formas de empleo y la reducción de políticas
de protección social por parte del Estado, ha recaído sobre las mujeres, y
ha significado un incremento de sus niveles de pobreza. A esta situación le
han llamado feminización de la pobreza.
Por otro lado, las mujeres han acumulado desventajas en comparación
con los hombres, en cuanto al acceso y control de recursos productivos y
financieros, por lo que les resulta muy difícil impulsar proyectos económicos
por cuenta propia.

Las mujeres no gozan de suficiente autonomía para tomar decisiones en
ciertos ámbitos de su vida. Muchas veces dependen de la autorización de
los padres o maridos para tomar decisiones sobre temas muy importantes,
relacionados con el manejo del dinero y otros bienes.

BRECHAS DE DESIGUALDAD
MUJERES
Tiempo
Trabajo
Ingresos
Bienes
Dinero

HOMBRES

Muchas mujeres sufren violencia machista, lo que representa uno de los
mayores obstáculos para salir de la pobreza y acabar con la discriminación.
A pesar delos avances que se han logrado en materia de participación de las
mujeres en el espacio público, su participación continua siendo débil sobre
todo en temas tales como seguridad social, sistema tributario, acuerdos
comerciales, normativas con instituciones financieras internaciones para
reducir la pobreza, entre otros.

PROPUESTAS PARA TRANSFOMAR
LA ECONOMIA
Muchas economistas feministas han analizado el funcionamiento de la
economía comparando la experiencia de las mujeres y de los hombres. Ellas
reconocen que las sociedades tienen una deuda histórica con las mujeres,
que han dedicado muchas energías en el cuidado de niños y niñas, así como
de otras personas que dentro del hogar necesitan ser cuidadas.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

24

Las mujeres realizan este trabajo reproductivo y de cuidados, a la vez que se
integran al trabajo reproductivo con diferentes modalidades y muchas veces
en condiciones precarias.
Tomando en cuenta esta realidad, plantean la necesidad de construir una
nueva mirada sobre la economía, en donde la reproducción y el cuidado de
las personas, sean tan o más importantes que la producción de mercancías
y las ganancias de capitales.
Desde esta nueva mirada han elaborado un conjunto de propuestas que
apuntan a cambiar desde la raíz, la forma en como pensamos la economía y
los lugares que deben ocupar hombres y mujeres.
De manera general podemos resumir estas propuestas, en las siguientes
ideas:

WW Cuestionar el modelo de acumulación neoliberal que ha tenido entre
sus principales daños, el incremento de la pobreza y de la explotación
de las y los trabajadores, pero también de la propia naturaleza.
WW Valorar y visibilizar el trabajo reproductivo y de cuidados que realizan
las mujeres, y su importancia para el bienestar de las personas, los
hogares, las comunidades y la sociedad en su conjunto.

25
WW Reconocer la relación que existe entre la economía de cuidados, con
los otros sectores de la economía incluyendo el empleo, los salarios,
la seguridad social, las políticas de acceso a la tierra, al crédito y
asistencia técnica, entre otras.
WW Promover una redistribución equitativa del trabajo reproductivo y de
cuidados a lo interno de los hogares, de tal manera que participen
todas las personas, incluyendo a los hombres.
WW Formular y desarrollar políticas públicas que contribuyan con una
justa distribución del trabajo reproductivo y de cuidados entre los
hogares, las empresas y el Estado.
WW Desarrollar políticas públicas que permitan corregir las desigualdades
que existen entre hombres y mujeres. Esto significa definir programas
específicos para asegurar que las mujeres accedan a recursos
materiales, financieros, técnicos, como punto de partida para superar
los desequilibrios acumulados.
WW Revisar los sistemas de seguridad social vigentes, vinculándolos al
trabajo reproductivo y de cuidados, así como a los trabajos ubicados
en el sector informal de la economía. Esto quiere decir que debemos
reconocer el trabajo que realizan las mujeres dentro y fuera del
hogar, de tal manera que puedan acceder a una pensión digna por
enfermedad, discapacidad y vejez.
WW También se hace necesario realizar transformaciones en los sistemas
de propiedad, que aseguren el acceso de las mujeres a la tierra y
otros recursos productivos.
WW El Estado también debe promover la participación efectiva de las
mujeres en la negociación de políticas económicas y tratados
comerciales, ya que está demostrado que los hombres no han sabido
representar sus intereses.

EL EMPODERAMIENTO DE LAS
MUJERES ES UN PROCESO
INTEGRAL
¿Cómo entendemos el empoderamiento de las mujeres?
El empoderamiento de las mujeres necesita de un ejercicio permanente de
reflexión individual y colectiva, que nos permita reconocer las limitaciones
y dificultades que enfrentamos las mujeres para salir de la pobreza y lograr
una mejor posición económica.
La palabra empoderamiento significa sobre todo, lograr cambios positivos
en la vida de las mujeres. Incluye aspectos materiales y no materiales, físicos
y espirituales, individuales y colectivos.
Es un proceso continuo que va desde la voluntad personal, a la acción
colectiva. Actuando colectivamente es como las mujeres podemos aumentar
nuestras fuerzas para superar las barreras que nos imponen las sociedades
patriarcales y machistas.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

26

El empoderamiento necesita sobre todas las cosas de un cuestionamiento
profundo a todos los mandatos que nos han hecho creer que las desigualdades
entre hombres y mujeres son naturales.

poder

Los ritmos de este largo proceso, son
diferentes en cada mujer, en cada grupo
de mujeres, en cada sociedad. Esto es así
porque las historias, las condiciones de
vida y las oportunidades de cada una de
las mujeres también son diferentes.

El
empoderamiento
no
depende
exclusivamente de la voluntad y del
empeño que pongan las propias mujeres,
aunque este sea indispensable. Necesita de
cambios culturales, de cambios en las dinámicas
familiares y de la existencia de un Estado que asuma
el compromiso de erradicar las desigualdades entre
hombres y mujeres.

¿Cuales son las
dimensiones del
empoderamiento de las
mujeres?
Las mujeres consultadas
destacan diversas
características o cualidades del
empoderamiento que incluyen
la relación con el propio
cuerpo, la relación con las
familias, las comunidades y las
instituciones públicas.

El propio cuerpo y la
voluntad personal:
WW Esta dimensión incluye la valoración positiva de una misma.
WW Reconocer que las mujeres tenemos derecho al bienestar.
WW Perder el miedo a decir lo que pensamos y hacer lo que deseamos.
WW Disfrutar de nuestra sexualidad.
WW Desarrollar el poder de decidir si queremos tener hijos e hijas y
cuantos queremos tener.
WW Mejorar la capacidad de negociación y reducir las dependencias que
tenemos hacia otras personas dentro y fuera del hogar.
WW Tomar conciencia de nuestros derechos y defenderlos.
WW Salir del aislamiento y disponernos a participar en todos los asuntos
que afectan nuestras vidas, es decir, asumirnos como protagonista
de nuestras vidas.
WW Se respetan a sí mismas y tienen dominio propio.
WW Se quieren y cuidan de sí mismas para tener una buena salud.
WW Se conocen a sí mismas y se sienten orgullosas de ser quienes son.
WW Reconocen que la violencia machista es una violación a sus derechos
y se organizan para luchar contra ella.

27

“Cambié mi vida desde
que me sentí apoyada y
querida por las mujeres
del MEC; no pido permiso
al marido para hablar,
arreglarme, visitar a la
familia, amistades, tengo
tiempo para el trabajo,
gano mi propio dinero,
vivo feliz”.

WW Reconocen el valor del trabajo que realizan dentro y fuera del hogar.
WW Aman lo que hacen y disfrutan de su trabajo.
WW Están dispuesta a adquirir más conocimientos y desarrollar sus
capacidades.
WW Disfrutan de su sexualidad.
WW Son mujeres que han logrado vencer sus miedos y tomar sus propias
decisiones, aunque tengan que soportar las críticas que hagan los
demás; es decir que han logrado ser mas autónomas para tomar
decisiones.
WW Aprovechan las oportunidades para estudiar una carrera universitaria
o técnica.
WW Deciden cuantos y cuando tener hijos/hijas, o no tenerlos.
WW Son capaces de asumir retos, son emprendedoras y saben cuidar de
sus intereses económicos.

Las relaciones con las familias, la comunidad y las instituciones públicas:
WW Conocen sus derechos y luchan para que sean reconocidos.
WW Negocian con la pareja y otras personas de la familia, la realización
de las tareas domésticas, procurando acuerdos justos.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

28

WW Son capaces de poner límites para que no se cometa ningún tipo de
abuso contra ellas.
WW Son solidarias con otras mujeres y comparten sus conocimientos.
WW Participan en sesiones de los concejos municipales y en otras
instancias donde se toman decisiones para defender sus derechos y
demandar una distribución mas justa de los recursos públicos.
WW Están organizadas en cooperativas, en sindicatos, en colectivos de
mujeres para aumentar su poder personal y colectivo en la defensa
de sus derechos.
WW Demandan el acceso la tierra y producen con técnicas agroecológicas.
WW Tienen una buena relación con el dinero y lo usan para mejorar sus
condiciones de vida y colaborar desde una buena posición con las
necesidades de los hogares.

29

EL LARGO CAMINO HACIA EL
EMPODERAMIENTO ECONÓMICO
DE LAS MUJERES
¿De que nos habla el empoderamiento económico de las
mujeres?
El empoderamiento económico es una de las dimensiones del empoderamiento
integral de las mujeres. Es decir que no se puede promover el empoderamiento
económico, separado de las otras dimensiones, que tienen que ver con el
propio cuerpo y la autonomía, con la defensa colectiva de los derechos y
con la participación de las mujeres en la toma de decisiones.
Cuando hablamos de empoderamiento económico en primer lugar estamos
diciendo que demandamos el reconocimiento del aporte que damos las
mujeres al sostenimiento de los sistemas de producción y reproducción.
También afirmamos que nuestros aportes deben ser reconocidos con justicia
y equidad por el conjunto de la sociedad y por el Estado.
En segundo lugar estamos diciendo que las mujeres hemos tenido menos
poder y oportunidades que los hombres, para acceder a los recursos
materiales y productivos; por lo que tenemos más dificultades para desarrollar
proyectos económicos rentables y sostenibles.
En tercer lugar estamos diciendo que una de las principales causas que
genera la pobreza, es la explotación y la discriminación que sufren las mujeres.
En tal sentido, estamos afirmando que para acabar con la pobreza de forma
definitiva, es necesario contribuir con el empoderamiento económico de las
mujeres.
Reconocemos que las dinámicas neoliberales de explotación y acumulación
de ganancias en manos de unas cuantas empresas gigantescas, no
representan un marco apropiado para el empoderamiento económico
de las mujeres. Por el contrario, las mujeres queremos empoderarnos
económicamente para lograr el bienestar propio, de nuestros hogares, de la
comunidad y de toda la sociedad.
Empoderarnos significa mejorar nuestra posición económica y para ello
es necesario que tengamos acceso y control a los recursos materiales,
financieros y técnicos que nos permitan producir de manera eficiente y
sostenible.

El empoderamiento económico de las mujeres, beneficia a
toda la sociedad
Si las mujeres tenemos acceso a la tierra, al crédito, a la asistencia técnica, a
viviendas dignas, a empleos de calidad, no solo mejoraremos nuestra calidad
vida, sino que estaremos en mejores condiciones de aportar al bienestar de
los hogares, de las comunidades, de la sociedad.
Si las mujeres tenemos más formación profesional y técnica, podemos
mejorar nuestras formas de producción, elevar los rendimientos y lograr
mejores ingresos, lo que también contribuye con la producción nacional y el
dinamismo de los mercados locales, nacionales e internacionales.
Si las mujeres tenemos acceso a la tierra y otros recursos productivos,
podemos contribuir de mejor manera a la producción de alimentos y con
ello contribuir de manera efectiva a reducir los graves problemas de la
desnutrición e inseguridad alimentaria.
El empoderamiento económico de las mujeres asegura que estas puedan
disponer de recursos para hacerle frente a situaciones de desastre,
reduciendo los posibles daños a los hogares y sus comunidades.
Tomando en cuenta que el empoderamiento económico mejora la capacidad
de negociación de las mujeres a lo interno de los hogares, también contribuye
a mejorar la calidad de las relaciones que se establecen a lo internos de
estos, generando un sentimiento de bienestar colectivo.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

30

La participación de las mujeres en la toma de decisiones en el ámbito
público, permitirá a las y los funcionarios públicos tomar decisiones mas
acertadas en materia de políticas públicas, asegurando con ello resultados
más eficientes.
Las organizaciones cooperativas también se benefician de la participación
de las mujeres en la toma de decisiones, ya que ello permite fortalecer la
cooperación necesaria entre hombres y mujeres para avanzar el bienestar
de los hogares y en el éxito de las empresas de producción.

Causas de la falta de poder de las mujeres en el ámbito
económico
La mayoría de los obstáculos que enfrentamos las mujeres para salir de la
pobreza y avanzar hacia el empoderamiento económico tiene un carácter
estructural, es decir que están en los cimientos de la organización de los
sistemas económicos.
En tal sentido, el funcionamiento de la economía y las políticas socioeconómicas
están atravesadas y son interferidas por aquellos aspectos culturales que
clasifican de manera diferenciada y desigual a hombres y mujeres.

31
Aunque a veces no nos parezca tan claro, ciertas decisiones que tomamos o
dejamos de tomar en el ámbito económico, tienen que ver con los prejuicios
con los que hemos crecido.

Violencia machista

Exclusión

MUJERES

Pobreza

Falta de autonomía

Obstáculos en la dimensión socio-cultural:
WW El peso de la cultura patriarcal que educa a las mujeres para darle
mayor importancia a las necesidades de los otros y relegar nuestras
propias necesidades.
WW Las mujeres hemos sido enseñadas a depender de la autoridad
masculina dentro y fuera del hogar. Muchas mujeres continúan
creyendo que los padres, los maridos, los hermanos, los hijos, los
líderes de las cooperativas o de los sindicatos, tienen más inteligencia
y más capacidad que ellas.
WW Muchas mujeres tienen temor de participar en procesos de
empoderamiento o ceden frente a las presiones que ejercen
muchos hombres para que las mujeres no desarrollen sus proyectos
autónomos.
WW En muchos hogares y comunidades se continúa reforzando el prejuicio
negativo en contra de las mujeres que participan en sindicatos,
cooperativas y organizaciones de mujeres.
WW La violencia machista contra las mujeres es otro de los grandes
obstáculos que enfrentamos para participar en procesos de
empoderamiento.

WW Otro serio problema es la falta de libertad de muchas mujeres para
decidir si quieren tener hijos, hijas, cuantos y cuando tenerlos. Esta
manera de ver la maternidad, no permite reconocer que muchas
mujeres además de querer ser madres, también tienen otros proyectos
de gran importancia.
WW En particular las mujeres rurales e indígenas tiene muchas dificultades
para optar por la educación técnica o una carrera universitaria. En
muchos casos no logran ni siquiera terminar la primaria y para muchas
de ellas el analfabetismo continúa siendo uno de los principales
obstáculos para salir de la pobreza.

Obstáculos en la dimensión socio-política:
WW Las mujeres tienen dificultades para negociar en condiciones
favorables dentro de los hogares, las cooperativas, los sindicatos,
debido a las resistencias de muchos hombres a reconocer sus
capacidades y derechos.
WW A pesar de que en la actualidad contamos con algunas leyes que
reconocen derechos de las mujeres, el peso de la cultura machista y
la falta de recursos por parte del Estado hacen que dichas leyes no
se cumplan.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

32

WW Las mujeres tenemos poca o ninguna participación en la aprobación
de políticas, planes y presupuestos a nivel local y nacional. En la
mayoría de los casos las mujeres son convocadas para colaborar
con los programas de asistencia, dirigidos a los hogares que viven
en condiciones de pobreza.
WW El debilitamiento de los sindicatos y la poca participación de las
mujeres en las juntas directivas, limita sus posibilidades de influir en
las negociaciones con las empresas para asegurar el cumplimiento
de sus derechos laborales.
WW La falta de información pública y la corrupción de algunos funcionarios
y empresarios privados, impide que las mujeres puedan acceder a
ciertos recursos públicos, ya que se da prioridad a las demandas de
las personas con más poder.

Obstáculos en la dimensión socio-económica:
WW La carga del trabajo productivo, reproductivo y de cuidados
que realizan mayoritariamente las mujeres, es una de las causas
principales de la dependencia económica de las mujeres. También
explica la falta de tiempo para invertir en la satisfacción de sus propias
necesidades.

33
WW Las mujeres no son reconocidas como agentes económicos. Las
instituciones del Estado y los organismos financieros internacionales
continúan viendo a las mujeres como personas dependientes y como
intermediarias del bienestar de los hogares que viven en condiciones
de pobreza.
WW Los presupuestos nacionales y locales se formulan con una supuesta
“neutralidad” de género, pero la realidad es que las demandas
económicas y financieras de las mujeres no son reconocidas y que
la mayoría de recursos para la producción continúan llegando a los
hombres.
WW El Estado no cuenta con estrategias claras para contribuir con el
empoderamiento económico de las mujeres. Los programas de
asistencia desarrolladas por los gobiernos para reducir la pobreza,
han tenido ciertos impactos negativos sobre las mujeres.
WW El Estado no cuenta con estrategias claras para apoyar a las
pequeñas y medianas productoras cuando se enfrentan a situaciones
de emergencia tales como la sequía, las inundaciones, los deslaves,
la caída de los precios del café y de los granos básicos.
WW Tampoco existe una estrategia sostenida por parte de los gobiernos,
para mejorar el acceso de las productoras a los mercados nacionales
e internacionales.
WW La competencia desleal de las empresas grandes, limita las
posibilidades de las pequeñas empresas y cooperativas, de participar
de forma ventajosa en las cadenas de valor.
WW El desempleo, el empleo por cuenta propia y los bajos salarios que
afecta de forma particular a las mujeres, las coloca en situación de
mayor vulnerabilidad.
WW El analfabetismo y el insuficiente acceso a la educación formal,
disminuye las posibilidades de las mujeres para desarrollar sus
capacidades y emprender iniciativas económicas sostenibles.
WW Muchas mujeres no son propietarias de sus viviendas y esto las
coloca en una situación de inseguridad y dependencia.
WW Las organizaciones de mujeres que durante más de 30 años han
promovido el reconocimiento de los derechos de las mujeres en todos
los ámbitos y niveles, cuentan con muy pocos recursos para continuar
apoyando a las mujeres en sus procesos de empoderamiento.

¿QUÉ DEBEMOS TOMAR EN

CUENTA EN LOS PROCESOS DE
EMPODERAMIENTO ECONOMICO
DE LAS MUJERES?
1. Tener claros los significados
Es necesario tener claro los significados y los propósitos que perseguimos
las mujeres con el empoderamiento económico. No se trata de repetir lo
que otros no han dicho sobre el desarrollo y el bienestar; por el contrario,
es necesario que las mujeres podamos definir cuáles son nuestros propias
motivaciones para participar en cualquier iniciativa de tipo económico.
No es buena idea que repitamos los conceptos que han desarrollado los
economistas neoliberales en torno al empoderamiento económico de las
mujeres, ya que estos lenguajes no reconocen las causas que generan las
desigualdades entre hombres y mujeres. En tal sentido debemos reconocer
los dobles mensajes de estos discursos:
WW Lo que para ellos es eficiencia, para nosotras puede ser explotación
de la fuerza de trabajo y de los recursos naturales

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

34

WW Lo que para ellos es competitividad para nosotras puede ser el poder
del fuerte, que utiliza sus ventajas para quebrar a las empresas más
pequeñas.
WW Lo que para ellos es igualdad de trato, para nosotras puede ser
discriminación hacia los grupos con menos poder;
WW Lo que para ellos es el éxito personal, para nosotras puede ser la
consecuencia de estructuras económicas y políticas que castigan a
las personas con mayores desventajas acumuladas y premian a las
personas que han tenido mayores posibilidades.
El empoderamiento económico de las mujeres no depende solo de los
esfuerzos que ellas mismas realicen para alcanzar sus propósitos; es
necesario tomar en cuenta los obstáculos y dificultades que enfrentan las
mujeres en los hogares, en las organizaciones mixtas de producción, en la
relación con el Estado y las políticas públicas.
Solo tomando en cuenta todas estas situaciones que la mayoría de veces
es desventajosa para las mujeres, estaremos en condiciones de definir una
ruta que permita reducir los obstáculos y ampliar oportunidades para las
mujeres.

35
En ese sentido, es necesario que las propias mujeres reconozcamos cuales
son las causas de la pobreza y de qué manera nos afecta; cuales son las
necesidades que no hemos logrado satisfacer; donde están los principales
obstáculos que nos impiden mejorar nuestras condiciones de vida de forma
sostenible e integral.
El análisis de las relaciones de poder dentro y fuera de los hogares es de
suma importancia para identificar quienes tienen acceso y control a la tierra,
las empresas y otras propiedades como las viviendas; quienes tienen
acceso al crédito de corto, mediano y largo plazo; quienes son tomados en
cuenta para la formulación de políticas económicas, presupuestos públicos
y tratados de comercio.
Particularmente en el ámbito de los hogares también hay que analizar
cuáles son los aportes de cada uno de sus integrantes y cuáles son los
beneficios que cada quien obtiene; quienes realizan el trabajo reproductivo
y de cuidados; quienes participan en actividades de producción; quienes
manejan el dinero y como se utiliza; quienes tienen mayor libertad para salir
de casa y participar en actividades comunitarias y públicas.

2. Promover procesos de toma de consciencia
El empoderamiento económico empieza con la voluntad y la conciencia de
las mujeres para transformar su realidad; por eso es necesario identificar
con qué contamos las mujeres para iniciar y desarrollar el proceso de
empoderarnos económicamente.
Aspectos como la voluntad personal, la fuerza interior para seguir adelante,
el entusiasmo, la disposición de intercambiar conocimientos con otras
mujeres, forman parte de una dimensión consciente de la vida.
Es necesario que las mujeres reconozcamos las barreras que tenemos
dentro de nosotras mismas y que nos impiden valorar la importancia del
trabajo productivo, reproductivo y de cuidados, como un aporte fundamental
a los hogares y al funcionamiento global de la economía.
En tal sentido, uno de los primeros desafíos que debemos asumir las mujeres,
es cuestionar todas aquellas ideas y prejuicios que nos presentan como
personas débiles, inferiores y con menos capacidad que los hombres.
Se trata de reconocernos como personas con deseos, aspiraciones y
derechos que son individuales, pero también están relacionados con
nuestros hogares, con la comunidad más cercana y con todas las mujeres.
Estos esfuerzos de concientización son el primer paso para desarrollar la
autonomía de las mujeres en todos los aspectos de sus vidas, incluyendo la
negociación del trabajo reproductivo y de cuidados en el hogar, el uso del
tiempo, la generación de ingresos y el uso del dinero.

En la medida que las propias mujeres tomemos consciencia de nuestra
realidad y derechos, haremos los cambios necesarios y en los ritmos
que podamos; aprenderemos a negociar con los otros en condiciones
equipotentes.
Construir una nueva consciencia también requiere de la superación de
ciertas ideas que promueven la resignación de las mujeres frente a las
desigualdades, presentándolas como consecuencia de un orden natural o
divino. Ante todo debemos reconocer que la desigualdad que existe entre
hombres y mujeres es injusta y debemos cambiarla.
En resumen, los procesos de concientización nos permiten reconocer las
causas más profundas de las desigualdades entre hombres y mujeres,
cuestionar los prejuicios que justifican la discriminación hacia las mujeres y
reclamar un trato más justo y equitativo en todos los ámbitos de la vida.

3. Analizar las políticas públicas y el papel del Estado
Se trata de analizar que tanto han avanzado las instituciones del Estado
en el reconocimiento del aporte que las mujeres damos a la producción,
la reproducción y los cuidados. Pero no se trata de meros discursos, sino
de que manera este reconocimiento se ve reflejado en el conjunto de las
políticas públicas.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

36

Debemos analizar los esfuerzos que realiza el Estado para contabilizar
el aporte que damos las mujeres al trabajo productivo, reproductivo y de
cuidados y qué relación guarda este aporte con lo que recibos las mujeres.
El Estado es el responsable de manejar recursos públicos que le pertenecen
al conjunto de la sociedad y está en la obligación de distribuir dichos recursos
con criterios de justicia y equidad. Se trata de identificar cuales son los
criterios que utilizan los tomadores de decisión, para distribuir esos recursos
públicos y que porcentaje llega directamente a las mujeres.
También hay que analizar el papel del Estado frente a situaciones de
emergencia que pueden perjudicar con mayor gravedad a los hogares con
menos recursos. Se trata de ver que hace el Estado para prevenir desastres
y atender las necesidades de los hogares y de las mujeres para que
fortalezcan su capacidad de afrontamiento y recuperación.
Analizar la calidad de los programas y proyectos que impulsan las
instituciones del Estado con el apoyo de agencias de cooperación y
cuales son los impactos que tienen en la vida de mujeres y hombres. Se
trata de analizar si estos programas y proyectos contribuyen a modificar las
relaciones desiguales de poder y mejoran la posición de las mujeres dentro
de los hogares.

37
En tiempos de neoliberalismo, es de gran importancia analizar de qué
manera el Estado protege los derechos de las y los ciudadanos y el buen
funcionamiento de la economía nacional, frente a las grandes empresas
transnacionales. En tal sentido se debe tomar en cuenta aspectos tales como
la protección de los recursos naturales, el pago de impuestos, la calidad de
los empleos y el respeto a los derechos laborales.
También es necesario analizar críticamente los acuerdos comerciales que
suscriben los gobiernos, y de que manera afecta a los sectores de la pequeña
y mediana producción en donde hay una presencia mayoritaria de mujeres.

4. Ampliar la capacidad de incidencia de las mujeres
Es de suma importancia que las mujeres ampliemos nuestra capacidad
de influencia para cambiar prejuicios y dinámicas dentro del hogar, en las
comunidades, en los municipios, en las instituciones del Estado. Se trata de
lograr el más amplio reconocimiento posible, de los aportes que damos las
mujeres a la economía y reclamar los derechos que nos corresponden.
La incidencia significa lograr que nuestros intereses, necesidades y
demandas sean reconocidos por aquellas personas e instituciones que
tiene el poder de tomar decisiones sobre leyes, distribución de recursos y
formulación de políticas, programas y proyectos.
Los esfuerzos de incidencia deben ir encaminados a lograr una distribución
equitativa entre mujeres y hombres, de los recursos materiales y financieros,
incluyendo la tierra, el crédito, el acceso a nuevas tecnologías, la asistencia
técnica, el acceso a mercados, entre otros.
La incidencia también deberá orientarse a demandarle al Estado asuma la
responsabilidad que le corresponde, con la tutela de los derechos de las
mujeres reconocidos formalmente.
La incidencia también debe incluir a otros actores como la cooperación al
desarrollo y la empresa privada, de tal manera que asuman la responsabilidad
que les corresponde para contribuir con los procesos de empoderamiento
de las mujeres.

5. Fortalecer la acción colectiva de las mujeres
En todo proceso de empoderamiento incluyendo la dimensión económica,
es de gran importancia promover distintas formas de organización colectiva
que basadas en la voluntad personal de cada mujer, desarrolle dinámicas
participativas donde todas las mujeres podamos opinar con libertad y
participar en la toma de decisiones.

El empoderamiento económico no depende únicamente de la voluntad
de cada mujer y por eso necesario desarrollar colectivos, asociaciones,
cooperativas, en donde las mujeres podamos juntar conocimientos y
energías para promover nuestros derechos socio-económicos.
Las organizaciones de mujeres son una especie de escuela de participación
en donde aprendemos no solo a compartir una reflexión crítica sobre las
causas de la pobreza, sino que construimos propuestas colectivas sobre los
cambios que demandamos a la sociedad y el Estado.
Cualquier forma de organización debe servirnos para desarrollar una nueva
conciencia sobre la economía y el aporte de las mujeres; conocer nuestros
derechos socio-económicos; ampliar conocimientos y fortalecer nuestra
capacidad de incidencia.
Ciertamente en cualquier organización no todas las mujeres participan de
la misma manera; hay algunas mujeres a quienes les hemos llamado líderes
o lideresas, que muestran una mayor disposición para participar y motivar
a otras mujeres para que lo hagan. En tal sentido, es importante que las
organizaciones de mujeres aseguremos un apoyo integral a las líderes,
como una forma de contribuir con el fortalecimiento de las organizaciones
de mujeres.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

38

Tomando en cuenta que muchos de los obstáculos que enfrentamos las
mujeres en el ámbito de la pobreza tienen sus causas en el modelo económico,
para construir propuestas integrales y fortalecer nuestra capacidad de
incidencia, necesitamos articularnos con otras organizaciones y redes
locales, nacionales e internacionales.

6. Desarrollar proyectos que contribuyan con la autonomía económica
de las mujeres
En importante definir con la mayor claridad posible, cuales son los objetivos
que queremos lograr con el impulso de determinados proyectos socioeconómicos que llevamos a cabo con mujeres que viven en condiciones
de pobreza. Es fundamental que todos los proyectos que desarrollemos,
contribuyan con la reducción de la dependencia económica de las mujeres
y amplían su autonomía económica.
Cualquiera que sea el tipo de proyectos que desarrollemos, es necesario
partir de los conocimientos, habilidades y recursos con que contamos
las mujeres. También debemos tomar en cuenta cuales son los apoyos
externos necesarios para que las mujeres superen las desventajas históricas
y puedan desarrollar sus capacidades y habilidades.
Para desarrollar proyectos productivos es fundamental tomar en cuenta
las desventajas que tenemos las mujeres en el acceso a la tierra y al
financiamiento. De ahí la importancia que las organizaciones de mujeres

39
realizan acciones de incidencia para la creación de fondos públicos que
aseguren la compra de tierra y el acceso a financiamiento en condiciones
preferenciales para las mujeres.
La sostenibilidad de los proyectos socio-económicos que desarrollemos
entre mujeres, depende de varios factores entre los que podemos destacar:
a. La combinación de los intereses prácticos y estratégicos de las
mujeres en la formulación y desarrollo de los proyectos.
b. La inversión de recursos para la formación y capacitación de las
mujeres
c. La inversión de recursos para asegurar que las mujeres tengan
acceso efectivo y control de bienes materiales y financieros,
incluyendo tierra, infraestructuras, maquinarias, viviendas y otros
bienes.
d. Los proyectos deben considerar en la medida de lo posible la
asistencia técnica y el acceso a nuevas tecnologías, para contribuir
con el mejor aprovechamiento de la tierra y otros recursos. Esto
requiere de relaciones de cooperación entre las organizaciones
de productoras y otros actores que cuentan con conocimientos y
experiencias en este ámbito.
e. Al momento de seleccionar el tipo de proyectos económicos a
desarrollar, es importante tener claro cuales componentes estarán
destinados a la satisfacción de las necesidades de las mujeres y
sus hogares, y cuales a la generación de excedentes. Esto nos
permitirá hacer proyecciones más realistas en materia de inversión
y ahorro.
f. Al momento de seleccionar el rubro de producción al que nos
dedicaremos, es necesario tomar en cuenta el funcionamiento de
los mercados locales y nacionales e internacionales en términos de
oferta, demanda y precios. Para ello es necesario conocer nuestro
propio entorno y contar con opiniones de personas expertas en
estos ámbitos.
g. El desarrollo de proyectos productivos con un enfoque que
combine la generación de ingresos, con formas de producción
agroecológicas que proteja los recursos naturales y promueva
formas de consumo responsable y solidario.
h. La previsión de acciones de protección en caso de ocurrencia de
desastres ambientales, para preservar el bienestar de las mujeres y
sus hogares.
i. La construcción de alianzas solidarias entre organizaciones de
productoras y organizaciones alternativas de financiamiento y
comercialización.

A MANERA DE CONCLUSIÓN…

Las mujeres podemos cambiar nuestras vidas
Si bien las dificultades que enfrentamos las mujeres siguen siendo muchas,
ha habido cambios positivos importantes que vale la pena destacar. En tal
sentido, se destacan los siguientes cambios:
WW Más mujer tenemos conciencia sobre la necesidad de hacer cambios
en las actuales relaciones de género y disposición personal para
promover tales cambios.
WW Las mujeres hemos avanzado en el reconocimiento y defensa de
nuestros derechos. Muchas mujeres conocen sus derechos y las
leyes que los protegen.

40

WW Cada vez más mujeres tenemos disposición de participar en
organizaciones de mujeres, cooperativas, asociaciones y redes.

EMPODERAMIENTO ECONÓMICO DE LAS MUJERES

WW Cada vez más mujeres valoramos la importancia del aporte que dan
a sus familias, la comunidad y el país, a través del trabajo productivo,
reproductivo y de cuidados.

WW Hemos avanzado en el esfuerzo de mejorar las propias condiciones
de vida y de nuestros hogares.
WW A pesar del peso de la violencia machista, hemos avanzado en
reconocerla y denunciarla y establecer lazos de solidaridad entre
nosotras.
WW Más mujeres estamos participando en el espacio público, realizando
acciones de cabildeo para que nuestras demandas sean tomadas en
cuenta en la formulación de las políticas públicas.
WW Hemos logrado una mayor participación de las mujeres en cargos
directivos de las cooperativas y los sindicatos.

41
WW Hemos avanzado en el logro de una mayor visibilidad del aporte que
damos las mujeres a la economía del país, así como de nuestro papel
como productoras.
WW Más mujeres hemos accedido a la tierra -si bien en pequeñas
proporciones- y desarrollamos actividades productivas que
contribuyen con la autonomía personal. Contamos para ello con
cierta infraestructura, incluyendo equipos y herramientas necesarias
para la producción.
WW Más mujeres hemos avanzado en atender de forma prioritaria nuestras
propias necesidades, cuestionando los mandatos que nos llevan a
dedicar casi todas las energías en el cuidado de los demás.
WW Las mujeres productoras del campo, estamos desarrollando nuevas
formas de producción agroecológica.
WW En algunos casos hemos mejorado nuestros salarios y logrado un
mejor trato en las empresas.
WW Tenemos mayores conocimientos de los derechos sexuales y
reproductivos, incluyendo el uso de métodos anticonceptivos.
WW Más mujeres hemos desarrollado habilidades de liderazgo que nos
habilita para incidir a distintos niveles.
WW Las mujeres contamos con el apoyo y acompañamiento de las
organizaciones de mujeres en el proceso de formulación de
propuestas, acceso a recursos económicos y ampliación de
oportunidades de capacitación técnica y profesional.

Una producción del Movimiento de mujeres
trabajadoras y desempleadas
María Elena Cuadra

2015

CON EL APOYO DE:

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful