Está en la página 1de 3

Historia del espacio habitable

El concepto de espacio habitable a lo largo de la historia ha estado sometido a
una continua reflexión y revisión por profesionales como arquitectos e
historiadores del arte, haciendo notar sus diversas formas de pensamiento, a partir
de la tradición, de la teoría y la cultura arquitectónica del momento del desarrollo
de la obra; influyendo también los usos
políticos y culturales del momento y
todo a la vez influido por los muchos
intentos de definición de espacio dentro
del ámbito de la filosofía, la ciencia y el
arte a lo largo de la Historia. El hombre
por naturaleza siempre busca mejorar
su forma de vivir, y es en la vivienda
-donde el hombre pasa gran parte de su tiempo- en donde la habitabilidad se hace
más

evidente.

La

calidad

del

espacio

arquitectónico,

apariencia

y

acondicionamiento dentro de la vivienda es probablemente lo que más valora el
común denominador de las personas.
El concepto del espacio se ha convertido en una creación histórica, y en cuanto a
la Edad Moderna se refiere, el edificio y el entorno que le rodea ha intervenido de
una manera muy especial en su concepto. Es decir, en su doble dimensión
arquitectónica y urbanística.Es importante las relaciones que se establecen entre
sí y con el entorno que les rodea, actuando como elemento decisivo en la Edad
Moderna para arquitectos y urbanistas a la hora de proyectar sus obras. Así lo
reconocía ya en el Quattrocento Leon Battista Alberti, el primer gran teórico del
Renacimiento, cuando indicaba que "la calle resultaría más bella si todos los
pórticos hechos el mismo modo y los edificios destinados a viviendas, bien
alineados a uno y otro lado,y no más uno que otro...."(De Re Aedificatoria, 1450).
Alberti, también reivindicaba un vínculo entre el edificio y su espacio exterior del
que dependía la creación del espacio urbano. Y esta idea acabó formando parte

La arquitectura creo el espacio idóneo en el que el habitante pueda desenvolverse y transformarlo en algo propio como muestra de su identidad personal. Las obras arquitectónicas se convierten en arquitectura en tanto son habitadas. o conjunto de espacios. es el único arte o técnica capaz de proyectar habitabilidad. Como bien dice la arquitecta Teresa Sapey “La .de una nueva idea de construcción de ciudad a partir de los siglos XV y XVIII. al tener la capacidad de crear espacios donde el ser humano puede expresarse y vivir libremente. La calidad del espacio arquitectónico. El hombre por naturaleza siempre busca mejorar su forma de vivir. La arquitectura. A lo largo de la historia el arquitecto erróneamente ha intentado enseñar a los habitantes cómo vivir los espacios. Un buen arquitecto puede darle vida a un espacio. Al entender a la arquitectura como la herramienta para lograr la habitabilidad del espacio. entendemos que el trabajo del arquitecto está en la correcta interpretación del habitar. apariencia y acondicionamiento dentro de la vivienda es probablemente lo que más valora el común denominador de las personas. Existen varios aspectos básicos para el correcto funcionamiento de una obra arquitectónica. y es en la vivienda -donde el hombre pasa gran parte de su tiempo. pero es el dueño el que tiene que darle el alma y apropiarse de ellos. tales como los biológicos y psicológicos que hacen que el habitante establezca una relación de confort y habite el espacio.en donde la habitabilidad se hace más evidente.

La casa es el espacio privado donde el ser puede ser uno mismo. . construir su propio mundo.casa perfecta es imperfecta”. Tomando lo perfecto dado y transformándolo en su propio imperfecto es el proceso como el habitante vive su espacio.