Está en la página 1de 4

Tonto, tontísimo. Me hubieras convencido, claro.

Sólo una vez dije
Ramón adentro de tu boca, debajo de tu lengua. Ahogada, feliz. Tonto.
Pobrecito. Ahí, en ti, estaba el niño, la criatura. Y tus ojos oscuros, qué
susto, qué estupor. Con esta mano pasé por ellos, los cerré cuando
estaba segura de que era un juego, de que en seguida ibas a abrirlos.
Después no. Alguien los habrá cerrado. Yo no te vi. Es decir, no vi a
Eso que decían que eras tú. Los ojos, Tus Ojos. Es todo el recuerdo, o
casi todo. Me mirabas ansioso. Fue así que empezaste a
convencerme. Ramón tonto. Viejito. Seguramente soy culpable.
¿Quién no lo es? Si hubiera dicho Sí. Pero no podía decirlo. Ahora sí
puedo y para qué sirve. Ahora ya vi la odiosa cara de Hugo cuando
me trajo la noticia. Pero cuando me preguntaste, yo no la había visto,
no sabía que existía. Hugo no es bueno, nunca lo fue. Pero yo no
sabía. Ahora será imposible quererlo, y además será difícil tenerle
piedad. Como ves, todo es una trampa, una cochinada. El Viejo ha
vencido. Pero quién sabe. Tonto, tontísimo, ¿qué nos importa el Viejo?
Ni siquiera tuve tiempo de contarte nada. Todas esas cosas que Hugo
ignora; que no sabrá jamás. Mi verdadera, insignificante vida que
nunca dije a nadie. Cuando en la cuadra había una sola casa, y era la
nuestra, la de mis padres. Cuando yo iba corriendo hasta las rocas y
dejaba colgar mis piernas flacas, y el agua empezaba a crecer y me
mojaba hasta los tobillos, y un frío agradable, cómplice, me subía por
la espalda y se instalaba en la nuca, y yo me ponía a temblar, pero
sin temblor, en una levísima conmoción que era como un goce, el
primero tal vez. No hubo manera de contarte nada. Cuando en los
tiempos de la primera regla, yo cerraba violentamente los ojos y
cruzaba más violentamente aun los brazos sobre el pecho e
inventaba así una noche inexpugnable pero recorrida por
chisporroteos, y entonces comenzaba a volar sin alas, como un bólido
rígido, y sintiendo una fuerte presión en las sienes. Y cuando la
abuela gallega me pasaba la mano, floja pero segura, por la frente, y
yo iba moviendo lentamente la cabeza para que la palma inmóvil
recorriera obligatoriamente mis ojos, mi nariz, mi boca, mis orejas, mi
pescuezo. Y cuando por primera vez vi un hombre desnudo, un pobre
tipo que se ponía los pantalones entre los tamarices, y vomité al
descubrir esa insolente y asombrosa versión del sexo. Y cuando me
recomendaron que no mirara el sol durante el eclipse y yo igual miré,
aunque por las dudas con un solo ojo, y nunca más volví a ver como
antes. Y cuando y cuando y cuando. Nada de eso pude contarte.
Querido. Claro que puedo imaginarte, pero no sirve. No puedes
tocarme y sin embargo mi piel está a la espera. No puedes tocarme
porque no puedo convencer a mi piel, y es horrible. Puedo imaginarte,
claro, en aquella única vez. Parecías tan desesperadamente feliz.
Hubo un instante de silencio, con una confusa crispación de voces allá
abajo en la playa, pero de todos modos era silencio. Hubo un instante
en que estuvimos inmóviles, sin tocarnos. Y ese es el momento que
mejor puedo ahora instalar aquí en el vacío, porque el silencio
concreto, la imagen concreta, son sucedáneos de algo tuyo, pero en
cambio no hay nada que sustituya a tus manos. Y si paso mis propias
manos por mis muslos, por mi cadera, por mi vientre, por mis pechos,

un muñeco y también un inválido. Dormí abrazada hasta los doce años. parricida. dijiste una y otra vez y la frase empezó a salir por altavoces. en una soledad miserable y grotesca. y me contestaste: Si yo no hablé. en unos pobres sacudones de angustia. Sería tan cómodo imaginar que ahora respiras con otro aliento. ¿Por qué no lo mataste? Claro que si lo hubieras hecho. cuando pienso en tus hombros caídos. Ramón. Si pudiera recoger los escasos recuerdos diseminados. estrictamente nada. sólo pretendo un consuelo temporario. además. cerrando los ojos y tratando de convencerme de que son las tuyas.si me recorro con mis manos. y mucho después vino Hugo. y sin embargo me hice la entredormida y simplemente te pregunté: ¿Qué?. Oh. soy un ser normal. demasiado calor. tonto. Espíritu. Y tu voz se introdujo en mi sueño. sé que terminaré en una gran vergüenza. en su inmensa voluntad. esta parece entonces una suerte feroz. Y Hugo sin llanto. alma en pena. Pero. ¿Y ahora? ¿Qué hacer con esta desesperación. y tú no tenías ni me tenías confianza. seguir. Tampoco la tuya fue una buena respuesta. pero no quise que mamá la mandara al taller. Yo estaba alelada. Ramón. antes que saberte esto. mi pobre muñeca tuerta y renga. dosificando sus estremecimientos para que el público. claro que prefería saberte asesino. con esta podredumbre? El Viejo. y seguir. trepado sobre los canteros o apoyado en las lápidas. como un prócer tóxico. resentido. Hasta los doce años dormí abrazada a mi muñeca. Pero sólo una noche dormí abrazándolo. presionando levemente para deshacer los pocos nudos. como un irrisorio monumento. Sería tan cómodo creer en Dios y saber que de algún modo resides en su seno. tontísimo. en su vieja urdimbre. ¿de qué sirven? No soy una morbosa. de chiquilín? Había dos lunares abultados como cicatrices. Ramón. en tu nuca indefensa. Pero quién sabe qué eres. No me importa que después vengan el desencanto y la muerte. en tus piernas fuertes y velludas. ¿Por qué mi palma se ahueca. El Viejo. Tengo que matarlo. Tengo que matarlo. ahora estaría preguntándote con la misma ansiedad: ¿Por qué lo mataste? Al menos no sería una pregunta en el vacío. pero entonces yo estaba despierta. es. tomara buena nota de su dolor de padre conmovidamente famoso. sólo porque lo acontecido fue la desgracia mayor. Iba a pensar Cadáver. y yo me tapaba los oídos pero igual veía cómo los altavoces movían los labios y estaba segura de que siempre repetían lo mismo. Y el Viejo poniéndole una mano despreciativa sobre el hombro cobarde. Eso suele ocurrir cuando uno se pone a comparar la desgracia mayor con la desgracia menor. Fue el perro que le rompió una pierna y se comió el ojo. Tengo que matarlo. sólo porque no fue. Y allá abajo el vello era suave y enredado. Una podía pasar los dedos como un peine. Éramos dos seres débiles y heridos. Soy un ser normal que quiere asirse a algo. en ese sueño donde estaba derrumbándose un tabique y detrás de él había un cielo deslumbrante y atroz. desprendido de . Ramón. con el odio inmóvil sobre los pómulos. que de algún modo era. Claro que la mía no fue una buena pregunta. sola e impotente. O nada. dijiste cuando yo dormía. y yo podía mirarme sin conmiseración. y él apenas dijo: Hace demasiado. en el entierro. dijiste la última vez. un consuelo para la piel.

con la cabeza ahogada por la almohada. pero te quiero. aunque se trate de una sonrisa opaca. Y tomaré por la Rambla y bajaré el vidrio. porque naturalmente hay que vivir y hay que guardar bajo siete llaves el furor por legítimo que sea. Me llevaste. pero con urgencia. aun así. Porque al llegar a La Goleta es casi seguro que no podré soportarlo y estallaré. y vigilaré otra vez el peinado antes de otorgarme el visto buen final. y lo seré ese día. abriendo bien los ojos y apretando los labios hasta lograr una perplejidad desproporcionada a mis orejas. y me pasaré el lápiz por los labios que él. Allí dijiste: Es una barbaridad. Tengo la espesa. a lo mejor puedo así evadirme a una región que no tenga memoria. que será una luz extraña y metálica. con la piel maquillada y sin poros. Y aun dentro de esta desesperación. y por debajo del maquillaje sentiré que tengo arrugas y terribles ojeras y hasta varios proyectos de muecas. Guardar el espanto. pero no puedo. porque es horriblemente inconfortable pensar que. provisto de siglos antes y de siglos después. Y es una lástima. Porque allí me llevó. aquella radio que aturde. sin angustia ni dicha. A lo mejor. a mi boca. el carnet y los cigarrillos. y bajaré al estudio de Hugo y rozaré apenas su mejilla y él me dirá: Me alegro de que estés más animada. Lo soy aquí en la cama. O tal vez sea imposible. Tontísimo. Quién sabe.esta mugre. sino las que sólo están diseñando sus pliegues. y pondré primera. y junto con el furor hay que guardar el espanto. y yo daré vuelta la llave y escucharé el ronquido familiar del motor. escogeré después el collar y los clips que vayan bien con el vestido. desgraciada suerte de ser normal. y el aire me golpeará la cara. que no tenga Ramón. pero estaré tranquila y a pesar de todo sonreiré. y veré si están en la cartera el llavero. o más tarde aun. con sus copas en triángulos secos. o me . esa sirena de los patrulleros. a mis cejas. a mi nariz. si me miro al espejo fijamente. Y acaso todo vaya más o menos bien hasta que me acerque a La Goleta. soy capaz de pensar que dentro de una semana. Porque soy una hembra destruida y solitaria. Pero tampoco. desde abajo. Y le preguntaré si puedo llevar el coche. No sólo las que tengo desde ya. y los árboles quietos. Y sin embargo no podré evitar el recuerdo de otro viaje por la Rambla. nada. Y la nostalgia llegará a mi cabeza como le llega ahora. y él dirá que sí. Guardar el espanto. El aire golpeará en mi cara y mis arrugas existirán. en vez de eso. y elegiré uno. sin convicción. Se acabó la sangre fría. Nunca podré enloquecer. nada. abriré el ropero y miraré todos mis vestidos. con las verjas estriadas como en un aguafuerte. claro que no podrá ser aquel que Ramón me fue quitando. o un mes. y la muchacha sonreirá de lejos y correrá a abrirme el garage. a lo mejor puedo enloquecer. las maldiciones de Hugo. con un pasado que es amarga experiencia necesaria y un futuro que es eternidad sin sobresaltos. claro. y saldré a la luz. eres nada. como un simple poro o como una gran ocasión flotante. apretaré suavemente el acelerador. no hay duda. Sería tan cómodo. oh que él. a lo mejor puedo así inundarme de un zumbido interior que me impida escuchar la letanía de los pésames. que no tenga mi piel acariciada por Ramón. con la cara llorosa escondida en la almohada. Porque soy una hembra destruida. Guardar el espanto. Ni siquiera matarme.

echaré a llorar tan convulsivamente como ahora. y acaso suene un rato largo. como una pobre alarma en el desierto. . o perderé el sentido y mi cabeza caerá sobre el volante. y la bocina empezará a sonar.

Intereses relacionados