Está en la página 1de 2

El hombre de las ratas y la experiencia del ramillete invertido

La experiencia del ramillete invertido “nos permite ilustrar, de modo
particularmente sencillo, el resultado de la estrecha intrincación del mundo
imaginario y del mundo real en la economía psíquica” 1.
Lacan decía en su seminario I, que “en la relación entre lo imaginario y lo
real, y en la constitución del mundo que de ella resulta, todo depende de la
situación del sujeto” y esta situación está caracterizada por el lugar que ocupa
en el mundo simbólico, es decir en el mundo de la palabra. El esquema de los
dos espejos del seminario I, nos ayuda a comprender que la relación simbólica
está dirigida por la voz del otro, esta dirección puede ser homologada a la
inclinación que puede tomar el espejo plano de lo cual dependerá que veamos,
más o menos perfectamente, la imagen. “Digamos que esto representa la difícil
acomodación de lo imaginario en el hombre”.
Podemos decir por lo tanto que la acomodación de lo imaginario, el que
veamos más o menos perfectamente la imagen en el espejo plano, viene dada
por la inclinación de este, que es igual a la posición que tomamos en discurso
del otro.
El caso del hombre de las ratas nos puede servir para intentar ubicar lo
hasta ahora expuesto. En el transcurso del tratamiento, el hombre de las ratas
menciona cierto recuerdo:
“Cuando él era todavía muy pequeño -la datación precisa se pudo obtener,
además, por su coincidencia con la enfermedad mortal de una hermana mayor,
debe de haber emprendido algo enojoso, por lo cual el padre le pegó. Y entonces
el pilluelo fue presa de una ira terrible e insultaba todavía bajo los golpes del
padre. Pero como aún no conocía palabras insultantes, recurrió a todos los
nombres de objetos que se le iban ocurriendo, y decía: «¡Eh, tú, lámpara, pañuelo,
plato!», etc. El padre, sacudido, cesó de pegarle y expresó: «¡Este chico será un
gran hombre o un gran criminal! »”2.
1

Jaques, Lacan. Seminario I, clase 7: La tópica de lo imaginario, 24 de febrero de 1954.
Freud, Sigmund. Obras completas. Ordenamiento de James Strachey. Volumen 10, “A propósito de un
caso de neurosis obsesiva”.
2

pasa mediante construcciones a significantizarse. todo lo que sintió el hombre de las ratas cuando su padre lo castigó. esto es a poner en palabras el goce. la carga libidinal. en este caso pensado. tú. pañuelo. de diversos modos. la cual podemos definir como aquello por lo cual un objeto deviene deseable. en análisis. dentro del esquema del ramillete invertido consideramos la imagen del florero como imaginario. la acción de borrar lo anterior.” Así. El siguiente paradigma que menciona Miller es el de “la significantización del goce”. . y en forma más o menos estructurada. lo cual viene a marcar la posición que toma en el discurso de este: por el lado del padre. aquello que se confunde con esa imagen que llevamos en nosotros. está insertado en lo simbólico. este goce imaginario. es decir el goce. procurando cuidados o preocupándose por los mismos seres queridos –su amada o su padre-. que este goce reside en sus constantes fantasías sobre hacer daño o que les ocurrirá algo a sus seres queridos. en particular. En el hombre de las ratas podemos ubicar. angustia terrible a los golpes e indignación cuando pegaban a sus hermanos. Para este caso podemos decir que el objeto que deviene deseable en el hombre de las ratas en esta escena es hacerle daño a su padre. lámpara. en el cual anota: “…lo imaginario sirve de material a lo simbólico. Jacques-Alain Miller en el artículo “Paradigmas del goce”. a partir de la escena y lo antes mencionado. menciona en la enseñanza de Lacan un primer tiempo que denomina “el goce imaginario”. que no podía poner en palabras: “¡Eh. plato!”. pensamientos que serían repetición de aquel que sintió ante el castigo de su padre. ante la angustia que le provocó la magnitud de su propia ira. aquello que no tenía nombre. el cual se caracteriza por una satisfacción imaginaria. de represor ante un acto prohibido y por el lado del sujeto ubicarse como cobarde. En un segundo momento. sirve de material al síntoma. es decir. actúa sobre él.Ahora bien. de castigador.