El  Mensaje  de  la  
Bandera  de  la  Paz  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ricardo  González  

Centro  Roerich  

 

2  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El  mensaje  de  la  Bandera  de  la  Paz  
@  Ricardo  González  
Segunda  Edición,  Buenos  Aires,  enero  de  2016  
Una  publicación  de  Centro  Roerich  
www.centroroerich.com  
www.facebook.com/centroroerich  
 
Diseño  de  tapa:  www.woohustudio.com  
 
Esta  versión  digital  gratuita  es  una  adaptación  del  libro  impreso.  
“Que  el  mensaje  llegue  a  todos”.  
 

 

3  

 

 
 
 
 
 
 

 

“Aquel  que,  pese  a  todas  las  dificultades  que  lo  agobian,  se  
esfuerza  por  avanzar  en  la  senda  de  la  luz,  cumple  con  la  tarea  
vital  de  la  evolución.  
 
No  podemos  permanecer  inertes.  O  avanzamos  o  tendremos  que  
retroceder  a  disgusto.  
 
Avanzar  significa  crear  con  todos  los  medios  y  posibilidades,  en  
pensamientos  y  acciones,  e  introducir  la  luz  creadora  en  todos  los  
aspectos  de  la  vida...”  

Nikolái  Roerich  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

4  

 
Helena  Roerich,  India,  1930.  

 

5  

 
Nikolái  Roerich,  India,  1937.  

 

6  

Índice  
 
 
 
 
Prólogo  por  Alicia  Rodríguez    
 
 
 
Introducción    
 
 
 
 
 
 
1.  Shambhala      
 
 
 
 
 
2.  La  misión  de  Roerich    
 
 
 
 
3.  El  Pacto  Roerich  por  la  Paz    
 
 
 
 
 
 
 
 
4.  Simbolismo  de  la  Bandera  de  la  Paz  
 
 
5.  El  Código  Roerich    
 
 
 
 
 
 
6.  El  mensaje  de  Roerich  hoy    
 
 
   
7.  La  Madre  del  Mundo:  la  conciencia  de  la  Paz  
 
Addenda:  un  mensaje  de  Paz  recibido  en  el  Altái  
 
Los  tres  enunciados  de  Emuriel  
 
 
 
Bibliografía    
 
 
 
 

 

7  

                       10  
                       14  

                       18  
                       22  
                       44
                       56  
                       70
                       80  
                       95  
                   100  
                   102  
                   103  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Dedicatoria:  
 
Al  Maestro  Nikolái  Roerich,  
 por  sembrar  una  semilla  de  Paz  en  nuestros  corazones...  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

8  

 
 
 
 
 
 
 
 
Agradecimiento:  
 
A  la  Dra.  Alicia  Rodríguez,  portadora  de  la  Bandera  de  la  Paz.  
Gracias  por  llevar  con  tanta  entrega  el  Símbolo  Sagrado  y  por  
depositar  tu  confianza  en  este  servidor.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

9  

Prólogo  

 
 
 
 
 
 
 
Hay  personas  en  el  mundo  que  irradian  alegría,  paz,  humil-­‐‑
dad,   belleza,   fuerza,   eficacia   y   nacen   para   dar   servicio   a   la  
humanidad  con  conciencia  universal.  
 
Ricardo  González,  es  uno  de  estos  seres.  
 
Como  es  su  deseo,  con  gusto  escribo  estas  líneas  para  el  Pró-­‐‑
logo   de   su   libro,   con   la   duda   de   si   será   un   Prólogo   conven-­‐‑
cional.  
 
La  confianza  que  me  inspira  Ricardo  me  ha  llevado  a  contar-­‐‑
le  muchas  cosas  inéditas  sobre  el  mensaje  de  la  Bandera  de  la  
Paz,  que  yo,  tal  vez,  ya  no  tenga  tiempo  de  escribir.  Hechos  
que  sólo  se  hubieran  podido  revelar  con  la  comunión  de  dos  
seres   espirituales   y   que,   gracias   a   una   cercana   amistad,   que  
se   ha   formado   de   una   manera   tan   natural   y   vertiginosa,   co-­‐‑
mo  una  cascada  de  luz,  estos  hechos  inéditos  se  te  van  a  tras-­‐‑
mitir  a  ti,  en  alguna  parte  de  este  libro.  
 
Durante  más  de  30  años,  mis  guías  espirituales  no  me  permi-­‐‑
tieron  decir  lo  que  le  he  comentado  a  Ricardo.  Pero  ha  llega-­‐‑

 

10  

do  el  momento  de  que  tú  también  lo  sepas,  a  través  de  este  
luminoso  ser.  
 
La  presencia  de  los  Maestros,  que  guían  nuestro  camino  con  
una   gran   naturalidad,   ha   sido   un   tema   “tabú”   por   un   largo  
tiempo.  Sin  embargo,  llegará  el  día  en  que  muchos  seres  ten-­‐‑
drán   esa   oportunidad,   y   estarán   capacitados   para   sentirlos,  
oírlos,  olerlos  y  verlos.  Pero  con  una  condición:  conservar  la  
humildad.  
 
La   primera   misión   que   me   dieron   los   Maestros   era   tan   in-­‐‑
creíble,   que   hasta   yo   misma   les   dije   que,   con   todo   respeto,  
consideraba  que  se  habían  equivocado  de  persona  para  la  ta-­‐‑
rea   tan   gigantesca   que   me   proponían:   poner   el   Símbolo   Sa-­‐‑
grado  de  la  Bandera  de  la  Paz  al  unísono  en  todo  el  planeta.  
 
Si  lo  lograba,  empezaría  libremente  la  “Era  del  Agni  del  Cora-­‐‑
zón”,  y  terminaría  la  era  del  intelecto.    
 
Y,  por  fortuna,  se  pudo  lograr:  la  Bandera  de  la  Paz  apareció  
al  unísono  en  todo  el  planeta  en  1986,  gracias  al  satélite  Mo-­‐‑
relos   de   Comunicación   de   México,   país,   cuyo   nombre  es   un  
viejo   mantra   nativo.   Por   alguna   razón   desde   esas   tierras   se  
tuvo  que  irradiar  planetariamente  el  Símbolo  Sagrado.  
 
La  misión  planetaria  ya  lleva  realizándose  30  años.  He  entre-­‐‑
gado   más   de   3.200   Banderas   de   la   Paz   a   gobiernos,   presi-­‐‑
dentes,   alcaldes,   parlamentos,   líderes   espirituales,   institu-­‐‑
ciones  culturales,  pero  la  misión  no  acaba,  continúa.    

 

11  

Algunos   seres   de   luz,   como   Ricardo,   la   continuarán   con   la  
misma  fuerza  que  se  ha  desarrollado  hasta  ahora...  
 
Quiero   en   este   Prólogo,   dar   las   gracias   a   la   Dra.   Ludmila  
Shaposhnikova,  porque  al  poner  en  mis  manos  en  Moscú,  la  
caja   que   contenía   las   cenizas   del   ilustre   artista   Nikolái   Roe-­‐‑
rich,  comprobé  que  mis  contactos  con  él  eran  absolutamente  
reales;   ya   que,   en   la   citada   caja,   no   decía   su   nombre   cono-­‐‑
cido,   sino   un   nombre   clave   que   yo   ya   había   recibido   del  
Maestro,  que  me  entrenó  por  años  en  meditación.  Todo  esto  
era  un  paso  previo  para  llevar  la  Bandera  de  la  Paz.  
 
Amable   lector:   hoy,   llega   a   tus   manos   este   libro,   escrito   por  
un  gran  escritor  y  conferencista,  Ricardo  González.  Miles  de  
personas  saben  de  él  y  de  su  trayectoria.  Y,  en  su  momento,  
llevará  la  Bandera  de  la  Paz  por  el  mundo.  
 
 
 
 
 
Dra.  Alicia  Rodríguez  
Presidenta  del  Comité  Internacional  
de  la  Bandera  de  la  Paz  
Fundado  por  Nikolái  Roerich  
ONG-­‐‑DIP-­‐‑ONU  
www.banderadelapaz.org  

 
 

 

12  

 
Roerich  en  su  estudio,  en  la  India.  

 

13  

Introducción  

 
 
 
 
 
 
 
¿Cómo  empezar?  Conocí  el  mensaje  de  Roerich  a  los  19  años.  
Recuerdo   que   estaba   husmeando   algunos   libros   en   la   vasta  
biblioteca  Rosacruz  de  la  Logia  AMORC  de  Pueblo  Libre,  en  
Lima,   cuando   “tropecé”   con   uno   de   los   textos   del   pintor   y  
explorador   ruso.   Era   “El   Corazón   de   Asia”.   Tocado   por   una  
“flecha   invisible”,   lo   leí   y   me   cautivó   sobremanera.   Desde  
entonces,   el   trabajo   de   Roerich   me   ha   acompañado   por   más  
de  veinte  años.    
 
Hoy  en  día,  en  que  muchos  estudiosos  de  la  obra  de  Roerich  
se   autoproclaman   los   auténticos   conocedores   de   su   legado,  
he  sentido  escribir  este  pequeño  libro  con  la  intención  de  que  
veamos  el  bosque  y  no  sólo  el  árbol:  el  mensaje  que  Nikolái  
quizo  transmitir  a  la  humanidad.    
 
El  pensamiento  místico  de  Roerich,  su  filiación  a  ciertas  fra-­‐‑
ternidades  esotéricas,  y  el  mensaje  de  sus  pinturas  ⎯que  ha  
encendido  mil  y  un  interpretaciones⎯,  no  es  el  objetivo  prin-­‐‑
cipal  de  esta  obra.  La  tarea  está  concentrada  en  presentar  el  
mensaje   de   la   Bandera   de   la   Paz   y   comprender   por   qué   re-­‐‑
surge  en  estos  tiempos  de  crisis.  

 

14  

¿Por  qué  el  ser  humano  puede  ser  tan  violento  contra  sus  se-­‐‑
mejantes?  ¿Por  qué  nos  consumimos  en  los  celos  y  la  envidia  
y   atacamos   a   los   demás?   ¿Es   posible   que   el   odio   y   el   caos  
aprisionen  a  la  humanidad  para  siempre?  ¿Hay  esperanza?  
 
Sí,   hay   esperanza.   Y   no   se   trata   de   un   sueño   romántico   que  
no  pueda  convertirse  en  realidad.  
 
Los   Maestros   ya   lo   han   dicho:   estamos   viviendo   una   etapa  
histórica  en  que  necesitamos  volver  a  nuestro  estado  natural  
de   Paz   ⎯así,   en   mayúscula,   y   la   seguiré   utilizando   de   esta  
forma  a  lo  largo  de  esta  obra⎯.    
 
No  tengo  dudas  en  mi  corazón:  considero  que  el  mensaje  de  
Roerich  sigue  esa  senda  de  cambio,  procurando  recordarnos  
quiénes  somos  a  través  de  la  cultura  de  la  belleza.  Y  cuando  
hablo  de  belleza,  no  me  refiero  a  lo  “estético”,  sino  a  la  pure-­‐‑
za  de  la  vida,  lo  hermoso  y  lo  profundo,  lo  que  cautiva  al  es-­‐‑
píritu  y  lo  desadormece  de  su  letargo.  
 
He  allí  el  mensaje.  
 
Es  el  espíritu  que  sopla  las  velas  de  mi  barco...  
 
 
 
 
Ricardo  González  
 

 

15  

 
“Sophia:  la  sabiduría  del  Todopoderoso”.  Roerich,  1931.  
 
El  cuadro  parece  reprentar  al  último  Rey  de  Shambhala:  Rudra  
Chakrin,  quien  se  muestra  cabalgando  sobre  el  lomo  de  Lung-­‐‑Tah,  
el  caballo  blanco  de  los  vientos,  mientras  porta  en  medio  del  fuego  
el  Símbolo  Universal  de  Chintamani  o  “Bandera  de  la  Paz”.  

 
 
 
 

 

 

16  

 
“El  mensajero”,  1946.  

 

17  

 

Shambhala    

 
 
 
 
 
 
 
De  acuerdo  a  viejas  leyendas  orientales,  hace  miles  de  años,  
en   una   época   perdida   de   la   historia   humana,   un   centro   de  
Paz   fue   fundado   en   algún   lugar   de   Asia   Central.   Treinta   y  
dos  seres  de  sabiduría  habían  elegido  el  desierto  de  Gobi  en  
Mongolia  como  el  escenario  de  su  misión:  equilibrar  la  pug-­‐‑
na  de  fuerzas  en  la  Tierra.  
 
Shambhala,  para  muchos  occidentales,  es  un  mito.  Pero  para  
los   lamas   es   una   realidad   oculta.   Un   misterio   que   atrajo   el  
interés  de  Nikolái  Roerich  ⎯“Nicholas”,  en  inglés⎯.  El  céle-­‐‑
bre  pintor,  explorador  y  humanista  ruso  redescubrió  el  men-­‐‑
saje  de  Shambhala  durante  sus  expediciones  al  Altái,  Gobi  y  
los  Himalayas.  Supo  que  no  era  una  quimera,  sino  una  ver-­‐‑
dad  esquiva  que  puede  manifestarse  ante  los  sinceros  busca-­‐‑
dores.  
 
En  uno  de  sus  libros,  que  ya  mencioné,  “El  Corazón  de  Asia”,  
Roerich  escribió:  
 
“Quien   ha   viajado   por   las   extrañas   altiplanicies   del   Tíbet,   cuya  
atmósfera   tiene   corrientes   magnéticas   peculiares   y   raros   fenóme-­‐‑

 

18  

nos   eléctricos   y   ha   escuchado   a   testigos   presenciales   y   ha   visto  
también  mucho  con  sus  propios  ojos,  como  nos  ocurrió  a  nosotros,  
comprende   que   sabe   mucho   acerca   de   los   Mahatmas.   No   quiero  
persuadir  a  nadie  de  la  existencia  de  éstos.  Muchísima  gente  los  ha  
visto,  ha  conversado  con  Ellos,  ha  recibido  cartas  y  otros  objetos  de  
Ellos...   El   verdadero   conocimiento   sólo   ha   de   entrar   por   puertas  
abiertas.   Si   hay   prejuicios,   deberán   ser   desarraigados   por   brotes  
interiores...”  

 
Roerich   se   refiere   a   los   “Maestros”   o   “Emisarios”   de   Sham-­‐‑
bhala,   la   ciudad   de   Paz   que   ramificó   su   espíritu   por   toda  
Asia  y,  más  tarde,  en  el  mundo  entero.  Supuestamente,  esos  
“Mahatmas”   contactarían   al   propio   Roerich   para   impulsar  
una   misión   de   Paz   planetaria,   inspirada   en   Chintamani,   el  
Símbolo  Cósmico  Universal  que  los  treinta  y  dos  seres  de  sa-­‐‑
biduría  trajeron  a  la  Tierra.  
 
Este   misterio   en   torno   a   Roerich   ha   irritado   a   algunos   estu-­‐‑
diosos   de   su   obra,   que   han   intentado   negar   la   existencia   de  
los  Maestros  y  la  posible  influencia  de  ellos  en  la  misión  de  
la   Bandera   de   la   Paz.   Pero,   aunque   les   pese,   Roerich   dejó  
muchos   relatos   y   claves   en   sus   pinturas   que   ponen   en   evi-­‐‑
dencia  el  escenario  cósmico  en  el  cual  se  movió.  
 
Por   citar   un   ejemplo,   Roerich   describió   en   su   libro   de   viaje  
que   el   5   de   agosto   de   1926,   la   expedición   fue   testigo   de   un  
avistamiento  ovni:  
 
“Nos   miramos   unos   a   otros   azorados,   porque   todos   sentimos   si-­‐‑
multáneamente   un   fuerte   perfume,   como   de   los   mejores   inciensos  

 

19  

de   la   India.   ¿De   dónde   viene,   rodeados   como   estamos   de   peñas  
desnudas?  Los  lamas  susurraban:  
 
⎯¿No  sienten  la  fragancia  de  Shambhala?  
 
Mañana  de  Sol,  sin  nubes:  el  cielo  azul  resplandece.  Por  encima  de  
nuestro   campamento   vuela   un   enorme   buitre   negro.   Nuestros  
mongoles   y   nosotros   lo   observamos.   De   pronto   uno   de   los   lamas  
buriatos  apunta  al  cielo  azul:  
 
⎯¿Qué  es  eso?  ¿Un  globo?  ¿Un  aeroplano?  
 
Advertimos  algo  brillante  que  vuela  muy  arriba,  de  noreste  a  sur.  
Sacamos  de  la  carpa  tres  poderosos  anteojos  de  campaña,  y  los  di-­‐‑
rigimos  hacia  el  gigantesco  cuerpo  esferoide  y  brillante,  que  se  des-­‐‑
taca  contra  el  Sol,  claramente  visible  sobre  el  cielo  azul  y  que  avan-­‐‑
za  velozmente.  Vemos  enseguida  que  cambia  de  dirección  al  sud-­‐‑
sudeste  y  desaparece  tras  los  picos  nevados  de  la  cadena  de  Hum-­‐‑
boldt.  Todos  los  acampantes  seguimos  la  aparición  inusitada  y  los  
lamas  susurraban:  
 
⎯¡El  signo  de  Shambhala!”  
 

 
Algunos   desinformadores   quisieron   minimizar   esta   expe-­‐‑
riencia  afirmando  que  la  expedición  de  Roerich  vio  un  globo  
metereológico.   Ridículo.   El   objeto   se   movía   velozmente,   ha-­‐‑
ciendo  cambios  de  rumbo...  Y  las  personas  que  allí  se  encon-­‐‑
traban   tuvieron   tiempo   suficiente   para   estudiar   el   avista-­‐‑
miento   con   sus   catalejos.   De   hecho,   en   el   campamento,   ubi-­‐‑
cado   en   el   distrito   de   Kukunor,   cerca   de   la   cordillera   Hum-­‐‑

 

20  

boldt,  había  guías  y  escaladores  muy  bien  entrenados.  Pocos  
saben  que  la  policía  soviética  había  propuesto  al  reconocido  
doctor  Konstantin  Ryabinin  para  sumarse  a  esta  expedición,  
y   fue   así   como   él   también   observó   al   aparato   volador   de  
1926.  
 
“Un  signo  de  Shambhala”,   le   dijeron   los   lamas   a   Roerich   ante  
la  aparición...  
 
¿Qué   fuerza   incomprensible   “guiaba”   o   “proteguía”   la   mi-­‐‑
sión  del  pintor  y  humanista  ruso?  ¿Era  la  invisible  Jerarquía  
asociada  al  misterio  de  Shambhala?  Como  fuese,  más  allá  de  
estos   misterios,   la   historia   de   Shambhala   va   más   allá   de   los  
fenómenos.   Para   los   iniciados   representa   hallar   el   equilibrio  
en  el  silencio  y  la  paz.  No  en  vano,  ése  es  el  significado  de  su  
nombre:  “Lugar  de  paz,  lugar  de  silencio”.  
 
Hay   un   consenso   en   esto:   más   allá   de   la   discusión   sobre   la  
naturaleza  de  Shambhala  ⎯si  es  un  lugar  físico  o  espiritual,  
o   sólo   un   símbolo⎯,   lo   poderoso   está   en   su   mensaje.   Un  
mensaje  que  nos  invita  a  redescubrir,  en  nuestro  propio  ser,  
ese  lugar  de  paz  y  de  silencio.  
 
Shambhala   representa,   pues,   un   lugar   de   pureza   y   de   belle-­‐‑
za,  como  el  interior  de  cada  ser  humano.  
 
Ese  será  el  cimiento  de  la  obra  de  Roerich.  
 
 

 

21  

La  Misión  de  Roerich  

 
 
 
 
 
 
Nikolái   Konstantínovich   Roerich   nació   en   San   Petersburgo,  
Rusia,  el  9  de  octubre  de  1874.  Fue  un  ilustre  humanista,  pin-­‐‑
tor,   explorador   y   escritor.   Sin   duda,   uno   de   los   personajes  
más   misteriosos   e   influyentes   de   su   época.   Pero,   ¿qué   lo  
llevó  hacia  el  mundo  del  arte?  ¿Cómo  nació  su  expedición  en  
pos  de  los  confines  del  mundo?  ¿Antes  de  su  expedición  ya  
había  tenido  noticias  de  los  Maestros  de  Shambhala?  
 
Roerich  era  hijo  de  un  importante  notario  de  origen  escandi-­‐‑
navo.   Su   madre,   por   lo   que   sabemos,   pertenecía   a   una   anti-­‐‑
gua  familia  de  la  nobleza  rusa.  Por  deseo  de  su  padre,  asegu-­‐‑
ran   sus   biógrafos,   Nikolái   inició   los   estudios   de   Derecho   en  
1883.   Pero   paralelamente   ingresó   en   la   Academia   de   Bellas  
Artes  de  su  ciudad  natal.  El  arte  se  convertiría  en  su  princi-­‐‑
pal  herramienta  de  expresión.  
 
Desde  1885,  fue  alumno  del  taller  del  famoso  pintor  ruso  Ar-­‐‑
jip  Ivánovich  Kuindzhi.  En  aquellos  años  tuvo  distintos  acer-­‐‑
camientos   con   los   personajes   más   destacados   de   la   cultura  
rusa,  como  V.  V.  Stásov,  I.  E.  Repin,  N.  A.  Rimsky-­‐‑Kórsakov,  
D.  V.  Grigoróvich  y  S.  P.  Diáguilev.  
 

 

22  

Ya  en  sus  años  estudiantiles,  Roerich  llega  a  ser  miembro  de  
la  Sociedad  Arqueológica  Rusa  y  realiza  muchas  exploracio-­‐‑
nes  en  las  provincias  de  Petersburgo,  Pskov,  Nóvgorod,  Ya-­‐‑
roslavl,  Tver    y  Smolensk.  
 

 
Nikolái  Roerich  a  los  19  años.  
1893,  San  Petersburgo.  
Museo  Roerich  de  Nueva  York.  

 

23  

A   la   edad   de   veinticuatro   años,   Nikolái   llega   a   ser   asistente  
del   director   del   museo   adjunto   a   la   Sociedad   Imperial   Esti-­‐‑
muladora   de   las   Artes   y,   al   mismo   tiempo,   asistente   del   re-­‐‑
dactor   de   la   revista   artística   “Las   Artes   y   la   Industria   Artísti-­‐‑
ca”.  Tres  años  más  tarde,  ocupa  el  puesto  del  secretario  de  la  
Sociedad  Imperial  Estimuladora  de  las  Artes.  Su  talento  e  in-­‐‑
teligencia  le  abrían  todas  las  puertas.  
 
En  1901,  se  casa  con  Helena  Ivanovna,  su  gran  compañera  de  
viajes   espirituales.   Con   ella   fundará,   en   1930,   la   “Agni   Yoga  
Society”,   inspirada   en   los   sabios   que   conocerían   en   oriente.  
Helena  era  una  mujer  muy  culta,  y  según  afirman  quienes  la  
conocieron,   de   enorme   sensibilidad   psíquica.   Interesada   en  
los  conocimientos  místicos  y  esotéricos  del  rosacrucismo  y  la  
Teosofía,  tradujo  del  ruso  al  inglés  la  “Doctrina  Secreta”,  mo-­‐‑
numental  obra  de  su  coterránea  Helena  Petrovna  Blavastky.  
Los   Roerich   navegaron   siempre   entre   la   ciencia,   el   arte   y   el  
misticismo.  Ello  les  granjeó  todo  tipo  de  amistades  y  contac-­‐‑
tos   para   la   corpulenta   tarea   que   estaban   iniciando   con   el  
mensaje  de  la  Bandera  de  la  Paz.  
 
Hay   que   subrayar   que   Nikolái   Roerich   fue   un   hombre   muy  
respetado  en  su  tiempo.  Entre  otros  personajes,  hizo  amistad  
con   Rabindranath   Tagore   en   Londres;   y   con   Albert   Einstein  
en  los  Estados  Unidos  —con  quien  mantuvo  una  fiel  corres-­‐‑
pondencia  hasta  el  fin  de  sus  días—.  Además,  fue  un  impor-­‐‑
tante   colaborador   de   Igor   Stravinsky   en   “Los   Ritos   de   la   Pri-­‐‑
mavera”.  
 

 

24  

El   reconocido   escritor   Maksim   Gorki   lo   definió   como   “El  
intuitivista   más   grande   del   siglo”,   ya   que   Roerich,   en   vís-­‐‑
peras   de   la   Primera   Guerra   Mundial,   expresó   con   sus   cua-­‐‑
dros,  llenos  de  símbolos,  sus  presentimientos  de  guerra:  a  es-­‐‑
ta  serie  pertenecen  lienzos  como  “Ángel  Último”,  “Resplan-­‐‑
dor”,  “Obras  humanas”,  entre  otros.  En  ellos  se  representa  la  
lucha  entre  la  luz  y  la  oscuridad  y  la  decisión  del  hombre.  
 

 

 
“El  último  ángel”,  1912.  

 
Roerich   había   “anticipado”   la   primera   conflagración   mun-­‐‑
dial.  ¿“Intuitivista”,  como  señaló  Gorki?  ¿O  un  “mensajero”?  
 

 

25  

Fue  en  1920  cuando  Nikolái  Roerich  recibe  una  carta  del  di-­‐‑
rector   del   Instituto   de   Artes   de   Chicago.   Era   una   invitación  
para   organizar   una   gira   con   exposiciones   por   treinta   ciuda-­‐‑
des   de   los   Estados   Unidos.   Así,   en   Norteamérica,   Roerich  
fundará   diversas   organizaciones   culturales.   Luego,   en   no-­‐‑
viembre   de   1921,   en   Nueva   York,   se   establece   el   “Maestro-­‐‑
Instituto   de   Artes   Unidas”,   cuyo   propósito   fundamental   fue  
realizar  un  acercamiento  mutuo  de  los  pueblos  a  través  de  la  
cultura  y  el  arte.  Eran  los  pasos  previos  de  una  misión.  
 
Determinando  las  tareas  del  Instituto,  Roerich  escribió:  
 
“El  arte  unirá  a  la  Humanidad.  El  arte  es  uno  e  irrepartible.  El  arte  
tiene  muchas  ramas  y  una  sola  raíz…  Cada  uno  percibe  la  verdad  
de   la   belleza.   En   la   belleza   estamos   unidos,   por   la   belleza   oramos,  
con   la   belleza   conquistaremos.   Para   todos   deben   ser   accesibles   y  
abiertas  las  puertas  de  la  fuente  sagrada.  La  luz  del  arte  iluminará  
los   innumerables   corazones   con   un   amor   nuevo.   En   un   principio,  
este  sentido  vendrá  desapercibido,  pero  más  tarde  este  sentido  lim-­‐‑
piará  toda  la  conciencia  humana.  Cuántos  corazones  jóvenes  están  
buscando   algo   bello   y   auténtico.   Dádselo,   pues.   Dadle   el   arte   al  
pueblo,  que  el  arte  le  pertenece”.  
 
 (Nikolái  Roerich,  “Sobre  el  Arte”).  
 
 
El  pensamiento  de  Roerich  en  relación  al  arte  y  la  espirituali-­‐‑
dad  ya  estaba  definido  desde  antes  de  iniciar  su  renombrada  
expedición  a  Asia  Central.  

 

26  

Su  viaje  en  pos  de  parajes  secretos  que  susurran  la  existencia  
de  Shambhala  fue  sólo  la  definición  de  su  enorme  tarea.  
 
 
La  expedición    
 
Los   estudiosos   de   la   vida   de   Roerich   sostienen   que   la   venta  
de   sus   cuadros,   los   honorarios   por   el   diseño   de   los   espectá-­‐‑
culos  teatrales  y  numerosas  publicaciones,  así  como  los  bene-­‐‑
ficios   que   habían   ingresado   de   las   organizaciones   sociales,  
culturales  y  de  ilustración  que  actuaban  en  los  Estados  Uni-­‐‑
dos  de  América,  le  dieron  la  posibilidad  de  realizar  su  gran  
expedición  científica  a  través  de  Asia  Central.  Otros,  piensan  
que  este  viaje  fue  financiado  por  autoridades  de  los  Estados  
Unidos  que  tenían  un  profundo  interés  en  el  mito  de  Sham-­‐‑
bhala  y  la  cultura  oriental.  
 
Como  haya  sido,  el  2  de  diciembre  de  1923,  Roerich  y  su  fa-­‐‑
milia   llegan   a   la   India.   Allí   empezará   la   ruta   de   la   expedi-­‐‑
ción:  
 
“Además  de  nuestras  tareas  artísticas  en  la  expedición—anotó  más  
tarde   Roerich—,   teníamos   intención   de   conocer   en   qué   estado   se  
encuentran  los  monumentos  antiguos  de  Asia  Central,  observar  la  
situación  actual  de  la  religión,  de  las  costumbres  y  encontrar  hue-­‐‑
llas   de   las   grandes   migraciones   de   los   pueblos.   Esta   última   tarea  
desde  hace  mucho  me  tiene  pendiente”.  

 
 

 

27  

 

 

 
 

 

 
Mapa  de  la  expedición  Roerich.  La  línea  negra  marca  el  largo  recorrido  a  
través  de  los  misterios  de  Asia  Central.  

28  

La   ruta   complicadísima   de   la   expedición   pasó   por   Sikkim,  
Cachemira,   Ladak,   China   (Sinkiang),   Rusia   —visitando   las  
montañas  del  Altái  en  Siberia—,  Mongolia  y  Tíbet.  La  inves-­‐‑
tigación  duró  desde  marzo  de  1925  a  mayo  de  1928.    
 
Por   los   peligros   de   la   ruta   y   por   lo   rico   de   los   materiales  
coleccionados,  esta  iniciativa  mereció  un  lugar  especial  entre  
las  expediciones  más  grandes  del  siglo  XX.  Como  un  detalle  
informativo,   cabe   señalar   que   durante   los   años   de   la   expe-­‐‑
dición   fueron   realizadas   investigaciones   arqueológicas   y   et-­‐‑
nográficas  en  las  partes  no  conocidas  de  Asia.    Hay  que  decir  
que  se  puso  en  los  mapas,  con  precisión,  decenas  de  cimas  en  
esas  corpulentas  montañas;  fueron  descubiertos  manuscritos  
de   gran   trascendencia   histórica   y   descritas   muchas   costum-­‐‑
bres   locales;   así   mismo,   fueron   escritos   libros   como   el   ya  
citado   “El   Corazón   de   Asia”   y   “Altái-­‐‑Himalaya”,   y   pintados,  
aproximadamente,  unos  quinientos  cuadros  que  reflejaron  el  
hermoso  como  salvaje  paisaje  que  enfrentó  la  expedición.  
 
Y  un  dato  de  color:  se  sabe  que  en  este  largo  viaje,  en  algu-­‐‑
nos   de   sus   tramos   y   por   varios   meses,   Nikolái   tuvo   hasta  
cien  personas  en  la  “caravana”.  Muchas  de  estas  personas  y  
animales   de   carga   perecieron   por   el   frío   y   el   hambre.   Los  
Roerich  sobrevivieron...  
 
La  recordada  Ludmila  V.  Shaposhnikova,  que  conocí  breve-­‐‑
mente  durante  mi  visita  al  Museo  Roerich  de  Moscú  —era  su  
directora;   falleció   el   24   de   agosto   de   2015—,   realizó   el   viaje  
de  los  Roerich,  por  etapas,  durante  varios  años.  En  esa  enor-­‐‑

 

29  

me  faena  logró  una  gran  documentación  fotográfica  que  de-­‐‑
mostró   que   los   paisajes   pintados   por   Nikolái   en   Asia   eran  
reales  y  no  inexistentes  como  algunos  detractores  llegaron  a  
sostener.  
 
Pero   Roerich   no   sólo   tuvo   que   enfrentarse   al   clima   salvaje  
del  Gobi  o  los  Himalayas.  Tribus  violentas  amenazaron  más  
de   una   vez   a   su   expedición.   No   obstante,   el   creador   de   la  
Bandera  de  la  Paz  siempre  lograba  sortear  el  peligro.  A  veces  
ayudado  por  la  aparición  repentina  de  un  misterioso  mensa-­‐‑
jero:  
 
 
“...Una  tarde  llegó  a  nuestras  carpas  a  todo  galope  un  mongol,  ves-­‐‑
tido  con  extraordinaria  riqueza.  Su  traje  bordado  de  oro  y  su  gorro  
amarillo   con   borlas   rojas   impresionaban   bastante.   Penetró   rápida-­‐‑
mente   en   la   carpa   más   próxima,   que   era   la   de   nuestro   médico,   y  
hablando   precipitadamente,   le   dijo   que   era   amigo   nuestro   y   que  
venía  a  avisarnos  que  en  el  Paso  de  Neiji  cincuenta  jinetes  enemi-­‐‑
gos   nos   aguardaban.   Nos   aconsejó   que   avanzáramos   cautelosa-­‐‑
mente   y   que   enviásemos   por   delante   una   patrulla.   Se   fue   con   la  
misma  presteza  con  que  llegara,  a  todo  galope,  sin  revelar  su  nom-­‐‑
bre.   Mientras   oíamos   los   relatos   acerca   de   los   panagis   y   los   go-­‐‑
lokes,  nos  acordábamos  de  esta  inesperada  advertencia  amistosa.  
 
Al  siguiente  día  encontramos  tres  mongoles  muertos  y  la  osamenta  
de  un  caballo  en  el  camino...”  (“El  Corazón  de  Asia”,  Roerich).  

 

30  

 
Imágenes  de  la  dura  expedición  Roerich  en  Tíbet,  1927  (RM  NY).  

 

31  

 
Tíbet,  1927  (RM  NY).  

 

32  

 
Roerich  en  Ulaan  Baator,  Mongolia,  1927  (RM  NY).  

 

33  

 

 
Arriba:  Kampa  Dzong,  Tíbet,  1928  (RM  NY).  
 

 
En  ese  largo  y  “guiado”  viaje  por  Asia  Central  Roerich  defi-­‐‑
nió   su   misión.   El   espíritu   ancestral   de   Shambhala   y   sus  
“maestros  invisibles”  le  abrazaron  en  cada  paso.    
 
En  su  diario  de  viaje  escribió:  
 
“Si   me   preguntaran   cuál   fue   la   más   sublime   entre   las   innumera-­‐‑
bles   impresiones   que   recibí   en   el   viaje,   respondería   sin   vacilar:  
¡Shambhala!”  
 
¿Roerich  se  vio  cara  a  cara  con  los  “Mahatmas”  en  su  viaje?  
¿”Ellos”  le  entregaron  las  indicaciones  finales  de  su  misión?  

 

34  

En   Altái,   como   ya   adelanté   páginas   atrás,   Roerich   habría  
tenido  un  encuentro  con  aquellos  esquivos  mensajeros  que  le  
revelaron   el   secreto   de   Chintamani:   el   poderoso   Símbolo  
Universal  que  empleará  para  diseñar  la  “Bandera  de  la  Paz”.  
También  sabemos  que  ya  tenía  un  vínculo  con  esos  esquivos  
hombres   de   sabiduría   desde   antes   de   iniciar   su   expedición  
científica  a  Asia  Central.  Por  ello  el  Pacto  Roerich  no  habría  
surgido   sólo   de   un   interés   personal   de   Nikolái.   Sus   ideas   y  
visión  del  mundo  fueron  apoyadas  por  ese  Colegio  Invisible  
que  puede  ser  advertido  en  el  mensaje  esotérico  de  sus  cua-­‐‑
dros.  
 
Lo  veremos  en  las  próximas  páginas.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

35  

 

 

Arriba,  Nikolái  y  Helena  Roerich  en  el  Altái,  1927.    
Abajo,  Ricardo  González  en  el  mismo  lugar,  87  años  después.  
 

 

 

36  

 
 
Ricardo  González  y  Sol  Sanfelice  con  la  Bandera  de  la  Paz  
 en  el  lago  Akkem,  al  pie  del  Belukha,  Altái,  2014.  

 

37  

 

 

 
Yarlu,  el  centro  sagrado  del  Altái.  Foto:  R.  González.  

 

38  

 
Ricardo  González  en  el  desierto  de  Gobi,  Mongolia.  
 Expedición  del  año  2007.  

 

 

 

39  

 

 

 
El  autor  en  Benarés,  la  ciudad  sagrada  del  río  Ganges,  India.  

 

40  

 

 

 
El  autor  en  Katmandú,  Nepal,  tierra  de  los  Himalayas.  

 

41  

 

 
 

 

 “Lotus”,  1933.  

“¿Cómo,  entonces,  puede  relacionarse  el  mundo  de  Roerich  de  su-­‐‑
til  espiritualidad  e  idealismo  con  el  mundo  de  hoy,  que  parece  un  
torbellino   de   pasiones   fragmentadas   e   instituciones   decadentes?  
Precisamente   en   momentos   como   éstos,   las   personas   se   vuelven  
hacia   las   ideas   que   les   recuerdan   que   los   conflictos,   el   odio   y   la  
destrucción   son   manifestaciones   superficiales,   que   existe   una   rea-­‐‑
lidad   permanente   e   infinita,   cuya   comprensión   puede   neutralizar  
las  fuerzas  centrífugas  que  trabajan  para  despedazar  el  mundo...”  
 
 
Daniel  Entin,  Director  del  Museo  Roerich  de  Nueva  York.  
Tomado  de  su  Prefacio  a  la  edición  española  de  “Shambhala”.  
(Grupo  Libro,  Madrid,  1992).  
 
 

 

42  

 
“Flor  de  fuego”,  1924.  

 

La  búsqueda  de  lo  secreto...  

 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

43  

 

El  Pacto  Roerich  por  la  Paz  
 
 
 
 

 
 
En   todas   partes   Nikolái   fue   recibido   como   un   visionario   de  
los  nuevos  tiempos.  Inspiró  a  muchos  con  su  idealismo,  sen-­‐‑
tido   de   la   belleza   y   creencia   en   un   futuro   de   esperanza.   Su  
creatividad,  optimismo,  humanismo  y  universalismo,  “sacu-­‐‑
dió”  a  hombres  de  estado  y  líderes  religiosos,  que  lo  adopta-­‐‑
ron  como  instructor  e  inspirador.  
 
Roerich,   desde   1904,   había   empezado   a   germinar   la   idea   de  
proteger   los   logros   artísticos   y   científicos   de   la   humanidad.  
Fue   luego   de   recorrer   con   su   esposa   Helena   alrededor   de  
cuarenta  ciudades  rusas,  en  las  cuales  pudo  ver  el  estado  de  
desprotección   y   abandono   de   muchos   de   los   monumentos  
antiguos.  Ello  le  motivó  a  escribir  a  la  Sociedad  de  Arquitec-­‐‑
tos  de  Rusia,  a  quienes,  en  líneas  generales,  les  dijo:  
 
 “El  verano  pasado  tuve  la  ocasión  de  contemplar  mucho  de  nues-­‐‑
tra  antigüedad  y  el  poco  verdadero  amor  por  ella”.  
 
Los  años  siguientes  fueron  abundantes  de  nuevos  esfuerzos  
por   hacer   comprender   a   las   autoridades   la   importancia   de  
preservar  el  legado  del  genio  humano.  
 

 

44  

Finalmente,  en  1929,  luego  de  su  viaje  místico  y  científico  por  
Asia   Central   —en   donde,   como   ya   dijimos,   Roerich   habría  
recibido   el   “encargo”   de   los   Mahatmas   para   promover   el  
mensaje   de   Chintamani—,   se   lanza   desde   Nueva   York   la  
propuesta  de  “El  Pacto  y  la  Bandera  de  la  Paz”,  un  tributo  a  
preservar  la  cultura  y  el  humanismo  más  allá  de  las  fronteras  
y  distinciones  geográficas.  Un  año  más  tarde  de  haberse  da-­‐‑
do  a  conocer,  la  cruzada  espiritual  de  Roerich  es  recibida  por  
la  Sociedad  de  las  Naciones  —prototipo  de  la  actual  ONU—,  
consiguiendo   la   aprobación   entusiasta   de   figuras   políticas   y  
culturales  de  la  talla  de  Alberto  I  Rey  de  Bélgica,  del  premio  
Nobel   Rabindranath   Tagore,   de   Maurice   Maeterlink,   y   del  
Presidente   de   los   Estados   Unidos,   Franklin   D.   Roosevelt.  
Este  proyecto  estipulaba  que  todas  las  instituciones  educati-­‐‑
vas,  artísticas,  científicas  o  religiosas,  así  como  todos  los  edi-­‐‑
ficios   que   poseyeran   un   significado,   o   valor   cultural   o   his-­‐‑
tórico,  debían  ser  reconocidos  como  centros  inviolables  y  res-­‐‑
petados  por  todas  las  naciones,  tanto  en  tiempos  de  Paz  o  de  
guerra.  Con  este  objetivo  se  estableció  un  tratado  que  tenía  la  
finalidad  de  ser  ratificado  por  todas  las  naciones  del  mundo.  
 
Fue   de   tal   aceptación   el   Pacto   por   la   Paz   de   Roerich,   que   el  
15  de  abril  de  1935  era  firmado  en  la  Casa  Blanca  con  repre-­‐‑
sentantes  de  21  gobiernos  de  toda  América,  entre  ellos:  
 
Argentina,  Bolivia,  Brasil,  Chile,  Colombia,  Costa  Rica,  Cuba,  
República   Dominicana,   Ecuador,   El   Salvador,   Guatemala,  
Haití,  Honduras,  México,  Nicaragua,  Panamá,  Paraguay,  Pe-­‐‑
rú,  Estados  Unidos,  Uruguay  y  Venezuela.  

 

45  

 
 
Roosevelt,  cuando  hizo  su  discurso  durante  la  firma  del  Pac-­‐‑
to  Roerich,  declaró:  
 
“En   la   apertura   de   este   pacto   para   la   unión   de   las   naciones   del  
mundo  nos  estamos  esforzando  para  que  la  aplicación  universal  de  
uno   de   los   principios   fundamentales   sea   la   preservación   de   la   ci-­‐‑
vilización   moderna.   Este   tratado   posee   un   significado   espiritual  
mucho  más  profundo  que  el  texto  del  propio  instrumento.”  
 
Hay  que  reconocer  que  el  “Pacto  Roerich”  fue  posible  gracias  
a  una  figura  muy  importante,  que  designó  el  propio  Nikolái  
para  sellar  la  tarea:  Frances  Ruth  Grant  (1896-­‐‑1993),  periodis-­‐‑
ta  y  crítica  de  música,  una  mujer  culta  con  dominio  de  varios  
idiomas,   pero   por   encima   de   todo,   un   alma   comprometida  
con   el   mensaje   de   la   Bandera   de   la   Paz.   Grant   provenía   de  
una   familia   con   poderosos   recursos   económicos,   situación  
que  le  permitió  viajar  por  todo  el  mundo,  especialmente  La-­‐‑
tinoamerica,  en  donde  se  entrevistó  con  distintos  presidentes  

 

46  

y  hombres  de  la  política.  Fue  la  base  para  que  Latinoamérica  
sea  la  protagonista  del  “Pacto  Roerich”.    
 
Helena  Roerich  escribió  al  respecto:  
 
“…A  propósito,  yo  creo  en  el  futuro  de  Sudamérica;  su  potencial  es  
grande   y   en   la   caldera   de   su   lucha   sus   países   adquirirán   poder   y  
encontrarán   su   propio   elevado   camino.   ¿No   fueron   ellos   los   pri-­‐‑
meros  en  apoyar  la  gran  idea  de  la  Bandera  de  la  Paz  y  el  Pacto  pa-­‐‑
ra   conservar   los   tesoros   del   genio   humano?   Ellos   entendieron   el  
gran   significado   educacional   del   Pacto   y   de   la   Bandera   de   la   Paz  
para   las   generaciones   venideras,   cuyas   conciencias   deben   pre-­‐‑
pararse   desde   la   niñez   para   que   entiendan   el   valor   irremplazable  
de  los  tesoros  de  la  creatividad  humana.  Sólo  con  ese  entendimien-­‐‑
to   y   cuidado   hacia   los   conceptos   y   valores   superiores,   podemos  
conquistar  el  animal  en  nosotros  y  la  aspereza  inherente  en  este  es-­‐‑
tado…”.  
Escrito  de  Helena  Roerich  
17  de  octubre  de  1935  
Extraído  de  “Cartas  Helena  Roerich”  (1935-­‐‑1939).  

 
 
Roerich   diseñó   el   símbolo   de   este   pacto,   que   será   conocido  
como  “La  Bandera  de  la  Paz  y  de  la  Cultura”:  una  circunferen-­‐‑
cia  magenta  conteniendo  tres  círculos  encarnados  del  mismo  
color  sobre  fondo  blanco.  Este  símbolo  sagrado  se  encuentra  
en  muchas  civilizaciones  y  culturas  del  mundo  antiguo.  
 
No   fue   elegido   al   azar.   Es   un   símbolo   cósmico   del   cual   ha-­‐‑
blaremos  más  adelante.  

 

47  

 
 
Texto  del  Pacto  Roerich  de  la  Paz  
 
 
Protección  de  instituciones  artísticas  y  científicas  y  de  monumen-­‐‑
tos  históricos.  
 
Tratado  entre  los  Estados  Unidos  de  América  y  las  otras  repúblicas  
americanas.  
 
Las  Altas  Partes  Contratantes,  animadas  por  el  propósito  de  
dar   expresión   convencional   a   los   postulados   de   la   Resolu-­‐‑
ción  aprobada  el  16  de  diciembre  de  1933  por  la  totalidad  de  
los   Estados   representados   en   la   Séptima   Conferencia   Interna-­‐‑
cional   de   Estados   Americanos   celebrada   en   Montevideo,   que  
recomendó  “a  los  Gobiernos  de  América  que  no  lo  hubieren  
hecho,   la   suscripción   del   Pacto   Roerich”,   iniciado   por   el  
“Museo  Roerich”  de  los  Estados  Unidos  y  que  tiene  por  ob-­‐‑
jeto   la   adopción   universal   de   una   bandera,   ya   diseñada   y  

 

48  

difundida,   para   preservar   con   ella,   en   cualquiera   época   de  
peligro,  todos  los  monumentos  inmuebles  de  propiedad  na-­‐‑
cional   y   particular   que   forman   el   tesoro   cultural   de   los  
pueblos,   en   vista   de   ello   han   resuelto   celebrar   un   tratado,  
con  el  fin  de  que  los  tesoros  de  la  cultura  sean  respetados  y  
protegidos  en  tiempo  de  guerra  y  de  Paz,  y  a  este  efecto  han  
convenido  en  los  siguientes  artículos:  
 
   
ARTÍCULO  I  
Los   monumentos   históricos,   los   museos   y   las   instituciones  
científicas,   artísticas,   educacionales   y   culturales   serán   con-­‐‑
siderados   como   neutrales,   y   como   tales,   respetados   y   prote-­‐‑
gidos  por  los  beligerantes.  
 
Igual  respeto  y  protección  se  acordará  al  personal  de  las  ins-­‐‑
tituciones  arriba  mencionadas.  Se  acordará  el  mismo  respeto  
y   protección   a   los   monumentos   históricos,   museos,   institu-­‐‑
ciones   científicas,   artísticas,   educativas   y   culturales,   así   en  
tiempo  de  paz  como  de  guerra.  
 
ARTÍCULO  II  
La  neutralidad,  protección  y  respeto  a  los  monumentos  e  ins-­‐‑
tituciones  mencionados  en  el  artículo  anterior,  se  reconocerá  
en   toda   la   extensión   de   territorios   sujetos   a   la   soberanía   de  
cada   uno   de   los   Estados   signatarios   y   accedentes,   sin   hacer  
distinción  en  razón  de  la  nacionalidad  a  que  pertenezcan  di-­‐‑
chos  monumentos  e  instituciones.  
 

 

49  

Los   Gobiernos   respectivos   se   comprometen   a   adoptar   las  
medidas   de   legislación   interna   necesarias   para   asegurar   di-­‐‑
cha  protección  y  respeto.  
 
ARTÍCULO  III  
A   fin   de   identificar   los   monumentos   e   instituciones   men-­‐‑
cionados   en   el   artículo   I,   se   podrá   usar   una   bandera   distin-­‐‑
tiva  (Símbolo  de  la  Bandera  de  la  Paz),  de  acuerdo  con  el  mo-­‐‑
delo  anexo  a  este  tratado.  
 
ARTÍCULO  IV  
Los  Gobiernos  signatarios  y  los  que  accedan  al  presente  tra-­‐‑
tado,  enviarán  a  la  Unión  Panamericana,  en  el  acto  de  la  fir-­‐‑
ma  o  de  la  accesión,  o  en  cualquier  tiempo  después  de  dicho  
acto,  una  lista  de  los  monumentos  o  instituciones  que  deseen  
someter  a  la  protección  acordada  por  este  tratado.  La  Unión  
Panamericana,  al  notificar  a  los  Gobiernos  de  las  firmas  o  de  
las  accesiones,  enviará  también  la  lista  de  los  monumentos  e  
instituciones   mencionada   en   este   artículo,   e   informará   a   los  
demás  Gobiernos  de  cualquier  cambio  en  dicha  lista.  
 
ARTÍCULO  V  
Los  monumentos  e  instituciones  mencionados  en  el  artículo  I  
cesarán   en   el   goce   de   los   privilegios   reconocidos   en   el   pre-­‐‑
sente  tratado,  en  caso  de  ser  usados  para  fines  militares.  
 
 
 
 

 

50  

ARTÍCULO  VI  
Los  Estados  que  no  suscriban  el  presente  tratado  en  la  fecha  
abierto   para   firma,   podrán   firmar   o   adherirse   a   él   en   cual-­‐‑
quier  tiempo.  
 
ARTÍCULO  VII  
Los  instrumentos  de  accesión,  así  como  los  de  ratificación  y  
denuncia   del   presente   tratado,   se   depositarán   en   la   Unión  
Panamericana,  la  cual  comunicará  el  hecho  del  depósito  a  los  
otros  Estados  signatarios  o  accedentes.  
 
ARTÍCULO  VIII  
Cualquiera   de   los   Estados   que   suscriban   el   presente   con-­‐‑
venio   o   que   accedan   a   él   podrá   denunciarlo   en   cualquier  
tiempo,  y  la  denuncia  tendrá  efecto  tres  meses  después  de  su  
notificación  a  los  otros  signatarios  o  accedentes.  
 
El  presente  tratado  podrá  ser  denunciado  en  cualquier  tiem-­‐‑
po  por  cualquiera  de  los  Estados  signatarios  o  accedentes,  y  
la  denuncia  tendrá  efecto  tres  meses  después  de  su  notifica-­‐‑
ción  a  los  otros  Estados  signatarios  o  accedentes.  
 
En   fe   de   lo   cual,   los   Infrascritos   Plenipotenciarios,   después  
de   haber   depositado   sus   Plenos   Poderes,   que   se   han   encon-­‐‑
trado  en  buena  y  debida  forma,  firman  este  tratado  en  nom-­‐‑
bre  de  sus  respectivos  gobiernos,  y  colocan  sus  sellos,  en  las  
fechas  indicadas  junto  a  sus  firmas.  
 
 

 

51  

Por  la  Repúbica  de  Argentina:  Abril  15,  1935  
FELIPE  A.  ESPIL  
 
Por  Bolivia:  Abril  15,  1935  
ENRIQUE  FINOT  
 
Por  Brasil:  Abril  15,  1935  
OSWALDO  ARANHA  
 
Por  Chile:  Abril  15,  1935  
M.  TRUCCO  
 
Por  Colombia:  Abril  15,  1935  
M.  LOPEZ  PUMAREJO  
 
Por  Costa  Rica:  Abril  15,  1935  
MAN.  GONZALEZ  
 
Por  Cuba:  Abril  15,  1935  
GUILLERMO  PATTERSON  
 
Por  la  República  Dominicana:  Abril  15,  1935  
RAF.  BRACHE  
 
Por  Ecuador:  Abril  15,  1935  
C.  E.  ALFARO  
 
Por  los  Estados  Unidos  de  América:  Abril  15,  1935  
HENRY  A.  WALLACE  
 
Por  El  Salvador:  Abril  15,  1935  
HECTOR  DAVID  CASTRO  

 

52  

Por  Guatemala:  Abril  15,  1935  
ADRIAN  RECINOS  
 
Por  Haití:  Abril  15,  1935  
A.  BLANCHET  
 
Por  Honduras:  Abril  15,  1935  
M.  PAZ  BARAONA  
 
Por  México:  Abril  15,  1935  
F.  CASTILLO  NAJERA  
 
Por  Nicaragua:  Abril  15,  1935  
HENRI  DE  BAYLE  
 
Por  Panamá:  Abril  15,  1935  
R.  J.  ALFARO  
 
Por  Paraguay:  Abril  15,  1935  
ENRIQUE  BORDENAVE  
 
Por  Perú:  Abril  15,  1935  
M.  DE  FREYRE  Y  S.  
 
Por  Uruguay:  Abril  15,  1935  
J.  RICHLING  
 
Por  Venezuela:  Abril  15,  1935  
PEDRO  M.  ARCAYA  

 
 

 

53  

En  1937,  el  Pacto  Roerich  fue  ratificado  por  todos  los  países  
que   integraban   la   Liga   de   las   Naciones,   precursora   de   las  
Naciones  Unidas.    
 
El  14  de  mayo  de  1954,  la  ONU  y  la  UNESCO,  en  la  Confe-­‐‑
rencia   de   La   Haya,   aceptan   la   “Convención   para   la   pro-­‐‑
tección   de   los   valores   culturales   en   el   caso   de   los   conflictos  
armados”  y  el  Protocolo  que  lo  acompaña.  El  Segundo  Proto-­‐‑
colo   de   la   Convención   de   La   Haya   fue   aceptado   en   marzo  
del  año  1999,  debido  a  la  iniciativa  y  a  la  participación  de  la  
UNESCO.  Un  texto  de  la  Convención  de  La  Haya  señaló  di-­‐‑
rectamente   la   base   de   que   la   aceptación   es   un   principio   de  
protección   de   los   valores   culturales,   establecido   en   las   con-­‐‑
venciones   de   Paz   de   La   Haya   en   los   años   1899   y   1907,   y  
también  en  el  Pacto  de  Roerich.  Esta  convención  de  La  Haya  
fue  firmada  por  representantes  de  treinta  y  siete  países.  
 
El  Pacto  Roerich  de  1935  ha  sido  la  base  de  muchas  organiza-­‐‑
ciones  mundiales  para  trabajar  por  la  Paz.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

54  

 

 

Roerich  con  la  Bandera  de  la  Paz,  Naggar,  India,  1937.  

55  

Simbolismo  de  la  Bandera  de  la  Paz  

 
 
 
 
 
 
 
El  Logo  de  la  Bandera  de  la  Paz  son  tres  esferas  de  color  ma-­‐‑
genta,  formando  un  triángulo  con  el  vértice  hacia  arriba,  ro-­‐‑
deadas   por   un   círculo   del   mismo   color   sobre   fondo   blanco.  
Con  el  tiempo,  este  símbolo  se  ha  transformado  en  un  men-­‐‑
saje   de   Paz   que   se   ha   difundido   por   todo   el   mundo,   siendo  
adoptado   por   instituciones   y   organizaciones   de   todo   tipo.  
Tal  fue  su  ramificación,  que  algunos  pensaron  que  era  el  em-­‐‑
blema  de  algún  grupo  místico  o  espiritual.  Pero  no  es  así.  El  
símbolo   que   pintó   Roerich   es   milenario.   Está   presente   en   la  
humanidad  desde  hace  mucho.  Como  ya  vimos,  es  un  men-­‐‑
saje  cósmico  y  universal.  
 
De  acuerdo  a  la  Dra.  Alicia  Rodríguez,  actual  Presidenta  del  
Comité  Internacional  de  la  Bandera  de  la  Paz  —organización  
sin   fines   de   lucro   que   fundó   Roerich   en   Nueva   York—,   “el  
símbolo  aparece  en  el  planeta  como  mínimo  desde  hace  más  
de  9.000  años,  tanto  en  el  periodo  paleolítico,  como  en  la  ce-­‐‑
rámica  del  periodo  neolítico”.  
 
“El  símbolo  de  la  Bandera  de  la  Paz  ha  sido  respetado  tanto  
en  las  culturas  orientales  como  en  las  occidentales.  

 

56  

 
 
En  la  India,  se  le  conoce  como  Chintamani,  la  piedra  de  po-­‐‑
der  que  otorga  la  felicidad  a  través  de  la  paz”.  
 
“En  la  cultura  tibetana  se  afirma  que  este  símbolo  disuelve  la  
oscuridad.   De   hecho,   el   actual   Dalai   Lama   —quien   es  
miembro   honorario   del   Comité   Internacional   de   la   Bandera  
de   la   Paz—,   ha   expresado   su   profundo   respeto   a   este   em-­‐‑
blema  milenario”.  (Encontrando  tu  Misión,  Alicia  Rodríguez).  
 
Investigando   algunos   aspectos   no   muy   conocidos   sobre   el  
pensamiento   de   Roerich,   descubrí   que   el   pintor   ruso   quiso  
honrar  a  los  Mahatmas  que  habría  conocido  en  Asia  Central  
representando   a   Chintamani   (el   círculo)   y   sus   tres   fragmen-­‐‑
tos  que  recorren  el  mundo  en  tiempos  de  crisis  (los  tres  cír-­‐‑
culos   encarnados)   en   el   diseño   de   la   Bandera   de   la   Paz.  
Hablé  de  esto  con  Daniel  Entin,  Director  del  Museo  Roerich  

 

57  

de  Nueva  York.  Luego  supe  que  otros  investigadores  se  ha-­‐‑
llaban   tras   la   misma   pista.   Entre   ellos   podría   mencionar   a  
Enrique   de   Vicente,   ex   director   de   la   conocida   revista   espa-­‐‑
ñola  Año/Cero,  quien  me  comentó  la  misma  historia  mientras  
nos  tomábamos  un  café  en  la  Estación  de  Trenes  de  Atocha,  
en  Madrid.    
 

 

 
La  Dra.  Alicia  Rodríguez  entrega  la  Bandera  de  la  Paz  al  Dalai  Lama.  

 
 
No  hay  duda  de  esto:  Roerich  se  habría  inspirado  en  el  signo  
de   Chintamani   para   transmitir   un   mensaje   de   “esperanza,  
paz  y  felicidad”.  Pero  veamos  qué  es  Chintamani.  
 

 

58  

Chintamani  
 
De   acuerdo   a   la   leyenda,   el   caballo   blanco   de   los   vientos,  
Lung-­‐‑Tah,  llegó  desde  Orión  a  la  Tierra  trayendo  sobre  su  lo-­‐‑
mo  a  Chintamani:  el  “Agni”  o  fuego  sagrado  cósmico  que  se-­‐‑
rá  emplazado  en  la  gran  torre  de  Shambhala,  y  que  represen-­‐‑
ta,   a   su   vez,   el   resplandor   del   espíritu   humano.   Ese   fuego,  
pintado  por  Roerich  en  más  de  un  cuadro,  es  el  símbolo  pro-­‐‑
fundo  de  la  Bandera  de  la  Paz.  
 
Analizando  el  nombre  de  Chintamani  hallamos  un  mensaje.  
El   término   sánscrito   chinta   significa   “pensamiento   profun-­‐‑
do”;   y   mani   “joya   preciosa”.   En   otras   palabras:   la   “joya   del  
pensamiento”,  o  “creer  en  cosas  profundas  para  crear”.  
 
En  1928,  el  Lama  Talai-­‐‑Pho-­‐‑Brang,  le  preguntaba  a  Roerich  si  
en  occidente  se  sabía  algo  en  relación  a  la  “Gran  Piedra”.  In-­‐‑
cluso  le  preguntó  si  sabían  de  qué  planeta  vino,  y  quién  po-­‐‑
seía   ese   tesoro.   Lo   más   inquietante,   es   que   aquella   piedra   u  
objeto   recuerda,   sospechosamente,   la   versión   medieval   del  
Santo   Grial   —en   la   obra   “Persifal”   se   la   describe   como   una  
esmeralda  que  cae  del  cielo—,  la  “Diosa  Umiña”  de  los  incas  
—otra  esmeralda,  perdida,  y  que  podía  curar  a  la  gente—,  o  
las   mismísimas   piedras   benben   que   habrían   coronado   las  
puntas   de   las   pirámides   de   Guiza:   enormes   construcciones  
que  a  decir  de  algunos  estudiosos  “apuntan”  hacia  el  Cintu-­‐‑
rón  de  Orión.  Todo  esto  no  puede  ser  fruto  del  azar.  
 
 

 

59  

En  su  libro,  “Shambhala”,  Nikolái  Roerich  escribió:  
 
“En   bellísimos   símbolos   descriptivos,   el   viejo   viajero   contará   a   la  
respetuosa   audiciencia   cómo   desde   tiempos   inmemoriales,   desde  
algún   otro   mundo,   cayó   una   piedra   milagrosa:   la   Chintamani   de  
los   hindúes   y   la   Norbu-­‐‑Rimponche   de   los   tibetanos   y   mongoles.  
Ahora,   desde   aquellos   tiempos,   una   parte   de   la   piedra   está   reco-­‐‑
rriendo   la   Tierra,   manifestando   el   nuevo   tiempo   y   los   mayores  
acontecimientos  mundiales...”  
 
(“Shambhala”,  Roerich,  Capítulo  “Luz  en  el  desierto”).  

 
 
Helena  Roerich  también  se  refirió  a  la  piedra:  
 
“...me  agradó  mucho  al  ver  tu  sutil  entendimiento  sobre  la  leyenda  
del  Tesoro  del  Mundo.  Por  supuesto,  toda  señal  tiene  muchos  sig-­‐‑
nificados.  Este  Tesoro  es  un  fragmento  del  cuerpo  principal,  guar-­‐‑
dado   en   la   Fortaleza   de   la   Luz.   El   envío   de   este   regalo   ha   signifi-­‐‑
cado,  desde  tiempos  inmemorables,  una  era  predestinada  de  unifi-­‐‑
cación  que  se  avecina  y  de  poder  en  el  país  donde  aparece.  Todos  
los   grandes   unificadores   y   fundadores   de   las   naciones   lo   han   po-­‐‑
seído.   El   Oriente   está   especialmente   lleno   de   leyendas   acerca   de  
este   regalo   de   Orión.   Y   los   pueblos   de   Asia   lo   buscan   por   todas  
partes...”  
(“Cartas  de  Helena  Roerich”,  1935-­‐‑1939).  
 

 
Este  símbolo,  también,  se  lo  asocia  a  Rigden  Jyepo,  el  rey  ocul-­‐‑
to   de   Shambhala,   tanto   así   que   muchos   tibetanos   tenían   el  

 

60  

signo  de  Chintamani  grabado  en  sus  anillos  como  protección  
del  supremo  líder  del  reino  subterráneo.  
 
Lo  inquietante  es  que  Roerich  habría  recibido,  en  uno  de  sus  
viajes  por  Asia  Central,  un  fragmento  de  la  misteriosa  piedra  
de   poder   como   prueba   del   mensaje   de   los   Mahatmas,   quie-­‐‑
nes   le   anunciaron   la   Segunda   Guerra   Mundial   y,   por   esa  
amenaza,   le   sugirieron   impulsar   el   pacto   de   protección   del  
arte  y  el  genio  humano.  “Ellos”  habrían  ayudado  a  Roerich  a  
materializar  un  viejo  sueño...  
 
Es  muy  difícil  probar  si  fue  a  través  de  la  piedra  como  logró  
convencer   a   los   Estados   Unidos   para   firmar   el   “Pacto   Roe-­‐‑
rich”   y   financiar   futuras   investigaciones   en   Oriente.   Pero   lo  
cierto  es  que  Roerich  no  habla  mucho  de  la  piedra  en  sus  li-­‐‑
bros  o  escritos.  La  menciona.  La  describe.  Sin  embargo  es  es-­‐‑
quivo  en  ofrecer  más  detalles.  También  las  poderosas  figuras  
que   lo   rodearon   guardaron   silencio,   como   su   amigo   el   vice-­‐‑
presidente  de  los  Estados  Unidos,  Henri  Wallace,  quien  ape-­‐‑
nas  llegó  a  decir:  
 
“La  búsqueda,  ya  se  trate  de  la  Palabra  Perdida,  del  Santo  Cáliz  o  
de   las   posibilidades   de   la   Era   Futura,   es   un   objetivo   de   suprema  
importancia.  El  resto  es  deber  del  Karma.  Pero  con  seguridad  cada  
uno  de  nosotros  es  un  posible  Galahad.  Así,  debemos  luchar  por  el  
Cáliz  y  la  Llama  que  lo  ilumina...”  

 
Palabras  no  muy  propias  de  un  hombre  de  estado,  pero  que  
revelan   el   conocimiento   de   Chintamani:   “el   Cáliz   y   la   Llama  

 

61  

que   ilumina”.   ¿Por   qué   Roerich   no   entregó   mayor   informa-­‐‑
ción  sobre  todo  todo  esto?  
 
Daniel   Entin   me   dio   la   clave:   “Roerich   había   empeñado   su  
palabra  con  los  Maestros.  No  debía  escribir  abiertamente  las  
cosas   que   vivió   con   ellos   y   todo   cuanto   le   dijeron,   pues   no  
era   el   momento     —en   esa   época   hasta   los   servicios   secretos  
de  los  Estados  Unidos  y  Rusia  seguían  de  cerca  los  pasos  del  
explorador—.   No   obstante,   Roerich   sabía   muy   bien   que   el  
mensaje   no   se   podía   perder.   No   pudo   hablar   o   escribir   de  
ello  en  profundidad,  pero  sí  pintarlo…”  
 
Y   es   cierto.   En   sus   hermosos   lienzos,   como   si   fuesen   venta-­‐‑
nas   hacia   otra   realidad,   Roerich   nos   conduce   hacia   el   men-­‐‑
saje  de  Chintamani,  la  existencia  de  los  misteriosos  “Mahat-­‐‑
mas”  y  sus  moradas  secretas.  Como  ya  mencioné,  un  “mito”  
que  incomoda  a  algunos  estudiosos.  Pero  un  “mito”  suficien-­‐‑
temente   poderoso   para   haber   generado   un   enorme   movi-­‐‑
miento  mundial  por  la  Paz.  
 
 
El  símbolo  se  replica  
 
“Durante   los   últimos   años   —señala   la   Dra.   Alicia   Rodrí-­‐‑
guez—,   el   símbolo   de   la   Bandera   de   la   Paz   ha   atraído   la  
atención  no  solamente  de  personalidades  en  el  mundo  cultu-­‐‑
ral,  filosófico  y  espiritual,  sino  que  también  ha  sido  objeto  de  
investigación  por  parte  de  relevantes  científicos  en  distintos  

 

62  

países.   Los   estudiosos   han   hallado   el   símbolo   en   distintas  
culturas  del  mundo.  
 
Por  ejemplo,  para  la  cultura  maya  en  América,  el  símbolo  de  
la   Bandera   de   la   Paz   aparece   en   el   yacimiento   arqueológico  
de  Yaxchilan,  en  donde  dice  Hincan-­‐‑Inkaten-­‐‑Uchagen,  que  sig-­‐‑
nifica:   Quiero,   puedo   y   soy   pacífico.   Por   otro   lado,   es   curioso  
que  a  varios  Santos  Católicos  se  les  relacione  también  con  el  
símbolo.  A  San  Nicolás,  por  citar  un  caso,  se  le  representa  en  
los   íconos   rusos   con   el   emblema   en   el   corazón,   y   en   ocasio-­‐‑
nes  en  la  mano  izquierda  (Universidad  de  Morelia,  México);  
lo   mismo   que   a   San   Sergio   (Radoneshki)   en   Rusia.   Y   el   fa-­‐‑
moso   pintor   alemán   Hans   Memling,   en   su   tríptico   sobre   la  
vida  y  la  muerte,  coloca  el  Logo  de  la  Bandera  de  la  Paz  en  el  
pecho  de  Jesucristo.  El  Símbolo  aparece  en  todo  el  mundo”.  

 
Roerich  y  el  símbolo  de  Chintamani  en  una  roca  en  Mongolia.  

 

63  

 
 
El  Cristo  de  Memling  

 

64  

 

 
Chintamani  en  China  (Palacio  del  Cielo).  

 

65  

 
 

 

Chintamani  en  Egipto  (tumba  de  Tutankhamón).  

66  

 
Arriba:  Chintamani  en  los  petroglifos  de  Jayuya,  Puerto  Rico.  

 
 
Ahora  bien,  más  allá  de  estas  informaciones,  la  Bandera  de  la  
Paz   no   representa   ninguna   ideología,   política,   credo   o   reli-­‐‑
gión.    
 
Su  viejo  símbolo  se  pierde  en  el  origen  de  los  tiempos.  Roe-­‐‑
rich   sabía   que   esos   tres   puntos   y   el   círculo   que   los   encierra  
representaba   una   comprensión   profunda   y   sofisticada   de   la  
naturaleza  trinitaria  de  la  existencia.  Sin  embargo,  a  los  efec-­‐‑
tos  de  la  Bandera  y  el  Pacto,  Roerich  describió  el  círculo  co-­‐‑
mo   representación   de   la   totalidad   de   la   cultura,   con   los   tres  
puntos  simbolizando  al  Arte,  la  Ciencia  y  la  Religión,  tres  de  

 

67  

las   más   envolventes   actividades   culturales   humanas.   Tam-­‐‑
bién  describió  el  círculo  como  representación  de  la  eternidad  
del  tiempo,  que  abarca  el  pasado,  presente  y  futuro.  
 
Dicho   esto,   e   independientemente   de   la   historia   mística   de  
Chintamani,  para  el  Comité  Internacional  de  la  Bandera  de  la  
Paz  los  tres  círculos  encarnados  del  Logo  representan  la  uni-­‐‑
dad   del   pensamiento,   palabra   y   acción   por   la   Paz   mun-­‐‑
dial    —el  círculo  mayor—.  
 
Pensamientos   positivos,   palabras   armoniosas   y   acciones   construc-­‐‑
tivas  para  convertinos  en  una  Bandera  de  la  Paz  viviente.  
 
Ése  es  el  legado  y  el  camino.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 

68  

 

 

Una  de  las  primeras  reuniones  dedicadas  al  futuro  Pacto  Roerich.  
(Brujas,  Bélgica,  1932).  

 

69  

El  Código  Roerich  

 
 
 
 
 
 
Nikolai   Roerich   pintó   más   de   6.000   lienzos.   Más   de   medio  
centenar  alude  a  sus  viajes  por  Asia  Central  y  el  misterio  de  
Shambhala.  Muchos  de  ellos  se  pueden  ver  actualmente  en  el  
Museo  Roerich  de  Nueva  York  y  el  de  Moscú.  
 
Una  de  las  pinturas  que  más  me  impactó  fue  “La  quema  de  
la   oscuridad”.   Me   atraía   profundamente   ese   color   azul   y  
aquella   fila   de   Maestros   que   parecía   salir   de   una   caverna...  
Quien   encabeza   la   fila,   un   hombre   de   cabello   largo   y   barba  
recortada,   porta   entre   sus   manos   un   cofre   que   despide   un  
brillo  especial.  Un  detalle  muy  obvio  como  para  pasarlo  por  
alto...  
 
En   otro   cuadro   de   Roerich,   “El   tesoro   del   mundo”,   encon-­‐‑
tramos  otra  referencia  a  Chintamani.  En  el  lienzo  se  observa  
a  un  potro,  que  lleva  a  cuestas,  a  través  de  las  montañas,  un  
baúl  o  cofre  ornamentado.  Y  el  brillo  o  “fuego”  que  sale  de  él  
no  puede  ser  más  explícito  sobre  su  naturaleza  sobrenatural.    
 
Por  si  todo  ello  fuera  poco,  en  “Lo  más  sagrado”  se  aprecia  el  
interior   de   un   santuario   intraterrestre,   que   tal   vez   el   pintor  
ruso   conoció,   con   enormes   cristales   y   diversos   Maestros   de  

 

70  

túnicas   blancas.   El   Maestro   que   preside   la   ceremonia   porta  
una   copa.   ¿El   Cáliz   con   la   Flama   o   Piedra   de   Orión?   Como  
ya   dije,   Chintamani   es   un   gran   cristal   que   en   su   arribo   a   la  
Tierra  desprendió  tres  pequeños  fragmentos.  Esas  piezas  re-­‐‑
corren  el  mundo  de  los  humanos  en  épocas  clave.  La  copa  de  
esta   pintura   de   Roerich   sería   una   de   esas   tres   piezas,   como  
los   tres   círculos   encarnados   dentro   del   círculo   mayor   en   la  
“Bandera  de  la  Paz”.  Desde  hace  muchos  años  he  denomina-­‐‑
do  a  esta  colección  el  “Código  Roerich”,  ya  que  el  pintor  dejó  
claves  secretas  en  sus  lienzos.  
 

 

 
El  enigmático  cuadro  de  Roerich  que  muestra  a  los  maestros  invisibles,  el  
cofre  que  lleva  la  piedra  de  Chintamani  y,  para  que  no  quede  duda,  Orión  
en  el  cielo.  Lo  pintó  en  1924.  

 

71  

 
 

 

Arriba:  “El  tesoro  del  mundo”  (Chintamani),  Roerich  1924.  
Abajo:  “Lo  más  sagrado”,  hermosa  pintura  de  1933.  

 

 

72  

 

 

 
Una  imagen  del  Museo  Roerich  de  Moscú.  
 
Lejos   de   lo   que   pueda   pensar   algún   despistado,   las   autoridades   de   estos  
museos  tienen  muy  en  claro  el  vínculo  del  matrimonio  Roerich  con  el  “Co-­‐‑
legio  Invisible”  o  Maestros  de  la  Hermandad  Blanca.  Como  vimos  páginas  
atrás,  aquellos  Maestros  habrían  acompañado  la  materialización  del  Pacto  
Roerich  por  la  Paz.  

 

 

73  

 

 

“La  piedra  del  cielo”  representada  en  el  Museo  de  Moscú.  
Abajo:  “Fiat  Rex”,  Roerich,  1931.  
 

 

 

74  

 
Ricardo  González  en  el  Museo  Roerich  en  Moscú.  

 

75  

 

 

 

Roerich  pintó  a  Lung-­‐‑Tah  llevando  a  Chintamani    (1933).  
Abajo,  “La  portadora  de  la  piedra”  (Roerich  1933).  

 

 

 

76  

 

 
“San  Francisco  de  Asís”,  1931.  
Roerich  dedicó  varios  cuadros  a  los  referentes  espirituales  de  la  
humanidad.  

 

77  

 

 

Arriba,  “Signos  de  Cristo”,  Roerich,  1924.  
Abajo,  “Moisés,  el  líder”,  1926.  

 

 

 

78  

 
La  Bandera  de  la  Paz  en  el  espacio.  

 

 
Los   cosmonautas   A.Balandin   y   G.Strekalov,   con   la   Bandera   de   la   Paz   de  
Roerich   en   la   Estación   Espacial   MIR   (russian   cultural   program   "ʺSpace-­‐‑
Human-­‐‑Culture"ʺ,  1990).  
 

 
 
 
 

 
 
 
 
 

 

79  

El  mensaje  de  Roerich  hoy  
 
 
 
 
 

 
Roerich   estableció   en   Nueva   York   un   Comité   para   proteger  
el  legado  de  la  Bandera  de  la  Paz.  Luego  de  la  Segunda  Gue-­‐‑
rra   Mundial,   con   el   pasar   de   los   años,   esta   organización   so-­‐‑
brevivió,  aunque  sufriendo  todo  tipo  de  cambios.  
 
Roerich   había   partido   de   este   plano   el   13   de   diciembre   de  
1947,   en   su   casa   del   valle   de   Kullu,   en   la   India.   Una   “coor-­‐‑
denada”  que  no  fue  elegida  al  azar:  el  13  de  diciembre  es  una  
fecha   especial   en   la   India   que   el   matrimonio   Roerich   seguía  
por   estar   vinculada   a   la   figura   y   mensaje   de   Shiva,   el   “Dios  
transformador”  del  Trimurti.  De  hecho,  la  “Agni  Yoga”  que  
fundaron   los   Roerich,   se   inspira   en   Agni   (“fuego”   en   sáns-­‐‑
crito),   quien   es   un   Avatar   de   Shiva.   Roerich   no   murió.   Se  
transformó   bajo   el   Símbolo   del   Agni,   la   Llama   del   Cáliz   o  
Chintamani.  
 
Más   allá   de   sus   cenizas,   quienes   conocemos   el   secreto   del  
ilustre   Nikolái   Roerich,   sabemos   que   no   desapareció.   Sólo  
mutó  a  algo  más  poderoso  que  ha  seguido  guiando...  
 
 
 

 

80  

El  Comité  Internacional  
 
Gracias   a   los   distintos   directores   de   los   museos   oficiales   de  
Roerich,   la   Bandera   de   la   Paz   siguió   ondeando,   y   la   misión  
que   emprendió   el   humanista   y   pintor   ruso   continuó   afec-­‐‑
tando  los  corazones  de  muchos  caminantes.  
 
Fue  entonces,  en  1985,  que  la  reconocida  actriz  mexicana  de  
origen  español,  Alicia  Rodríguez  Fernández,  sintió  el  llama-­‐‑
do  de  continuar  con  la  misión  de  la  Bandera  de  la  Paz.  Una  
cadena   de   hechos   sincrónicos   la   llevaron   a   contactarse   per-­‐‑
sonalmente   con   las   autoridades   del   Museo   de   Moscú   y   de  
Nueva  York,  y  en  ambos  lugares  fue  recibida  con  mucha  ale-­‐‑
gría   e   interés.   El   Comité   Internacional   de   la   Bandera   de   la  
Paz  entraba  en  una  nueva  etapa.  
 
La   historia   de   Alicia   es   muy   especial.   Siendo   una   pequeña  
niña  se  vio  obligada  a  abandonar  España  con  su  familia  por  
la  Guerra  Civil  Española.  Inicialmente  se  refugiaron  en  Fran-­‐‑
cia  —país  al  que  llegaron  caminando,  cruzando  los  místicos  
Pirineos  luego  de  largos  y  duros  días,  bebiendo  agua  de  los  
charcos—.  Y  desde  allí  pidieron  asilo.  Fue  México  el  país  que  
recibió  a  la  familia  Rodríguez.  
 
Ya  radicada  en  el  país  azteca,  Alicia  comenzó  su  carrera  co-­‐‑
mo  actriz  a  los  seis  años  de  edad,  cuando  ganó  un  concurso  
infantil  entre  ochenta  niños  para  interpretar  a  la  perrita  Pipa  
en   la   obra   teatral   “Pinocho  y  Pipa  en  el  país  de  las  maravillas”.  
Luego  fue  contratada  para  la  primera  película  que  se  hizo  en  

 

81  

México   a   colores,   interpretando   el   mismo   papel.   Era   sólo   el  
inicio.   Tuvo   una   exitosa   y   premiada   carrera   en   cine,   televi-­‐‑
sión,  radio  y  teatro.  En  2011,  fue  homenajeada  por  Televisa,  
recibiendo   un   premio   especial   a   su   reconocida   trayectoria,  
evento   que   fue   televisado   a   más   de   cien   millones   de   perso-­‐‑
nas.  
 
Paralelamente   a   sus   actividades   artísticas,   Alicia   se   involu-­‐‑
cró,   desde   fines   de   los   años   70,   en   grupos   místicos   e   iniciá-­‐‑
ticos.   Además,   tiene   un   doctorado   en   Letras   por   la   Univer-­‐‑
sidad  Nacional  Autónoma  de  México  (UNAM),  donde  obtu-­‐‑
vo   un   Magíster   y   un   título   Honoris   Causa.   En   1997,   por   su  
labor   como   difusora   mundial   del   mensaje   de   la   Bandera   de  
la   Paz,   fue   la   primera   mujer   de   México   en   ser   nominada   al  
Premio  Nobel  de  la  Paz.  
 
La   Dra.   Alicia   Rodríguez   es   buena   amiga   del   ya   citado   Da-­‐‑
niel  Entin  —director  del  Museo  Roerich  de  Nueva  York—,  y  
fue   muy   cercana   de   Ludmila   V.   Shaposhnikova   del   Museo  
Roerich  de  Moscú.  Shaposhnikova  le  entregó  en  vida  la  “Me-­‐‑
dalla  Roerich”,  una  distinción  que  no  se  había  entregado  en  
un   cuarto   de   siglo.   Además,   Alicia   fue   íntima   de   Frances  
Ruth   Grant,   con   quien   planeó   la   “reactivación”   del   Comité  
Internacional   de   la   Bandera   de   la   Paz   en   una   reunión   que  
sostuvieron   en   Nueva   York   antes   de   que   Grant   partiera   de  
este  plano.  
 
En  una  dedicatoria  en  español  de  Frances  a  Alicia  —que  re-­‐‑
producimos  en  este  libro—,  se  lee:  

 

82  

“Alicia  querida:  
En   nombre   de   la   Cultura,   podemos   unir   nuestras   fuerzas,   para  
continuar   la   gran   obra   de   nuestro   líder   Nicolás   Roerich.   Somos  
hermanas,  en  una  misión  alentadora  por  siempre,  hasta  la  Victoria  
del  espíritu  humano.  Frances...”  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Frances  Ruth  Grant.  
 

El  Comité  Internacional  de  la  Bandera  de  la  Paz  es  un  orga-­‐‑
nismo   no   gubernamental   afiliado   al   departamento   de   infor-­‐‑
mación  pública  de  las  Naciones  Unidas.  Sigue  llevando  a  ca-­‐‑
bo   el   mensaje   que   Roerich   sembró   hace   más   de   80   años.   Es  
una  organización  no  lucrativa  que  ha  sido  distinguida  por  su  
trabajo  por  la  Paz  en  varios  países.  No  representa  a  ninguna  
religión  ni  ideología  política.  Su  mensaje  es  de  integración  y  
Paz  para  lograr  la  unidad  en  la  diversidad.  Su  labor  consiste  

 

83  

en   difundir   y   dar   a   conocer   el   mensaje   de   la   Bandera   de   la  
Paz  y  de  su  iniciador,  Nikolái  Roerich.  
 
Promueve  conferencias,  seminarios,  charlas  en  radio  y  televi-­‐‑
sión,   ayudando   a   los   hombres   y   mujeres   a   realizarse   como  
seres   de   paz   y   así   lograr   la   anhelada   cultura   de   la   paz   (Pax  
Cultura).  El  Comité  Central,  tiene  varias  coordinaciones,  con  
miembros  voluntarios  que  dan  su  servicio  sin  remuneración  
económica.  
 

 

 
Arriba:  el  manuscrito  original  de  Grant  a  la  Dra.  Rodríguez.  

 
La  Dra.  Alicia  Rodríguez,  su  actual  Presidenta,  ha  entregado  
más   de   3.200   banderas   a   gobiernos,   ciudades,   instituciones,  
líderes  espirituales,  presidentes  o  parlamentos  europeos.  

 

84  

También   se   ha   desarrollado   un   programa   para   inculcar   la  
conciencia  de  la  Paz  en  los  niños:  más  de  350.000  estudiantes  
están  participando  actualmente  de  esta  iniciativa.  
 
Por   si   ello   fuero   poco,   la   Dra.   Rodríguez   logró   que   la   Ban-­‐‑
dera   de   la   Paz   pueda   ser   izada,   oficialmente,   todos   los   días  
en   las   instituciones   gubernamentales   de   México,   cuando   lo  
normal  es  que  los  gobiernos  autoricen  el  izamiento  sólo  el  21  
de  septiembre,  que  es  considerado  el  Día  Internacional  de  la  
Paz.   El   mensaje   simbólico   de   México   es   claro:   la   conciencia  
de  la  Paz  debe  vivirse  todos  los  días.  
 

 

 

La   Dra.   Alicia   Rodríguez   durante   la   entrega   de   la   Bandera   de   la   Paz   al  
Parlamento  de  Lituania.    

 

 

85  

 

 
 La  Dra.  Rodríguez  en  la  casa  de  los  Roerich  en  Kullu,  India.  

 
El  autor  con  la  Dra.  Rodríguez  en  España  (2015).  

 

86  

El  Centro  Roerich  
 
 
Luego   de   largos   años   de   estar   investigando   y   difundiendo  
por   todo   el   mundo   la   obra   de   Nikolái   Roerich,   recibimos   la  
indicación  de  ir  más  allá  con  la  proyección  del  mensaje  de  la  
Bandera  de  la  Paz.  Fue  un  proceso  que  empezó  con  la  visita  
a  Daniel  Entin  en  el  Museo  Roerich  de  Nueva  York,  y  que  se  
selló  con  nuestra  expedición  al  desierto  de  Gobi  en  2007.  
 
Preparando  nuestra  expedición  al  Altái  del  año  2014,  adqui-­‐‑
rimos   un   terreno   de   2.500   metros   cuadrados   para   construir  
un  centro  que  pudiese  difundir,  sin  ánimos  de  lucro,  el  men-­‐‑
saje  de  Roerich  y  del  “Colegio  Invisible”  —los  Maestros  que  
inspiraron  su  vida  y  la  difusión  del  Símbolo—.  El  lugar  ele-­‐‑
gido  fue  Capilla  del  Monte,  el  “corazón  espiritual”  de  la  Ar-­‐‑
gentina.  
 
Finalmente,   el   15   de   abril   de   2015,   coincidiendo   con   el   80  
Aniversario   del   Pacto   Roerich,   definimos   los   lineamientos  
del  proyecto  y  lo  titulamos  “Centro  Roerich”,  comprando  ese  
mismo  día  el  dominio  de  internet  en  su  servidor  de  los  Esta-­‐‑
dos  Unidos.  
 
Este  centro  —que  forma  parte  oficialmente  del  Comité  Inter-­‐‑
nacional  de  la  Bandera  de  la  Paz—,  promoverá  actividades  y  
conferencias   sobre   la   obra   de   Roerich   y   la   conciencia   de   la  
Paz,  coordinará  de  mejor  manera  las  acciones  de  ayuda  soli-­‐‑
daria   que   hemos   venido   haciendo   individualmente   y,   en   el  

 

87  

futuro,  se  transformará  en  un  Museo  Roerich,  el  primero  en  
su   clase   en   Latinoamerica,   que   donaremos   a   la   República  
Argentina  para  preservar  su  legado.  
 
Mientras   escribo   estas   líneas   estamos   definiendo   los   planos  
de   construcción.   En   pocos   años   esperamos   iniciar   la   obra.  
Entonces  empezará  una  nueva  etapa,  tal  y  como  se  nos  seña-­‐‑
ló  a  orillas  del  lago  Akkem,  al  pie  del  Belukha.  
 
Como  parte  de  esta  labor,  organizamos  la  primera  visita  del  
Comité  Internacional  de  la  Bandera  de  la  Paz  a  la  Argentina,  
decretando  a  Capilla  del  Monte  como  “Ciudad  Paz”  y  entre-­‐‑
gando,  oficialmente,  la  Bandera  de  la  Paz  al  Intendente  Mu-­‐‑
nicipal  en  un  acto  público.  Esta  hermosa  ceremonia,  celebra-­‐‑
da  el  5  de  diciembre  de  2015,  no  era  un  regalo:  se  trata  de  un  
compromiso  con  el  futuro.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

88  

 

 

 

 
El  cerro  Uritorco  en  Capilla  del  Monte  (Córdoba,  Argentina),  es  considera-­‐‑
do  uno  de  los  lugares  más  sagrados  de  Latinoamérica.  Allí  hemos  desarro-­‐‑
llado  distintas  actividades  para  meditar  por  la  paz  mundial.  

 

89  

 

 
Conferencia  de  la  entrega  de  la  Bandera  de  la  Paz  en  Capilla  del  Monte  
(Teatro  Enrique  Muiño,  5  de  diciembre  de  2015).  

 

90  

 

 

 

 
Izamiento  oficial  en  la  plaza  principal  de  Capilla  del  Monte.  
 

 

91  

 
El  predio  en  donde  se  construirá  el  futuro  Centro  Roerich.  

 

92  

 

 
 
“Cristo”,  1936.  

 

93  

 
“La  Madre  del  Mundo”,  1924.  

 

94  

La  Madre  del  Mundo:  
La  conciencia  de  la  Paz  
 
 
 
 
 
 
 
El   mensaje   de   la   inmensa   obra   de   Roerich   se   puede   definir  
en  la  cultura  de  la  Paz.  La  sensibilidad,  la  belleza,  el  respeto,  
la   compasión   y   el   amor,   son   cualidades   que   el   ilustre   men-­‐‑
sajero   del   Altái   solía   representar   en   sus   cuadros   más   mís-­‐‑
ticos.    
 
Cada  vez  que  contemplaba  sus  lienzos,  era  para  mí  como  es-­‐‑
tar  ante  una  ventana  que  te  permitía  echar  un  vistazo  a  otras  
realidades:   mundos   llenos   de   colores   y   mensajes   que   aca-­‐‑
riciaban   mi   corazón.   ¿Esos   paisajes   eran   posibles?   Sí,   y   no  
solo  en  lo  “externo”  —pues  muchos  de  ellos  fueron  vistos  y  
pintados  en  Asia  Central—,  sino  también  en  nuestro  propio  
interior.  
 
Hay   galaxias,   estrellas,   mundos,   árboles   y   jardines   en   nues-­‐‑
tro   propio   corazón.   Pero   algo   nos   ha   hecho   olvidar   quiénes  
realmente  somos.  Tenemos  que  recordar  que  estamos  en  este  
mundo   escuela,   la   Tierra,   con   un   propósito   y   misión.   Por  
ello,   la   Paz   no   se   debe   buscar   “afuera”,   sino   “adentro”,   y  

 

95  

desde  nuestro  Santuario  Interior  proyectar  ese  mensaje  hacia  
los  demás.  
 
Soy   conciente   que   es   difícil   compartir   un   mensaje   de   espe-­‐‑
ranza  en  tiempos  de  crisis;  pero  sigo  creyendo  que  hay  más  
bien  que  mal  en  el  mundo;  el  “mal”  sólo  tiene  mayor  “publi-­‐‑
cidad”.    
 
Seguir  el  camino  de  la  conciencia  de  la  Paz  no  es  alejarse  de  
la  realidad  de  las  cosas,  sino  todo  lo  contrario:  volver  al  cen-­‐‑
tro  de  equilibrio  en  donde  todos  los  seres  somos  hermanos.  
 
La   Paz,   en   mi   humilde   concepto   personal,   es   un   estado   del  
ser  que  te  hace  obrar  con  responsabilidad,  orden,  equilibrio  y  
amor.    
 
La  palabra  “Paz”  proviene  del  latín  Pax  (pacis),  que  significa  
“acuerdo,  pacto”.  Así  que  el  término  está  referido  a  la  ausen-­‐‑
cia  de  conflicto  y  resistencia.  Como  el  mensaje  de  Shambha-­‐‑
la:  “Lugar  de  paz  y  tranquilidad”.  
 
La   clave   es   hallar   ese   remanso   en   nosotros   mismos,   com-­‐‑
prendiendo  que  no  se  trata  únicamente  de  un  silencio  o  quie-­‐‑
tud   “textuales”   —que   se   pueden   alcanzar   en   momentos   de  
meditación—,   sino   de   un   estado   de   conciencia   del   ser   que  
permite  ver  todo  en  su  justa  medida,  y  por  consecuencia,  to-­‐‑
mar  cada  decisión  desde  el  corazón.  
 

 

96  

Roerich  representaba  a  la  Paz  como  una  poderosa  entidad  fe-­‐‑
menina.  La  llamó  “La  Madre  del  Mundo”.  Para  algunos,  una  
representación  del  espíritu  femenino  de  la  Tierra;  para  otros,  
un  ser  concreto  vinculado  a  la  Jerarquía  de  Luz  que  acompa-­‐‑
ña   en   silencio   los   pasos   de   la   humanidad...   Como   fuese,   su  
significado  es  el  mismo:  no  estamos  solos.  
 

 
 
 
Nikolái  Roerich  escribió:  
 
“La  verdadera  Paz,  la  verdadera  Unidad  es  el  deseo  del  corazón  hu-­‐‑
mano.  El  hombre  lucha  por  trabajar  creativa  y  activamente,  ya  que  
su   trabajo   es   fuente   de   alegría.   Quiere   amar   y   abrirse   a   la   reali-­‐‑
zación  de  la  sublime  belleza.  
 

 

97  

En  la  más  alta  comprensión  de  la  belleza  y  de  la  sabiduría,  todas  las  
divisiones  convencionales  desaparecerán.  El  corazón  habla  su  pro-­‐‑
pia  lengua,  quiere  disfrutar  con  aquello  que  es  común  a  todos  y  to-­‐‑
do   lo   eleva   y   lo   conduce   a   un   Futuro   Resplandeciente.   Todos   los  
símbolos  y  vestigios  de  la  humanidad  contienen  el  mismo  Signo,  la  
oración  sagrada:  Paz  y  Unidad.”  
 
El   mensaje   de   la   Bandera   de   la   Paz   nos   habla   de   ese   equili-­‐‑
brio   entre   lo   que   pensamos,   decimos   y   hacemos   —los   tres  
círculos  encarnados  en  el  Logo—.  Se  iza  con  magia  en  estos  
tiempos  para  recordarnos  que  ondea  en  nuestro  corazón.  
 
He   allí   la   voluntad   de   los   Maestros:   que   cada   uno   de   noso-­‐‑
tros   pueda   ser   portador   de   ese   mensaje   que   pueda   trans-­‐‑
formar  a  toda  la  humanidad.  
 
¿Estamos  dispuestos  a  dar  ese  paso?    
 
Seamos  una  Bandera  de  la  Paz  viviente  y  gritemos  al  mundo  
que  sí  creemos  y  que  hay  esperanza.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

98  

 
 

 

“Madonna  Oriflamma”,  1932  

99  

Addenda  
Un  mensaje  de  Paz  recibido  en  el  Altái  
 
 
 
 
 
 
 
“...Los   Santuarios   Espirituales   de   la   Tierra   son   Templos   de  
Paz.    
 
La   Paz   es   un   estado   natural   del   alma,   es   una   manifestación  
del   Universo   que   se   basa   en   el   balance,   la   quietud,   la   con-­‐‑
ciencia,  y  el  respeto  por  la  vida  y  el  conocimiento.  La  Paz  es  
un  indicador  de  evolución  hacia  la  Luz,  de  haber  superado  el  
conflicto   y   la   resistencia;   de   haber   dejado   los   miedos   luego  
de  transformarlos  en  una  herramienta  de  autoconocimiento.  
 
Cada  alma  en  este  Universo  vibra  en  este  estado  natural.  Sin  
embargo,   al   tomar   cuerpo   físico,   como   ocurre   con   la   expe-­‐‑
riencia  humana,  el  alma  podría  olvidar  su  esencia  y  esta  re-­‐‑
gla   de   vida.   Por   ello,   es   importante   activar   la   Clave   del   Re-­‐‑
cuerdo,   para   volver   al   origen,   a   la   naturaleza   del   alma,   que  
es  la  Paz.  
 
La  Paz  es  su  responsabilidad;  la  reencontrarán  cuando  tran-­‐‑
siten   el   puente   de   conexión   que   los   conduce   a   la   naturaleza  

 

100  

del  alma.  Ello  les  ayudará  a  enfrentar  y  modificar  momentos  
difíciles  para  el  planeta.  
 
Es   verdad   que   verán   pruebas   en   el   camino,   y   que   algunos  
acontecimientos   bélicos   humanos   advierten   una   conflagra-­‐‑
ción   más   grande   en   gestación,   que   podría   afectar   incluso   a  
estas   tierras   que   están   pisando.   Pero   todo   ello   no   los   debe  
distraer.   No   deben   perder   el   horizonte:   recuerden   lo   que  
aprendieron  aquí  al  ver,  sentir  y  hacer.  
 
No  hay  camino  sin  esfuerzo,  no  hay  esfuerzo  sin  conciencia  y  
no   hay   conciencia   sin   liberación.   Ser   libre   significa   estar   co-­‐‑
nectado  con  el  Todo.  Y  cuando  el  caminante  se  reintegre  a  la  
Fuente  de  la  Creación,  el  camino  dejará  de  ser  camino,  pues  
se  transformará  en  algo  más  poderoso;  se  transformará  en  un  
punto  de  eternidad  sin  un  arriba,  abajo,  izquierda  o  derecha.  
 
Cuando  comprendan  esto  y  lo  vivan,  el  Plan  Mayor  habrá  si-­‐‑
do  consumado...”  Emuriel.  
 
 
 
Recibido  por  Ricardo  González  
2  de  agosto  de  2014,  Altái  
Siberia,  Rusia.  
 
 
 
 

 

101  

Los  Tres  Enunciados  de  Emuriel  
 
 
 
 
 

 
“El  milagro”,  1923.  

 
 
 
 

 
1.  Pasarán  de  ser  contactados  a  conectados.  
 
 
2.  Dejarán  de  ser  guerreros  de  la  luz  para  ser  embajadores  de  Paz.  
 
 
3.  La  nueva  Shambhala  no  es  un  lugar.  La  nueva  Shambhala  son  
los  caminantes  comprometidos  con  la  Paz.  
 

 

 

102  

 

Bibliografía  

 
 
 
 
 
 
 
Para   la   confección   de   este   libro   he   consultado   mis   notas   de  
viaje:   largos   recorridos   por   los   Estados   Unidos,   Rusia   —in-­‐‑
cluyendo  Siberia—,  Mongolia,  India  y  los  Himalayas,  tras  el  
legado   de   Roerich.   Visitas   a   los   principales   museos   dedica-­‐‑
dos  al  artista  ruso  e  invalorables  charlas  con  personajes  clave  
en  su  historia.  En  mis  archivos,  también,  recurrí  a  una  vasta  
biblioteca.  Cito  algunos  títulos  como  referencia:  
 
 
Amorc,  Antigua  y  Mística  Orden  de  la  Rosa  Cruz  
—Cartas  y  archivos.  
Agni  Yoga  Society,  
—Hierarchy,  1931.  
—Infinity,  1930.  
—Leaves  of  Morya’s  Garden:  The  Call,  1924.  
—Leaves  of  Morya’s  Garden:  Illumination,  1925.  
Bailey,  Alice  A.,  
—  “Tratado  del  Fuego  Cósmico”,  1922.  
—“Iniciación  Humana  y  Solar”,  1922.  
Bauval,  Robert,  “El  Misterio  de  Orión”,  Buenos  Aires,  Kier,  1994.  
Blavatsky,  Helena  P.,  “La  Doctrina  Secreta”  (sus  seis  tomos),  Buenos  
Aires,  Kier,  1994.  

 

103  

Coquet,  Michel,  “Los  maestros  de  la  gran  logia  blanca”,  Madrid,  Edaf,  
1982.  
Drayer,  Rurh  A.,  “Nicholas  &  Helena  Roerich”,  Illinois,  Quest  Books,  
2005.  
Frank,  Emilie  A.,  “Mt.  Shasta”,  California,  1998.  
Gardner,  Lawrence,  “La  herencia  del  Santo  Grial”,  Barcelona,  
Mondadori,  1999.  
González,  Ricardo,  
—“Intraterrestres”,  Ediciones  Luciérnaga,  Grupo  Planeta  España,  
2011.  
—“El  Decálogo  de  la  Hermandad  Blanca”,Ediciones  Luciérnaga,  
Grupo  Planeta  España,  2013.  
Guenón,  René,  “El  Rey  del  Mundo”,  Barcelona,  Paidós,  1997.  
Hancock,  Graham,  “Las  Huellas  de  los  Dioses”,  Barcelona,  Ediciones  
B,  1999.  
Leadbeater,  C.W.,  “Los  Maestros  y  el  Sendero”,  Buenos  Aires,  LC,  
1988.  
Le  Page,  Victoria,  “El  Enigma  de  Shambhala”,  Barcelona,  Abraxas,  
1998.  
Lytton,  Bulwer,  “Vril,  el  poder  de  la  raza  venidera”,  Madrid,  
Ediciones  Jaguar,  2004.  
Maclellan,  Alec,  “El  Mundo  Perdido  de  Agharti”,  Madrid,  Edaf,  1982.  
Mantle,  Philip/Stonell,  Paul,  “Expediente  Soviet  Ufo”,  Madrid,  
Nowtilus,  2010.  
Ossendowski  M.,  Ferdinand,“Bestias,  hombres  y  dioses”,  Madrid,  M.  
Aguilar,  1987.  
Pennick,  Nigel,  “El  Mundo  Subterráneo”,  Buenos  Aires,  Lidiun,  
1990.  
Roerich  Helena:  Sus  cartas,  disponibles  en  www.agniyoga.org.  
Roerich,  Nicolás,  
—  “El  corazón  de  Asia”,  Buenos  Aires,  Kier,  1998.  
—  “Shambhala”,  Grupo  Libro,  Madrid,  1992.  

 

104  

—  “Altai-­‐‑Himalaya”,  A  travel  diary,  USA,  2001.  
—“The  Invincible”,  Nicholas  Roerich  Museum,  1991.  
Rodríguez,  Alicia,  
—  “Transfórmate  en  Bandera  de  la  Paz”,  Panorama  Editorial,  México,  
2000.  
—  “Encuentra  tu  misión”,  Panorama  Editorial,  México,  2000.  
—“Una  niña  hacia  el  destierro”.  Panorama  Editorial,  México,  2001.  
Tomas,  Andrew,  “Shambhala,  Oasis  de  Luz”,  Plaza  &  Janés,  Madrid,  
1976.  
 
 
Páginas  de  referencia:  
 
Web  oficial  del  Comité  Internacional  de  la  Bandera  de  la  Paz:  
http://www.banderadelapaz.org/  
 
Web  oficial  del  Museo  Roerich  de  Moscú:  
http://en.icr.su/museum/  
 
Web  oficial  del  Museo  Roerich  de  Nueva  York:  
http://www.roerich.org/  
 
NOTA:  las  fotos  de  Roerich  y  su  expedición,  así  como  los  diversos  
cuadros  que  pintó,  y  que  ilustran  este  pequeño  libro,  han  sido  
tomados  del  amplio  catálogo  online  que  dispone  el  Museo  Roerich  
de  Nueva  York.  
 
Web  oficial  del  Centro  Roerich  en  la  Argentina:  
http://www.centroroerich.com/  
 
Web  personal  de  Ricardo  González:  
http://www.legadocosmico.com/  

 

105  

Decreto de Paz
Escribe en esta página tu decreto de Paz para el mundo. Y
conserva este libro para no olvidarlo. Creer es crear.

 

106  

 

107  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful