La “letra chica” de la gratuidad 2016 
Apuntes para la discusión 

 
 
 

 
 
 
 
 
Víctor Orellana 
1
José Miguel Sanhueza  
Fundación Nodo XXI 
Enero 2016 
 

 
 
 
 
1

 Asimismo, colaboraron en el levantamiento de datos 2016 Fabián Guajardo y Luis Espinosa. 

 
1. Introducción 
 
Las  movilizaciones  del  2011,  bajo  la  consigna  "educación  pública,  gratuita  y  de  calidad", 
abrieron  la  posibilidad  de  iniciar  un  nuevo  ciclo  político.  Una  inmensa  mayoría  ciudadana 
exigió  una  reforma  educacional  que  inaugure  el  fin  a  la  herencia  dictatorial  en  educación,  
marcando  un  rumbo  distinto al de las últimas décadas, en que las injusticias del mercado se 
han resuelto, una y otra vez, con la misma receta fallida: más mercado. 
 
En  ese  contexto,  la  demanda  por  educación  gratuita  se  enmarca  dentro   de  una 
reivindicación  social  mucho  más  amplia,  orientada  a  una  nueva  forma  de  concebir  el 
derecho  a  la   educación.  De  ahí   que  no  basta  con  discutir  de manera fragmentada o parcial 
sobre  este  asunto,  sino  que  es  necesario  abordar  un  debate  democrático  sobre  el  sentido 
de  la  educación  chilena. Hay que superar la discusión que naturaliza el mercado ­con más o  
menos regulación­ y pensar en reconstruir su carácter público. 
 
El  Gobierno  optó  en  cambio  por  una  estrategia  distinta.  En  lugar  de  promover  un  amplio 
diálogo  democrático  sobre  los  horizontes  de  largo  plazo  del sistema de educación superior, 
decidió  partir  al  revés,  postergando  una  discusión  más  sustantiva  sobre   las  características 
del sistema y apostando a implementar, como fuese, la “gratuidad” desde 2016. 
 
Luego  de  meses  de   tensa  discusión  corporativa,  un  enrevesado  debate  presupuestario,  e 
incluso  la  intervención  del  Tribunal  Constitucional, el producto final es  la llamada “ley corta”, 
que  cristaliza  la  fisonomía  de  la  gratuidad  para  este  año.  Así,  la  “gratuidad”  finalmente 
aprobada  es  extensiva  para  los  estudiantes  pertenecientes  a  los  primeros  cinco  deciles  de  
menores  ingresos  (bajo  $155.000  per  cápita)  que  ingresen  a  alguna  de  las  instituciones 
2
elegibles.  Estas  corresponden  a  las  16  universidades  del  Estado ​
,  las  9  instituciones  no 
3
estatales  del  Consejo  de  Rectores   y  5  instituciones  privadas  que  cumplen  con  el  requisito 
de  al  menos  4  años  de  acreditación  y  no  poseer  relaciones  con  sociedades  con  fines  de 
4
lucro ​
.  
 
El  Gobierno  ha planteado que la gratuidad constituye un mecanismo de  financiamiento a las 
instituciones,  abandonando  la  lógica  de  los  subsidios  a  la  demanda.  Pero  tal  aseveración 
es,   a  lo menos, un exceso discursivo. La asignación  por gratuidad para cada institución será 
dependiente  del  número  de  "estudiantes  beneficiarios"  (es  decir,  pertenecientes  a  los  5 
primeros deciles de ingreso) y del arancel de la carrera. En efecto, el “aporte por gratuidad”  

2

 Universidades  de  Tarapacá,  Arturo  Prat, Antofagasta, Atacama, La  Serena, Valparaíso, Playa  Ancha,  USACH, U.  de Chile,  
UMCE, UTEM, U de Talca, del Bío Bío, de la Frontera, de Los Lagos y de Magallanes.  
3
 U.  Católica, Católica  de  Valparaíso,  Católica del Norte, Católica  del Maule, Católica de la Santísima Concepción, Católica  de 
Temuco, U. de Concepción, U Técnica Federico Santa María y U. Austral de Chile  
4
 U.  Diego  Portales,  Católica Silva Henríquez, Alberto Hurtado, Autónoma y Finis Terrae.  A la fecha se encuentra pendiente  la 
situación de la U. Adventista,  a  la espera de decisión de acreditación  por parte de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA). 
Cabe  señalar  que  también  constituían   instituciones  elegibles  las  universidades  Adolfo  Ibáñez,  Mayor   y  de  Los  Andes,  no 
obstante decidieron no adscribir.  

 
corresponde  al  cálculo   del  producto  del  ​
arancel  regulado  y  el   número  de   ​
alumnos 
matriculados​
,  más  ​
la  diferencia  entre  el  arancel  real  ­y  los  derechos  de  matrícula­  y  el  
5
arancel  regulado ​
,  esto  hasta  ​
un  20%  por  sobre  el  arancel  regulado,  por  el  número  de 
6​
beneficiarios . 
 
El  presente  documento  busca  poner  de  manifiesto  algunos  preocupantes  riesgos  que 
entraña  la  manera  en  la   cual  se ha concebido la implementación de la “gratuidad” para este 
año  2016,  que  se  han   visto  invisibilizados  en  una discusión pública marcada por el enfoque 
comunicacional en casos aislados. 
 
Como  se  verá  a  lo  largo  del  presente  documento,  la  opción  del  Gobierno  deja  a  la  libre 
discrecionalidad  de  las  instituciones  aspectos  críticos  de  su  implementación, 
particularmente  lo  que  dice  relación  con  el  trato  respecto  a  los   estudiantes   “no 
beneficiarios”.  Asimismo,  se  evidencia  que,  lejos  de  la  retórica  oficial,  en  la  práctica  el 
mecanismo  de  financiamiento elegido ha operado como un esquema  prácticamente idéntico 
al de instrumentos de subsidio a la demanda ya existentes. 
 

2. Algunos datos relevantes 
 
En  primer  lugar,  corresponde  señalar  que  las  cifras  que  se  presentan  a  continuación  se 
basan  en su totalidad a fuentes oficiales, las que se consignan debidamente en cada una de 
las tablas que se presentan a continuación. Se trabaja con datos del Servicio de Información 
sobre  Educación  Superior   (SIES,  ​
www.mifuturo.cl​
),  la  base  de  datos  de  aranceles  2016 
publicada  por  la  Comisión  Ingresa  (​
www.ingresa.cl​
),  los  respectivos   sitios  web  de  admisión 
de  los  planteles  universitarios  adscritos  a  la  gratuidad  2016,  comunicaciones  de  prensa 
entregadas por el Ministerio y las Leyes de Presupuesto 2015 y 2016.  
 
Un  primer  elemento  a  considerar  dice  relación  con  ​
la  cobertura  de  la  gratuidad​
.  El 
Gobierno  tras  el  anuncio  de  la  “ley  corta”  proyectó  una  cifra  de  ​
178.000  estudiantes  a  ser 
7​
beneficiados  por  la  gratuidad ,  cifra  equivalente  a  un  ​
14,4%  de  la  matrícula  del  sistema  de 
educación superior chilena al año 2015. Si bien el número de estudiantes totales que cubrirá 
la  gratuidad  finalmente es una cifra aún por consolidarse, hasta la fecha los números que ha 
8
podido  conocer  la  opinión  pública  ascienden  a  24.000  alumnos  antiguos   más  30.000 
estudiantes  nuevos,  y  alrededor   de  19.000  estudiantes  cuya  situación  se  encuentra  aún 
9
pendiente ​
. En cualquier caso, cabe señalar que el Gobierno ha bajado el perfil a estas  

5

 El arancel regulado se calcula en base al promedio ponderado de los aranceles de referencia por grupos de programas de 
estudio de las instituciones que cuenten con el mismo número de años de acreditación y los derechos básicos de matrícula 
promedios. 
6
 Ley de Presupuestos del Sector Público 2016, Partida 9, Capítulo 01, Programa 30, Glosa 05.  
7
 La Tercera, “​
Gobierno reorienta la gratuidad 2016 y baja el número de favorecidos​
”, Noticia del 22 de diciembre de 2015.  
8
 La Tercera, “​
Ministerio de Educación: Más de 24 mil jóvenes se suman a la Gratuidad 2016​
”, Noticia del 9 de enero de 2016. 
9
 La Tercera, “​
Gratuidad: 19.532 seleccionados están en duda hasta el 9 de febrero​
”, Noticia del 11 de enero de 2016. 

 
cifras  aún  preliminares,  afirmando   que  cerca  de  160.000  alumnos   serán  en  definitiva 
10
titulares del beneficio ​

 
En  lo  que  respecta  específicamente  a  ​
estudiantes  nuevos​
,  el  pasado  11  de  enero  el 
11
Ministerio  de  Educación  hizo  pública  a  través  de  diversos  medios  de  comunicación   la 
información  que  se  consigna  en  la  Tabla  1.  Se  trata  de  una fotografía del momento  que, de 
12
todos modos, permite identificar algunas tendencias ​
.  
 

 La Nación, “​
Delpiano: 160 mil alumnos estudiarán con gratuidad en 2016​
”, Noticia del 13 de enero de 2016. 
 Ver por ejemplo La Tercera, “​
Gratuidad: 19.532 seleccionados están en duda hasta el 9 de febrero​
”, Noticia del 11 de enero 
de 2016  
12
  Cabe la precaución de que no se trata de datos definitivos, pues se trata aún de estudiantes aceptados (no de matriculados 
efectivos). Además, existe a la fecha alrededor de un 30% de los estudiantes que postularon a la gratuidad mediante el 
Formulario Único de Acreditación Socioeconómica (FUAS) cuya situación es aún incierta. EMOL.com, “​
Educación superior: Al 
menos el 30% de los jóvenes que optaron a gratuidad no saben si la tendrán​
”, Noticia del 11 de enero de 2016. 
10
11

 
Tabla 1 ­ Cobertura Gratuidad por Institución al 11 de enero de 2016

 
Fuente: Datos MINEDUC publicados en medios de prensa, Lunes 11 de enero de 2016 

 
Si  se   considera  exclusivamente  a  las  instituciones  del  Consejo  de  Rectores,  se  pueden 
observar  proporciones  que  no   difieren  sustantivamente  de  las  cantidades  de   estudiantes 
13
beneficiarios  de  la  Beca  Bicentenario   en  los  años  recientes  (Tabla  2),  donde  se  aprecia 
una leve primacía de las instituciones del Estado. La incorporación de los cinco planteles  
 
13

  La  Beca  Bicentenario  se   entrega  anualmente  a  estudiantes pertenecientes al 70%  de menores ingresos de la población, 
matriculados  en  las  universidades   del  Consejo  de  Rectores  que  se  encuentren  acreditadas. La cobertura de  esta beca es 
equivalente al arancel de referencia de la carrera.  

 
privados  ajenos  al  CRUCH  a  la  gratuidad,  por  el  contrario,  hacen  que la balanza en cuanto 
a cantidad de estudiantes beneficiados se incline hacia las instituciones privadas. 
 
Cabe señalar que la comparación es relevante en cuanto, como se verá más  adelante, parte 
importante  de   los  recursos  involucrados  en  la  glosa  de  gratuidad  en  la  práctica constituyen 
dineros  desplazados  de  las  asignaciones  a becas, principalmente la Beca Bicentenario, con 
lo  que  en  la  práctica  representaría  una  suerte  de   ampliación  de  la  cobertura  de   esta última 
(que abarca solamente hasta el monto del arancel de referencia). 
 
Tabla 2  
N° Beneficiarios nuevos Becas Bicentenario (2012­2014*) por tipo de institución 

 
Fuente: Datos MINEDUC.  
* Cifras Beca Bicentenario 2015 no disponibles a nivel desagregado por institución. 

 
Ahora  bien,  además  de  las  diferencias  que  finalmente  lleguen  a  existir  entre  la   cobertura 
esperada  por  el  Gobierno  y  la  que  efectivamente  se  materialice,  y  de  la  potencial  
preferencia  por   la  educación  privada  que  puede  llegar  a  tener  la  gratuidad  como  está 
concebida,  existen  también  otros  aspectos  que  abren  interrogantes  y   potenciales 
preocupaciones  para  el  amplio  universo  de  estudiantes  y  familias  que   no  acceden  a  la 
gratuidad. 
 
Uno  de  ellos  dice  relación   con  ​
los  aumentos  de  aranceles​
.  Al  contrastar  los  aranceles  a 
estudiantes  nuevos  para  el  año  2016  respecto  del  año anterior, se puede observar que tres 
de  las  seis  instituciones  privadas  que adscribieron a la gratuidad se encuentran entre las 10 
que subieron más sus aranceles de un año a otro.  
 
Destaca  muy  especialmente  el  aumento  en  la  Universidad   Autónoma,  con  un  alza  en  
términos  agregados  del  4,5%  en  los  aranceles  de  sus  carreras.  Cabe  recordar  que  la 
Universidad  Autónoma  es  una  de  las  instituciones  universitarias  investigadas  por  lucro,  de 
acuerdo  al  informe  de   la  Comisión  Especial  Investigadora  encargada  de estudiar a fondo el 
14
Sistema  de  Educación  Superior  Chileno  (Informe  “Lucro  2” ​
),  aprobado  por  la  Cámara   de 
Diputados el año 2014. 
 
 
 
 
14

 Cámara de Diputados (2014)  ­ ​
Informe de la Comisión Especial Investigadora Encargada  de Estudiar  a Fondo  el Sistema de 
Educación Superior Chileno  

 

 
 
 
Tabla 3 
Alzas de Aranceles de Primer Año 2015­2016, por institución 

 
Fuentes: 
­
Aranceles 2015 – Base de datos de Oferta Académica, SIES (​
www.mifuturo.cl​
). Cifras ajustadas por inflación de 
3,94% Diciembre 2014­Diciembre 2015 (Fuente: ​
http://encina.ine.cl/CALCULADORA/​

­
Aranceles 2016 – Sitios Web de Admisión de las Universidades + Comisión Ingresa (​
www.ingresa.cl​

(*) Considerando solamente carreras y programas regulares en jornada diurna 

 
 
 
 

 
El  comportamiento  de  la  Universidad  Autónoma  se  aprecia con mayor nitidez al desagregar 
el  análisis  al  nivel  de  las  carreras  ofrecidas  por  el  grupo  de  universidades  adscritas   a  la 
gratuidad.  Del  total  de  carreras  que  muestran  un  alza  superior  al  5%  ­en  términos  reales­ 
del 2015 al 2016, más de la mitad corresponden a dicha institución.  
 
 
 
 
 
 
 
 
Tabla 4 
Principales Alzas de Aranceles de Primer Año 2015­2016, por carrera 

 
­
­

Fuentes: 
Aranceles 2015 – Base de datos de Oferta Académica, SIES (​
www.mifuturo.cl​
). Cifras ajustadas por inflación de 
3,94% Diciembre 2014­Dic.2015 (Fuente: ​
http://encina.ine.cl/CALCULADORA/​

Aranceles 2016 – Sitios Web de Admisión de las Universidades + Comisión Ingresa (​
www.ingresa.cl​

(*) Considerando solamente carreras y programas regulares en jornada diurna que experimentan alzas reales 
superiores al 5% 

 
Además  de  los  aranceles,  otra  dato  que  parece  preocupante  dice  relación  con  las   fuentes 
de  financiamiento.  Al  comparar  los   presupuestos   2015  y  2016  se  observa  que  la 
incorporación  de  la  glosa  de  gratuidad  trae  aparejada  una  ​
fuerte  disminución  en  la 
asignación  por  concepto  de  becas  de  arancel​
,  destacando  especialmente  la  Beca 
Bicentenario como fue anteriormente enunciado.  
 
 

 
Tabla 5 
Asignaciones Presupuestarias Becas de Arancel 2015 y 2016 (en M$) 

 
Fuente: Leyes de Presupuestos del Sector Público 2015 y 2016. Partida 9, Capítulo 01, Programa 30, Glosa 04. 
Cifras 2015 ajustadas por inflación de 3,94% Diciembre 2014­Diciembre 2015 (Fuente: ​
http://encina.ine.cl/CALCULADORA/​

 
 
 
Cabe  señalar  que  en  total  la  disminución  real  de  recursos asignados a becas de arancel es 
de  276.520.779  miles  de  pesos,  equivalentes  al  ​
51,5%  del  monto  contemplado  en  la  glosa 
de  gratuidad  (M$  536.620.149).  Asimismo,  corresponde  señalar  que  otra  de  las  fuentes 
principales  de  financiamiento  en  el  caso   de  Universidades  del  Consejo  de  Rectores,  como 
15
es  el  Fondo  Solidario,   para  este  año  2016  disminuye  en  M$  76.919.975 ​
,  equivalentes  al 
14,3%  de  los  recursos  involucrados  en  la  gratuidad.  De  este  modo,  ​
un  65,8%  de  los 
montos  involucrados  en  la  gratuidad  2016  corresponde  a  reemplazo  de  otros 
mecanismos​
 de financiamiento estatal.  
 
La  situación  inversa  ocurre  con  el  Crédito  con  Aval  del  Estado.  Se   puede  apreciar  que  ​
los 
recursos  involucrados  en  el  CAE  aumentan  en  un  35,7%​
,  considerando  la  totalidad  de 
los  montos  comprometidos  para  la  aplicación  de  la  Ley  N°  20.027,  más  los  dineros  que  
desde  2012   en  adelante  se   asignan  para  subsidiar  la  rebaja  de  la  tasa  de  interés  a  un  2% 
16
(Ley N° 20.634 ​
). 
 
 
 
 
 

15

 De  M$  80.568.177 (cifra  ajustada por inflación de 3,94%  Diciembre 2014­Dic.2015) en 2015 se pasa a M$ 3.648.202 para  
2016  (Fuente:  Leyes de Presupuestos del Sector Público 2015  y 2016.  Partida 9, Capítulo 01,  Programa  30, Denominación 
“Aplicación Letra a) Art.71 bis de la Ley N° 18.591”)​
 
16
 En abril de dicho  año se  anunció un proyecto  de  reforma al  Crédito con Aval del Estado, con dos  ejes de cambio: por  un 
lado, una rebaja  en  la  tasa; y por otro, la desaparición  de los bancos como intermediarios del  Crédito, creándose  una “agencia 
pública”  para   efectos  de  la  administración  del  sistema  de   financiamiento.  La  tramitación  posterior  del  proyecto  decantaría 
finalmente en que, si  bien  no  reemplaza a los bancos, la  rebaja de la tasa de interés se realiza a través de  subsidio  adicional 
del fisco a la banca privada por este concepto. 

 
 
Tabla 6 
Asignaciones Presupuestarias Crédito con Aval del Estado 2015 y 2016 (en M$)  

 
Fuente: Leyes de Presupuestos del Sector Público 2015 y 2016. Partida 9, Capítulo 01, Programa 30, Glosa 17. 
Cifras 2015 ajustadas por inflación de 3,94% Diciembre 2014­Dic.2015 (Fuente: ​
http://encina.ine.cl/CALCULADORA/​

 

3. Análisis 
 
Integrando  el  análisis  de  las  cifras  anteriormente  expuestas,  se  puede  observar  en  primer 
lugar  que  existe  una  diferencia  significativa  entre  la  cobertura  originalmente  proyectada 
públicamente  por  el  Gobierno  y  lo  que  potencialmente  puede  llegarse  a  alcanzar  en  la 
práctica.  Esta  diferencia  tiene  implicancias  concretas  en  el  impacto  que  tiene  una  política 
con  pretensiones   de  gratuidad  universal  y  superación  del  financiamiento tipo beca/​
voucher​

en  la  medida  que  no   es  capaz  siquiera  de  tener  el  alcance  que   se  fijó  y,  además,  afecta 
presupuestariamente  a  medidas  existentes  ­como  las  Becas  Bicentenarios­  que   acotan  su 
cobertura. 
 
Consecuencia  de  lo  anterior,  se  corre  el  riesgo  de  que  sea  necesario  reasignar  recursos 
para  mitigar  una  situación  de  mayor  pauperización  respecto  a  los  estudiantes  del   sexto  
decil,  y   superiores,  que no acceden a la gratuidad. Es preciso visualizar que las condiciones 
que  determina  la pertenencia al quinto decil respecto al sexto ­el séptimo, incluso, el  octavo­ 
no  pasa  de  ser  una  distinción  técnica,  de  focalización  de  recursos,  que  poco  tiene  que  ver 
con las constricciones económicas que supone financiar la educación.  
 
Para  ponerlo  de  manera  más   gráfica:  un  estudiante   de  una  familia que tenga un ingreso un 
poco  superior  a  $155.001  per  cápita,  no  accede  a  la  gratuidad,  y  junto  con  ello  se  verá 
enfrentado  al  riesgo  de  una  precarización  aún  mayor,  riesgo que se ancla en varios riesgos 
esbozados a partir de los datos antes descritos.  
 
En  primer  lugar,  la   necesidad  de  “cuadrar  la  caja”  con  los  estudiantes  que  no  acceden  a la 
gratuidad,  constituye  un  potencial  incentivo  al  incremento  sustantivo  de  los  aranceles,  
especialmente   en  un  marco  de  escaso  control  público  como  el  que  caracteriza  a   las 
instituciones de educación superior privadas.  
 
El  caso de la Universidad Autónoma permite poner de manifiesto algunos de los riesgos que 
encarna  la  gratuidad  como  ha  sido   concebida  en  este  proceso  2016.  Por  un  lado,  el 
fortalecimiento con recursos públicos de proyectos educativos privados con escasa  
 
 

 
 
17
regulación,  incluso  investigados  por  prácticas  lucrativas   ilegales ​
.  En  el  ejemplo,  esta 
universidad  queda  con  el  potencial  mayor  número  de matriculados con gratuidad y con casi 
el  50%  de  su   matrícula  de  primer  año  cubierta  por  este  beneficio.  Y,  de  manera 
complementaria,  la  falta  de  regulación  permite  alzas  de  aranceles  que  difícilmente  puede 
justificarse  a  partir  de  la  estructura  de  costos  de  las  carreras  involucradas.  Cabe  recordar, 
nuevamente,  que  esta  es  una  de  las  universidades  investigadas  por  lucro  por  parte  del 
Ministerio Público.  
 
Por  otra  parte,   las  noticias  de  prensa  que   revelaron  la  firma de pagarés en dicha institución 
18
en  el  marco  de  su  proceso  de  admisión   resultan  menos  sorprendentes  a  la  luz  de  estos 
datos.  En  la  práctica,  en  la  relación  de  la  institución  con  sus  estudiantes,  la  gratuidad 
pareciera  operar  de  forma  no   muy  distinta  a  una  beca/​
voucher​
,  en  donde  cada  institución 
decide  los  términos  de  control  del  cumplimiento  de  este  ​
voucher,​
  definiendo  también  de 
manera unilateral su relación con los “no beneficiarios”.  
 
Este  funcionamiento  tipo  ​
voucher   es  consistente  con  la  constatación  de  la  procedencia  de 
más  de  la  mitad  de   los  recursos  de  la  glosa  de   gratuidad.  Se  pudo  observar  anteriormente 
que  el  monto  asignado  en  la  glosa  presupuestaria  para  la   gratuidad  (M$ 536.620.149) está 
conformado en más de un 50% por recursos anteriormente asignados a becas.  
 
Se  configura  así  un  escenario  potencialmente  preocupante   para  los  estudiantes   del  sexto 
decil,  y   superiores, que no accedan a la gratuidad. Un escenario de  mayor desprotección  en 
cuanto  a  la  posibilidad  de  acceder  a  becas,  y  en  contraste   una  asignación  sustantiva  de 
recursos  adicionales   al  Crédito  con  Aval  del  Estado,  con  los consiguientes mayores niveles 
de endeudamiento y precarización.  
 
Por  otra  parte,   en  el  caso  de   los  estudiantes  que  sí  acceden  a  la  gratuidad  2016,  la 
19
eliminación  de  las  becas  de  mantención   (que permiten cubrir  gastos propios de la  vida del 
estudiante  tales  como  transporte,  material  de  estudio,  alimentación,  etc.)  puede  tener  un 
efecto  potencialmente  negativo  en  cuanto  a  la  posibilidad  de  que  dichos  jóvenes   puedan 
continuar cursando sus estudios. 
 
De  este  modo,  una  política  como  la  “gratuidad” 2016, concebida bajo una retórica inclusiva, 
corre  el  riesgo  de  introducir  nuevas  barreras  ficticias  entre  lo  que  algunos  denominan  “los 
verdaderos  pobres”  y  un  amplio  segmento  de  la  población  que  no  presenta  diferencias 
demasiado significativas con estos últimos.  
 
17

  CIPER   Chile,  “​
Universidad   Autónoma: Las  pruebas del lucro de la  privada que ingresó a la gratuidad​
”. Artículo  del  20  de 
enero de 2016. 
18
  EMOL.com,  “​
Universidad  Autónoma   pidió  firmar  pagaré   a  alumnos  beneficiados   con  la  gratuidad​
”.  Noticia   del  28  de  
diciembre de 2015.  
19
 Bío Bío Chile, ​
Confech critica a Mineduc por  terminar  con  becas de mantención para universitarios​
. Noticia  del 13 de  enero 
de 2016. 

 
 
4. Conclusiones 
 
El  presente  documento  busca  contribuir  a  la   discusión  pública  con  algunos  elementos  que 
se  han  visto  escasamente  reflejados  en  un  debate  extraviado  entre  los  avatares  de  la 
discusión  presupuestaria,  y  en  los  días  recientes  marcado  también  por  la  apelación 
comunicacional  constante  a  casos  de  familias  beneficiarias  de  la  gratuidad  2016.  Una 
apelación  que  no   solamente  oculta  el  hecho  de  que  no  pocos  de  aquellos  casos  en  años 
anteriores  habrían  sido  cubiertos  por  la  Beca  Bicentenario  ­más  otros  mecanismos  de 
financiamiento   existentes­,  sino  que  además  esconde  el  hecho  más  sustantivo  y  profundo: 
el  extravío   que  ha  experimentado  la  reforma  educacional  a   partir  de  la  errática  conducción 
llevada por el entonces Ministro Eyzaguirre, conducción que aún parece imperar.  
 
Y  es  que  una  reforma  educacional  sustantiva  no  puede  construirse  en  términos  como  los 
que han marcado el debate en torno a la gratuidad. La falta de discusión democrática lleva a 
un  absurdo  tecnocrático  donde  finalmente  el  estudiante  del  sexto  decil  de  ingreso  puede 
terminar  peor en relación a su situación anterior. Así, un  estudiante de una familia que tenga 
un  ingreso  un poco superior a $155.001 per cápita puede acabar  en una situación incierta e, 
incluso,  perjudicado  por  una  política   que,  una  vez más, pone el principio de focalización por 
sobre el de consolidar derechos sociales.  
 
En  la  situación  que  algunas  universidades  adscritas  a  la gratuidad aumentan sus aranceles 
reales,  estos  estudiantes  disponen  casi   como  única  alternativa  el  Crédito  con  Aval  del 
Estado,  una  política  comprobadamente  irracional,  ineficiente  e injusta, que entrega el futuro 
de miles de jóvenes chilenos a la especulación bancaria.  
 
El  escenario  de  reformas,  abierto  gracias  a  las  masivas  movilizaciones  sociales,  pone  al 
Gobierno  ante  un  dilema.  Mediante  la  gratuidad  de  la  educación  superior,  el  Estado  puede  
terminar  pagando  la  cuenta  de   lo  que  durante  35  años  ha  hecho  el  mercado;  o  puede 
encarnar  una  nueva  forma  de  concebir  el  derecho  a  la  educación,  lo  que  requiere 
acompañarla de una verdadera reforma educacional. El país espera lo segundo. 
 
Para  ello,  la  propuesta  de  reforma  sistémica  de  la  educación  superior  que  el  Gobierno  ha 
anunciado  para  este  año,  debe  superar   la  gratuidad  basada  en  el  arancel  y  comenzar  a 
concebir  a   las  instituciones  de  educación  superior  como  parte  de  una  sistema  en  que  las 
instituciones  se  articulan  y colaboran, y no como un espacio de interacción entre oferentes y 
demandantes.  Un  sistema  donde  la  forma  de  garantizar  el  derecho  a  la  educación  sea  un 
cupo  en  una   institución  pública  y  no  simplemente  un  bono  focalizado  para  comprar 
educación en un mercado donde abunda la especulación y el escaso control democrático. 
 
Desde  la  Fundación  Nodo  XXI  hemos  intentado  aportar  al  debate,  trabajando  en  conjunto 
con distintas personas del mundo social y educacional en la iniciativa “Compromiso por una  

 
Nueva  Educación”  (​
www.compromiso.cl​
).  Nos  asiste  la  plena  convicción  acerca  de  la 
importancia  crucial  de  la  reforma  para  que  la  política  recupere  conexión  con  la  sociedad,  e 
impulse  una  ampliación  de  la  democracia sobre terrenos hoy  comandados por el mercado y 
sus  desigualdades.  Recuperar  la  educación  para  el  espacio  público  es  condición  de 
posibilidad  para  cualquier  proceso  de   democratización  social  y  política  que  emprendamos 
como sociedad.  
 
En  ese  marco,  resulta  fundamental  que  no  se  pierdan  los  amplios  consensos  sociales 
alcanzados  sobre  la  superación  del  mercado en educación. Es decir, que se pueda articular 
en  torno  a  la  construcción   de  una  nueva  educación  pública  una amplia mayoría ciudadana. 
Más  allá   de  discutir  aisladamente  sobre  financiamiento  u  otros  aspectos  puntuales   o 
parciales,  es  necesario  repensar  el  sentido  de  marcha  de  la  educación  chilena: si recupera 
su  carácter  público,  o  sigue presa de un mercado más o menos regulado y financiado por el 
Estado.  Esa  es  la  gran  discusión  que  debemos  ser  capaces  de  recuperar  este  año 2016, y 
ofrecemos toda nuestra colaboración para avanzar en aquella dirección.  
 
 
 
 
 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful