NUEVAS METODOLOGÍAS EN LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS SOCIALES

MIGUEL ÁNGEL PEREIRA BAZ
CeDeC (Mérida)

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”
(Albert Einstein)
La revolución está aquí: ¡Viva la metodología!
“Alumnos crean videolecciones para sus compañeros”, “Alumnos, Usamos el ruido del
centro para aprender y difundir”, “Alumnos que enseñan a alumnos”, “Contenidos
educativos a medida de cada alumno”, “Flipped en el aula: una aventura extraordinaria”,
“Creamos epubs de nuestras asignaturas”...
Estos son los títulos de algunas experiencias educativas innovadoras que se han
desarrollado en centros educativos de todo el Estado durante los últimos meses. En todas
ellas los alumnos aprenden de manera activa investigando, creando sus recursos de
aprendizaje y compartiendo lo creado con sus compañeros.
Al mismo tiempo, las herramientas, los contenidos y los momentos de la evaluación son
completamente diferentes. Los estudiantes saben desde el inicio los criterios , ponen en
juego, recursos como las rúbricas y los diarios de aprendizaje, son agentes activos en la
revisión, análisis y valoración de sus tareas y colaboran en la evaluación de sus
compañeros.
El elemento más importante de estas experiencias didácticas está, no obstante, en los
resultados para el aprendizaje no solo por la adquisición por los alumnos de las
competencias y la consecución de los objetivos del currículo sino sobre todo por el cambio
en la implicación de los estudiantes en las actividades escolares dentro y fuera del aula.
Mari Cruz Chacón, del IES “Clara Campoamor” de Ceuta lo resume de esta forma “El
resultado de nuestra experiencia (ABP) puede resumirse así: alumnos y alumnas que
quedan en sus casas para preparar los trabajos y que piden ir al instituto por las tardes para
preparar sus tareas, que llegan a casa y no paran de mandar mensajes para que sus
profesores les resuelvas dudas. estudiantes que han pasado de la desmotivación a la
implicación”.
La base de estas experiencias está en nuevos planteamientos metodológicos, entre los que
podemos citar, por su actualidad y aceptación, el aprendizaje basado en proyectos y el
Flipped Classroom. Estas nuevas metodologías están siendo puestas en práctica por los
docentes en dos formas muy diferentes. En unos casos, el profesor o profesora espontánea
e individualmente apuesta por el nuevo método. En otros casos, el proyecto del centro, y las
directrices de la dirección, marcan la obligatoriedad de que todos los docentes asuman y
pongan en práctica estas metodologías.
Más allá de algunos elementos específicos que podemos considerar para la enseñanza de
las Ciencias sociales, muchas de las características de los cambios metodológicos que
están ocurriendo y que van a continuar extendiéndose en los próximos cursos son comunes
para cualquier área de conocimiento de Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato o
Formación Profesional.

Por tanto, nuestro análisis de la presencia de las nuevas metodologías en la enseñanza
debe ampliar la mirada y hacer un análisis general de los elementos comunes que las
nuevas metodologías están aportando alas diversas materias aunque utilizando como
referencia, ejemplo y guías las experiencias vinculadas a las ciencias sociales.
Con este enfoque, podemos además tener en cuenta en nuestro análisis; sin perder la vista
los objetivos, contenidos y criterios propios de las ciencias sociales; cómo enfocar el
aprendizaje de nuestros alumnos para responder a los nuevos requisitos sociales y
curriculares, marcados por objetivos globales que afectan a todas las áreas de conocimiento
y que se resumen actualmente denominadas competencias clave.
Ejemplos que son modelos
Las siguientes propuestas y experiencias didácticas que se insertan en estas corrientes
innovadoras de las que hablamos y que aplican la innovación al aprendizaje de contenidos
concretos del currículo de las áreas de las ciencias sociales son el mejor punto de partida
para la reflexión. Algunas son específicas de Geografía e Historia y otras son muestra de
propuestas interdisciplinares de aprendizaje.
“Profes de Economía / Historia”. Esta secuencia didáctica basada en aprendizaje por
proyectos plantea a los alumnos el reto de desarrollar tres contenidos didácticos sobre los
sectores económicos: un juego de mesa, un vídeo educativo y un libro (en formato
tradicional o en epub). Hasta llegar a estas producciones, los equipos de aula recopilarán
sus recursos, experiencias y actividades en blogs de aula, que actuarán como diarios de
aprendizaje, en paneles (colocados en el aula o diseñados en Pinterest).
“The mirrors' social news”. Una experiencia del IES “Torres de los Espejos” en la que la
colaboración entre los docentes de Inglés y Geografía e Historia da como resultado un
periódico digital en el que además del aprendizaje de la lengua extranjera, los alumnos
desarrollan contenidos y objetivos ligados al currículo de tercero como Demografía,
Economía y organización política”.
“Luz y oscuridad”. Proyecto global de centro del IES “Dos mares” de Murcia. En él, los
estudiantes trabajaron desde las diversas materias en torno a un tema común para
desarrollar diversas experiencias que implicaban la investigación, la resolución de casos y la
publicación de contenidos en diversos formatos como presentaciones digitales sobre el
cambio climático.
“Ojos que no ven”. Secuencia didáctica ABP en la que los alumnos se distribuyen en
equipos de aula para desarrollar proyectos que incluyen objetivos, contenidos y estándares
del currículo de Geografía e Historia pero también aspectos esenciales en la formación
como la conciencia en torno a situaciones de desigualdad y discriminación y el rechazo de
la violencia. Para conseguir estos objetivos, los alumnos se enfrentan a estos retos: producir
y publicar en la Red una entrevista a un inmigrante, generar una página web que presente
situaciones de explotación infantil o crear álbumes de fotografías que resuman situaciones
de injusticia).
Esto es aprender en el siglo XXI
Los ejemplos presentados muestran como el cambio en la metodología de aprendizaje
modifica las dinámicas de aula pero también qué y cómo se aprende. Estas experiencias
didácticas basadas en nos permiten hacer un listado de las características que tienen las

propuestas metodológicas innovadoras ligadas que motivan a los alumnos y consiguen que
estos aprendan más, mejor y con más continuidad:

Abordan varios tipos de contenidos curriculares al mismo tiempo: las competencias y
habilidades básicas pero también el aprendizaje de los contenidos de la materia.
Parafreseando el artículo “7 elementos esenciales del ABP” del Buck Institute for Education
“es muy importante recalcar que las "Competencias clave" solo pueden adquirirse a través
del aprendizaje de contenidos,
conceptos e ideas clave. Por ejemplo, el pensamiento
crítico no se aprende y desarrolla en abstracto, de manera aislada con respecto a los
contenidos de la materia. Nuestros estudiantes trabajan, por ejemplo, el pensamiento crítico
mientras estudian los contenidos de las diferentes áreas (en nuestro caso, Geografía e
Historia)”.

Impulsan a los alumnos a aprender de manera activa, ganando paulatinamente autonomía y
colaborando con sus compañeros en equipos de aula. Esto no implica que los estudiantes
no tengan momentos para actividades individuales sino que modifica el peso de este tipo de
tareas y actividades de aula.

Combinan distintas tareas, propuestas y procesos en una misma secuencia didáctica.

La investigación y búsqueda de información.

El análisis de la información y de los recursos en los que esta aparece.

La creación de recursos de aprendizaje propios y de repositorios para recopilar información.

La generación de producciones que presentan contenidos concretos pero también el
resultado de proyectos de aula.

Obligan a cambiar, o más bien a enriquecer, la evaluación en todas sus dimensiones:

Los objetivos. Evaluar ya no es solo calificar logros o establecer niveles sino sobre todo
revisar lo aprendido y reflexionar qué y cómo se está
aprendiendo.
Los
alumnos
pueden usar los documentos de evaluación (como por ejemplo, las rúbricas de aprendizaje)
como guía para el desarrollo de sus tareas o actividades y como referencias para mejorar.

Los momentos. Aparecen
evaluación. Al acabar una
aprendizaje sus reflexiones
o profesora, el resultado
aprendizaje.

Las herramientas. Guías, diarios de aprendizaje y especialmente rúbricas son los recursos
con los que la evaluación de las secuencias didácticas es llevada a cabo. Como referente
sobre rúbricas de evaluación, tenemos los diversos artículos publicados por Víctor Marín y
en los que se explica muy claramente qué es una rúbrica, cómo se crean y utilizan y sobre
todo cómo hacerlas más útiles para nuestros procesos de aula.

Los actores. Los alumnos son parte de su evaluación y de la de sus compañeros: analizan
qué han aprendido y cómo han aprendido individualmente y en equipo, analizan las tareas y
los procesos de aula y aportan su valoración de la propuesta llevada a cabo e incluso de la
labor del docente.

sistemática y periódicamente espacios específicos para la
tarea, por ejemplo, los estudiantes anotan en sus diarios de
sobre la tarea y posteriormente, analizan, junto con su profesor
siguiendo los items marcados en la rúbricas o guías de

Tecnologías invisibles con resultados muy visibles

En las secuencias y experiencias didácticas enfocadas a partir de estas líneas
metodológicas el uso de las TIC se integra de manera natural y coherente en las actividades
de aprendizaje dentro y fuera del aula. Los docentes plantean a los alumnos actividades,
tareas y retos que los empujan a usar las nuevas tecnologías para aprender conocimientos
de Geografía e Historia poniendo en juego nuevas competencias y habilidades ligadas a las
TIC.
Los estudiantes, individualmente y en equipo, utilizan Tablets, ordenadores, y por supuesto
Internet, como herramientas para consultar, investigar, recopilar información, trabajar de
manera colaborativa, crear sus materiales de aprendizaje y compartir lo que han aprendido.
De esta forma, por primera vez en muchos casos desde la irrupción de las TIC en las aulas,
estas se convierten en un elemento más de tareas y secuencias didácticas, se integran de
manera natural en estas y amplían sus posibilidades de apoyo.
¿Cuáles son los usos de las TIC que las integran en las actividades de aula planteadas por
estas nuevas líneas metodológicas? El listado sería muy amplio pero ofrecemos aquí ocho
tipos de actividades y tareas, ejemplificadas con algunas propuestas del proyecto EDIA de
CeDeC en sus recursos de Geografía e Historia.

Buscar de manera crítica información: recurriendo a fuentes proporcionadas por el profesor
y/o haciendo una búsqueda de fuentes propias cuya validez debe ser evaluada por los
propios alumnos con la guía de su profesor.

Generar recursos que recopilen de manera ordenada y sencilla la información y las fuentes
consultadas para utilizarla a lo largo del tiempo y compartirla con otros.

Generar contenidos para presentar información a sus compañeros: mapas conceptuales,
presentaciones, esquemas...

Crear contenidos educativos para que otros alumnos aprendan.

Producir contenidos y productos artísticos que, poniendo en juego toda la creatividad,
muestren aspectos concretos relativos a los temas trabajados.

Diseñar, elaborar y difundir materiales que supongan la aplicación de los contenidos
aprendidos.

Ofrecer soportes para la publicación y difusión. Difundir las actividades que se están
llevando a cabo en en el aula a través de las redes sociales.

Desarrollar actividades de reflexión, recopilación y evaluación con las que los alumnos
revisan su aprendizaje colaborativamente.
Esta lista nos permite ver como el desarrollo de los nuevos planteamientos metodológicos
están permitiendo que las nuevas tecnologías enriquezcan realmente el aprendizaje y
puedan ser incluidas en cualquier secuencia o experiencia didáctica de manera sistemática.
Las nuevas tecnologías cobran un gran protagonismo sin que ello suponga perder de vista
que deben ser un elemento más del aprendizaje que se incardine con el resto de
competencias y con los objetivos curriculares de diversas materias, en este caso Ciencias
Sociales.
Innovación ma non troppo

Todos los ejemplos aquí citados y la riqueza que suponen no deben hacernos perder de
vista que estamos aún en los inicios del cambio metodológico en la mayoría de áreas y,
obviamente en las Ciencias sociales. Siendo realistas, las metodologías como ABP, Flipped,
aprendizaje cooperativo están introduciéndose poco a poco en las aulas y en muchos
centros son profesores a título individual o pequeños grupos de docentes los que ponen en
marcha estas experiencias.
A pesar de su éxito o más bien de su aparente popularidad, no todos los alumnos aprenden
siguiendo estos métodos. Más bien estamos en una situación en la que muchos de los
docentes comienzan a experimentar, con miedos y reticencias nuevos métodos de
enseñanza e intentan, de diferentes maneras, hacerlos compatibles con las exigencias del
currículo y las leyes educativas.
El momento no puede ser más interesante ya que están definiéndose las líneas
metodológicas que van a marcar la pauta de la innovación durante los próximos cursos. La
adopción por parte de muchos centros y docentes de estas nuevas metodologías requerirá
de cierto tiempo, de la experimentación de estos nuevos métodos y de la difusión de
experiencias como las citadas en este artículo.
En este sentido, es necesario promocionar por un lado los espacios en los que los docentes
que ya han iniciado el camino de la innovación metodológica difundan, cuenten y expliquen
qué están haciendo, qué han conseguido y, por supuesto, los problemas y fracasos que
implica cambiar la metodología y apostar al mismo tiempo por las nuevas tecnologías como
vehículos de aprendizaje.
Como complemento, parece más que pertinente apoyar a los docentes que quieran iniciarse
en esta innovación con recursos educativos diseñados con bases metodológicas
innovadoras y que les faciliten todos los recursos, materiales y orientaciones para introducir
cambios en sus aulas sin tener que partir de cero.
El modelo de recursos educativos abiertos es otro soporte que debe estar presente en los
próximos años para conseguir que todos los alumnos tengan la posibilidad de aprender
activamente y usando con coherencia las Tecnologías de la información y la comunicación.
Conclusiones: el camino trazado
El esfuerzo durante los próximos cursos debe situarse, desde nuestro punto de vista, en
que la mayor parte de los centros, incluyan los planteamientos metodológicos innovadores
dentro de sus proyectos educativos. Así, los docentes se verán apoyados e impulsados a
proponer a sus alumnos secuencias y experiencias didácticas verdaderamente del siglo XXI
en las que los estudiantes sean protagonistas activos de su aprendizaje y de la vida de sus
aulas y centros educativos.
La adopción de estas líneas de innovación metodológica implicará cada vez más una
concepción interdisiciplinar en la que la enseñanza y el aprendizaje de las Ciencias Sociales
se desarrollará en conexión con docentes de otras áreas con los que plantearemos
secuencias y propuestas didácticas que recojan diversas competencias y objetivos y
contenidos de varias materias.
El uso exitoso de las TIC en la enseñanza de las Ciencias Sociales formará parte de estas
propuestas metodológicas que cambien el modelo de aula tradicional y que actualmente se
vinculan a modelos como los de Flipped Classroom, el ABP o las tareas integradas. Este es
el cambio que algunos docentes y centros han empezado están empezando a poner en
marcha con éxito.

Como elemento final de esta reflexión, queremos dejar abierta una pregunta que debe ser
objeto de reflexión, debate y análisis. ¿Cómo cambia el papel del docente en estos nuevos
modelos metodológicos? Las respuestas a esta pregunta pueden aportarnos un punto de
vista complementario y nuevas ideas para profundizar en el cambio metodológico en todas
las áreas y, por nuestra parte, en las ciencias sociales.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful