Está en la página 1de 3

Inspiracin

Sera que mi Dios


me castiga por atacar el tiempo imaginario.

Ser que mi Dios,


me extiende su mano y derrocha su manantial.

He visto el castigo de las sombras,


de las sombras tristes que caminan.

He visto a Lucas pasear su pequea y descontrolada


imaginacin en el tiempo,
Sonrisas, pesares, simplezas, escucha...

Amor de sonrisa imaginaria, en un caracol de colores,


me mire a m mismo en el espejo y sonre
imaginaba un mismo cuarto imaginario,
en que las mismas rosas del tiempo
se devolvan en el camino.

Se disemina el tiempo, las banalidades de la vida


se escapan solas en el aire
el azadn,
las manos encarnadas del espritu siguen ah esperando, que
caigan las semillas del alma, y estas, estn escondidas.

Se golpe mi triste inspiracin

se acost triste ayer en la maana

Por qu las nubes de colores se volvieron sonrosadas; y Las


hormigas de colores se prendaron de mi pecho ?...

Las manos sangrantes de sueos, Una flor, un verso.

Luis Carlos Zamora cano

Derechos Reservados