Está en la página 1de 50
ELIPE ALLIENDE Mi amigo el Negro «=. Is 974006110487 Vicksivio Serius EDrciON te etieeiscces Hustraciones de ‘enmayo de 2007, Soledad Folch @ eomonat unwersirania Indice Mi amigo, el Neuro Respuesta Amigo Problemas con el Gottfried Soto La llegada Para entenderse con el Neuro Las luciérnagas Cosas que le pasan al Neuro El cumpleatios del Neuro ‘Como se mata un chivo El rastreador La mesada Vamos a buscar la chancha Los diez chanchitos y el zorro El chanchito perdido Juegos de lenguaje El papa del Neuro Mi papa La Blanca Mi mama Satélites artificiales El abuelo Juan Para entender a don Juan Bl papa viejo La abuelita Adela Vaca insoluta Vestidos de abuelita La tia Rosa tio Cosme La casa del Neuro El metro en Rucamanqui Los p§jaros carpinteros Una trampa para el zorro Clases de natacién y de manejo EL OVNI que yo capturé Un método para pescar truchas Pescando con galpones La trucha de cinco kilos La pepa de oro Una trampa para saltamontes La balsa de Odiseo EI Misael La visita Cuando yo sea grande ‘Cuando el Neuro sea grande in Santiago otra vez SSRs RSs Pasamos el verano en Rucamangui, Ahi es un Sundo y tiene 15.000 hectareas. Rucamangui esté todo dividido en cinco partes. La mds importante es {a Primera, porque ahi estan las casas, que son dos: una para que duerman las visitas y otra para que viva el tio Jorge, que es como et gobernador de Rucamangui. En la Segunda estén las oficinas, los talleres y el garaje de los tractores. Nosotros fuimos @ la Tercera. Ahi estdn las mesas, junto al rio. La Cuartay la Quinta quedan lejos no se puede legar en Renoleta. En la Tercera, como a ocho cuadras de las mesas, vive la Blanca con sus hijos: Alfonso, la Monica y la guagua, que apenas tiene un ao y que se llama Ismael. Alfonso es el mayor, pero nadie lo conoce por Alfonso. Todos le dicen “el Negro”. Y, como en Rucamangui hablan un idioma que es un poco extranjero, resulta que le dicen ‘el Neuro” Y ast fue como, ahi, en la Tercera, conoct al Alfonso Olea, mi amigo, el Neuro. MI AMIGO, EL NEURO ack. como dos meses que no hablo con el New- FH eee a ean Feige fara, que es bueno paras matematies, Habocon Rodrigo Dia, {que es bueno para todo, menos para el ftbol y las Holias. Hablo con el Claudio Alarcén, que llego de Brasil. Hablo con la Loreto, que tuvo hepatitis, y con 1 Carolina que siempre me tira el pelo. Aqui e Santiago, mi mejor amigo es Claudio Alarcén © Mientras mi hermana y yo estabamos en Ruca- mang, Clio Alten estvo en Bras. Abt vo muchas cosas. Junto.con su papa, vio un leén africano {que se habia comido mil personas; no se comié més, porque no le cabian. Claudio dijo también gue ee leon era un puma y que le deta len, no mis. Oo dia, Claudio Alarcon y su papa se metieron a volcan. No les paso nada, porque estaba seco. Pero Claudio sacé una piedra delava y encontré una caver- nia de mureidlagos. Ellos durmieron dentro del vob in y los murciélagos volaban por encima de sus cabezas. ” Tambiés vis aie pra xray mstgene quads vueltas aun barco, Primero, la pirana le comio el imén al barco; después, lam a una amiga, y, entre tas dos, lo dieron vueltas, porque era un barco de madera, Lo dejaron completamente destruido, Pero 7 as personas de la Tercera de Rucamanqui, Monde yo'pse ly vaaiones jum a her a ni 10 lientes. Clauslg§ tlonde yo pa se la comid, enterita, Todo, menos los dien ites. Claw. fro sin el Goutried Soto, Planetas. Noha salidonuncadela Tercera, noconore alos doctores, nia los submarinos nucleares peroel Neuroes capaz de andar solo por lanochesin perder- SE entre los cerros; pasa por debajo de las matay de canzamora sin clavarse, sabe cuando va a lover y es peat Ge Pegarle un piedrazo a una bandurria que Pasa volando por el cielo. Ahora estoy en el colegio aprendiendo palabras Con brs como brusco, brote, Brigida, Briones. Fl Ne ro debe estar durmiendo en su casa, porque ya eaud ‘oscuro. Alli en Rucamanqui esta llovienda que es un Busto. Asi lo vien la televisién, Cuando salié Chillin, Fre cat Un Paraguas que se prendia y se apagaba fogén, en su pieza con olor a tortillas al resealdy ya harina tostada. Ahora yo me voy a ver la tele, porque dan la Mujer Bionica. Mi papa dice que va a escribir todo lo que pasé en Rucamangui para que yo no me olvide de mn, amigo el Neuro. Yo tengo una idea mejor: le pedi a mi Papa fluc me Prestara su grabadora. Yo voy a contar todees las cosas que me pasaron, y mi papa las va.a esentan Asi Uds. van a saber como es el Neuro y como ay 8 RESPUESTA. Neuro, zquieres jugar a los suby . Ir marinos n que emergen de sit base? ore cael 2 —Neuro, -quieres em : ene prender un vuelo espacial ass Neuro, chacemos una batalla aé . a rea con los japo- heses igual que los Tigres Voladoress oe =e.2 —Neuro, Yo soy un romano , unr te digo: Salv Neurus. = eVencelbanienta? \unas sopaipillas sin chancaca, Todos comimos harto —Tamién ° thivo con las manos. ay Monee ; Mi hermana se comié cinco sopaipills, y yo, dos =e oe pug’ CSAs vamos a hacer? Después nos sirvicron un postre de leche con maicena mpaee Yalimento para guagua; estaba casi tan rico como una torta. Luego jugamos arreando las cabras y nos tira- mos desde el techo de la casucha de las papas. No eché dle menos la torta ni las otras cosas. Cuando volvimos de jugar, encontramos el autito ELF a todo sol. Estaba caldeado, caldeado, como dice el Neuro. 21 20 ‘imi mamé que le diera una receta para torta y el chivo por platos de tortas milhojas y dejar (0 siga saltando por las roeas y gritando \gua cuando se le pierde su mam COMO SE MATA UN CHIVO antes de comerlo, la Blanca tuvo que matar un cab planco y chiquitito que le haba regalado el aby ints): Yo no estuve cuando mataron al cabrio, pe 1a Monica me conté como lo hicieron, Primers subieron a la roca mas alta del cerro que esta als ov asi: que al chivo lo subie casucha de las papas y que de ahi lo tiraton al suel ‘Total al pobre chivo lo mataron y nosotros lo com mos y estaba muy rico, Yo tengo una idea para que maten el chivo cuandi el Neuro cumpla siete afios. Primero se 22 EL RASTREADOR gualito al rugido de los monos gibones que yo Ia television: no yo NO conozco mucho las cosas de aca, paso « de miedo; el Neuro, en cambio, pasa muerto isa. Ni siquiera le da miedo volver del campa- de nosotros hasta su casa y eso que hay que EF; NeURO €s rastreador, Sabe seguir todas por un bosque de robles bien obscuro, leno de huellas. Cuando lo mandan a buscar la vaca, te bruja y de ruidos tan misteriosos como si uno se equivoca nunca. Por ahi va— dice —Miren d de se paréa comer— y al poco rato encuentra lav Las Gnicas huellas que yo sé seguir son las de Pap4, porque él usa unos bototos con pelotitas en suela y no hay dénde perderse. Pero el Neuro no s las conoce, sino que ve muchas cosas mas: —Va api rado— dice. —Hace como dos horas que pasé y va Alto, EI Neuro sabe cudles son huellas de chancho’ cuales son de cabra. Yo el otro dfa vi unas huellas 4} parecfan de bisonte gigante, pero el Neuro me di que era el José Sanhueza que iba arrastrando ul tronco. Le voy a pedir al Neuro que me ensefie a s rastreador para poder seguir las huellas del zorro, de las huinas y de los hormigones negros. Wiera perdido en el espacio lejos de su nave anda buscando un conejito nuevo para llevarselo as nido. El me ensené a conocer el grito de los pitios, el ruido de los pajaros carpinteros, unos pajaritos qu ladran como perro y el rugido de los cuervos del rio, 24 LA MESADA MOS A BUSCAR LA CHANCHA Nv pia, la chancha de la Blanca se arrancé. En- tonces la Blanca mand6 a los perros que la ran. Y partieron los perros, mas rapido que un a Neptuno. ¥ yo detras de ellos. 10 la chancha saltaba los cercos y pasaba por ima de los arboles como un avién a chorro. tonces, yo corri mas rapido que los perros y ala chancha, y de un salto me subi arriba de ella, i0 un vaquero del Oeste. La chancha segufa arrancando. Entonces, yo la r¢ de las orejas y las usé como riendas. Cuando jeria que doblara a la derecha le tiraba la oreja hha; si queria que doblara a la izquerda, le tiraba reja izquierda. Cuando queria que echara marcha iis, le tiraba las orejas para atrés. Asi volvimos a la casa de la Blanca, saltando por ‘icima de los cercos y pasando por arriba de los Irboles. Llegamos ligerito a la casa. Fue simple. El Neuro me mira y parece que no entiende. —La chancha volvi6 sola —dice muy seguro. M 1 Mama dice que yo gasto mi mesada en py ingratos de carbono. Pero este aiio, cual legue a Santiago, no voy a comprar més ingratos| carbono: galletas, queques, helados, dulces, pas Voy a comprarme equipos de pesca: anzuelos, ca carretes. En el verano, cuando vuelva al rio Cl gudn, voya pillar todos los pescados. Ninguno se escapar. Al Neuro no le dan mesada, pero si hartos ing tos de carbono, pero no de los ricos. El Neuro cor mote, sopaipillas, pantrucas, ricas tortillas de p: amasado calientito y harina tostada con agua. mama dice que son puros ingratos de carbono. Le dij a la Blanca que le diera una mesada al Neuro y llevara eni micro a Yungay para que se comprara ui chocolito 0 un cremino 0 un paquete de galletas, {es08 que cuestan veinte pesos. La Blanca dijo que plata ni siquiera ella la vefa y que el Neuro ni sabfa k que era la plata. De todos modes, la Blanca le va hacer al Neuro una mermelada exquisita con uni moras que recogimos y con la miel que va a sacar las colmenas. Seguro que el Neuro me va a convida Vaaser casi tan rico como comprarme un paquete di galletas. 27 LOS DIEZ CHANCHITOS Y EL ZORRO ‘4 BLANCA dice que su chancha est “empre da”. Yo la veo bien gorda y pesada. Apen: mueve. Durante las noches viene a nuestro cam| mento y se come todo lo que encuentra. Lo que m: gusta son los huesos de durazno. Hueso que se hueso que encuentra la chancha. Los masca dui una hora y hace unos ruidos espectaculares. El tiene prohibido botar alimentos al suelo; todo lo sobra se echa en una bolsa nailon y se guarda para’ chanchos de la Blanca. Hace varios dia que la chancha no viene. La Bla ca dice que se fue al monte a parir. { Hoy, la chancha aparecié de nuevo. Viene bi flaca y con las ubres bien chupadas. Yo creo que tuvo los chanchitos, pero no anda ninguno con elf Hace tres dias que la chancha viene todas las n ches y nada de los chanchitos. La Blanca dice qui seguramente el zorro se los comié alla en el mont Mi hermana ha estado llorando todo el dia por k chanchitos muertos y dice que el zorro es un mal Yo creo que es mas malo que el dragén loco, que leva a la gente y la convierte en dragon al tiro. hermana dice que si es mujer, ese zorro tiene que se mas malo que Cruela de Vil. . 28 4, yorvi que la chancha se metia al potrero del 1" 11n hoyosecreto que ella tiene en lacerca. Yo {/escondido por el pasto y vi que se metia como mite secreto en el galpén del pasto seco. Arras- ne por el pasto, me asomé al galp6n y, saben vi? Ahi estaba la chancha con diez chanchitos acidos que mamaban igual que guaguas. Pero cha es diferente; los chanchitos arman mucha ai; con tanta chacota la chancha se duerme y se aprovechan para tomar su mama. Es bien (0 parti corriendo a avisarle ala Blanca. Mi her- €sté feliz porque el zorro no encontré a los Biase, la Blanca, la Creme, la Ménica y el ro vinieron con unos sacos y se Ilevaron a todos sehanchitos. El Luis lace6 a la chancha por el cogote {irones se la llev6 para la casa. Ahora el zorro ya no "podra comer a los chanchitos. “ s, Yo pensé mas bien que era un broncosau- jnitito que se habia arrancado de la mina de 10 el Neuro, que estaba con nosotros, dijo que chanchito y lo pillé, me saqué la parka para envolver al chanchito, le cl pobre debia estar muerto de frio y de por haberse quedado sin mama. i hermana quiere levarse el chanchito a Santia- rlo junto con el Gottfried Soto, pero mi il clice que tenemos que devolvérselo a la Blanca. Blanca no se habia dado ni cuenta que faltaba inchito y no le dijo ni una palabra ala chancha. bre esta flaca y sin leche. La Blanca dice que ues de la cosecha la vaa echar al potrero del trigo ie abi va a engordar. EL CHANCHITO PERDIDO. L A cHaNcHa de la Blanca esta flaca, flaca, chanchitos quieren tomarse su leche y no Cuentran ni una gota. A Luis se le ocurrio llevar Potrero del Alto. Esta manana, cuando desperté, vi que por el ho venfa la chancha con sus diez chanchivos venia Luis. Esta vez no tuvo que lacearla, Al poco rato pasé don Domingo Soto, que es que manda en toda la Tercera, porque es el eo! dante en jefe de todos los potreros. A la vuelta a Domingo venta arreando la chancha a lo que.es ch azo. Los chanchitos venian bien tristes. Don Domi 80 dice que la chancha no tiene derecho a estar en potrero y que le va a pasar una multa a la Bla Parece que don Domingo no sélo es el jefe de I potreros, sino también el sheriff de toda la Tera Pueda ser que no Ileve a la Blanca a la cércel a Pueblo, porque eso seria terrible para la Monica y Neuro. Un poco mas tarde fuimos con mi hermana Gauar saltamontes al potrero del Alto, De repente, Yo creo que es un boa pitén que se nos viene el Neurose rie y dice que es una cucaracha de ines. Y si canta un pajaro y yo digo que es una it blanca de los Alpes, el Neuro me dice que es. Je0n que anda cazando conejitos nuevos. Cuan- siento que anda un le6n entre los Arboles del el Neuro dice que es la chancha que otra vez @ arrancarse. jando cansados de jugar a las palabras, apaga- lu fogata, el Neuro y la Monica se vuelven a su sin miedoa los ruidos ya las sombras, porque ahi je el Neuro sabe cual es el distinto, aunque se calladito cuando le digo que le busque una la palabra abedul JUEGOS DE LENGUAJE A NTs DE irnos a acostar, hacemos juegos de. guaje en la fogata del campamento. Prim Papa nos cuenta la Odisea. Es bien tramposo y me: debiendo cuatro series, porque a veces se queda cando y llega cuando estamos dormidos. Des jugamos a las rimas, a los contrarios, al diferente bachillerato. Yo aprend{ a jugar al diferente mirat Plaza Sésamo y nunca me equivoco. A veces jugs al hombre de la pata de palo y cantamos: Vami sacar la chiva, inventando personajes. También juj mos a las clasificaciones. Yo gano siempre los juegos. La mama se en porque no dejo contestar a mi hermana. Si hay q nombrar tres animales domésticos, yo al tiro di perros chihuahua, cacattias holandesas y leones mesticados como Daktari. Si hay que nombrar t frutas, yonombro la banana, las castaiias de cajut yl datiles de Argelia. Si hay que nombrar tres depor yo digo: el fitbol polémico aleman, las barras paral las y acrobacias espaciales en la luna. Todos se rien asi nunca pierdo. A veces, el Neuro y la Monica van a ver cé1 jugamos. Se quedan calladitos sin saber de qué trata, Eso de las rimas y de los anténimos es igual q) chino para el Neuro. Pero si hay un ruido entre k 32 MI PAPA pal pesca todo el dia o escribe las cosas que yo fa veces unos papeles sobre cosas importantes. wos de ciencia ficcién en inglés con monstruos jules y cohetes macanudos en la tapa. Se sienta a ysar con la mama mirando como andan los in- por las hojas del suelo y los pajaros arriba de los % papa me hizo un tarrito de pescar y mientras él por el rio, yo me siento en una roca y J nailon lejos, lejos y lo voy recogiendo en mi to, 1) las tardes, los cuatro vamos a pasear al bosque Jinos, recogemos pitas para cl fuego y vemos Wo van apareciendo las estrellas. De vuelta al cam- jento, el papa enciende una fogata y me cuenta \lisea. Como aqui no hay televisi6n, el papa tiene contar las series. La Odisea es una serie especta- 1, Como para televisores a color. Lo que mas me ita es lo del caballo de Troya, la balsa de Odiseo y el nte Polifemo Apenas llegamos aca al bosque, el papa instala las its, hace un hoyo para las basuras y fabrica un ho escondido entre las quilas. Con los hoyos del pai no hay ninguna hediondez ni basuras botadas. I dia que nos vamos, el pap tapa los hoyos y nadie ede descubrir donde estuvo el bano y el lugar de las juras. M 1 parA es el jefe de todo el campamento, levanta bien temprano y prepara el desaj Café para él y la mami, leche con chocolate para} hermana y yo, y pan con goma para todos. El pan. goma lo hace en un hornito que trajimos de Santit Toma una tortilla de pan amasado al rescoldo, que nos hace la Blanca; lo corta con el cuchillo terril y loconvierte en rebanadas. Después le pone quest lo lleva hasta el hornito. Ahi espera que el agua caliente y el queso se convierta en goma. Enton nosotros salimos de las carpas y nos vamos a tot leche con chocolate y pan con goma que cruje ent los dientes. Los domingos, el pap4 prepara huevit en la copa y comemos pan con goma y mermelada, mora que prepara la mama. El papa acarrea el agua, que saca del rio, y la let que saca del bosque. EI nunca corta ramas verde tiene un hacha chiquitita para cortar palos secos; misma que yo uso para cortaralambre y también pa os clavos; pero el hacha del papa es mejor parala lei que para los clavos y alambre. El papa dice que él esta haciendo un favor al bosque sacando las ra secas que molestan y se pueden incendiar. Pero bosque no es buen educado; nunca he visto que diga muchas gra do llega la noche, el papa revisa el campa- jnento y nos Heva de la mano a las carpas chicas. Nosotros nos dormimos y él se queda conversando 37 con la mama de las cosas que pasaron en el todo lo que le anda dando vuelta en la cabeatl Cuando el papa pesca una trucha, vuelve silba bien fuerte y todos corremos a ver qué porte ti cuantos kilos pesa. El tiene una pesa con un Con un cuchillo marca en una mesa el porte truchas. Este aiio pescé catorce truchas: dos kilo, seis bien grandes de 38 centimetros y seis cuarto de kilo y treinta centimetros no més. EL Cuenta cuatro truchas que por chicas tuvo que verlas al agua El mismo papa prepara sus truchas. Las asa hornillo, las convierte en ceviche y a veces las abut La mami hace tortillas de trucha, que todos enc tran exquisitas y que a m{ me gustan, pero con hat dulce de mora por encima. A mi me gustaria que el papa nos hiciera el sayuno todo el afio, pero tiene que volver a Santiag escribir libros, a dar conferencias sobre Kafka y cerles clases a todos los alumnos que tiene. Yo a quea veces mi papa se entusiasma y aunque es técni en literatura, prefiere hablarles a sus alumnos de truchas que pesca en el rio LA BLANCA. pLANcA es la mama del Neuro. Tiene cuatro jos: cl Neuro, que es mi amigo: la Monica, que ser igual a mi hermana; el Ismael, que es chico, (ricia, que se quedé con la tia Rosa. Blanca hace todo en su casa, porque su marido ja cn Carampangue, y el Luis, que la ayuda, es iyual al tio Cosme Blanca anda siempre trabajando: preparando mida, amasando, cortando lefa, regando la ‘ia, chindole comida a las gallinas, retando a los .s, lavando la ropa, laceando la yegua o arreando Ibueyes, buscando a la vaca que se pierde y a los ynchos que andan metidos por el goce de don fiacl Figueroa. A veces teje,a veces arregla pantalo- fen la maquina de la tia Rosa, trae el agua, va a la yperativa a comprar cosas. La Blanca sabe leer, pero en su casa da lo mismo. lo hay libros, no hay revistas, los diarios nunca le- in, ni hay tiempo paraandar leyendo cosas. Ella dice ue ni siquiera escribe a Carampangue, La Monica Jeva tres arios en la escuela y todavia no lee ni laa. Al Neuro no le veo ni una gana de leer. A veces|a Blanca Jee unas recetas que le regalan en la Cooperativa. Pero se cansa bien ligero, 39 saco con leer, si no tengo ninguna de estas ice y deja la receta por abi ces el Neuro toma el papelito, lo arruga bien y de un papirote lo tira al medio de las ‘Abi la receta se quema despacito y al poquito queda ni el recuerdo, vos estamos descansando en Rucamanqui: iOS, porque fuimos al colegio. El papa y la porque se pasaron todo el afio leyendo mu- bros, escribiendo todo el dia y haciendo mu- lases. La Blanca no tiene nunca vacaciones. Los Jos chanchos, las gallinas, las papas, la yegua, el , y todos no la dejan descansar: nunca. Sie Wy nios, siempre hay chanchos, siempre hay © trigo © cercas que arreglar. Cuando en la estamos cantando y jugando alrededor de la fia, muchas veces pasa la Blanca arriba de la i Voy a buscar a mis nifios que los tengo al otro Tuve que andar en diligencias —dice y atravie- Hio. ALrato sentimos como cruza el puente mien- reta a la Monica y al Neuro, que vienen medios midos, y aprieta al Ismael, que trae en brazos, tras, como puede, tira las riendas de la yegua chapotea por el rio. Un dia le voy a pedir a la Junca que me lleve en uno de sus viajes a caballo y ast Wy a poder andar en diligencia, igual que en Bonan- y el Gran Chaparral. 4 Blanca esta contenta. Le gusta su casa, que son s juntas. Le gusta tener harta harina y harto trigo ‘Pra pan, mote, las pantrucas, las sopaipillas y la 4l harina tostada. Le gusta su chancha, que es tan di A sus ovejas, sus gallinas, la yegua, Tos bueyes, el aie ro, las colmenas al fondo de la huerta, sus dur que nunca maduran porque se los come el Neut gustan sus hijos que andan correteando por el por el barro. Claro que nunca faltan cosas. Si don Jor bi hat sean fata mate. Dicen que toni Lava ropa, hace comida, pica lena, pega aula fi uni poss is | arrre carpas. En Santiago es otra mami. i para ropa de los nifios. Sila M tos, hace elases, esta siempre en reuniones aprendiera fs la escuela alguna cosa. Si el al Rucamanqui, ‘ja mamé no maneja, no hace h an y la abuelita Adela le trajeran de nuevo fs, no invita a comer a los amigos, no manda la atricia. Sino lloviera tanto y no bubiera tanto bat Reiatoreria Si todas las cosas no estuvieran lejos lejos, tan Santiago tenemos una nana, que es de todo. ee Jila a nosotros, hace la comida, limpia la casa. jando llegan el papa y la mama, la comida est Ja mesa esta puesta y nos ponemos a almorzar al La mama nos da un beso, nos dice que nos wos lacara y las manos, que no nos ensuciemos y ‘con nosotros al colegio. A la vuelta de clases, nos derechito a ver televisi6n: el Chavo del ocho, el ypulin Colorado, La Pantera Rosa, Tom y Jerry, el iro Loco y hartas peliculas de la Segunda Guerra indlial, La mama se vaa su escritorio y escribe y lee fos. La Nana dice “esta servido”, y al tiro pasamos a Imes, Entonces el perro de la tele hace gargaras y Hhinos tienen que irse a a cama. Claro que nosotros vamos a la cama del papa y la mama, regalonea- js un poco y aprovechamos para ver El Hombre reible, Haway 5-0, Un millén para el mejor, y Las les de San Francisco y otros programas para minos, py Rucamanqui, mi mam es como la Blan- 43 jun que caminan despacito tomados de la A mi me gusta Firulete, porque tiene telechacl tommades dee ‘ami hermanale gusta Baretta, porquettiene un pando cada hoja y escuchando todos | Los sibados vamos a la feria a comprarle la noche. ; caseros y los domingos salimos de visita o dé lo todo se pone bien obscuro, volvemos cae Asi vivimos en Santiago. A mi me gusta, Lo mej al campamento. La mam nos da leche ca- todo es la tele que nos muestra cosas que nunca, nos sentamos alrededor de la fogataa jugar mos ver de verdad: incendios, choques de autos, wrencias y a las rimas. Cuando la fog: nes que se caen, gigantes que pelean con eni papi nos Heva a nuestras carpas, naves espaciales, dibujos animados y programas ido nos estamos quedando dormidos, sen chistosos de Cachascascan. Ja mama nos deja bien envueltitos en los nn Rucama mam: eierra muy callada las puertas de las carpas. Aqui en Rucamanqui, la mama es como la’ Berra muy callada Paes noe hice jpacio y es lo ultimo que oimos antes de que- completamente dormides. tiene que inventarnos juegos, contarnos cuentos, plicarnos cosas, inventar cantos divertidos. El pay como los programas de la noche: nos cuenta Odisea. A la mama en Rucamanqui la tenemos prendi casi todo el dia. Cuando no estamos en la casa Neuro o en el rio, tenemos mama al instante preguntarle cosas 0 jugar con ella. Me gusta mi mama de Rucamanqui... la que hace comidas exquisitas: corbatas con salsa de tomat tortillas de truchas que pesca el papa, bunuelos manzana, tortas de panqueque con mermelada moras sacadas de la misma mata, papas y humit envueltas en papel de aluminio, En las tardes comemos tempranito y desput salimos a pasear. La mama mira las plantas, descuby los insectos que se esconden en las ramas, nos muest las estrellas que aparecen. Después nos metemos bosque. Nosotros jugamos a perdernos igual q Hansel y Gretel, pero siempre nos topamos con el 44 SATELITES ARTIFICIALES EL ABUELO JUAN eto Juan vive al otro lado del rio. Tiene 44 de mil aos, cuatro hijos, muchos nietos y jetos. El dice que esta listo para ser tatara- que tiene una biznieta que ya cumplié los ‘afios. El Neuro y la Monica son biznietos del juan clo Juan esta algo enfermo. De unos golpes dio, le entré agua a la cabeza; por eso anda lola siempre amarrada con un trapito caf jo camina muy rapido el agua se le mueve y él Jue esta temblando. Se ha pegado unos buenos 20s por la culpa de esas aguas movedizas. abuelo Juan le conoce el contenido a todos los que hay por estos lados: él sabe cuales son jos para la digestion y cudles son cardiacos, es , buenos para el corazén, pero todavia no ha yntrado un pasto que lo sane del agua en la ca- quedamos mirando las estrellas con el papi y ma. A mi me gusta Venus, que es la estrella grande. A mi hermana le gusta una estrella chi con nombre de una nifia de colegio, pero no donde esta y la pone en cualquier parte. La es la nifa se llaman Bellatrix. De repente una estrella aparece caminando cielo. —Una estrella caminante —grita mi herman, —Un satélite espacial —digo yo. —Satélite artificial —corrige el papa. Me gustan los satélites artificiales. Se ven cor luciérnagas, pero son como helicépteros que se c nan todo el cielo. Todos los satélites espaciales llevs tres hombres que se llaman tripulantes, pero algui van sin nadie. En los satélites hay unas radios m: nudas que sirven para los programas de la tele y ha: mandan fotos de Marte y de Saturno, —Ya no se ve mas —dice mi hermana. Se perdi —Esta en la cara oculta de la luna —digo yo. —Lo dejamos de ver —dice el papa. Flabuelo Juan sale a pescar todos los dias. Mi papa 4 a lo caballero: con cafia importada, con anzue- ‘chicos y un nailon bien delgado y no saca ningdin ado. Don Juan pesca a lo huaso: con una picana atraviesa todo el rio y con un nailon mas grueso una soga para lacear biifalos del Oeste. Se pone al del rio, acompafiado de sus dos perros, y espera 46 47 tranquilamente que una trucha empiece a Cuando siente el picot6n, tira con todas sus f a trucha vuela por el aire y le cae justo en las Cuando pesca una trucha bien grande, la cam harina. Este ao ya ha sacado como un quil harina pescando a lo huaso. EI chivo que comimos para el cumpl UeLO Juan habla un idioma un poco ex- Neuro fue un regalo del abuelo Juan, El ero, pero no como el del Neuro, porque el rebafio de cabritas y todos los aitos le dan un no habla, y el abuelo habla todo el dia, De chivitos, por la “cuida”, como dice él los, estoy aprendiendo a hablar como don sé las siguientes cosas: A ENTENDER A DON JUAN son las pozas del rio. En el raudal gran- de, los pescados se pescan con fogata. son ollas; las ollas son casi iguales a los fondos, pero son distintas. : hay uno donde comienza el camino. Tienen quilas. se le echa a los lazos y a los cordeles. Es lo mismo que nudo. es una cosa que se saca de los arboles y sirve para que brote otro arbol. No es semilla, es como ramita. Ia mina de oro se broceé, porque se le acabé el oro. no es lo mismo que apurado; es tener hartas cosas. trdigame la contesta, dice don Juan. cafia de pescar bien gruesa y bien larga; sirve también para manejar bueyes. Es un coligiie. 49 ATINGIDO: LECHAR: LA PUENTE: Bogut: HUERTA: ‘cHacRa: PEUMO: es andar afligido. ‘ se le hace alas vacas ya las ALubS ete papa dice ordefiar. asi dicen por estos lados. T« sirve para hacer pajaritos de mim| fe que venden en Cema. Se s sque. ; : A viejo no oye muy bien. Habla gritando ee omnates nia ti pelo todo blanco. Esl paps dete choclosiyilos poratos.:. 3 del Neuro y de la Monica, y el mayordomo mi papé la confunde con la hut de aqui de la Tercera. E1 pasa todos los dias ealeparmnc’ pamentocon una pala al hombro, se lleva la don Juan y el Neuro saben cual ‘chupalla, nos saluda muy atentamente y se Mi papé los confunde con los rok jar los potreros del Alto. Llega hasta una hace un taco, y deja que el agua corra por el luhi se queda parado mirando como el agua iminos por entre medio de los tallos. A veces Jos ojos y mira a las bandurrias que se pasan lo por el cielo. El sabe cuando la tierra ya no mas agua. Entonces cambia el taco y vaa regar parte, donde la tierra y el pasto ya estan pidien- siempre riego en mi casa de Santiago, pero con ‘era. Asi, cuando tengo calor, me bafio con el .. La manguera, ademas, sirve para mojar a mi lana y para molestar al Gottfried Soto. El proxi- iyho, cuando venga de nuevo a Rucamanqui, le j traer una lave de agua y una manguera bien al papa viejo. Asi no va a tener que hacer tacos is acequias y se va a entretener cuando riegue los ros. 51 ABUELITA ADELA un buen rebano de elefante: vayan al rio y se lenen la trom HurrA Adela es la senora de don Juan. Se en un piso bien bajo y pela papas, pica grana porotos y los va echando a una lerro con tres patas. —Como soy la huacha aqui the tienen picando cebollas— dice ella uando se le acaban las papas, los porotos y , la abuelita Adela toma un montén de lana y empieza a hacer bailar un palito. Yo no sé in escondidas los hilos, pero la abuel hartos hilos de la lana de oveja. Cuando el std bien gordo, la abuelita teje chalecas para Hn cambia los hilitos que han salido por lana iden en. Yungay. ubuclita Adela se lo pasa todo el dia debajo del que es como el living de su casa. Ahi hay ity las gallinas andan correteando por el piso, lolo bien limpio porque se comen todas las que se caen. Los chanchos y las cabras se in afuera, porque no son tan buen educados las gallinas. Los perros duermen siesta todo el solo despiertan cuando alguien viene por el ino o don Juan parte a pescar. lena, lena de agua. Entonces yo, cuando él nos salude le voy 5, Buenos dias, abuelito, :me podria prestar Sus elefantes para darme un bao como i guera?— mi me gusta mas el parrén de la abuelita Adela el living de mi casa: no hay que encerarlo ni 53 pasarle virutilla, ni trapero. Si uno quiere, hacer un hoyo en el suelo y hacer una echarle agua caliente para que quede igual q tienen en Portillo. Arriba de uno, estén madi las uvas, y los zorzales no andan afuera, sino all uno y se comen lo poco que dejan las galli Don Juan tiene dos ruedas con una Mientras la abuelita Adela trabaja sentada en élda vueltas a la manivela y las ruedas van afil cuchillos y las palas. La abuelita Adela tiene una huerta. Yo vi choclos, mucho ajf, varias matas de comino y un: Ilo italiano como pelota de baby futbol. De dio Ia abuelita. Laabuelita Adela es bien guapa. Nole gusta Ménica ande con pantalones y con el pelo Tampoco le gusta que el Neuro ande con el largo. El otro dia, ella misma le corté el pelo al N Lo dejé con una pura chasquilla que le tapa tos oj hartas lauqueaduras por los lados. Sila abuelita A no se enoja, yo le voy a emparejar las chasquill ‘Neuro con las tijeras de cortar lefia que tiene mi asf el pelo no le va a molestar cuando le tire pied los patos correntinos. Cuando don Juan nos trajo agua con harina t da, la abuelita Adela dijo: —En el campo, el pri carifio que se hace es el agua con harina. Luego, to! cinco plumas de pavo amarradas con un cordelit con ellas limpié una mesa tan bajita como su pil Quedé limpiecita. Le voy a decir a mi mama que b4 s pollos pelados de esos que venden en rie gallinas y pavos en el jardin y ga una pluma, las recoja y se haga un yyual al de la abuelita Adela. VACA INSOLUTA. Jo sauce con chasquilla, con los qwules nuevecitos y una polera del Neuro jpulin Colorado, la Monica fue a ver a su Jnsoluta Ie dijo la viejita—. No te quiero nas por estos lados—. © QUE pasa es tremendo. Espectacular, iélita Adela usa polleras plomas y blusas lita Adela se enojé con la Monica. Para snidas. Tiene una trenza que le da como: Por lo menos hasta que le crezca el pelo y se 's alrededor de la cabeza y, para mi, que choris por vestidos. ‘Nia cortado el pelo. 3 Y la culpa de todo la tiene mi hermana. Mi ‘esta tratando de arreglar la cosa. Le sacé na se peina a lo sauce con chasquillas y usa cho! in yestido de mi hermana y le va hacer ala son pantolones cortos, o yines, que son pant in vestido de abuelita. argos. Ademis de los choris y los yines, usa p con monitos. ‘Cuando llegamos, la Ménica tenia dos 1 Una a cada lado. Andaba siempre con vestidos, dos y con zapatos con hebillas. Asi le gusta a la ab ta Adela. Todas las mafanas, la Blanca tenia que peinat Monica a lo que es enredos y tirones. La Monica que llora, y la Blanca rabea que rabea. Cuando vio a mi hermana, la Ménica quiso narse a lo sauce con chasquilla y ponerse unos pa Jones de cotelé azul que casi parecen yines. Con p miso de la Blanca, mi mama le corté el pelo M6nica. Casi llen6 el tarro de basura con el mor de pelo que sali6. El corte le qued6 bastante bue mejor que el que hacen en las peluquerias de Nuit donde nunca le achuntan cuando les pido un corte: pelo travoltino. 56 VESTIDOS DE ABUELITA LA TIA ROSA M iRRitANA tice Lin! vestido’ dela Rosa cs.casisantiaguina. Hace sus compras ‘conozco al tiro los vestidos de abuelita, inyay. En los almacenes y tiendas del pue- las mangas como globitos, botones en la esps Menttra las cosas del campo: frutas secas y Gnturén que se amarra con un nudo de is, lana en madejas, leche en polvo, pan de citetita Ket le hizo uno a mi hermana. Mi Y huevos de criadero. La tia Rosa ¢s nieta queria dejar en Santiago, pero mi hermana in y sabe cortar el pelo, sacar moldes de traer a Rucamanqui. Lo usa todos los dias. jor recetas de cocina y peinarse con tubitos- menos un ratito, cuando ya ha ensuciado todo iuina de coser y €s Hija de Maria de Ia puede los choris y las poleras. Con el vestido de de Pemuco. Es muy moderna. Tita, mi hermana corre por el camino del bosq\ lo no esta cosiende en su maquina Singer de siente la muerte. Vo cuando no le esta cortando el pelo a los La Monica también quiere un vestido de al | Alto y det Bajo, también amasa el pan. con mangas de globito, botones en la espalda y pollas de la huerta o lama alas gallinas para Ton que se amarra, Sila tfa Rosa le hace un vesti abuelita verdadero, verdadero, alo mejor su bis ia la vuelve a recibir y nunca mds le va a decir insoluta. La proxima ver que vengamos, le voy a decir abuelita Keti que venga a veranear con nosot 3 f vs traiga su maquina de coser. Asi yo voy a poder ji iy Rosa se hizo mamé de la Patricia, la hija mas con el pedal y todas las ninitas de estos lados ¥: fade la Blanca, pero también quiere a la Monk poder tener lindos vestidos de abuelita. Para qu Ismael y al Neuro. La Patricia usa el pelo largo y Ppuelita no lo pase mal, le voy a decir al papa qui siempre con vestido, como le gusta ala abyelita seein una cxrpa propia y le haga wna cama tiene cuatro afios. La tia Rosa defiende a la coligiies. . Tampoco se todas las nifias por aca. ‘marzo va a cumplir 23 58 —Es una guachita de toda confianza EL TIO COSME Juan cuando habla de la tia Rosa. Yo creo Rosa se qued6 a vivir con ellos para que no solos, porque ellos si que son viejos, vieji Cosme nunca se ha casado. No tiene sefio- hijos, ni chanchos propios. Vive con don yp, y trabaja en el Alto, en el fundo de los | vo poco. Cierra las trancas, mira como | ja por las acequias. Si un animal se mete al 1} i tio Cosme grita y mueve los brazos, y el | | mete més adentro en el potrero. Por las J tio Cosme se sienta frente a las siembras y \0 el trigo va creciendo despacito. Yo no visto cémo crece el trigo, pero el tio Cosme wndo el tio Cosme va a la Cooperativa a com- s, toma un saco harinero y cruza la puente wrentada. Al otro lado se sienta sobre la arena Jos sapitos que saltan entre las piedras y las que se mueven en el agua. Sialguien pasa, le st del invierno, de los dolores que siente en la la, de los pescados que pesca su papa. Una vez it descansado, vuelve a cruzar la puente, con el facio y la plata de las compras en el bolsillo de su 0. jando el tio Cosme cuida la casa de la Blanca, los hos se meten en la huerta, las chivas hacen 61 destrozos en la chacra y desaparecen una llinas. —Este tio Cosme —dice la Blanca—. Es. fuera. A CASA DEL NEURO del Neuro es increible. Son tres casas que 1, Se duerme en “la casa de las camas”. Ju mesa” es para estar sentado. “La casa de ‘es para estar calientito. Para pasar de una | hay que atravesar el patio donde estan las ys perros y los chanchos. de las camas” tiene dos piezas; una de la su marido y otra de los ninos. Como el Ja Blanca no esta, ella duerme con la Méni- pieza de los nifios, duermen el Neuro con su chico y también el Luis. Las camas son pura .hasta el somier, y son bien malas para saltar porque son muy duras y porque la Blanca se ida vez. casa de la mesa” tiene también una cocina luda. Es automatica y le dicen la estufa. Cuando indida, calienta sola cualquier olla, sin encen- inguna cosa y hasta el horno funciona. No usa ii parafina, ni luz: pura lena y calienta la pieza. Ja Blanca casi nunca prende su cocina; prefiere ren la fogata. La pieza de la mesa, se usa para rar la comida: ahi e pican las cebollas, se mucle se pelan y parten las papas, se amasa la harina n y se pican las coles de la huerta. Cuando todo listo, se lleva a la casa de la fogata. “La casa de la 63 mesa” sirve también para arreglar la servirle once a las visitas, pero si uno va le dan once en la fogata. La casa de la fogata” es una pieza, pero harto calientita. Al medio hay mucl cuando uno quiere saca fuego. En la ceni las tortillas al rescoldo. En el fuego ponen unaollita de fierro de la harina tostada, un tarro para el m hacen con cenizas, una olla bien saltada, q sopas, y una tetera, que est siempre con a tita. Lo que mas me gusta es tomar once en la la fogata. Que la Blanca saque una tortilla las cenizas y le saque todo lo negro con un viejo: que traigan los jarritos y los vasos y harina tostada con agua fresquita o té con ai pancitos, cuando hay. La Blanca y el Luis tom con bombilla. Si hay sopaipillas, me gusta cuando la Blanca nos da pan, echo de menos ‘margarinas de Santiago; pero igual lo encuent Guando salimos de la casa de fogata, el pe ropa de mi hermana tienen olor a humo y a ceni mote. Al Neuro no se le quita nunca el olor de de la fogata. Ni siquiera cuando se bana en ef Ast ¢s la casa del Neuro, que tiene muchas casas: la de los chanchos, la de los aperos y la grande de las papas y la paja: seis casas, sin cont gallinero. Nada que ver coin las casas de Santiago, son una pura casa chica donde todo esta jum apretado. 64 indo si habia una casita para el bano, \tré ninguna, ni menos lavatorios, ni agua. Bye todo cs muy oscuro en la casa de la es encienden una vela, pero ligerito la fh que no se gaste waa de la fogata uno se ilumina con las inte es como Sombra y uno esta calientito jera hace frio y todo esta lo que se lama que viene, le voy a traer al Neuro hartas y le voy a decir al tio Jorge que ponga 1a la casa dela Blanca. Asinome va dar jo cruzar en la noche de una casa a otra espero que el papi y la mamd vengan a para llevarme de vuelta al campamento. EL METRO EN RUCAMAN! pAJAROS CARPINTEROS Y ‘0 EsToy juntando tarros de conserva pal pA se pas6 toda la mafiana cortando lefia- una cosa bien estupenda, Primero, com yo tengo una idea mucho mejor: se pue lo del papa, dejo todos los tarros cuadrados; Jena sin hacha y sin nada, Uno llamaa todos los entierro entre las mesas. Tomo un ala carpinteros que hay en el bosque y les enderezco con los dedos y lo pongo encima: ia ordenadita. Se dejan encima los palos tarros por un lado. Otro alambre que encuel ‘mas gusanos 0 los que tienen insectos de- pongo al otro lado. Asi tengo la linea para el torteza. Entonces vienen los pajaros carpin- los alambres son los rieles. Ahora me faltan los gempiezan a darse un banquete y después y la gente. Los carros los voy a hacer con varil riendo Ia lefia y no se dan ni cuenta. Asi quila y la gente van a ser el Neuro, la Monica Hino necesita lefia para el fuego, nunca le falta hermana que van andar trotando por encima Jos pajaros carpinteros encuentran comida tarros. jar demasiado. El Neuro no puede entender de qué se 0 ;nté mi idea al Neuro y él me dijo que todo me porque nunca ha andando en Metro, ni en tren, Jar, porque los pajaros carpinteros eran mas Aviones supersénicos. El otro dia anduvo en cami que no estaban para tontos ¥ tay era la primera vez que lo llevaban. | Neuro, en cambio, sabe andar en carreta y hi ypués en su casa sabe manejar. Yo no puedo manejar carreta, por , grande pero bien grande, que su mama y el os bueyes del Neuro son un poco extranjeros y ian para partir lefia. El Neuro, como es chico, entienden las cosas que les digo. El Neuro si que in nose puede el martillo: pero dice que cuando hablar en buey, que es un idioma bien distinto del yr la lena con un hacha bien hablan los bueyes de la tele y que es el que yo rande, que sirve cuando quiero caminar con la carreta. partir las ramas, y que nunca se le va ocurrip i puscando pajaros carpinteros ni tonteras por el me mostré un martillo de 67 Lo que es yo ando buscando palos con ‘TRAMPA PARA EL ZORRO el Neuro se va a caer “de espardita” cuando vea el tremendo mont6n delefia qu cortar los pajaros carpinteros. Y si me fallan ros carpinteros, me traigo al Pajaro Loco, capaz de botar un Arbol en un dos por tre; tener ningun problema en picarme un LAs noches, un zorro viene a visitar nues- campamento. Se pasea por todos lados: de- Jas basuras que el papa enterré, rompe la ‘chanchos de la Blanca y desarbola el cajén. a, Si se queda un alimento sin guardar, 1¢ se lo come. El otro dia se comié hasta unas dio un banquete con la esponja con que mi pia las ollas por dentro. ue ponerle una trampa. Por eso, yo fui al corté hartos coligiies. Los voy a clavar al lado de las basuras y voy a dejar una puerta para elzorro. La puerta vaa ser corrediza y se vaa ‘on un cordel que yo me voy a dejar amarrado gordo del pie. Con el mismo cordelito voy a ina piedra arriba de un tronco. Asi, cuando ‘el dedo, se va a cerrar la puerta y al mismo . la piedra Ie cae encima en la cabeza al zorro. istema me lo ensené el pajaro loco y a él siempre Jta y el zorro queda delgadito como una hoja de de diario. | Neuro dice que los zorros no caen en ni una ypa y que hay que cazarlos con perros y escopetas es bien dificil. El Neuro se va a caer de espaldas \do vea el tremendo zorro que voy a cazar el dia despierte por la noche. 69 Lo tinico malo es que yo duermo toda DE NATACION Y DE MANEJO un tirén y no voy a despertar cuando el metido en el hoyo wiana le fascinan unos sapitos chiquititos tian por todas partes. Ella le tiene prohi- 1p para pescar. Peroami papa veircharas, caimanes, sapos de goma y pan- stico, Cuando pesca pejerreyes, usa saltar igual no pesca nada. ‘ne recoge todos los sapitos que encuen= fueran mufiecas. Le voy 2 los sapos oyen el lenguaje is de hablarles, mi hermana les hace clases Hom alos sapitos. Como el rio es muy grande Y an chicos, mi hermana les enseiaanadar én aticas, Es mucho mas entretenido y los sapi- Mien buenos alumnos; ninguno se ha ahogado pero cada vez nos quedan menos bolsas plas- me luego vamos a tener que ensefiarles ‘el frasco de la sacarina, donde caber como tres. 4 otro dia, mi hermana hizo un experimento pore Le ensefio a manejar auto a un sapito. Me mi Volkswagen rojo con puertas que se ‘abren y fran y metio a.un sapito adentro. Bl sapo come n= etary el auto partié como si estuviera en India: 7 napolis. Hasta que el sapito se cans6 y estaba ee moria. Entonces, mi hermana lo ‘olkswagen y puso i Volkswagen y puso al spito en una pedra. Abi i —Otro dia te vuelvo a ensenar el manejo—, mi hermana. Pero l sapito no estaba muylall a El Neuro, en cambio, no toma ningtin sapo. que tienen veneno y que hacen salir verrugas manos. Cuando un sapo quiere dormir, echa veneno por todos lados y él se pone al medio. Si una culebra, topa con el veneno y no puede cot al sapito. El Neuro dice que hay unas culebras levantan la cabeza y pillan al sapo, pero pobres ellas si caen sobre el veneno. Ahi només quedan. eso el Neuro no juega con sapos. Si ve uno, le da: puro piedrazo. ¥ ahi queda el sapo. EL OVNI QUE YO CAPTURE Aia UN hombre que tenia una fabrica de o is. Hacfa ovnis de todos portes: grandes, chi- redondos, de todas formas. i hombre tomaba los ovnts que hacia y los escon- tre las nubes. De repente la gente los veia y fn ganas de capturarlos. Pero el hombre que los ia era muy pillo. Apenas la gente vefa a uno de sus ts, lo hacia explotar y quedaba convertido en una Pero yo logré capturar uno de esos ovis. Prime- Jhice una capsula nuclear bien grande, que se podia it y cerrar bien rapido. Después hice una soga nica bien larga y parti a cazar al ovn1. Primero lo \ceé bien laceadito y lo fui levando despacito hasta la ‘cipsula nuclear. Abrila capsula y lo encerré antes que speicrs ‘explotar. Ahi lo tengo bien guardado y no se Jo quiero mostrar a nadie. Yo creo que pillé ese Ovni por pura casualidad, psy ey malo para el lazo. El Neuro si que es tueno. Le voy a pedir que me ensefie a lacear toros y ‘asi voy a poder capturar como trescientos ovis. A. puro lazo. Facilito. UN METODO PARA PESCAR TRU NDO CON GALPONES M {ark me regalo varios anzucos. Yoo sto pasado vinieron unos seftores que pesca- idea: uno hace un buen poco de refreccocny fn con galpones; no con esos que usan los ies; uno hace un busqpaee ds relieao gay para que la gente se asome, sino con esos que raniagcnelaicaba noes lode truchas viet Jos hombre-rana para disparar debajo del agua. eae aeemeeen Hes estén tomando ref is sefiores que pescaban con galpones eran un saca. todas para afuera eee las agallas hombre-rana, porque usaban mascara y se me- Mapingauleradetindic: oe eae Webajo del agua, pero no se ponfan ningiin traje ee enanied res de refresco jal: el puro traje de bafto y andaban sin balones Eooraete epee ice que les tiene racioni \s licuado en la espalda. Pape inapidacen nereyeh Nebel Bicaban hartas truchas y bien grandes. Un dia SEE ee ee ae ron dieciocho truchas grandotas. Mi pap esté de tpuinise me.eseahd,.> viene kilos, que des} joso; dice que es un crimen ecol6gico, porque esas ichas son las madres de todos los pescados del rio y lue los va a acusar al que manda en todo Rucaman- j, que es mi tio Jorge, para que nunca mas le dé miso para venir a pescar con galpones. Mi papa dice que eso no es deporte, que es carni- ceria, pero yo no veo dénde tienen el mostrador y fesos ganchos para colgar la carne, como los que hay ‘en la carniceria de don Ramén. Lo que es yo no hago ningtin crimen ecoldgico, porque lo tinico que pesco son saltamontes, que son una peste, segtin dice mi papa. En cuanto a las truchas todavia no pesco ningu- ha, pero yo las pesco con anzuelo y con nailon, lo que es mucho mas dificil. 75 EI Neuro no sabe pescar todavia, donde estan las truchas y a la hora que plead una mirada al agua y ve todas las truchas que Lo ques yo, no veo ninguna. Una vez vi unat el Neuro dijo que era un pejerrey; la otra trucha vi, era un bagre segtin el Neuro. Yo le dije al Neuro que le iba a dejar mi ta mis anzuelos. Pero a él nole gustan. Quiere un: grueso, grueso y una picana bien larga. Cuando el nailon, un anzuelo grande y pueda mang} picana, va a salir a pescar y no se le va a arra ninguin pescado, igual que al abuelo Juan. ‘TRUCHA DE CINCO KILOS NAILON que me dio mi papa es bastante bueno. syuanta mucho, Llegué ala correntada y tiré mi Jo, Abfestaba la trucha de cinco kilos. Antes de Janzuelo cayera al agua, dio un salto como de wetros de altura y se tragé el cebo. Y empez6 a Vtirar. Yo me eché para atras y até de sacarla ‘el abuelo Juan, pero el nailon se me acabé. Yo juise soltar mi tarrito, pero la trucha tenfa tanta Za que esaben qué paso? Que me tir6al agua. ¥ yo solté mi tarrito. La trucha empezé a nadar como a mil kil6metros por hora, Pero yo me paré encima ‘agua, y empezamos hacer esqui acusitico por todo rio. ‘Al fin Hegamos a la poza grande. Ahi la trucha se 1i6 debajo del agua, hondo muy hondo. Entonces ‘me puse mi traje de hombre-rana y bajé con ella, jabja muchisimas cosas debajo del agua: rocas, tron- fos cavernas subterraneas y muchos pescados. Los .scados se andaban paseando: el papa, la mama y los ppescaditos chicos. Yo los saludaba y les decia: —jHola, pescados! Ellos me saludaban con sus aletas y segufan pa- seando. La trucha volvié a subir y de repente solt6 el nailon. Tuve que nadar hasta la orilla. 17 __ iY saben lo que habia pasado! Que la LA PEPA DE ORO cinco kilos me habia comido el cebo —Ves, Neuro? La tr i rates La trucha me dejé el —Pa mi que la lai a lev Nora: El papd es bien ment ‘© veNGO un amigo, Gabriel, que es gedlogo y ibida'la racks No er Geri vee cons aa ube el contenido de todas las piedras. Cuando con dos delfines y no fue aqui en Rucamanqui, Jas piedras y hago hartas investigaciones. Prime encontré dormidos en la playa de Quintay. Nee subri unas piedras con un niicleo de cobre y qué despacito con la cuerda de los esquies; hice mae pple ior #endas ys las puse en la boca, Los delfines pepa de oro esté en una piedra, al medio del lurmiendo. Entonces yo les dije: ‘Ani tengo yo mi base de submarinos nucleares y Fea iis la uso para tomar el sol. Asi fue como descu- los delfines partieron por el mar. ¥ no ch Ja pepa de oro, Me subf arriba de la roca para ver y ee igh ninguna cosa, porque los delfines iban et ‘estaba la pepa. Fuia buscar el martillo con la pica tendo senales telescépicas. ra sacarla, pero no result6, El martillo se salié y casi ‘ay6 al rio, y la piedra no quiso soltar su pepa. Yo 10 que hay que ponerle una explosion para que teden puros pedazos y después se busca la pepa de ro hasta que se la encuentra. Yo le muestro al Neuro las piedras que encuentro: tienen nticleo de cobre, 0 son piedras con fuerza tmagnética, porque tienen fierro; también le mostré al Neuro unas piedras que son meteoritos y que cayeron del cielo o las trajeron los marcianos en un viaje espacial. El Neuro dice que son piedras no mds y que igual sirven para tirarlas. Dice también que el saco de piedras que tengo guardado no es ningun tesoro. 79 Yo le digo que las voy a llevar a Santiay fi nse aa FAME A PARAS chal worn no sabe lo que es un museo, pero igual pic estoy loco y que mi paps no va querer lel piedra a Santiago y que allé nadie va a mira piedras que, total, son iguales a cualquier piedra) que yo diga que tienen nucleo de cobre y ci ven ruins a cazar saltamontes al potrero alto. magneéticos. ea Casi no cazamos ninguno, porque los saltamon- ben cémo arrancarse. ‘ero yo inventé una trampa para los saltamontes. lero se pone una red sobre todo el potrero, que lc todo tapado, sin ningtin huequito. Después en ;nta se ponen hartos tractores, uno al lado del _ $i faltan los tractores, se pueden poner maqui- pao {rilladoras. Después, empiezan a andar los tracto- y las cosechadoras y los saltamontes tienen que rancar només hacia el fondo del potrero. Entonces, ino se pone con un tarrito y va cazando todos los tamontes que van arrancando de las maquinas. Es Dien facil El otro dia iba persiguiendo un saltamonte y se ‘ayo al rio, Abi lo pillé sin ningain problema. Lo malo tes que hay pocos saltamontes a la orilla del rio. Yo {reo que seria bien facil poner un potrero adentro de tun lago y perseguir a los saltamontes hasta la orilla y pescarlos cuando se caigan al agua. ‘Ayer, cacé un saltamonte de otro modo. Yo lo iba, persiguiendo; el saltamonte dio un tremendo salto ys Jsaben dénde fue a caer? En la red de una arafa y ahi {quedé completamente atrapado. Entonces a mi se me gcurrié que en lugar de las trilladoras y los tractores, 81 yo podia cazar hartas araftas y ponerlas a hace por todos lados. Asi no hay ningtin problema pescar saltamontes. Ahora mi . Ahora mismo me arafas aa LA BALSA DE ODISEO ov satt a navegar en la balsa de Odiseo. El Neuro quiere que se la preste, pero yo le dije i nunca le prestaria mi balsa. Jhel Neuro se enojé y empez6 a tirarme piedras inuras yo navegaba por el medio del rio. ansoy Odiseo, rey de Itaca hijo de Laertes, padre lope—le gritéal Neuro. El Neuro empezé a tirarme piedras mas grandes. vio a Polifemo, y yo, aprovechando las piedras veujan detrds de la balsa, caminaba més rapido que Incha del canguré Daikiri en el Mississipi. Ja te dije mi papa que me hiciera la balsa de aise con tna casita arriba para andar por lasselvas tropicales, pero los coligiies que hablan dejado los scouts no alcanzaban. iil Neuro dice que no es balsa: que es una zaranda para colgarse en la cocina; que ahtse pone elpan para Hise crenon:eSeré? Na? Vo aionca he wito- Eitimosque empujarel Neuro yyo. Ah fue cuands Entonces el Neuro y yo, dejamos de empujar y, 10 si fuéramos el hombre nuclear, cargamos el #rito con un montén de palos negros. Quedamos los tiznados. —Ahora, a llevar todo a la casa de la Blanca Todos nos pusimos a empujar o tirar. Hasta el Iymacl. Atravesamos el potrero felices hasta que lle- Bes 3 la cuesta Y hasta ahi no mir legamot El is fue a buscar a la Blanca. Detrasito de nosotros aparecicron el papa y la mama. Trafan la batea del Bhancho. Mi mama querfa llevarla a Santiago y con- vertirla en macetero. —Todos a empujar—dije yo. ¥ el papa y la mama dejaron la batea en el suelo y empezaron a empujar junto con nosotros, pero el carrito no se movia. En eso Negaron la Blanca con el Luis y ayudaron también. Y ahi estuvo lo bueno. Yo conecté mis cépsulas radiacti vas y el carrito empez6 a subir como que volaba. En un ratito subimos la cuesta y legamos a la casa de la Blanca. Todos estaban cansados y bien traspiraditos, menos yo, que habia usado mis capsulas nucleares y ie habia colgado del carrito para que se volviera radiactivo, Desde la casa de la Blanca se veia lo poco que ‘quedaba de la casa del Misael. Parecia que la hubieran atacado los apaches. En la noche, la gata del Misael maullaba desespe- rada por el bosque buscando Ia casa y a la familia Como no encontré ninguna cosa, se fue al campa- mento de nosotros y se banqueteé con la tiltima tru- cha que habia pescado el pap4. Cuando el Misael 89 le voy a devolver su gata y le le un pescado i6 la gata, para reemplazar LA VISITA P R ESULTA QUE maiana nos vamos. Casi todas las cosas estn empaquetadas. Sentimos unos pe- ros y es don Juan que viene a vernos. Mientras mi mama termina de guardar la ropa, don Juan y mi papa conversan. El abuelo Juan tiene muchos tesoros. El que mas quiere es un pedacito de piedra de centella. Las cente- lias son como pufialitos que andan por el aire. Son capaces de atravesar un roble y de matar un cordero. Si un cristiano topa con una centella, es hombre muerto. Después que pasa por un arbol o por un animal, la centella se apaga. Algunas quedan enteras, pero casi todas se rompen. El pedacito de centella que tiene don Juan es de una que se rompié, Todavia no ha podido encontrar una entera. Los rayos son otra cosa. son como chuzos, Si caen sobre un roble, no sélo lo atraviesan: lo parten y lo queman, Sicaen sobre un animal o sobre un hombre, no queda ni el recuerdo. Los rayos siempre caen sobre un érbol, una persona o una bestia. Nunca sobre el pasto o las piedras. Tienen buena punterfade alld arriba. No fallan nunca. Los rayos, si, que se hacen tira cuando caen, Tiritas. No queda nada. Nax die ha podido encontrar ni siquiera un pedacito. Este afio la pesca ha estado mala. No es como otros tiem- a1 de an de Polcura y pontan alevines, el rio Me Sonn role at age de pescados. En los meses de invierno, don J facaba ochenta y mas pescados cada aig Yeiq Chane Saba treinta y cinco. Eran otreg tiempos, C UANDO SEA grande, voy a ser periodista de esos que salen con una grabadora cada ver que ha. blan las personas importantes. También tendré una cémara para sacar fotografias macanudas de cho- ques, incendios, terremotos, erupciones de volcanes y casas inundadas. Los sébados y los domingos voy a transmitir partidos de futbol, carreras de motos y campeonatos de bicicross. También voy a trabajar como animador de festivales. Ustedes prenden el televisor y ahi estoy yo con una camisa con flecos y un micr6fono en la mano. Primero anuncio a todos los artistas. Sefioras y sefiores, hoy nos honra con su Presencia un gran cantante internacional que ya se ha ganado diez gaviotas y le quedan muchas por ganar... ¥ van saliendo los artistas con unos trajes que brillan por todos lados y bajan por una escalera con luces que Se prenden y se apagan. Luego vienen los concursos: Pregunto por el animal mds saltén del mundo y_ si adivinan que es la pulga, les regalo un auto tltimo modelo. Les pido que abran una puerta: si tienen suerte, les toca una casa enterita; sison de los quema- dos, abren la puerta y se ganan una linda cucharita de t€ con tres bolsitas. Al final, me pongo un sombrero de paja, tomo un bastén y bailo mejor que un conejo que sale en los monos animados. 93 Prbre todo ahora que vendieron el fuacte Par : lieron los Cabeza, Don Juan esté atingido, pero donde manda capitan a manda marinero, ydon Jecho nose va En las noches, voy a trabajar con una maquina escribir eléctrica. Tecleo y tecleo y van saliendo noticias: guerras, explosiones, satélites que viaj artistas que se casan, el alza del costo de la vida y Ultima cancién del Zalo Reyes. Lo tinico malo ¢s que recién aprendi a leer y escribir, y mi profesor, el tio Marcelino, dice que muy atolondrado y que sino corrijo el lenguaje, me va @ poner un cuatro en Castellano, y que con esa nota, no llego ni a aguatero de la Catdlica, que es el equipo gue me gusta. Que ni suene con entrar a periodismo, Xo digo que no importa, porque cuando estudie pee Tiodismo, voy a ser grande, y no chico como ahora, y entonces ya no seré atolondrado, porque me voy & nelorar del seso y seré igual a todas las personas que han crecido. CUANDO EL NEURO SEA GRANDE A 1 neuro le falta bien poco para ser grande. Unos cuantos afios mas y esta listo. En la escuela de la tercera estan esperando al Neuro para ensefiarle el uso de la be larga y la ve corta, la formaci6n de los conjuntos vacios y los com- ponentes del sistema digestivo. Cuando llegue marzo, el Neuro tendré que andar cuatro kilémetros todos los dias hasta llegar a la escuela. Ahi lo esperan las letras, los ntimeros, el acto ‘ivico de los lunes, las clases de educacién fisica y la de técnicas especiales. Lo malo es que al Neuro no le importan las letras. Le da lo mismo que vaca se escriba con ve corta o con la be larga; mientras sepa arrear vacas, lecharlas y pillarlas con un lazo, todo anda bien para el Neuro. El otro dia, el Neuro ayudé a carnear el chivito que nos comimos para su cumpleaiios. Yo vela puras porquerias; el Neuro le conocia todos los secre- tos al chivito: sabfa donde estaban los bofes, las criadi- las y las tripas. Cuando sea grande, el Neuro va ser muy capaz de carnearse un chivo, un chancho 0 una vaca, aunque nunca se haya aprendido de memoria los componentes del aparato digestivo. Yo creo que seria muy bueno que el Neuro apren- diera hartas matematicas. Le serviria para sacar las cuentas y para calcular la cosecha de las papas. Peroel 95 Neuro dice que para calcular las cosechas, no se saca nada con los nimeros. El mira el cielo, toca la tier huele las hojas que brotan y dice: No va estar na muy buena la cosecha. Yo aprendi a formar conjuntos con un libro y un) cuaderno. El Neuro se sabe todos los conjuntos sin ningtin tio Marcelino que defina los conjuntos vacios. Cuando se trata de plantas, de animales, de herra- mientas, de gritos de pajaros y de huellas en la tierra, el Neuro nunca se equivoca: es como tonto para los conjuntos, pero no hay que decirle nunca que un conjunto se aprende con un libro y un cuaderno. A mi me gusta mucho la clase de educacin fisica, Damos tres vueltas al patio del colegio y nos ponen un siete en resistencia. El Neuro nunca ha dado vueltas por un patio, pero es capaz de correr todo el dia. El tio René de mi colegio dice que trotando y haciendo gjercicios vamos a lograr un buen estado fisico. El Neuro no hace ningtin ejercicio; pica la tierra, aca- rea sacos, se sube a los drboles, pilla a la chancha, ctuza el rio Cholguan a toda carrera, anda a caballo, corta lefia y acarrea carretillas. Silo viera el tio René, seguro que le encuentra buen estado fisico, aunque el Neuro nosabe lo que esactivacién general y precalen- tamiento. En técnicas especiales, el tio Eduardo nos ensefia artesanjas, En segundo, me toca hacer una bandeja de madera terciada 0 una tabla para el queso. El Neuro no es de artesanias. Arregla cercos, les pone ‘mangos a las palas, corta tablas para tapar los hoyos 96 que hicieron los chanchos, hace jaulas con palitos y esti juntando cueros para hacerse un lazo. : Cuando sea grande, el Neuro va a ser como el Luis. Si llega a faltar una cosa, la hace: con alambres, con palitos, con cueros, con plumas de gallina, con herra- mientas rotas, con los huesos del esqueleto de una vaca. Nunca faltan materiales ni herramientas. E1 Neuro no tiene idea de la reproducci6n asextua- da de las plantas por esquejes, rizomas, mugrones y estolones. Yo las aprendi en una guia de Ciencias Naturales y me saqué un siete. No tuve necesidad de mirar ninguna planta. En la guia estaba todo, y yo soy como bala para marcar alternativas. Aqui en Ruca- manqui, con el Neuro las cosas son distintas. El Neuro mira la tierra y dice: —Agqui va salir un alamo. Esos se bajito de la tierra EI Neuro se tiende en el pasto y siente como cada matita va ocupando cada vez mas tierra. " El Neuro me ensefié que si uno entierra una varita de sauce al lado de una acequia, brota un sauce com- pletito. Yo le dije que eso se llamaba reproduccién de las plantas por esquejes. El Neuro me dijo que aquino le tenfan ningun nombre, pero que él tenfa plantados como treinta sauces. ‘Lo que aprenden la guia, me qued6 clarito con el Neuro, Yo miraba las letras, las palabras. El Neuro mira las plantas, se tiende en la tierra, huele el aire, entierra un palito y le brota una mata. Elotro dia estuvimos mirando la siembra de trigo de la Blanca nen por de- 97 —Esté macolladito— dijo el Neuro. Yo no entendi nada. En mi guta no se hablaba ‘macolla ni de ninguna palabra parecida, Mi papé dice que la escuela deberia ser muy dis {a parael Neuro. Pensada para él especialmente, ue en mi colegio de Santiago. Para mi que el New pega Wa sacar muy buenas notas. Claro que si Preguntaran las cosas del campo, él sabe thas todos, En las cosas del campo, yo le pondria al Neuro Puros siete, aio due andan por estos lados. Ligerito, le wanes Hegar hartos hijos, igualitos él, y hartes ni tas a la Monica y la Cleme. Partiré a regar el potrero del Alto, seguido por dog perros, como su abuelo Juan. Otros dias, saldrd Gooberativa para que le compren las papas Ese dia, ena tarde, partird de vueltaasu casa de la Cuartacen 98 luna pala nueva, tres kilos de azticar y muchos paque- tes de té, Cuando ya esté oscuro, en una vuelta del camino, Nerd que esta brillando el fuego en la pieza de la fogata y sabré que ahi estardn su sefiora y sus hijos, esperdndolo calientitos y muertos de suehoal lade de las brasas. Cuando el Neuro sea viejo, serd abuelo y bisabuelo de muchos nifios de la Cuarta, pero igual todos los dif se levantard tempranito y con su pala al hombro y sus dos perros, se ird al potrero del Alto a echar el agua. Y mientras el agua corre despacito por las siem- bras, el Neuro miraré las nubes, sentiré el canto de los Pajaros y pensaré en los muchos aiios que ha pasado en la Cuarta, regando y regando, viendo como: crecen las plantas y el tiempo se va. EN SANTIAGO OTRA VEZ A YER LLEGAMOs a Santiago. Como mi hermano. yo llegamos dormidos, nos perdimos Quincy y “Vamos a ver”. Dormimos en nuestras camas y nos olvidamos d las carpas y los sacos de dormir. q El campamento debe estar solo, bien solo. A lo mejor, el Neuro lo anda recorriendo a ver si dejamos algo olvidado. Yo creo que no va a encontrar nada, porque el papa revis6 todo. Ni se nota que estuvimos un mes acampando. Todo quedé limpio como si nadie hubiera estado. Claro que el Neuro, como es rastrea- dor, vaa descubrir las huellas que dejamos. Y el lunes, cuando vaya por primera vez alla escuela de la Terce- ra, seguro que va a seguir la huella de la renoleta. La Blanca y la Ménica nos estaban esperando en la tranca. El Ismael estaba jugando con el perro chico y el Neuro, como siempre, estaba por ahi escondido, calladito. Aparecié el Luis con dos tortillas calientitas. Las tiltimas. Entonces la Blanca llamo al Neuro. Nos despedimos de mano. Mi mama le dio un beso. Mi papa le dijo: Hasta luego, gran Alfonso. Mi hermana lo abraz6. No dijo nada. Cuando la renoleta dio la vuelta, lo vi arriba del cerco. Nos estaba haciendo sefias con la mano. 100