EL TRASFONDO COLONIAL DEL FONDIOC 

 
En  los  últimos  meses,   Bolivia  está  siendo  testigo  de  uno   de  los  casos  más  graves  de 
corrupción,  la  institución  protagonista  es  el  Fondo  de  Desarrollo  para  los  Pueblos 
Indígenas,  Originarios  y  Comunidades  Campesinas  (FDPPIOYCC  o FONDIOC),  que el 
Estado ha  declarado “en liquidación” –e inmediatamente ha abierto un “Nuevo” Fondo 
de Desarrollo para los  Pueblos Indígenas‐, luego de haber promovido la publicación de 
una lista  de  proyectos observados en  auditoría  e incluso declarados  como fantasmas, 
señalando como  responsables  a  varias autoridades originarias,  dirigentes indígenas y 
campesinxs.  La  opinión  pública  está  haciendo  un  inescrupuloso  escarnio  del  tema  y 
sus actores, sin  detenerse  en la especificidad y concepción que revela la conformación 
de  un  “fondo  indígena”  en un estado  de plurinacionalidad y ante las manifestaciones 
de un vigente sistema colonial, donde el poder se traduce en un aparato clientelar y no 
en ninguna concepción ni propia ni territorial de gobierno indígena.  
Nosotrxs,  estudiantes,  investigadores,  profesionales  y  activistas  que  en  diferentes 
momentos hemos acompañado  al movimiento indígena y  campesino, hoy no podemos 
quedarnos  en el balcón  desde  donde  se  emiten juicios  racistas,  ni desentendernos de 
los  verdaderos  proyectos  políticos  que  largamente  las  autoridades  indígenas  y 
originarias  han  sostenido.  Consideramos  que  existe  una  serie  de  irregularidades  a 
nivel  jurídico  que  omiten  a  determinados  actores  y  momentos  en  su  observación 
supuestamente  técnica  al  proceso  de  formulación,  seguimiento  y  evaluación  de 
proyectos,  en  la  que  no  se  está  midiendo  a  todos  con  la  misma  vara,  sino  de 
acuerdo  a  diferentes  intereses  político­partidarios,  los  compromisos  de  sus  
cúpulas  dirigenciales  o  su  estructura orgánica en  descomposición.  Presentamos 
algunos  detalles  de un caso dentro de la veintena de casos judiciales que la liquidación 
del  FONDIOC  devela,  el  del  Tata  Félix  Becerra,  ex  autoridad  Jillir  Apu  Mallku  del 
Consejo Nacional de  Markas y Ayllus del Qullasuyu (CONAMAQ), para visibilizar otros 
aspectos  de la  burocracia estatal  e instituciones de desarrollo que se esconden bajo el 
escandalo  e  influyen  los  juicos  contra  los  involucrados  tanto  en  el  sistema  jurídico 
como la opinión pública.   
En  noviembre  de  2015  el Tata  Félix  fue notificado  por la  Fiscalía de La Paz  a declarar 
sobre  el  incumplimiento  de  contrato  y  enriquecimiento  ilícito  sobre  un  proyecto 
denominado  “Capacitación  de  Recursos  Humanos  Técnicos  Productivos  para  el 
Fortalecimiento  de  las  Organizaciones Nacionales CSUTCB, CNMCIOB‐BS,  CONAMAQ, 
CIDOB”  y  que  fue  formulado  en  una  gestión  anterior  a  la  suya.  Viajó  desde  su 
comunidad  que  se  encuentra  en  el  municipio  de  Tapacarí  departamento  de 
Cochabamba  a  La  Paz  para  presentar  su  declaración,  donde  un  juez  decidió  su 
aprehensión  por  peligro de fuga, bajo el argumento de que no cuenta con un domicilio 
y  trabajo  en la  ciudad  de La  Paz. Después  de suspender la audiencia en tres ocasiones 
(por  motivos  arbitrarios  y  burocráticos),  se  falló  que  el  ​
Tata  Félix no será  juzgado 
en  libertad,  a pesar  de  que él mostró  una certificación de su domicilio y trabajo 
como  autoridad  originaria  y  agricultor,  firmada  y  sellada  por  las  actuales 
autoridades  de  su comunidad;  y a  pesar de que  la cuenta  de  desembolso  de  los 
recursos  está  a su nombre, se respaldó proporcionando varios documentos que 

muestran  que  otra  persona,  la  que  ha  diseñado  y  administrado  el   proyecto, 
recibió los fondos investigados.  
Ahora  bien,  siguiendo  el  rastro  del  proyecto,  la  documentación  del  expediente  que 
Félix  Becerra  expone  abiertamente  desde  su  celda  indica  que  en  mayo  de  2011,  la 
directiva  del FONDIOC habría sostenido  reuniones y un convenio con  la embajada  de 
Rusia,  logrando  convenir  18  becas  de  estudio  para  jóvenes  de  las   organizaciones 
matrices.  El  pleno  de  la  directiva,  de la  que  Félix  Becerra no  formó  parte, aceptó  una 
serie de requisitos para acceder al beneficio, entre éstos el pasar cursos acelerados del 
idioma  ruso  en  el  Instituto  Tecnológico  Mundial  en  Santa  Cruz,  para  lo   cual  se 
financiaría  el  mencionado  proyecto  de fortalecimiento de capacidades en anticipación 
de  un  programa  de  estudios  en  el  extranjero.  Las  organizaciones  hicieron un  sorteo 
para  determinar  qué  jóvenes  serían los beneficiarios de un  curso  que se  llevó  a  cabo 
desde  el  20  de agosto de  2011 hasta marzo  de 2012. Sin embargo, según  un informe 
solicitado  el  20  de  diciembre  de mismo  año, los  alumnos explican que  fueron cursos 
en  los  que,  además  de  invertir  recursos  propios,  nunca  hubo  regularidad  y  mucho 
menos  recibieron  el material  de escritorio  del que se tienen descargos y cuestionan el 
accionar  del  Instituto  Tecnológico  Mundial,  que  se  adjudicó  este  proceso  de 
aprendizaje. Además, como  evidencian  los informes y descargos del proyecto referido 
entregados  en  septiembre  de  2012  al  FONDIOC,  la  persona  que  autorizó  el 
desembolso  del  fondo  es  la  misma  persona  que  realiza  el  cobro  y  las  facturaciones 
desde  el  mencionado  instituto  de  lenguas,  la  técnico  y  contadora  del  proyecto  en  el 
FONDIOC.  
Cabe  señalar  las  relaciones  entre  las  comunidades  y  sus  autoridades así como 
entre  ellas  y  instituciones  estatales  y  de  organizaciones  de  desarrollo  que 
subyacen  este  y  otros   casos.  Félix  Becerra  como  muchos  dirigentes  de 
comunidades y  federaciones campesinas  o  regionales indígenas,  debían validar 
las  iniciativas  que  surgían  en  sus  comunidades,  pero  también,  las  que  se 
promovían  en  las  cúpulas  dirigenciales.  ​
Validar,  firmar,  sellar  documentos 
resguardando  los  “cupos”  que  logran  sus  organizaciones  y  además,  como  las ONGs  e 
instituciones  del  Estado  les  han  enseñado  durante  décadas,  a  confiar  en  los 
instructivos  de  las  oficinas  técnicas,  en  este  caso  del  FONDIOC,  y  se  han  visto 
presionados  a  abrir  cuentas  bancarias  SIGMA  a  nombre  propio,  para  agilizar  los 
desembolsos   y  ejecuciones.  Para  una  autoridad  indígena  originaria,  asumir  este  tipo 
de  responsabilidad  no  es  extraño,  pues  las  comunidades  territoriales  siempre  han  
tenido  aportes  propios  y  sus  autoridades,  que  invierten  toda  su  vitalidad  social  y 
simbólica  en  sus  cargos,  tienen  toda  la  confianza  de  sus  comunidades  para  manejar 
recursos y ejercer el poder político de sus territorios.  
A  nivel  burocrático,  el  desembolso  de  recursos  del  FONDIOC  por  reglamento  no 
permite  la  transferencia  de  fondos  sin  la  participación  de  3  de  los  beneficiarios 
(representante legal  de la organización, responsable de la comisión de administración 
y  responsable  de  la  comisión  de ejecución). En  este caso  los fondos  no quedan en su 
cuenta  sino  fueron  destinados   a  la  administradora  encargada  de  la  ejecución  del 
proyecto.  Los  responsables  fueron  Julia  Ramos  Sánchez  de  la  Confederación  de 

mujeres  Bartolina  Sisa,  Félix  Becerra Villcarana de  CONAMAQ  y  Roberto Coraite Cruz 
de la CSUTCB, quienes  fueron convocados en su  gestión  de 2012  a  firmar el convenio 
de  financiamiento  para  el  proyecto  “Capacitación  de  Recursos  Humanos  Técnicos 
Productivos  para  el  Fortalecimiento   de  las  Organizaciones  Nacionales”  que  fue 
solicitado  y  aprobado  en  2011,  durante  la  gestión  anterior  bajo  la  supervisión  del 
entonces  Director  Ejecutivo  del  Fondo  Indígena  y  la  administradora  (que  también 
figura  como  directora  del  Instituto  Tecnológico  Mundial),  que  recibió  el  desembolso 
de  Bs.  56.000  para  ejecutar  y  manejar  el  proyecto.  Los  responsables,  actualmente 
perseguidos  por  el  Estado,  solo  cuentan  con  fotocopias  de   los  respaldos  los  
desembolsos   firmados  por  la  administradora  y  contadora  del  proyecto.  Según  las 
declaraciones  de  los  responsables,  las  facturas  originales  fueron  presentados  al 
FONDIOC en septiembre de 2012 por la administradora. 
La  falta  de  documentación  en  la  que  se  basa  la  denuncia  instaurada  por  la 
Interventora  del  Fondo  Indígena  en  liquidación muestra  la  persecución política de un 
sistema de  justicia  que no  cuenta  con  imparcialidad. Además,  lo que llama la atención 
en este y otro casos del FONDIOC es el enfoque  de una retórica negativa de la prensa 
hacia  autoridades  indígena  originaria  campesinas,  mientras  otros  técnicos, 
administradores  y  ex  directores  de  la  misma  institución  que  actualmente  hacen 
denuncias  contra  ellas  siguen  libres.  En  este  caso,  aunque   se  ha  solicitado  que  se 
amplíe la investigación contra la persona que ha administrado el proyecto y a la vez ha 
recibido  el  beneficio  de  las  contrataciones,  no  ha  presentado sus declaraciones  ni es  
perseguida.   
El  caso  de  la  ex  autoridad  originaria  Félix  Becerra  expone  la  lógica  del 
entrampamiento  que  el  Estado  viene  reproduciendo  en  diferentes  momentos 
históricos  y  a  través  de  gobiernos  que  ensalzan  su popularidad sobre  las  masas  que 
les  sirven  de  justificativo  para  ejercicios  de   poder  encumbrados  en  la  jerarquía  de 
clases,  pero  también  en  la  estructura  colonial  que determina diferencias  culturales  y 
epistemológicas.  Por  más  que  15  años  el  Tata  Félix  ha  sido  un  líder  en  los 
movimientos  indígenas  de  Bolivia,  participando  de  los  procesos  de  resistencia  y 
protesta  de  2003  y   de  la  Asamblea  Constituyente,  cumpliendo  su  cargo  como 
autoridad  de  su  comunidad  y  de  CONAMAQ,  impulsando  proyectos  y  viajando  por 
varios  países  para  promover  los  derechos   de  los  pueblos  indígenas  y  exigiendo  la 
aplicación  de  las  normas  a  su  favor,  independiente  de  los  partidos  políticos.  No  es 
extraño que varios  dirigentes campesinos e indígenas, conocidos por sus comunidades 
y  otras  personas  que  los  hemos  tratado  y  sabemos  de  sus  principios  y  consecuente 
ética comunitaria, a favor de la reconstitución territorial como único proyecto político, 
se  vean  ahora  señalados  por  procesos  judiciales  que  se  desentienden  de  la  trama 
paternalista  que  ha  sembrado  un  sistema  de  intermediación  social,  donde  los 
maestros  rurales,  técnicos  de  desarrollo,  líderes  y  otros  desventurados,  ejercen 
abusos de  poder  gracias a  sus privilegios  epistemológicos en el mundo occidental y la 
burocracia   en  la  que  cada  día  comunarias  y  comunarios  son  discriminados  y 
extorsionados en diferentes oficinas estatales.  

Por  todo  esto,  queremos   convocar  a  aquellas  personas,  activistas,  colectivos, 
organizaciones  y grupos rurales y urbanos a estar alertas al manoseo político, al 
moralismo de uno  y otro  lado  que se desentiende  de la situación de las mujeres 
y  hombres  en  el campo,  pero arden  de placer al  acusar  no  sólo a  personas,  con 
determinadas  trayectorias  políticas,  sino  también  a  estructuras 
organizacionales  históricas  que  han  apostado  sus  cuerpos  y  acciones  por 
construir  sus  propias  ciudadanías,  por  interpelar  al  mundo  con  sus marchas y 
tener  la  potencia  de  generar  no  sólo líderes, sino ideas,  visiones y  culturas  que 
al  parecer,  el  Estado  Plurinacional  todavía  no  quiere  ver,  ni  comprender,  ni 
respetar.  
Un  ejercicio  de  honestidad  no  sólo  para  los  observadores,  sino  para  los  propios 
actores  beneficiarios  de  este fondo, es que la  excepcionalidad  de  un “fondo indígena” 
tiene  una  carga  de  condescendencia  que no  debiéramos  estar dispuestos  a aguantar. 
Que  mientras  el  lenguaje  sean  los  “cupos”,  los  “favores”,  las  “pegas”,  siempre 
estaremos  ante  una  institucionalidad  colonial  y  dominante,  que  nos  quiere  sumisos 
ante determinadas condiciones.  No es sorpresa que cada dirigencia haya respaldado y 
promovido a  determinados técnicos para conformar la institucionalidad del FONDIOC, 
sólo  debieran  los “analistas”  remitirse a  la historia del actual instrumento político  en 
gobierno,  para  comprender  la  lógica  de  juntucha  que  ha  conformado  un  funcional 
Pacto  de  Unidad,  para  luego  excluir  a  las  organizaciones  que  se  resisten  al 
extractivismo de los recursos naturales, y permitirse desgastar los recursos del Estado 
en  shows  políticos  y  mediáticos,  en  lugar  de  sostenerse  y  aprender  de  la  verdadera 
energía popular e indígena. 
Si  vivimos  en un permanente clima electoral, no  debe  extrañarnos el endurecimiento 
de los  discursos, el problema de  corrupción en el FONDIOC no  tiene que  ver sólo con 
el  racismo y la descomposición  de algunas estructuras organizacionales, tiene que ver 
con  la  potente  reestructuración  de  un  Estado  colonial,  que  permite  generar   redes 
criminales  para  manipular  estructuras  organizacionales  basadas  en  el  territorio.  ​
El  
caso  del  tata  Félix Becerra da muchas luces, su  anciano padre ha viajado 4 veces 
desde  su  comunidad  en  Tapacarí  hasta  la  ciudad  de La  Paz, donde  su  hijo está 
preso,  él  indica  que  habla  aymara  y  quechua,  pero  le  cuesta  comprender  el 
lenguaje  de  los  abogados  y  luego  de  vender  su  ganado,  no  cuenta  con  más 
recursos,  pues  las  tres  audiencias  suspendidas  y  ahora,  la  necesidad  de 
apelación  del  caso,  ha  dejado  una  familia  desmembrada  y  está  sembrando  el 
temor  en  las  comunidades  que  ven  en  la  ex  autoridad   a  un  hombre   honesto. 
Además, el  hecho  de que  la  detención  actual del Tata Félix se base en la supuesta falta 
de prueba de domicilio y trabajo,  a pesar de la certificación de las otras autoridades de 
su comunidad  sobre su cargo legítimo, da luz de la existencia de un Estado‐nación que 
todavía no reconoce ni valora la organización socioeconómica y política de los pueblos 
indígena  originario  campesinos  que  constituyen   la  plurinacionalidad  y  la  base  de  la 
sociedad boliviana.   
Si  al menos este Estado comprendiese su propio carácter plurinacional, reconocería la 
enorme  distancia  que  reproducen  los  proyectos  de  desarrollo  y  permitiría  que estos 

casos  sean juzgados no  por  la  justicia ordinaria que  se desentiende de las estructuras 
organizacionales  y  comunitarias,  y   se  abriría  paso  al  ejercicio  de la justicia indígena 
originaria  campesina  (JIOC)  que  es  el  sistema  legítimo  para  juzgar  estos  conflictos, 
para  luchar  en  contra  del  dislocamiento  que  generan  las  jerarquías  epistemológicas 
entre  el  mundo  occidental  y  las  naciones  originarias,   y  poder  construir  los 
instrumentos  necesarios  para  que  sean  ellos  los  que  desde  sus  principios  juzguen  y 
sentencien sus propios  errores,  si no  es así ¿Cómo ejercer la autodeterminación? ¿Por 
qué no apostar por los verdaderos gobiernos indígenas? 
Firmamos  al pie de  este  pronunciamiento,  de forma independiente y convocando a la 
solidaridad y consecuencia con el compromiso con las naciones indígenas originarias: 
 
Organizaciones (orden alfabético): 
Asociacion Departamental de Antropólogos de La Paz  
Colectiva Ch’ixi 
Territorios en Resistencia 
Colectivo feminista "Las Ramonas" 
 
 
Personas (orden alfabético) 
Almeida, Marina, Asociacion Nuestroamericana 
Arnez, Marco; Colectivx Ch’ixi 
Baltz, Viviana; Colectivx Ch’xi 
Bautista, Ruth; Colectivx Ch’ixi 
Díaz Cuellar, Vladimir; Universidad de Carleton 
Derpic, Jorge; Universidad de Texas  
Francescone, Kirsten; Universidad de Carleton 
Hinojosa, Alfonso; Colectivx Ch’xi 
Kennemore, Amy; Universidad de California  
Latino, Eduardo, Revista La Correntada 
Montellano, Violeta; Colectivx Ch’xi  
Muller, Juliane  
Murillo, Mario; Colectivx Ch’ixi 
Núñez del Prado, José; CIDES 
Núñez del Prado, Matilde  
Pachaguaya, Pedro; Secretario Académico ADA La Paz 
Poma, Mabel; Colectivx Ch’ixi 
Rivera Cusicanqui, Silvia; Colectivx Ch’ixi 
Salazar, Cynthia; Universidad Nacional Autónoma de México 
Tórrez, Ramón; Saberes Bolivianos 
Tudela, Malkya; Periodista 
 
 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful