DEBATE Y REFLEXIONES DISCIPLINARIA: GEOGRAFÍA

Isaac Buzo Sánchez
IES San Roque, Badajoz.
Redacto estas líneas coincidiendo en el tiempo con el proceso de
programación del trabajo anual de aula por lo que tengo más presente aquellas
cuestiones propias de nuestro sistema educativo que me provocan mayor inquietud.
Estas inquietudes respecto a la enseñanza de las Ciencias Sociales en general y la
Geografía en particular, me sirven de punto de partida para iniciar esta reflexión
colectiva sobre el presente y futuro de la enseñanza y aprendizaje de esta materia.
Traigo más preguntas que respuestas, y espero que entre todos y todas podamos ir
respondiendo para repensar muchos aspectos de la enseñanza y el aprendizaje de
la Geografía.
1) ¿Por qué enseñar/aprender Geografía?
La primera pregunta que se me plantea es sobre la necesidad real de que
nuestros alumnos estudien y aprendan Geografía ¿es realmente importante que los
adolescentes aprendan a desenvolverse sobre el territorio, lo conozcan y sepan de
las interrelaciones que sobre él se producen? ¿Qué les ofrece la Geografía que no
pueda enseñarse desde otras materias?
Para responder a estas preguntas me remito a una encuesta que realizamos desde
la Asociación de Geógrafos Españoles durante el curso 2012/13. Fueron 648 las
respuestas válidas recibidas de profesores de educación secundaria. A la pregunta
abierta sobre las ventajas que aporta el conocimiento geográfico a la formación del
alumnado se recibieron respuestas muy variadas, siendo las principales agrupadas
en los siguientes enunciados:

Ofrece al alumno una visión espacio-temporal tanto de su entorno inmediato
como del mundo global a distintas escalas, como espacio físico, social, económico,
cultural, y su organización.

Desarrolla competencia espacial: observar, comparar, deducir, relacionar,
interactuar, analizar, sintetizar, interpretar, jerarquizar, diagnosticar, expresar,
orientarse, localizar, distribuir fenómenos y procesos.

Les permite diferenciar entre causas y consecuencias.

Le permite resolver problemas territoriales complejos compuestos por
múltiples factores.

Trabajar a distintas escalas.

Desarrolla la capacidad crítica, la madurez y el pensamiento abstracto.

Les permite utilizar la tecnología desde una perspectiva útil y práctica.


Desarrollar procedimientos y destrezas específicos sobre fuentes de
información geográficas.

Excelente materia para trabajar todas las Competencias Básicas:
matemáticas, lingüística, social y ciudadana, digital, cultural y artística, aprender a
aprender, autonomía personal, sobre todo interacción con el mundo físico.

Relaciona los conocimientos de otras materias sobre el territorio.

Desarrolla la conciencia del alumno: ambiental y social ante desequilibrios
territoriales y otros problemas actuales.

Facilita compartir ideas, culturas, creencias, modelos sociales y políticos que
sirven para romper tópicos.

Capacidad para resolver problemas complejos y organizar diferentes
métodos para conseguirlo.

Afianza el sentimiento de pertenencia al territorio estudiado.

Aumenta la valoración del alumno por el territorio y sus componentes
patrimoniales, tanto físicos de la biodiversidad, como humanos, así como señalar su
vulnerabilidad.

Adquisición de vocabulario específico y general.

Sirve para desenvolverse en el mundo actual, lo conecta con la realidad y le
ayuda a entender el pasado.

Ofrece “cultura general”.
Algunas de las respuestas nos señalan la función socializadora de la escuela,
que ayuda a ubicar al alumno en su sociedad, y para ello deben conocer las
coordenadas temporales y espaciales de la misma. La Geografía, junto a la Historia
y otras Ciencias Sociales, juegan un papel importante en este sentido. El conocer de
manera crítica el dónde estamos y cómo hemos llegado hasta aquí permitirá al
alumnado participar activamente en esta sociedad, e involucrarse en los cambios de
futuro y búsqueda de soluciones a los problemas que surjan en ella. ¿Estáis de
acuerdo con estas respuestas? ¿Qué función tiene la Geografía en la formación de
los alumnos?1
2) ¿Qué Geografía enseñar/aprender?
Una vez aclarado los objetivos generales de la Geografía en esta etapa
educativa, sería importante centrar nuestro debate en el qué enseñar o en qué
Geografía necesitan aprender nuestros alumnos. Esta preocupación nos la
resuelven a los docentes conjuntamente el Ministerio de Educación y la Consejería
de Educación de la Comunidad Autónoma correspondiente a través de los curriculos
de las distintas materias que impartimos. Currículos que nos dicen lo que tenemos
1

Estas y otras respuestas pueden consultarse en el informe final elaborado por la AGE y que
puede consultarse en: http://www.slideshare.net/isaacbuzo/informe-de-la-asociacin-de-gegrafosespaoles-sobre

que enseñar (objetivos y contenidos), y también nos marcan lo que deben saber los
alumnos al final del proceso de aprendizaje a través de los estándares de
aprendizaje.
Estos currículos son muy cerrados y concretos. Basados en los contenidos,
sobre todo conceptuales, con pinceladas decorativas de competencias y
transversalidad. Si nos ajustamos a ellos literalmente, dejan poco margen a la
experimentación, innovación e incorporación de las preocupaciones sociales del día
a día, ni a integrar cambios metodológicos en nuestra práctica de aula. Son
contenidos enciclopédicos, descriptivos, que integran poco, o nada, el saber hacer, y
menos el saber hacer con las TIC, salvo buscar información en Internet, recurso
muy recurrente que salva esto de las competencias digitales. Son currículos que
presionan sobre la labor del docente, que se ha de ceñir a enseñar lo que los
alumnos deben aprender y demostrar en las pruebas externas de evaluación 2.
En estas condiciones ¿Quién se arriesga a introducir nuevas metodologías, a
experimentar innovaciones en el aula, a utilizar las TIC en el proceso de
aprendizaje, cuando el alumno se ha de presentar a un examen al final de la etapa y
se le va a valorar su contenido teórico más que otra cosa?
A nuestros políticos les gusta poner el caso Finlandés como ejemplo
paradigmático de excelencia en el sistema educativo. Pero a la hora de la redacción
de los curriculos parece que miran para otro lado. El curriculo finlandés, como
explica Rafael de Miguel3 (2013), es un curriculo bastante esquemático, dejando
bastante margen de actuación a los centros y profesores.
Si la administración nos preguntara a los docentes sobre qué geografía
enseñar ¿Cómo serían nuestros curriculos? Quizás alguna vez nos escuchen y
deberíamos estar preparados para dar nuestra opinión.
La enseñanza de la Geografía en nuestros días, como el resto de materias,
se sigue centrando en los contenidos en lugar de las competencias. La base del
curriculum de Geografía sigue teniendo la estructura clásica descriptiva, partiendo
de la Geografía Física y de la Humana y cerrándolo con una síntesis sobre unos
territorios concretos: la ciudad, la región, el país, el continente, el planeta. Todo el
curriculum gira en torno a los contenidos que además serán objeto de una prueba al
final de la etapa. En mi opinión, aquí el cambio debería ser contundente. Habría que
diseñar los currículos partiendo de las competencias que queremos que nuestros
2

3

Estas fueron algunas de las alegaciones elaboradas por la AGE y presentadas durante el proceso
público abierto por el MECD durante la elaboración de los currículos LOMCE y que pueden leerse
en Delgado Viñas, C. y Buzo Sánchez, I. (2014) El desarrollo de la LOMCE y los nuevos
currículos de secundaria: Las propuestas de la Asociación de Geógrafos Españoles. Didáctica
Geográfica, nº 15. pp 187-194.
De Miguel (2013)

alumnos y alumnas alcancen, no como ahora que se parte de los contenidos. Habría
que concretar esas competencias para cada materia a través de los contenidos.
Ahora se ordenar al profesorado que desarrolle la competencia digital o las
competencias sociales y cívicas, o cualquiera de las otras competencias, y al mismo
tiempo deben hacer que sus alumnos se aprendan todos los contenidos del
curriculum de los cuales, además, deberán examinarse al final de la etapa. ¿Cómo
desarrollar estas competencias en la enseñanza de la Geografía?
El desarrollo de las competencias en el curriculum actual es muy exiguo, se
citan en los primeros artículos pero no se tratan en cada una de las materias. Los
contenidos tienen sus criterios de evaluación que a su vez se concretan en los
estándares de aprendizaje, pero nada dice de las competencias.
Quizás habría que desarrollar las competencias para cada materia y curso,
convirtiéndolas en el centro del proceso educativo, y a partir de ellas señalar los
contenidos. Por poner un ejemplo, cuando hablamos del clima, un curriculum
competencial podría decir:

Los alumnos sabrán buscar información significativa por medios digitales
sobre el clima.

Los alumnos serán capaces de organizar y ordenar la información obtenida
mediante una hoja de cálculo.

Los alumnos podrán utilizar la hoja de cálculo para representar gráficamente
la información buscada y organizada previamente (realización de un climograma),
así como realizar operaciones matemáticas básicas para analizar esta información
(Temperaturas medias, Precipitaciones totales, etc.)

Los alumnos serán capaces de cartografiar las variedades climáticas
utilizando medios digitales.

Los alumnos serán capaces de relacionar a través de la cartografía digital
información variada sobre el clima y los factores que influyen (relieve, etc.) y
elementos que lo componen (Temperaturas, precipitaciones, etc...).

El extraerá conclusiones sobre la influencia del clima en las actividades
humanas y viceversa.

El alumno será capaz de redactar un informe y exponerlo oralmente
utilizando como apoyo distintos medios digitales: documento de texto, presentación,
servicios web 2.0, vídeo.
En este proceso de enseñanza/aprendizaje competencial, habría que evaluar
sobre el grado de consecución de esas habilidades, e integrar los contenidos en el
proceso de adquisición de las competencias. ¿Qué misión debe tener el
profesorado, enseñar contenidos o entrenar habilidades?
3) ¿Cómo enseñar Geografía?

La respuesta a esta pregunta nos puede llevar a la siguiente cuestión:
¿Cómo enseñar Geografía? Dependiendo de lo que nos pidan desde la
administración, si poner el acento en los contenidos o ponerlo en las habilidades,
será más fácil utilizar estrategias metodológicas activas, basadas en juegos, en
proyectos o problemas, etc. destinadas a potenciar en el alumnado un aprendizaje
por sí mismo basado en la experiencia; o mantener estrategias metodológicas
principalmente expositivas y de aprendizaje por repetición, más propias de un
aprendizaje basado en contenidos.
La metodología activa no es nueva en pedagogía, aunque si es recurrente.
Cada cierto tiempo vuelve a ser centro de atención de los movimientos de
renovación pedagógica, integrando nuevas estrategias y renovando otras
estrategias ya difundidas en momentos anteriores.
En nuestros días, al mismo tiempo que se redactan unos curriculos
eminentemente conceptuales, encorsetados, la segunda alma ministerial, la
moderna e innovadora, intenta promover las metodologías activas: Cursos, MOOC,
Comunidades Virtuales, Congresos, Recursos Educativos Abiertos. Sólo hay que
mirar la lista de cursos promovidos por el INTEF o los Centros de Profesores y
departamentos de formación del profesorado de las distintas consejerías de
educación de los gobiernos autonómicos, destinados a la formación y promoción de
este tipo de estrategias metodológicas activas: Flipped Classroom o clase invertida,
la ludificación, el Aprendizaje Basado en Proyectos o Problemas, etc.
Metodológicamente muy atractivos, pero que a la vista de muchos profesores, son
difíciles de integrar en el día a día del aula. Por eso no acaban de cuajar como
método didáctico dominante.
A pesar de que hay un número importante de profesores tan activos como la
propia metodología, la difusión que tienen estas prácticas docentes activas en el día
a día de muchos centros educativos es escasa. La resistencia a cambiar es mucha.
Y los problemas a los que nos enfrentamos al realizar un cambio de este tipo son
tantos que la mayoría silenciosa opta por seguir haciendo lo mismo de siempre:
explicación>>examen. Tendemos a enseñar como nos enseñaron y utilizar las
mismas estrategias de aprendizaje que nosotros utilizábamos en nuestro estudio. Si
individualmente obtenemos resultados aceptables ¿Por qué cambiar?
Por otra parte también hay familias que no entienden muy bien los cambios
que se les proponen en las aulas. Lo vemos cada vez que hay un debate público
sobre el profesorado y la educación. Como todos hemos ido a la escuela alguna
vez, nos sentimos capacitados para decirle al profesor que es lo que tiene que
hacer, sin entender que la escuela de hoy no tiene que ver mucho con la escuela de
hace cincuenta años. Como ejemplo citaré una experiencia propia. Durante algunos
cursos intenté dejar de usar libro de texto en clase, a cambio tuve que dedicar

mucho tiempo a preparar material que fui dejando colgado en la Red para utilizarlo
cuando fuera necesario. Hubo algunos padres que no entendieron eso de no usar
libro de texto ¿Qué iban a estudiar sus hijos si no tenían libro?
Estamos creando el Sistema Educativo del Siglo XXI, integrando las TIC en la
enseñanza y aprendizaje de nuestras materias, y en la Geografía en concreto es
una herramienta indispensable, pero lo estamos haciendo sin romper con los
modelos educativos del pasado. Nuestras aulas se han llenado de ordenadores,
PDI, dispositivos móviles, etc, pero su uso en muchos casos no es el apropiado. Un
profesor de Geografía puede utilizar la PDI para proyectar un mapa-mundi digital y
que los alumnos vayan señalando los países que hay en él, de la misma manera
que hace unos años llevaba un mapa mural y lo colgaba de la pizarra. La
administración se ha gastado mucho dinero en equipamientos para que sigamos
enseñando de la misma manera, aunque con TIC. Ha quedado demostrado que la
tecnificación de las aulas por sí solas no hacen un cambio educativo, a pesar de lo
cual se profundiza en su tecnificación sin modificar otros factores de los que
intervienen en el proceso educativo.
Hay que repensar entre todos la forma en que debemos de enseñar en este
momento, no hacerlo en exclusiva desde un despacho de la calle Alcalá, sino
contando con el profesorado que está a pié de aula y que conoce de primera mano
las necesidades y potencialidades de la escuela actual. Hay que repensarlo todo en
función de las necesidades de los alumnos y alumnas de hoy en día, de las
necesidades de la sociedad, y de los recursos tecnológicos disponibles. Y ese
esfuerzo colectivo se debe plasmar en el curriculum de cada materia, que permita
un trabajo flexible del profesor, adaptable a las circunstancias de cada centro, que
permita la innovación metodológica, y a partir de ahí introducir la formación
permanente en el profesorado que sea necesaria. Creo que hemos comenzado la
casa por el tejado, fomentando unas metodologías de difícil implantación a día de
hoy, lo que genera gran frustración en parte del profesorado, que se le forma en
algo que difícilmente puede llevar a cabo en su aula.
En este momento podemos introducir algunas preguntas nuevas para el
debate ¿Son aceptables los resultados de nuestro sistema educativo? ¿Es posible
en la situación actual la difusión generalizada de estrategias metodológicas activas?
¿Estamos preparados los profesores para hacer esto? ¿Y el resto de la comunidad
educativa: alumnado, familias, centro educativo? ¿Qué haría falta para poder
integrarlas?
4) ¿Qué tecnologías emplear en la enseñanza/aprendizaje de la Geografía?
Desde la Geografía, compartimos con el resto de materias el uso de las TIC
como base para el desarrollo de las competencias digitales. Se trata del conjunto de
equipos (ordenadores, PDI, dispositivos móviles, etc.), programas y redes de

comunicación que las administraciones ponen al alcance del docente, en muchas
ocasiones sin preguntar, con el objetivo de alfabetizar digitalmente a nuestros
estudiantes. ¿Son estas herramientas útiles en la enseñanza de la Geografía? ¿Qué
herramientas utilizar? ¿Cómo utilizarlas?
Por otra parte, la Geografía, como disciplina científica, se está viendo
afectada de forma muy profunda por la revolución tecnológica que ha supuesto la
introducción de las Tecnologías de la Información Geográfica 4 de tal manera que se
llega a elevar estas transformaciones a rango epistemológico 5, pues estas
tecnologías constituyen un elemento esencial de la praxis científica geográfica
actual, surgiendo un nuevo paradigma, el geotecnológico. Al igual que la aparición
del microscopio electrónico supuso una revolución para la Biología, el potencial
analítico de las TIG, han generado una auténtica revolución en los conocimientos
geográficos. Estas transformaciones han de ser trasladadas a los procesos de
aprendizaje en los diferentes niveles educativos, y por tanto deberían ser extendidos
a la enseñanza secundaria. ¿Se podría introducir las TIG en la enseñanza de la
Geografía en Educación Secundaria?
Lo que cada vez viene siendo más habitual en los sistemas educativos de
nuestro entorno cultural más próximo, el uso de las TIG en la enseñanza
preuniversitaria, como se detalla en numerosa literatura científica reciente 6, no se ha
introducido en España todavía a gran escala. Algunos profesores hemos dado un
paso en este sentido, utilizando en mayor o menor medida herramientas como los
SIG en la Nube, el uso del GPS, los globos virtuales, etc. como una herramienta
didáctica en las clases, no solo para exponer contenidos, sino sobre todo para
resolver problemas o realizar indagaciones geográficas. Se trata de experiencias
innovadoras pero aisladas que para su extensión necesitan de currículos flexibles y
procesos de formación hacia los docentes7.
Entre el conjunto de Tecnologías de la Información Geográfica, destaca por
su versatilidad los Sistemas de Información Geográfica, cada vez más accesibles y
fáciles de usar. La computación en la nube ha puesto a disposición del profesorado
de servicios SIG gratuitos en la Nube que permiten, no solamente ser utilizados
como presentación de mapas digitales para exponer o razonar algún tema a los
alumnos, sino que que su valor máximo está en la utilización que estos pueden
realizar para resolver problemas y realizar proyectos. Son por tanto herramientas
tecnológicas que aplicadas desde estrategias metodológicas activas, conducen
4
5
6

7

CAPEL, Horacio. (2010)
MORENO, Antonio. (2013)
Dos obras recopilatorias de experiencias docentes en la introducción de las TIG en las
enseñanzas preuniversitarias de distintos sistemas educativos extranjeros son las de Milson y
otros (2012) y De Miguel y Donert (2014).
Como ejemplo de la utilización de las TIG, un grupo de profesores entre los que me incluyo
hemos elaborado el Atlas Digital Escolar, utilizando el WebSIG de la ESRI, ArcGIS Online.
<http://arcg.is/1Y04eFW>.

hacia un aprendizaje bastante autónomo y competencial, que sin desmerecer los
contenidos, prima las habilidades: buscar información significativa, ordenarla y
clasificarla, analizarla, extraer conclusiones y actuar en función de los resultados.
Son numerosos los límites presentes actualmente en las aulas que impiden
un uso más extendido tanto de las TIC como de las TIG, aunque son muchas
también las ventajas8. El camino de la educación está marcado hacia lo digital, y
creo que por aquí es por donde nos deberemos mover en los próximos años, siendo
muy complejo la marcha atrás. ¿Qué problemas hay para la digitalización de la
enseñanza de la Geografía? ¿Técnicos? ¿De formación del profesorado? ¿De
equipamientos?
Conclusiones
Dejo este espacio pendiente de completar, pues será en el debate sobre los temas
aquí planteados, y siguiendo la filosofía horizontal que enmarca este encuentro,
cuando se recojan las conclusiones y aportaciones de cada asistente. Debemos ser
todos con nuestras opiniones quienes construyamos de manera conjunta la
educación que pretendemos dar a las futuras generaciones.
Bibliografía
BUZO, Isaac. Posibilidades y límites de las TIC en la enseñanza de la Geografía.
Ar@cne [En línea]. Barcelona: Universidad de Barcelona, 1 de abril de 2015, nº 195
<http://www.ub.edu/geocrit/aracne/aracne-195.pdf> [1 de enero de 2016]. ISSN:
1178-0007.
CAPEL, Horacio. Geografía en red a comienzos del Tercer Milenio. Por una ciencia
solidaria y en colaboración. Scripta Nova. [En línea]. Barcelona: Universidad de
Barcelona,
1
de
Febrero
de
2010,
vol.
XIV,

313
<http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-313.htm> [1 de enero de 2016]. ISSN: 11389788.
DE MIGUEL, Rafael y DONERT, Karl (Ed). Innovative Learning Geography in
Europe: New Challenges for the 21st Century. Newcastle upon Tyne: Cambridge
Scholars Publishing, 2014. ISBN: 978-1-4438-5508-2
DE MIGUEL, Rafael. Aprendizaje por descubrimiento, enseñanza activa y
geoinformación: hacia una didáctica de la geografía innovadora. Didáctica
Geográfica [En línea] Murcia: Grupo de Didáctica de la Geografía de la
Asociación de Geógrafos Españoles, 2013, nº 14 p. 17-36. [1 de enero de 2014]
ISSN: 0210-492-X.
8

BUZO, Isaac (2015)

MILSON, Andrew y otros, International perspectives on teaching and learning with
GIS in Secondary Schools. Nueva York: Springer, 2012. ISBN:978-94-007-2119-7.
MORENO, Antonio. Entendimiento y naturaleza de la cientificidad geotecnológica:
Una aproximación desde el pragmatismo epistemológico. [En línea]
Investigaciones Geográficas. Alicante: Universidad de Alicante, julio-diciembre de
2013,

60,
p.
5-36.
<http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/34742/1/Investigaciones_Geograficas_6
0_01.pdf> [1 de enero de 2016] DOI: 10.14198/INGEO2013.60.01

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful