Está en la página 1de 3

LA MUSICA EN EL VIRREINATO

1. Formación de la Cultura Musical en La Colonia. (Siglo XVI)

Atao Wallpa, inca usurpador, cayo en poder de los españoles en Cajamarca en 1535.
Este hijo quiteño del gran Wayna Qhapaq, había hecho prisionero poco antes a Wascar
Inca, legitimo sucesor de la dinastía del Cuzco, que murió asesinado cuando ya Atao
Wallpa se encontraba cautivo.
Muerto el inca quiteño, los españoles se trasladan al Cuzco y lo toman. Sobrevienen
disidencias y sometimientos en la nobleza imperial y los que intentan mantener al
Tahuantinsuyo se trasladan a Vilcabamba, cerca de la antigua capital del imperio.
Comienza una época de levantamientos y resistencia, de codicia y de traición. Solo ha
transcurrido un año de la fecha en que Pizarro fundara Lima y Kiru Yupanqui intenta
tomarla. Manco Inca asedia el Cuzco por diez años. Ahí muere Almagro, socio de
Pizarro, a manos de pizarristas, al volver de Chile para defender a los asediados. Poco
después, el fundador de Lima cae muerto en manos de insurrectos partidarios de
Almagro.

El ingreso triunfal de La Gasca a Lima fue motivo para la puesta de comparsas


historiadas con profusión de danzas y música. Propicia oportunidad para el sarao fue,
tres años mas tarde, la entrada del virrey Antonio de Mendoza, y asi, la llegada virrey
fue siempre motivo para el dispenso en carros de música, costosos vestuarios para los
danzantes y recargadas escenografias.
La danza de moros y cristianos, las pasiones representadas, las comedias a lo divino,las
danzas del Corpus Christi, y posteriormente, los autos sacramentales, fueron frecuentes
y casi cotidianos en el virreinato.
Desde 1553, empieza a celebrarse en Lima, con música y danza, la fiesta del Corpus
Christi. Con el correr de pocos años, esta celebración alcanzaría un brillo solo semejante
al que tenia en Sevilla. Un año antes, el primer concilio Lima trata de poner coto a “los
muchos inconvenientes” que les plantea la participación de indios y negros, no muy
doctos en la fe católica y en sus dogmas.

Son frecuentes en toda America las composiciones religiosas en idiomas vernáculos;


por ejemplo los himnos en lengua nahualt, compuesto en México por Hernando de
Franco en las ultimas décadas del siglo XVI y los motetes en dialecto caribe, escritos en
la misión de Píritu, Venezuela, ya a mediados del siglo XVII, por Diego de los Ríos,
lamentablemente perdidos estos últimos.
También aquellos que toman motivos autóctonos como el bailete El Día del Corpus de
la misión jesuita de Moxos en el Beni-Bolivia que data del siglo
XVIII, lo que indica que esta estrategia del acercamiento prosiguió en algunos casos.
En Lima, en 1614 el arzobispo Bartolomé Lobo Guerrero ordenada la destrucción de los
instrumentos indígenas, pero a pesar de las prohibiciones aparece en la capital del
virreinato una polifonía religiosa en quechua, la primera que se imprime y edita en
America en 1631.
-El Hanac Pachap una bellísima muestra del secretismo cultural y religioso; sus
alusiones a un “Dios Papapam” y las metáforas sobre el amor y la naturaleza, son muy
propias del alma quechua, captada extraordinariamente por el autor.
La línea melódica, sin ser definitivamente pentafonica, evidencia giros de esta
naturaleza. Las resoluciones armónicas son características de la música sacra europea
del Renacimiento, igualmente las cadencias plágales de rezago modal. La rítmica se
acerca a la cashua y sugiere el paso solemne de una procesión.

La lyra Hispana - Hanac Pachaq.


http://www.youtube.com/watch?v=2hdmdNYRFx4.

2. Apogeo de la Cultura Musical en la Colonia.

Desde las dos últimas décadas del siglo XVI se manifiesta una etapa de apogeo artístico en
las iglesias más importantes de los virreinatos y capitanías de Hispanoamérica. Aparecen
maestros de oficio y talento refinado en las iglesias de México ,Puebla ,Bogota ,Caracas
,Quito ,Lima ,Cuzco ,La Plata ,etc. , profesando un arte derivado de Cristóbal de Morales y
de los grandes contrapuntista flamencos, que procura emular a los eximios coetáneos de
España y Roma : Palestrina ,Victoria y Guerrero. Son estos nobles compositores de
America Hernando Franco y Juan de Lienas en México y Gutierre Fernández de Hidalgo en
Quito, Cuzco y La Plata, ya en el XVII Juan Gutiérrez de Padilla en puebla, fray Diego de
los Ríos en Venezuela, José de Cascante en Bogota, Jiménez de Lima.

Gracias al enorme poder que le confirieron los cánones, las capellanías y los diezmos, la
iglesia se convirtió en la institución tutelar del pensamiento y rectora de la cultura. Las
universidades y los colegios dependieron de su directo control e inclusive, más allá de lo
cultural, los prelados llegaron a ser verdaderos consultores en asuntos legales y
económicos.

Los templos del Perú dan testimonio de La magnificencia artística de los años de oro de la
colonia y evidencian las vastas riquezas que propiciaron este auge.
Encuentran en Lima las mas soberbias sillerías de coro de toda America: la de Santo
Domingo, las de San Francisco, la Merced y San Agustín y, por sobre todas la bellísima de
la catedral.
Los pulpitos muestran el alto grado de perfección alcanzado en el arte de la talla por indios
y mestizos; dignos de especial mención son el Trujillo y los de San Blas y San Francisco en
el Cuzco.
Los órganos virreinales no solo nos muestran el alto oficio que tenían los organeros; estos
magníficos instrumentos musicales que aun podemos apreciar en muchos templos
peruanos, son además, por sus acabados, verdaderas obras de arte; basta citar, como
ejemplo, el impresionante órgano barroco de andahuaylillas en Cuzco.
Desde los primeros años del setecientos se forma en el virreinato peruano un verdadero eje
musical entre Lima, Cuzco y La Plata, las ciudades de más rico desarrollo cultural.
Prácticamente este eje, estableciéndose un intenso intercambio de obras y maestros, no
obstante la agreste geografía y las difíciles vías de comunicación. A mediados del siglo
XVIII se consolida una constante e importantísima comunicación cultural que, por
supuesto, comprende la música, entre Lima y Santiago de Chile.

Códice Zuola (S.XVII) - Entre dos álamos verdes.


http://www.youtube.com/watch?v=a6ekjzdpaYU.

Códice Zuola (S.XVII) – Marizápalos bajo una tarde.

http://www.youtube.com/watch?v=n6onE_9pe50.
3. Decadencia y ocaso de la Cultura Musical en la Colonia.

La independencia de las trece colinas de Norteamérica y La Revolución Francesa


conmovieron a las aristocracias y noblezas europeas, que veían sobrevenir la
declinación de su poder, encendiendo también las chispas detonantes de la libertad en
America del Sur.

La invasión napoleónica a España en 1808, encontró a Carlos IV, aquel rey cuya boba
ingenuidad retrato Goya, más preocupado por su caballeriza que por los problemas que
descomponían su imperio.Jose Bonaparte (Pepe Botellas) tomo la corona que
correspondía a FernandoVII, sucesor de Carlos IV.

El cellista y director de orquesta genotes Andrés Bolognesi, servia a la corte portuguesa,


pero en 1808, cuando la invasión napoleónica determina el traslado de la corte a brasil,
Bolognesi vino a Lima y fue nombrado maestro de capilla de la Catedral. Aquí en el
Perú contrajo matrimonio y fue padre del héroe de Arica en la guerra con Chile:
coronel Francisco Bolognesi.

Al músico genovés se debe el ultimo intento de brillo en la capilla catetedralicia


seleccionado un nuevo repertorio ,ordeno copiar y destruir originales de antiguas obras
(!) y convirtió el tradicionalmente pequeño conjunto instrumental y vocal , en una suerte
de orquesta sinfonica.Fueron , sin embargo efímeros brillos que no pudieron detener la
decadencia.En1823, el diestro músico renuncio a su cargo y a pesar de jactarse de haber
tocado con Paganini , postergo su carrera profesional, dedicándose al comercio de
coca :avatares de la nueva republica.

Los músicos y sus instituciones , frecuentemente suelen estar a merced de nefastas


situaciones y desatinadas decisiones políticas que, a sola firma , echan por tierra,
esfuerzos y logros de años .Las instituciones musicales de la colonia se extinguieron
lentamente y sin violencia , como pasa siempre con las instituciones de música ; fueron
abandonados y lamentablemente no sustituidas hasta inicios del siglo XX.

Los papeles con música , depositarios de una tradición de innegable trascendencia ,


fueron abandonados en vestutos armarios a merced de las polillas o de manos
depredadoras.Hay en estos papeles , en muchos casos , bellas obras que merecerian
mejor suerte que el olvido.Estos papeles y estas obras, sobre todo , son parte
fundamental del patrimonio cultural del Perú y Latinoamérica.