P. 1
Biomagnetismo Médico y Bionergética, Experiencias de Curación 2005, Tomo II, Parte 1 (399)

Biomagnetismo Médico y Bionergética, Experiencias de Curación 2005, Tomo II, Parte 1 (399)

|Views: 25.737|Likes:
Publicado poralejabu

More info:

Published by: alejabu on Apr 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/28/2014

pdf

text

original

Sections

Rosalba Vera Ruiz

Introducción

El año pasado tome el curso del par biomagnético, me impacto al escuchar al autor Dr. Issac Goiz Duran,
medico mexicano, nacido en la ciudad de Puebla. El ver. Escuchar y confirmar como con el par biomagnéti-
co es posible llegar a un diagnostico y tratamiento de las diferentes patologías que aquejan al ser humano,
sin necesidad de los numerosos y costosos estudios que en nuestra época dicta “la tecnología moderna” y
que muchas veces no detectan exactamente que parte de las células están dañadas, mucho menos llegar al
origen de la degeneración de estas.
Sabemos que muchas veces las enfermedades se deben a la combinación de ciertas bacterias, hongos, pa-
rásitos y virus lo que las ocasiona.
Las diferentes patologías crónicas degenerativas, que dan un pronostico de vida a corto plazo a los indi-
viduos que padecen este tipo de enfermedades, independientemente de la forma tan deprimente y de tanto
sufrimiento para el paciente y sobre todo para los familiares de estos, el observar cómo se van consumiendo
sus seres queridos, muchas veces conectados a una vida artificial y como familiares el saber que solo con un
milagro se podría recuperar a esos seres, que se quisiera jamás se separaran de uno, pero como nadie terre-
nalmente puede ser eterno estos pacientes concluyen su vida en los “hospitales de tercer nivel” de manera
muy deplorable.

En nuestro país y en nuestra época las instituciones de seguridad social al que el trabajador tiene dere-
cho son insuficientes, y si le agregamos el factor de falta de recursos económicos y materiales con las que
carecen realmente en forma personal, no se desearía permanecer en una institución de nuestra época.

Justificación

Con el aumento poblacional, aumenta el número de enfermos y de diferentes patologías, que el sector salud
no puede abastecer y otorgar un servicio adecuado a estos pacientes y padecimientos. Agregando que la
educación de las diferentes universidades de medicina de nuestro país se basan en los signos y síntomas y de
los resultados de ciertos estudios de gabinete para poder emitir un pronostico y diagnostico de la patología
humana, siendo este procedimiento incosteable para algunos pacientes, que no cuentan con los recursos
económicos para realizarlos o en peores casos de vender lo poco que tenían para poder sanar a sus pacientes.
Con el curso del par biomagnético se da un giro de 360°. La forma de diagnosticar y tratar las diferentes
patologías que aquejan a la humanidad, y de ver las enfermedades y a los enfermos con dignidad, evitando
tanto sufrimiento que toda enfermedad trae como consecuencia y es una gran oportunidad de dar un giro a la
medicina ortodoxa y abaratar los costos y tiempos que las patologías tienen.
En forma particular soy una alumna mas que lucha y luchara por dar a conocer este tratamiento, basado
en los conocimientos que nuestro maestro tuvo a bien obtener y que con su gran esfuerzo, trabajo, dedica-
ción y esmero trasmite a sus múltiples alumnos de todo el mundo.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

279

Capítulo I

Esbozo de los avances de la Medicina Ortodoxa

En el siglo XV, el desarrollo del estudio de la anatomía significó para la medicina un decisivo avance, se
logró conocer en detalle la estructura del cuerpo humano.
Dos siglos más tarde, el descubrimiento de la circulación de la sangre por Harvey, dio origen a la fisio-
logía humana. Sin embargo, Bichat (1771-1802), medico francés en 1796 afirma: “La anatomía no es tal
como se nos enseña, la fisiología es una ciencia por hacer”. El mismo menciona en 1801: ”la medicina ha
sido rechazada del seno de las ciencias, tendrá derecho a asociarse a ellos por lo menos en lo tocante al dia-
gnóstico de las enfermedades, cuando a la rigurosa observación del enfermo se agregue el examen de las
alteraciones que presenten sus órganos”.
Bichat, entendía las patologías como “las enfermedades del individuo es de la vida orgánica y animal”, y
menciona la distinción de las enfermedades en dos clases: las que alteran particularmente la vida orgánica.
dice: “particularmente, porque en vista del estrecho encadenamiento de las dos vidas, una no puede perma-
necer inalterada si la otra lo está.”
Le agregaba principal atención a las “simpatías”, pues es gracias a este fenómeno o concepto, como se
explica el hecho localizado. Cuando dos o más órganos distantes entre sí reaccionan al unísono, tanto en la
enfermedad como en la salud, se dice que entre ellos existen “simpatías” por este medio, la enfermedad que
se inicia en un órgano - en un “sólido”, como dice Bichat puede diseminarse a otros.
Para Bichat, el fenómeno de las simpatías va precisándose, se trata de simpatías entre localizaciones en
diferentes órganos, del mismo tejido. En otras palabras, él explicaba que las simpatías no se dan en órganos,
sino en tejidos y esto nos lleva a la relación tejido-enfermedad, dice: “puesto que las enfermedades no son,
sino alteraciones de las propiedades vitales, en vista también de que cada tejido es diferente de los otros,
respecto a estas propiedades”. En consecuencia, en todo órgano compuesto por diferentes tejidos, uno de
ellos puede estar enfermo y los otros intactos, esto es lo que más frecuentemente sucede.
En la segunda mitad del siglo XX, no se tiene paragón en la historia de la medicina, ya que va mucho
mas allá de un simple cambio en la forma de enfrentar las enfermedades; este fenómeno ha sido de gran
magnitud y que ha modificado los conceptos de vida y la muerte, además ha desencadenado una enormidad
de preguntas, no sólo de índole biológico, sino de índole filosófico, ético y legal.
Durante este siglo la medicina se volvió una investigación experimental, dando origen a los antibióti-
cos, las drogas antihipertensivas y antianguinosas, los diuréticos orales, los quimioterapicos, los ansiolíticos
y antidepresivos, los antiflamatorios, corticoides e hipoglicemiantes orales, etc.
Mencionando brevemente acerca de los medicamentos, hoy en día se encuentran en el mercado centena-
res de estos de gran potencia y de tecnología de alta complejidad. Todo medicamento contiene, además sus
efectos terapéuticos, efectos indeseables, contraindicaciones e incompatibilidades, que conllevan a contra-
indicaciones mínimas o peligrosas, que pueden colocar al paciente en estado mortal.
Se amplió el conocimiento en anatomía, por lo que ahora, existe una gran gama de cirugías, que antes se
creían imposibles. Este siglo dio origen a las ciencias naturales con el descubrimiento del ADN y la biolo-
gía molecular, con el desarrollo de la ingeniería genética y el estudio del código genético, se abren nuevos
caminos para tratar las patologías, creando una gran conmoción y consideraciones, éticas y morales, que
todavía están en la mesa de debate.
Hace 40 años Watson y Crick, lograron dar un gran paso al descifrar la estructura del material genético
del ácido desoxirribonucleico o ADN, la genética molecular ha tenido un impacto en ocasiones difíciles de
asimilar.

Hoy día los esfuerzos de biólogos y genetistas, están concentrados en el diseño del código genético y el
genoma humano, que se cree pueda ser utilizado en la medicina preventiva y la terapéutica. El proyecto del
genoma humano, pone de inmediato a consideración si será factible para el médico revelar a terceros la

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

280

estructura genética de algún individuo. ¿Qué implicaciones psicológicas tendrá para el individuo el conocer
con varios años de anticipación que tiene un a enfermedad mortal para la que no cuenta con tratamiento?.
El médico de nuestros días, ha pasado de la práctica de una medicina individual a la de una medicina
grupal, de trabajo en equipo, de la posibilidad de tomar decisiones diagnosticas y terapéuticas a la obliga-
ción de apegarse a esquemas predeterminados por las instituciones de salud; de la medicina tradicional a
una medicina cada vez mas tecnificada, que ocasiona una sociedad cada vez más insatisfecha con los servi-
cios de salud.

Por lo que hoy en día, se debe de reflexionar, sí la medicina actual es el camino adecuado para dar aten-
ción a la recuperación o conservación de la salud, o es, la de prepararnos en otras disciplinas para ayudar
realmente a la humanidad.

Capítulo II

Ubicación geográfica

El presente trabajo se realizó en la comunidad de Villa Juanita, Veracruz, la cual pertenece al municipio de
San Juan Evangelista, ubicado a unos 15 km.; aunque por su importancia comercial y de servicios, los po-
bladores se dirigen a Acayucan, localizado a 51 km. de distancia, transitando por una carretera revestida.
Geográficamente esta población esta localizada de la siguiente manera: Al Norte; colinda con la comu-
nidad Los Tigres y San Juan Evangelista; al Nordeste; con la ciudad de Acayucan; al Sur; colinda con la
comunidad Tula y limites con Oaxaca; al Poniente; con San Pedro y; al oriente; con Buenavista y Sayula,
Veracruz. En el poblado, cruzan dos ríos de importancia debido su caudal: al Oriente el río de la Trinidad.
Al Norte hacen una y dos ríos que se unen que es el río de la Trinidad y el río San Juan, llevando un mayor
caudal de agua. Es importante señalar que la comunidad de Villa Juanita Veracruz, cuenta con clima tropi-
cal, teniendo temperaturas de 30 a 42 o c, con exuberante vegetación. El número aproximado de habitantes
es de: 5,700 personas; es una comunidad donde la principal actividad es la ganadería, es posible observar en
las praderas circundantes a la población, grandes rebaños de ganado bovino y equino. También se desem-
peñan actividades como es el desarrollo de la agricultura, en la cual se siembra chile, jitomate, cebolla y
maíz en menor cantidad.

Existe una granja de ganado porcino, es una empresa en expansión, la cual cuenta con la más alta tecno-
logía y proporciona empleo a aproximadamente a 48 personas, esta granja es un distribuidor del Sureste del
país, llegando su distribución hasta Cancún.
En el aspecto educativo, sólo existe una escuela primaria, para aquellos que desean continuar con sus
estudios, deben de trasladarse a ciudades cercanas como son: San Juan Evangelista o Acayucan. En el rublo
de salud existen dos médicos particulares que cuentan con su propio consultorio, si requieren estudios de
gabinete u hospitalización es necesario su traslado al municipio de Acayucan Veracruz.
En el centro del pueblo, se observa una iglesia católica; una oficina de telégrafos, no se cuenta con ban-
cos o servicios de esparcimiento. Aun quedan vestigios de una estación de tren que entraba hasta lo que
ahora es el centro del pueblo, la cual se usaba para el transporte de silicio, ya que en su inicio, el pueblo se
dedicaba principalmente a la explotación de este mineral, la mina, perteneciente a un francés, ahora esta
cerrada. Con el crecimiento de la población, ésta estación ferroviaria se ubica actualmente en las afueras del
pueblo. Es importante señalar, que casi todo el pueblo son familiares, ganaderos, teniendo cada familia sus
propias cabezas de ganado.

Es un pueblo con construcciones definitivas, bien construidas y distribuidas, en un 80 % de las casas go-
zan de aire acondicionado; en los pórticos y azoteas, se observan palomas las cuales los propietarios, no las
adquirieron sino que se reproducen por sí solas, alimentándose del sorgo que le dan al ganado, se anidan en
las terrazas, techos y adornos de todas las construcciones, lo cual le da un aspecto pintoresco al pueblo.
Sólo de dos calles largas se compone el pueblo, con una pavimentación revestida, los terrenos son de una
superficie de 700 mts, bien edificados y distribuidos, se percibe un pueblo prospero y muy bello.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

281

Capítulo III

Tratamiento con el Par Biomagnético

Se trataron a 47 personas, el método que se utilizó fue por bioenergética, con fechas 24 y 25 de octubre del
2004. En el tratamiento de éstos pacientes se encontró una gran diversidad de pares.
La población objetivo fueron personas que viven en la comunidad de Villa Juanita Veracruz y que les in-
teresó el tratamiento del par biomagnético. La población total aproximada es de 5700 habitantes, atendiéndo-
se a 47 de ellas, lo cual representa una muestra del 0.82 % de la población total. 26 personas del sexo femenino
y 21 del sexo masculino.

La ocupación de estas personas es la siguiente: 2 estudiantes, 3 comerciantes ambulantes, 9 empleados
de la granja ubicada en el propio pueblo, 10 ganaderos, 1 empleado federal, 1 campesino, ganadero, 1 em-
pleado particular (contador), 1 electricista, 1 albañil y 18 amas de casa, teniendo en común que son esposas
de ganaderos o familiares de éstos.
La edad de las personas atendidas fluctúa de 10 a 75 años, la cual se representa en los cuadros distribui-
dos por quinquenio de edades.
a) 10 - 14 años

2 pacientes

b) 15 – 19 años

0 pacientes
c) 20 – 24 años 1 paciente
d) 25 – 29 años

5 pacientes

e) 30 -34 años

3 pacientes

f) 35 – 39 años

4 pacientes

g) 40 – 44 años

9 pacientes

h) 45 – 49 años

6 pacientes

i) 50 – 54 años

1 pacientes

j) 55 – 59 años

3 pacientes

k) 60 – 64 años

7 pacientes

l) 65 – 69 años

2 pacientes

m) 70 – 75 años

4 pacientes

Tabla de sexo

Hombres
45%

Mujeres
55%

MujeresHombres

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

282

Motivos de consulta

Los motivos por los cuales acudieron a tratamiento son diversos, la sintomatología más frecuente fue el
dolor de cabeza, este padecimiento se manifestó en 18 personas. Tomando en cuenta que se atendieron a 47
personas, éstas manifestaron un total de 164 diversos síntomas, dando un promedio de tres síntomas por
persona.

Síntomas presentados en la población de Villa Juanita.

Se transcribe textualmente lo manifestado por éstos pacientes en orden descendente:
Dolor de cabeza

18

Hipertensión

9

Dolor de cadera

7

Dolor de pierna

6

Dolor en órbita de ojos

5

Dolor de brazo derecho

6

Dolor de pulmón

4

Dolor de pierna izquierda

4

Dolor de cintura

4

Gastritis

4

Dolor de rodillas

4

Dolor de espalda

4

Cansancio

3

Dolor de brazo izquierdo

3

Dolor de planta de pie

3

Dolor de estómago

3

Colesterol

3

Problemas de mala visión

3

Dolor de ovarios

3

Tabla de edades

0123456789

10

abcdefghijklm

MUESTRA

No. pacientes

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

283

Mareos

2

Antígeno prostático elevado

2

Dolor de rodilla derecha

2

Colitis

2

Insomnio

2

Dolor de cuerpo

2

Inflamación de abdomen

2

Triglicéridos

2

Sobrepeso

2

Fiebre

2

Diabéticos

2

Nervios

2

Dolor de cuello

2

Dolor de garganta

2

Osteoporosis

2

Dolor de mandíbula

1

Dolor de ingle

1

Mucho sueño

1

Sin fuerzas

1

Estrés

1

Miedo

1

Dolor de testículo

1

Parpado caído

1

Dolor en tórax

1

Dolor de glúteos

1

Dolor de pierna derecha

1

Dolor de muñecas

1

Depresión

1

Dolor de ambos brazos

1

Intolerancia a alimentos

1

Parálisis intestinal

1

Várices

1

Parálisis de mandíbula

1

Exceso de apetito

1

Flujo vaginal

1

Inflamación de intestinos

1

Dolor de huesos

1

Úlceras en pie

1

Comezón en pie

1

Ansiedad

1

Coraje

1

Agruras

1

Regurgitaciones

1

Dolor de hombros

1

Opresión de disco vertebral

1

Adormecimiento de dedos

1

Dolor de vejiga

1

Sangrado nasal

1

Dolor de oídos

1

Dolor de cerebro

1

Dolor de articulaciones

1

Dolor de frente

1

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

284

Pares biomagnéticos encontrados; en la población de Villa Juanita Veracruz:

Pares Biomagnéticos encontrados

No. de
personas

Parietal - Parietal

27

Virus encefalitis

Uretra-Uretra

21

Corona virus

Axila – Axila

21

Virus rabia

Occipital – Occipital

19

Virus einsterbar

Pómulo – Riñón

17

Paludismo o malaria

Supraespinoso –Supraespinoso

16

Mycobacterium tuberculoso

Hepatitis G

16

Vibriocolerae

Tibia-Tibia

16

Malassesia furfur

Escapula – Escapula

14

Mycobacterium leprae

Ciática – Ciática

14

Virus poliomielitis

Deltoides-Deltoides

13

Treponema palidum

Goiz

13

Disfunción

Pineal - Bulbo Raquídeo

12

Virus de Guillain Barre

Cardias – Suprerenal

12

Streptococo beta

Coronaria – Pulmón

12

Streptococo alfa

Cervical 2

12

Legionela

Ojo – Ojo

12

Citomegalovirus

Mediastino – Mediastino

10

Proteus mirabilis

Timo – Recto

10

VIH (1)

Mandíbula – Mandíbula

10

Neisseria gonorreae

Trocanter Mayor -T.M.

9

Salmonella tifo

Hiato – Esófago

8

Entorobacter neumoniae

Pares Biomagnéticos Encontrados

No. de
personas

Hepatitis A

8

Pausteurela

Oído - Oído

7

Toxoplasma (parasito)

Cápsula Renal - Riñón

7

Reservorio VIH

Braquial - Braquial

7

Streptococo A

Suprarrenal - Recto

6

Leptospira

Dorsal 4 – Dorsal 4

6

Cabeza De Páncreas -Suprarrenal

6

Estaphylococo aurus cuagulasa ( - )

Rama Izqueón - Rama Izqueón

6

Streptococo C

Cadera - Cadera

6

Chlamydia neumoniae

Cuadrado - Cuadrado

5

Treponema pallidum

Esternón - Suprarrenal

5

Lucio

Dorsal 2

5

Legionela

Hepatitis F

5

Oxiuros

Costo Diafragmático

5

Trepanosoma cruzi

Vesícula - Vesícula

5

Reservorio de hepatitis B

Parótida - Parótida

4

Lolita

Diafragma - Riñón

4

Brucela abortus

Testículo - Testículo

4

Yersenia pestis

Nervio Vago - Riñón

4

Benavides, reservorio universal

Saco de Douglas -Femoral

4

Virus Norwark

Hiato-Testículo

4

Heliobacter pylori

Pericardio-Pericardio

4

Staphylococo aurus cuagulasa positivo

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

285

Pares Biomagnéticos encontrados

No. de
personas

Lengua – Lengua

4

Escabiasis o sarna

Suprahepático - Suprahepático

4

Clostridium malignun

Suclavia – Suclavia

4

Bacilo difteroide

Hipófisis – Vejiga

4

Dengue virus

Cérvico – Deltoides

4

Balantidium tifo

Cérvico – Sacro

3

Disfunción del Sistema Parasimpático

Dorso – Lumbar

3

Meningococo

Pleura Lado Contrario

3

Pleuritis viral

Pleura - Peritoneo

3

Moisés, reservorio de bacterias

Mango – Mango

3

Coxaskie virus

Costo Hepático - Costo Hepático

3

Borrelia

Nervio Inguinal - Nervio Inguinal

3

HTLV

Nervio Inguinal -Articulación

3

Reumatismo

Hepatitis E

3

Klepsiella neumoniae

Aquiles – Aquiles

2

Shigella

Malar - Malar

2

Enterovirus

Duodeno – Duodeno

2

Shigella

Índice – Índice

2

Echerichia colli

Duodeno - Riñón Izquierdo

2

Chlamidia trachomatis

Glúteo – Glúteo

2

Parásitos intestinales

Pares biomagnéticos encontrados

no. de
personas

Aductor - Aductor

2

VIH 2

Contraciego –Contraciego

2

Bordetella

Ciego – Contraciego

2

Tricomonas

Sigmoides – Recto

2

R40 virus

Clítoris – Pelvis

2

Espiroqueta

Lumbar 2- Lumbar 2

2

Paravertebral

Dorsal 6 – Dorsal 6

2

Paravertebral

Hipófisis – Bulbo

2

Diabetes insípida

Timo-Bazo

2

Brucela

Estómago – Suprarrenal

2

Sarampión virus

Húmero – Húmero

2

Enterobacter neumoniae

Temporal derecho - Temporal dere-

cho

2

Bonilla, agresividad

Perihepático -Perihepático

2

Morganella tifo

Lagrimal - Lagrimal

2

Hemophylus influenzae

Interciliar - Bulbo

2

David, carácter

Mastoides - Mastoides

2

Filaria

Bursa - Bursa

2

Actinomices

Riñón - Riñón

2

Chlostridium tetanie

Pudendo - Pudendo

2

Parotiditis virus

Talón -Talón

1

Micoplasma

Palma - Palma

1

Plasmodium vivax

Sacro - Cóxis

1

Várices

Colón Asc - Descendente

1

Herpes 1

Pares biomagnéticos encontrados

No. de

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

286

Personas

Seno frontal-Seno frontal

1

Sinusitis viral

Bulbo - Cerebelo

1

New castle virus

Cubito-Cubito

1

Herpes 3

Apéndice-Timo

1

Ángeles, inmunocompetencia

Codo-Codo

1

Castañeda, disfunción ocular.

Cuadriceps - Cuadriceps

1

Magda, intoxicación por bismuto

Colon transverso -Vejiga

1

Vibrio cholerae

Coxis-Coxis

1

Rota virus

Polo-Polo

1

Abraham

Dorsal 3 – Dorsal 3

1

Paravertebral

Vagina – Vagina

1

Yersenia pistis

Vagina – Garganta

1

Factor reumatoide

Articulación – Nervio Inguinal

1

Reumatismo

Pineal –Pineal

1

Disfuncion

Punta de Páncreas- Bazo

1

Verruga común

Sien – Sien

1

Isaac

Timo – Apéndices

1

Ángeles

Costal – Costal

1

Proteus miribilis

Hiato – Lengua

1

Triquina

Carina – Carina

1

Virus aftosa

Estómago – Píloro

1

Clostridium perfringes

Pares biomagnéticos encontrados

No. de
Personas

Bazo – Duodeno

1

Leucemia

Duodeno – Hígado

1

Hepatitis D

Cuello – Cuello

1

Blastosistis homminis

Apéndice - Pleura

1

Estaphylococo aurus cuagulasa +

Angina – Angina

1

Herpes 2

Trompa – Trompa

1

Parvo virus

Oreja – Oreja

1

Lenny

Esófago - Esófago

1

Fasciolopsis burskii

Cola De Páncreas - Hígado

1

Botulismo

Los pares más frecuentes encontrados en la población de Villa Juanita Veracruz, son de virus, acerca de
esto el Dr. Jorge J. Jenkins de la Organización Panamericana de la Salud OPS / OMS, menciona: “que los
fenómenos climáticos interaccionan en forma muy variada y compleja con los seres humanos, pudiendo
afectar la salud”.

Capítulo IV

Las enfermedades producidas por los virus

Los virus son capaces de producir muchas y muy diversas enfermedades en el hombre, varias de ellas están
producidas por miembros del grupo ARBOR, que se trata a continuación; otros virus importantes en lati-
noamérica son la Hepatitis viral, la Poliomielitis y la Rabia.

Patología de las Arbovirus Domingos Di Paola
Concepto de arbovirus. La palabra Arbovirus representa la contracción de la frase “Artropod Borne Animal
Viruses
”, o sea, virus animales trasmitidos por artrópodos. El insecto indemne permite la multiplicación de

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

287

los virus y la probabilidad de infectar a los mamíferos o aves; éstos son los reservorios naturales de los virus
y en la fase virémica permite la infección de otros artrópodos, manteniendo así el ciclo biológico de estos
virus.

Los arbovirus son importantes, no sólo como causa de enfermedad humana, sino también, por su pato-
genicidad para varios animales domésticos, en los que producen Epizzotias más o menos graves como las
encefalitis equinas. Por sus particularidades ecológicas, caracterizadas por la necesidad de animales reservo-
rios de virus y de artrópodos para mantener su ciclo natural.

Clasificación

El laboratorio de virología de la Fundación De Rockefeler (1963), señala 195 especies, de las cuales. 121
están distribuidas en 21 grupos, pertenecientes a tres categorías: categoría uno trasmitida por mosquitos;
categoría 2 trasmitida por garrapatas y categoría 3 de trasmisión no determinada.
En el hombre, las infecciones por arbovirus adoptan un aspecto más complejo que las presentadas por
animales. Considerando, la gama de síntomas como de daños estructurales, puede establecerse una tentativa
de clasificación de los arbovirus englobando:
a) Forma de infección general u orgánica;
b) Hepatitis graves o frustradas;
c) Formas nerviosas;
d) Dengue o formas semejantes; y
e) Fiebres hemorrágicas.
Los síntomas observados, además de la fiebre, se refieren a trastornos de los aparatos respiratorio y di-
gestivo (nasofaringitis, nauseas, diarrea, etc.), o manifestaciones dolorosas: dolores de cabeza, musculares,
articulares. En algunos casos hay otros síntomas, tales como vértigo, fotofobias y discreta ictericia, altera-
ciones oculares, recurrencias febriles (como acontece en la fiebre de la garrapata de colorado). En muchas
de estas formas de arbovirosis, las manifestaciones clínicas duran de 3 a 5 días, como máximo una semana,
resolviéndose sin dejar secuelas en la mayoría de los casos.
La etiología de los casos de la encefalitis desempeñan un papel principal de los virus Encéfalo Mielitis
tipo Este, Encéfalo Mielitis tipo Oeste, Encéfalo Mielitis de San Luis, fiebre de Valle Rift y California.
Siendo la sintomatología casi siempre la misma, el cuadro se inicia con cefalgia, fiebre y trastornos gas-
trointestinales, (tales como nausea y vómitos), después de un periodo de uno a 5 días se inicia la segunda
fase, apareciendo los síntomas neuropsíquicos característicos, representados por insomnio, dolores generali-
zados, letargia, nistagmo, temblores, convulsiones, ataxia, perturbaciones de lenguaje, opistotonos, etc..
Estas manifestaciones duran algunos días, pudiendo luego regresar, como acontece en los casos más be-
nignos o se agravan, presentando en los pacientes cianosis, coma y muerte. Cuando hay regresión puede o
no haber secuelas, siendo éstas las parálisis, el parkinsonismo o las perturbaciones mentales, como modifi-
caciones del carácter y del humor, etc.
La encefalitis es una de las enfermedades infecciosas del sistema nervioso central.

Epidemiología y control

La epidemiología de las arbovirus involucra 3 componentes biológicos distintos, el virus, el artrópodo vec-
tor y el vertebrado huésped. Cada uno de ellos sujetos a variaciones, unas de naturaleza intrínseca, otras
dependientes de condiciones ambientales.
Los arbovirus son muy sensibles a los agentes mesológicos por lo que no poseen capacidad apreciable
para sobrevivir en el ambiente; se propagan exclusivamente de organismo vivo a otro organismo vivo. La
trasmisión indirecta por productos derivados de animales infectados (leche y sus derivados), representa una
situación particular y excepcional; por lo tanto, los artrópodos y los vertebrados, son organismos esenciales

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

288

para la multiplicación y mantenimiento de los arbovirus en la naturaleza. Los arbovirus son trasmitidos por
insectos y por ácaros. En los casos de los arbovirus trasmitidos por garrapatas, la infección por formas lar-
vadas ocurre en condiciones naturales.
La actividad de los mosquitos en zonas tropicales es continua, pudiendo disminuir en elevación exagera-
da de temperatura o lluvias muy intensas, pero generalmente, en cualquier época del año los mosquitos
están en actividad.

Para que la infección del artrópodo se produzca, es necesario que ingiera una cierta cantidad de sangre
infectada, conteniendo una dosis crítica del virus; ingerida la sangre infectada por el mosquito, el virus pasa
del aparato digestivo a los tejidos y alcanza las glándulas salivales. La multiplicación en el aparato digestivo
es condición esencial para que el mosquito se constituya en un factor efectivo.
En lo referente a control de las arbovirus, desde hace mucho tiempo están en estudios y puestas a prueba
medidas con miras a la prevención y la erradicación, ya que estas enfermedades constituyen un grave pro-
blema de salud pública, además son causantes de perjuicios económicos cuando diezman el ganado. Las
medidas para el control de las encefalitis propagadas por mosquitos son de eficiencia limitada, debido a que
algunos puntos todavía son oscuros en su epidemiología, particularmente, en lo que concierne a las especies
trasmisoras del virus, en algunos casos, se han logrado buenos resultados con la destrucción de los criaderos
y por medio de los insecticidas.

Capítulo V

El Par Biomagnético y los virus

La mecánica cuántica acepta los fenómenos energéticos de las partículas subatómicas cuando se dan, sin
objetarlas o tratar de estudiarlas, sólo los científicos codifican los resultados y este principio es aplicado al
biomagnetismo, cuando certifica la interacción de los campos biomagnéticos.

Definición del Par Biomagnético

“Conjunto de cargas que identifican una patología y que esta constituida por dos cargas principales de pola-
ridad opuesta, que se forman a expensas de la alteración fundamental del pH de los órganos que las sopor-
tan.” De esta dualidad bioenergética se desprende otro principio fundamental al que llaman: “NEN” (nivel
energético normal).

El NEN, define los limites bioenergéticos en donde se llevan a cabo todos los procesos metabólicos celu-
lares de los organismos humanos y que en razón de temperatura no pueden salirse del límite de apenas un
grado centígrado (36 a 37º). En razón de absorción electromagnética, esta en el orden de los 400 Amstrongs
(Dr. Monen Callo, UNAM) y en razón de pH, esta muy próximo al valor neutro de escala convencional,
con tolerancias de apenas tres décimas en ambos sentidos.
La célula debe de mantener un pH estricto de 7 en su citoplasma y en su entorno próximo, a lo que se le
denomina “NEN” (nivel energético normal).
Sin embargo, debe de existir un rango de acidez y alcalinidad, en donde se llevan a cavo todos los proce-
sos metabólicos de su entropía orgánica y ese límite, no excede de 3 décimas hacia uno y otro extremo de la
escala logarítmica del pH.

Todas las consideraciones fisiológicas, bioquímicas, biológicas, inmunológicas, psicológicas y hasta so-
frológicas de los organismos humanos, se llevan a cabo dentro de los niveles energéticos y es lo que ha
hecho ineficiente los tratamientos.
Los virus requieren de células específicas para su génesis, transportación y reproducción vital, puesto
que son cadenas de ADN y ARN, pero éstas cadenas de necleotidos necesitan de una mucoproteína para que
se vuelvan patógenos, que es conocida como cápside, la cual es fabricada por bacterias específicas para cada

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

289

virus, patógeno o metabólico, es decir, que existe una interrelación y hasta una dependencia bioenergética,
entre los virus y las bacterias, por ende una simbiosis vibracional y energética.
Cuando se asocian dos o más virus patógenos excitados, se produce líquido anormal cualitativa y cuan-
titativamente, en los espacios potenciales de los organismos superiores. Los espacios potenciales son 7:
piel, peritoneo, pericardio, periostio, pleura, menínges y cavidades articulares. Si se asocian dos o más virus
próximos al cráneo o intracraneales, se produce líquido en las cavidades meníngeas (edema intracraneal). Si
se asocian dos virus de la cavidad toráxica se produce un derrame pleural. Si se asocian dos o más virus de
la cavidad pélvica se produce un infiltrado al peritoneo o ascitis.
Los virus pueden permanecer “latentes” en los organismos superiores dentro de las células que los re-
producen, en espera que se presente la mucoproteína que les da movilidad en forma rectilínea y espontánea.
No pueden introducirse por sí mismos al núcleo celular, menos aún gravarse en los cromosomas como virus
patógenos, sólo llegan a las mitocondrias donde se grava su código, que se conoce como memoria inmuno-
lógica, por la producción indefinida de los antígenos específicos.
Cuando un virus llega a ingresar al organismo y logra establecerse en una célula afín a su ADN, éste le
permite su reproducción codificada, se forma un par biomagnético que exige la presencia de cargas opues-
tas a su viron que es positiva, con otra carga negativa, constituida por radicales OH , radicales libres y/o
bacterias.

El virus patógeno tiene 2 elementos:

1. Viron, que es una porción codificada de ADN; y
2. Cápside que es una mucoproteína que le confiere mobilidad.

Asociaciones
1. Virus patógeno (ADN) + virus patógenos (ADN) = infiltrado a cavida potencial
2. Virus patógeno (ADN) + bacteria patógena u hongo patógeno = quiste o polipo.
3. Bacteria patógena + bacteria patógena = absceso
4. Bacteria patógena + bacteria patógena + virus patógeno (ADN) displasia.
5. Bacteria patógena + bacteria patógena + bacteria patógena u hongo patógeno + virus patógeno =
neoplasia benigna.
6. Bacteria patógena + bacteria patógena u hongo patógeno + mycobacterium leprae + virus patógeno
= neoplasia maligna o verdadero cáncer.
7. Bacterias anaeróbicas asociadas por sí mismas = mestástasis
8. Parásito asociado a la lesión = necrosis.
Metodología empleada en el tratamiento
1. Se utilizaron imanes naturales de 5 000 a 20 000 Gaus.
2. Son imanes de mediana intensidad, no toxicos, ni pueden producir iatrogenia menos aún si se apli-
can de forma dual.
3. Se colocó a los pacientes en decúbito supino.
4. Bioenergéticamente se realizó la revisión.
5. Se procedió a colocar el iman negativo en el órgano que de acuerdo al procedimiento de revisión
bioenergética se acorto la pierna, y el polo positivo, en el otro órgano con el cual el órgano estaba en
resonancia vibracional.
6. Se dejaron los imanes por un tiempo de 15 minutos en cada uno de los pacientes.
7. Transcurrido el tiempo, se procede a quitar los dos imanes, se volvió a checar bioenergéticamente
los pares que habían presentado los pacientes y ya no aparecían.

Conclusiones

Dentro de la teoría del par biomagnético, la patología encontrada en Villa Juanita Veracruz, se enmarca
dentro de patologías ocasionadas por virus, los cuales definitivamente existen en un medio óptimo, conside-
rando que es una comunidad ubicada en un clima tropical de clima tropical, con temperaturas que oscilan de

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

290

30 a 40 o

C, geográficamente circundada por ríos de gran caudal, vegetación abundante y por su actividad
económica con mucho ganado bovino y equino; donde existen los componentes biológicos que son el virus,
el artrópodo vector y el vertebrado huésped, todos éstos factores interactuando y afectando la salud de esta
localidad. Coincidiendo con la sintomatología que refirieron al acudir a consulta que fue el dolor de cabeza,
dolores musculares y articulares.
De acuerdo al concepto etiológico de estas enfermedades, son dos o más virus patógenos asociados, los
responsables del proceso exudativo e infiltrativo de las cavidades cercanas a la cabeza, que en un principio
son inadvertidas clínicamente, pero perfectamente detectables por el biomagnetismo. Los virus encontrados
en los pacientes revisados con el biomagnetismo en Villa Juanita Veracruz, corresponden al virus de:
Encefalitis en el Par de Parietal-Parietal 27 personas de la población revisada. Lo presentó
Epstein-barr, en el Par Occipital –Occipital ,19 personas lo presentaron.
Guillen barre, con el Par Pineal- Bulbo raquideo, 12 personas
Y el virus de Citamegalovirus con el Par Ojo-Ojo 12 personas.
Estos son los virus que están ocasionan el problema de infiltrado a cavidad potencial de cabeza, afortu-
nadamente sólo llegan a un infiltrado, esto es por el mayor número de anticuerpos (estabilidad inmunológi-
ca), que la población tiene.

Los virus permanecen latentes en los organismos, dentro de las células que los están reproduciendo, de-
bido a que aun no existe la capside de la mucoproteína que les da la mobilidad para introducirse al núcleo
celular, para cravarse en el cromosoma como virus patógeno.
Los factores patógenos de trasmisión se consideran que son: de persona a persona y por los vectores
(mosquitos, artrópodos) que entran por la mucosa del tracto gastrointestinal o vías respiratorias, por vía
hematógena o nerviosa a múltiples órganos.
Sólo se reviso un caso de paciente con antecedentes de embolia cerebral, con secuelas de parálisis del
lado derecho del cuerpo, presentaba ansiedad, fotofobia, dolor de cuello, problemas de focalización visual,
disatria (dificultad para hablar), dolor de cabeza intenso, con el tratamiento de biomagentismo desapareció
el dolor de cabeza y se observó en su brazo y pierna derecha un ligero movimiento
Se trato a estos pacientes en dos secciones pero el 97 % en una sola consulta desapareció la sintomatolo-
gía, el tratamiento fue exclusivamente con biomagnetismo, no se receto ningún medicamento. Un paciente
aún persistió con el dolor de cabeza, en interrogatorio comento que vacuna periodicamente al ganado bovino.
Se les sugiere a las personas que habitan en este tipo de zonas tropicales, como ya vimos zonas de alto
riesgo acudan periodicamente a una revisión y tratamiento de biomagnetismo, para evitar el problema de
infiltrados a cavidad potencial, con todas sus secuelas. que esto conlleva. la sugerencia de revisión con
biomagnetismo son dos veces al año.

Bibliografía

Correa Pelayo, Arias Stellajaurer, Pérez Tamayo, Ray Carbonell. Texto de patología. La prensa mexicana.
México, 1970.
Goiz Duran, Isaac. El fenómeno tumoral. Editado por la Universidad Nacional de Loja, Área de Salud, Ni-
vel posgrado, de la maestría de salud pública. 2004.
Goiz Duran, Isaac. El Par Biomagnético. Editado por medicinas alternativas y rehabilitación, S.A. de C.V.,
2001.
Goic, G. Alejandro. El fin de la medicina. Ed. Mediterráneo. México, 1998.
Martínez Cortéz, Fernando. La medicina científica y el siglo XIX. Sep. México, 1987.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

291

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->