P. 1
Biomagnetismo Médico y Bionergética, Experiencias de Curación 2005, Tomo II, Parte 1 (399)

Biomagnetismo Médico y Bionergética, Experiencias de Curación 2005, Tomo II, Parte 1 (399)

|Views: 25.744|Likes:
Publicado poralejabu

More info:

Published by: alejabu on Apr 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/28/2014

pdf

text

original

Sections

Maria Fenech Sole

Introducción

La presente tesina es referente al uso del método descubierto y desarrollado por el Doctor Isaac Goiz Duran.
Me refiero al concepto físico del magnetismo y sus aplicaciones en la medicina llama el “Par Biomagne-
tismo y Bioenergética”.

Este modelo médico, el más valioso de la era moderna, es un descubrimiento hecho por el médico Mexi-
cano, Dr. Isaac Goiz Duran.
El Par Biomagnético supone la comunicación con la sabiduría corporal para determinar, a través de un
diálogo binario (extensión-contracción) entre terapeuta y células corporales, la región biomagnética que se
encuentra en estado disfuncional y que ha sido invadida por elementos patógenos.
A partir de esto, los campos irregulares pueden modificarse por medio de imanes para restablecer el
equilibrio tanto biomagnético (frecuencias celulares) como bioquímico (pH., neurotransmisores, neuroregu-
ladores, hormonas y enzimas).
El presente trabajo, trata de hacer un estudio conciso sobre los que es el Par Biomagnético y los alcances
que en la actualidad ha logrado, para lo cual se abordara de la siguiente manera:
En el primer capitulo se abordara el tema desde el punto de vista histórico conceptual, esto quiere decir,
analizare primero los antecedentes que hay sobre el uso de los magnetos para el tratamiento de las enferme-
dades en las diferentes épocas y sociedades, a continuación abordare el tema desde u punto de vista teórico
conceptual, donde se aportaran las definiciones y principales conceptos que utiliza el Doctor Isaac Goiz
Duran relacionados al tratamiento por medio del “Biomagnetismo”.
En el segundo capitulo, se abordaran algunos casos clínico que se me han presentado en el transcurso de
la practica de este tipo de tratamiento, donde expresare los síntomas que presentaban y los resultados obte-
nidos después del análisis y tratamiento con magnetismo.
En el tercer capitulo de expresaran las experiencias obtenidas a través de los casos que he atendido, así
como las conclusiones que obtuve después de realizar este trabajo.

Capitulo I

Revisión bibliográfica

Antecedentes Históricos.

El uso de los imanes se remota a mas de tres mil quinientos años, en plena edad de hierro; en el antiguo
Egipto, China y la India, cuando el pensamiento era mas mágico que lógico, fue entonces cuando se descu-
brió una piedra especial llamada la magnetita o imán natural.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

47

En la antigüedad se le atribuían al imán muchas propiedades extrañas y curiosas, se suponía que propor-
cionaban vigor, alivio, salud y prosperidad, en general propiciaban una vida pacifica y detenían los habitua-
les procesos de envejecimiento corporal, pero los estudiosos de las generaciones siguientes mejor
preparados descubrieron algo que iba a alterar por completo la concepción del mundo físico y cuyas aplica-
ciones practicas iban a ser numerosísimas, desde entonces y hasta nuestros días se han ido acumulando toda
una serie de observaciones y experiencias de carácter científico. El magnetismo hoy es algo ya bien sabido
que ejerce un efecto importante en los procesos físicos y biológicos.
La leyenda cuenta que Cleopatra, para retrasar el proceso de envejecimiento, dormía con una piedra
imán sobre la frente. En el siglo III a C., Aristóteles escribió acerca de las propiedades curativas de los
imanes naturales, que llamaba "imanes blancos".
En el siglo I de C., Plinio el Viejo, historiador romano, habló sobre la utilización de los imanes para cu-
rar los problemas oculares. Durante ese mismo siglo, algunos geománticos chinos empezaron a documentar
los efectos sutiles del campo magnético terrestre en la salud humana y la enfermedad después de utilizar
brújulas de gran precisión para la exploración de las condiciones geomagnéticas.
En el siglo II, el célebre médico Galeno recomendaba el empleo de imanes para tratar el estreñimiento y
diversos trastornos dolorosos. En el siglo IV, Marcel, el filósofo y médico francés, aconsejaba llevar un
imán alrededor del cuello para aliviar los dolores de cabeza. En el siglo VI, Alejandro de Tralles utilizaba
imanes para tratar el dolor de las articulaciones.
Después, durante el siglo X, el médico islámico Ibn Sina, también conocido como Avicena, afirmó que
era capaz de tratar la depresión mediante la terapia magnética. Alrededor del año 1000, un médico persa
documentó la utilización de imanes para aliviar dolencias como la gota y los espasmos musculares.
Un gran número de médicos y sanadores utilización los imanes para curar diferentes problemas médicos
hasta el siglo XVI, cuando el célebre médico Paracelso no sólo abogó por los imanes para curar trastornos
específicos, sino que además describió con detalle los diversos efectos curativos de las polaridades magnéti-
cas en los seres vivos.

Paracelso fue uno de los primeros en postular que la propia Tierra era un gran imán. En sus obras sobre
terapia magnética, Paracelso defendía que el "imán es el rey de todos los secretos".
En 1777 la Real Sociedad francesa de medicina examinó los estudios sobre curación magnética realiza-
dos por un abad francés llamado Le Noble. Sus informes sobre los efectos de los tratamientos magnéticos
fueron tan favorables que concluyeron que el imán parecía destinado a desempeñar un papel tan importante
en la práctica y la teoría médicas como el que estaba comenzando a tener en el campo de la física experi-
mental.

Curiosamente, unos pocos años después esa misma entidad condenó la obra sobre "magnetismo animal"
de Franz Anton Mesmer, quien utilizaba "pases magnéticos" en sus pacientes al tiempo que aplicaba la
energía del "magnetismo humano" por contraposición a las piedras imán magnéticas.
Mesmer entendía la curación magnética según una teoría astrológica según la cual el sol, la luna e inclu-
so la tierra poseen energías magnéticas sutiles que pueden influir en el sistema nervioso humano y propor-
cionar energía al cuerpo. Las teorías de Mesmer se asemejaban mucho a las de Paracelso.
Los dos afirmaban que existen un fluido magnético o una fuerza de la naturaleza invisible y sutil que se
intercambia entre el cielo y la Tierra, y que dicha fuerza magnética puede curar y proporcionar energía a los
seres vivos.

Mesmer estaba convencido de que el ser humano posee una clase de magnetismo específico, que él de-
nominó "magnetismo animal" para distinguirlo de las limaduras de hierro o " ferromagnetismo". Continuó

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

48

su labor desarrollando técnicas que permitieran captar y utilizar ese tipo de energía con el objeto de curar a
sus pacientes.

Mesmer solía sustituir la energía de los imanes permanentes que había utilizando por su propio magne-
tismo animal. Si bien no fue comprendido durante su época, en el siglo XX los investigadores han hallado
pruebas de que tal vez Mesmer no se encontraba tan lejos de la verdad en la relación con sus afirmaciones
sobre el magnetismo animal:
Los estudios efectuados durante los últimos 30 años han demostrado una notable similitud entre los efec-
tos biológicos beneficiosos de las manos de un sanador y los efectos terapéuticos de los imanes permanentes
en los seres vivos.

Tan sólo unos ochenta años después, el famoso químico francés Louis Pasteur documentó los descubri-
mientos que había realizado en relación con los efectos de los imanes en el proceso de fermentación. Pasteur
también desarrolló un tratamiento para la rabia, así domo el proceso de esterilización de la leche (pasteuri-
zación).

Pasteur se percató de que si colocaba un imán cerca de una cuba de fermentación llena de fruta (tal como
se utiliza en la producción de bebidas alcohólicas), el proceso de fermentación era más rápido. En aquella
misma época Samuel Hahnemann, el creador de la homeopatía, también experimentó con los imanes con
fines terapéuticos y acabó defendiendo el uso de los imanes para tratar un gran número de trastornos de la
salud.

El mayor defensor de la terapia magnética durante la segunda mitad del siglo XIX fue el doctor C., J.
Thacher: Este médico explicaba que la energía de la vida provenía de la fuerza magnética del sol y era con-
ducida a través de la sangre debido a su alto contenido en hierro. Aproximadamente un siglo después, en
1954, Linus Pauling recibió el Premio Nobel de Química por sus descubrimientos sobre las propiedades
magnéticas de la hemoglobina, una sustancia presente en la sangre que contiene hierro.
A mediados del siglo XX, el interés por la curación magnética aumentó rápidamente en países como la

India, Rusia y Japón.

Marco Teórico – Conceptual

El Biomagnetismo es una nueva disciplina medico terapéutica, que busca el equilibrio bioenergético, cuya
alteración tiene repercusiones funcionales producido tanto por virus como bacterias. Estudia, detecta, clasi-
fica, mide y corrige las alteraciones fundamentales del PH (Potencial de Hidrógeno) de los organismos vi-
vos, pues al nivelarse el PH, por medio del Biomagnetismo medico, se regulan y corrigen las patologías
infecciosas.

Este nuevo criterio medico terapéutico consigue identificar la etiopatogenia de las enfermedades virales
y bacterianas, así como las disfunciones glandulares por medio de la medición cualitativa de los cambios del
pH que los microorganismos patógenos provocan en los órganos. Es posible a través de los campos Bio-
magnéticos de mediana intensidad producida por imanes naturales, del orden de 1.000 a 30.000 unidades de
imantación (GAUSS) proceder a restaurar la salud.
El descubrimiento del Par Biomagnético, confirma la dualidad física, biológica y energética de los orga-
nismos vivos y de sus manifestaciones tanto de salud como de enfermedad es decir que las manifestaciones
patológicas y patogénicas se forman a partir de polos bien definidos positivo y negativo que se salen de la
entropía orgánica en donde se establece como ley natural la salud.
El concepto de Par Biomagnético viene a revolucionar las teóricas fisiopatológicas, al entender que las
enfermedades virales y bacterianas están en estrecha relación, y que las primeras condicionan recíprocamen-
te a las segunda y son simultáneas tanto en su génesis como en su presencia morbosa y también en sus con-
secuencias finales, vale decir, en los procesos degenerativos irreversibles.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

49

El par Biomagnético es “el conjunto de cargas que identifican una patología orgánica, constituido por
dos cargas principales de polaridad opuesta que se forman a expensas de la alteración fundamental del pH
de los órganos que la soportan y que están en resonancia vibracional y energética.”12
La dicha dualidad bioenergética se desprende otro principio fundamental al que se le llama Nivel Ener-
gético Normal
o por sus siglas NEN, el cual define los limites bioenergéticos en donde se llevan a cabo
todos los procesos metabólicos celulares de los organismos humanos y que en razón de temperatura no pue-
de salirse del limite de apenas un grado centígrado (36° a 37°). En razón de absorción electromagnética esta
en el orden de los 400 Amstrongs, y en razón del pH esta muy próximo al valor neutro de la escala conven-
cional, con tolerancias de tres décimas en ambos sentidos.
Asimismo se puede decir que el Par Biomagnético es un código bioenergético que se genera por la pre-
sencia de los virus o las bacterias patógenas y que requieren del desplazamiento de dos cargas definidas, la
una por exceso de “hidrogenoides” con carga positiva y la otra por exceso de radicales libres complejos con
carga negativa y dicho código una vez establecido es constante en su manifestación cualitativa hasta que
desaparece la información viral o bacteriana, o hasta que muere el paciente.
En el año 1988 el doctor Isaac Goiz Duran fue el pionero con su mente tenaz de investigador y con el so-
lo propósito de brindar alivio a sus semejantes, después de una ardua investigación, descubrió el primer Par
Biomagnético,
el cual consistía en que al entender el comportamiento energético del virus primero teórica-
mente y después prácticamente, que los virus deben tener un órgano especifico polarizado hacia la acidez,
que los soporte y que este en resonancia energética y vibracional con otro foco Biomagnético de polaridad
contraria, aunque de la misma intensidad en donde se establece una bacteria que le fabrica una muco proteí-
na especifica que lo hace patógeno, de ahí que si la persona infectada no posee dicha bacteria pues simple-
mente no puede desarrollar la enfermedad.
Este fenómeno dio pie a una investigación de ocho años que culmino con el entendimiento formal del
comportamiento viral y junto con el, el entendimiento del comportamiento vibracional de las bacterias y
llego a completar la información que le permitió entender el comportamiento de todos los microorganismos
que soporta el ser humano, dándole le nombre de “Par Biomagnético Medico”. Independientemente del
sustento técnico y científico de procedimiento pudo dividir en dos grandes ramos los conocimiento del
Biomagnetismo Medico: Primero como elemento de Diagnostico; y segundo como elemento Terapéutico,
ya que en ambos tiene una aplicación universal, toda vez que no depende de una patología en partícula, sino
del par que se forma a expensa de dicha patología y que la identifica como si se tratase de un código de
barra o de cualquier sistema de identificación.
La curación de la patología también se consigue por medio del equilibrio de nivel energético en donde el
Ph es óptimo para la salud de los órganos vivos y cuya alteración se debe a la presencia de microorganismos
patógenos que distorsionan el Ph normal del órgano que sustenta el fenómeno bioenergético.
El exceso de iones de hidrogeno con carga positiva nos ayudan a valorar identifica y sobre todo corregir
la distorsión de los órganos internos, mismos que se alteran por la presencia de virus, bacterias, hongos,
parásitos y radicales libre con carga negativa. Esta es la concepción dual de resonancia vibracional y ener-
gética de dos campos magnéticos para cada microorganismo patógeno o disfunción orgánica, la nueva me-
dicina esta entrando al fenómeno vibracional puro, a la energía física que es la medicina energética donde
ya no entran los medicamentos ni los síntomas ni el inicio de una enfermedad si no la detección por medio
de la vibración que emite el mismo virus o la bacteria dentro del organismo. Por este medio se han identifi-
cado con certeza agentes patógenos que originan toda clase de enfermedades, así es que corrigiendo la dis-

12

Goinz Durán, Isaac. El par Biomagnético. Editorial Medicinas alternativas y Rehabilitación, S.A. de C.V. México 1995. p.

23.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

50

torsión que generan y despolarizándola de raíz desde la primera célula afectada dentro del organismo, des-
polarizándola y recobrando el Ph neutro que significa un estado de salud.
El cuerpo humano puede ser portador asintomático de microorganismos patógenos, es decir sin síntomas

de enfermedad aparente.

El par Biomagnético y energético, aparte de que cura infinidad de padecimientos es también un proce-
dimiento preventivo de la salud porque puede detectar, diagnosticar y curar oportunamente, aun antes de la
manifestación clínica.

Las consecuencias terapéuticas que tiene este sistema, son la restauración del equilibrio interno del Ph de
cada órgano y así disminuye los síntomas y por tanto la curación.
Ahora la bioenergética nos ha llevado a otros niveles de identificación y donde ya no interviene el cam-
po magnético, sino la capacidad mental donde podemos introducirnos a otros niveles clínicos y a otra di-
mensión del ser humano, no solo directamente en el paciente, sino inclusive a distancia, hemos llegado a
una percepción sensorial cual nos facilita la detección rápida de los problemas.
A través del tratamiento de magnetismo medico se pueden obtener los siguientes resultados:
1. Elimina todo tipo de depósitos en la sangre, permitiendo así su libre circulación por la venas;
2. La secreción activa y adecuada de los fluidos vitales;
3. El rejuvenecimiento de las células y tejidos adecuados y aceleración de su crecimiento;
4. El fortalecimiento del sistema nervioso;
5. El mejor funcionamiento del aparato escretor;
6. Cada órgano se vitaliza activando todos los sistemas del cuerpo, el digestivo, el escretor, el nervioso
y el respiratorio.
7. Fortalece el cerebro el corazón y todos los músculos.

Diagnostico mediante Biomagnetismo Medico

Puntos de Rastreo

La lista se presenta en el orden establecido por el Dr. Isaac Goiz, que es el orden que sugiere para el dia-

gnóstico.

Punto

Localización

1

Pineal

Coronilla, punto más alto del cráneo

2

Parietal

Hueso parietal del cráneo (bilateral)

3

Hipófisis

Centro de la frente

4

Polo

En los cuernos de Moisés

5

Seno frontal

Arriba de la ceja (bilateral)

6

Seno nasal

Entre nariz y pómulo (bilateral)

7

Ojo

Sobre el ojo (bilateral)

8

Sien

Al lado del ojo (bilateral)

9

Oído

Sobre el canal auditivo (bilateral)

10 Oreja

Sobre el cartílago auricular, arco (bilateral)

11 Mastoides

Debajo del lóbulo de la oreja (bilateral)

12 Pómulo

Parte más gorda del cachete

13 Lengua

Desde la comisura bucal, casi al oído.

14 Mandíbula

Debajo del mentón

15 Parótida

Al lado del punto de la mandíbula (bilateral)

16 Tiroides

A los lados de la manzana de Adán (lado izq.)

17 Paratiroides

Debajo del oído a la altura de la tiroides

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

51

18 Laringe

Arriba y abajo de la tiroides.

19 Timo

Sobre el inicio del esternón.

20 Mediastino

Arriba y debajo del timo

21 Cardias

Extremo inferior del esternón

22 Pericardio

Un poco a la izquierda del cardias

23 Estómago

Debajo del esternón

24 Cabeza de Páncreas

Abajo y a la izquierda del estómago

25 Cuerpo de Páncreas

sección superior e izquierda del abdomen

26 Cola de Páncreas

más a la izquierda (sobre el costado)

27 Bazo

costilla 11 y 12 (arriba de cola de páncreas)

28 Axila

(bilateral)

29 Subclavia

Punto medio clavicular (bilateral)

30 Supraespinoso

Sobre el trapecio (bilateral)

31 Deltoides

Músculo del hombro

32 Húmero

Entre el codo y el hombro -tríceps- (bilateral)

33 Braquial

En el pliegue del codo

34 Cúbito

Entre el codo y la muñeca, lado del meñique (bilateral)

35 Radio

Entre el codo y la muñeca, lado del pulgar (bilateral)

36 Muñeca

(bilateral)

37 Pleura

Del lado derecho a la altura del corazón a un costado

38 Hígado

Debajo de la caja torácica, lado derecho, probar varios puntos.

39 Peri hepático

Borde inferior del hígado.

40 Ligamento hepático

Al lado de la vesícula biliar.

41 Vesícula

En el reborde costal del lado derecho

42 Píloro

Debajo de la vesícula

43 Duodeno

Debajo del píloro, altura del cinturón

44 Colon ascendente

Un poco más interno que el duodeno.

45 Colon transverso

Por el ombligo (buscar punto)

46 Colon descendente

Lado izquierdo debajo del cinturón.

47 Uréter

Del costado del ombligo a la vejiga (bilateral)

48 Útero

Arriba de la vejiga

49 Ovario

Al lado del útero (bilateral)

50 Testículo

(bilateral)

51 Trompa

Entre el útero y los ovarios (bilateral)

52 Vejiga

Sobre el hueso púvico

53 Pudendo

Pliegue inguinal

54 Nervio Inguinal

Arriba de la ingle

55 Epiplón

al lado del ombligo (bilateral)

56 Próstata

Entre el sexo y el ano

57 Trocánter menor

Entre el sexo y la ingle

58 Vagina

Sexo

59 Aductor

Entrepierna, porción media (bilateral)

60 Tibia

Abajo de la rodilla, parte anterior (bilateral)

61 Calcáneo

Talón (bilateral)

62 Aquiles

Tendón posterior entre pierna y talón(bilateral)

63 Popitleo

Hueco posterior detrás de la rodilla (bilateral)

64 Ciático

Pierna posterior, entre hueco popítleo e isquion (bilateral)

65 Trocánter Mayor

Costado del cuerpo (unión de pierna con cadera, bilateral)

66 Cadera

Costado del cuerpo (bilateral)

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

52

67 Isquion

debajo de la nalga (bilateral)

68 Glúteo

Nalga, checar varios puntos (bilateral)

69 Iliaco

Parte superior de la cadera en la espalda (bilateral)

70 Sacro

Entre las nalgas

71 Cuadrado

A los costados de la columna, en la espalda (bilateral)

72 Riñón

Costillas falsas (bilateral)

73 Cápsula Renal

Sobre el punto del riñón

74 Suprarrenal

Sobre la columna al centro del tórax (punto del brassiere)

75 Escápula

Centro del homóplato (bilateral)

76 Cava

Entre las escápulas

77 Bulbo Raquídeo

En la nuca

78 Cerebelo

Sobre el bulbo raquídeo

79 Occipital

Al lado del cerebelo (bilateral)

80 Temporal

Arriba del oído (bilateral)

81 Polos

(cuernos de moisés)

82 Seno Frontal

Abajo de las cejas (bilateral)

83 Nariz

Parte inferior de la nariz

84 Craneal

A la mitad de la nariz (va un poco inclinado)

85 Lacrimal

En el punto más alto de la nariz

86 Malar

Sobre el pómulo

87 Gonión

Angulo de la mandíbula

88 Tráquea

Manzana de Adán (centro o derecha)

89 Esófago

Al lado de la tráquea, lado derecho.

90 Hiato esofágico

Debajo del punto del esófago

91 Carina

Entre el pezón y el esternón (bilateral)

92 Diafragma

Debajo de los pezones (bilateral)

93 Condral

A la altura de las costillas (bilateral)

94 Costal

A la altura de las costillas (bilateral)

95 Sacro

Arriba del coxis

96 Recto

Abajo del coxis

97 Ano

A los lados del pliegue ínter glúteo

98 Contra ciego

sobre la ingle (lado izquierdo)

99 Cava

Se checa dorsalmente del lado der. altura del corazón

100 Costo diafragmático

Lado izq. (contralateral al peri hepático)

101 Plexo Cervical

Entre la clavícula y el cuello

102 Interciliar

Entre la cejas

103 Supraciliar

Sobre el interciliar

104 Atlas

Nuca (bilateral)

105 Cuadriceps

Parte anterior del muslo

106 Cuello

Costado del cuello.

Capítulo II
Desarrollo del trabajo

Casos Clínicos.

Caso Uno: Paciente Masculino de 60 años de edad. Padecimiento. – Epilepsia por 42 años.
De acuerdo al estudio Biomagnético se encontró:

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

53

Primera Sesión.
1. Páncreas + Páncreas = RAMSES especial
2. Cuadriceps + Cuadriceps = MAGDA especial
3. Superciliar + Bulbo raquídeo = VIVIAN especial
4. Tiroides + Bulbo raquídeo = Meningitis viral
5. Dorso + Lumbar = Meningococo
Segunda Sesión. (8 días después)
1. ESM. + Cervical + sacro = simpático + parasimpático
2. Occipital + Occipital = Eipstenbar
3. Hepatitis C medicamentosa
4. Malar + Malar = Entero virus
5. Pineal + Pineal = Hipocromia
Después del segundo tratamiento, se observo que los ataques Epilépticos se le fueron retirando poco a
poco, seis meses después no le han regresado.
Caso Dos: Paciente Femenino 51 años de edad. Padecimientos: Bronquitis crónica
• Osteopatía
• Esclerosis múltiple
• Bajo de glóbulos blanco
• Palpitaciones
• Calambres
De acuerdo al estudio Biomagnético se encontró:
Primera Sesión:
1. Bazo + Duodeno = Brucelosis
2. Neumococo neumonía
3. Páncreas + Páncreas = RAMSES especial
4. Tiroides + Bulbo Raquídeo = Meningitis (Meningococo)
5. Contra ciego + Contra ciego = Bacilo pertusis
Segunda sesión.
1. Apéndice + Pleura = Estaphylococo áureos
2. Suprapubico + Suprapubico = H.T.L.V.
3. Ojo + Ojo = Citomegalovirus
Se le recomendó tomar Potasio de 50mg dos veces al día. Su reporte ha sido muy satisfactorio.
Caso Tres: Paciente Masculino de 31 años de edad, de profesión Aviador, dado de baja por incapacidad.
Padecimiento.
• Mareos continuos
• Dolor muscular y de cabeza
• Mala digestión
Había sido checado en Guadalajara, México y San Diego, sin encontrar solución a su problema.
En la primera consulta, se le detectaron:
1. Oído + Oído Toxoplasmosis
2. Polo + Polo = ABRAHAM especial
3. Oreja + Oreja = LENI especial
4. Páncreas + Páncreas = RAMSES especial

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

54

5. Hígado + Hígado = Hepatitis C
Se le recomendó tomar en ayunas dos cucharadas de Sulfato de magnesio al siguiente día después del

tratamiento.

Segunda consulta, 8 días después.
1.

Apéndice + Pleura = Estaphylococo Aureos

2.

Cuello + Cuello = Blastositis Homminis

3.

Malar + Malar = Entero Virus

4.

Riñón + Riñón = Chlostridium tetanie
Al mes después de segundo tratamiento, hablo dando las gracias y para notificarme que ya empezó su
entrenamiento para volver a su trabajo de piloto, porque estuvo año y medio sin poder trabajar.
Caso Cuatro: Paciente femenino de 65 años de edad.
Padecimientos:
• Fibrosis pulmonar derecho
• Dolores musculares y de cabeza
• Mala digestión
En la primera consulto se le detecto:
1. Popitleo + Popitleo = Neumococo
2. Axila + Axila = Rabia virus
3. Descendente + Descendente = Enterobacter clocae
4. Dorso + Lumbar = Meningococo
5. Bazo + Higado = Fiebre de malta
En la segunda sesión se le detecto:
1. Riñón Izquierdo + Cápsula Renal = ALE especial
2. Hígado + Hígado = Hepatitis C
3. Trocante mayor + Trocante Mayor = Salmonella tifo
4. Estomago (disfunción)
Reportándose en perfecta condiciones.
Caso Cinco. Paciente masculino de 58 años de edad.
Diagnostico:

• Cáncer de próstata por biopsia con antigeno prostático de 14
• Diabetes
• Síntomas:
• Dolor testículos
• Ardor talones
• Asma alérgica
• Ácido úrico
Primera consulta, se le encontró:
1. Disfunción de la próstata
2. Páncreas + Páncreas = RAMSES especial
3. Vejiga + Vejiga = Estreptococo G
4. Supraespinozo + Supraespinozo Tuberculosis en los testículos
5. Conducto de páncreas + Riñón Izquierdo = Diabetes falsa

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

55

Segunda sesión.
1. Braquial + Braquial = Estreptococo A
2. Epilon Izquierdo + Epilon Derecho = Estaphylococus albus
3. Bazo + Duodeno = Brucelosis
Reportándose muy contento y sin ninguna molestia.
Caso Seis: Paciente femenina de 58 años de edad
Síntomas.

• Hongos en los oídos por ocho años, habiendo recibido tratamientos alópatas y homeópatas sin nin-
gún resultado.
• Padecía de dolor de espalda constante
• Colesterol alto
• Alergias.
De acuerdo al rastreo con biomagnetismo presento.
1. Microsporum Hongo
2. Contra ciego + Contra ciego = Bordatela pertusis
3. Oído + Oído = Toxoplasmosis
4. Duodeno + Intestino Grueso = Herpes # 1
5. Próstata + Recto = Papiloma virus
En la siguiente sesión presento:
1. Suprarrenales + Todo frente = Asma alérgico
2. Apéndice + Pleura = Estaphylococo áureos.
Presento recuperación total y en el lapso de seis meses no hay indicios de reincidencia en cuanto a los

hongos tratados.
Caso Siete: Paciente masculino de 48 años de edad. Un año después de ser sometido a cirugía de corazón (2
bypass)
Síntomas.
• Insomnio
• Pesadez en la parte posterior de la cabeza, cuello y hombros
• Depresión severa
Después del primer rastreo con biomagnetismo detecte:
1. Axila + Axila = Rabia virus
2. Oreja + Oreja = LENI especial
3. Páncreas + Páncreas = RAMSES especial
4. Cuadriceps + Cuadriceps = MAGDA especial
5. Hígado + Hígado = Hepatitis C
6. Apéndice + Pleura = Estaphylococus áure
En la siguiente sesión presento:
1. Superciliar + Bulbo Raquídeo = VIVIAN especial
2. Rotula + Rotula = miedo
Caso Ocho: Paciente femenino de 59 años
Síntomas.

• Fibromialgia
• Hernia disco lumbar

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

56

• Depresión severa
• Insomnio
• Gastritis
Después del rastreo con biomagnetismo detecte:
1. Piloro + riñón izquierdo = malaria
2. Riñón + riñón = Chlostridium tetanie
3. Contra ciego + Contra ciego = Bordatela pertusis
4. Suprapúbico Suprapúbico = HTLV
En la siguiente sesión presento:
1. Paravertebral + Paravertebral = Radiculopatía
2. Oreja + Oreja = LENI Especial
3. Superciliar + Bulbo Raquídeo = VIVIAN Especial
4. Pineal + Pineal = Hipocromía
Caso Nueve: Paciente masculino de 51 años de edad.
Síntomas.

• Calor en la planta de los pies
• Ardor al orinar
• Hernia Lumbar
• Dolor en las extremidades inferiores
El rastreo Biomagnético detecto:
1. Ciático + Ciático = Poliomielitis
2. Sacro + Sacro = Proteus Mirabillis
3. Vejiga + vejiga = Estreptococo G
4. Cuarta Lumbar + Cuarta Lumbar = Nisseria Gonorreae
Después de ocho días presento:
1. Hipófisis + Hipófisis = Disfunción Hipofisiaria
2. Trocante Mayor + Trocante Mayor = salmonela Tifo
3. Bazo + Duodeno = Brucelosis
4. cabeza de páncreas + Suprarrenales = Estaphylococo Dorado
Se reporto un mes después en perfectas condiciones.
Caso Diez: Paciente masculino de 60 años de edad.
Síntomas.

• Sufriendo tres años de Parkinson
• Alta presión
• Falta de energía
El rastreo Biomagnético detecto:
1. Parkinson = Tres dedos arriba popitleo
2. Cerebelo + Bulbo Raquídeo = New Castle
3. Temporal derecho + Temporal izquierdo = TIFO Exantemático
4. Malar + Malar = Entero virus
5. Parietal + Parietal = Encefalitis viral
Al Regresar por segunda Vez presentaba los temblores controlados un 50%.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

57

En la segunda sesión presento:
1. Simpático + Parasimpático = ESM. + Cervical y Sacro.
2. Mastoides + Mastoides = Filaria Parásito
3. Deltoides medio + Deltoides medio = Treponema Palidium
Dos meses después se ha recuperado un 90%.
Caso Once: Paciente masculino de 24 años de edad.
Síntomas.

• Cuatro años sufriendo angustia
• Insomnio
• Dolor de cabeza y musculares
• Mareos constantes
El rastreo Biomagnético detecto:
1. Oreja + Oreja = LENI especial
2. Simpático + Parasimpático = ESM. + Cervical y Sacro
3. Páncreas + Páncreas = RAMSES especial
4. Polo + Polo = ABRAHAM especial
5. Riñón + Riñón = Cholostridium tenanie
Reportándose Contento por poder volver a la Universidad después de perder un año de Estudios.

Capitulo III

Experiencias y conclusiones

Experiencias

En mi practica los pacientes que mas me han impactado; son los que llegan a mi consultorio presentando
diferentes tipos de cáncer ya en la etapa final, después de haber sufrido operaciones y los efectos de los
tratamientos de quimioterapia y radiación, mas los tratamientos medicamentosos. Y después de haber des-
polarizado los pares encontrados a los pocos días ellos fallecían; al principio esos casos me hacían sentir
triste e incompetente, preguntándome que había hecho yo mal o había dejado de hacer con el afán de ayu-
darlos.

La respuesta que por cierto me trajo un gran alivio, la encontré en el libro del doctor Isaac Goiz Duran ti-
tulado “El fenómeno tumoral” en el 2004.
“Que en esos casos extremos el desorden metabólico es tal que el tratamiento Biomagnético puede des-
encadenar una crisis curativa, que lleve al paciente a la muerte”
En el transcurso de mis cinco años de practica encontré que en esta área de mi región que tenemos un
clima desértico tropical, existe una gran incidencia de orden parasitario, pero el problema que se ha incre-
mentado en los últimos tres años, ha sido la intoxicación, ya sea medicamentosa, envenenamiento por meta-
loides, el uso de drogas prohibidas y pesticidas; que al usar los insecticidas por ignorancia o al no darle la
importancia, no usan el equipo adecuado para su propia protección. En estos casos después de despolarizar
dichos pares Biomagnéticos, les he recomendado el uso del Sulfato de Magnesio tomando dos cucharadas
en ayunas al siguiente día después del tratamiento, el cual a sido eficaz para liberar todas las toxinas que se
acumulan en el estomago después del tratamiento.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

58

En esta región he sentido una aceptación favorable de cierto médicos homeópatas, inclusive Alópatas
que han experimentado en si mismo los beneficios de esta terapia, y en lo que a mi respecta no he recibido
agresión de ningún tipo, por parte de quienes están en desacuerdo de la aplicación de este método.

Conclusiones

Para conservar un buen estado de salud es indispensable mantener el equilibrio entre los campos magnéti-
cos, de los diferentes órganos.
El uso del Biomagnetismo medico, nos da una apariencia saludable, fresca y agradable, se ha podido ob-
servas que las personas que utilizan este método con regularidad demuestran una apariencia más juvenil que
los de su misma edad.

Realmente espero que dios me permita vivir lo necesario para ver que el Doctor Isaac Goiz Duran, reci-
ba el premio Nóbel de medicina, un galardón tan bien merecido por su aportación tan valiosa a la salud
mundial.

Me siento privilegiada dando gracias a Dios todos los días porque me permitió, ser enseñada y guiada
por el propio Doctor Isaac Goiz Duran, que con su capacidad científica e intelectual y su gran corazón que
lo caracteriza me otorgo el honor de aceptarme en su selecto grupo de estudiantes.

Bibliografía

Goiz Durán, Isaac. 2004. El Fenómeno Tumoral. Universidad Nacional de Loja, segunda edición.
_____. 1996. El Par Biomagnético. Medicinas Alternativas y rehabilitación, S.A. de C.V.
_____. 1995. El Par Biomagnético. Medicinas Alternativas y rehabilitación, S.A. de C.V.
_____. 1993. El SIDA es curable. Organización Izcalli, S.A. de C. V. México, 2da. Edición.
H. L. Banzal. 1992. Magneto – Terapia. Ediciones Continente, Argentina.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

59

EL LUPUS Y SU CURACION CON EL BIOMAGNETISMO
Y LABIOENERGETICA MÉDICA

Ma. del Carmen Kado Boll

Presentación

Es una preocupación permanente la enfermedad del Lupus Eritematoso Sistémico, por los daños y sufri-
mientos que representa para el ser humano. Se ha escuchado hablar de esta enfermedad como un proceso de
consecuencias fatales con graves complicaciones ya que puede ser letal.
La palabra “Lupus” en latín significa “lobo”. Este nombre tan antiguo se debe a que esta enfermedad
puede originar una erupción en la cara que semeja a las marcas que tienen algunos lobos en el rostro.
Por lo anterior y por la experiencia que se ha logrado con el Biomagnetismo y la Bioenergética se conso-
lida el desempeño eficiente de su práctica profesional en una población de más de 150 personas. El trabajo
fue hecho en la ciudad de México, Tlalpan, D.F.

Introducción

El principal objetivo al realizar esta tesina tanto de investigación como práctico, es informar y demostrar que
existen nuevas y mejores alternativas médicas que complementan y refuerzan las ya conocidas a la fecha.
El Biomagnetismo y la Bioenergética Medicinal, están basados en la teoría del “Par Biomagnético” del
Dr. Isaac Goiz Durán, quien descubrió esta técnica y por lo mismo, ha sido altamente reconocido. El Dr.
Goiz ha salvado de la muerte a miles de mexicanos entre ellos a mi hijo, aprovecho para darle al Doctor
Goiz mi agradecimiento y admiración dedicándole esta tesis.
El Biomagnetismo y la Bioenergética tienen alcances inimaginables, ya que pueden tratarse problemas
físicos, psicológicos, sofrológicos, carenciales, espirituales, hormonales, psico-emocionales, además de los
problemas físicos. Con estas técnicas curativas se pueden tratar casi todas las patologías que sufre el ser
humano además de que identifica y corrige al mismo tiempo las distorsiones del pH-, destruyendo la infor-
mación genética viral (DNA) y la patogenidad de las bacterias.
El tema de “El Lupus” fue elegido por los altos riesgos que representa para la salud y con la magnífica
respuesta junto con la experiencia que se ha obtenido en la curación del mismo por este método.

Contexto histórico

Cada año se presentan más de 16 000 nuevos casos de lupus en norteamericanos. En la actualidad se estima
que existen entre 500,000 y un millón y medio de casos diagnosticados de lupus en Norteamérica.
La técnica, con la cual se ha logrado la curación de este padecimiento, es el Biomagnetismo y la Bio-
energética Medicinal del Dr. Isaac Goiz Durán con su teoría del “Par Biomagnético”, la cual confirma la
dualidad física, biológica y energética de los organismos vivos y de sus manifestaciones patológicas y pato-
génicas que se forman a partir de polos bien definidos como positivo – negativo que se salen de la entropía
orgánica en donde se establece como ley natural la salud.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

60

Metodología

Para la realización de esta tesina se utilizó el método científico, ya que se basa en la lógica, en la experiencia
y en la autoridad. Por haber elegido un tema científico la terminología que se desarrolló fue especializada. En
el método experimental existen como base más de 150 casos de Lupus curados de los cuales a través de esta
tesina se mostrarán 5 de ellos; los más importantes y relevantes.

Capítulo 1
El lupus y su curación con el biomagnetismo

y la bioenergética médica”

Definición

Lupus es una enfermedad inflamatoria crónica que puede afectar varias partes del cuerpo, especialmente la
piel, articulaciones, sangre y riñones. El sistema inmunológico del cuerpo normalmente produce proteínas
llamadas anticuerpos para proteger al organismo de virus, bacterias y otras substancias extrañas, que llevan
el nombre de antígenos.

De acuerdo al concepto alopático, en una enfermedad auto-inmune como lo es el lupus, el sistema inmu-
nológico pierde su habilidad para notar la diferencia entre las partículas extrañas (antígenos) y sus propias
células o tejidos. El sistema inmunológico produce en estas circunstancias anticuerpos en contra de “sí
mismo”. A estos anticuerpos se les llama “auto-anticuerpos”, los cuales reaccionan con los antígenos pro-
pios para formar complejos inmunes. Estos complejos inmunes se producen en el torrente sanguíneo y pue-
den causar inflamación, daño a los tejidos y dolor.

Tipos de Lupus

Existen cuatro tipos de lupus: discoide, sistémico, profundo y el secundario a medicamentos.

Lupus Eritematoso Discoide 13

Sinonimia: Lupus crónico fijo, lupus eritematoso puramente cutáneo, Lupus tegumentario.14
Datos epidemiológicos: Ocurre en todas las razas, con cierto predominio en mujeres. Se registra alrede-
dor de un caso por cada 1 000 enfermos de la piel. En niños explica menos de 2% de los casos de lupus, y
afecta a ambos sexos por igual.
Etiopatogenia: Se desconoce la causa; hay factores predisponentes de tipo genético, como la presencia
de HLA-B8, DR3, DRw52 y HLA-DQ1, y factores desencadenantes como radiaciones solares, medicamen-
tos, virus y estrés. Por inmunofluorescencia directa se pueden encontrar anticuerpos contra colágena de tipo
IV de la –membrana basal, aunque podría tratarse de una reacción cruzada.15
Clasificación: Cutáneo fijo, eritematoso superficial, túmido – Profundo y subagudo.

13

El lupus eritematoso (LE) se clasifica en : cutáneo (Cutáneo y profundo) y sistemico (LES). Las manifestaciones cutáneas
específicas son: LE discoide, LE subagudo y LE agudo. Las manifestaciones inespecíficas no diagnostican LE, pero indican
enfermedad sistémica: lesiones vasculares, alopecia, alteraciones de mucosas y pigmentarias, urticaria, esclerodactilia, calci-
nosis , ampollas y mucinosis papulonodular.

14

Arenas, Roberto, Atlas Dermatología Diagnóstico y tratamiento, Mc Graw Hill, Tercera Edición. pág.120. et. alibi Callen
,JP, Treatment of cutaneous lesions in patients with lupus erythematosus, Dermatol Clin 1994; 12(1): 201-16

15

Loc. Cit.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

61

Cuadro clínico: Afecta las partes expuestas a la luz solar (85%) la mayoría de los enfermos presentan le-
siones limitadas a mejillas y dorso de la nariz (alas de mariposa) (fig. 30-1)16

; labios sobre todo el inferior,
pabellones auriculares, y piel cabelluda (12 a 60%) (fig. 30-2); si es diseminado, afecta la parte superior del
pecho en la zona del escote y el cuello, las caras externas de brazos y antebrazos (Fig.30-3)17

, el dorso de
manos, los dedos y rara vez las extremidades inferiores y las caras anterior y posterior del tronco. La derma-
tosis es simétrica o asimétrica; se caracteriza por eritema, escamas y atrofia; en personas morenas se agrega
hiperpigmentación; forma placas bien limitadas de algunos milímetros hasta abarcar una mejilla o la cara; el
borde es activo y el centro atrófico (véase Fig. 30-1). Muchas veces, las placas son rojas o purpúricas, con
escamas finas y adherentes que al desprenderse recuerdan tachuelas de alfombra o tapiz (signo del tapicero).
Las manifestaciones en mucosa bucal y conjuntival son poco evidentes, pero se han informado en 15 por
ciento La evolución en crónica y asintomática; en ocasiones hay parestesias. Con el tiempo quedan atrofia y
telangiectasias. Pueden identificarse las variedades clínicas que siguen: el lupus eritematoso cutáneo fijo,
que es la variedad habitual, y puede tener una forma eritematosa pura, pigmentada, seborreica, punteada,
hipertrófica, verrugosa, en escarapela o en sabañón, y el herpes cretáceo de Devergie (que origina escamas
gruesas, adherentes, duras y de aspecto yesoso, difíciles de desprender).En el lupus eritematoso superficial
(eritematoso migrans de Darier, o eritema centrífugo y simétrico de Biett y Pautrier), predomina el eritema,
y semeja lupus sistémico.18
El lupus túmido (tumidus) genera placas rojas e infiltradas (Fig. 30-4)19

.El lupus eritematoso profundo
se estudia más adelante y la forma diseminada o aguda también. Una variedad muy rara es el lupus telan-
giectoide. La variedad vegetante de Hallopeau presenta lesiones postulares y vegetantes, preferentemente en
los pliegues. El riesgo de avance en forma sistémica es muy bajo (5%); aumenta en el caso de lesiones muy
diseminadas o en niños. El lupus sistémico empieza como lesiones discordes en 10 a 15 por ciento.20
Datos Histopatológicos: Epidermis con hiperqueratosis, con tapones córneos, atrofia del estrato de Mal-
pighi, degeneración hidrópica de la basal y caída del pigmento; en la dermis hay infiltrados linfocíticos con
perianexiales en parches, edema vasodilatación y extravasación de eritrocitos; hay degeneración basófila de
la colágena, y puede haber depósitos de mucina, sobre todo en la forma edematosa túmida, la tinción de
PAS revela engrosamiento de la membrana basal (Fig.30-5).21
Datos de Laboratorio: En 90% de los pacientes la inmunofluorescencia directa muestra en la piel afecta-
da la banda lúpica por depósitos de IgG, factores del complemento (C1q.C3,C4), properdina y factor B
(Fig.30-6)22

; puede haber C5B y C9 en la unión dermoepidérmica; en la piel sin lesiones cutáneas no se
encuentra esta alteración y la inmunofluorescencia indirecta resulta por lo general negativa. La inmunope-
roxidasa revela depósitos de inmunorreactantes en fibras colágenas de dermis superior y en la lámina densa
de la membrana basal.23

En 90% hay anticuerpos antinucleares positivos en títulos bajos, VDRL positivo y factor reumatoide, así
como disminución del complemento, aumento de gammaglobulinas y leucopenia.24

16

vid. apéndice pág.

17

vid. apéndice pág.

18

Loc. Cit.

19

vid. apéndice pág.

20

Ibidem, et alibi Gatti CF. Azcune R. Porta J, Perisse B, Lupus eritematoso tumidus: tratamiento con talidomia. Rev Arg.

Dermatol 1986; 67(1):50-3.

21

Ibidem, p.121, et alibi George PM. Tunnessen WW Jr., Childhood discoid lupus erythematosus . Arch Dermatol 1993;

129(5):613-7.

22

Vid. apéndice pág.

23

Loc. Cit.

12

Loc. Cit.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

62

Lupus Eritematoso Sistémico

Sinonimia : Lupus generalizado, lupus diseminado
Datos epidemiológicos: La incidencia es de cuatro a siete casos por 100 000 habitantes por año, y la
prevalencia, de uno en 2 000 se observa en todas las razas. Se presenta a cualquier edad, con predominio
entre los 15 y 30 años; se muestra predilección por el sexo femenino, a razón de 8 a 9:1, y es más frecuente
y grave en mujeres de raza negra. Se han publicado 50 casos de asociación de lupus con atritis, lo que se
denomina “rhupus”, y 22 casos mexicanos de asociación con HLA-DRI y HLA-DR2.25
Etiopatogenia: Enfermedad autoinmunitaria de origen desconocido que genera vasculitis por hipersen-
sibilidad, y afecta capilares de pequeño calibre, vénulas y grandes vasos. Constituye el prototipo de enfer-
medad mediada por complejos inmunitarios.26
Es un padecimiento heterogéneo que depende de la expresión de factores predisponentes o precipitantes
tanto del huésped como ambientales. Factores genéticos multifactoriales: se ha encontrado relación con
HLA-DR2, DR3-B8 y DQwL, y con antígenos de histocompatibilidad de clase II, con C4A y deficiencia de
C2; se ha informado cierta tendencia familiar (5%) y relación con grupos étnicos.
Factores ambientales: infecciones probablemente retrovirales, o por Mycoplasma sp, exposición a luz
solar, o uso de productos químicos como conservadores o aditivos de alimentos, así como factores geográfi-
cos y culturales. En el lupus neonatal, el daño del feto se debe al paso transplacentario de auto anticuerpos
IgG maternos, anti-Ro o anti-La, lo que da lugar a anormalidades hematológicas transitorias. Es la causa
más frecuente de bloqueo cardiaco congénito y lesiones cutáneas. Puede producirse un cuadro semejante
por medicamentos que actúan como inmunógenos, como hidralazina, procainamida, isoniazida, derivados
de la fenitoína, tetraciclina, penicilina, metildopa, captopril, sulfonamidas, sulfasalazina, anticonceptivos,
hormonas, d-penicilamina, estreptomicina, griseofulvina y otros.27
Cuadro Clínico: En 75 a 85% de los enfermos aparecen lesiones cutáneas que van desde eritema hasta
formación de ampollas; la fotosensibilidad (60%) y síntomas generales como fiebre, astenia intensa y adi-
namia. En la piel, los más frecuentes son el eritema y las placas eritematosas, ante todo en las mejillas y el
dorso de la nariz, en “alas de mariposa” (Fig. 31-1)28

, pero pueden observarse en antebrazos, palmas, articu-
laciones interfalángicas, regiones periungueales y plantas. El color del eritema varía de rosado a violáceo, y
la distribución, tachonada o difusa.29
Puede haber placas eritematoescamosas o de aspecto popular, y puede quedar pigmentación residual. En
33 a 80% de los enfermos se observan placas discordes de eritema, escamas y atrofia, o puede haber edema;
en 19% hay diversas manifestaciones de vasculitis: petequias, manchas purpúricas equimosis, livedo regular
o zonas de necrosis en extremidades inferiores, pápulas purpúricas en dedos de manos y pies, eritema pe-
riungueal y palmar, y seudorronchas (Fig.31-2), en 18 a 55% hay fenómeno de Raynaud; en 60% , alopecia
difusa o en placas, y en 9 a 40%, lesiones en mucosas, como erosiones, ulceraciones , vesículas o hemorra-
gias. La relación con eritema polimorfo se llama síndrome de Rowell.30
Siempre hay artralgias simétricas que predominan en articulaciones interfalángicas, rodillas codos y mu-
ñecas; aparece inflamación notoria y los ataques duran horas, días o semanas; suele haber mialgias generali-
zadas. En la asociación de lupus y artritis, llamada rhupus, hay artritis grave, y asociación con artropatía de
Jaccoud y anticuerpos anticardiolipina.31

25

Arenas, Roberto, Atlas Dermatología Diagnóstico y tratamiento, Mc Graw Hill, Tercera Edición. pág.125.

26

Loc. Cit.

27

Loc. Cit.

28

vid. apéndice pág.

29

Loc. Cit.

30

Loc. Cit.

31

Ibidem, pág. 125

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

63

Nefritis Lúpica

En 50 a 90% hay afección renal, ya que la Nefritis lúpica es la principal afectación orgánica que aparece con
más frecuencia en el LES. En estudios prospectivos se ha encontrado hasta en el 39% de los pacientes con
lupus. Además la presencia de nefritis lúpica ha sido considerada desde hace tiempo como el elemento indi-
vidual más representativo para establecer un pronóstico global de la enfermedad, por lo que es un buen
indicador de la gravedad de la enfermedad sistémica. El LES es una enfermedad de pronóstico reservado o
grave cuando afecta a órganos como corazón, cerebro o riñón. Hasta hace unos años, el 40% de los pacien-
tes con formas graves de nefritis lúpica evolucionaban hacia la muerte o a la insuficiencia renal crónica a los
cinco años de evolución. Hoy día este pronóstico tan pesimista ha mejorado notablemente gracias a nuevos
enfoques clínicos terapéuticos.32

Patogenia y Patología Renal33

Las investigaciones realizadas en los últimos 30 años con animales y pacientes con LES han permitido iden-
tificar un amplio abanico de aberraciones inmunológicas (únicas o compartidas por las distintas especies)
sobre las que subyace la enfermedad lúpica y sus complicaciones principales. En el origen de estas altera-
ciones inmunológicas parecen estar implicados trastornos genéticos heredados y factores ambientales.
Cuatro características inmunopatológicas principales caracterizan el LES humano: 1. Anticuerpos (Ac.)
anti- ADN e inmunocomplejos circulantes responsables del daño renal; 2. Linfocitos B hiperreactivos (pri-
mariamente o por excesivo estímulo) productores de Ac. Anti-ADN; 3. Linfocitos T-colaboradores (T ) que
modulan de forma anómala a los linfocitos B.; 4. Concentraciones anormalmente elevadas de nucleosomas.
Las presencia de anticuerpos ( principalmente anti ADN) y de complejos circulantes son características
principales de la nefritis lúpica y esenciales para que, a nivel renal, se depositen inmunoglobulinas y com-
plemento. No obstante, es preciso destacar que no todos los Ac. Anti-ADN son patógenos. Su patogenicidad
depende del tamaño de carga iónica, idiotipo, crioprecipitabilidad y capacidad fagocítica del mesangio. Los
Ac. Anti-ADN producen daño renal a través de una lesión directa sobre antígenos plantados o in situ (ADN,
histonas, núcleos); componentes de la membrana basal glomerular (laminina, colágeno IV y heparán sulfa-
to) o bien a través de la formación previa de complejos inmunes con nucleosomas que de depositan poste-
riormente sobre la membrana basal glomerular con la que establecen puentes de histona.34
En casos de exceso de antígeno con pequeñas moléculas de ADN(circunstancia frecuente en los comple-
jos de pacientes lúpicos), los inmunocomplejos no son eliminados rápidamente y anidan en diferentes órga-
nos. Estos inmunocomplejos inician y aceleran la inflamación glomerular, pues activan la vía clásica del
complemento y generan nuevo material inmunogénico para amplificar la respuesta inmune patológica de los
linfocitos T y B. Finalmente, debemos destacar la importancia del incremento de la muerte celular prematu-
ra (apoptosis) de linfocitos y queratinocitos en pacientes lúpicos como fuente de autoantígenos. Al parecer,
la presencia de anomalías en el manejo de células apoptóticas podría ser responsable del comienzo de los
trastornos de reactividad contra antígenos propios e inicio de alteraciones autoinmunes.35
En la nefritis lúpica también se pueden encontrar anticuerpos contra antígenos solubles distintos al ADN.
Los más comunes son histonas, sm, RNP, Ro y La. Cuando alguno está presente, la afectación renal suele
ser de menor intensidad.

32

Avendaño, L. Hernando et. al., Nefrología Clínica 2003; pág. 417.

33

Loc. Cit.

34

Loc. Cit.

35

Loc. Cit.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

64

Respecto a los anticuerpos antifosfolípidos encontrados en el 10% de los casos con nefritis lúpica, dos de
ellos, del tipo anticardiolipina, se asocian con trombosis, trombocitopenia, abortos y disfunción cerebral.La
glomerulonefritis es la forma de afectación más frecuente de la Nefritis lúpica, aunque también se pueden
presentar alteraciones aisladas que afectan a túbulos, intersticio y vasos. Los casos encuadrados como nefri-
tis lúpica graves presentan glomerulonefritis necrotizante y proliferación endocapilar en más del 50% de los
glomérulos, con o sin glomurulonefritis membranosa asociada.
En relación con la necesidad de biopsia renal para la valoración de pacientes con nefritis lúpica hay opi-
niones diversas. En general, los estudios patológicos ayudan, al facilitar información útil sobre el tipo y
extensión de la afectación renal Con los datos que aporta la biopsia renal, la clínica y los estudios analíticos,
se puede esbozar un pronóstico y elegir un tratamiento. Además, teniendo en cuenta que la biopsia renal
percutánea con control ecográfico en tiempo real es un procedimiento seguro y de eficacia probada, resulta
de extraordinario interés para el clínico, al facilitar comparaciones más precisas respecto a la eficacia de
distintos protocolos terapéuticos.36

Clinica

Las características clínicas de los pacientes con nefritis lúpica son muy variables porque la afectación renal
se presenta con rasgos muy diversos. Incluso en aquellos sin ningún tipo de clínica ni alteración analítica es
posible encontrar en la biopsia renal lesiones patológicas típicas de glomerulonefritis mesangial o incluso
más graves. En general, los pacientes de menor edad al comienzo del LES presentan nefritis lúpica con más
frecuencia y gravedad. Así en jóvenes con edades inferiores 14 años se cumple, tras el estudio de biopsias
renales, los criterios de afectación renal hasta en el 46% de los casos. Por el contrario, sólo el 22% de pacien-
tes con LES diagnosticados después de los 50 años presentan en algún momento de la evolución signos de
neuropatía. Desde el punto de vista clínico se pueden distinguir varias formas de afectación renal (tabla 3)37
.
Algunos tienen una buena correlación con las lesiones histológicas mostradas en la biopsia renal y mayor o
menor valor para predecir respuesta terapéutica y evolución hacia la insuficiencia renal crónica.38
Glomerulonefritis aguda: Comienzo brusco de alteraciones renales con o sin cambios en el filtrado
glomerular, pero siempre con sedimento urinario muy patológico y proteinuria moderada. La presencia de
hipertensión arterial tiene gran importancia en el pronóstico de la evolución de la nefritis lúpica hacia la
muerte renal.39

Síndrome nefrótico.-Se manifiesta principalmente por intensa proteinuria e hipoproteinemia, con sedi-
mento urinario muy alterado y filtrado glomerular normal o descendido. El 60% de los pacientes con altera-
ciones renales presenta síndrome nefrótico en el momento del diagnóstico. Cuando, tras instaurar un
tratamiento, la proteinuria nefrótica persiste las probabilidades de evolución hacia formas de insuficiencia
renal son elevadas.40

Glomerulonefritis rápidamente progresiva Caracterizada por una afectación rápida del filtrado glomeru-
lar, hipertensión arterial, sedimento activo y proteinuria variable. Una parte de estos pacientes desarrolla
insuficiencia renal aguda oligúrica, bien por el brote de enfermedad lúpica o por la administración de antiinfla-
matorios no esteroideos. En la mayoría de los casos, la lesión patológica renal será una glomerulonefritis
proliferativa grave, motivo que puede hacer pensar que la biopsia renal es innecesaria. Sin embargo la posi-
bilidad de que se encuentren lesiones de necrosis tubular aguda, vasculitis o fenómenos trombóticos, hace
necesario completar el diagnóstico diferencial con las exploraciones complementarias más adecuadas para
cada paciente.41

36

Avendaño, L. Hernando et. al., Nefrología Clínica 2003; pág. 418.

37

vid. apéndice pág.

38

Avendaño, L. Hernando et. al., Nefrología Clínica 2003; pág. 420.

39

Loc. Cit.

40

Loc. Cit.

41

Loc. Cit.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

65

Insuficiencia renal crónica – Deterioro progresivo de la función renal con hipertensión, sedimento uri-
nario con anomalías moderadas y proteinuria no nefrótica. La actividad clínica de la enfermedad lúpica
suele disminuir a medida que desciende el filtrado glomerular y es infrecuente en pacientes con uremia
avanzada. No obstante un pequeño porcentaje de pacientes presenta manifestaciones extrarrenales de LES,
incluso en tratamiento con diálisis.42
Microhematuria y proteinuria: Estas alteraciones se pueden observar en la mayoría de los pacientes
con nefritis lúpica que presentan formas de afectación glomerular de poca extensión y gravedad. La protei-
nuria inferior a 1g/día puede ser persistente aun en casos de remisiones prolongadas. La presión arterial y el
filtrado glomerular suelen ser normales. En raras ocasiones se presenta acidosis tubular renal, hipopotase-
mia o hipomagnesemia.43

Trombogenesis anómala: Estas alteraciones se asocian a la presencia de anticoagulante lúpico. La pre-
sencia de microangiopatía trombótica con depósitos glomerulares de fibrina empeora el pronóstico de la
nefritis lúpica. Puede presentarse un síndrome similar a la púrpura trombótica o trombocitopénica con ane-
mia hemolítica microangiopática, convulsiones e insuficiencia renal coincidiendo con brotes agudos de LES
y en el curso del embarazo de pacientes con anticoagulante lúpico.44

Diagnóstico

El diagnóstico de LES resulta en la actualidad más sencillo gracias a los análisis serológicos; algunos de
éstos permiten valorar adecuadamente la evolución de la enfermedad y prevenir con cierta anticipación la
recidiva de nuevos brotes de enfermedad. Lo más razonable es trabajar con ayuda de la analítica habitual de
función renal (sedimento, aclaración de creatinina y proteinuria de 24 hrs) hemograma completo y análisis
serológicos (C3, C4, Ch50, ANA, y anti-ADN). Las determinaciones del complemento sérico son de utili-
dad en la valoración clínica inicial y seguimiento. La activación de la cascada del complemento por su vía
clásica provoca consumos de todos los factores, pudiéndose detectar descensos de C1 , C4, y C3.En ocasio-
nes, los descensos de C3 y C4 son reflejo de hipercatabolismo y/o defectos de síntesis. El control seriado
del C3 parece más idóneo que el de C4 para valorar la actividad de la nefritis lúpica, ya que en aquellos
pacientes que logran una prolongada normalización de las concentraciones de C3, el pronóstico de la enfer-
medad renal a largo plazo es bueno.45
La medida de concentraciones seriadas de anticuerpos IgG anti-ADN bicatenario se correlaciona bien
con la evolución de la nefritis lúpica. El análisis periódico de anticuerpos anti C1q y anti-ADN es útil para
detectar brotes de actividad de la enfermedad lúpica y como factores predictivos de recidivas. Las modifica-
ciones significativas en cualquiera de esos dos parámetros pueden detectar exacerbaciones de la enfermedad
con dos o tres meses de antelación. En los casos estables que han respondido al tratamiento, y han alcanzado
una remisión, se observa con frecuencia la negativización de los Ac. Anti-ADN.
La tabla 4 reúne algunas variables recogidas de diferentes estudios prospectivos y relacionadas con una
mayor probabilidad de evolución hacia situaciones de insuficiencia renal crónica.

Tabla 4
Variables presentes en el diagnóstico de nefritis lúpica que indican grave-
dad y más probabilidades de evolución hacia insuficiencia renal crónica.

42

Ibidem, pág. 421.

43

Loc. Cit.

44

Loc. Cit.

45

Loc. Cit.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

66

Edades jóvenes

-

Raza no caucasiana

-

Hematocrito descendido

-

C3 bajo

-

Proteinuria nefrótica

-

Hipertensión arterial

-

Tiempo de enfermedad renal antes de la primera biopsia.
Biopsia renal: índices de actividad/cronicidad elevados

Las alteraciones cardiovasculares- son muy variadas: cardiomegalia, pericarditis, miocarditis o endo-
carditis de Libman-Sacks. Los síntomas pleuropulmonares varían de 50 a 70% , con derrame pleural o neu-
monía bacteriana o lúpica. Los síntomas gastrointestinales pueden comprender anorexia, náusea, vómito,
diarrea y dolor abdominal. En 30% ocurre hepatomegalia , y en 20% esplenomegalia. Es frecuente la hiper-
plasia ganglionar generalizada. Las manifestaciones neurológicas más frecuentes son las crisis convulsivas,
en 13 a 20% ; los trastornos psiquiátricos son más raros; sus síntomas predominantes: depresión, ansiedad,
disminución de la concentración, pérdida del interés e irritabilidad. La alteración ocular más frecuente, es la
retinopatía. En niños los datos clínicos suelen ser leves o escasos. En el lupus neonatal las manifestaciones
cutáneas son congénitas, transitorias y no dejan cicatriz; hay lesiones en cara y piel cabelluda que recuerdan
las del lupus subagudo. Se observan manifestaciones transitorias de enfermedad sistémica (hepatospleno-
megalia) o hematológica (anemia, leucopenia o trombocitopenia), y retraso del crecimiento; a veces se
acompaña de bloqueo cardiaco congénito que empieza in útero; con el tiempo puede aparecer otra enferme-
dad autoinmunitaria, en especial síndrome de Sjögren.46

Lupus Cutaneo Subagudo

Se presenta en alrededor de 7%; es más frecuente en mujeres blancas de 15 a 65 años de edad. Se relaciona
con HLA- B8 y DR3. Se caracteriza por placas ematoescamosas anulares o policíclicas Simétricas, que se
diseminan a hombros, brazos, pecho, espalda y cuello; afecta poco la cara y la piel cabelluda; inicia con
lesiones papulares que luego adoptan aspecto psoriasiforme; al desaparecer dejan cambios pigmentarios,
pero no son cicatrizales. Hay fotosensibilidad y en 50% alopecia difusa, en 20% livedo reticular, y pueden
encontrarse telangiectasias periungueales y lesiones en el paladar duro. Es posible que haya dolor articular,
fiebre y malestar general. Las alteraciones histológicas son menos notorias. En 90% la inmunofluorescencia
directa revela depósitos de complejos inmunitarios en la unión dermoepidérmica, no así por debajo de ésta y
depósitos de IgG que pueden indicar la unión de anticuerpos anti Ro a los queratinositos. Puede haber sedi-
mentación eritrocítrica acelerada, leucopenia y anticuerpos antinucleares (anti-Ro/SS-A). El diagnóstico
diferencial comprende eritema anular centrífugo, eritema crónico migratorio, tiña del cuerpo o de la cara, y
eritema polimorfo. En muchos pacientes hay manifestaciones sistémicas y en 50% cumple los criterios de
lupus sistémico.47

Lupus Cutaneo Agudo

Se considera una forma de inicio del lupus sistémico, y aparece después de exposición a luz solar. Se mani-
fiesta por lesiones eritematoedematosas que empiezan de manera súbita; se observa el eritema malar clásico,
o es más extenso y se acompaña de erupción morbiliforme. Las lesiones histopatológicas son las propias del
lupus, con edema importante en la dermis superior, y necrosis epidérmica.48

46

Arenas, Roberto, Atlas Dermatología Diagnóstico y tratamiento, Mc Graw Hill, Tercera Edición. pág.126.

47

Loc. Cit.

48

Loc. Cit.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

67

Síndrome de anticuerpos antifosfolípido (SAAF) o anticardiolipina

Es un cuadro multisistémico primario o que se relaciona con enfermedades reumáticas especialmente lupus
sistémico. Se manifiesta por livedo reticular, úlceras crónicas de piernas y gangrena acral, trombosis arterial
y venosa repetidas, perdida fetal recurrente (síndrome catastrófico), y se puede acompañar de claudicación
intermitente y convulsiones, así como trombocitopenia y anemia hemolítica.49
Datos histopatológicos En la epidermis se encuentra hiperqueratosis, tapones córneos, atrofia del estrato
de malpighi y degeneración hidrópica de la basal; en la dermis se observan infiltrado linfocítico en parches
alrededor de los anexos, así como edema, vasodilatación y extravasación leve de eritrocitos. Hay depósitos
fibrinoides en tejido conjuntivo, y puede haber degeneración mucoide de tejido celular.
Datos de laboratorio En 73% de los enfermos se encuentra anemia normocítica normocrómica leve o
moderada; en 60% leucopenia de menos de 4 000 leucocitos, y en 33% trombocitopenia. La sedimentación
eritrocítica está acelerada; la proteína creactiva y la prueba de Coombs resultan positivas; en 80% hay au-
mento de las globulinas. El VDRL da una reacción positiva falsa. En 30% la reacción de Waaler-Rose resul-
ta positiva, y en 11% pueden encontrarse crioglobulinas del tipo mixto IgG e IgM. Hay cifras bajas de
complemento hemolítico, y las células LE (fig31-3) son positivas en 50 a 70% de los pacientes. Esta últimas
son la expresión de fagocitosis por polimorfonucleares de restos desintegrados por la inmunoglobulina G
(cuadro 31-1)50
.
La radiografía de tórax puede mostrar las alteraciones correspondientes a las manifestaciones clínicas.
También son útiles otros estudios de imagen: tomografía computarizada, ecocardiografía, angiografía o
venografía, serie gastroduodenal y monografía Doppler.51
Cambios de laboratorio más frecuentes en el lupus
Hematológicos
Anemia

65 a 73%

Leucopenia

50 a 60%

Trobocitopenia

33 a 42%

Prueba de Coombs directa
Positiva

14%

Inmunológicos
Anticuerpos antinucleares

90%

Hipocomplementemia

59%

Factor reumatoide

28 a 30%

Hiperglobulinemia

54 a 80%

VDRL positivo

25%

Células LE

50 a 74%

Anti-dsDNA

40 a 70%

Anti-Sm

25 a 45%

Anti RNP

34%

Anticardiolipina (aCL)

50%
Datos Inmunológicos.- La inmunofluorescencia directa revela la llamada banda lúpica, formada por de-
pósitos de inmunoglobulinas IgG, IgM y complemento en la membrana basal a lo largo de la unión dermoe-
pidérmica tanto en la piel afectada como en la normal en clinica (se prefiere la espalda); es negativa en 10%
en casos incipientes, y desaparece con el tratamiento. Por inmunofluorescencia indirecta se encuentran anti-

49

Loc. Cit.

50

Vid. pág. 22

51

Loc. Cit.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

68

cuerpos antinucleares en 95 a 98%, son de patrón anular y homogéneo (60%), punteado y nucleoplásmico.
La especificidad fina demuestra que los anticuerpos están dirigidos contra antígenos Sm, RNP, Ro y La.52
Diagnóstico. Según los criterios del Américan College of Rheumatology (ACR) hay lupus eritematoso
sistémico si se suman cuatro o más de los datos que siguen: 1) eritema, 2)lesiones discordes,
3)fotosensibilidad, 4).- úlceras bucales, 5)artritis, 6) serositis 7) alteraciones renales, 8) trastornos neuroló-
gicos, 9) alteraciones hematológicas, 10) alteraciones inmunitarias y 11) anticuerpos antinucleares. (cuadro
31-2).Para considerar que la enfermedad es activa deben reunirse cuatro de los datos siguientes; 1)fiebre, 2)
afección de piel, mucosas o piel cabelluda, 3) artritis, 4) miositis, 5) serositis, 6) nefritis, 7) trastornos neu-
rológicos, y 8) trastornos hematológicos.53
La combinación de anticuerpos anti-DNA y cifras bajas de C3 es diagnóstica en 100 por ciento Hay
fuerte relación con anticuerpos linfocitotóxicos IgM y se encuentran también anticuerpos antilinfocito
CD45. Se encuentran anticuerpos maternos anti-Ro en más de 90% de los casos de lupus neonatal, al igual
que anti-La o anti-U1RNP . Los anticuerpos contra antígenos no histona anti-Sm son característicos del
lupus sistémico; anti nRNP se hallan en porcentajes variables. En fases activas se encuentran inmunoglobu-
linas IgG e IgM. Las histonas se relacionan con lupus inducido por fármacos.54
Pronóstico.- Es grave, y aún mortal si no se trata sobre todo durante los tres primeros años de evolución.
La muerte puede ocurrir por insuficiencia renal o síndrome urémico, infecciones o afección de sistema ner-
vioso central; la corticoterapia puede incrementar algunos síntomas. Se exacerba en el transcurso de las 12
primeras semanas de embarazo y remite de manera espontánea en el último trimestre y después del puerperio.
Las complicaciones aumentan durante el embarazo y es posible que haya premadurez y aborto espontá-
neo en 16%; los recién nacidos pueden presentar lupus neonatal. Las mujeres con anticuerpos antifosfolípi-
do tienen riesgo de trombosis y aborto repetido. Si la paciente presenta actividad lúpica antes de la
concepción, el pronóstico es favorable. La titulación de autoanticuerpos ayuda a evaluar la gravedad y a
clasificarel subgrupo o síndrome de superposición ; hay alta especificidad, con nefritis de anticuerpos
dsDNA, y la cantidad guarda relación directa con la actividad , e inversa con el recuento de linfocitos peri-
féricos. En las formas graves y activas hay concentraciones altas de anticuerpos antihistona , en especial
isotipos IgG1 e IgG3. La mortalidad por lupus neonatal es de 10% por complicaciones cardiacas; en muchos
se requiere marcapasos. 55

Lupus Eritematoso Profundo

Sinonimia: Lupus de Kaposi-Irgang, paniculitis lúpica.
Definición: Variedad cutánea de lupus eritematoso, caracterizada por lesiones discordes y nódulos subcutá-
neos firmes, bien delimitados, con alteraciones histológicas propias del lupus discoide, en infiltrados linfo-
cíticos en la dermis profunda o tejido celular. No hay fiebre ni trastornos inmunitarios.56
Datos epidemiológicos. Afecta a todas las razas, con predominio En mujeres y entre el segundo y cuarto
decenios de la vida, pero puede observarse en niños hacia los 10 años de edad. Representa 2 a 3% de los
casos de lupus. Se han informado casos familiares.57

52

Ibidem, pág. 127.

53

Loc. Cit.

54

Loc. Cit.

55

Loc. Cit.

56

Ibidem, pág. 131

57

Loc. Cit.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

69

Etiopatogenia: Se desconoce; parecen influir factores traumáticos, más que la exposición a la luz solar.
Se ha visto vinculado con deficiencia parcial de CD4.
Cuadro clínico: Muestra predilección por cabeza, mejillas y piel cabelluda, partes superiores de brazos
y antebrazos, región lumbar, hombros, nalgas y mamas. En la cara y la piel cabelluda se encuentran a me-
nudo lesiones discordes que pueden coincidir sobre nódulos subcutáneos de uno a varios centímetros de
diámetro; son firmes, a veces dolorosos, están cubiertos por piel eritematosa y dejan cicatrices atróficas
eprimidas (fóveas) (Fig. 32-1)58

o lipoatrofia; rara vez hay ulceración o calcificación ; la piel suprayacente
puede ser normal. La alopecia es un dato importante y frecuente. No hay síntomas generales ni fiebre. Puede
relacionarse con lupus discoide (70%) , y evolucionar hacia lupus sistémico (10.8%).59
Datos Histopatológicos: En la epidermis puede haber datos de lupus eritematoso discoide (20%), con
infiltrados dérmicos linfocíticos perianexiales y perivasculares en parches. Hay paniculitis lobulillar con
edema septal; puede haber signos de necrosis grasa y formación de granulomas de linfocitos, a menudo con
centros germinales; algunos consideran que la presencia de polvo nuclear en el infiltrado establece el dia-
gnóstico. En etapas avanzadas hay fibrosis.60
Datos de Laboratorio: La inmunofluorescencia directa revela banda lúpica en la piel afectada, en 80 a
85%; la indirecta es negativa. En 70 a 75% hay anticuerpos antinucleares, pero es excepcional la presencia
de anticuerpos anti-DNA nativo (anti-nDNA). Cuando se vuelve sistémico, se observa hipocomplemente-
mia. Anticuerpos antinucleares, banda lúpica en piel no expuesta, VDRL positivo, sedimentación eritocítica
acelerada, y leucopenia.61

El Lupus Secundario a Medicamentos

Se presenta después de algún tiempo de tomar fármacos recetados para diferentes enfermedades (que no son
Lupus). Los síntomas de éste tipo de lupus son similares a aquellos de la forma sistémica. Los medicamen-
tos relacionados más frecuentemente con éste tipo de lupus son la hidralazina (empleada para tratar la pre-
sión alta o hipertensión arterial) y la procainamida ( que se usa para el tratamiento de las alteraciones del
ritmo cardiaco). El lupus inducido por medicamentos es más común en los hombres, dado que éste tipo de
fármacos son prescritos más frecuentemente en pacientes del sexo masculino. Sin embargo, solamente el
4% de la gente que toma éste tipo de medicinas desarrollará anticuerpos sugestivos de lupus. De éste 4%,
solo un número extremadamente pequeño presentará este tipo de lupus. Los síntomas generalmente van
disminuyendo cuando se suspenden éstos medicamentos hasta desaparecer.

Causa

La o las causas del lupus son desconocidas. Mientras los científicos creen que existe una predisposición
genética para la enfermedad, también es conocido que los que los factores ambientales tienen un papel muy
importante en la aparición del padecimiento. Algunos de estos factores ambientales son: infecciones, antibi-
óticos, (especialmente los derivados de las sulfas y penicilinas), la luz ultravioleta, el estrés en exceso, algu-
nos medicamentos y hormonas.
Aunque es conocido que el lupus se presenta en miembros de una misma familia, aun no se sabe si uno o
varios genes son los responsables de la enfermedad. Recientemente se ha descubierto un gene en el cromo-
soma 1 que está asociado con lupus en algunas familias. Anteriormente los genes del cromosoma 6 llama-
dos los “genes de la respuesta inmunológica”, se asociaban también con la enfermedad. Solo el 10% de los

58

Vid. apéndice pág.

59

Loc. Cit.

60

Loc. Cit.

61

Loc. Cit.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

70

pacientes con lupus tiene un familiar cercano (padres o hermanos), que presenta o puede desarrollar lupus.
Las estadísticas señalan que solo alrededor del 5% de los hijos nacidos de pacientes con lupus, tienen posi-
bilidades de tener lupus eventualmente. Al lupus se le llama con frecuencia “enfermedad de mujeres” a
pesar que muchos hombres también están afectados de la enfermedad. El lupus puede atacar personas de
cualquier edad y ambos sexos, aunque ocurre de 10 a 15 veces más frecuentemente en mujeres adultas que
hombres después de la pubertad o madurez sexual. Los síntomas de la enfermedad son los mismos en hombres
que en mujeres. Las mujeres africanas, indios americanos y personas de origen asiático, desarrollan lupus con
más frecuencia que las mujeres caucásicas. Las razones para estas diferencias étnicas no son claras.
Los factores hormonales pueden explicar el porqué el lupus ocurre con mayor frecuencia en mujeres que
en hombres. El aumento de los síntomas de la enfermedad antes y después de los periodos menstruales y/o
durante el embarazo, apoya la creencia que las hormonas, particularmente los estrógenos, pueden en alguna
forma regular la forma y el progreso de la enfermedad. Sin embargo, la razón exacta de la frecuencia mayor
de lupus en mujeres y el aumento cíclico de los síntomas, es aun desconocido.

Sintomas

Aunque el lupus puede afectar cualquier parte del organismo, la mayoría presenta síntomas solamente en
algunos órganos. En la tabla 1 A se enlistan los síntomas más comunes de los pacientes con lupus.
Tabla de síntomas 1ª
Dolores articulares (artralgias)

95%

Fiebre de más de 38º C

90%

Artritis (articulaciones inflamadas)

90%

Fatiga prolongada o extrema

81%

Ronchas en la piel

74%

Anemia

71%

Afección de los riñones

50%

Dolor en el pecho con respiración profunda

45%

Roncha en forma de mariposa en las mejillas

42%

Sensibilidad a la luz solar (fotosensibilidad)

30%

Pérdida del cabello

27%

Problemas en la coagulación de la sangre

20%

Fenómeno de Raynaud (dedos que se ponen blanco y/o mora-
dos-azules con el frío)

17%

Convulsiones

15%

Ulceras en la Boca o la Nariz

12%
Los once criterios necesarios para el diagnóstico de lupus eritematoso según el Colegio Americano de
Reumatología (ACR) en 1982 publicó esta lista.
Criterio Definición
Eritema Malar Ronchas en las mejillas
Eritema Discoide Ronchas en placas levantadas
Fotosensibilidad Reacción a la luz solar produciendo un aumento del eritema en la piel
Ulceras orales Ulceras en nariz o boca, habitualmente indoloras
Artritis Artritis no erosiva que afecta dos o más articulaciones periféricas (artritis que no destruye el hueso.
Serositis Pleuritis o pericarditis (Inflamación de la tela que cubre el pulmón o el corazón.
Afección renal Exceso de proteínas en la orina (mayor de 0.5 gramos al día o 3+ en las tiras diagnósticas
de laboratorio
Afección neurológica Convulsiones y/o psicosis en ausencia de medicamentos o trastornos neurológicos,
los cuales pueden producir estas manifestaciones.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

71

Afección Hematológica Anemia hemolítica o leucopenia (glóbulos blancos por debajo de 4,000 células
por milímetro cúbico) o linfopenia (menos de 1,500 linfocitos por milímetro cúbico). La leucopenia y
linfopenia se deben detectar en dos o más ocasiones. La Trombocitopenia se debe detectar en ausencia
de medicamentos que pueden producir esta disminución.
Anticuerpos Prueba positiva para los anticuerpos antinucleares.
Antinucleares (ANA) en ausencia de las drogas sabidas para inducirlo.
Afección Examen de laboratorio positivo para anti ADN
Inmunológica de doble cadena, anti Sm positivo, o falsas positivas para la sífilis.

Capítulo II
Principios del Magnetismo

El fenómeno del magnetismo se conoce desde tiempos antiguos. La piedra imán o magnetita, un óxido de
hierro que tiene la propiedad de atraer los objetos de hierro, ya era conocida por los griegos, los romanos y
los chinos. Cuando se pasa una piedra imán por un pedazo de hierro, éste adquiere a su vez la capacidad de
atraer otros pedazos de hierro. Los imanes así producidos están “polarizados”, es decir, cada uno tiene dos
partes o extremos llamados polo norte y sur. Los polos iguales se repelen y los polos opuestos se atraen.62

¿Qué es el biomagnetismo?

El Biomagnetismo Médico se puede dividir en dos grandes ramas en base a sus conocimientos. Primero
como elemento de diagnóstico y segundo como elemento terapéutico, ya que en ambos tiene una aplicación
universal y no depende de una patología en particular, sino del par que se forma a expensas de dicha patolo-
gía y que la identifica como si se tratase de un código de barras o de cualquier otro sistema de identifica-
ción. Es decir, la terapia biomagnética nos permite identificar una patología existente por medio de pares
biomagnéticos.63

La curación de la patología también se consigue por medio del equilibrio del nivel energético en donde
el pH es óptimo para la salud de los organismos vivos y cuya alteración se debe a la presencia de microorganis-
mos patógenos, que distorsionan el pH normal del organismo que sustenta el fenómeno bioenergético.64

Efectos de los campos magnéticos

Las personas que emplean campos magnéticos para curar, a veces existe confusión sobre los conceptos de
Biomagnetismo y Magnetoterapia. El Biomagnetismo es una de las ramas de la Biofísica, que estudia los
efectos del magnetismo en los organismos vivos. La energía magnética es fundamental para la vida. Los
científicos, en especial los japoneses, han observado que las personas que sistemáticamente se someten a
tratamientos con magnetos tienden a rejuvenecer. Uno de los síntomas es la reactivación de la melanina del
pelo y consecuentemente la recuperación de su color. Los resultados de muchos trabajos de investigación
demuestran que el metabolismo y el potencial de hidrógeno (pH) de los seres vivos son nivelados por los
campos magnéticos.65

Los campos magnéticos internos del organismo se alteran por intoxicaciones, infecciones, traumatismos,
tensiones, calidad y cantidad inadecuadas de alimentos y componentes del medio ambiente como aire, con-
taminación, y otros.66

62

Sodi, Pallares, Demetrio, Magnetoterapia y tratamiento metabólico, México, 1994, pp. 29-31.

63

Goiz Durán Isaac Dr. El Par Biomagnético Medicinas Alternativas y Rehabilitación pp. 47.

64

Goiz Durán, Isaac Dr., El Par Biomagnético, Medicinas Alternativas y Rehabilitación pp. 59.

65

Idem.

66

Idem.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

72

Todo esto tiende a modificar el comportamiento del cuerpo humano, el cual gracias a su función
homeostática o de autocontrol reacciona para restablecer y conservar el estado de balance dinámico entre la
mente, masa anatómica composición, metabolismo, funciones y energía, pero cuando se rebasan ciertos
límites, la homeostasis no es capaz de restablecer el equilibrio y entonces se presenta la enfermedad.67

Efectos de los imanes en las enfermedades

Los campos magnéticos trabajan sobre la circulación de la sangre, que contiene hemoglobina y hierro (la
sangre es de color rojo debido al hierro, el hierro con oxígeno, oxidado, es de color rojo). Sin el hierro no
hay energía, y sin energía se detienen el latido del corazón y la respiración, por lo que el hierro es esencial
para la vida, y la influencia de un campo magnético sobre el hierro es considerable.68
Los campos magnéticos producen una pequeña corriente eléctrica debajo de la piel, lo suficientemente fuerte
como para causar efectos biológicos como son: la reducción de dolor, la regeneración celular y nerviosa,69
Un campo magnético atrae y repele las partículas cargadas de la sangre, creando movimiento y calor. Es-
to dilata los vasos sanguíneos, incrementando la circulación de la sangre y acelerando los procesos de cura-
ción y de recuperación. Normalmente en imanterápia se aplica el polo norte (-) de un imán directamente
sobre la zona a tratar, aunque en algunos casos se utiliza el polo sur (+).70
El insomnio responde rápida y eficazmente a la aplicación de un imán sin necesidad de medicación al-
guna. Los dolores de muelas se alivian aplicando el polo norte de un imán sobre la mejilla dolorida. Los
dolores producidos por heridas se pueden aliviar con la aplicación de un imán. El imán resulta muy eficaz
en algunos casos de epilepsia y reduce el número de ataques del paciente. También puede aplicarse un imán
en los ojos: el polo norte le puede ayudar en algunos casos de cataratas precoces, inflamaciones de los ojos,
vista cansada. Para la sordera puede utilizar un imán de barra con los polos en los extremos.71

Etiología del lupus según el biomagnetismo médico

Como pudimos observar, el Lupus es una enfermedad compleja con problemas autoinmunes, degenerativos,
y sobre todo incurable para la medicina alopáticaque diagnostica y trata sintomáticamente o por sus mani-
festaciones metabólicas. Según el Biomagnetismo Médico, existen dos facetas: El Verdadero y el Falso.
En el Verdadero.- La bacteria del Proteus Mirabilis alojada en la Cápsula renal, provoca todas las mani-

festaciones descritas.
El Falso.- Puede ser cualquier otra bacteria como:
Treponema Pálidum (alojado en los puntos deltoides y cuadrado)
El Paludismo ( pómulo – riñón contra lateral)
Estaphylococo Aureus coagulasa negativa (cabeza de páncreas – Suprarenales)
Chlamydia Trachomatis .- (duodeno – riñón izquierdo) entre otras, que también pueden provocar la sin-
tomatología y hasta signología clásicas, pero no los efectos contra la función renal.
Al aplicar la técnica del Par Biomagnético del Dr. Isaac Goiz efectuando el rastreo del cuerpo afectado
por esta enfermedad, se puede identificar de inmediato si es falso o verdadero y curarlo desde el momento
de la colocación de los imanes de más de 10 000 gauss; esta intensidad es para que pueda suceder la correc-
ción de la distorsión del Ph en los órganos afectados.

67

Idem.

68

Idem.

69

Idem.

70

Idem.

71

Idem.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

73

El Par Biomagnético se define como el conjunto de cargas que identifican una patología y que está cons-
tituido por dos cargas principales de polaridad opuesta, que se forman a expensas de la alteración funda-
mental del pH de los órganos que los soportan.

Capítulo III
Ejemplos de 5 patologías desde el enfoque biomagnético y bioenergético

1er caso.- Sexo masculino, de 23 años de edad, edematizado por más de 30 meses con diagnóstico de “insu-
ficiencia renal” y proteinuria, al rastrearlo se observó que con la aplicación de los pares axila-axila, cadera
cadera, duodeno-riñón izquierdo y cápsula renal-cápsula renal, después de 12 horas había desaparecido el
edema, sin sintomatología alguna. En este caso la Chlamydia Trachomatis formó un papel muy importante
porque estaba asociada y fue la bacteria que soportó el diagnóstico. Posteriormente se confirmó clínicamen-
te. Se anexa testimonio.72

2do. Caso.- Paciente femenino de 32 años en Abril del 2002 se presentó con el diagnostico de LES se
encontró los sig. pares biomagnéticos Cápsula renal- C. renal , Timo- Recto , vesícula-vesicula Mediastino
sup.- Mediastino inferior, Costal-costal, y Sacro-sacro y se confirmó después de la despolarización que el
Lupus había desaparecido. Se anexa Testimonio.
3er caso.- Paciente del sexo femenino, de 20 años de edad, con el mismo diagnóstico de LES; al ras-
trearla se encontró timo-recto, cápsula renal-cápsula renal, conducto de vesícula -riñón derecho, riñón izq.-
cápsula y conducto de páncreas riñón izquierdo, al igual que los anteriores, el LES desapareciódespués de la
despolarización.73

4º caso.- Paciente femenina de 52 años con diagnóstico de LES y Artritis Reumatoide y Síndrome de
Raynaud; al rastrearla se encontraron los pares Mediastino-mediastino, Costal-costal, Sacro-sacro, Cápsula
renal-Cápsula renal, Pleura – peritoneo. De esta paciente se anexa su Testimonio posterior al tratamiento
con Biomagnetismo.

5º caso.- Paciente femenina de 31 años con diagnóstico de LES, Artritis Reumatoide, y Síndrome de
Shjögren al rastrearla encontré los pares Bulbo-vejiga, Cápsula renal-cápsula renal, riñón-riñón, suprarrenal-
suprarrenal; al igual que los casos anteriores también esta paciente fue curada. Cabe mencionar que ella
tampoco se podía embarazar y gracias al Biomagnetismo ahora es madre. También se anexa Testimonio. 74

Bioenergética

¿Qué es la bioenergética?

El Análisis Bioenergético es una técnica terapéutica de trabajo energético-corporal.

¿En qué se basa la bioenergética?

Busca la comprensión, en profundidad, de nuestros conflictos interiores. En nuestras vivencias afectivo
familiares están las bases de nuestro aprendizaje, donde primero sentimos, expresamos, y establecemos
nuestras relaciones con el otro ser. Los sentimientos existentes (amor, tristeza, rabia,..), los conflictos vivi-
dos (deseo, represión,...), las pérdidas sufridas (abandonos, duelos, separaciones,...), o sea, la calidad de las
relaciones afectivas vivenciadas en su momento, determinan la persona que somos hoy. Nuestra historia de
vida está grabada en nuestro cuerpo. Hay que liberarlo de viejos miedos y tensiones para que podamos estar
más cerca de nuestras emociones, permitiéndonos así un sentir y un actuar libre y original.

72

vid. apéndice pág.42.

73

vid. apéndice pág.44.

74

vid. apéndice pág.45.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

74

¿En qué nos puede ayudar la bioenergética?

El Análisis Bioenergético actúa sobre nuestro cuerpo y nuestro espíritu, utilizando para ello ejercicios de
respiración (relajación / estimulación), energéticos (carga /descarga), musculares (favorecimiento de la ex-
presión). Actúa siempre dentro de un espacio de seguridad, respetando el ritmo y la historia de cada persona
y, fundamentalmente, trabaja en un clima de confianza y empatía en la relación terapeuta / cliente. La tera-
pia consiste en sesiones, en principio semanales, donde los contenidos de nuestras experiencias, más o me-
nos traumáticas, son llevados, por medio de un proceso energético-corporal, a ser vivenciados y expresados
en su verdadero sentimiento, para de este modo ser analizados y, finalmente integrados en una biografía
coherente, verdadera y llena de sentido.
Se puede decir que en la Bioenergética Médica se tratan fenómenos Psicológicos, Sofrológicos, Hormo-
nales, Espirituales y hasta carenciales; se ha podido observar que esto tiene una dimensión infinita ya que
sin límites, la ayuda al paciente es hasta su curación física, mental y espiritual.

Origen e historia de la Bioenergética

El Dr. Alexander Lowen creó el Análisis Bioenergético como extensión del trabajo de su maestro Wilhem
Reich(1897-1957, psicoanalista, médico y alumno de Freud) que empezó a introducir el trabajo con el cuer-
po en el proceso terapéutico en 1930. Actualmente el Análisis Bioenergético sigue evolucionando con las
investigaciones de psicoanalistas, psiquiatras, biólogos y médicos, tales como Daniel Stern, John Bowlby,
Stanley Keleman, Robert Lewis entre otros.
El Dr. Isaac Goiz nos presenta en su libro el par Biomagnético la importancia de la dualidad bioenergéti-
coa ya que se fdesprende otro principio fundamental, llamado Nivel Energético Normal (NEN)
El NEN define los limites bioenergéticos en donde se llevan a cabo todos los procesos metabólicos celu-
lares de los organismos humanos y, que en razon de la temperatura, no puede salirse del límite de tan solo
un grado centígrado (36 a 37), donde la absorción electromagnética está en el orden de los 400 armstrongs,
debido a que el pH esta muy próximo al valor neutro de la escala convencional, con tolerancias de apenas
tres décimas en ambos sentidos.

Conclusiones

El lupus hasta la fecha se cree que es una enfermedad letal, aún con todos los adelantos de la medicina, no
ha sido posible curarlo; sin embargo, con el Biomagnetismo Médico, es una realidad ya que se ha podido
sanar a más de 150 pacientes de éste padecimiento.
Como se mostró en los ejemplos cada caso es individual, con sus propias peculiaridades y no se puede
tener una fórmula aunque algunos pares biomagnéticos sean similares y otros iguales entre uno y otro pa-
ciente. Esta técnica es más efectiva, rápida y menos traumática que cualquier otro método utilizado hasta
ahora.

Actualmente existe La Fundación de Lupus de América, así como existen de igual forma para el SIDA,
el Cáncer, de la diabetes, etc. se confirma que ésta nueva filosofía médica va enfocada principalmente al
humanismo, y a dar mejor calidad de vida ya que se ha demostrado que funciona.
Esperando que las autoridades den próximamente un alto reconocimiento al Dr. Goiz por su gran descu-
brimiento, le doy las gracias por este máximo tesoro que ha puesto en nuestras manos para contribuir a la
salud y bienestar de la humanidad.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

75

Apéndice

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

76

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

77

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

78

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

79

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

80

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

81

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

82

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

83

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

84

Bibliografía

Arenas, Roberto. Atlas de la Dermatología 2004, Mc Graw Hill, México D.F. 120:132.
Arce Salinas CA, Villa AR, Martínez-Rueda JO y cols. Factors associated with chronic renal failure in 121
patients with diffuse proliferative lupus nephritis: a case control study. Lupus 1995; 4:197-203.
Austin HA, Balow JE. Natural history and treatment of lupus nephritis. Seminars Nephrol 1999;19:2-11.
Bansal VK, Beto JA. Treatment of Lupus nephritis meta analysis of Clinical trials. Am. J Kidney Dis
1997;29:193-9.
Borruos NP. Walport MJ, Hammond AH. Et al. Lupus erythematosus Profundus with partial C4 deficiency
responding to thalidomine, Br. J Dermatol 1991;125: 62-7.
Boumpas DT, Austin HA, Fessler BJ y cols. Systemic lupus erythematosus : emerging concepts. Part 1:
Renal neuropsychiatric, cardiovascular, pulmonary and hematologic desease. Ann Intern Med
1995
; 122:940-50.
Buyon JP. Neonatal lupus síndromes. Curr Opin Rheumatosus 1994;6(5):523-9.
Callen JP. Treatment of cutaneous lesions in patients with lupus Erythematosus Dermatol Clin 1994.
12(1):201-16.
Caproni M. Palleschi GM. Papi C. Fabri P. Discoid lupus erythematosus lesions developed on lupus ery-
thematosus profundus nodules. Int J Dermatol 1995;34(5):357-9.
David-Bajar KM. Subacute cutaneous lupus erythematosus. J Invest Dermatol 1993;100(1):S2-8.
Gatti CF. Azcune R. Porta J.Perisse B Lupus eritematoso tumidus tratamiento con talidomia. Rev Arg Der-
matol 1986;
67(1):50-3
George PM. Tunnessen WWJr. Childhood discoid lupus erythematosus. Arch Dermatol 1993;129(5):613-7
Gillian JN. Sontheimer RD. Systemic lupus erythematosus and the skin. En Lahita RG. Systemic Lupus
Erythematosus 2nd

ed. New York; Churchill Livingstone, 1992:657-81.
Hiepe F. Volk HD. Apostoloff E. et al. Treatment of severe systhemic lupus erythematosus with anti CD4
monoclonal antibody. Lancet 1991; 338:1529-30.
Hochberg MC Updating the American College of Rheumatology revised criteria for the classification of
systemic lupus erythematosus (letter). Arthritis Rheum 1997; 40:1725.
Hughes GRV The anticardiolipin syndrome. Clin Exp Rheumatol 1985;3:285-6.
Izumi A Lupus erythematosus panniculitis. Arch Dermatol1983; 119(1):61-4.
Jurado Santa Cruz F. Ortiz Carrasco S. Manifestaciones cutáneas de lupus eritematoso sistémico. Experien-
cia de 8 años en el Centro Dermatológico Pascua. Rev Centro Dermatológico Pascua 1992;
(3):92-3.
Khorshid SM. Beynon HL. Rustin MHA. Lupus ereythematosus Vegetans. Br J Dermatol 1999;141:893-6.
Lahita RG. Systemic lupus erythematosus 2nd ed. New York: Churchill Livingstone, 1992.
Lee LA. Neonatal Lupus erythematosus J. Invest Dermatol 1993; 100(1):S9-13.
L. Hernando Avendaño P. Aljama. M.Arias. C. Caramelo . J. Egido S. Lamas. Nefrología Clínica 2003;
417-423.
Macotela-Ruiz E. Alvarez de la Rocha B, Suárez de la Torre R. lupus eritematoso profundo., Dermatología
Rev. Mex.1979
; XXIII(1):39-45.
Nousari HC. Kimyai-Asadi A, Provost TT: Generalizad Lupus erythematosus profundus in a patient with
genetic partial deficiency of C4. J Am Acad Dermatol 1999; 41: 362-4.
Peters MS. Su WP. Lupus erythematosus panniculitis. Med Clin North Am 1989; 73:1113-26
Rothe MJ. Kerdel FA. Treatment of cutaneous lupus erythematosus. Lupus 1992;1(6):351-6.
Simon JA. Granados J, Cabiedes J, et al. Clinical and Inmunogenetic Characterization of Mexican patients
with “rhupus” Lupus 2002; 11(5):287-92.
Tan EM. Cohe AS: Fries JF. The 1982 revised criteria for the classification of systemic lupus erythemato-
sus. Arthritis Rheum 1982; 25(11):1271-7.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

85

Trubuil A, Mosser C. Pibovin M. et al. Lupus erythematosus profundus. Ann Dermatol Venereol 1989;
116:129-30.
Van Vugt RM Derksen RH, Kater L. Bijlsma JW. Deforming arthropathy or lupus and rhupus hands in
systemic lupus erythematosus. Ann Rheum Dis 1998; 57(9):540-4
Ward GM. Syudensky S. Clinical manifestations of systemic lupus erythematosus identification of racial
and socioeconomic influence. Arch Intern Med 1990; 150:849-53.

Par Biomagnético, Biomagnetismo Médico y Bioenergética, experiencias de curación, 2005

86

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->