Está en la página 1de 6

UMBRALES EN EL RELATO BIOGRÁFICO

¿Hasta qué punto lo vivido es propio si esas vivencias son con otros? ¿Qué de lo vivido es propio si esas vivencias adquieren sentidos al referir un nos? ¿El relato biográfico que es?

Aún en el tránsito más elevado del delirio imaginativo o recuerdos trasnochados, hay una referencia directa o indirecta a una persona que siendo

un otro, pasa y entra en el propio relato tejiendo campos de sentido en un tiempo/espacio, en común.

Mi

punto de vista no supone una verdad. Esto es una obviedad.

El

modo en que configuro una escena con mi cámara es parte de un proceso

de construcción (del relato) de mi realidad, en un tiempo y espacio. Esto también es casi una obviedad. Por lo cual, r=rr.e/t; siendo r realidad equivalente a la configuración dada por la realidad de ese relato, resultante en un espacio de tiempo determinado.

Ahora bien, ese punto integra tan sólo una miríada de otros puntos sucesivos (a veces lineales), a partir de los cuales trazo la curva narrativa de ese espacio/tiempo.

El

relato refiere un soy, con sus juguetes y juegos.

Si

fui la infatible hermanita mayor, obediente hija y diestra nieta, posiblemente

los episodios con los que confirme el “endo”, el siendo, vayan a reforzar esos roles y esas ideas. Y los jefes serán niños exigentes, el partner presentará tendencias de rigidez o dogmatismo, y enseñantes orientarán a diferentes aptitudes (que es lo que necesitaría alguien para sostener los otros dos roles).

A la vez que actuaré todos esos roles en una mixtura alternada, según los

estados de autoestima y grados de seguridad emocional por los que transite,

ya sea en los diferentes períodos hormonales menstruales o el clima o los

http://mceciliamoncalvo.weebly.com

1

CM CONTENIDOS – CONTEXTOS: UMBRALES EN EL RELATO BIOGRÁFICO 9 diciembre, 2015

sueños. Luego sobreviene el tiempo de tomar el control de esas variables. Algunos parlamentos cambian. Corto algunos hilos y suelto el corpiño con aros. Sin embargo, toda esa miríada de alternancias que arman una línea de relato estará de algún modo ahí para que no me duerman, y traerá en ínfimos elementos los juegos que salpimentaron episodios breves de mi infancia, a través de los cuales fui dicha de modo similar o me lo inventé de modo similar.

Y todo ese peregrinaje es el punto de vista de una persona. Y con eso arma

relatos. Entre ellos, el biográfico.

A eso debemos sumar, considerar que misma cosa ocurre en cada uno de

nosotros, incluso un rato después del día en que nos apiolamos (empezamos a cortar la piola, el cordón) y al observar los juegos de los mecanismos empezamos a irnos de funciones y lugares de dolor, mortificación, humillación, insatisfacción, desamor, destrato.

De modo que la suma de nuevos puntos van a (re)configurar la forma de la curva de cada uno y del conjunto. Al conversar con otro pongo en juego esos valores y los hago actuar. Intercambio criterios. Y a veces la trama (propia y del otro) cambia. La pregunta raja la cortina, a veces una tela del sillón; otras veces las del colchón y en más de una ocasión, la tanza de la guitarra o la cadena de

la hamaca.

La movilización de nuestros componentes reflexivos en la difusión a otros, podría conducir a un estado de ampliaciones del punto de vista.

El modo de conformar la vida de mi punto de vista expresa tan sólo el tipo de

encuadre que hago de la propia realidad (in.ex.terna: la tríada en la representación edípica de algún modo está: padre, madre, hija/mamá, hermano, hermana/ papá, hermana, hermana y todas las combinaciones posibles, cual regla de signos; y el problema no es el triángulo; el tema es quién es quién en ese juego, pero eso es otro tema).

Todo cuanto tenga para decir en nombre del otro, atañe a un simple reflejo en el espejo de mi. Cualquier similitud con la realidad en el punto de vista del otro, son campos de sentido compartidos.

Cuando la suma de la realidad de los puntos de vista aumenta, no deviene verdad; pero sí realidad del nivel de representación de ese punto de vista.

Sigo.

Las lógicas de metaforización (de un grupo) refieren convenciones en las formas de pensar; aquello que culturalmente es aceptado.

En Metáforas de la vida cotidiana, Lakoff señaló que en la cultura occidental, las lógicas de cantidad mucho y grande son equivalentes a bueno o mejor; mientras que en oriente sucede a la inversa: menos es más. Dichas lógicas expresan la forma cultural de encuadrar el ojo de la cámara colectiva en esas comunidades. Aún con el arrase globalizante, totalizante, del capitalismo/globalización/digitalización. Dispositivos de aldea y sus estados de opinión.

La cámara representa el encuadre del ojo y a su vez lo modifica o condiciona. Esto que me representa, en el ruedo, dice un modo de pensar.me.nos.

En ese sentido, documental y ficción son umbrales flacos en el ejercicio angurriento de toda categorización. Cuando el señor Miyagi enseña al joven aprendiz de Karate las bases de entrenamiento corporal, acude a “encerar/pulir”, refiriendo dos tipos de movimiento de defensa y a su vez construcción de su ubicación en el campo de batalla. Giro abierto de brazo hacia la izquierda: “encerar”, giro abierto hacia la derecha “pulir”. 1 Algo similar podría tomarse en cuenta a la hora de fijar/des.fijar las etiquetas con las que componemos los tags mentales.

1 Karate Kid, el momento de la verdad: una película estadounidense de 1984 dirigida por John G. Avildsen, ganador

http://mceciliamoncalvo.weebly.com

3

CM CONTENIDOS – CONTEXTOS: UMBRALES EN EL RELATO BIOGRÁFICO 9 diciembre, 2015

Un juego dinámico de observación y reflexión acerca de lo que de algún modo nos toca, es un gimnasio a tener en cuenta a quienes nos interesa la difusión, el periodismo, la cultura.

Sigo.

La suma de los puntos de vista en relación a algo tiende a marcar un patrón de valoración; es decir, la tendencia de un modo de nombrar y calificar lo percibido.

Es ahí donde indago.

¿Cuál es el umbral entre la realidad individual y la realidad colectiva, en un escenario donde el uno es porque percibió e interactuó con otros, a la vez que fue percibida y dicha por otros?

Cuando hablo de percepción, hablo de las 5 funciones de sentidos en la construcción de realidad: ver, oír, decir, tocar, gustar: lo que he visto, oído, tocado, etc., en (el recorte de) un tiempo y espacio determinado, + lo que se complementa para dar sentido en el modo de relatar/nos/me.

Las variables tiempo y espacio son determinantes: condicionan el armado del recorte, y esa determinación es dinámica: modifica el gerundio y se modifica en el gerundio. Por otra parte, el relato, en cuanto composición, es ficción (Geertz) y deviene realidad en cuanto alude a la realidad de esa composición.

Ahora bien, a la hora de aludir a hechos taxativos (nacer, morir, abrir, cerrar, etc) no hay ficción en términos ni del hecho, ni culturales ni del relato, sino que hay pura realidad del hecho. Se comprueba y hay una serie de parámetros que determinan y definen esos hechos.

Hay ficción del hecho cuando entra el relato que se entreteje con la percepción: la interpretación del hecho. Hasta cada, un casi listado de puntos obvios o ampliamente trabajados por expertos dedicados a la materia. Sin

embargo, los enumero para acercar la idea que es también la suma de estos aspectos y por los cuales la pregunta por los umbrales del relato biográfico, y de un relato en sí, es sólo una pincelada inicial. Introducción a la materia.

Sigo.

El relato del hecho arma la realidad y los testimonios actúan como componentes argumentales de las evidencias que definen o componen los hechos. Entonces, en el umbral de la realidad, el relato entra como construcción y expresa una realidad cultural. Los recursos para estructurar la valoración de un hecho refieren, muestran, las dinámicas de argumentación que se utilizan para observar la realidad, analizarla, entenderla, juzgarla.

La valoración similar por parte de un grupo, en relación con un hecho o situación, refiere: los elementos de evaluación que se usan, el uso que se les da a esos elementos, y los alcances de representación y representatividad. Representación alude a una cantidad de usuarios de ese valor y representatividad a la pertinencia.

Un sujeto pop puede lograr representación masiva y representatividad en el segmento del tema o área social que representa, deviniendo así un líder de opinión con alto potencial de impacto persuasivo.

La cantidad de personas que adhirieren a la opinión de alguien en la percepción de un hecho pasa a ser tomada como figura de “verdad”. Si bien el testimonio no entra como verdad, sí lo hace en cuanto elemento que se compone y arma con otras evidencias o elementos de estudio, logrando de este modo obrar como pruebas.

Vuelvo a la pregunta: cuál es el umbral del punto de vista del relato (biográfico), cuando los hechos son con otros?

¿El relato, inexorablemente género literario? ¿El relato histórico?

http://mceciliamoncalvo.weebly.com

5

CM CONTENIDOS – CONTEXTOS: UMBRALES EN EL RELATO BIOGRÁFICO 9 diciembre, 2015

Mi abuelo y bisabuelo hacían baldosas. Mis bisabuelos en Italia cultivaban uvas

para hacer vino. Y mi padre y hermanos estudiaron derecho, son abogados. Sin embargo, me inquietan los umbrales de las cosas, el vino lo debo tomar con excesiva lentitud para no emborracharme y además de zurda, soy miope. También me inquieta la innovación, los puntos de apertura, quiebre, juegos que están en el ruedo de la convención. Entiendo que esa inclinación se vio potenciada y enriquecida al psicoanalizarme.

De fondo, las prácticas del linaje masculino familiar están asociadas al hacer

social, con otros, en el sentido cultural externo (las mujeres operaban al interno

de

la familia; hablo de una familia italiana con altos niveles de endogenización

en

los vínculos, cerrados, donde un pariente no suele ser otro diferente a partir

del cual se piensa y asombra, sino una prolongación mental y operativa de la cosa nostra). Y entiendo que al desalojarme, al retirarme, se abren juegos de tensiones a partir de las cuales empiezan las preguntas en la construcción del relato.

Hilo del ovillo que entra en el repensiero, a describir y procurar desescribir relatos de roles, espacios sociales y vínculos.

En resumen, el umbral de mi relato biográfico será siempre el contorno de mi, y

el nivel de conocimiento que haya adquirido en el uso de la información y los valores con los que socialmente salgo al ruedo, al juego. Mi relato no pretende exponer o quebrar la privacidad de otros, sin embargo, los refiero. Sin otro no hay yo. Todo cuanto pueda decir es mi punto de vista y este modo de narrar es

siempre una forma de construcción de lo que viví.

CM. 9 diciembre, 2015