Está en la página 1de 2

de aquella gran pirmide

blanca de sacrificios.
Casa N 165

Slo

No se raj como la de los

escapar, y an despus

Usher, pero lentamente

de

-y a medida que ellos se

transcurridos,

debilitaban-

casa

de los opacos y rayados

susurrarles

vidrios de sus ventanas

en sus sueos, el reino

se observa la figura de

que

ella

su esclavo -que alguna

Vencers,

vez fue amo- recordando

xito,

los das en que aquella

comenz

la

mejor

dominaba:
tendrs

pocos

lograron

tantos

aos
a

travs

reconocimiento y poder.

mujer lo am.

Ganars.

Clara Mara Berduc 2012

Prevalecers.

No se te burlarn nunca
ms.
Lentamente y uno a uno,
sus habitantes cedan a

Casa N 165

su influjo y abandonaban

No se raj como la de los

sus sonrisas. Los sueos

Usher, pero lentamente

anhelados se convertan

-y a medida que ellos se

en

lugares

debilitaban-

peligrosamente

lejanos

comenz

la

casa

susurrarles

en sus sueos, el reino

se observa la figura de

que

ella

su esclavo -que alguna

Vencers,

vez fue amo- recordando

xito,

los das en que aquella

mejor

dominaba:
tendrs

reconocimiento y poder.

mujer lo am.

Ganars.

Clara Mara Berduc 2012

Prevalecers.

No se te burlarn nunca
ms.
Lentamente y uno a uno,
sus habitantes cedan a
su influjo y abandonaban
sus sonrisas. Los sueos
anhelados se convertan
en

lugares

peligrosamente

lejanos

de aquella gran pirmide


blanca de sacrificios.
Slo

pocos

lograron

escapar, y an despus
de

tantos

transcurridos,

aos
a

travs

de los opacos y rayados


vidrios de sus ventanas