Está en la página 1de 6

17/12/2015

El nuevo empleo de sistemas telemáticos o electrónicos en los
trámites con la Administración de Justicia
ALBERTO MARTÍNEZ DE SANTOS
Letrado de la Administración de Justicia
Actualidad Civil, 26 de Noviembre de 2015, Editorial LA LEY
LA LEY  7672/2015

Análisis del nuevo sistema de comunicación previsto en la Ley 42/2015 de reforma de la LEC y que
puesta por el sistema de comunicaciones telemáticas en la línea por excluir el uso del papel y la
presentación clásica de escritos y documentos en los juzgados.

Nuevas tecnologías, Administración de Justicia

I. EL DEBER SER DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS
Sabido es que la implantación de las nuevas tecnologías en la Administración de Justicia afronta
obstáculos inexistentes en otras actividades de la sociedad: se afirma, no sin razón en ocasiones, que
el ordenamiento jurídico no tiene capacidad para adaptarse a una ciencia (la informática) cuya
progresión es vertiginosa, de tal modo que cualquier innovación normativa llega siempre tarde y no
responde a lo que la sociedad demanda. Dicho esto, también es indudable que en numerosas
ocasiones son razones de política legislativa, las estructurales de cada Administración o las
singularidades propias del ordenamiento, las que impiden que la norma "exista" llevándonos a un
vacío provocado que luego, cuando ya es tarde, trata de solventarse apresuradamente.
Pues bien, hay más de lo último en la regulación de las nuevas tecnologías, en su introducción en la
Administración de Justicia y sobre todo en la reciente reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil por la
Ley 42/2015, 5 de octubre (LA LEY 15164/2015), que no se entiende sin la  Ley 18/2011, de 5 de
julio (LA LEY 14138/2011), reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación
en la Administración de Justicia y, ocioso es afirmarlo, sin la desatención del mandato del Legislador
ya que después de cuatro años desde su entrada en vigor solo LexNet (1) cumple las exigencias de
esa norma y salvo notables excepciones, los sistemas informáticos siguen siendo los mismos que los
que estaban en uso a la entrada en vigor de la ley (2) .
En otro orden de cosas las llamadas nuevas tecnologías en la administración de justicia son (o deben
ser) los instrumentos y procedimientos que facilitan la comunicación, la información y la gestión. Así,
decía PÉREZ LUÑO (3)  , que la estructura de la informática jurídica se dividía en tres grandes
sectores: la  informática jurídica documental, consistente en la automatización de las fuentes de
conocimiento en la materia (legislación, jurisprudencia y doctrina); la  informática jurídica
metadocumental o decisional (4)  , integrada por los procedimientos dirigidos a ofrecerle al Juez
soluciones de problemas y, la  informática jurídica de gestión, destinada a la organización de las
oficinas y dependencias judiciales.
Hilando unos y otros conceptos, debe quedar claro para el lector que una Administración de Justicia
completamente electrónica significa que desde el momento en el que el litigante pretende acceder a
la jurisdicción hasta que termina el procedimiento, se hace uso de determinadas aplicaciones que, en
tiempo real, permiten que el órgano judicial y los interesados conozcan su estado; facilitan la

1 / 6

17/12/2015

tramitación mediante el empleo de resoluciones-tipo, los actos de comunicación y los de ejecución y,
por último, que el archivo de las sucesivas diligencias y el del procedimiento, cuando finaliza, se
realiza en soportes informáticos.
Precisamente el art. 26 de la citada Ley 18/2011 define el expediente judicial electrónico como el
conjunto de datos, documentos, trámites y actuaciones electrónicas así como de grabaciones
audiovisuales correspondientes a un procedimiento judicial, cualquiera que sea el tipo de información
que contenga y el formato en el que se hayan generado.
Ni que decir tiene que el derroche de medios técnicos que la reforma legal implica, sólo se justifica si
la estructura a la que sirven puede adaptarse a los mismos y cuando sus usuarios, después de un
periodo de aprendizaje, reciben permanente formación. Ello nos lleva a una evidente conclusión: no
podrá alcanzarse una informatización completa sin reformar la oficina judicial y sin la existencia de
un plan real de introducción de nuevas tecnologías y aunque la de la primera ya se alarga demasiado
en el tiempo, el segundo hubiera debido ser imperativo antes de seguir amontonando, permítanme la
licencia, reformas legales.

II. ¿MODERNIZANDO LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA?
Antes de proseguir conviene no olvidar cual es el punto de partida de esa revolución tecnológica en
ciernes o, si se prefiere, cual es el grado de informatización de nuestros tribunales, porque el art. 4
Ley 18/2011 (LA LEY 26682/2011), no solo reconoce un derecho genérico de los ciudadanos a
relacionarse con la Administración de Justicia utilizando medios electrónicos, sino a elegir, entre
aquellos que en cada momento se encuentren disponibles, el canal a través del cual relacionarse por
medios electrónicos con la Administración de Justicia; a conocer por idénticos medios el estado de
tramitación de los procedimientos en los que sean parte procesal legítima y a la conservación en
formato electrónico de los documentos electrónicos que formen parte de un expediente.
No se preocupe el lector porque no hace falta extenderse mucho y, por lo demás, es conocedor de la
situación. Están en funcionamiento o, deben estarlo, seis sistemas informáticos de gestión procesal
cuya compatibilidad no ha sido totalmente verificada impidiendo que trabajen en una red corporativa;
algunos de ellos con escasa o nula posibilidad de desarrollo y lo que quizá sea más grave,
apreciándose notables diferencias según el territorio, de tal modo que en algunas Comunidades
Autónomas la reforma de la  Ley 42/2015 (LA LEY 15164/2015) dota de soporte normativo a un
sistema informático en funcionamiento y en otras, vuelvan a permitirme la licencia, será imposible
llegar a tiempo (5) .
Existen varias páginas  Web corporativas, en las que se advierten las mismas diferencias por
territorios que las que afectan a las aplicaciones procesales.
En tercer lugar, y en otra línea de trabajo, al margen de la desarrollada por el Ministerio de Justicia y
por dos o tres Comunidades Autónomas, el Consejo General del Poder Judicial gestiona el Punto
Neutro Judicial como una red de servicios que ofrece a los órganos judiciales, la posibilidad de
utilizar accesos directos a diferentes aplicaciones y a las bases de datos del Consejo y de otros
organismos de la Administración General del Estado. Esta red, que ha ido incorporando accesos hasta
completar los de todas las Administraciones que disponen de información patrimonial de particulares
y empresas, tiene, al mismo tiempo una indiscutible ventaja y otra desventaja. La ventaja es que
existe un entorno único y con una única contraseña o registro, se accede a múltiples aplicaciones; la
desventaja es que no hay posibilidad de interconexión con los sistemas del Ministerio de Justicia y de
la Comunidades Autónomas.
Con este panorama y sin entrar en otras consideraciones, el proceso de informatización de la
Administración de Justicia no ha pasado de la primera fase, esto es, se ha dotado a los usuarios de
equipamientos con mayor o menor capacidad (muchos de ellos ya obsoletos); se han creado algunas
redes locales y se han facilitado bases de datos con acceso restringido. Nada más. Llama la atención,

2 / 6

17/12/2015

en consecuencia, que con éste desbarajuste tecnológico pasemos, sin solución de continuidad, a la
obligación  «de la aplicación generalizada de los medios electrónicos como forma normal de
tramitación de los procedimientos judiciales y de relacionarse la Administración de Justicia con los
profesionales y con los ciudadanos» lo que pretende conseguirse «mediante una reforma en
profundidad de las diferentes actuaciones procesales para generalizar y dar mayor relevancia al uso de
los medios telemáticos o electrónicos» (6)
Sentado esto ¿era necesaria esta reforma procesal de la  Ley 42/2015 (LA LEY 15164/2015) para
iniciar el tránsito hacia el expediente judicial electrónico? No hace falta darle muchas vueltas al
asunto para responder afirmativamente. El problema de la Ley 18/2011 (LA LEY 26682/2011) era que
obligaba a las Administraciones competentes en materia de Justicia a la dotación de medios y al
dictado de normas de desarrollo y, tampoco les descubro nada si afirmo que esta suerte de
vinculaciones normativas tiene escaso o nulo éxito; lo que hace ahora esta reforma, cuatro años
después, es obligar a los profesionales de la Justicia al empleo de los medios electrónicos y, por
arrastre, a las Administraciones a fin que faciliten a los órganos judiciales y a las fiscalías los
sistemas necesarios para comunicarse con los profesionales y otros interesados con lo que, en teoría,
ya no podrán mirar para otro lado en esta cuestión.
De todas formas, importa destacar que los profesionales de la justicia deberán realizar sus
comunicaciones por medios electrónicos «cuando técnicamente estén disponibles» y las oficinas
judiciales utilizarán en todo caso medios electrónicos en sus comunicaciones con otras
Administraciones y organismos públicos, «salvo imposibilidad legal o material» (art. 33 Ley 18/2011).

III. LOS SISTEMAS TELEMÁTICOS O ELECTRÓNICOS EN LOS TRÁMITES CON LA
ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
1. Sujetos obligados y sujetos facultados
La Ley 42/2015 (LA LEY 15164/2015), distingue entre profesionales de la justicia, sujetos obligados
a intervenir con medios electrónicos e interesados que no sean profesionales de la justicia. Los
primeros estarán obligados al empleo de los sistemas telemáticos existentes en la Administración de
Justicia a partir del día 1 de enero de 2016 y los últimos, a partir del día 1 de enero de 2017.
En todo caso, estarán obligados a intervenir a través de medios electrónicos con la Administración de
Justicia, los siguientes sujetos: a) las personas jurídicas; b) las entidades sin personalidad jurídica;
c) quienes ejerzan una actividad profesional para la que se requiera colegiación obligatoria para los
trámites y actuaciones que realicen con la Administración de Justicia en ejercicio de dicha actividad
profesional; d) los notarios y registradores; e) quienes representen a un interesado que esté obligado
a relacionarse electrónicamente con la Administración de Justicia y f) los funcionarios de las
Administraciones Públicas para los trámites y actuaciones que realicen por razón de su cargo.
No obstante, los interesados no obligados podrán optar por el empleo de los medios electrónicos y
en tal caso, deberán comunicar a las oficinas judiciales el hecho de disponer de dichos medios y la
dirección electrónica habilitada a tal efecto.
Junto a la moratoria para los interesados que no sean profesionales, aparece el concepto de
«ciudadano» en el art. 33 Ley 18/2011, que podrá elegir,  «en todo momento la manera de
comunicarse con la Administración de Justicia, sea o no por medios electrónicos». No se acierta a
comprender esta última categoría, pues si hablamos de proceso solo hay «ciudadanos interesados»
en tanto quien no pueda acreditar un interés no tendrá acceso al mismo (art. 140 LEC (LA LEY
58/2000)).
Cita aparte merecen los peritos designados por los órganos judiciales quienes emitirán por escrito su
dictamen, que harán llegar por medios electrónicos (art. 346 LEC (LA LEY 58/2000)).

3 / 6

17/12/2015

Por último y a modo de singularidad relevante, para poder participar en la subasta electrónica, los
interesados deberán estar dados de alta como usuarios del sistema, accediendo al mismo mediante
mecanismos seguros de identificación y firma electrónicos de acuerdo con lo previsto en la  Ley
59/2003, de 19 de diciembre (LA LEY 1935/2003), de firma electrónica, de forma que en todo caso
exista una plena identificación de los licitadores.

2. Los medios electrónicos en los trámites con la Administración de Justicia
A la distinción anterior por categorías cuasi personales sigue la procesal, de tal modo que los
profesionales y sujetos obligados a partir de la fecha indicada, intervendrán en el proceso mediante
el empleo de los sistemas telemáticos. Obsérvese dos particulares de cierto interés: la obligatoriedad
del empleo de los sistemas telemáticos existentes en la Administración de Justicia solamente
comprende la presentación de escritos y documentos y la realización de actos de comunicación
procesal y, en segundo lugar, la ley no aclara qué debe entenderse por «medios electrónicos,
telemáticos, infotelecomunicaciones o de otra clase semejante».
El primer extremo muestra que el Legislador ha sido especialmente cauteloso y pese a disponer del
suficiente amparo legal parece haber optado, en esta ocasión, por una medida que garantice el éxito
y no el colapso de las oficinas judiciales. Fácil hubiera sido modificar en su integridad la Ley de
Enjuiciamiento Civil para adaptarla a la Ley 18/2011, como también lo es aventurar cual hubiera sido
el resultado de esa medida.
En cuanto a la segunda advertencia, la Ley 18/2011 define el «Medio electrónico»   c o m o   e l
«Mecanismo, instalación, equipo o sistema que permite producir, almacenar o transmitir documentos,
datos e informaciones; incluyendo cualesquiera redes de comunicación abiertas o restringidas como
Internet, telefonía fija y móvil u otras».
En otro sentido la intervención de los profesionales y de los sujetos obligados se realizará empleando
«firma electrónica reconocida» (7)  y se adaptará a lo establecido en la tantas veces citada la  Ley
18/2011, de 5 de julio (LA LEY 14138/2011), reguladora del uso de las tecnologías de la información
y la comunicación en la Administración de Justicia.
Y ¿a qué tramites afecta esa intervención? Como hemos anticipado la reforma se limita a los actos de
comunicación y a la remisión y recepción de todos los escritos y demás documentos a través de estos
sistemas, salvo las excepciones establecidas en la ley.
El incumplimiento de la obligación no solo se sanciona con la inadmisión de la actuación que se trata
de realizar, sino que además la subsanación podrá ser única. Esto es, no será preciso practicar el
requerimiento cuando el profesional hubiera sido requerido en tal sentido por cualquier otro órgano
judicial del mismo partido judicial. El art. 43 Ley 18/2011 es más riguroso que el art. 273.5 LEC (LA
LEY 58/2000) y mientras los dos prevén la subsanación, el primero establece un requerimiento
personal (al profesional) y no procesal (subsanación en los términos del  art. 231 LEC (LA LEY
58/2000)), ampliando las consecuencias de la desatención a todos los procesos en los que intervenga
y no solo a aquel en el que se hubiera practicado.
Dicho esto, los escritos y documentos se presentarán en soporte papel cuando los interesados no
estén obligados a utilizar los medios telemáticos y no hubieran optado por ello, cuando no sean
susceptibles de conversión en formato electrónico y en los demás supuestos previstos en las leyes
(art. 135 LEC (LA LEY 58/2000)).
También se practicarán por medios electrónicos los actos de comunicación y el destinatario podrá
identificar un dispositivo electrónico, servicio de mensajería simple o una dirección de correo
electrónico que servirán para informarle de la puesta a su disposición de un acto de comunicación,
pero no para la práctica de notificaciones (art. 152.2 LEC (LA LEY 58/2000)) (8) .
Asimismo, cualquier titular registral de un derecho real, carga o gravamen que recaiga sobre un bien

4 / 6

17/12/2015

podrá hacer constar en el Registro una dirección electrónica a efectos de notificaciones. Habiéndose
señalado una dirección electrónica se entenderá que se consiente este procedimiento para recibir
notificaciones, sin perjuicio de que estas puedan realizarse en forma acumulativa y no alternativa a
las personales (art. 660 LEC (LA LEY 58/2000)).
Haremos, por último, un breve comentario sobre los exhortos porque aquí la innovación corre algún
riesgo por la confusa redacción del art. 172 LEC (LA LEY 58/2000). Ordena el precepto que el exhorto
se remita directamente al órgano exhortado por medio del sistema informático judicial o cualquier
otro medio telemático o electrónico (9)  , pero «sin perjuicio de lo anterior», si la parte a la que
interese el cumplimiento del exhorto así lo solicita, se le entregará éste bajo su responsabilidad, para
que lo presente en el órgano exhortado. Esa discutible doble vía se confirma en el art.175.1 LEC (LA
LEY 58/2000), que no obliga a la devolución sino a la comunicación al exhortante del cumplimiento
del exhorto conforme a lo previsto en el apartado 1 del art. 172 LEC (LA LEY 58/2000), esto es, por
medio del sistema informático judicial, que será lo habitual.
Súmese a lo dicho que incomprensiblemente se conserva el auxilio judicial del art. 165 LEC (LA LEY
58/2000) y no solo por su deficiente ubicación sistemática [hablamos de un exhorto aunque el
legislador se empeñe en referirse al «despacho» (10)  ] sino porque si la comunicación tiene lugar
mediante un medio técnico, no hay razón para que el juzgado que la ordena no la efectúe él mismo
con independencia de que el destinatario resida fuera de su circunscripción. Sólo si resultara negativa
la comunicación y tuviera que reiterarse debería solicitarse el auxilio judicial y, esto se dice, pese a la
supresión de la cita al art. 161 LEC (LA LEY 58/2000), debiéndose colegir que pese a ello, el art. 165
LEC (LA LEY 58/2000) únicamente regula los actos de comunicación que hayan de practicarse en la
forma dispuesta en el repetido art. 161 LEC (LA LEY 58/2000) (mediante entrega en la persona de su
destinatario).
Aún más, curiosamente el  art. 165.3 LEC (LA LEY 58/2000) indica que «dichos actos podrán ser
realizados, a instancia de parte, por procurador, encargándose de su cumplimiento en los mismos
términos y plazos establecidos en el párrafo anterior», conduciéndonos a una antinomia de muy difícil
explicación: ¿cómo va a encargarse la parte de la gestión del «despacho» en los «mismos términos»
que el órgano judicial? Lógico parece que solo se permita dicha solicitud de parte, en los supuestos
en los que el despacho deba realizarse en soporte papel por ir el acto acompañado de elementos que
no sean susceptibles de conversión en formato electrónico y que, a modo de regla general y sin otras
excepciones que la indicada, los órganos judiciales remitan todos los demás por el sistema
informático judicial (art. 165.1 LEC (LA LEY 58/2000))
(1)

«LEXNET» es un sistema de correo electrónico de transmisión segura de información basado en la firma electrónica. El sistema
permite la comunicación de las oficinas judiciales con Abogados y Procuradores, la realización de actos de comunicación
procesal por los órganos judiciales, la presentación de escritos y documentos, y la comunicación con fedatarios públicos,
Registros de la Propiedad y Mercantiles, centros administrativos (Administración tributaria, Seguridad Social, etc.) y con los
propios ciudadanos.

(2)

Afirmación que supone el incumplimiento del plazo fijado en la Disposición adicional segunda Ley 18/2011: «Para garantizar la
efectividad del derecho a la tutela judicial reconocida en el artículo 24 de la Constitución (LA LEY 2500/1978), en el plazo de
cinco años desde la entrada en vigor de esta Ley las Administraciones con competencia en materia de Administración de
Justicia dotarán a las oficinas judiciales y fiscalías de sistemas de gestión procesal que permitan la tramitación electrónica de
los procedimientos».

(3)

PÉREZ LUÑO, A., Manual de Informática y derecho, Edit. ARIEL, 1996, pág. 92.

(4)

En lo que se refiere a la informática jurídica metadocumental o decisional, nada hay previsto y, es difícil que en algún momento
pueda estar disponible algún sistema que reúna las características que, según PÉREZ LUÑO la definen, ya que se trataría de una
aplicación o programa que calificaría jurídicamente un determinado supuesto o ayudaría a interpretar las normas aplicables al

5 / 6

17/12/2015

mismo; que indicaría el comportamiento jurídico más conveniente en relación a un determinado contexto normativo o, que
combinaría ambas tareas mediante la elaboración de marcos conceptuales más elaborados para una representación del
conocimiento jurídico más exacta.

(5)

Me refiero a los términos que fija la Disposición final duodécima, segundo apartado, de la Ley 42/2015:  «No obstante, las
previsiones relativas a la obligatoriedad de todos los profesionales de la justicia y órganos y oficinas judiciales y fiscales, que
aún no lo hagan, de emplear los sistemas telemáticos existentes en la Administración de Justicia para la presentación de
escritos y documentos y la realización de actos de comunicación procesal en los términos de la ley procesal y de la  Ley
18/2011, de 5 de julio (LA LEY 14138/2011), reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación,
entrarán en vigor el 1 de enero de 2016, respecto de los procedimientos que se inicien a partir de esta fecha.
Por otra parte, las previsiones relativas al archivo electrónico de apoderamientos apud acta y al uso por los interesados que no
sean profesionales de la justicia de los sistemas telemáticos existentes en la Administración de Justicia para la presentación
de escritos y documentos y la realización de actos de comunicación procesal en los términos anteriormente indicados, entrarán
en vigor el 1 de enero de 2017».

(6)

Exposición de motivos de la  Ley 42/2015, de 5 de octubre (LA LEY 15164/2015),  de reforma de la  Ley 1/2000, de 7 de
enero, de Enjuiciamiento Civil (LA LEY 58/2000).

(7)

La firma electrónica es un mecanismo de seguridad que responde a uno de los problemas graves que tiene el correo
electrónico: la seguridad y la autentificación de lo que se envía y de quien lo hace. Es muy fácil crear un mensaje falso
suplantando a otra persona y para tratar de corregir esta debilidad aparecieron diversos sistemas de firma digital o firma
electrónica, de forma que el mensaje lleve incorporado algún sistema de autentificación o que posibilite esa autentificación. Eso
se consigue combinando diferentes técnicas de criptología y teóricamente, quien reciba uno de estos mensajes podrá
comprobar si el mensaje es auténtico o falso.
El art. 3 Ley 59/2003, de 19 de diciembre (LA LEY 1935/2003), de firma electrónica, la define como el conjunto de datos en
forma electrónica, consignados junto a otros o asociados con ellos, que pueden ser utilizados como medio de identificación del
firmante y la «firma electrónica avanzada» como la firma electrónica que permite identificar al firmante y detectar cualquier
cambio ulterior de los datos firmados, que está vinculada al firmante de manera única y a los datos a que se refiere y que ha
sido creada por medios que el firmante puede utilizar, con un alto nivel de confianza, bajo su exclusivo control.
Por último se considera «firma electrónica reconocida» la firma electrónica avanzada basada en un certificado reconocido y
generada mediante un dispositivo seguro de creación de firma, teniendo respecto de los datos consignados en forma
electrónica el mismo valor que la firma manuscrita en relación con los consignados en papel.

(8)

Se ha modificado también el art. 155.2 LEC (LA LEY 58/2000) y así el demandante deberá indicar cuantos datos conozca del
demandado y que puedan ser de utilidad para la localización de éste, como números de teléfono, de fax, dirección de correo
electrónico o similares, que se utilizarán con sujeción a lo dispuesto en la Ley 18/2011, de 5 de julio (LA LEY 14138/2011),
reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia. Esta previsión
completa la del apartado 5 del mismo artículo que había pasado desapercibida y, sobre la que recientemente se ha pronunciado
el Tribunal Constitucional en STC 181/2015 de 7 de septiembre (BOE 13 de octubre de 2015) en estos términos:  «Por
consiguiente, y al igual en el caso resuelto en la Sentencia referida, ha de concluirse que en el presente caso se ha vulnerado
el derecho a la tutela judicial efectiva sin indefensión de los demandantes de amparo, por la falta de diligencia del órgano
judicial en su obligación de agotar los medios de averiguación del domicilio real para obtener una notificación personal y
efectiva, cuando, además, constaba identificado otro domicilio a los efectos de notificaciones en los documentos contractuales
aportados con la demanda de desahucio, aparte de figurar la dirección de correo electrónico de uno de los actores, que es uno
de los instrumentos que, según se desprende del art. 155.5 LEC (LA LEY 58/2000), puede utilizarse para llevar a efecto las
notificaciones, con cumplimiento de determinadas garantías, tal y como se afirmó en la STC 58/2010, de 4 de octubre».

(9)

Salvo los supuestos en los que deba realizarse en soporte papel por ir el acto acompañado de elementos que no sean
susceptibles de conversión en formato electrónico.

(10)

La palabra despacho se utilizaba en la  LEC 1881 (LA LEY 1/1881) en dos sentidos. En un sentido estricto se equiparaba a
carta-orden, entendida como comunicación que un juez dirige a uno inferior para la práctica de alguna diligencia judicial (antiguo
art. 285). En un sentido amplio englobaba a todos los medios de auxilio judicial: suplicatorios, exhortos y cartas-órdenes, tal y
como se deducía de los arts. 291 a 293. Esta última acepción perdura en varios preceptos como el 165 o el 313 LEC (Vid.
FURQUET MONASTERIO, Los actos de comunicación procesales, Barcelona, 2001).

6 / 6