Está en la página 1de 10

Daniel Medvedov

Madrid
2015

asculino y

emenino

Voy a empezar a revelar algo que muchos saben pero no se dan cuenta de ello.
Nosotros somos una naranja entera, no somos una media-naranja en busca de su otra
mitad, como se suele decir como una muletilla. Los hombres son masculinos, es cierto,
pero slo por fuera, pues por dentro son femeninos, se derriten como una mujer. Las
mujeres, al revs, son femeninas por fuera y masculinas por dentro, firmes, fuertes, como
una piedra. As se explica la homosexualidad, pero este no es el tema de este escrito. El
tema de esto es espectacular: a menudo he observado que al envejecer, los hombres que
eran muy masculinos de jvenes - como Alain Delon, por ejemplo, - de pronto al
ponerse viejos, parecen unas viejas, dicho eso sin ofender a las seoras de edad. Y al
contrario, las mujeres, al envejecer, parecen unos hombres. Es por la inversin dentrofuera, fuera-dentro de la energa tpica para cada uno de los dos sexos. Dicho sea de paso,
pues es asunto complejo - ello ocurre por el hecho de no haber esa gente reunido y
guardado el nudo triple de la Energa - el Alma, de la Luz - el Ser y del Cuerpo, - a los 33
aos, cuando de modo natural estas tres entidades se encuentran y conviven en una
esplndida y mutua unin. Esporello quelos maestros espirituales se dejan crecer la barba,
para que no haya confusin.
Es un proceso natural. No teman.
Qu podemos hacer?
Nada.
Hay un recurso, para los hombres: dejarse crecer la barba blanca.

Hay que llegar a ser un crculo, y ello es llegar a ser ni hombre ni mujer

estos son Belmondo y Delon aos despus, dos viejas chuchumecas, y


mira como eran: