CONTEXTO DE RENÉ DESCARTES

El texto pertenece a la obra del filósofo racionalista Rene Descartes, El Discurso del Método. Es una obra del siglo
XVII pero el racionalismo no es comprensible sin el Renacimiento, ya que es durante esta época cuando los escritores
y los artistas vuelven su vista a Grecia y Roma. Se recupera la confianza en el ser humano y se tiene una visión
optimista de la vida, basada en el deseo de saber, la curiosidad científica, el desarrollo del concepto del progreso
humano, la fe en el modelo matemático y una nueva concepción del mundo.

Frente a esto el siglo XVII es un periodo de profunda crisis, se está en el camino de optar por un modelo
geocentrista del universo frente a los modelos de Aristóteles y Santo Tomas de Aquino. Además durante este siglo,
se continúa con la enseñanza de esos modelos pero las vanguardias ya van por otro camino y es por eso que se
produce una confusión y un malestar por el aparente fracaso intelectual de la sociedad.

Al mismo tiempo se produce una revolución científica que afecta a todas las ramas del conocimiento científico. En la
rama de astronomía, se considera que la tierra gira alrededor de unos cuerpos celestes y circulares; la física se
muestra contraria a la teoría de Aristóteles; en metodología se reconoce la ineficacia del método escolástico. Se
produce una grave crisis religiosa alentada por los conflictos entre católicos, protestantes y anglicanos. Frente a esto
se atisba una situación de esperanza en el progreso científico y una filosofía en busca de la certeza partiendo del
nuevo método.

El racionalismo, es la corriente filosófica en la que podemos encuadrar a Descartes se caracteriza por: la afirmación
de la existencia de una única razón y la confianza en su capacidad cognitiva; la apuesta por la existencia de las ideas
innatas como base del conocimiento; el rechazo del valor de las experiencias históricas y culturales; la ciencia
deductiva; el método racional la; seducción por la aplicación matemática del método; el universo dividido en dos:
máquina y pensamiento; la correspondencia entre el orden del pensamiento y el de la realidad garantizada por Dios.

Como punto de partida podemos situar a Descartes entre la crítica escéptica y la dogmática escolástica con el
espíritu matemático como superación de ambas y bajo el espíritu de la nueva ciencia. Es la carta fundacional de la
nueva filosofía, para hacer comprensible su discurso, acude a la escolásticas; rechaza la falsedad de doctrinas
opuestas a la razón y la verdad apoyado en el escepticismo; y llega al método seguro apoyado en las matemáticas

Descartes es educado en los principios escolásticos en la Fleche. Aunque esos principios fueron renovados por
maestros como Pedro Fonseca o Francisco Suárez, para Descartes no dejan de ser un pseudo-saber, verbalista,
estéril e ineficaz, con argumentaciones basadas en silogismos que parten de principios basados en fe o en autoridad
y lleva a un estancamiento de la ciencia debido a reglas complejas faltas de rigor y claridad. Todo ello le lleva a
rechazar el principio de autoridad.

Para el escepticismo no hay verdad universal y necesaria, no hay tampoco certezas o evidencias; los sentimientos de
inseguridad e incertidumbre acompañas al hombre. Descartes comprende cuando utiliza la duda como método pero
lo supera cuando encuentra la primera verdad. LA duda es el obstáculo a superar para encontrar la verdad

El estoicismo también deja una huella en Descartes sobre todo a través de Séneca y su obra ¨Sobre la vida feliz¨ .
Influye en su orientación moral, cuando identifica virtud y ciencia y cuando identifica obra moral con saber.

De San Agustín recibe tres influencias fundamentales: - Intento de superar la duda a través del cogito; la existencia
de ideas innatas en dependencia del pensamiento divino; la prueba de la existencia de Dios por la idea de infinito

Descartes siente también seducción por el método matemático, el cual lo considera como un enunciado verdadero,
cierto e indubitable y como una identificación y aplicación del método a la metafísica

El empirismo es la corriente filosófica opuesta al racionalismo, con la que también convive Descartes. Sus principales
teóricos son Locke y Hume. Frente al racionalismo, el empirismo propone la experiencia como única fuente de
conocimiento, marcando sus límites. La razón depende de la experiencia y está limitada por ella. Niega la existencia
de ideas innatas puesto que todos los contenidos mentales son percepciones y todas las percepciones provienen de
la experiencia.