Está en la página 1de 17

LA FILOSOFÍA ANDINA

Si entendemos la filosofía como la manera de pensar para facilitar la


vida del hombre en el medio en que se encuentre, la civilización andina como
todas las civilizaciones, tiene su propia filosofía que la lleva a ser y a actuar de
un modo único y peculiar; reflejándose ello en las diversas manifestaciones
sociales, culturales y políticas, dejando en claro que ello no forma parte del
desarrollo de la filosofía occidental.

Pero esta ha sido antiguamente cuestionada debido a que en la época


de la conquista había mucha conveniencia para los españoles de poner en
duda la existencia de una filosofía para los pueblos andinos, para así poder
ejercer sobre todos ellos dominio.
Todo ello conllevo al inmenso genocidio de estos pueblos y con sus
respectivas secuelas que aun se pueden observar marcadamente en la clase
dominante, representante y embajadora de los intereses occidentales en
nuestras tierras.

Es importante decir que no solo occidente piensa y tiene filosofía, sino


todos los pueblos, todas las civilizaciones necesariamente han tenido y tienen
una filosofía que les ha permitido estar donde están.
Debido a que la filosofía es una manera de responder con eficacia en
pro del hombre y de su sociedad, estas civilizaciones como por ejemplo la
andina que siempre ha estado con nosotros, pequeñita, latente, sin hacerse
notar influyéndonos, modificando nuestro comportamiento y nuestros esfuerzos
por ser occidentales.
Ahora esta filosofía andina trata acerca de cómo el hombre que vive en
esta parte del continente responde y quisiera responder a los retos de su medio
más eficaz posible con el objeto de hacer su vida más plena y llevadera. Sus
temas son similares a los de cualquier otra filosofía: acerca del origen, los
valores, el destino, la ciencia, la belleza, la verdad, otros. Pero donde se hace
distinta y particular es en las respuestas que da a estas inquietudes, que no se
encuentran en un lenguaje escrito sino en expresiones insertas es su propia
cultura: en la religión: en la organización social y en el trabajo.
¿De dónde se origina el hombre para la civilización andina?

Este tema es muy importante para la filosofía andina; al respecto se dan


dos grandes explicaciones, ambas pugnan: la primera de ellas es la que
llamaríamos la teoría espiritualista y a la segunda la creacionista.
La espiritualista afirma que el hombre es un ser dado en este mundo,
una criatura mas adentro de un contexto se seres vivientes, por lo tanto, sin
prioridad ni ventaja. Esta teoría implica que el ser humano es producto de una
fuerza ajena a el, la cual a su vez determina un mundo conformado por
múltiples elementos, es por ello un pensamiento no antropocéntrico. Esta
noción tenia vigencia ante de la llegada de los españoles la cual se adelantó en
muchos años a la concepción científica.
La segunda, la teoría creacionista plantea la existencia de un o unos
seres creadores y gobernantes de la vida, quienes han hecho al ser humano
con un determinado fin, fundamentalmente para que vivan bien, cumplan con
sus deberes, sea feliz con ello, adoren a sus dioses y finalmente muera y se
reintegre a la naturaleza. Esta concepción es la clásica y rápidamente los
españoles se dieron cuenta de sus similitudes y trataron de aprovecharlas para
inculcar la fe cristiana, de lo cual ahora tenemos el sincretismo religiosos que
no es más que ambas concepciones mezcladas.
Se podrirá decir que ambas concepciones o teorías sobre el origen, la
espiritual y la creacionista tienen algo en común: marcado acento colectivo,
donde el individuo es antes que nada una parte de un todo.

MANIFESTACIONES DE LA CIVILIZACION ANDINA EN DONDE SE


COMPRUEBA QUE EXISTE SU FILOSOFIA Y SE ENCUENTRA VIGENTE

1. la religiosidad andina

La religión andina y la filosofía están siempre de la mano porque son


estructuras similares y que analizando los componentes básicos religiosos se
puede construir el cuerpo principal del pensamiento filosófico andino, cosa que
es diferente al cristianismo ya que ésta dice que no se mezcla con la filosofía
pero esto es una falacia pues están íntimamente ligadas. Por eso no debe
resultar extraño que en otras civilizaciones como la andina suceda lo mismo, es
por ello, que el cristianismo no quiere aceptar que la religión andina sobresalga
ya que ellos dicen que es pura superstición y por eso no es tomada en serio
para los asuntos filosóficos.

2. el sistema de trabajo

En la sociedad andina el trabajo esta basado en la asociación por fines


en donde un grupo de personas se unen en torno a una labor especifica y que
requiere habilidades de cada cual por eso se dice que es comunitaria. También
se puede ver en el trabajo andino que el hombre trabaja siempre con su familia-
comunidad-pueblo, pero vemos que es muy diferente a la organización
occidental ya que esta lo hace con desconocidos por la ambición que tienen y
maltratan el espíritu de varias generaciones. Es por eso que el objetivo no es la
satisfacción de su propio yo, sino la integración y complementación con el
resto.
3. la organización familiar

La familia andina es de composición extensa a diferencia de la


occidental formada por un núcleo básico cosa muy diferente a la andina que se
relaciona con los parientes mas lejanos sean legitimas o naturales. Para los
entendidos en modernización es sinónimo de atraso porque entorpece la
libertad de elección dentro del mercado ya que el hombre capitalista es de
tener una total independencia con respecto a cualquier factor que limite su
poder de decisión y la familia es la principal; por eso ellos combaten con este
tipo de organización familiar. Pero vemos que en el mundo andino la
organización familiar se conserva intacta y a demostrado que es mas efectiva
para la defensa, autosostenimiento y producción del sistema ajeno.

4. las manifestaciones culturales

Es el terreno más prolífico y el más visible y aceptado. Debajo de cada


una de estos ejemplares que presenta se ve la expresión cultural andina que
discurre sigilosamente su filosofía y a la vez se ve a un hombre que posee una
particular visión del mundo ya a quien la filosofía occidental no logra
proporcionar todas las respuestas que el necesita. Aquí podemos apreciar
también que para el hombre andino la razón esta supeditada al espíritu; por lo
tanto la razón se espiritualiza dejando de ser instrumental, es por eso que los
andinos tienden a humanizar los objetos.

5. sobre una posible organización política


En el mundo andino vamos a observar los lineamientos básicos que son
la religión, la organización familiar, el sistema de trabajo y las manifestaciones
culturales, cada uno d estos aspectos aporta una parte del planteamiento
general pero todos son complementarios ninguno fuerza a otro, por lo contrario
lo refuerza. Vamos a observar que en el mundo andino por su idiosincrasia la
individualidad no alcanza los niveles de otros países de tal modo que es difícil
que surjan macro empresas del tipo occidental. Por lo tanto lo que piensa el
hombre andino es que uno puede sobresalir en la vida pero no solo sino unido
e integrado a los demás y no habría personas con más privilegios que otras,
sino que todo seria por igual.

ANDINIA

No somos “indios”

Este fue un error de los europeos al confundir el nuevo continente con la


india. El concepto indio esta ínfimamente asociado a inferior, a raza
desaparecida y su sola mención crea ya una marginación violenta. El concepto
andino, si bien es también creación de occidente, no esta contaminado por lo
negativo que si tiene la palabra indio. Además posee la ventaja que permite la
incorporación de todos y de todo lo que hoy en día se produce en nuestras
tierras. De este modo, un blanco de Caracas, un negro de Bogotá, un quechua
de lima, un aymará de la Paz, un mestizo de Santiago o un oriundo de
Córdova, puede auto identificarse como andino sin tener que ser un “indio”.
La patria es la que uno elige y no donde se nace
La experiencia nos demuestra que finalmente el hombre cuando esta en
la facultad de decidir escoge el suelo donde quiere vivir y morir. A nadie se le
puede forzar, en cuestiones de patrias el corazón es el que decide. Por eso el
ser andino no es cuestión de raza, de color de piel, de idioma, de cultura es
una cuestión de espíritu, de saber para quien se lucha, a donde se encaminan
los esfuerzos para beneficiar a quien. Si alguien, no importa de donde venga,
se entrega totalmente a la causa andina, es indudablemente un andino. Pero si
alguno o alguna, por más que tenga la misma cara de Manco Capác y Mama
Ocllo, defienden los intereses de otros que no son los andinos, ese no es un
andino.
En nuestro mundo conviven dos civilizaciones: la occidental y la andina,
para nosotros Andinia; la primera en retroceso por la decadencia de su fuerza
creadora y la segunda ya madura, emergente, incontenible como un brote del
subsuelo. La civilización occidental es como un riachuelo que corre y casi seco
por sobre la superficie de nuestros países, mientras que la civilización andina
es una enorme y torrentoso rió subterráneo que por todas partes empieza a
emitir sus chorros, mezclándose y entintando las débiles aguas superficiales.
Se habla de las crisis de las crisis de los países andinos, crisis que no son más
que los dolores de parto de una criatura que pugna por salir para vivir bajo
otras reglas, otros principios, otra filosofía.

Los tres momentos de la historia del mundo andino

Desde el punto de vista del hombre andino podemos distinguir


claramente tres grandes momentos transcurridos en la civilización andina: el de
formación, que abarca todo el proceso de crecimiento y consolidación; el de
occidentalización, en que la cultura occidental invadió el mundo andino y
comprende un periodo de cinco siglos hasta la fecha; y el de resurgimiento, el
cual se ha iniciado desde hace mucho y que marca el comienzo de una etapa
de madurez, mas fuerte y alimentada a sus vez con los restos y aportes de la
civilización occidental.
La civilización andina no ha muerto sino que sigue viva en todos sus
aspectos, salvo en lo político, sin perder su identidad ni su esencia; y que es
recién en esta época cuando empieza a manifestarse plenamente en razón de
que se ha desarrollado lo suficiente como para dar muestras de su tamaño y
energía, mientras que occidente esta en retroceso.
En nuestros países la verdadera cultura es la andina mientras que
la occidental es una supra cultura

Siempre se habla de la cultura como un sinónimo de saber todos acerca


de la cultura occidental. Esa es la cruda realidad en nuestros países. Pero esto
es solo una simple actitud, una apariencia, una postura culturesca que asumen
algunos, puesto que nada de eso les atañe directamente, salvo cuando viajan a
aquellos países. Lo que en nuestro medio erradamente llamamos cultura es lo
ajeno. En realidad cultura es la esencia de cada país, de cada nación, de cada
civilización. Es como esta realmente configurada la sociedad. En los países
andinos, la cultura real es la andina. Con todas sus características, nos gusten
o no; mientras que la occidental, impuesta por la fuerza, es a la que
calificamos de supra cultura. Cultura significa saber quienes somos, que
terreno pisamos, con que contamos y hacia donde queremos ir.

El método que proponemos es el de la negación y luego la creación


heroica.
Difícil es encontrar en las bibliotecas libros y manuales para alcanzar la
libertad y la independencia pero mas difícil aun es encontrar aquello que se nos
diga como impulsar el surgimiento de nuestra civilización andina, porque estos
aun no se han escrito. Se trata de realizar una lectura de la realidad para
poder identificar cual es el fenómeno que esta ocurriendo, describiendo y
comunicarlo a la mayor cantidad de mujeres y hombres andinos. Pero si nos
ponemos a aplicar los métodos tradicionales venidos de occidente solo
terminaremos buscando sus propias huellas y fallas en el proceso. Por todo
esto es que se propone emplear desde un principio el uso del concepto NO, de
la negación, como método de trabajo: no aceptar nada a priori que venga de
occidente. Y después de aplicar la negación, dar paso al proceso de búsqueda,
de investigación, para finalmente llegar a conclusiones más reales. Únicamente
si tenemos a flor de labios la palabra NO, nos sentiremos mas capaces de
elegir, de decidir que es bueno y que es malo para nosotros y de –por ultimo-
crear nuestra propia verdad.
La ciencia no es neutral como muchos pretenden hacernos creer porque
la ciencia es un producto meramente humano y no de las piedras; y el hombre
no es neutral.

La revolución silenciosa

En nuestro territorio confluyen dos civilizaciones: la andina, la nativa y


adaptada a sus medio, y la occidental proveniente de Europa. Cada vez los
andinos, seamos de la costa, sierra o selva somos mas fuetes e imponemos
nuestra ley donde vamos. Ya lo occidental no puede convencernos, ni
enfrontársenos porque no tiene fuerza.
Debemos tener nuestras ideas maduras para que cuando llegue la hora
de decirle a nuestro hermano, no nos ocurra que no estemos seguros de lo que
decimos. Cuidado con creer mas en el libro que en el hombre. Cuidado con la
palabra escrita que casi siempre dice lo que el escritor “quiere decir” y no lo
que realmente piensa. Cuidado porque el papel aguanta todo y en manso de
torcidos y mentirosos es el arma más peligrosa que se haya creado. Detrás del
libro hay toda una malintencionada forma de discriminar a muchos de nuestros
hermanos campesinos y letrados, privándolos del derecho a existir para luego
manipularlos con la idea de que tienen que alfabetizarse como condición sin la
cual lo seguirán marginando por la vida. Cuidado también con quienes tienen
solo libros en la cabeza y terminan por enfermarse la mente creyéndose todas
esas ideas sin las que le parece imposible seguir viviendo. Nosotros tenemos
nuestra propia sabiduría y no necesitamos de sus libros, de sus ideas, de sus
religiones, de sus formas políticas ni de su concepción del mundo. Los
dedicados a la lectura, muchas veces caen inocentemente en el defecto de las
viejas chismosas que viven pendiente a ver que hace y que no hace el vecino
para imitarlo, quienes aparecen como torpes e ignorantes. Todo eso no hace
mas que alargar nuestra agonía de ser los eternos infantes que viven prendido
de la teta de mama occidente.

El comienzo de de nuestra libertad


Nuestra libertad empieza por la negación por el NO. Nuestras
negaciones deben ser: NO a los que pretenden imponernos su sabiduría
occidentalista, NO a sentirnos necesitados. No a occidente, no a sus consejos,
a sus costumbres, a sus penas, a sus alegrías, a sus razones y a sus espíritus
porque occidente es muerte previa lenta agonía.
Liberémonos si, pero a la vez sumémonos a la corriente de la civilización
andina: todo depende de cómo miremos las cosas y si nosotros queremos
mirarlas con fe con ganas de terminar por fin la opresión de ser incultos y
marginales entonces transformemos en nuestra cabeza esa marginalidad la
cual será valida solo para nosotros.
Volteemos la tortilla y veamos que nosotros podemos estar arriba de
nosotros sin necesidad de leer nada foráneo sin seguir ningún postulado
americano europeo, sin matricularnos en ningún curso de especialización, sin
tener que ver u oír eso que es “muy importante” para nuestro desarrollo.
Tenemos que apoderarnos de nuestro mundo y cuando esto ocurra, de
occidente nos quedaran sus recuerdos.

El rió subterráneo. I.
Una de las características más importantes en el aspecto político de
occidente es el manejo de lo concreto. Cuando hablamos de concreto nos
referimos al mundo de lo material, de lo obvio a simple vista, de lo que se
puede “tocar”. Con esta visión hay muchas cosas fuera de carrera como lo
“espiritual”. Lo espiritual es todos aquello que no es sujeto de investigación
científica, de este modo eliminan de un golpe a todas las civilizaciones que han
ido trabajando durante cientos de siglos en el desarrollo de estos aspectos
como los espirituales que también tienen derecho a existir.
Para quien piensa que lo concreto es la única forma de medir la vida
creerá que entonces la RAZON es la fuerza motora de las cosas. Si juntamos
la razón y lo concreto, obtenemos un criterio de valor occidental: el
comportamiento político, que es el manejo y administración de todos los
elementos materiales que son sujetos de manipulación por un ser humano. Su
creencia en sentirse superiores a todas las civilizaciones de todos los tiempos;
sus manía catolicista, quiere decir, que necesitan implantar su cultura su cultura
en todos los sitios inimaginables; y en su negación espiritual. Pero aquellos que
negamos la occidentalidad creemos que no todo esta perdido. Tenemos un
mundo por delante y sabemos que en la medida que lo desaparezca de
nuestras vidas nos haremos haciendo hombres más equilibrados porque nos
estaremos en la verdadera cultura que nos pertenece.
La civilización andina es como un inmenso río subterráneo sobre el cual
hay una delgada capa de tierra. Encima de ella corre un riachuelo en vías a
desecarse: esa es la civilización occidental. Estamos espectando como sube
esa fuerza arrolladora que es lo andino y como carcome todo vestigio de
occidentalismo. Pero para estar con los ganadores, o sea, con los andinos
tenemos que tomar conciencia que hay que ir desapareciendo lo occidental
primero de nuestras mentes.
En nuestro mundo andino la dicha y la tristeza son dos caras de una
misma moneda y no hay porque negar ni la una ni la otra, que vengan las
penas pero también las alegrías.
II
Seria interesante saber que es lo que ha ocurrido con la civilización
andina. En primer lugar los españoles cuando llegaron no encontraron una
civilización en decadencia sino en proceso de transición. Los quechuas o incas
estaban culminando su hegemonía sobre los demás incluidos los de la costa y
la selva, hegemonía muy particular puesto que implicaba un dominio negociado
y ventajoso para ambas partes. Esta es una muestra de la inteligente política
para ambas partes. Esta es una muestra de la inteligencia política para la
unificación que habían emprendido los incas al destruir lo origina.
En segundo lugar lo de occidente no fue el caso de una civilización mas
fuerte que logro aniquilar y subyugar a la andina para darle muerte. Es que el
hombre andino tiene un temperamento abierto a lo novedoso y diferente, por lo
mismo que esta viva gusta de alimentarse con elementos provenientes tanto de
su medio como de otros. Una muestra es que nuestros antepasados no
tuvieron mayor inconveniente en aceptar un nuevo dios, con templo y todo. El
clima para el campesino es fundamental y es un asunto delicado, así que vale
recurrir a todos los dioses juntos en caso de sequías o de heladas.

CIVILIZACION ANDINA
Es necesario hacer una diferencia entre el consenso popular y lo que los
antropólogos llaman andino. Generalmente se tiene por concepto de lo andino
como una civilización referida eminentemente a la sierra y es identificada por lo
principal con el pasado.
Otra la define como todo lo que se esta desarrollando en todos los
aspectos que abarca la cordillera de los andes incluyendo a las zonas costeras
y selváticas; por lo tanto todos los habitantes urbanos y no urbanos que han
nacido en este modo es andino no importa el color de la piel ni el idioma.
Uno es andino aunque se encuentre influenciada por una civilización
oprimente como la occidental, aunque se niegue.
Los que tienen la oportunidad de viajar a los EEUU. O Europa
comprueban que tan cierto es. Los de occidente no ven a los andinos
disfrazados de que europeos como occidentales por mas que haya parecido al
hablar el idioma
Siempre van a tildarlos como “hispánicos”, “sudacas”, “latinos”, etc. Lo
que mas puedes dolerle a los andinos es como sus colegas anglosajones se
ríen a sus espaldas, incluso después de compartir un gran negocio (en la que
casi siempre hacen la función de intermediario en la venta de alguna de las
riquezas de su país de origen).
Esto los lleva a ser tildados de “felipillos” (felinillo fue nativo que sirvió de
traductor a francisco Pizarro durante la conquista, su nombre se ha convertido
en símbolo traidor a su raza) que guían a los gringos hacia el tesoro de los
incas; como los empleados del banco mundial del fondo monetario
internacional o de transacción como la J. P. Morgan quien les hace entender
que nunca van a ser considerados verdaderos occidentales por la globalización
y justificación por parte de los otros.
Así se quiere dar el concepto andino la contemporaneidad y atención
que si tiene. Existe en nuestro medio una fuerza vital humana que cree y se
reproduce cada vez mas como se quiere hacer creer, esta fuerza no proviene
de occidente tiene sentido, alma: la andina que se mueve hacia arriba una
dirección -la toma de poder- aspecto todavía faltante completamente.
Una muestra: lo ocurrido en las elecciones presidenciales de 1990 en el
Perú. Si uno se centra exactamente en el proceso, sin entrar a evaluar lo que
sucedió después con ese estafador hombre; se puede concluir que nunca se
pensó que el hombre común, el “pueblo” puede tomar propias decisiones, al
margen de la manipulación de occidentalizados grupos de poder o partidos
políticos; quienes hicieron lo posible para “orientar” la votación, pero esos
esfuerzos fueron vanos.
El ejercicio de la democracia se cumplió en su forma mas auténtica
como pocas que se ha visto en el mundo occidental, porque en los países
occidentales siempre se ha condicionado a los que votan, entendiendo así la
“plena libertad de elección” convirtiéndose en una farsa en la que todo esta
calculado, haciendo creer que ellos realmente han elegido cuando en verdad
han sido manipulados. Se entra en un error si se piensa que no ocurre en
EE.UU., en la que su terreno es fértil para desarrollar el control del
pensamiento.
Los maestros de la ciencia de la comunicación los que usan para
“orientar” y hacer a su gente “orientable”. Desde niños se les educa para que
les pueda imponer las ideas, se les ha programado para obedecer tal como se
les indica.

Quienes somos los indios


Existe una fuerza vital en nuestra civilización que nos hace ser como somos.
¿Y cómo somos? Se hace una diferencia todo lo que nos es impuesto por el
sistema occidental es ajeno, es falso para nosotros; el resto que queda es
nuestro, lo que realmente somos: toda cosa que diariamente se niega y se
lamenta ser. 1. Psicólogo occidental nos califica de “esquizofrénico” porque
poseemos 2 personalidades en una misma persona. La primera la que
realmente somos y negamos, la segunda, la que pretendemos ser. Ese
“esfuerzo” por ser y no querer ser es el origen de todos nuestros males y
miserias, porque en otro caso si fuéramos una sola cosa y tuviéramos una sola
personalidad, se esta sano y equilibrado. Nosotros en ese afán de volvernos
occidentales a la fuerza, sin tomar en cuenta que somos siendo así mas
andinos.
Por lo tanto tenemos forma indefinida, insegura, cosa que ya tendría si
realmente adaptaremos nuestra verdadera personalidad: la andina. Si una
civilización se consolida en si misma, todos los aspectos de su vida están
concatenados: las manifestaciones artísticas, culturales y sociales, hablan de
sus creencias religiosas, al igual que estas últimas son un reflejo de las
primeras, al igual que la organización laboral y política responde a los
esquemas culturales y viceversa.
Existen 3 momentos importantes momentos:
1° el que antecede la llegada a los occidentales, comprendiendo un proceso de
evolución y consolidación
2° llegada de occidente con sus aportes y distorsiones, en la que aún vivimos.
3° resurgimiento del poder político de las naciones andinas por sobre los
intereses de herederos y representantes de la civilización de occidente.

Primer momento: evolución y consolidación


Comprende todo lo que paso antes y después de los conquistadores
españoles. Ya existía una unidad de civilización que hacia similares los
distintos aspectos que existían. En ese entonces se habían desarrollado
culturas (todas eran culturas sedentarias, agrarias y politeístas).

El segundo momento: la continuidad de nuestra actitud ante el dominio.


Es el momento de llegada y permanencia de occidente. Aquí si hubo bastante
diferencia, los occidentales son fundamentalistas, y solo creen en su dios y en
su cultura, no pueden aceptar otra cultura, ni compartir el mundo con otros
dioses. Esto conlleva a la violencia porque esas ideas solo se pueden imponer
por la fuerza, confundiendo validez con supremacía y creen que por imponerse
por las armas valen más que el resto.
Consecuencia de este error es que el único plano que determina al ser humano
es el político; así que se interesaron más por ese aspecto, haciéndolo muy
superficialmente y se contentan con que los dominados cumplan las
formalidades; la presencia occidental se limitó solo apareciendo en el plano
político, razón por la que no encontró gran oposición ni mayor obstáculo por la
nación andina. Pero eso no quiere decir que no hubo oposición, si existió pero
solo por parte de clases que disfrutaban de poder político andino, pero ellas
prefirieron morir a someterse.
Se llega aun punto importante, los andinos contemporáneos de los
conquistadores no aceptaron ni la esclavitud, ni el sometimiento más de que se
acepta ahora. Actualmente las condiciones de conquistar y conquistado no han
cambiado mucho, pueden haber variado los objetos pero la situación es la
misma.
Pero no es que se haya aceptado la conquista política de nuestra sociedad tan
fácilmente, sino que puede ser de que por la manera que somos ahora, este
plano social no es tan fundamental como para que se entregue la vida y
valoramos más otras libertades.
Si nos importa nuestra libertad política, es esencial para lograr el equilibrio
como personas pero como combatir al mundo occidental, y como nuestra
civilización se puede poner a la altura de otra civilización, cuyo objetivo es
dominar y destruir otras civilizaciones para que solo exista ésta.
Seria mas prudente soportarlo en lo posible hasta que se canse, y una vez
agotado amarrarlo para liberarnos de su agresión. Este loco furioso llamado
occidente ya se esta cansando, esta bajando la guardia; acá se esta durmiendo
y en un momento inesperado lo ataremos y lo embarcaremos de regreso.

El tercer momento: hacia la recuperación de nuestro poder


Se estaba diciendo que en un primer momento nuestra civilización andina se
estaba consolidando en una unidad política mediante los esfuerzos del pueblo
incaico, tenia unidad como similitud de manifestaciones culturales y religiosas;
existían diferencias en el plano político pero no eran muy significativos.
Pero luego se presento el elemento occidental que con el si habían diferencias
en todos los aspectos. Esta civilización que irrumpió en el desarrollo de la
nuestra, no procuro desaparecernos sino que por dominar el plano político,
descuidó otros aspectos por considerarlos secundarios respecto al primero.
Gracias a ese pensamiento sobrevivieron nuestras manifestaciones culturales y
religiosas ocultas a los ojos de los extranjeros quienes miraban y aún miran las
posibles riquezas materiales que pueden sacar de nosotros.
Preservados casi todos nuestros aspectos fundamentales que nos dan sentido
como civilización es que ahora se puede tentar recuperar nuestro aspecto
faltante: el político.
Antes de que llegue ese momento, debemos recorrer un cierto camino, que
consiste en darnos cuenta de este fenómeno; debemos percibirlo y verlo claro,
convencernos que somos una civilización viva y emergente diferente a la
occidental en proceso de extinción. Se trata de concebirnos como una realidad
distinta y diferenciada, no somos parte del “mundo” de nadie y menos aún
“subdesarrollados” frente al mundo “desarrollado”. No somos nada respecto a
nadie, somos nosotros y punto.
Nosotros mismos definimos el lugar que ocupamos en el mundo cuando nos
parezca conveniente. Luego de que se tenga conciencia de independencia con
respecto a occidente, el paso que sigue es aunarse al desarrollo natural de las
cosas.
No seria buena idea un alzamiento de ramas porque se podría caer en el juego
de los occidentales para quienes las cosas se definen y se solucionan así. Ellos
son seres violentos y por lo tanto no debemos apresurarnos porque ese no es
nuestro modo de ser, nosotros somos seres pacíficos por naturaleza y tenemos
la virtud de arreglar problemas con paciencia y equilibrio. El hecho de que se
tome el camino inmediato de la fuerza no significa que estemos emergiendo y
recuperando nuestro plano político. Lo estamos haciendo de forma silenciosa y
estamos cada vez más cerca, simplemente por el peso de nuestro número, la
fuerza creativa de nuestra civilización y por la decadencia de formas
occidentales en nuestro país.

Hay algunos que sugieren acelerara el proceso, como en algún libro de


occidente pero porque ¿Acelerar algo ya acelerado?, ¿Creen que a las formas
occidentales les esta yendo bien? Ellos han caído en un caos, nuestra
civilización no se ha caído porque tiene pies de plomo e incluso tiene a este
teatro que es el poder formal pre occidental.

El proceso de civilización no tiene porque ser acelerado, es como querer hacer


florecer abriendo por la fuerza los capullos y estirando los primeros pétalos.

Todo tiene su tiempo estamos en una fase de conceptualización por cuanto es


visible a simple vista. Nunca hemos caído en el fanatismo, no hemos sido
impiadosos, fríos, ni calculadores, nunca hemos asesinado por idea solo por
injusticias. Si uno mata es al que le hace daño, no al que seleccionamos
racionalmente para causar algún tipo de efecto. La racionalidad occidental no
es andina; nosotros hacemos cosas de acuerdo con planes pero tomando en
cuenta los sentimientos mas profundos del hombre.
Los métodos occidentales no son nuestros métodos, para defenderse de los
errores extremistas del liberalismo y del comunismo (2 caras de la moneda
occidental) tenemos que unirnos al movimiento natural de la civilización andina,
empezar y sentir como andinos.
Si cambiamos primero nuestras ideas, el resto cambiara por si solo.

Los 2 factores
La crisis que pasan las repúblicas sudamericanas es como los dolores de
parto del tercer momento de la civilización andina. El primero fue el nacimiento
y expansión, el segundo fue la del dominio occidental, en el que se pusieron los
conceptos occidentales en la política.
Pasaron 5 siglos y se ha agotado el impulso para absorber a la civilización
andina, se ha entrado ha un tercer momento:
1. occidente ha agotado su germen creativo.
2. Andinia no ha muerto: resurge.

1. occidente ha agotado su germen creativo.

Toda la civilización tiene etapas de nacimiento, expansión y agotamiento, pero


no significa que todos deban pasar por lo mismo, porque unas han sido
desaparecidas en sus inicios en sus primeras etapas por la expansión de otros.
Pero lo que les otorga su carácter individual, cohesión es el germen creativo, la
identidad, el alma, la fuerza. En la que confluyen: economía, ideología, religión,
tradiciones, etc.
No importa el grado de desarrollo, lo que vale es que estén conectados e
interactúen armónicamente.
No importa que una civilización sobreviva, debe existir una fuerza expansiva,
en proceso de crecimiento, de desarrollo y reproducción no controlados.
Cuando las civilizaciones se hallan en expansión, sus hombres actúan como en
una carrera, todos quieren llegar primero.
Los políticos compiten por ser mejores en el gobierno, los ideólogos por
producir nuevas ideas, los religiosos por preservar sus principios, los artistas
por expresar más.
En la historia de la civilización muchos han pasado por este proceso, la
mayoría han desaparecido, solo quedan restos, hay otras que han sobrevivido
pero han quedado en condiciones intrascendentes. Pero hay de los que
imperan y ejercen hegemonía.
Como la civilización occidental, nacida hace 300 años, han atravesado por
todas las fases por las que pasa una civilización de primer orden. En cada uno
siempre se distingue el germen creador que la ha llevado a expandirse por
fuera de sus fronteras, a diferencia de otros esta civilización encontró el alma
de su germen en lo que se llama “razón” o “racionalismo”.
Esto es el eje que ha hecho girar a los elementos fundamentales y se han
desarrollado de un modo distinto.
Occidente ha agotado su germen creativo, no es que vaya a desaparecer sino
que no tiene fronteras donde crecer, pero se tratara de mantener lo más que
pueda, pues hasta ahora no hay otra fuerza que amenace su supremacía.
Ahora sólo será dar vuelta a los mismos temas pero a diferentes variantes. Ha
terminado el otoño y ha empezado el invierno.

2. Andinia no ha muerto: resurge


Esta es la segunda razón por la que se dice que la civilización occidental ya no
puede seguir mas en su plan de dominio total en nuestras tierras, porque ellos
en ningún momento llegaron a dominar a la civilización andina, como se quiere
hacer creer.
Siempre existe esa pregunta que como un grupo de hombres pudo haber
dominado no sólo a un supuesto imperio, sino a un mundo coherente y
desarrollado. Unos dicen que el peso de las armas, otras hablan de
negociación entre grupos de poder, pero se vuelve a los mismo, lo mas
probable es que hayan existido una serie de confluencia e intereses entre
conquistadores y conquistados. Si bien el conquistador español se posiciono
políticamente de América del sur no significa que tocara la medula de la
civilización andina.
La mayoría de la población opto por esperar confiadamente a ver que ventajas
le ofrecían esos “raros individuos venidos del mar”. Y los guerreros españoles
solo tenían pretensiones de títulos y riquezas. Entonces sólo le quedo a la
iglesia a la misión de “evangelizar” a todo ese “pueblo nuevo”, esto se convirtió
en una odisea porque no contaban ni con interés ni el apoyo de los soldados.
Quedaban 2 caminos: o sea exterminaba a todos los adultos andinos para
formar con los más pequeños y recién nacidos un nuevo mundo (cosa
imposible para los occidentales anglosajones, pero que hicieron en el norte con
los pueblos nativos), o se pensaba en una estrategia que justificara el dominio
y acrecentaran los intereses económicos y políticos.
Finalmente los curas aplicaron una táctica basada en el equilibrio de poderes o
superposición de creencias.
Entonces nuestra civilización andina no fue desaparecida ya que se
preservaron sus esencias mas sólidas e íntimas; su germen creativo en estado
emergente.
Tenemos que hacer que nuestra civilización andina se haga nuevamente dueña
de su aparato político, no teniendo para ello que dejar de usar la tecnología
occidental, puesto que son simples artefactos caseros utilitarios.

También podría gustarte