Está en la página 1de 1

ORACIONES PARA LOS DÍAS SANTOS

SABADO SANTO
“La muerte ya no tiene dominio sobre Él”

“Estaban deseosos de ir a vivir su duelo en la tumba


de su amigo, pero se tuvieron que quedar en casa””
(Reflexión en lasallistas.org)

a) La Palabra
( (Rm 6, 3-11)
“Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él, sabiendo que Cristo, una vez resucitado de
entre los muertos, ya no muere más, y que la muerte no tiene ya señorío sobre él. Su muerte fue un morir al pecado, de
una vez para siempre; mas su vida, es un vivir para Dios. Así también ustedes, considérense como muertos al pecado y
vivos para Dios en Cristo Jesús”. Palabra de Dios.

b) Invitación para el día


Repasar mi vida en paralelo a la historia de salvación que trae la liturgia de hoy. ¿Estoy en algún sentido muerto? ¿Cómo
quiero que sea mi nueva vida? ¿Qué estoy haciendo concretamente por ello?

c) Oración
Vengan al huerto, perfumes, Lleguen al jardín, creyentes,
enjuguen la blanca sábana: Tengan silencio en el alma:
en el tálamo nupcial Ya empiezan a ver los justos
el rey descansa. La noche clara.

Muertos de negros sepulcros, Oh dolientes de la tierra,


Vengan a la tumba santa: Viertan aquí sus lágrimas:
La Vida espera dormida, En la gloria de este cuerpo
La Iglesia aguarda. Serán bañadas.

d) Meditación
Las heridas, según testimonio de san Pedro, no sólo adornan el cuerpo de Jesucristo: sirven también para enseñarnos
que ÉL padeció con el fin de darnos ejemplo y que caminemos en pos suya siguiendo sus pisadas. Llevó nuestros pecados en
su cuerpo sobre el madero para que, muertos al pecado, viviéramos para la justicia, después de haber sido curados por sus
amorosas heridas.
Al contemplar las heridas de Cristo, recordar que todo el que ha muerto al pecado, ha de vivir el resto del tiempo
conforme a la voluntad de Dios. (De la Salle)

e) Peticiones
Desde lo personal y/o comunitario realizar peticiones, acciones de gracias, alabanzas de manera espontánea. A las
mismas se contesta según corresponde: Te alabamos Señor, te lo pedimos Señor, te damos gracias Señor.

Nota: Acomodar un canto apropiado según convenga.