Análisis Matemático I

Mónica Clapp
Agosto-Diciembre 2005
2
Índice general
1. Espacios métricos 1
1.1. De…nición y ejemplos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.2. Algunas desigualdades básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
1.3. Espacios de funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
1.4. Isometrías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
1.5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
2. Continuidad 19
2.1. De…niciones y ejemplos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
2.2. Conjuntos abiertos y conjuntos cerrados . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.3. Convergencia de sucesiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2.4. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
3. Convergencia uniforme 33
3.1. Convergencia uniforme en espacios métricos . . . . . . . . . . . . . . . 33
3.2. Espacios métricos completos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
3.3. El criterio de Cauchy para la convergencia uniforme de funciones . . . . 39
3.4. El espacio de funciones continuas y acotadas . . . . . . . . . . . . . . . 40
3.5. Series de funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
3.6. Convergencia uniforme y derivadas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
3.7. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
4. Teoremas de existencia 51
4.1. El teorema de punto …jo de Banach . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
4.2. Ecuaciones integrales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
4.2.1. La ecuación integral de Fredholm de segundo tipo . . . . . . . . 53
4.2.2. La ecuación integral de Volterra de segundo tipo . . . . . . . . . 57
4.3. El problema de Cauchy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
4.4. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
3
4 ÍNDICE GENERAL
5. Teoremas de aproximación 69
5.1. Espacios separables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
5.2. El teorema de aproximación de Weierstraß . . . . . . . . . . . . . . . . 71
5.3. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
6. Compacidad 79
6.1. Conjuntos compactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
6.2. El teorema de Heine-Borel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
6.3. Continuidad uniforme . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
6.4. El teorema de Stone-Weierstraß . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
6.5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
7. Compacidad en espacios de funciones 91
7.1. Conjuntos totalmente acotados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
7.2. El teorema de Arzelà-Ascoli. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
7.3. El problema de Cauchy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
7.4. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
8. Existencia de mínimos 103
8.1. Existencia de trayectorias geodésicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
8.2. Semicontinuidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
8.3. Existencia de trayectorias geodésicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
8.4. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
Capítulo 1
Espacios métricos
1.1. De…nición y ejemplos
Algunos conceptos fundamentales, como el de convergencia de una sucesión o el de
continuidad de una función, están de…nidos exclusivamente en términos de la noción
de distancia. Otras propiedades de los espacios euclidianos, como sus propiedades alge-
braicas por ejemplo, no juegan ningún papel en dichos conceptos. Empezaremos pues
considerando conjuntos dotados exclusivamente de una ”distancia”.
De…nición 1.1 Sea A un conjunto. Una distancia (o una métrica) en A es una
función d : A A ÷R que tiene las siguientes tres propiedades:
(M1) d(r. n) = 0 si y sólo si r = n
(M2) d(r. n) = d(n. r) para todos r. n ÷ A
(M3) d (r. .) _ d(r. n) + d(n. .) para todos r. n. . ÷ A.
A esta última desigualdad se le llama la desigualdad del triángulo. Un espacio
métrico es un conjunto A con una métrica dada d. Lo denotaremos por (A. d). o
simplemente por A cuando no sea necesario especi…car cuál es la métrica que estamos
considerando.
Veamos que la distancia entre dos puntos nunca es negativa.
Proposición 1.2 d(r. n) _ 0 para todos r. n ÷ A.
Demostración: De las propiedades (M1), (M3) y (M2) respectivamente se sigue que
0 = d(r. r) _ d(r. n) + d(n. r) = 2d(r. n).
En consecuencia, d(r. n) _ 0 para todos r. n ÷ A.
1
2 1. ESPACIOS MÉTRICOS
A continuación daremos una lista de ejemplos importantes de espacios métricos
cuyas propiedades iremos estudiando a lo largo de este curso. Ejemplos que conocemos
ya muy bien son los siguientes dos.
Ejemplo 1.3 El conjunto R de los números reales con la distancia usual
d(:. t) := [: ÷t[ =

: ÷t si : _ t
t ÷: si : _ t
es un espacio métrico.
Ejemplo 1.4 El espacio euclidiano R
a
con la distancia usual
d
2
(r. n) :=

(r
1
÷n
1
)
2
+ + (r
a
÷n
a
)
2
.
donde r = (r
1
. .... r
a
). n = (n
1
. .... n
a
) ÷ R
a
. es un espacio métrico.
La demostración se ha visto ya en cursos anteriores y se deja como ejercicio. Podemos
darle a R
a
otras métricas interesantes, por ejemplo las siguientes dos.
Ejemplo 1.5 La función
d
1
(r. n) := [r
1
÷n
1
[ + +[r
a
÷n
a
[ .
donde r = (r
1
. .... r
a
). n = (n
1
. .... n
a
) ÷ R
a
. es una métrica para el espacio euclidiano
R
a
.
Demostración: Las propiedades (M1) y (M2) son inmediatas y la propiedad (M3)
se sigue de la desigualdad del triángulo en R que a…rma que, para toda i = 1. .... :.
[r
j
÷.
j
[ _ [r
j
÷n
j
[ +[n
j
÷.
j
[ .
Sumando ambos lados de estas desigualdades para i = 1. .... : obtenemos
d
1
(r. .) _ d
1
(r. n) + d
1
(n. .).
En consecuencia, d
1
es una métrica.
Ejemplo 1.6 La función
d
o
(r. n) := max ¦[r
1
÷n
1
[ . . [r
a
÷n
a
[¦ .
donde r = (r
1
. .... r
a
). n = (n
1
. .... n
a
) ÷ R
a
. es una métrica para el espacio euclidiano
R
a
.
1.1. DEFINICIÓN Y EJEMPLOS 3
La demostración es sencilla y se deja como ejercicio [Ejercicio 1.32].
Podemos ahora extender estos ejemplos a espacios, ya no de ”:-adas”, sino de suce-
siones r = (r
I
) de números reales.
Ejemplo 1.7 Sea /
o
el conjunto de todas las sucesiones acotadas de números reales,
es decir, de sucesiones r = (r
I
) para las cuales existe 1 ÷ R (que depende de r) tal
que [r
I
[ < 1 para todo / ÷ N, y sea
d
o
(r. n) := sup
I`1
[r
I
÷n
I
[ . r. n ÷ /
o
.
Entonces d
o
toma valores en R y es una métrica en /
o
.
Demostración: De la desigualdad del triángulo para números reales
[r
I
÷n
I
[ _ [r
I
[ +[n
I
[
obtenemos, tomando supremos,
sup
I`1
[r
I
÷n
I
[ _ sup
I`1
([r
I
[ +[n
I
[) _ sup
I`1
[r
I
[ + sup
I`1
[n
I
[ . (1.1)
En consecuencia, si r = (r
I
). n = (n
I
) son sucesiones acotadas, se cumple que (r
I
÷n
I
)
está acotada y, por tanto, la función
d
o
: /
o
/
o
÷R. d
o
(r. n) = sup
I`1
[r
I
÷n
I
[ .
está bien de…nida. Es inmediato comprobar que d
o
satisface las propiedades (M1) y
(M2). Sustituyendo r
I
por r
I
÷.
I
y n
I
por n
I
÷.
I
en la desigualdad (1.1) obtenemos
la propiedad (M3), es decir,
d
o
(r. n) = sup
I`1
[r
I
÷n
I
[ _ sup
I`1
[r
I
÷.
I
[ + sup
I`1
[.
I
÷n
I
[ = d
o
(r. .) + d
o
(.. n).
para todas r. n. . ÷ /
o
.
En los siguientes ejemplos requeriremos la noción de convergencia de una serie.
Recordemos que una serie de números reales
o
¸
I=1
r
I
4 1. ESPACIOS MÉTRICOS
converge, si la sucesión (:
a
) de sumas …nitas
:
a
:=
a
¸
I=1
r
I
converge. En tal caso,
o
¸
I=1
r
I
:= lm
a÷o
:
a
.
Si r
I
_ 0 para todo / ÷ N. entonces la sucesión (:
a
) es creciente. En ese caso, la serie
converge si y sólo si la sucesión (:
a
) está acotada y, si eso ocurre, se tiene que
o
¸
I=1
r
I
:= lm
a÷o
:
a
= sup
a÷N
:
a
.
Ejemplo 1.8 Sea /
1
el conjunto de las sucesiones r = (r
I
) de números reales tales que
la serie
o
¸
I=1
[r
I
[
converge, y sea
d
1
(r. n) :=
o
¸
I=1
[r
I
÷n
I
[ . r. n ÷ /
1
.
Entonces d
1
toma valores en R y es una métrica en /
1
.
Demostración: De la desigualdad del triángulo para números reales
[r
I
÷n
I
[ _ [r
I
[ +[n
I
[
se sigue que
a
¸
I=1
[r
I
÷n
I
[ _
a
¸
I=1
[r
I
[ +
a
¸
I=1
[n
I
[
_
o
¸
I=1
[r
I
[ +
o
¸
I=1
[n
I
[ .
Por consiguiente, si r = (r
I
). n = (n
I
) ÷ /
1
, la serie
o
¸
I=1
[r
I
÷n
I
[ converge y se cumple
que
o
¸
I=1
[r
I
÷n
I
[ _
o
¸
I=1
[r
I
[ +
o
¸
I=1
[n
I
[ . (1.2)
1.1. DEFINICIÓN Y EJEMPLOS 5
Es fácil comprobar que d
1
satisface (M1) y (M2). La propiedad (M3) se sigue de la
desigualdad (1.2) reemplazando r
I
por r
I
÷.
I
y n
I
por n
I
÷.
I
, es decir,
d
1
(r. n) =
o
¸
I=1
[r
I
÷n
I
[ _
o
¸
I=1
[r
I
÷.
I
[ +
o
¸
I=1
[.
I
÷n
I
[ = d
1
(r. .) + d
1
(.. n).
para todas r. n. . ÷ /
1
.
Notemos que todos los ejemplos anteriores, además de la estructura geométrica dada
por la distancia, poseen una estructura algebraica: la de espacio vectorial. En efecto,
las sucesiones de números reales se pueden sumar y multiplicar por escalares término a
término, es decir, si r = (r
I
) y n = (n
I
) son sucesiones de números reales y \ ÷ R. se
de…nen
r + n := (r
I
+ n
I
) y \r := (\r
I
).
Con estas operaciones el conjunto de todas las sucesiones de números reales es un espa-
cio vectorial. Aunque esta estructura no interviene en las de…niciones de continuidad,
completez o compacidad, que serán el objeto de este primer curso de Análisis Matemáti-
co, sí resulta importante en otros contextos, por ejemplo, para de…nir la derivada de
una función. Conviene pues introducir la siguiente noción.
De…nición 1.9 Sea \ un espacio vectorial. Una norma en \ es una función || : \ ÷
R que tiene las siguientes propiedades:
(N1) |·| = 0 si y sólo si · = 0.
(N2) |\·| = [\[ |·| para todos · ÷ \. \ ÷ R.
(N3) |· + n| _ |·| +|n| para todos ·. n ÷ \
Un espacio vectorial normado es una pareja un espacio vectorial \ con una norma
dada ||. Lo denotaremos por (\. ||). o simplemente por \ .
Proposición 1.10 Todo espacio vectorial normado (\. ||) es un espacio métrico con
la métrica dada por
d(·. n) = |· ÷n| .
Esta métrica se llama la métrica inducida por la norma || .
La demostración es sencilla y se deja como ejercicio. [Ejercicio 1.31]. Todas las
métricas consideradas en los ejemplos anteriores están inducidas por una norma. Sin
embargo, hay ejemplos de espacios métricos cuya métrica no está inducida por ninguna
norma. De hecho, a cualquier conjunto le podemos dar la métrica siguiente.
6 1. ESPACIOS MÉTRICOS
Ejemplo 1.11 Sea A un conjunto arbitrario. La función
d
ojcc
(r. n) =

0 si r = n
1 si r = n
es una métrica para A llamada la métrica discreta.
En un espacio vectorial no trivial no existe ninguna norma que induzca la métrica
discreta [Ejercicio 1.36]. Así pues, existen espacios métricos que no son espacios vecto-
riales normados. Sin embargo, muchos espacios métricos importantes si lo son. Veamos
otros ejemplos interesantes.
Proposición 1.12 Las funciones
|r|
j
: =

a
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p
. 1 _ j < ·.
|r|
o
: = max
1<I<a
[r
I
[
son normas en el espacio euclidiano R
a
. Es decir, para cada 1 _ j _ ·. la pareja
(R
a
. ||
j
) es un espacio vectorial normado.
Demostración: Es sencillo ver que ||
j
cumple las propiedades (N1) y (N2). La
propiedad (N3) se conoce como la desigualdad de Minkowski y la demostraremos en la
siguiente sección (Proposición 1.17).
Notación 1.13 Con el …n de distinguir cuál de todas estas normas estamos consideran-
do, usaremos la notación
R
a
j
= (R
a
. ||
j
). 1 _ j _ ·
para designar al espacio R
a
con la norma ||
j
. Escribiremos simplemente R
a
en vez
de R
a
2
para designar a R
a
con la norma usual, a la que denotaremos la denotaremos
simplemente por
|r| :=

r
2
1
+ + r
2
a
.
Las métricas d
1
. d
2
y d
o
consideradas en los Ejemplos 1.4 al 1.6 son las inducidas
por las normas ||
1
. || y ||
o
que acabamos de de…nir.
Para espacios de sucesiones adecuados podemos de…nir normas análogas.
1.2. ALGUNAS DESIGUALDADES BÁSICAS 7
Proposición 1.14 a) Dada 1 _ j < ·. sea /
j
el conjunto de todas las sucesiones
r = (r
I
) de números reales tales que la serie
o
¸
I=1
[r
I
[
j
converge. Entonces /
j
es un espacio vectorial y la función
|r|
j
=

o
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p
es una norma en /
j
.
b) El conjunto /
o
de todas las sucesiones acotadas de números reales con la norma
|r|
o
= sup
1<I<o
[r
I
[
es un espacio vectorial normado.
Demostración: Es sencillo ver que \r ÷ /
j
para toda r ÷ /
j
. \ ÷ R y que ||
j
cumple las propiedades (N1) y (N2). Dejamos los detalles al lector [Ejercicio 1.37].
Probaremos en la siguiente sección que r + n ÷ /
j
si r. n ÷ /
j
y probaremos también
que ||
j
cumple la propiedad (N3). A la desigualdad de la propiedad (N3) se la conoce
como la desigualdad de Minkowski (Proposición 1.19).
Nótese que las métricas d
1
y d
o
consideradas en los Ejemplos 1.8 y 1.7 son las
inducidas por las normas ||
1
y ||
o
que acabamos de de…nir.
1.2. Algunas desigualdades básicas
El objetivo de esta sección es demostrar las desigualdades de Hölder y de Minkowski
para sumas y para series. Usaremos la siguiente desigualdad.
Lema 1.15 (Desigualdad de Young) Sean 1 < j. ¡ < · tales que
1
j
+
1
o
= 1. En-
tonces, para todo par de números reales c. / _ 0 se tiene que
c/ _
1
j
c
j
+
1
¡
/
o
.
8 1. ESPACIOS MÉTRICOS
Demostración: Si c = 0 o / = 0 la desigualdad es obvia, de modo que podemos
suponer que ambos son distintos de cero. La función logaritmo natural ln : (0. ·) ÷R
es una función cóncava, es decir, tiene la propiedad de que el segmento que une a
cualesquiera dos puntos de su grá…ca está debajo de la grá…ca. Como
1
j
c
j
+
1
o
/
o
÷ [c
j
. /
j
].
se tiene que
ln(
1
j
c
j
+
1
¡
/
o
) _
1
j
ln c
j
+
1
¡
ln /
o
= ln c + ln / = ln(c/)
y, como el logaritmo natural es una función creciente, se obtiene de ésta la desigualdad
deseada.
100 75 50 25
3. 75
2.5
1. 25
0
x
y
x
y
n = ln r
Proposición 1.16 (Desigualdad de Hölder en R
a
) Sean 1 < j. ¡ < · tales que
1
j
+
1
o
= 1. Entonces, para cualesquiera r = (r
1
. .... r
a
). n = (n
1
. .... n
a
) ÷ R
a
se cumple
que
a
¸
I=1
[r
I
n
I
[ _

a
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p

a
¸
I=1
[n
I
[
o
1
q
.
es decir,
|rn|
1
_ |r|
j
|n|
o
donde rn := (r
1
n
1
. .... r
a
n
a
).
Demostración: La a…rmación es trivial si r = 0 o si n = 0. Supongamos pues que
ambos son distintos de cero. Sean
c
I
:=
[r
I
[
|r|
j
y /
I
:=
[n
I
[
|n|
o
.
1.2. ALGUNAS DESIGUALDADES BÁSICAS 9
y consideremos la desigualdad de Young
[r
I
n
I
[
|r|
j
|n|
o
= [c
I
/
I
[ _
1
j
c
j
I
+
1
¡
/
o
I
=
[r
I
[
j
j |r|
j
j
+
[n
I
[
o
¡ |n|
o
o
.
Sumando todas estas desigualdades para / = 1. .... :. obtenemos
1
|r|
j
|n|
o

a
¸
I=1
[r
I
n
I
[

_
1
j |r|
j
j

a
¸
I=1
[r
I
[
j

+
1
¡ |n|
o
o

a
¸
I=1
[n
I
[
o

=
1
j
+
1
¡
= 1.
Multiplicando ambos lados por |r|
j
|n|
o
obtenemos la desigualdad deseada.
Proposición 1.17 (Desigualdad de Minkowski en R
a
) Para cualesquiera r = (r
1
. .... r
a
).
n = (n
1
. .... n
a
) ÷ R
a
. 1 _ j _ ·. se tiene que
|r + n|
j
_ |r|
j
+|n|
j
.
Demostración: Para j = · esta desigualdad es consequencia inmediata de la
desigualdad del triángulo para números reales y se deja como ejercicio al lector [Ejercicio
1.32]. El caso j = 1 se probó en el Ejemplo 1.5. Probaremos la a…rmación para 1 < j <
·. La a…rmación es trivial si r = 0. Supongamos pues que r = 0. De la desigualdad
de Hölder (Proposición 1.16) obtenemos
a
¸
I=1
[r
I
[ ([r
I
[ +[n
I
[)
j÷1
_

a
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p

a
¸
I=1
([r
I
[ +[n
I
[)
j

p1
p
.
a
¸
I=1
[n
I
[ ([r
I
[ +[n
I
[)
j÷1
_

a
¸
I=1
[n
I
[
j
1
p

a
¸
I=1
([r
I
[ +[n
I
[)
j

p1
p
.
y sumando estas dos desigualdades obtenemos
a
¸
I=1
([r
I
[ +[n
I
[)
j
_

¸

a
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p
+

a
¸
I=1
[n
I
[
j
1
p
¸

a
¸
I=1
([r
I
[ +[n
I
[)
j

p1
p
.
Dividiendo ambos lados de esta desigualdad entre

a
¸
I=1
([r
I
[ +[n
I
[)
j

p1
p
10 1. ESPACIOS MÉTRICOS
y usando la desigualdad del triángulo para números reales obtenemos

a
¸
I=1
[r
I
+ n
I
[
j
1
p
_

a
¸
I=1
([r
I
[ +[n
I
[)
j
1
p
_

a
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p
+

a
¸
I=1
[n
I
[
j
1
p
. (1.3)
como a…rma el enunciado.
Pasando al límite cuando : ÷ · se obtienen desigualdades análogas para series.
Más precisamente, se cumple lo siguiente.
Proposición 1.18 (Desigualdad de Hölder para series) Si 1 < j. ¡ < ·,
1
j
+
1
o
=
1. (r
I
) ÷ /
j
y (n
I
) ÷ /
o
. entonces rn = (r
I
n
I
) ÷ /
1
y
o
¸
I=1
[r
I
n
I
[ _

o
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p

o
¸
I=1
[n
I
[
o
1
q
.
es decir,
|rn|
1
_ |r|
j
|n|
o
.
Demostración: De la desigualdad de Hölder para cada suma …nita (Proposición
1.16) obtenemos que
a
¸
I=1
[r
I
n
I
[ _

a
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p

a
¸
I=1
[n
I
[
o
1
q
_

o
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p

o
¸
I=1
[n
I
[
o
1
q
< ·.
En consecuencia, la serie
o
¸
I=1
[r
I
n
I
[ converge y se cumple que
o
¸
I=1
[r
I
n
I
[ _

o
¸
I=1
[r
I
[
j
1
p

o
¸
I=1
[n
I
[
o
1
q
.
como a…rma el enunciado.
1.3. ESPACIOS DE FUNCIONES 11
Es fácil ver que, para r = (r
I
) ÷ /
1
y n = (n
I
) ÷ /
o
. la desigualdad de Hölder
|rn|
1
_ |r|
1
|n|
o
también se cumple [Ejercicio 1.42].
Proposición 1.19 (Desigualdad de Minkowski para series) Si 1 _ j _ · y
(r
I
). (n
I
) ÷ /
j
entonces (r
I
+ n
I
) ÷ /
j
y
|r + n|
j
_ |r|
j
+|n|
j
.
Demostración: Para j = · ésta es la desigualdad (1.1). Para 1 _ j < · es-
ta desigualdad se obtiene de la correspondiente desigualdad (1.3) para sumas …nitas
tomando el límite cuando : ÷ ·.
1.3. Espacios de funciones
Los objetos fundamentales del Análisis Matemático son los espacios de funciones.
Empezaremos considerando los siguientes ejemplos sencillos.
Denotemos por (
0
[c. /] al conjunto de todas las funciones continuas 1 : [c. /] ÷ R.
La suma de funciones y el producto de una función por un escalar, de…nidos como
(1 + o)(t) := 1(t) + o(t). (\1)(t) := \1(t). para 1. o ÷ (
0
[c. /]. \ ÷ R.
le dan a (
0
[c. /] una estructura de espacio vectorial. Dada una función continua 1 :
[c. /] ÷R de…nimos
|1|
j
: =

b
o
[1(t)[
j
dt

1
p
si 1 _ j < ·.
|1|
o
: = max¦[1(t)[ : c _ t _ /¦.
Proposición 1.20 Para cada 1 _ j _ · la función ||
j
: (
0
[c. /] ÷R es una norma.
Demostración: Para j = · la demostración es sencilla. Consideremos el caso
1 _ j < ·. Como [1(t)[
j
es una función continua y no negativa, se tiene que
|1|
j
j
=

b
o
[1(t)[
j
dt = 0 == [1(t)[
j
= 0 \t ÷ [c. /].
12 1. ESPACIOS MÉTRICOS
En consecuencia, |1|
j
= 0 si y sólo si 1 = 0. Esto demuestra (N1). La propiedad
(N2) es consecuencia inmediata de la linealidad de la integral. La propiedad (N3) es la
desigualdad de Minkowski para integrales que probaremos a continuación (Proposición
1.22).
Empezaremos probando la desigualdad de Hölder para integrales. Su demostración
es análoga a la correspondiente para R
a
.
Proposición 1.21 (Desigualdad de Hölder para integrales) Sean 1 < j. ¡ < ·
tales que
1
j
+
1
o
= 1. Entonces, para cualquier par de funciones continuas 1. o : [c. /] ÷R
se cumple que

b
o
[1(t)o(t)[ dt _

b
o
[1(t)[
j
dt

1
p

b
o
[o(t)[
o
dt

1
q
.
es decir,
|1o|
1
_ |1|
j
|o|
o
.
Demostración: La a…rmación es trivial si 1 = 0 o si o = 0. Supongamos pues que
ambas funciones son distintas de cero. Para cada t ÷ [c. /]. de…nimos números reales
positivos
c
t
:=
[1(t)[
|1|
j
y /
t
:=
[o(t)[
|o|
o
.
Aplicando la desigualdad de Young obtenemos
[1(t)o(t)[
|1|
j
|o|
o
= [c
t
/
t
[ _
1
j
c
j
t
+
1
¡
/
o
t
=
[1(t)[
j
j |1|
j
j
+
[o(t)[
o
¡ |o|
o
o
.
e integrando ambos lados de esta desigualdad obtenemos

b
o
[1(t)o(t)[ dt
|1|
j
|o|
o
_

b
o
[1(t)[
j
dt
j |1|
j
j
+

b
o
[o(t)[
o
dt
¡ |o|
o
o
=
1
j
+
1
¡
= 1.
Multiplicando ambos lados por |1|
j
|o|
o
obtenemos la desigualdad deseada.
Es fácil ver que también vale la desigualdad de Hölder
|1o|
1
_ |1|
1
|o|
o
[Ejercicio 1.42]. Como en la Proposición 1.17, a partir de la desigualdad de Hölder se
obtiene la de Minkowski.
1.3. ESPACIOS DE FUNCIONES 13
Proposición 1.22 (Desigualdad de Minkowski para integrales) Sea 1 _ j _
·. Entonces, todo par de funciones continuas 1. o : [c. /] ÷ R satisface la siguiente
desigualdad:
|1 + o|
j
_ |1|
j
+|o|
j
.
Demostración: Los casos j = 1. · se dejan como ejercicio al lector [Ejercicio 1.41].
Supongamos que 1 < j < ·. Si 1 = 0 la a…rmación es inmediata. Supongamos pues
que 1 = 0. De la desigualdad de Hölder para integrales (Proposición 1.21), obtenemos

b
o
[1(t)[ ([1(t)[ +[o(t)[)
j÷1
dt _

b
o
[1(t)[
j
dt

1
p

b
o
([1(t)[ +[o(t)[)
j

p1
p
.

b
o
[o(t)[ ([1(t)[ +[o(t)[)
j÷1
dt _

b
o
[o(t)[
j
dt

1
p

b
o
([1(t)[ +[o(t)[)
j

p1
p
.
y sumando estas desigualdades obtenemos

b
o
([1(t)[ +[o(t)[)
j
dt =

b
o
[1(t)[ ([1(t)[ +[o(t)[)
j÷1
dt +

b
o
[o(t)[ ([1(t)[ +[o(t)[)
j÷1
dt
_

b
o
[1(t)[
j
dt

1
p
+

b
o
[o(t)[
j
dt

1
p

b
o
([1(t)[ +[o(t)[)
j

p1
p
.
Dividiendo ambos lados de esta desigualdad entre

b
o
([1(t)[ +[o(t)[)
j

p1
p
y usando la desigualdad del triángulo para números reales obtenemos

b
o
[1(t) + o(t)[
j
dt

1
p
_

b
o
([1(t)[ +[o(t)[)
j
dt

1
p
_

b
o
[1(t)[
j
dt

1
p
+

b
o
[o(t)[
j
dt

1
p
.
como a…rma el enunciado.
Notación 1.23 Con el …n de distinguir cuál de todas estas normas estamos consideran-
do, usaremos la notación
(
0
j
[c. /] = ((
0
[c. /]. ||
j
)
para designar al espacio de las funciones continuas 1 : [c. /] ÷R con la norma ||
j
.
14 1. ESPACIOS MÉTRICOS
Observemos que la distancia |1 ÷o|
o
entre dos funciones continuas 1 y o es pe-
queña si sus grá…cas están cerca la una de la otra. Mientras que la distancia |1 ÷o|
1
es
pequeña si el área de la región delimitada por sus grá…cas es pequeña. Así, dos funciones
continuas pueden estar muy cerca según la norma ||
1
y muy lejos según la norma ||
o
,
como lo muestra el siguiente ejemplo.
Ejemplo 1.24 Consideremos las funciones 1
I
: [0. 1] ÷R dadas por
1
I
(t) =

÷/t + 1 si 0 _ t _
1
I
0 si
1
I
_ t _ 1
entonces |1
I
|
o
= 1 para toda / ÷ N. mientras que |1
I
|
1
=
1
2I
. Es decir, según la
norma ||
o
todas las funciones 1
I
distan exactamente 1 de la función constante igual
a 0. mientras que, según la norma ||
1
. dichas funciones se acercan cada vez más a la
función 0 conforme / crece.
1 0. 75 0. 5 0. 25 0
1
0. 75
0. 5
0. 25
0
x
y
x
y
Grá…ca de 1
3
Las normas de…nidas en esta sección satisfacen la siguiente relación.
Proposición 1.25 Para toda 1 ÷ (
0
[c. /] se cumple que
|1|
c
_ (/ ÷c)
rs
rs
|1|
v
\1 _ : _ : < ·.
|1|
c
_ (/ ÷c)
1
s
|1|
o
\1 _ : < ·.
Demostración: Si : < ·. aplicando la desigualdad de Hölder (Proposición 1.21)
con j =
v
v÷c
y ¡ =
v
c
a la función constante con valor 1 y a la función [1[
c
obtenemos
que

b
o
[1(t)[
c
dt _

b
o
dt

rs
r

b
o
[1(t)[
v

s
r
= (/ ÷c)
rs
r

b
o
[1(t)[
v

s
r
1.4. ISOMETRíAS 15
y elevando ambos lados a la
1
c
obtenemos la desigualdad deseada. Si : = · la
demostración es sencilla y se deja al lector.
1.4. Isometrías
De…nición 1.26 Sean A = (A. d
A
) y ) = (). d
Y
) dos espacios métricos. Una función
1 : A ÷ ) es una isometría si
d
Y
(1(r
1
). 1(r
2
)) = d
A
(r
1
. r
2
)
para todo par de puntos r
1
. r
2
÷ A.
Nótese que toda isometría es inyectiva. En efecto, si 1(r
1
) = 1(r
2
) entonces d
A
(r
1
. r
2
) =
d
Y
(1(r
1
). 1(r
2
)) = 0 y por lo tanto r
1
= r
2
.
Ejemplo 1.27 Si A = (A. d) es un espacio métrico y ¹ es un subconjunto de A
de…nimos
d
¹
(r. n) := d(r. n) \r. n ÷ ¹.
Esta es obviamente una distancia en ¹. y la inclusión
t : ¹ ÷ A. t(c) = c
es una isometría. Se dice entonces que ¹ = (¹. d
¹
) es un subespacio métrico de A.
y d
¹
se llama la distancia inducida por d en ¹.
Una isometría 1 : A ÷ ) nos permite identi…car a A con el subespacio métrico
1(A) := ¦1(r) : r ÷ A¦ de ).
Ejemplo 1.28 Para cada 1 _ j _ ·. la función
t : R
a
j
÷ /
j
. t(r
1
. ...r
a
) = (r
1
. ...r
a
. 0. 0. ...).
es una isometría. Esto nos permite identi…car a R
a
j
con el subespacio de /
j
que consiste
de las sucesiones r = (r
I
) tales que r
I
= 0 para / :.
Ejemplo 1.29 La identidad
1 : (
0
o
[0. 1] ÷ (
0
1
[0. 1]. 1(1) = 1.
no es una isometría. En efecto, la función 1
I
del Ejemplo 1.24 satisface
1
2/
= |1
I
|
1
= |1
I
|
o
= 1.
es decir, la distancia de 1
I
a la función constante 0 según la métrica inducida por la
norma ||
1
no coincide con su distancia según la métrica inducida por ||
o
.
16 1. ESPACIOS MÉTRICOS
1.5. Ejercicios
Ejercicio 1.30 Sea A = (A. d) un espacio métrico. Prueba que, para cualesquiera
n. r. n. . ÷ A. se cumple que
[d(n. r) ÷d(n. .)[ _ d(n. n) + d(r. .).
Ejercicio 1.31 Sea (\. ||) un espacio vectorial normado. Prueba que la función d(·. n) =
|· ÷n| es una métrica en \.
Ejercicio 1.32 Prueba que |r|
o
:= max ¦[r
1
[ . .... [r
a
[¦ donde r = (r
1
. .... r
a
) ÷ R
a
.
es una norma en R
a
.
Ejercicio 1.33 ¿Es la función j : R
a
÷ R. dada por j(r) := mn ¦[r
1
[ . .... [r
a
[¦ . una
norma en R
a
? Justi…ca tu a…rmación.
Ejercicio 1.34 Describe los conjuntos
´
1
j
(0. 1) := ¦r ÷ R
2
: |r|
j
_ 1¦ para j =
1. 2. ·. Haz un dibujo de cada una de ellos.
Ejercicio 1.35 Describe los conjuntos
´
1
ojcc
(0. 1) : = ¦r ÷ R
2
: d
ojcc
(r. 0) _ 1¦.
1
ojcc
(0. 1) : = ¦r ÷ R
2
: d
ojcc
(r. 0) < 1¦
donde d
ojcc
es la métrica discreta en R
a
.
Ejercicio 1.36 Sea \ un espacio vectorial distinto de 0. Prueba que no existe ninguna
norma en \ que induzca la métrica discreta, es decir, no existe ninguna norma en \
tal que
|· ÷n| =

0 si · = n
1 si · = n
Ejercicio 1.37 Prueba que, para cada 1 _ j _ ·. la función ||
j
de…nida en la
Proposición 1.14 satisface:
(N1) |r|
j
= 0 si y sólo si r = 0 en /
j
.
(N2) Para cada r = (r
I
) ÷ /
j
y \ ÷ R se cumple que \r = (\r
I
) ÷ /
j
y |\r|
j
=
[\[ |r|
j
.
Ejercicio 1.38 Prueba que, para toda r ÷ R
a
.
(a) |r|
v
_ |r|
c
si 1 _ : _ : _ ·.
(b) |r|
c
_ :
rs
sr
|r|
v
si 1 _ : _ : < ·.
(c) |r|
c
_ :
1
s
|r|
o
si 1 _ : < ·.
(Sugerencia: Para probar la segunda desigualdad aplica la desigualdad de Hölder a los
vectores (1. .... 1) y ([r
1
[
c
. .... [r
a
[
c
) con j =
v
v÷c
y ¡ =
v
c
).
1.5. EJERCICIOS 17
Ejercicio 1.39 (a) Prueba que, si 1 _ : < : _ ·. entonces
/
c
· /
v
. /
c
= /
v
n |r|
v
_ |r|
c
\r ÷ /
c
.
(b) Prueba además que, si r ÷ /
j
para alguna 1 _ j < ·. entonces
|r|
o
= lm
v÷o
|r|
v
.
Ejercicio 1.40 Muestra que la desigualdad de Minkowski en R
a
no se cumple si j =
1
2
< 1.
Ejercicio 1.41 Prueba que todo par de funciones continuas 1. o : [c. /] ÷R satisfacen
las siguientes desigualdades:

b
o
[1(t) + o(t)[ dt _

b
o
[1(t)[ dt +

b
o
[o(t)[ dt.
max
t÷[o.b]
[1(t) + o(t)[ _ max
t÷[o.b]
[1(t)[ + max
t÷[o.b]
[o(t)[ .
Ejercicio 1.42 Prueba que las desigualdades de Hölder para sumas, para series y para
integrales siguen siendo válidas si j = 1 y ¡ = ·. es decir,
(a) Si (r
1
. .... r
a
). (n
1
. .... n
a
) ÷ R
a
entonces |rn|
1
_ |r|
1
|n|
o
. es decir,
a
¸
I=1
[r
I
n
I
[ _

a
¸
I=1
[r
I
[

max
1<I<a
[n
I
[

.
(b) Si (r
I
) ÷ /
1
. (n
I
) ÷ /
o
entonces (r
I
n
I
) ÷ /
1
y |rn|
1
_ |r|
1
|n|
o
. es decir,
o
¸
I=1
[r
I
n
I
[ _

o
¸
I=1
[r
I
[

sup
I÷N
[n
I
[

.
(c) Si 1. o : [c. /] ÷R son funciones continuas, entonces |1o|
1
_ |1|
1
|o|
o
. es decir,

b
o
[1(t)o(t)[ dt _

b
o
[1(t)[ dt

max
o<t<b
[o(t)[

.
Ejercicio 1.43 Da un ejemplo de una sucesión de funciones continuas 1
I
: [0. 1] ÷ R
tales que |1
I
|
1
= 1 para toda / ÷ N. y |1
I
|
o
÷ ·. Concluye que no existe ninguna
constante c ÷ R tal que
|1|
o
_ c |1|
1
\1 ÷ (
0
[0. 1].
¿Es posible construir una sucesión de funciones continuas o
I
: [0. 1] ÷ R tales que
|o
I
|
o
= 1 para toda / ÷ N. y |o
I
|
1
÷ ·? Justi…ca tu respuesta.
18 1. ESPACIOS MÉTRICOS
Ejercicio 1.44 Sea (
v
[c. /] el conjunto de las funciones 1 : [c. /] ÷ R que son :-
veces continuamente diferenciables en [c. /]. es decir, tales que todas sus derivadas
1
t
. 1
tt
. .... 1
(v)
hasta la de orden : existen en (c. /) y son continuas en [c. /]. Para cada
1 _ j _ · de…nimos
|1|
v.j
= |1|
j
+|1
t
|
j
+ +

1
(v)

j
.
Prueba que (
v
j
[c. /] = ((
v
[c. /]. ||
v.j
) es un espacio vectorial normado.
Ejercicio 1.45 ¿Cuáles de las siguientes funciones son isometrías y cuáles no? Justi-
…ca tu a…rmación.
(a) La identidad 1 : R
2
j
÷R
2
v
. 1(r) = r. con j = :.
(b) La identidad 1 : (
0
j
[0. 1] ÷ (
0
v
[0. 1]. 1(1) = 1. con j = :.
(c) La inclusión t : (
1
j
[0. 1] ÷ (
0
j
[0. 1]. t(1) = 1.
Ejercicio 1.46 Sea S
2
= ¦r = (r
1
. r
2
. r
3
) ÷ R
3
: r
2
1
+ r
2
2
+ r
2
3
= 1¦ la esfera unitaria
en R
3
. Considera la función
d(r. n) = inf

1
0

dc
dt

dt : c ÷ (
1
a.&
([0. 1]. S
2
)
¸
.
donde (
1
a.&
([0. 1]. S
2
) es el conjunto de todas las funciones c : [0. 1] ÷R
3
continuamente
diferenciables tales que c(0) = r. c(1) = n. y c(t) ÷ S
2
para todo t ÷ [0. 1]. En otras pal-
abras, d(r. n) es el ín…mo de las longitudes de todas las trayectorias c ÷ (
1
a.&
([0. 1]. S
2
).
(a) Prueba que d es una distancia en S
2
.
(b) ¿Es esta distancia la distancia inducida por la distancia usual de R
3
? Justi…ca tu
a…rmación.
Capítulo 2
Continuidad
2.1. De…niciones y ejemplos
Sean A = (A. d
A
) y ) = (). d
Y
) espacios métricos.
De…nición 2.1 Una función : A ÷ ) es continua en el punto r
0
÷ A si, dada
0. existe o 0 (que depende de r
0
y de ) tal que
d
Y
((r). (r
0
)) < si d
A
(r. r
0
) < o.
Decimos que es continua si lo es en todo punto de A.
La continuidad de una función depende desde luego de las métricas que estamos
considerando en los conjuntos A y ). Para hacer énfasis en ello usaremos en ocasiones
la notación
: (A. d
A
) ÷ (). d
Y
)
en vez de : A ÷ ).
Proposición 2.2 (a) Toda isometría es continua.
(b) Si : A ÷ ) y · : ) ÷ 2 son continuas entonces la composición · · : A ÷ 2
es continua.
La demostración de estas a…rmaciones es sencilla y se deja al lector [Ejercicio 2.30].
Consideremos el siguiente ejemplo.
Ejemplo 2.3 (a) La identidad 1 : R
a
1
÷R
a
o
es una función continua.
(b) La identidad 1 : R
a
o
÷R
a
1
también es una función continua.
19
20 2. CONTINUIDAD
Demostración: (a) Notemos que, para todo r ÷ R
a
. se cumple que
|r|
o
= max¦[r
1
[ . .... [r
a
[¦ _ [r
1
[ + +[r
a
[ = |r|
1
.
En consecuencia, dados r
0
÷ R
a
y 0. se tiene que
|r ÷r
0
|
o
< si |r ÷r
0
|
1
< .
Es decir, la identidad 1 : R
a
1
÷R
a
o
es una función continua.
(b) Para todo r ÷ R
a
. se cumple que
|r|
1
= [r
1
[ + +[r
a
[ _ :max¦[r
1
[ . .... [r
a
[¦ = :|r|
o
.
Dados r
0
÷ R
a
y 0. tomamos o =
.
a
. Entonces se cumple que
|r ÷r
0
|
1
< si |r ÷r
0
|
o
< o.
Es decir, la identidad 1 : R
a
o
÷R
a
1
es una función continua.
De…nición 2.4 Diremos que : A ÷ ) es un homeomor…smo si es continua y
biyectiva y si su inversa
÷1
: ) ÷ A es continua.
El ejemplo anterior a…rma que 1 : R
a
o
÷ R
a
1
es un homeomor…smo. Notemos que,
en dicho ejemplo, la función 1 cumple la siguiente condición.
De…nición 2.5 Una función : A ÷ ) es Lipschitz continua, si existe ( 0 tal
que
d
Y
((r
1
). (r
2
)) _ (d
A
(r
1
. r
2
) \r
1
. r
2
÷ A.
A ( se le llama una constante de Lipschitz para . Diremos que es una equiv-
alencia de espacios métricos si es Lipschitz continua y biyectiva y si su inversa

÷1
: ) ÷ A es Lipschitz continua.
Este concepto es más fuerte que el de continuidad, es decir, se tiene la siguiente
a…rmación.
Proposición 2.6 Si es Lipschitz continua entonces es continua.
Demostración: Sea ( 0 una constante de Lipschitz para . Entonces, dada 0.
el número o :=
.
C
0 satisface que
d
Y
((r). (r
0
)) < si d
A
(r. r
0
) < o.
para cualquier r
0
÷ A. Es decir, es continua.
El inverso no es cierto, es decir, existen funciones continuas que no son Lipschitz
continuas [Ejercicio 2.31].
2.1. DEFINICIONES Y EJEMPLOS 21
Proposición 2.7 Para cualesquiera 1 _ :. : _ · la identidad 1 : R
a
c
÷ R
a
v
es una
equivalencia.
Demostración: Si 1 _ : _ : _ ·. entonces se cumple que
|r|
v
_ |r|
c
\ r ÷ R
a
. (2.1)
[Ejercicio 1.38]. En consecuencia, 1 : R
a
c
÷ R
a
v
es Lipschitz continua con constante de
Lipschitz ( = 1. Además, para toda r ÷ R
a
se cumple que
|r|
c
_ :
rs
rs
|r|
v
si 1 _ : _ : < · (2.2)
|r|
c
_ :
1
s
|r|
o
si 1 _ : < ·. (2.3)
[Ejercicio 1.38]. En consecuencia, 1 : R
a
v
÷ R
a
c
es Lipschitz continua con constante de
Lipschitz ( = :
rs
rs
si 1 _ : _ : < ·. y ( = :
1
s
si 1 _ : < : = ·.
Esto signi…ca que, desde el punto de vista de la continuidad, da lo mismo tomar
cualquiera las normas ||
j
en R
a
[Ejercicio 2.36]. Esto no ocurre con los espacios (
0
j
[c. /].
Ejemplo 2.8 La identidad 1 : (
0
o
[c. /] ÷ (
0
1
[c. /] es Lipschitz continua.
Demostración: Observemos que, para todas 1. o ÷ (
0
[c. /]. se cumple que
|1 ÷o|
1
=

b
o
[1(t) ÷o(t)[ dt
_ (/ ÷c) max
o<t<b
[1(t) ÷o(t)[
= (/ ÷c) |1 ÷o|
o
.
Es decir, 1 : (
0
o
[c. /] ÷ (
0
1
[c. /] es Lipschitz continua con constante ( = (/ ÷c).
Sin embargo, esta función no es un homeomor…smo.
Ejemplo 2.9 La identidad 1 : (
0
1
[0. 1] ÷ (
0
o
[0. 1] no es continua.
Demostración: Denotemos por 0 a la función constante con valor 0 en [0. 1]. Pro-
baremos que 1 : (
0
1
[0. 1] ÷ (
0
o
[0. 1] no es continua en 0 (de hecho no lo es en ningún
punto de (
0
[0. 1]). Sea =
1
2
. Veremos que para cualquier o 0 existe 1
c
÷ (
0
[0. 1] tal
que |1
c
|
1
< o pero |1
c
|
o
= 1 . En efecto, la función
1
c
(t) :=

1 ÷
1
c
t si 0 _ t _ o
0 si o _ t _ 1
22 2. CONTINUIDAD
tiene estas propiedades. Por tanto, la identidad 1 : (
0
1
[0. 1] ÷ (
0
o
[0. 1] no es continua
en 0.
De hecho, para cualesquiera 1 _ : _ : _ · la identidad 1 : (
0
v
[c. /] ÷ (
0
c
[c. /] es
Lipschitz continua, pero no es un homeomor…smo [Ejercicio 2.40].
Las siguientes nociones nos permitirán visualizar mejor el concepto de continuidad.
De…nición 2.10 Sean A = (A. d
A
) un espacio métrico, r
0
÷ A y 0. La bola
abierta en A con centro en r
0
y radio es el conjunto
1
A
(r
0
. ) := ¦r ÷ A : d
A
(r. r
0
) < ¦ .
Dada cualquier función : A ÷ ). denotamos por
(¹) := ¦(r) ÷ ) : r ÷ ¹¦
a la imagen bajo de un subconjunto ¹ de A. En estos términos podemos reformular
la de…nición de continuidad como sigue: : A ÷ ) es continua en el punto r
0
de
A si dada 0 existe o 0 tal que
(1
A
(r
0
. o)) · 1
Y
((r
0
). ). (2.4)
Revisemos algunos de los ejemplos anteriores bajo esta nueva óptica.
Ejemplo 2.11 Denotemos por 1
c
(r
0
. ) a la bola abierta en R
a
c
con centro en r
0
y
radio . Las desigualdades (2.1), (2.2), (2.3) implican que, entonces
1
v
(r
0
. 1:
rs
rs
) · 1
c
(r
0
. ) · 1
v
(r
0
. ) si 1 _ : _ : < ·.
1
o
(r
0
. 1:
1
s
) · 1
c
(r
0
. ) · 1
o
(r
0
. ) si 1 _ : < ·
Por tanto, 1 : R
a
c
÷R
a
v
es un homeomor…smo.
Ejemplo 2.12 Denotemos por 1
c
(1
0
. ) a la bola abierta en (
0
c
[0. 1] con centro en la
función continua 1
0
: [0. 1] ÷R y radio . Entonces
1
o
(1
0
. ) = ¦1 ÷ (
0
[0. 1] : [1(t) ÷1
0
(t)[ < \t ÷ [0. 1]¦.
es decir, 1
o
(1
0
. ) es el conjunto de todas las funciones continuas 1 : [0. 1] ÷ R cuya
grá…ca está contenida en la franja ¦(r. n) ÷ R
2
: [n ÷1
0
(r)[ < ¦ . de ancho 2 alrededor
de la grá…ca de 1
0
.
2.2. CONJUNTOS ABIERTOS Y CONJUNTOS CERRADOS 23
Por otra parte,
1
1
(1
0
. ) = ¦1 ÷ (
0
[0. 1] :

1
0
[1(t) ÷1
0
(t)[ dt < ¦
es el conjunto de todas las funciones continuas 1 : [0. 1] ÷ R tales que el área de la
región comprendida entre las grá…cas de 1 y 1
0
es menor que .
Resulta claro entonces que 1
o
(1
0
. ) · 1
1
(1
0
. ). Y también que, no importa cuál
sea el ancho de la franja T. siempre podemos encontrar una función continua 1 cuya
grá…ca se sale de la franja y tal que el área entre las grá…cas de 1 y 1
0
es tan pequeña
como queramos.
2.2. Conjuntos abiertos y conjuntos cerrados
Sea A = (A. d) un espacio métrico y sea ¹ un subconjunto de A.
De…nición 2.13 Un punto r ÷ ¹ se llama un punto interior de ¹ si existe 0 tal
que 1
A
(r. ) · ¹. El conjunto de todos los puntos interiores de ¹ se llama el interior
de ¹ y se denota int
A
(¹). o simplemente int(¹). Decimos que ¹ es abierto en A si
¹ = int(¹).
Nótese que int(¹) · ¹. De hecho, int(¹) es el abierto más grande de A contenido
en ¹ [Ejercicio 2.52].
Proposición 2.14 En cualquier espacio métrico A = (A. d) la bola abierta
1
A
(r
0
. ) = ¦r ÷ A : d(r. r
0
) < ¦
con centro en r
0
y radio es un subconjunto abierto de A.
Demostración: Sea r ÷ 1
A
(r
0
. ). Tomemos o := ÷ d(r. r
0
) 0. Para todo
. ÷ 1
A
(r. o). se cumple que
d(.. r
0
) _ d(.. r) + d(r. r
0
) < o + d(r. r
0
) = .
es decir, 1
A
(r. o) · 1
A
(r
0
. ). En consecuencia, r ÷ int(1
A
(r
0
. )) y, por tanto,
1
A
(r
0
. ) = int(1
A
(r
0
. )).
Ejemplo 2.15 Sea 1
0
÷ (
0
[0. 1]. El conjunto
¹ := ¦1 ÷ (
0
[0. 1] : [1(t)[ <
1
2
\t ÷ [0. 1]¦
es abierto en (
0
o
[0. 1]. pero no es abierto en (
0
1
[0. 1].
24 2. CONTINUIDAD
Demostración: Notemos que ¹ es la bola abierta en (
0
o
[0. 1] con centro en la función
0 y radio
1
2
de modo que, por la proposición anterior, ¹ es abierto en (
0
o
[0. 1].
Probaremos ahora que ¹ no es abierto en (
0
1
[0. 1]. Para cada 0 < o < 1 consideremos
la función
1
c
(t) :=

1 ÷
1
c
t si 0 _ t _ o
0 si o _ t _ 1
Entonces |1
c
|
1
=
c
2
pero 1
c
÷ ¹. es decir, 1
C
0
1
[0.1]
(0. o) no está contenida en ¹ para
ningún o 0. En consecuencia, la función 0 no es un punto interior de ¹ en (
0
1
[0. 1].
De hecho, el conjunto ¹ del ejemplo anterior tiene interior vacío en (
0
1
[0. 1] [Ejercicio
2.46].
De…nición 2.16 Sea ¹ un subconjunto de un espacio métrico A = (A. d). Un punto
r ÷ A se llama un punto de contacto de ¹ si 1
A
(r. ) ¨ ¹ = O para toda 0. El
conjunto de todos los puntos de contacto de ¹ se llama la cerradura de ¹ y se denota
¹
A
. o simplemente ¹. Decimos que ¹ es cerrado en A si ¹ = ¹.
Nótese que todo punto de ¹ es punto de contacto de ¹. es decir, ¹ · ¹. De hecho,
¹ es el cerrado más pequeño de A que contiene a ¹ [Ejercicio 2.53].
De…nimos la bola cerrada en A con centro en r
0
y radio como el conjunto
´
1
A
(r
0
. ) := ¦r ÷ A : d(r. r
0
) _ ¦ .
Se tiene lo siguiente.
Proposición 2.17 En cualquier espacio métrico A la bola cerrada
´
1
A
(r
0
. ) en A con
centro en r
0
y radio es un subconjunto cerrado de A.
Demostración: Sea r ÷
´
1
A
(r
0
. ). Entonces, para todo o 0. existe r
c
÷ 1
A
(r. o)¨
´
1
A
(r
0
. ). De la desigualdad del triángulo se sigue que
d(r. r
0
) _ d(r. r
c
) + d(r
c
. r
0
) < o + \o 0.
En consecuencia d(r. r
0
) _ . es decir, r ÷
´
1
A
(r
0
. ).
Denotaremos por A`¹ al complemento de ¹ en A. es decir,
A`¹ := ¦r ÷ A : r ÷ ¹¦ .
Los abiertos y los cerrados son duales en el siguiente sentido:
2.2. CONJUNTOS ABIERTOS Y CONJUNTOS CERRADOS 25
Proposición 2.18 Para cualquier subconjunto ¹ de un espacio métrico A se cumple
que
A`¹ = int(A`¹).
En consecuencia, ¹ es cerrado en A si y sólo si A`¹ es abierto en A.
Demostración: r ÷ int(A`¹) si y sólo si existe 0 tal que 1
A
(r. ) ¨ ¹ = O.
es decir, si y sólo si r ÷ A`¹. Por tanto, si ¹ es cerrado, entonces A`¹ = A`¹ =
int(A`¹). es decir, A`¹ es abierto. E inversamente, si A`¹ es abierto, entonces A`¹ =
int(A`¹) = A`¹ y, en consecuencia, ¹ = ¹. es decir, ¹ es cerrado.
Existen también subconjuntos que no son ni abiertos ni cerrados. Por ejemplo, el
intervalo [c. /) no es ni abierto ni cerrado en R. Más aún, un subconjunto puede ser
simultáneamente abierto y cerrado.
Ejemplo 2.19 Todo subconjunto de un espacio métrico discreto A
ojcc
es abierto en
A
ojcc
. En consequencia, todo subconjunto de A
ojcc
es cerrado en A
ojcc
.
Demostración: Para cada subconjunto ¹ de A y cada punto r ÷ ¹. la bola abierta
con centro en r y radio 1 según la métrica discreta consta únicamente del punto r. En
consecuencia, 1
ojcc
(r. 1) = ¦r¦ · ¹. es decir, r ÷ int(¹).
En general no es cierto que la cerradura de una bola abierta sea la correspondiente
bola cerrada.
Ejemplo 2.20 Si A
ojcc
es un espacio métrico discreto con al menos dos puntos en-
tonces, puesto que todos los subconjuntos de A
ojcc
son cerrados, se tiene que
1
ojcc
(r. 1) = 1
ojcc
(r. 1) = ¦r¦ = A =
´
1
ojcc
(r. 1). \r ÷ A.
Sin embargo, esto no ocurre en un espacio vectorial normado.
Proposición 2.21 Si \ = (\. ||) es un espacio vectorial normado, entonces la cer-
radura de la bola abierta 1(·
0
. ) = ¦· ÷ \ : |· ÷·
0
| < ¦ en \ es la bola cerrada
´
1(·
0
. ) = ¦· ÷ \ : |· ÷·
0
| _ ¦.
Demostración: Como
´
1(·
0
. ) es cerrado y contiene a 1(·
0
. ) se tiene que 1(·
0
. ) ·
´
1(·
0
. ) [Ejercicio 2.53]. Probaremos ahora que
´
1(·
0
. ) · 1(·
0
. ). Sea · ÷
´
1(·
0
. ) y
sea o 0. Sin perder generalidad podemos tomar o < 2. El punto
·
c
= · +
o
2

0
÷·) ÷ \
26 2. CONTINUIDAD
satisface

c
÷·| =
o
2

0
÷·| _
o
2
< o. y

c
÷·
0
| = (1 ÷
o
2
) |· ÷·
0
| _ ÷
o
2
< .
Es decir, ·
c
÷ 1(·. o) ¨ 1(·
0
. ). En consequencia, · ÷ 1(·
0
. ).
Daremos ahora una caracterización de la continuidad en términos de conjuntos abier-
tos y conjuntos cerrados. La imagen inversa de un subconjunto 1 de ) bajo la función
: A ÷ ) es el conjunto

÷1
(1) := ¦r ÷ A : (r) ÷ 1¦ .
Proposición 2.22 Sean A y ) espacios métricos, y sea : A ÷ ) una función. Las
siguientes a…rmaciones son equivalentes:
(a) : A ÷ ) es continua.
(b) La imagen inversa
÷1
(l) de cualquier subconjunto abierto l de ) es abierta en
A.
(c) La imagen inversa
÷1
(() de cualquier subconjunto cerrado ( de ) es cerrada en
A.
Demostración: (c) = (/) : Sea l un subconjunto abierto de ). Para cada r ÷

÷1
(l) tomemos 0 tal que 1
Y
((r). ) · l. Como es continua existe o 0
tal que (1
A
(r. o)) · 1
Y
((r). ). Entonces 1
A
(r. o) ·
÷1
(l). es decir,
÷1
(l) es
abierto en A.
(/) = (c) : Sean r ÷ A y 0. Como 1
Y
((r). ) es abierta en ) , se tiene que

÷1
(1
Y
((r). )) es abierto en A. En particular, existe o 0 tal que 1
A
(r. o) ·

÷1
(1
Y
((r). )). es decir, (1
A
(r. o)) · 1
Y
((r). ).
(/) = (c) es consecuencia inmediata de lo anterior y de la Proposición 2.18, ya que
A r
÷1
(() =
÷1
(A r().
Por tanto,
÷1
(() es cerrado si y sólo si
÷1
(A r() es abierto y esto es equivalente a
que ( sea cerrado.
Ejemplo 2.23 Cualquier función : A
ojcc
÷ ) de un espacio métrico discreto a un
espacio métrico cualquiera ) es continua, ya que cualquier subconjunto de A
ojcc
es
abierto (Ejemplo 2.19).
2.3. CONVERGENCIA DE SUCESIONES 27
Para …nalizar esta sección veamos algunas propiedades importantes de los abiertos.
Proposición 2.24 En cualquier espacio métrico A = (A. d) se cumple lo siguiente.
(i) El conjunto vacío O es abierto en A.
(ii) A es abierto en A.
(iii) La unión
¸
j÷1
l
j
de cualquier familia ¦l
j
: i ÷ 1¦ de subconjuntos abiertos de A
es abierta en A.
(iv) La intersección l ¨ \ de dos subconjuntos abiertos l y \ de A es abierta en A.
Demostración: (i) se cumple por vacuidad: Todo punto de O es punto interior de O.
(ii) 1
A
(r. ) · A para cualquier r ÷ A y cualquier 0. es decir, cualquier r ÷ A es
punto interior de A.
(iii) Si r ÷
¸
j÷1
l
j
entonces r ÷ l
j
0
para algún i
0
÷ 1 y, como l
j
0
es abierto, existe 0
tal que 1
A
(r. ) · l
j
0
. Pero entonces 1
A
(r. ) ·
¸
j÷1
l
j
. es decir, r ÷ int
¸
j÷1
l
j

.
(iv) Si r ÷ l ¨ \. como l y \ son abiertos, existen
1
.
2
0 tales que 1
A
(r.
1
) · l
y 1
A
(r.
2
) · \. Tomando := mn¦
1
.
2
¦ se tiene que 1
A
(r. ) · (l ¨ \ ). es decir,
r ÷ int(l ¨ \ ).
Dado que los subconjuntos cerrados de A son los complementos de los abiertos, las
a…rmaciones duales son ciertas para dichos subconjuntos. Dejamos los detalles al lector
[Ejercicio 2.51].
Las propiedades (i) a (iv) son usadas para de…nir a los ”abiertos” de un espa-
cio topológico. Dado que la continuidad está caracterizada en términos de abiertos
(Proposición 2.22), los espacios topológicos son el ámbito natural para estudiar la con-
tinuidad. Veremos más adelante que algunas propiedades importantes en Análisis no se
preservan bajo homeomor…smos, por ejemplo, la propiedad de ser completo. De aquí
que el ámbito natural del Análisis es el de los espacios métricos.
2.3. Convergencia de sucesiones
Daremos ahora una caracterización de la continuidad en términos de sucesiones. Sea
A = (A. d) un espacio métrico.
De…nición 2.25 Una sucesión en un espacio métrico A es una función r : N ÷ A.
El valor de esta función en / se llama el /-ésimo término de la sucesión y se denota
por r
I
:= r(/) y la sucesión se denota por r = (r
I
).
Una subsucesión de r = (r
I
) es la composición de r con una función estrictamente
creciente / : N ÷N. Su ,-ésimo término se denota por r
I
j
:= r(/(,)).
Decimos que (r
I
) converge a un punto r ÷ A si, dada 0. existe /
0
÷ N tal que
d(r
I
. r) < para todo / _ /
0.
El punto r se llama el límite de la sucesión (r
I
).
28 2. CONTINUIDAD
Usaremos la notación
r
I
÷ r en A. o bien lm
I÷o
r
I
= r.
para decir que (r
I
) converge a r en A. Observemos que
r
I
÷ r en A == d(r
I
. r) ÷ 0 en R.
Proposición 2.26 (i) El límite de una sucesión convergente es único.
(ii) Si (r
I
) converge a r en A entonces cualquier subsucesión (r
I
j
) converge a r en A.
Demostración: Probemos la a…rmación (i). Si r
I
÷ r y r
I
÷ n en A entonces
0 _ d(r. n) _ d(r
I
. r) + d(r
I
. n) ÷ 0 en R.
Por tanto, d(r. n) = 0. es decir, r = n.
La a…rmación (ii) es consecuencia del resultado análogo para sucesiones de números
reales, ya que d(r
I
j
. r) es una subsucesión de d(r
I
. r) en R.
Daremos ahora una caracterización de la cerradura de un conjunto en términos de
sucesiones en dicho conjunto.
Proposición 2.27 Sea ¹ un subconjunto de A y sea r ÷ A. Entonces r ÷ ¹ si y sólo
si existe una sucesión (r
I
) de puntos en ¹ tal que r
I
÷ r en A.
Demostración: Si r ÷ ¹ entonces existe r
I
÷ 1(r.
1
I
) ¨ ¹ para toda / ÷ N. Es
decir, r
I
÷ ¹ y 0 _ d(r
I
. r) _
1
I
para toda / ÷ N. En consecuencia, r
I
÷ r en A.
Sea ahora (r
I
) una sucesión de puntos en ¹ tal que r
I
÷ r en A. Sea 0. Entonces
existe /
0
÷ N tal que d(r
I
. r) < para todo / _ /
0
. En particular, r
I
0
÷ 1
A
(r. ) ¨ ¹.
Por tanto, r ÷ ¹.
Podemos caracterizar la continuidad de una función en términos de sucesiones.
Proposición 2.28 : A ÷ ) es continua en el punto r ÷ A si y sólo si para toda
sucesión (r
I
) en A tal que r
I
÷ r en A se cumple que (r
I
) ÷ (r) en ).
Demostración: Supongamos que es continua en r y que r
I
÷ r en A. Sea
0. Entonces, como es continua, existe o 0 tal que (1
A
(r. o)) · 1
Y
((r). )
y, como r
I
÷ r. existe /
0
÷ N tal que r
I
÷ 1
A
(r. o) para todo / _ /
0
. Por lo tanto
(r
I
) · 1
Y
((r). ) para todo / _ /
0
. es decir, (r
I
) ÷ (r).
Inversamente: Supongamos que no es continua en r. Entonces, para alguna
0
0
y para cada / ÷ N. existe r
I
÷ 1
A
(r.
1
I
) tal que (r
I
) ÷ 1
Y
((r).
0
). Es decir, (r
I
)
converge a r en A pero ((r
I
)) no converge a (r) en ).
2.4. EJERCICIOS 29
Ejemplo 2.29 Consideremos las funciones continuas 1
I
: [0. 1] ÷R dadas por
1
I
(t) =

÷/t + 1 si 0 _ t _
1
I
0 si
1
I
_ t _ 1
Entonces 1
I
÷ 0 en (
0
1
[0. 1] . pero (1
I
) no converge en (
0
o
[0. 1] .
Demostración: Se tiene que
|1
I
|
1
=

1
0
[1
I
(t)[ dt =
1
2/
÷ 0.
es decir, 1
I
÷ 0 en (
0
1
[0. 1] . Supongamos que 1
I
÷ 1 en (
0
o
[0. 1] . Entonces, como
[1
I
(t) ÷1(t)[ _ |1
I
÷1|
o
para cada t ÷ [0. 1].
se cumple que la sucesión de números reales (1
I
(t)) converge a 1(t) en R para cada
t ÷ [0. 1]. En consecuencia
1(t) = lm
I÷o
1
I
(t) =

1 si t = 0
0 si 0 < t _ 1
Esta función no es continua en [0. 1], lo que contradice nuestra suposición.
2.4. Ejercicios
Ejercicio 2.30 Demuestra las siguientes a…rmaciones.
(a) Toda isometría es Lipschitz continua.
(b) Si : A ÷ ) y · : ) ÷ 2 son (Lipschitz) continuas entonces la composición
· · : A ÷ 2 es (Lipschitz) continua.
Ejercicio 2.31 Considera la función : R ÷R. (t) = t
2
. ¿Es Lipschitz continua?
Ejercicio 2.32 Prueba que, si 1. o : A ÷ R son continuas y c ÷ R. entonces las
siguientes funciones son continuas.
(a) 1 + o : A ÷R, (1 + o)(r) = 1(r) + o(r).
(b) co : A ÷R, (c1)(r) = c1(r).
(c) 1o : A ÷R, (1o)(r) = 1(r)o(r).
(d) max¦1. o¦ : A ÷R, (max¦1. o¦)(r) = max¦1(r). o(r)¦.
(e) mn¦1. o¦ : A ÷R, (mn¦1. o¦)(r) = mn¦1(r). o(r)¦).
¿Es cierto que, si 1. o : A ÷ R son Lipschitz continuas, las funciones anteriores son
Lipschitz continuas?
30 2. CONTINUIDAD
Ejercicio 2.33 Sea A = (A. d) un espacio métrico y sea r
0
÷ A. Prueba que la función
: A ÷R. (r) = d(r
0
. r).
es Lipschitz continua. (Sugerencia: Usa el Ejercicio 1.30).
Ejercicio 2.34 Sea A = (A. d) un espacio métrico, sea r
0
÷ A y sea : 0. Prueba
que la esfera
o
A
(r
0
. :) := ¦r ÷ A : d(r
0
. r) = :¦
es un subconjunto cerrado de A.
Ejercicio 2.35 Sea (\. ||) un espacio vectorial normado. Demuestra las siguientes
a…rmaciones.
(a) Si ·
I
÷ · y n
I
÷ n en \ entonces ·
I
+ n
I
÷ · + n en \.
(b) Si ·
I
÷ · en \ y \
I
÷ \ en R, entonces \
I
·
I
÷ \· en \.
(c) Si ·
I
÷ · en \ entonces |·
I
| ÷ |·| en R.
Es decir, la suma, el producto por escalares y la norma son funciones continuas.
Ejercicio 2.36 Sean 1 _ :. : _ ·. Demuestra las siguientes a…rmaciones.
(a) : R
n
c
÷R
a
v
es continua si y sólo si : R
n
c
÷R
a
v
es continua.
(b) : R
n
c
÷R
a
v
es Lipschitz continua si y sólo si : R
n
c
÷R
a
v
es Lipschitz continua.
Ejercicio 2.37 Sea 1 _ j _ ·. Demuestra las siguientes a…rmaciones.
(a) l es abierto en R
a
2
si y sólo si l es abierto en R
a
j
.
(b) ( es cerrado en R
a
2
si y sólo si ( es cerrado en R
a
j
.
Ejercicio 2.38 Prueba que para cualquier 1 _ j _ · y cualesquiera c _ c
t
< /
t
_ /
la función
j : (
0
j
[c. /] ÷ (
0
j
[c
t
. /
t
]. j(1) = 1 [
[o
0
.b
0
]
.
que a cada función 1 le asocia su restricción al intervalo [c
t
. /
t
], es Lipschitz continua.
Ejercicio 2.39 Prueba que para cualquier 1 _ j _ · la función
o : (
0
j
[c. /] ÷ (
0
j
[0. 1]. o(1) = 1 · n.
donde n es la reparametrización n(t) : [0. 1] ÷ [c. /]. n(t) = (/ ÷c)t + c. es un homeo-
mor…smo.
Ejercicio 2.40 Prueba que, para cualesquiera 1 _ : _ : _ ·. la identidad 1 :
(
0
v
[c. /] ÷ (
0
c
[c. /] es Lipschitz continua, pero no es un homeomor…smo.
2.4. EJERCICIOS 31
Ejercicio 2.41 Prueba que, si 1 _ : _ : _ ·. entonces la inclusión t : /
c
· /
v
es
Lipschitz continua.
Ejercicio 2.42 Prueba que, para cualquier 1 _ : _ ·. la /-ésima proyección
:
I
: /
c
÷R. :
I
(r) = r
I
.
con r = (r
I
) ÷ /
c
. es Lipschitz continua.
Ejercicio 2.43 Considera el conjunto T de las trayectorias o : [0. 1] ÷ R
2
continua-
mente diferenciables, tales que o(0) = (0. 0). o(1) = (1. 0) y

1
0
|o
t
| dt < ·.
(a) Prueba que |o ÷t| = max
0<t<1
|o(t) ÷t(t)|
2
es una métrica en T .
(b) Considera la función longitud
L : T ÷R, L(o) =

1
0
|o
t
| dt.
¿Es ésta una función continua? (Sugerencia: Considera la sucesión de trayectorias
o
I
(t) = (t.
1
I
sen(/:t))).
Ejercicio 2.44 Sea A = [÷1. 1] con la métrica inducida por la de R.
(a) ¿Cuál es el interior en A de los siguientes conjuntos: (0. 1]. [0. 1]. (0.
1
2
). [0.
1
2
).
[÷1. 1]?
(b) ¿Cuáles de estos conjuntos son abiertos en A?
(c) ¿Cuáles de ellos son cerrados en A?
Ejercicio 2.45 (a) ¿Es la bola abierta en (
0
1
[0. 1] .
1
1
(0. 1) = ¦1 ÷ (
0
[0. 1] :

1
0
[1(t)[ dt < 1¦.
un subconjunto abierto de (
0
o
[0. 1]?
(b) ¿Es la bola cerrada en (
0
1
[0. 1] .
´
1
1
(0. 1) = ¦1 ÷ (
0
[0. 1] :

1
0
[1(t)[ dt _ 1¦.
un subconjunto cerrado de (
0
o
[0. 1]?
(c) ¿Es la bola cerrada en (
0
o
[0. 1] .
´
1
o
(0. 1) = ¦1 ÷ (
0
[0. 1] : max
0<t<1
[r(t)[ _ 1¦.
32 2. CONTINUIDAD
un subconjunto cerrado de (
0
1
[0. 1]?
(d) Da un ejemplo de un subconjunto cerrado de (
0
o
[0. 1] que no sea cerrado en (
0
1
[0. 1].
(Sugerencia: Para responder a las dos primeras preguntas usa la Proposición 2.22)
Ejercicio 2.46 Prueba que la bola abierta en (
0
o
[0. 1] .
1
o
(0. 1) = ¦1 ÷ (
0
[0. 1] : max
0<t<1
[r(t)[ < 1¦.
tiene interior vacío en (
0
1
[0. 1] .
Ejercicio 2.47 Prueba que una sucesión (r
I
) en un espacio métrico discreto A
ojcc
converge a r si y sólo si existe /
0
÷ N tal que r
I
= r para todo / _ /
0
.
Ejercicio 2.48 Prueba que, si una sucesión (r
I
) converge en A, entonces está acotada
en A, es decir, existen r
0
÷ A y : 0 tales que d
A
(r
I
. r
0
) < : para toda / ÷ N.
Ejercicio 2.49 Prueba que en cualquier espacio métrico A la intersección de un número
…nito de subconjuntos abiertos l
1
¨ ¨ l
n
es abierta en A.
Ejercicio 2.50 Da un ejemplo de una familia numerable de abiertos ¦l
a
: : ÷ N¦ en
R cuya intersección
¸
a÷N
l
a
no es abierta en R.
Ejercicio 2.51 Demuestra que en cualquier espacio métrico A = (A. d) se cumple lo
siguiente.
(a) A es cerrado en A.
(b) El conjunto vacío O es cerrado en A.
(c) La intersección
¸
j÷1
(
j
de cualquier familia ¦(
j
: i ÷ 1¦ de subconjuntos cerrados
de A es cerrada en A.
(d) La unión ( ' 1 de dos subconjuntos cerrados ( y 1 de A es cerrada en A.
(Sugerencia: Aplica las Proposiciones 2.24 y 2.18).
Ejercicio 2.52 Sean ¹ y 1 subconjuntos de un espacio métrico A. Demuestra las
siguientes a…rmaciones.
(a) int(1) · int(¹) si 1 · ¹.
(b) int(¹) es abierto en A.
(c) int(¹) es el máximo subconjunto abierto de A contenido en ¹.
Ejercicio 2.53 Sean ¹ y 1 subconjuntos de un espacio métrico A. Demuestra las
siguientes a…rmaciones.
(a) 1 · ¹ si 1 · ¹.
(b) ¹ es cerrado en A.
(c) ¹ es el mínimo subconjunto cerrado de A que contiene a ¹.
Capítulo 3
Convergencia uniforme
3.1. Convergencia uniforme en espacios métricos
Sean A = (A. d
A
) y ) = (). d
Y
) espacios métricos.
De…nición 3.1 Una sucesión de funciones 1
I
: A ÷ ). / ÷ N. converge puntual-
mente a una función 1 : A ÷ ) si, para cada r ÷ A. la sucesión (1
I
(r)) converge en
) ; es decir si, para cada 0 y cada r ÷ A, existe /
0
÷ N (que depende de y de r)
tal que
d
Y
(1
I
(r). 1(r)) < \/ _ /
0
.
La función 1 se llama el límite puntual de (1
I
).
Por lo general no sucede que el límite puntual de una sucesión de funciones continuas
sea una función continua, como lo muestra el siguiente ejemplo.
Ejemplo 3.2 La sucesión de funciones 1
I
: [0. 1] ÷ R. 1
I
(t) = t
I
. converge puntual-
mente a
1(t) =

0 si 0 _ t < 1
1 si t = 1
Es decir, el límite puntual de una sucesión de funciones continuas no es necesariamente
una función continua.
Daremos a continuación una noción de convergencia según la cual el límite de una
sucesión de funciones continuas sí va a resultar ser una función continua.
De…nición 3.3 Una sucesión de funciones 1
I
: A ÷ ). / ÷ N. converge uniforme-
mente a una función 1 : A ÷ ) si dada 0 existe /
0
÷ N (que depende únicamente
de ) tal que
d
Y
(1
I
(r). 1(r)) < \/ _ /
0
, \r ÷ A.
La función 1 se llama el límite uniforme de (1
I
).
33
34 3. CONVERGENCIA UNIFORME
Notemos que esta noción es más fuerte que la de convergencia puntual: Si (1
I
)
converge uniformemente a 1 entonces converge puntualmente a 1. El inverso no es
cierto, como lo muestra el Ejemplo 3.2. Ni siquiera es cierto cuando el límite puntual
resulta ser contínuo.
Ejemplo 3.4 Las funciones 1
I
: [0. 1] ÷R dadas por
1
I
(t) = max¦/ ÷/
2

t ÷
1
/

. 0¦
son continuas. La sucesión (1
I
) converge puntualmente a 0. pero no converge uniforme-
mente. Más aún, para cualquier 0, se tiene que

1
I
(
1
I
)

= / para toda /
su…cientemente grande.
1 0. 75 0. 5 0. 25 0
3. 5
3
2. 5
2
1. 5
1
0. 5
0
Grá…ca de 1
I
La propiedad fundamental de la convergencia uniforme es la siguiente.
Teorema 3.5 Si 1
I
: A ÷ ) es continua para todo / ÷ N y si 1
I
converge uniforme-
mente a 1 : A ÷ ). entonces 1 es continua.
Demostración: Sean r
0
÷ A y 0. Como (1
I
) converge uniformemente a 1. existe
/
0
÷ N tal que
d
Y
(1
I
(r). 1(r)) <

3
\r ÷ A. \/ _ /
0
.
Y, como 1
I
0
es continua, existe o 0 tal que
d
Y
(1
I
0
(r). 1
I
0
(r
0
)) <

3
si d
A
(r. r
0
) < o.
En consecuencia,
d
Y
(1(r). 1(r
0
)) _ d
Y
(1(r). 1
I
0
(r)) + d
Y
(1
I
0
(r). 1
I
0
(r
0
)) + d
Y
(1
I
0
(r
0
). 1(r
0
))
< si d
A
(r. r
0
) < o.
3.2. ESPACIOS MÉTRICOS COMPLETOS 35
Esto prueba que 1 es continua.
Ejemplo 3.6 Una sucesión de funciones continuas 1
I
: [c. /] ÷ R converge uniforme-
mente si y sólo si (1
I
) converge en (
0
o
[c. /].
Demostración: Supongamos que 1
I
: [c. /] ÷R es una sucesión de funciones contin-
uas que converge uniformemente a 1. Entonces, por el teorema anterior, 1 es continua.
Dada 0. existe /
0
÷ N tal que
[1
I
(t) ÷1(t)[ < \/ _ /
0
. \t ÷ [c. /].
Por tanto,
|1
I
÷1|
o
:= max
t÷[o.b]
[1
I
(t) ÷1(t)[ < \/ _ /
0
.
es decir, 1
I
÷ 1 en (
0
o
[c. /]. El inverso es consecuencia inmediata de la de…nición de
||
o
.
En la Sección 3.3 daremos un criterio que garantiza la convergencia de una sucesión
de funciones.
3.2. Espacios métricos completos
Sea A = (A. d
A
) un espacio métrico.
De…nición 3.7 Una sucesión (r
I
) en A es de Cauchy si dada 0 existe /
0
÷ N
tal que
d
A
(r
I
. r
;
) < \/. , _ /
0
.
Proposición 3.8 Toda sucesión convergente es de Cauchy.
Demostración: Si r
I
÷ r en A entonces, dada 0 existe /
0
÷ N tal que
d
A
(r
I
. r) <
.
2
si / _ /
0
. Por tanto
d
A
(r
I
. r
;
) _ d
A
(r
I
. r) + d
A
(r. r
;
) < \/. , _ /
0
.
Es decir, (r
I
) es de Cauchy.
El inverso no es cierto en general. Veamos un par de ejemplos.
36 3. CONVERGENCIA UNIFORME
Ejemplo 3.9 Sea A = (0. 1) con la métrica usual. La sucesión (
1
I
) es de Cauchy en
(0. 1) pero no converge en (0. 1) [Ejercicio 3.35].
Ejemplo 3.10 La sucesión de funciones 1
I
: [÷1. 1] ÷R.
1
I
(t) =

÷1 si ÷1 _ t _ ÷
1
I
/t si ÷
1
I
_ t _
1
I
1 si
1
I
_ t _ 1
es de Cauchy en (
0
1
[÷1. 1] pero no converge en (
0
1
[÷1. 1].
1 0. 5 0 -0. 5 -1
1
0. 5
0
-0. 5
-1
Grá…ca de 1
I
Demostración: Si , _ / se tiene que

1
÷1
[1
I
(t) ÷1
;
(t)[ dt = 2

1
0
[1
I
(t) ÷1
;
(t)[ dt
= 2
¸

1/;
0
(,t ÷/t)dt +

1/I
1/;
(1 ÷/t)dt
¸
=
1
/
÷
1
,
.
En consecuencia, dada 0 se tiene que
|1
I
÷1
;
|
1
< \/. ,
2

.
Así pues, (1
I
) es de Cauchy.
Supongamos que 1
I
÷ 1 en (
0
1
[÷1. 1]. Entonces, por el Ejercicio 2.38 y la Proposición
2.28, para cada c ÷ (0. 1) se tiene que
1
I
[
[o.1]
÷ 1 [
[o.1]
y 1
I
[
[÷1.÷o]
÷ 1 [
[÷1.÷o]
.
3.2. ESPACIOS MÉTRICOS COMPLETOS 37
Pero 1
I
[
[o.1]
= 1 y 1
I
[
[÷1.÷o]
= ÷1 si / _
1
o
. En consecuencia,
1(t) =

÷1 si t ÷ [÷1. 0)
1 si t ÷ (0. 1]
Por tanto, 1 no es continua en [÷1. 1]. Esto contradice nuestra suposición.
De…nición 3.11 Un espacio métrico A es completo, si toda sucesión de Cauchy en A
converge en A. Un espacio vectorial normado completo se llama un espacio de Banach.
Sabemos que el espacio R de los números reales es completo. Los ejemplos anteriores
muestran que (c. /) y (
0
1
[c. /] no lo son. De hecho, (
0
j
[c. /] no es un espacio de Banach
para ninguna 1 _ j < · [Ejercicio 3.38].
La propiedad de ser completo no es invariante bajo homeomor…smos, como lo mues-
tra el siguiente ejemplo.
Ejemplo 3.12 La función tan : (÷
¬
2
.
¬
2
) ÷R es un homeomor…smo. R es un espacio
métrico completo, pero (÷
¬
2
.
¬
2
) no lo es.
7.5 5 2.5 0 -2.5 -5 -7.5
1
0.5
0
-0.5
-1
x
y
x
y
arctan r
La propiedad de ser completo sí se preserva bajo equivalencias.
Proposición 3.13 Si c : A ÷ ) es una equivalencia de espacios métricos (es decir,
c es biyectiva y c y c
÷1
son Lipschitz continuas), entonces A es completo si y sólo si
) lo es.
Demostración: Supongamos que ) es completo y que c : A ÷ ) es Lipschitz
continua. Sea (r
I
) una sucesión de Cauchy en A. Entonces, dada 0. existe /
0
÷ N
tal que
d
Y
(c(r
;
). c(r
I
)) _ (d
A
(r
;
. r
I
) < \,. / _ /
0
.
38 3. CONVERGENCIA UNIFORME
Es decir, la sucesión (c(r
I
)) es de Cauchy en ) y, como ) es completo, c(r
I
) ÷ n en
). Como c
÷1
es continua, la Proposición 2.28 garantiza que r
I
÷ c
÷1
(n) en A. Así
pues, A es completo. El inverso se obtiene remplazando ) por A y c por c
÷1
en el
argumento anterior.
Ejemplo 3.14 R
a
j
es un espacio de Banach para toda 1 _ j _ ·.
Demostración: Por la Proposición 2.7 y la proposición anterior basta probar que
R
a
o
es completo. Sea (r
I
) una sucesión de Cauchy en R
a
o
. donde r
I
= (r
I.1
. .... r
I.a
).
Entonces, dada 0. existe /
0
÷ N tal que
[r
;.j
÷r
I.j
[ _ max
j=1.....a
[r
;.j
÷r
I.j
[ =: |r
;
÷r
I
|
o
< \,. / _ /
0
. \i = 1. .... :.
Es decir, (r
I.j
) es de Cauchy en R para cada i = 1. .... :. Como R es completo, cada
sucesión r
I.j
÷ r
j
en R. Por tanto, dada 0. existe /
1
÷ N tal que
[r
I.j
÷r
j
[ < \/ _ /
1
. \i = 1. .... :.
y, en consecuencia,
|r
I
÷r|
o
:= max
j=1.....a
[r
I.j
÷r
j
[ < \/ _ /
1
.
donde r = (r
1
. .... r
a
). Es decir, r
I
÷ r en R
a
o
.
No todo subespacio de un espacio métrico completo es un espacio métrico completo.
Por ejemplo, R es completo pero ningún intervalo abierto (c. /) lo es. La siguiente
proposición caracteriza a aquéllos que sí lo son.
Proposición 3.15 Sea A un espacio métrico completo. Un subespacio ¹ de A es com-
pleto si y sólo si es cerrado.
Demostración: Supongamos que ¹ es cerrado. Sea (c
I
) una sucesión de Cauchy en
¹. Entonces (c
I
) una sucesión de Cauchy en A y, como A es completo, c
I
÷ r en A.
Por la Proposición 2.27 se tiene que r ÷ ¹ = ¹. es decir, ¹ es completo.
Inversamente: Supongamos que ¹ es completo. Sea r ÷ ¹. Por la Proposición 2.27,
existe una sucesión (c
I
) en ¹ tal que c
I
÷ r en A. La Proposición 3.8 asegura entonces
que (c
I
) es de Cauchy y, como ¹ es completo, se tiene que c
I
÷ c en ¹. De la unicidad
del límite se sigue que c = r. es decir, r ÷ ¹. Por tanto, ¹ es cerrado.
3.3. EL CRITERIO DE CAUCHY PARA LA CONVERGENCIA UNIFORME DE FUNCIONES 39
3.3. El criterio de Cauchy para la convergencia uni-
forme de funciones
Sean A = (A. d
A
) y ) = (). d
Y
) espacios métricos.
De…nición 3.16 Una sucesión de funciones 1
I
: A ÷ ). / ÷ N. es uniformemente
de Cauchy si, para cada 0, existe /
0
÷ N tal que
d
Y
(1
I
(r). 1
;
(r)) < \,. / _ /
0
, \r ÷ A.
El siguiente teorema nos da una condición necesaria y su…ciente para la convergencia
uniforme de una sucesión de funciones.
Teorema 3.17 (Criterio de convergencia uniforme de Cauchy) Sea ) un espa-
cio métrico completo. Una sucesión de funciones 1
I
: A ÷ ). / ÷ N. converge uni-
formemente si y sólo si (1
I
) es uniformemente de Cauchy.
Demostración: Si (1
I
) converge uniformemente a 1 entonces, dada 0, existe
/
0
÷ N tal que
d
Y
(1
I
(r). 1(r)) <

2
\/ _ /
0
, \r ÷ A.
En consecuencia,
d
Y
(1
I
(r). 1
;
(r)) _ d
Y
(1
I
(r). 1(r)) + d
Y
(1(r). 1
;
(r)) < \,. / _ /
0
, \r ÷ A.
Es decir, (1
I
) es uniformemente de Cauchy.
Supongamos ahora que (1
I
) es uniformemente de Cauchy. Entonces, para cada r ÷ A.
la sucesión (1
I
(r)) es de Cauchy en ) y, como ) es completo, esta sucesión converge a
un punto de ) al que denotaremos por 1(r). Así pues, 1
I
(r) ÷ 1(r) en ) para cada
r ÷ A. Probemos que 1
I
÷ 1 uniformemente. Sea 0. Como (1
I
) es uniformemente
de Cauchy, existe /
0
÷ N tal que
d
Y
(1
I
(r). 1
;
(r)) <

2
\,. / _ /
0
, \r ÷ A.
Como 1
;
(r) ÷ 1(r) en ). existe ,
a
÷ N (que depende de r) tal que
d
Y
(1
;
(r). 1(r)) <

2
\, _ ,
a
.
Dadas / _ /
0
y r ÷ A escojamos , _ max¦/
0
. ,
a
¦. Entonces
d
Y
(1
I
(r). 1(r)) _ d
Y
(1
I
(r). 1
;
(r)) + d
Y
(1
;
(r). 1(r)) < .
40 3. CONVERGENCIA UNIFORME
En consecuencia,
d
Y
(1
I
(r). 1(r)) < \/ _ /
0
, \r ÷ A.
es decir, (1
I
) converge uniformemente a 1.
A diferencia de lo que ocurre para 1 _ j < ·. el espacio (
0
o
[c. /] sí es completo.
Ejemplo 3.18 (
0
o
[c. /] es un espacio de Banach.
Demostración: Sea (1
I
) una sucesión de Cauchy en (
0
o
[c. /]. Esto equivale a decir
que (1
I
) es uniformemente de Cauchy. El teorema anterior garantiza que 1
I
converge
uniformemente. El Ejemplo 3.6 a…rma entonces que (1
I
) converge en (
0
o
[c. /].
Daremos ahora una versión más general de este ejemplo, que nos permite reinter-
pretar la convergencia uniforme.
3.4. El espacio de funciones continuas y acotadas
Sea \ = (\. ||) un espacio vectorial normado y sea A = (A. d) un espacio métrico.
De…nición 3.19 Una función 1 : A ÷ \ es acotada si existe 1 0 tal que |1(r)| _
1 para toda r ÷ A.
Denotaremos por
E(A. \ ) := ¦1 : A ÷ \ : 1 es acotada¦
y por
|1|
o
:= sup
a÷A
|1(r)| . (3.1)
Dadas dos funciones 1. o : A ÷ \ y c ÷ R. de…nimos
1 + o : A ÷ \. (1 + o)(r) := 1(r) + o(r).
c1 : A ÷ \. (c1)(r) := c1(r).
Proposición 3.20 (E(A. \ ). ||
o
) es un espacio vectorial normado.
Demostración: Si 1. o ÷ E(A. \ ) y c ÷ R entonces, para cada r ÷ A.
|1(r) + o(r)| _ |1(r)| +|o(r)| _ |1|
o
+|o|
o
.
|c1(r)| = [c[ |1(r)| _ [c[ |1|
o
.
3.4. EL ESPACIO DE FUNCIONES CONTINUAS Y ACOTADAS 41
En consecuencia, 1 + o. c1 ÷ E(A. \ ) y, tomando el supremo sobre toda r ÷ A,
obtenemos que
|1 + o|
o
_ |1|
o
+|o|
o
y |c1|
o
= [c[ |1|
o
.
Esto prueba que E(A. \ ) es un espacio vectorial y que se cumplen las propiedades (N2)
y (N3) de la De…nición 1.9. La propiedad (N1) es inmediata.
Proposición 3.21 (a) Una sucesión de funciones acotadas 1
I
: A ÷ \ converge
uniformemente si y sólo si (1
I
) converge en E(A. \ ).
(b) Una sucesión de funciones acotadas 1
I
: A ÷ \ es uniformemente de Cauchy si y
sólo si (1
I
) es de Cauchy en E(A. \ ).
Demostración: (a) Supongamos que 1
I
÷ E(A. \ ) y que (1
I
) converge uniforme-
mente a 1. Entonces, para cada 0. existe /
0
÷ N tal que
|1
I
(r) ÷1(r)| _ \/ _ /
0
. \r ÷ A.
Es decir,
|1
I
÷1|
o
_ \/ _ /
0
.
En particular, 1
I
0
÷ 1 ÷ E(A. \ ) y, como E(A. \ ) es un espacio vectorial, se tiene
entonces que 1 = 1
I
0
÷ (1
I
0
÷ 1) ÷ E(A. \ ). En consecuencia, 1
I
÷ 1 en E(A. \ ). El
inverso es consecuencia inmediata de la de…nición de ||
o
.
La a…rmación (b) es también consecuencia inmediata de la de…nición de ||
o
.
Denotemos por
(
0
(A. \ ) := ¦1 ÷ E(A. \ ) : 1 es continua¦.
Proposición 3.22 Si \ es de Banach entonces E(A. \ ) y (
0
(A. \ ) son de Banach.
Demostración: Sea (1
I
) una sucesión de Cauchy en E(A. \ ). La proposición anterior
y el Teorema 3.17 aseguran que (1
I
) converge en E(A. \ ). es decir, E(A. \ ) es de
Banach.
Probemos que (
0
(A. \ ) es cerrado en E(A. \ ). Sea 1 ÷ (
0
(A. \ ). Por la Proposición
2.27, existe una sucesión (1
I
) en (
0
(A. \ ) tal que 1
I
÷ 1 en E(A. \ ). Por el Teorema
3.5, la función 1 es continua, es decir, (
0
(A. \ ) = (
0
(A. \ ). Como todo subespacio
cerrado de un espacio completo es completo (Proposición 3.15), se tiene que (
0
(A. \ )
es de Banach.
42 3. CONVERGENCIA UNIFORME
Notemos que, si A = [c. /] y \ = R, entonces (
0
(A. \ ) es justamente el espacio
(
0
o
[c. /]. El hecho de que (a diferencia de lo que ocurre con (
0
j
[c. /] para 1 _ j < ·) el
espacio (
0
o
[c. /] sea un espacio de Banach, implica que la norma ||
o
es la más adecuada
para el espacio de funciones continuas. Escribiremos de aquí en adelante (
0
[c. /] en vez
de (
0
o
[c. /]. Más en general, denotaremos por
(
0
(A) := (
0
(A. R). (3.2)
La norma ||
o
de…nida en (3.1) se llama la norma uniforme y la métrica inducida
por ella se llama la métrica uniforme en (
0
(A. \ ). o en E(A. \ ).
3.5. Series de funciones
Sea \ = (\. ||) un espacio vectorial normado y sea (·
I
) una sucesión en \.
De…nición 3.23 Decimos que la serie
o
¸
I=1
·
I
converge si la sucesión (n
a
) de sumas parciales n
a
:=
¸
a
I=1
·
I
converge en \.
En espacios de Banach se tiene el siguiente criterio de convergencia.
Proposición 3.24 (Criterio de Cauchy para series) Sea \ un espacio de Banach
y sea (·
I
) una sucesión en \. La serie
o
¸
I=1
·
I
converge si y sólo si, para cada 0, existe /
0
÷ N tal que

I+1
+ + ·
I+;
| < \/ _ /
0
. \, _ 1.
Demostración: Como \ es completo, la sucesión (n
a
) de sumas parciales n
a
:=
¸
a
I=1
·
I
converge en \ si y sólo si (n
a
) es de Cauchy, es decir, si y sólo si para cada
0, existe /
0
÷ ` tal que
|n
I+;
÷n
I
| = |·
I+1
+ + ·
I+;
| < \/ _ /
0
. \, _ 1.
como a…rma el enunciado.
Sea A = (A. d) un espacio métrico y sea 1
I
: A ÷ \ una sucesión de funciones.
3.5. SERIES DE FUNCIONES 43
De…nición 3.25 Decimos que la serie de funciones
o
¸
I=1
1
I
converge uniformemente en A si la sucesión de funciones 1
a
=
¸
a
I=1
1
I
converge
uniformemente a una función 1 : A ÷ \. a la que denotamos
1 =:
o
¸
I=1
1
I
.
Teorema 3.26 (Criterio de Weierstrass) Sea \ un espacio de Banach. Sea 1
I
:
A ÷ \ una sucesión de funciones continuas, y sean 1
I
÷ R tales que
|1
I
(r)| _ 1
I
\r ÷ A. \/ ÷ N.
Si la serie de números reales
¸
o
I=1
1
I
converge, entonces la serie
¸
o
I=1
1
I
converge
uniformemente a una función continua y acotada 1 : A ÷ \.
Demostración: Dado que la serie de números reales
¸
o
I=1
1
I
converge, la sucesión
de sumas parciales
¸
a
I=1
1
I
es de Cauchy y por tanto, para cada 0, existe /
0
÷ N
tal que
1
I+1
+ + 1
I+;
= [1
I+1
+ + 1
I+;
[ < \/ _ /
0
. \, _ 1.
En consecuencia, usando la desigualdad del triángulo obtenemos
|1
I+1
+ + 1
I+;
|
o
_ |1
I+1
|
o
+ +|1
I+;
|
o
_ 1
I+1
+ + 1
I+;
< \/ _ /
0
. \, _ 1.
La Proposición 3.22 asegura que (
0
(A. \ ) es de Banach. Aplicando el criterio de Cauchy
obtenemos que la serie
¸
o
I=1
1
I
converge en (
0
(A. \ ).
Una aplicación muy útil es la siguiente.
Corolario 3.27 Sean c
I
÷ R y t
0
. t
1
÷ R, t
1
= t
0
. tales que la serie de números reales
o
¸
I=0
c
I
(t
1
÷t
0
)
I
44 3. CONVERGENCIA UNIFORME
converge. Entonces, para toda 0 < : < [t
1
÷t
0
[ . las series
o
¸
I=0
c
I
(t ÷t
0
)
I
y
o
¸
I=0
/c
I
(t ÷t
0
)
I÷1
convergen uniformemente en [t
0
÷:. t
0
+ :].
Demostración: Sea 0 < : < [t
1
÷t
0
[. Sea 1
I
÷ (
0
[t
0
÷ :. t
0
+ :] la función
1
I
(t) := c
I
(t ÷ t
0
)
I
. Probaremos que la sucesión de funciones (1
I
) satisface el crite-
rio de Weierstrass. Sea t ÷ [t
0
÷:. t
0
+ :] entonces
[1
I
(t)[ =

c
I
(t
1
÷t
0
)
I

[t ÷t
0
[
I
[t
1
÷t
0
[
I
_

c
I
(t
1
÷t
0
)
I

o
I
. (3.3)
donde o =
v
[t
1
÷t
0
[
. Como, por hipótesis, la serie
o
¸
I=0
c
I
(t
1
÷t
0
)
I
converge, existe ` ÷ R tal que

c
I
(t
1
÷t
0
)
I

_ ` para toda / _ 0, y se sigue de (3.3)
que
|1
I
|
o
= max
t÷[t
0
÷v.t
0
+v]
[1
I
(t)[ _ `o
I
\/ ÷ N.
Como o < 1. la serie de números reales
o
¸
I=0
`o
I
converge. Por consiguiente, se satisfacen las hipótesis del criterio de Weierstrass y, en
consecuencia, la serie
o
¸
I=0
c
I
(t
1
÷t
0
)
I
converge uniformemente en [t
0
÷ :. t
0
+ :]. Análogamente, sea o
I
÷ (
0
[t
0
÷ :. t
0
+ :] la
función o
I
(t) := /c
I
(t ÷t
0
)
I÷1
. Entonces, para toda t ÷ [t
0
÷:. t
0
+ :]. se tiene que
[o
I
(t)[ = /

c
I
(t
1
÷t
0
)
I÷1

[t ÷t
0
[
I÷1
[t
1
÷t
0
[
I÷1
_ `/o
I
.
donde o =
v
[t
1
÷t
0
[
. Dado que la serie de números reales
`
o
¸
I=0
/o
I÷1
3.6. CONVERGENCIA UNIFORME Y DERIVADAS. 45
converge, aplicando el criterio de Weierstrass obtenemos que la serie
o
¸
I=0
/c
I
(t
1
÷t
0
)
I÷1
converge uniformemente en [t
0
÷:. t
0
+ :].
La serie
o
¸
I=0
c
I
(t ÷t
0
)
I
se llama una serie de potencias. De…nimos
1 := sup¦: _ 0 :
o
¸
I=0
c
I
(t ÷t
0
)
I
converge en [t
0
÷:. t
0
+ :]¦ _ ·.
1 se llama el radio de convergencia de la serie.
3.6. Convergencia uniforme y derivadas.
En general, la convergencia uniforme de una sucesión de funciones continuamente
diferenciables no implica nada respecto a la convergencia de las derivadas.
Ejemplo 3.28 Consideremos las funciones
1
I
(t) =
sen/t

/
. t ÷ R.
Esta sucesión converge uniformemente a 0. ya que |1
I
|
o
= 1

/ ÷ 0. Sin embargo,
la sucesión de derivadas 1
t
I
(t) =

/ cos /t no converge ni siquiera puntualmente.
Teorema 3.29 Sea 1
I
: [c. /] ÷ R una sucesión de funciones continuamente diferen-
ciables con las siguientes propiedades:
(i) Existe t
0
÷ [c. /] tal que (1
I
(t
0
)) converge.
(ii) La sucesión de derivadas (1
t
I
) converge uniformemente en [c. /].
Entonces (1
I
) converge uniformemente a una función continuamente diferenciable 1 en
[c. /] y (1
t
I
) converge uniformemente a 1
t
en [c. /].
46 3. CONVERGENCIA UNIFORME
Demostración: Aplicando el teorema del valor medio a la función 1
I
÷1
;
obtenemos
que, para cada t ÷ [c. /] y para alguna : entre t
0
y t. se cumple que
[(1
I
÷1
;
)(t) ÷(1
I
÷1
;
)(t
0
)[ = [t ÷t
0
[

(1
t
I
÷1
t
;
)(:)

_ [t ÷t
0
[

1
t
I
÷1
t
;

o
. (3.4)
Por tanto,
[(1
I
÷1
;
)(t)[ _ [(1
I
÷1
;
)(t
0
)[ +[(1
I
÷1
;
)(t) ÷(1
I
÷1
;
)(t
0
)[
_ [(1
I
÷1
;
)(t
0
)[ +[t ÷t
0
[

1
t
I
÷1
t
;

o
_ [(1
I
÷1
;
)(t
0
)[ + (/ ÷c)

1
t
I
÷1
t
;

o
.
para cada t ÷ [c. /] y, en consecuencia,
|1
I
÷1
;
|
o
_ [1
I
(t
0
) ÷1
;
(t
0
)[ + (/ ÷c)

1
t
I
÷1
t
;

o
.
Como (1
I
(t
0
)) es de Cauchy en R y (1
t
I
) es de Cauchy en (
0
[c. /]. la desigualdad anterior
implica que (1
I
) es de Cauchy en (
0
[c. /] y, como (
0
[c. /] es completo, concluímos que
1
I
÷ 1 en (
0
[c. /].
En particular, (1
I
) converge puntualmente a 1 en [c. /] y, en consecuencia, la desigualdad
(3.4) vale para todo t
1
÷ [c. /]. es decir,
[(1
I
÷1
;
)(t) ÷(1
I
÷1
;
)(t
1
)[ _ [t ÷t
1
[

1
t
I
÷1
t
;

o
. \t. t
1
÷ [c. /]. /. , ÷ N. (3.5)
Sea o ÷ (
0
[c. /] tal que 1
t
I
÷ o en (
0
[c. /]. Probaremos a continuación que 1 es difer-
enciable en (c. /) y que 1
t
= o. Sea t
1
÷ (c. /) y sea 0. Entonces existe /
0
÷ N tal
que
|1
t
I
÷o|
o
<

3
\/ _ /
0
(3.6)
y, tomando el límite cuando , ÷ · en la desigualdad (3.5), obtenemos que
[(1
I
÷1)(t) ÷(1
I
÷1)(t
1
)[ _ [t ÷t
1
[ |1
t
I
÷o|
o
< [t ÷t
1
[

3
\/ _ /
0
. t ÷ [c. /]. (3.7)
Por otra parte, existe o 0 tal que

1
I
0
(t) ÷1
I
0
(t
1
) ÷(t ÷t
1
)1
t
I
0
(t
1
)

< [t ÷t
1
[

3
si [t ÷t
1
[ < o. (3.8)
En consecuencia, de (3.6), (3.7) y (3.8) se sigue que
[1(t) ÷1(t
1
) ÷(t ÷t
1
)o(t
1
)[ _ [1
I
0
(t) ÷1(t) ÷1
I
0
(t
1
) + 1(t
1
)[
+

1
I
0
(t) ÷1
I
0
(t
1
) ÷(t ÷t
1
)1
t
I
0
(t
1
)

+[t ÷t
1
[

1
t
I
0
(t
1
) ÷o(t
1
)

< [t ÷t
1
[ si [t ÷t
1
[ < o.
3.7. EJERCICIOS 47
Es decir, 1 es continuamente diferenciable en [c. /] y 1
t
= o.
Una función 1 : (t
0
÷ 1. t
0
+ 1) ÷ R que se puede expresar como una serie de
potencias
1(t) =
o
¸
I=0
c
I
(t ÷t
0
)
I
se llama una función analítica. Una consecuencia del teorema anterior es que una
función analítica tiene derivadas de todos los órdenes [Ejercicio 3.40]. El recíproco no
es cierto [Ejercicio 3.41].
3.7. Ejercicios
Ejercicio 3.30 Prueba que la sucesión de funciones 1
I
(t) = t
I
. 0 _ t _ 1. converge
uniformemente en cualquier subintervalo cerrado [c. /] · [0. 1).
Ejercicio 3.31 ¿Cuáles de las siguientes sucesiones de funciones 1
I
: R ÷R convergen
puntualmente? Encuentra todos los intervalos donde la convergencia es uniforme.
(a) 1
I
(t) =
It
It
2
+1
(b) 1
I
(t) =
It
I
2
t
2
+1
(c) 1
I
(t) =
I
2
t
It
2
+1
Ejercicio 3.32 ¿Cuáles de las siguientes sucesiones de funciones 1
I
: R ÷R convergen
uniformemente? Encuentra el límite de tales sucesiones.
(a) 1
I
(t) =

[t ÷/[ ÷1 si / ÷1 _ t _ / + 1
0 en otro caso
(b) 1
I
(t) =
1
(t/I)
2
+1
(c) 1
I
(t) = sen(
t
I
)
(d) 1
I
(t) =

1
I
sent si 2:/ _ t _ 2:(/ + 1)
0 en otro caso
Ejercicio 3.33 Sea A
ojcc
un espacio métrico discreto.
(a) Describe a las sucesiones de Cauchy en A
ojcc
.
(b) ¿Es A
ojcc
un espacio métrico completo?
Ejercicio 3.34 Prueba que, si (r
I
) es una sucesión de Cauchy en A y alguna subsuce-
sión de ella converge a un punto r ÷ A. entonces (r
I
) converge a r ÷ A.
Ejercicio 3.35 Sea A = (0. 1) con la métrica d(t. :) = [t ÷:[. Prueba que la sucesión
(
1
I
) es de Cauchy en A pero no converge en A.
48 3. CONVERGENCIA UNIFORME
Ejercicio 3.36 Prueba que /
2
es un espacio de Banach.
Ejercicio 3.37 ¿Es /
o
un espacio de Banach?
Ejercicio 3.38 Considera la sucesión de funciones 1
I
: [÷1. 1] ÷R.
1
I
(t) =

÷1 si ÷1 _ t _ ÷
1
I
/t si ÷
1
I
_ t _
1
I
1 si
1
I
_ t _ 1
Prueba que
(a) (1
I
) es de Cauchy en (
0
j
[÷1. 1] para toda 1 _ j < ·.
(b) (1
I
) no converge en (
0
j
[÷1. 1] para ninguna 1 _ j _ ·. (Sugerencia: Usa el
Ejercicio 2.40 y el Ejemplo 3.10).
(c) ¿Es (1
I
) de Cauchy en (
0
o
[÷1. 1]?
Ejercicio 3.39 Considera la sucesión de funciones 1
I
: R ÷R.
1
I
(t) =
t
2
(1 + t
2
)
I
.
(a) Prueba que, para cada t ÷ R, la serie de números reales
o
¸
I=1
1
I
(t)
converge.
(b) ¿Converge la serie
o
¸
I=1
1
I
uniformemente en R?
Ejercicio 3.40 Sea
1(t) =
o
¸
I=0
c
I
(t ÷t
0
)
I
. c
I
÷ R.
una serie con radio de convergencia 1 0. Prueba que la función 1 : (t
0
÷1. t
0
+1) ÷R
tiene derivadas de todos los órdenes y que éstas están dadas por
1
(a)
(t) =
o
¸
I=a
/(/ ÷1) (/ ÷: + 1)c
I
(t ÷t
0
)
I÷a
.
donde 1
(a)
: (t
0
÷1. t
0
+1) ÷R es la :-ésima derivada de 1. En particular se cumple
que 1
(a)
(t
0
) = :!c
a
.
3.7. EJERCICIOS 49
Ejercicio 3.41 Considera la función 1 : R ÷R dada por
1(t) =

c
÷1/t
2
si t = 0
0 si t = 0
(a) Prueba que 1 tiene derivadas de todos los órdenes en t = 0 y que 1
(a)
(0) = 0.
(b) ¿Se puede escribir 1 como una serie
1(t) =
o
¸
I=0
c
I
t
I
. c
I
÷ R,
convergente en algún intervalo (÷1. 1). 1 0?
Ejercicio 3.42 Sean c
I;
÷ R. /. , ÷ N. tales que las series de números reales
o
¸
;=1
[c
I;
[ = /
I
convergen para cada / ÷ N y las serie
¸
o
I=1
/
I
también converge. Prueba que
o
¸
I=1
o
¸
;=1
c
I;
=
o
¸
;=1
o
¸
I=1
c
I;
.
(Sugerencia: Considera el subespacio métrico A := ¦
1
a
: : ÷ N¦'¦0¦ de R y aplica el
criterio de Weierstrass a la sucesión de funciones 1
I
: A ÷R dadas por
1
I

1
:

=
a
¸
;=1
c
I;
. 1
I
(0) =
o
¸
;=1
c
I;
.
Comprueba que esta sucesión satisface todas las hipótesis del Teorema 3.26!).
Ejercicio 3.43 Supongamos que la serie de potencias
1(t) =
o
¸
I=0
c
I
t
I
. c
I
÷ R.
converge en (÷1. 1). Prueba que, para cada t
0
÷ (÷1. 1). la función 1 se puede expre-
sar como una serie de potencias alrededor de t
0
como sigue
1(t) =
o
¸
I=0
1
(I)
(t
0
)
/!
(t ÷t
0
)
I
.
donde esta serie converge en el intervalo [t ÷t
0
[ < 1÷[t
0
[ . A este resultado se le conoce
como el Teorema de Taylor.
50 3. CONVERGENCIA UNIFORME
Ejercicio 3.44 Da el radio de convergencia de la serie de potencias
1(t) =
o
¸
I=0
t
I
/!
y calcula sus derivadas.
Ejercicio 3.45 Sea { el conjunto de todas las funciones polinomiales j : [0. 1] ÷ R.
j(t) = c
a
t
a
+ + c
1
t + c
0
con c
0
. .... c
a
÷ R.
(a) Prueba que { es un subespacio vectorial de (
0
[0. 1].
(b) ¿Es { con la norma uniforme
|j|
o
= max
0<t<1
[j(t)[
un espacio de Banach? (Sugerencia: Considera la sucesión de polinomios j
I
(t) =
1
I!
t
I
+
+ t + 1).
Ejercicio 3.46 Prueba que, si 1
I
: [c. /] ÷ R es una sucesión de funciones continua-
mente diferenciables tales que 1
I
÷ 1 y 1
t
I
÷ o en (
0
[c. /]. entonces 1 es continuamente
diferenciable en [c. /] y 1
t
= o.
Ejercicio 3.47 Sea 1
I
: [c. /] ÷ R una sucesión de funciones continuamente diferen-
ciables que converge puntualmente a una función 1. ¿Cuáles de las siguientes a…rma-
ciones son verdaderas?
(a) 1 es continuamente diferenciable.
(b) La sucesión (1
t
I
) converge puntualmente.
(c) Si 1 es continuamente diferenciable entonces (1
t
I
) converge puntualmente a 1
t
.
(d) Si 1 es continuamente diferenciable y si (1
t
I
(t)) converge para cada t ÷ [c. /]. en-
tonces (1
t
I
) converge puntualmente a 1
t
.
Si la a…rmación es verdadera, demuéstrala; si es falsa, da un contraejemplo.
Ejercicio 3.48 Prueba que, para cada : _ 0. el espacio (
v
o
[c. /] de…nido en el Ejercicio
1.44 es un espacio de Banach.
Capítulo 4
Teoremas de existencia
4.1. El teorema de punto …jo de Banach
Sea A = (A. d) un espacio métrico.
De…nición 4.1 Una función : A ÷ A se llama una contracción si existe c ÷ (0. 1)
tal que
d((r). (n)) _ cd(r. n) \r. n ÷ A. (4.1)
Nótese que toda contracción es Lipschitz continua.
De…nición 4.2 Un punto r
+
÷ A se llama un punto …jo de la función : A ÷ A
si (r
+
) = r
+
.
El siguiente resultado es muy útil para obtener resultados de existencia y unicidad
de soluciones de ecuaciones diferenciales o integrales.
Teorema 4.3 (de punto …jo de Banach) Sea A un espacio métrico completo y sea
: A ÷ A una contracción. Entonces se cumple lo siguiente:
(i) tiene un único punto …jo r
+
.
(ii) Para cualquier r
0
÷ A la sucesión (r
I
) de…nida iterativamente por
r
1
:= (r
0
). ... , r
I
:= (r
I÷1
). ....
converge a r
+
. y
d(r
I
. r
+
) _
c
I
1 ÷c
d(r
1
. r
0
). (4.2)
donde c ÷ (0. 1) satisface (4.1).
51
52 4. TEOREMAS DE EXISTENCIA
Demostración: Sea r
0
un punto cualquiera de A y sea
r
I
:= (r
I÷1
) =
I
(r
0
).
Demostraremos primero que la sucesión (r
I
) es de Cauchy. De la desigualdad (4.1)
obtenemos que
d(r
I
. r
I÷1
) = d(
I÷1
(r
1
).
I÷1
(r
0
)) _ c
I÷1
d(r
1
. r
0
) \/ ÷ N.
En consecuencia, para todo par / < ,. se cumple que
d(r
;
. r
I
) _ d(r
;
. r
;÷1
) + d(r
;÷1
. r
;÷2
) + + d(r
I+1
. r
I
)
_ (c
;÷1
+ + c
I
)d(r
1
. r
0
)
=
c
I
(c
;÷I÷1
+ + 1)(1 ÷c)
1 ÷c
d(r
1
. r
0
)
=
c
I
(1 ÷c
;÷I
)
1 ÷c
d(r
1
. r
0
)
_
c
I
1 ÷c
d(r
1
. r
0
). (4.3)
Sea 0. Como c < 1. existe /
0
÷ N tal que
c
I
1 ÷c
d(r
1
. r
0
) < \/ _ /
0
. (4.4)
De las desigualdades (4.3) y (4.4) se sigue que
d(r
;
. r
I
) < \,. / _ /
0
.
es decir, la sucesión (r
I
) es de Cauchy en A y, como A es completo, se tiene que
lm
I÷o
r
I
= r
+
en A.
Ahora bien, como es continua, se cumple que
(r
+
) = lm
I÷o
(r
I
) = lm
I÷o
r
I+1
= r
+
.
es decir, r
+
es un punto …jo de . Veamos que es el único. Si r
+
1
y r
+
2
son puntos …jos
de entonces
d(r
+
1
. r
+
2
) = d((r
+
1
). (r
+
2
)) _ cd(r
+
1
. r
+
2
)
y, como c < 1. esta desigualdad implica que d(r
+
1
. r
+
2
) = 0. es decir, r
+
1
= r
+
2
. Por último,
haciendo tender , ÷ · en la desigualdad (4.3) obtenemos que
d(r
+
. r
I
) = lm
;÷o
d(r
;
. r
I
) _
c
I
1 ÷c
d(r
1
. r
0
) \/ ÷ N.
4.2. ECUACIONES INTEGRALES 53
Esto concluye la demostración.
El teorema anterior no sólo a…rma la existencia de un único punto …jo. También nos
dice cómo encontrarlo, o cómo encontrar una buena aproximación de él: Simplemente
hay que aplicar iteradamente de la función a partir de cualquier punto r
0
. La esti-
mación del error en cada paso de la iteración está dada por (4.2). A este método se le
conoce como el método de aproximaciones sucesivas.
Los siguientes ejemplos muestran que las condiciones del teorema de punto …jo de
Banach son necesarias.
Ejemplo 4.4 La función : (0. 1) ÷ (0. 1) dada por (t) =
1
2
t es una contracción y
no tiene ningún punto …jo en (0. 1). Por tanto es necesario que A sea completo.
Ejemplo 4.5 La función : R ÷R dada por (t) = t + 1 satisface
[(t) ÷(:)[ = [t ÷:[ \t. : ÷ R.
Sin embargo, no tiene ningún punto …jo. Por tanto es necesario que el número c de la
condición (4.1) sea estrictamente menor que 1.
Por otra parte, del teorema del valor intermedio se sigue que cualquier función
continua : [c. /] ÷ [c. /]. sea o no contracción, tiene al menos un punto …jo. Pero éste
puede no ser único [Ejercicio 4.19] y no se obtiene por el método de aproximaciones
sucesivas.
4.2. Ecuaciones integrales
Aplicaremos el teorema de punto …jo de Banach para probar la existencia y unicidad
de soluciones de algunas ecuaciones integrales importantes.
4.2.1. La ecuación integral de Fredholm de segundo tipo
Sean 1 : [c. /] [c. /] ÷R y n : [c. /] ÷R funciones continuas, y sea \ un número
real. Buscamos una función continua r : [c. /] ÷R que satisfaga la siguiente ecuación:
(T) \r(t) ÷

b
o
1(t. :)r(:)d: = n(t) \t ÷ [c. /].
Una ecuación de este tipo se llama una ecuación integral de Fredholm. Se dice que
es de segundo tipo cuando \ = 0 y de primer tipo cuando \ = 0.
54 4. TEOREMAS DE EXISTENCIA
La incógnita en la ecuación (T) es una función r ÷ (
0
[c. /]. Queremos expresar este
problema como un problema de punto …jo. Es decir, queremos encontrar una función
: (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /] cuyos puntos …jos sean las soluciones de la ecuación (T). Para
ello, procederemos como sigue: Dada r ÷ (
0
[c. /]. consideremos la función
´ r : [c. /] ÷R, ´ r(t) :=

b
o
1(t. :)r(:)d:.
Probaremos que esta función es continua, es decir, que ´ r ÷ (
0
[c. /] (véase el Lema 4.7).
Podemos entonces de…nir la función
1 : (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. 1(r) := ´ r.
En términos de esta función, la ecuación (T) se escribe como sigue
(T) \r(t) ÷1(r)(t) = n(t) \t ÷ [c. /].
es decir, (T) se tranforma en la ecuación funcional
(T) \r ÷1(r) = n.
Si \ = 0, o sea, si la ecuación integral de Fredholm es de segundo tipo, podemos dividir
la ecuación anterior entre \ y el problema se transforma en el siguiente:
r =
1
\
(1(r) ÷n).
En consecuencia, si \ = 0. las soluciones de (T) son justamente los puntos …jos de la
función
: (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. (r) :=
1
\
(1(r) ÷n).
Probaremos que para ciertos valores de \ esta función es una contracción. El teorema
de punto …jo asegura entonces que tiene un único punto …jo, es decir, que la ecuación
(T) tiene una única solución (Teorema 4.8).
Veamos ahora los detalles de la demostración. Para probar que ´ r es continua reque-
rimos el siguiente lema.
Lema 4.6 Si 1 : [c. /] [c. /] ÷ R es continua entonces, dada 0 existe o 0 tal
que
[1(t
1
. :) ÷1(t
2
. :)[ < si [t
1
÷t
2
[ < o. \: ÷ [c. /].
4.2. ECUACIONES INTEGRALES 55
Demostración: Supongamos lo contrario, es decir, que para alguna
0
0 existen
t
1.I
. t
2.I
. :
I
÷ [c. /] tales que
[t
1.I
÷t
2.I
[ <
1
/
y [1(t
1.I
. :
I
) ÷1(t
2.I
. :
I
)[ _
0
.
Por el teorema de Bolzano-Weierstrass, las sucesiones (t
1.I
) y (:
I
) contienen subsuce-
siones convergentes. Para simpli…car la notación denotaremos nuevamente por (t
1.I
) y
(:
I
) a tales subsucesiones. Sean t = lm
I÷o
t
1.I
y : = lm
I÷o
:
I
. Entonces
lm
I÷o
[t ÷t
2.I
[ _ lm
I÷o
[t ÷t
1.I
[ + lm
I÷o
[t
1.I
÷t
2.I
[ = 0.
es decir, t = lm
I÷o
t
2.I
. Como 1 es continua, se tiene entonces que
lm
I÷o
[1(t
1.I
. :
I
) ÷1(t
2.I
. :
I
)[ = [1(t. :) ÷1(t. :)[ = 0.
contradiciendo nuestra suposición.
Lema 4.7 Para cada r ÷ (
0
[c. /]. la función
´ r : [c. /] ÷R, ´ r(t) :=

b
o
1(t. :)r(:)d:
es continua.
Demostración: Sea 0. Por el lema anterior, existe o 0 tal que
[1(t
1
. :) ÷1(t
2
. :)[ <

(/ ÷c) |r|
o
si [t
1
÷t
2
[ < o. \: ÷ [c. /].
donde ||
o
es la norma uniforme de…nida en (3.1). En consecuencia,
[´ r(t
1
) ÷ ´ r(t
2
)[ _

b
o
[1(t
1
. :) ÷1(t
2
. :)[ [r(:)[ d:
_ (/ ÷c)

(/ ÷c) |r|
o
|r|
o
= si [t
1
÷t
2
[ < o.
Esto prueba que ´ r es continua.
El lema anterior asegura que la función
1 : (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. 1(r) := ´ r.
56 4. TEOREMAS DE EXISTENCIA
está bien de…nida.
Observemos que, dado que [c. /] [c. /] es compacto y 1 es continua, se tiene que
1 es acotada, es decir, 1 ÷ (
0
([c. /] [c. /]). Como antes, denotamos por
|1|
o
:= sup
t.c÷[o.b]
[1(t. :)[
a la norma uniforme de 1. Probaremos el siguiente resultado.
Teorema 4.8 Si [\[ |1|
o
(/ ÷ c) entonces, para cada n ÷ (
0
[c. /]. la ecuación
integral de Fredholm (T) tiene una única solución.
Demostración: Para \ = 0 y n ÷ (
0
[c. /] consideremos la función
: (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. (r) =
1
\
(1(r) ÷n) .
Veamos que es una contracción. Sean r
1
. r
2
÷ (
0
[c. /]. Entonces, para toda t ÷ [c. /].
se tiene que
[(r
1
)(t) ÷(r
2
)(t)[ =
1
[\[
[1(r
1
)(t) ÷1(r
2
)(t)[
_
1
[\[

b
o
[1(t. :)[ [r
1
(:) ÷r
2
(:)[ d:
_
1
[\[
(/ ÷c) |1|
o
|r
1
÷r
2
|
o
.
Por consiguiente,
|(r
1
) ÷(r
2
)|
o
_
1
[\[
(/ ÷c) |1|
o
|r
1
÷r
2
|
o
\r
1
. r
2
÷ (
0
[c. /].
Por hipótesis,
1
[A[
(/ ÷ c) |1|
o
< 1. En consecuencia, es una contracción. Dado que
(
0
[c. /] es completo, el teorema de punto …jo de Banach asegura que existe un único
r
+
÷ (
0
[c. /] tal que
r
+
= (r
+
) =
1
\
(1(r
+
) ÷n) .
Es decir, existe una única r
+
÷ (
0
[c. /] que satisface la ecuación integral de Fredholm
(T) \r
+
= 1(r
+
) ÷n.
como a…rma el enunciado.
4.2. ECUACIONES INTEGRALES 57
Es fácil comprobar que 1 : (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /] es lineal y continua [Ejercicio 4.28].
Si n = 0. la ecuación integral de Fredholm se convierte en la ecuación de valores
propios
1r = \r
para el operador de Fredholm 1. Nota que la función r = 0 satisface esta ecuación.
El teorema anterior asegura que ésta es la única solución, si [\[ |1|
o
(/ ÷ c). Es
decir, ninguna tal \ es un valor propio de 1.
4.2.2. La ecuación integral de Volterra de segundo tipo
Consideremos ahora la ecuación
(1) \r(t) ÷

t
o
1(t. :)r(:)d: = n(t) \t ÷ [c. /].
donde nuevamente 1 : [c. /] [c. /] ÷ R y n : [c. /] ÷ R son funciones continuas, y \
es un número real. Nota que ahora la variable t aparece como extremo superior de la
integral. Una ecuación de este tipo se llama una ecuación integral de Volterra. Se
dice que es de segundo tipo cuando \ = 0 y de primer tipo cuando \ = 0.
Nuevamente queremos expresar a las soluciones de (1) como los puntos …jos de una
función : (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. Procederemos siguiendo el mismo esquema que usamos
para la ecuacion de Fredholm: Dada una función r ÷ (
0
[c. /]. consideramos la función
¯ r : [c. /] ÷R, ¯ r(t) :=

t
o
1(t. :)r(:)d:.
Probaremos que esta función es continua (Lema 4.9), de modo que la función
o : (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. 1(r) := ¯ r.
está bien de…nida. En términos de esta función, la ecuación (1) se tranforma en la
ecuación funcional
(1) \r ÷o(r) = n.
En consecuencia, si \ = 0, las soluciones de (1) son justamente los puntos …jos de la
función
: (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. (r) :=
1
\
(o(r) ÷n).
Probaremos que para cada \ = 0 existe / ÷ N tal que la función

I
:= · ·
. .. .
I veces
58 4. TEOREMAS DE EXISTENCIA
es una contracción (Lema 4.10). Una generalización del teorema de punto …jo de Banach
que probaremos en esta misma sección (Teorema 4.11) asegura entonces que tiene un
único punto …jo, es decir, que la ecuación (1) tiene una única solución.
Veamos los detalles de la demostración.
Lema 4.9 Para cada r ÷ (
0
[c. /]. la función
¯ r : [c. /] ÷R, ¯ r(t) :=

t
o
1(t. :)r(:)d:
es continua.
Demostración: Sea 0. Por el Lema 4.6, existe 0 < o <
.
2|1|
1
|a|
1
tal que
[1(t
1
. :) ÷1(t
2
. :)[ <

2(/ ÷c) |r|
o
si [t
1
÷t
2
[ < o. \: ÷ [c. /].
En consecuencia, si [t
1
÷t
2
[ < o se tiene que
[¯ r(t
1
) ÷ ¯ r(t
2
)[ =

t
1
o
(1(t
1
. :) ÷1(t
2
. :))r(:)d: ÷

t
2
t
1
1(t
2
. :)r(:)d:

_

t
1
o
[1(t
1
. :) ÷1(t
2
. :)[ [r(:)[ d: +

t
2
t
1
[1(t
2
. :)[ [r(:)[ d:
_ (t
1
÷c)

2(/ ÷c) |r|
o
|r|
o
+ o |1|
o
|r|
o
<

2
+

2
= .
Esto prueba que ¯ r es continua.
El lema anterior asegura que la función
o : (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. o(r) := ¯ r.
está bien de…nida. Para \ = 0 y n ÷ (
0
[c. /] consideremos la función
: (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. (r) =
1
\
(o(r) ÷n) .
Probaremos el siguiente resultado.
4.2. ECUACIONES INTEGRALES 59
Lema 4.10 La función : (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /] satisface la desigualdad

I
(r
1
) ÷
I
(r
2
)

o
_ [\[
÷I
|1|
I
o
(/ ÷c)
I
/!
|r
1
÷r
2
|
o
.
para todas r
1
. r
2
÷ (
0
[c. /]. / ÷ N. En consecuencia, para / su…cientemente grande, la
función
I
: (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /] es una contracción.
Demostración: Probaremos por inducción que

I
(r
1
)(t) ÷
I
(r
2
)(t)

_ [\[
÷I
|1|
I
o
(t ÷c)
I
/!
|r
1
÷r
2
|
o
\t ÷ [c. /]. (4.5)
Notemos primero que
[(r
1
)(t) ÷(r
2
)(t)[ _
1
[\[

t
o
[1(t. :)[ [r
1
(:) ÷r
2
(:)[ d:
_
1
[\[
|1|
o
(t ÷c) |r
1
÷r
2
|
o
.
Supongamos que la desigualdad (4.5) vale para / ÷1. Entonces

I
(r
1
)(t) ÷
I
(r
2
)(t)

_
1
[\[

t
o
[1(t. :)[

I÷1
(r
1
)(:) ÷
I÷1
(r
2
)(:)

d:
_
|1|
o
[\[

t
o

I÷1
(r
1
)(:) ÷
I÷1
(r
2
)(:)

d:
_
|1|
I
o
[\[
I
|r
1
÷r
2
|
o

t
o
(: ÷c)
I÷1
(/ ÷1)!
d:
=
|1|
I
o
[\[
I
|r
1
÷r
2
|
o
(t ÷c)
I
/!
.
Esto demuestra la desigualdad (4.5). De dicha desigualdad se sigue que

I
(r
1
)(t) ÷
I
(r
2
)(t)

_ [\[
÷I
|1|
I
o
(/ ÷c)
I
/!
|r
1
÷r
2
|
o
\t ÷ [c. /]
y, en consecuencia, que

I
(r
1
) ÷
I
(r
2
)

o
_ [\[
÷I
|1|
I
o
(/ ÷c)
I
/!
|r
1
÷r
2
|
o
. (4.6)
como a…rma el enunciado. Ahora bien, como
lm
I÷o
[\[
÷I
|1|
I
o
(/ ÷c)
I
/!
= 0.
60 4. TEOREMAS DE EXISTENCIA
se sigue de (4.6) que
I
: (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /] es una contracción para / su…cientemente
grande.
Probemos ahora la siguiente generalización del teorema de punto …jo de Banach.
Teorema 4.11 Si A es completo y : A ÷ A es tal que
I
: A ÷ A es una
contracción para alguna / ÷ N, entonces tiene un único punto …jo.
Demostración: El Teorema 4.3 asegura que
I
tiene un único punto …jo r
+
÷ A.
Aplicando a la igualdad
I
(r
+
) = r
+
obtenemos que

I
((r
+
)) =

I
(r
+
)

= (r
+
) .
es decir, (r
+
) es también un punto …jo de
I
. Como el punto …jo es único, obtenemos
que (r
+
) = r
+
. En consecuencia, r
+
es también un punto …jo de . Y es el único, ya
que todo punto …jo de es también un punto …jo de
I
.
Del Lema 4.10 y el Teorema 4.11 se sigue inmediatamente el siguiente resultado.
Corolario 4.12 Para cualquier \ = 0 la ecuación integral de Volterra (1) tiene una
única solución.
Este corolario asegura que, si \ = 0. la solución trivial es la única solución de la
ecuación de valores propios
or = \r
para el operador de Volterra o. Es decir, ningún \ = 0 es un valor propio de o. Para
\ = 0 la ecuación integral de Volterra (de primer tipo) es de la forma or = 0. Esta
ecuación es bastante más complicada de analizar.
4.3. El problema de Cauchy
Sea (c. /) un intervalo, posiblemente in…nito, sea un subconjunto abierto de R
a
y
sea . : (c. /) ÷ R
a
una función continua. Conviene pensar a . como una familia
de campos vectoriales .
t
: ÷ R
a
que varían continuamente con el tiempo. Dado un
tiempo inicial t
0
÷ (c. /) y una posición inicial r
0
÷ . buscamos una trayectoria r(t)
en tal que r(t
0
) = r
0
cuya velocidad r
t
(t) en el tiempo t sea precisamente .
t
(r(t)).
Más precisamente, buscamos una función continuamente diferenciable r : J ÷ .
de…nida en un intervalo J (abierto, semiabierto, cerrado, …nito o in…nito) tal que t
0
÷
J · (c. /). con las siguientes propiedades:
r
t
(t) = .(t. r(t)) \t ÷ J y r(t
0
) = r
0
.
4.3. EL PROBLEMA DE CAUCHY 61
Se dice entonces que r es una solución al problema de Cauchy
(.)

r
t
= .(t. r)
r(t
0
) = r
0
El punto (t
0
. r
0
) se llama la condición inicial del problema (.).
Empezaremos mostrando que este problema se puede transformar en una ecuación
integral. Denotamos por

b
o
1(t)dt :=

b
o
1
1
(t)dt. ....

b
o
1
a
(t)dt

÷ R
a
al vector cuyas componentes son las integrales de las componentes de una función
continua 1 = (1
1
. .... 1
a
) : [c. /] ÷R
a
.
Lema 4.13 Son equivalentes las siguientes a…rmaciones:
(a) Existe una solución r : [t
0
÷o. t
0
+ o] ÷ del problema de Cauchy (.).
(b) Existe una función continua r : [t
0
÷o. t
0
+ o] ÷ que satisface
r(t) =

t
t
0
.(:. r(:))d: + r
0
\t ÷ [t
0
÷o. t
0
+ o].
Demostración: Esto es consecuencia inmediata de los teoremas fundamentales del
Cálculo aplicados a cada componente. En efecto, si r = (r
1
. .... r
a
) y . = (.
1
. .... .
a
).
entonces se cumple que r
j
es continua y satisface
r
j
(t) =

t
t
0
.
j
(:. r(:))d: + r
0.j
.
si y sólo si r
j
es continuamente diferenciable y satisface
r
t
j
(t) = .
j
(t. r(t)). r
j
(t) = r
0.j
.
para cada i = 1. .... :.
Este lema asegura que las soluciones al problema de Cauchy (.) en un intervalo
[t
0
÷ o. t
0
+ o] son justamente las funciones r ÷ (
0
([t
0
÷ o. t
0
+ o]. ) que satisfacen la
ecuación integral
(.
t
) r(t) =

t
t
0
.(:. r(:))d: + r
0
\t ÷ [t
0
÷o. t
0
+ o].
62 4. TEOREMAS DE EXISTENCIA
Queremos expresar esta ecuación integral como un problema de punto …jo. Nota que el
espacio (
0
([t
0
÷o. t
0
+o]. ) no es completo, ya que es abierto en R
a
. Tendremos que
considerar un espacio más pequeño. Vamos a requerir una condición adicional sobre el
campo . que enunciaremos a continuación. Dados (t
0
. r
0
) ÷ RR
a
y o
0
0. denotamos
por
2
c
0
(t
0
. r
0
) := ¦(t. r) : R R
a
: [t ÷t
0
[ _ o
0
. |r ÷r
0
| _ o
0
¦.
De…nición 4.14 El campo . : (c. /) ÷ R
a
es localmente Lipschitz en r si,
para cada (t
0
. r
0
) ÷ (c. /) existen o
0
0 y ( 0 (que dependen de t
0
y r
0
) tales
que 2
c
0
(t
0
. r
0
) · (c. /) y
|.(t. r
1
) ÷.(t. r
2
)| _ ( |r
1
÷r
2
| \(t. r
1
). (t. r
2
) ÷ 2
c
0
(t
0
. r
0
). (4.7)
Supondremos de aquí en adelante que . : (c. /) ÷ R
a
es localmente Lipschitz
en r. Para la condición inicial (t
0
. r
0
) del problema (.) escojamos o
0
0 y ( 0 tales
que 2
c
0
(t
0
. r
0
) · (c. /) y tales que se cumple (4.7). Como 2
c
0
(t
0
. r
0
) es compacto
y . es continua, se tiene que . es acotada en 2
c
0
(t
0
. r
0
). Fijemos ` tal que
|.(t. r)| _ ` \(t. r) ÷ 2
c
0
(t
0
. r
0
). (4.8)
Sea 0 < o < mn¦
1
C
. o
0
.
c
0
A
¦. Denotemos por r
0
: [t
0
÷ o. t
0
+ o] ÷ a la función
constante con valor r
0
y consideremos la bola cerrada
A := ¦r ÷ (
0
([t
0
÷o. t
0
+ o]. R
a
) : |r ÷r
0
|
o
_ o`¦
con centro en r
0
y radio o` en (
0
([t
0
÷o. t
0
+ o]. R
a
). Como (
0
([t
0
÷o. t
0
+ o]. R
a
) es
un espacio de Banach (Proposición 3.22) y A es cerrado en tal espacio, se tiene que A
es un espacio métrico completo (Proposición 3.15). Nota que
A · (
0
([t
0
÷o. t
0
+ o]. ).
En efecto, si r ÷ A. entonces
|r(t) ÷r
0
| _ o` < o
0
\t ÷ [t
0
÷o. t
0
+ o]
y, por consiguiente,
(t. r(t)) ÷ 2
c
0
(t
0
. r
0
) · (c. /) \t ÷ [t
0
÷o. t
0
+ o]. (4.9)
En particular, r(t) ÷ para toda t ÷ [t
0
÷o. t
0
+ o].
Empezaremos demostrando que toda solución r ÷ (
0
([t
0
÷o. t
0
+o]. ) del problema
(.
t
) pertenece a A. Para ello requerimos el siguiente lema técnico.
4.3. EL PROBLEMA DE CAUCHY 63
Lema 4.15 Para toda función continua 1 : [c. /] ÷R
a
se cumple que

b
o
1(t)dt

_ [/ ÷c[ |1|
o
.
Demostración: Aplicando la Proposición 1.25 a cada componente obtenemos

b
o
1
j
(t)dt

_

b
o
[1
j
(t)[ dt _ [/ ÷c[
1/2

b
o
[1
j
(t)[
2
dt

1/2
. i = 1. .... :.
En consecuencia,

b
o
1(t)dt

=

b
o
1
1
(t)dt

2
+ +

b
o
1
a
(t)dt

2

1/2
_

[/ ÷c[
¸
b
o
[1
1
(t)[
2
dt + +

b
o
[1
a
(t)[
2
dt

1/2
=

[/ ÷c[

b
o
|1(t)|
2
dt

1/2
_ [/ ÷c[ |1|
o
.
como a…rma el enunciado.
Lema 4.16 Si r ÷ (
0
([t
0
÷o. t
0
+o]. ) es solución del problema (.
t
). entonces r ÷ A.
Demostración: Argumentando por contradicción, supongamos que r ÷ (
0
([t
0
÷
o. t
0
+ o]. ) es una solución del problema (.
t
) que no está en A. Entonces existe
t
1
÷ [t
0
÷ o. t
0
+ o] tal que |r(t
1
) ÷r
0
| o`. Como r(t
0
) = r
0
y o` < o
0
. podemos
escoger a t
1
de modo que cumpla además que
|r(:) ÷r
0
| _ o
0
\[: ÷t
0
[ _ [t
1
÷t
0
[ =: o
1
.
Entonces, usando el Lema 4.15 y la de…nición de ` (4.8), obtenemos que
o` < |r(t
1
) ÷r
0
| =

t
1
t
0
.(:. r(:))d:

_ [t
1
÷t
0
[ sup
[c÷t
0
[<c
1
|.(:. r(:))| _ o`.
Esto es una contradicción. En consecuencia, toda solución r ÷ (
0
([t
0
÷o. t
0
+o]. ) del
problema (.
t
) pertenece a A.
64 4. TEOREMAS DE EXISTENCIA
Vamos ahora a de…nir una función : A ÷ A cuyos puntos …jos son soluciones de
(.
t
). Para cada r ÷ A consideremos la función
´ r : [t
0
÷o. t
0
+ o] ÷R
a
. ´ r(t) =

t
t
0
.(:. r(:))d: + r
0
.
Claramente ´ r es continua (de hecho, el teorema fundamental del Cálculo asegura que
es continuamente diferenciable). Probaremos que ´ r ÷ A (Lema 4.17). En consecuencia,
la función
: A ÷ A. (r) := ´ r.
está bien de…nida. Nota que r ÷ A es un punto …jo de si y sólo si
r(t) = (r)(t) =

t
t
0
.(:. r(:))d: + r
0
\t ÷ [t
0
÷o. t
0
+ o].
es decir, los puntos …jos de son justamente las soluciones del problema (.
t
) en el
intervalo [t
0
÷ o. t
0
+ o] las cuales, por el Lema 4.13, son justamente las soluciones del
problema (.) en el intervalo [t
0
÷o. t
0
+ o]. Probaremos que es una contracción. En
consecuencia, el teorema de punto …jo de Banach asegura que el problema (.) tiene una
única solución en el intervalo [t
0
÷o. t
0
+ o] (Teorema 4.18).
Lema 4.17 Para cada r ÷ A la función
´ r : [t
0
÷o. t
0
+ o] ÷R
a
. ´ r(t) =

t
t
0
.(:. r(:))d: + r
0
pertenece a A.
Demostración: Sea r ÷ A. La desigualdad (4.9) asegura que
(:. r(:)) ÷ 2
c
0
(t
0
. r
0
) \[: ÷t
0
[ _ o.
Por tanto, usando el Lema 4.15 y la de…nición de ` (4.8), obtenemos que
|´ r(t) ÷r
0
| =

t
t
0
.(:. r(:))d:

_ [t ÷t
0
[ sup
[c÷t
0
[<c
|.(:. r(:))| _ o`.
para toda t ÷ [t
0
÷o. t
0
+o]. es decir, |´ r ÷r
0
|
o
_ o`. Esto demuestra que ´ r ÷ A.
Estamos listos para probar la existencia local de soluciones para el problema de
Cauchy. El siguiente resultado tiene muchas aplicaciones importantes. Su demostración
se basa en el teorema de punto …jo de Banach.
4.4. EJERCICIOS 65
Teorema 4.18 (Picard) Sea . : (c. /) ÷ R
a
una función continua y localmente
Lipschitz en r. Entonces, para cada t
0
÷ (c. /) y cada r
0
÷ . existe o 0 tal que el
problema de Cauchy (.) tiene una única solución en el intervalo [r
0
÷o. r
0
+ o].
Demostración: Consideremos la función
: A ÷ A. (r) := ´ r.
El lema anterior asegura que esta función está bien de…nida. Veamos que es una con-
tracción. Sean r
1
. r
2
÷ A. La desigualdad (4.9) asegura que
(:. r
j
(:)) ÷ 2
c
0
(t
0
. r
0
) \[: ÷t
0
[ _ o, i = 1. 2.
Como . satisface (4.7) obtenemos que, para toda t ÷ [t
0
÷o. t
0
+ o]. se cumple que
|(r
1
)(t) ÷(r
2
)(t)| =

t
t
0
(.(:. r
1
(:)) ÷.(:. r
2
(:)))d:

_ [t ÷t
0
[ sup
[c÷t
0
[<c
|.(:. r
1
(:)) ÷.(:. r
2
(:))|
_ [t ÷t
0
[ sup
[c÷t
0
[<c
( |r
1
(:) ÷r
2
(:)|
_ o( |r
1
÷r
2
|
o
.
Por consiguiente,
|(r
1
) ÷(r
2
)|
o
_ o( |r
1
÷r
2
|
o
y, como hemos elegido o tal que o( < 1. se tiene que es una contracción. El Teorema
4.3 asegura entonces que tiene un único punto …jo, es decir, que existe una única
r
+
÷ A tal que
r
+
(t) = (r
+
)(t) =

t
t
0
.(:. r
+
(:))d: + r
0
\t ÷ [t
0
÷o. t
0
+ o].
Del Lema 4.13 se sigue que r
+
es la única solución del problema de Cauchy (.) en el
intervalo [r
0
÷o. r
0
+ o].
4.4. Ejercicios
Ejercicio 4.19 (a) Usa el teorema del valor intermedio para probar que toda función
continua 1 : [0. 1] ÷ [0. 1] tiene al menos un punto …jo.
(b) Da un ejemplo de una función continua 1 : [0. 1] ÷ [0. 1] con una in…nidad de
puntos …jos.
66 4. TEOREMAS DE EXISTENCIA
Ejercicio 4.20 Muestra que la condición
d((r). (n)) < d(r. n) para r = n ÷ A
no es su…ciente para garantizar que : A ÷ A tiene un punto …jo (aún cuando A es
completo).
Ejercicio 4.21 Prueba que, si 1 : R ÷R es continuamente diferenciable y si [1
t
(t)[ _
` < 1 para todo t ÷ R entonces 1 es una contracción.
Ejercicio 4.22 Sea 1 : [c. /] ÷ R continuamente diferenciable y tal que 1(c) < 0 <
1(/) y su derivada 1
t
(t) 0 para toda t ÷ [c. /]. Prueba que:
(a) Existe \ 0 tal que (t) = t ÷\1(t) es una contracción en [c. /].
(b) tiene un único punto …jo, y éste es la única solución de la ecuación
1(t) = 0.
Ejercicio 4.23 Considera una función afín : R
a
÷ R
a
. (r) = ¹r + /. donde
¹ = (c
j;
) es una matriz de : : y / = (/
1
. .... /
a
) ÷ R
a
.
(a) Prueba que si ¹ satisface
((
1
)
a
¸
j=1
[c
j;
[ _ c
1
< 1 \, = 1. .... :.
entonces : R
a
1
÷R
a
1
es contracción.
(b) Prueba que si ¹ satisface
((
2
)
a
¸
j=1
a
¸
;=1
c
2
j;
_ c
2
< 1
entonces : R
a
2
÷R
a
2
es contracción.
(c) Prueba que si ¹ satisface
((
o
)
a
¸
;=1
[c
j;
[ _ c
o
< 1 \i = 1. .... :.
entonces : R
a
o
÷R
a
o
es contracción.
(d) Da ejemplos de matrices ¹ que satisfagan cada una de las condiciones ((
1
) . ((
2
) y
((
o
) pero no las otras dos. Es decir, cada una de estas condiciones es su…ciente para
que la ecuación
r ÷¹r = /.
tenga solución y para aplicar el método de aproximaciones sucesivas, pero ninguna es
necesaria.
(e) Prueba que cada una de las condiciones ((
1
) . ((
2
) y ((
o
) implica que det(1 ÷¹) =
0. donde 1 es la matriz identidad de : :.
4.4. EJERCICIOS 67
Ejercicio 4.24 Da un ejemplo de una función lineal : R ÷ R con un único punto
…jo r
0
, pero tal que la sucesión

I
(r)

no converge para ninguna r = r
0
.
Ejercicio 4.25 Prueba que, si 1 : R ÷ R es continuamente diferenciable, entonces es
localmente Lipschitz.
Ejercicio 4.26 Sea . : R R ÷R tal que .(t. r) = 3r
2/3
.
(a) Prueba que . no es localmente Lipschitz en r.
(b) Prueba que, para todas c < 0 < . la función
r
c.o
(t) :=

(t ÷c)
3
si t _ c
0 si c _ t _
(t ÷)
3
si t _
es solución del problema de Cauchy
(.)

r
t
= 3r
2/3
r(0) = 0
En consecuencia, si . no es localmente Lipschitz en r, el problema de Cauchy puede
tener una in…nidad de soluciones.
Ejercicio 4.27 Sea . : R R ÷R tal que .(t. r) = ÷r
2
.
(a) Prueba que . es localmente Lipschitz en r en el punto (t
0
. r
0
) = (0. 0).
(b) Para cada c = 0 considera el problema de Cauchy
(.)

r
t
= ÷r
2
r(0) = ÷
1
c
Prueba que
r(t) =
1
t ÷c
es solución de (.) en algún intervalo que contiene a 0.
(c) ¿Cuál es el intervalo máximo para el que existe una solución de (.)?
Ejercicio 4.28 Sea 1 : [c. /] [c. /] ÷R una función continua. Para cada r ÷ (
0
[c. /].
considera la función ´ r ÷ (
0
[c. /] dada por
´ r(t) :=

b
o
1(t. :)r(:)d:.
Prueba que la función
1 : (
0
[c. /] ÷ (
0
[c. /]. 1(r) := ´ r.
es lineal y continua.
68 4. TEOREMAS DE EXISTENCIA
Ejercicio 4.29 Considera la ecuación nolineal de Fredholm
\r(t) ÷

b
o
1(t. :. r(:))d: = n(t)
donde 1 : [c. /] [c. /] [c. /] ÷ R y n : [c. /] ÷ R son funciones continuas y 1
satisface la condición de Lipschitz
[1(t. :. :
1
) ÷1(t. :. :
2
)[ _ ` [:
1
÷:
2
[ .
Prueba que esta ecuación tiene solución única si
[\[ `(/ ÷c).
Capítulo 5
Teoremas de aproximación
En la práctica, cuando hacemos cálculos con números reales usamos siempre una
aproximación de estos, es decir, usamos algún número racional su…cientemente cercano
al número real que nos interesa.
Sería conveniente poder hacer algo análogo con las funciones continuas, es decir,
poder aproximarlas por funciones sencillas y fácilmente calculables. En este capítulo
probaremos que toda función continua [c. /] ÷ R es el límite uniforme de polinomios.
Este resultado se conoce como el Teorema de Aproximación de Weierstrass.
5.1. Espacios separables
Sea A = (A. d) un espacio métrico.
De…nición 5.1 Un subconjunto ¹ de A es denso en A si ¹ = A. es decir, si para
todo r ÷ A y para toda 0 existe c ÷ ¹ tal que d(r. c) < .
Sabemos que el conjunto Q de los números racionales es denso en R. Veamos otros
ejemplos.
Ejemplo 5.2 El conjunto
Q
a
= ¦(¡
1
. .... ¡
a
) ÷ R
a
: ¡
I
÷ Q \/ = 1. .... :¦
es denso en R
a
.
Demostración: Dados r = (r
1
. .... r
a
) ÷ R
a
y 0. para cada / = 1. .... : tomemos
¡
I
÷ Q tal que [r
I
÷¡
I
[ <
.

a
. Entonces ¡ = (¡
1
. .... ¡
a
) ÷ Q
a
satisface
|r ÷¡| =

(r
1
÷¡
1
)
2
+ + (r
a
÷¡
a
)
2
< .
69
70 5. TEOREMAS DE APROXIMACIÓN
En consequencia, Q
a
es denso en R
a
.
Denotemos por Q
o
al conjunto de todas las sucesiones (¡
I
) de números racionales
tales que sólo un número …nito de sus términos ¡
I
es distinto de cero. Se tiene entonces
el siguiente resultado.
Ejemplo 5.3 Q
o
es denso en /
2
.
Demostración: Sea r = (r
I
) ÷ /
2
y sea 0. Como la serie
¸
o
I=1
[r
I
[
2
converge,
existe /
0
÷ N tal que
o
¸
I=I
0
+1
[r
I
[
2
<

2

2
.
Sea n := (r
1
. .... r
I
0
) ÷ R
I
0
. Por el ejemplo anterior, existe ¡ = (¡
1
. .... ¡
I
0
) ÷ Q
I
0
tal que
|n ÷¡| <
.
2
. Identi…cando a R
I
0
con el subespacio de /
2
que consiste de las sucesiones
r = (r
I
) tales que r
I
= 0 para / /
0
(Ejemplo 1.28) obtenemos que
|r ÷¡|
2
_ |r ÷n|
2
+|n ÷¡|
2
=

o
¸
I=I
0
+1
[r
I
[
2

1/2
+|n ÷¡|
2
<

2
+

2
= .
En consecuencia, Q
o
es denso en /
2
.
Un conjunto ¹ es numerable si existe una función biyectiva ¹ ÷N. Un conjunto
¹ que es …nito o numerable se dice que es a lo más numerable. Los conjuntos Q
a
y
Q
o
son numerables [Ejercicio 5.12].
De…nición 5.4 Un espacio métrico A es separable si contiene un subconjunto a lo
más numerable que es denso en A.
Los ejemplos anteriores prueban que R
a
y /
2
son espacios separables. Es fácil ver que
la propiedad de ser separable es invariante bajo homeomor…smos, es decir, si : A ÷ )
es un homeomor…smo y A es separable entonces ) es separable [Ejercicio 5.14].
A diferencia de Q
o
. el conjunto de todas las sucesiones de números racionales no es
un conjunto numerable. Ni siquiera el siguiente subconjunto lo es.
Ejemplo 5.5 El conjunto B de todas las sucesiones / = (/
I
) tales que /
I
÷ ¦0. 1¦ no
es un conjunto numerable.
5.2. EL TEOREMA DE APROXIMACIÓN DE WEIERSTRAß 71
Demostración: Probaremos que ningún subconjunto numerable de B coincide con
B. Sea B
0
= ¦/
a
= (/
a.I
) : : ÷ N¦ un subconjunto numerable de B. Consideremos la
sucesión c = (c
I
) de…nida como sigue:
c
I
÷ ¦0. 1¦ y c
I
= /
I.I
.
Claramente c ÷ B pero no pertenece a B
0
ya que, si c = /
a
para alguna : ÷ N,
entonces coincidirían en particular los :-ésimos términos de ambas sucesiones, es decir
c
a
= /
a.a
. contradiciendo la de…nición de c. En consecuencia, B
0
= B. Por tanto, B
no es numerable.
Usaremos este hecho para demostrar el siguiente.
Ejemplo 5.6 /
o
no es separable.
Demostración: Probaremos que ningún subconjunto denso de /
o
es a lo más nu-
merable. Sea ¹ un subconjunto denso de /
o
. Sea B el conjunto de todas las sucesiones
/ = (/
I
) tales que /
I
÷ ¦0. 1¦. Observemos que
|/ ÷/
t
|
o
= 1 \/. /
t
÷ B. / = /
t
. (5.1)
Como ¹ es denso en /
o
. para cada / ÷ B podemos escojer un elemento c
b
÷ ¹ tal que
|/ ÷c
b
|
o
<
1
2
. Si c
b
= c
b
0 =: c. entonces
|/ ÷/
t
|
o
_ |/ ÷c|
o
+|c ÷/
t
|
o
<
1
2
+
1
2
= 1.
y (5.1) implica que / = /
t
. En consecuencia, la función
t : B ÷ ¹. t(/) = c
b
.
es inyectiva. Por tanto, dado que Bno es numerable, ¹ no puede ser a lo más numerable.
Esto demuestra que ningún subconjunto denso de /
o
es a lo más numerable. Por tanto,
/
o
no es separable.
5.2. El teorema de aproximación de Weierstraß
El objetivo de esta sección es demostrar que toda función continua en un intervalo
cerrado [c. /] se puede aproximar uniformemente por funciones polinomiales, es decir,
por funciones de la forma
j (t) = c
0
+ c
1
t + + c
a
t
a
. c
I
÷ R. : ÷ N ' ¦0¦.
72 5. TEOREMAS DE APROXIMACIÓN
Este resultado se conoce como el teorema de aproximación de Weierstraß. De
hecho, probaremos un resultado más preciso debido a Bernstein, que da de manera
explícita una sucesión de polinomios (los polinomios de Bernstein) que converge
uniformemente a la función dada, y que permite además estimar la rapidez con la que
dicha sucesión converge.
Sin pérdida de generalidad supondremos de aquí en adelante que [c. /] = [0. 1]
[Ejercicio 5.17].
Para 0 _ / _ : consideremos los polinomios

a.I
(t) =

:
/

t
I
(1 ÷t)
a÷I
.
donde

:
/

=
:!
/!(: ÷/)!
es el coe…ciente binomial. De la conocida fórmula binomial
(c + /)
a
=
a
¸
I=0

:
/

c
I
/
a÷I
se sigue que
a
¸
I=0

a.I
(t) = 1. (5.2)
Multiplicando por t la igualdad (5.2) para : ÷1 obtenemos
t = t
a÷1
¸
;=0

a÷1.I
(t)
=
a÷1
¸
;=0

: ÷1
,

t
;+1
(1 ÷t)
a÷1÷;
=
a÷1
¸
;=0
, + 1
:

:
, + 1

t
;+1
(1 ÷t)
a÷(;+1)
=
a
¸
I=1
/
:

a.I
(t)
=
a
¸
I=0
/
:

a.I
(t).
5.2. EL TEOREMA DE APROXIMACIÓN DE WEIERSTRAß 73
En consecuencia,
:t =
a
¸
I=0
/
a.I
(t). (5.3)
De manera análoga, multiplicando por t
2
la igualdad (5.2) para : ÷2 obtenemos
(:
2
÷:)t
2
=
a
¸
I=0
(/
2
÷/)
a.I
(t) (5.4)
Dejamos los detalles al lector [Ejercicio 5.21].
1 0. 75 0. 5 0. 25 0
1
0. 75
0. 5
0. 25
0
tt

3.3
(t) = t
3
1 0. 75 0. 5 0. 25 0
0. 25
0. 2
0. 15
0. 1
0. 05
0
tt

3.2
(t) = 2t
2
(1 ÷t)
1 0. 75 0. 5 0. 25 0
0. 25
0. 2
0. 15
0. 1
0. 05
0
tt

3.1
(t) = 2t(1 ÷t)
2
1 0. 75 0. 5 0. 25 0
1
0. 75
0. 5
0. 25
0
tt

3.0
(t) = (1 ÷t)
3
74 5. TEOREMAS DE APROXIMACIÓN
De…nición 5.7 Sea 1 : [0. 1] ÷ R una función continua. El :-ésimo polinomio de
Bernstein de 1 es el polinomio

a
(t) =
;.a
(t) =
a
¸
I=0
1(
/
:
)
a.I
(t).
Se tiene el siguiente resultado.
Teorema 5.8 (Bernstein-Weierstraß) Sea 1 : [0. 1] ÷ R una función continua.
Entonces la sucesión de sus polinomios de Bernstein
;.a
converge uniformemente a 1,
es decir,

;.a
÷ 1 en (
0
[0. 1].
Demostración: Sea 0. Recordemos que toda función continua de…nida en un
intervalo cerrado es uniformemente continua. Por lo tanto, existe o 0 tal que
[1(:) ÷1(t)[ <

2
si [: ÷t[ < o. (5.5)
Multiplicando la igualdad (5.2) por 1(t) obtenemos que
1(t) =
a
¸
I=0
1(t)
a.I
(t).
Así, para cada t ÷ [0. 1] y : ÷ N. se tiene que

1(t) ÷
;.a
(t)

=

a
¸
I=0
(1(t) ÷1(
/
:
))
a.I
(t)

_
a
¸
I=0

1(t) ÷1(
/
:
)

a.I
(t). (5.6)
Probaremos que el lado derecho de esta desigualdad es menor que si : satisface la
siguiente desigualdad:
: _ max

1
o
4
.
|1|
2
o

2
¸
(5.7)
Para cada t ÷ [0. 1] y : ÷ N consideremos los conjuntos
1
1
= ¦/ ÷ N ' ¦0¦ : 0 _ / _ :.

/
:
÷t

<

1
:
1
4
¦
1
2
= ¦/ ÷ N ' ¦0¦ : 0 _ / _ :. / ÷ 1
1
¦.
5.2. EL TEOREMA DE APROXIMACIÓN DE WEIERSTRAß 75
Si : satisface (5.7) entonces

1
a
1
4
_ o. y se sigue de (5.5) y de (5.2) que
¸
I÷1
1

1(t) ÷1(
/
:
)

a.I
(t) <
¸
I÷1
1

2

a.I
(t) _

2
a
¸
I=0

a.I
(t) =

2
. (5.8)
Por otra parte, si / ÷ 1
2
entonces (t ÷
I
a
)
÷2
_

: y, en consecuencia,
¸
I÷1
2

1(t) ÷1(
/
:
)

a.I
(t) _
¸
I÷1
2
2 |1|
o

a.I
(t)
= 2 |1|
o
¸
I÷1
2
(t ÷
I
a
)
2
(t ÷
I
a
)
2

a.I
(t)
_ 2 |1|
o

:
¸
I÷1
2
(t ÷
/
:
)
2

a.I
(t). (5.9)
Probaremos que ahora que
a
¸
I=0
(t ÷
/
:
)
2

a.I
(t) _
1
4:
. (5.10)
Multiplicando la igualdad (5.2) por t
2
. la igualdad (5.3) por ÷
2
a
t. y la suma de las
desigualdades (5.3) y (5.4) por
1
a
2
. obtenemos, respectivamente,
t
2
=
a
¸
I=0
t
2

a.I
(t)
÷2t
2
=
a
¸
I=0
÷2
/
:
t
a.I
(t)
(1 ÷
1
:
)t
2
+
1
:
t =
a
¸
I=0
/
2
:
2

a.I
(t).
Sumando estas tres igualdades obtenemos
1
:
(t ÷t
2
) =
a
¸
I=0
(t ÷
/
:
)
2

a.I
(t). (5.11)
Notemos que max
t÷[0.1]
(t ÷t
2
) _
1
4
. En consecuencia, (5.11) implica (5.10).
Si : satisface (5.7) entonces |1|
o

: _ . Por tanto, (5.9) y (5.10) implican que
¸
I÷1
2

1(t) ÷1(
/
:
)

a.I
(t) _

2
.
76 5. TEOREMAS DE APROXIMACIÓN
De esta desigualdad, junto con (5.6) y (5.8), obtenemos que

1(t) ÷
;.a
(t)

_
a
¸
I=0

1(t) ÷1(
/
:
)

a.I
(t)
=
¸
I÷1
1

1(t) ÷1(
/
:
)

a.I
(t) +
¸
I÷1
2

1(t) ÷1(
/
:
)

a.I
(t) <
para toda t ÷ [0. 1]. si : satisface (5.7). Es decir,

1 ÷
;.a

o
< si : _ max

1
o
4
.
|1|
2
o

2
¸
. (5.12)
Esto concluye la demostración.
Corolario 5.9 (a) El conjunto de todas las funciones polinomiales
{ [0. 1] = ¦j ÷ (
0
[0. 1] : j (t) = c
0
+ c
1
t + + c
a
t
a
. : ÷ N ' ¦0¦. c
j
÷ R¦
es denso en (
0
[0. 1].
(b) (
0
[0. 1] es separable.
Demostración: La a…rmación (a) es consecuencia inmediata del teorema anterior.
Para probar (b) notemos primero que el conjunto {
Q
[0. 1] de todas las funciones polino-
miales ¡ (t) = ¡
0

1
t+ +¡
a
t
a
. t ÷ [0. 1]. con coe…cientes racionales, ¡
j
÷ Q, es numer-
able [Ejercicio 5.12]. Probemos ahora que {
Q
[0. 1] es denso en (
0
[0. 1]. Sea 1 ÷ (
0
[0. 1]
y sea 0. Por el teorema anterior existe un polinomio j (t) = c
0
+c
1
t + +c
a
t
a
con
coe…cientes reales, c
j
÷ R, tal que |1 ÷j|
o
<
.
2
. Para cada i = 0. .... : tomemos ¡
j
÷ Q
tal que [c
j
÷¡
j
[ <
.
2(a+1)
y de…namos ¡ (t) := ¡
0

1
t + +¡
a
t
a
. Se tiene entonces que
[j(t) ÷¡(t)[ = [(c
0
÷¡
0
) + (c
1
÷¡
1
) t + + (c
a
÷¡
a
) t
a
[
_ [c
0
÷¡
0
[ +[c
1
÷¡
1
[ [t[ + +[c
a
÷¡
a
[ [t[
a
_ [c
0
÷¡
0
[ +[c
1
÷¡
1
[ + +[c
a
÷¡
a
[ <

2
para toda t ÷ [0. 1]. es decir, |j ÷¡|
o
<
.
2
. En consecuencia,
|1 ÷¡|
o
_ |1 ÷j|
o
+|j ÷¡|
o
< .
Esto prueba que {
Q
[0. 1] es denso en (
0
[0. 1]. Por tanto, (
0
[0. 1] es separable.
5.3. EJERCICIOS 77
Es importante hacer notar que en la demostración del Teorema 5.8 obtuvimos
además una estimación (5.12) de la rapidez con que la sucesión de polinomios (
;.a
)
converge a la función 1.
Queremos hacer énfasis en la importancia de que el dominio de 1 sea un intervalo
cerrado. Este hecho jugó un papel importante en la demostración del Teorema 5.8 para
asegurar la continuidad uniforme de 1. El siguiente ejemplo muestra que no toda función
continua en un intervalo arbitrario se puede aproximar uniformemente por polinomios.
Ejemplo 5.10 La función 1(t) = sen(1t). t ÷ (0.
2
¬
]. no se puede aproximar uniforme-
mente por polinomios.
Demostración: Supongamos, por el contrario, que existe una sucesión de polinomios
(j
I
) que converge uniformemente a 1 en (0.
2
¬
]. Entonces (j
I
) es de Cauchy en (
0
(0.
2
¬
].
Por tanto, dada 0 existe /
0
÷ N tal que
[j
I
(t) ÷j
;
(t)[ < \t ÷ (0.
2
:
], /. , _ /
0
.
Como la función t ÷ [j
I
(t) ÷j
;
(t)[ es continua en R. la desigualdad anterior implica
que
[j
I
(t) ÷j
;
(t)[ _ \t ÷ [0.
2
:
], /. , _ /
0
.
Esto prueba que (j
I
) es de Cauchy en (
0
[0.
2
¬
] y, como (
0
[0.
2
¬
] es completo, se tiene
entonces que (j
I
) converge uniformemente a una función continua o : [0.
2
¬
] ÷R. Como
la convergencia uniforme implica la convergencia puntual, obtenemos que
sen
1
t
= 1(t) = lm
I÷o
j
I
(t) = o(t) \t ÷ (0.
2
:
].
Por tanto, como o es continua en [0.
2
¬
], se tiene que
lm
a÷o
sen

::
2

= lm
a÷o
o

2
::

= o(0).
Esto es una contradicción, ya que la sucesión

sen

2

no converge.
5.3. Ejercicios
Ejercicio 5.11 Demuestra las siguientes a…rmaciones.
(a) Ningún subconjunto propio de un espacio métrico discreto A
ojcc
es denso en A
ojcc
.
(b) Un espacio métrico discreto A
ojcc
es separable si y sólo si A
ojcc
es a lo más numer-
able.
78 5. TEOREMAS DE APROXIMACIÓN
Ejercicio 5.12 Prueba que los siguientes conjuntos son numerables.
(a) El conjunto Q de los números racionales.
(b) El conjunto Q
a
= ¦(¡
1
. .... ¡
a
) ÷ R
a
: ¡
j
÷ Q \i = 1. .... :¦.
(c) El conjunto Q
o
de todas las sucesiones de números racionales con sólo un número
…nito de términos distintos de cero.
(d) El conjunto {
Q
[c. /] de todas las funciones polinomiales ¡ (t) = ¡
0

1
t + +¡
a
t
a
con coe…cientes ¡
j
÷ Q y : ÷ N arbitrario.
Ejercicio 5.13 Sea (A. d) un espacio métrico. Prueba que, si ) es denso en (A. d) y
2 es denso en (). d), entonces 2 es denso en (A. d).
Ejercicio 5.14 Prueba que, si : A ÷ ) es continua y suprayectiva y ¹ · A es denso
en A. entonces (¹) es denso en ). En particular, si : A ÷ ) es un homeomor…smo
entonces A es separable si y sólo si ) lo es.
Ejercicio 5.15 Prueba que R
a
j
es separable para toda 1 _ j _ ·.
Ejercicio 5.16 Prueba que /
j
es separable para toda 1 _ j < ·.
Ejercicio 5.17 Prueba que el conjunto de funciones polinomiales en el intervalo [c. /]
{ [c. /] = ¦j ÷ (
0
[c. /] : j (t) = c
0
+ c
1
t + + c
a
t
a
. : ÷ N ' ¦0¦. c
j
÷ R¦
es denso en (
0
[c. /]. (Sugerencia: Utiliza los Ejercicios 5.14 y 2.39)
Ejercicio 5.18 Prueba que {
Q
[c. /] es denso en ({ [c. /] . ||
o
) y que, en consecuencia,
{
Q
[c. /] es denso en (
0
[c. /].
Ejercicio 5.19 Prueba que (
0
j
[c. /] es separable para todo 1 _ j _ ·. (Sugerencia:
Utiliza los Ejercicios 5.14 y 2.40).
Ejercicio 5.20 Sea (
o
[c. /] el conjunto de todas las funciones 1 : [c. /] ÷R que tienen
derivadas continuas de todos los órdenes. Prueba que (
o
[c. /] es denso en (
0
j
[c. /] para
todo 1 _ j _ ·.
Ejercicio 5.21 Demuestra la igualdad (5.4).
Capítulo 6
Compacidad
Los intervalos cerrados [c. /] tienen la propiedad de que cualquier sucesión de puntos
en ellos tiene una subsucesión convergente. Esto tiene consecuencias importantes, como
por ejemplo, que toda función continua en un intervalo cerrado alcanza su máximo y
su mínimo.
Más aún, los intervalos cerrados y acotados en R tienen la propiedad de Heine-
Borel, es decir: De cualquier familia de intervalos abiertos que cubre a [c. /] podemos
extraer una subfamilia …nita que también cubre a [c. /]. Generalizando esta propiedad
obtenemos un concepto fundamental que es el concepto de compacidad.
6.1. Conjuntos compactos
De…nición 6.1 Sea A un espacio métrico y sea ¹ un subconjunto de A. Una familia
C = ¦A
j
: i ÷ J¦ de subconjuntos de A se llama una cubierta de ¹ si
¹ ·
¸
j÷7
A
j
.
Si A
j
es abierto en A para toda i ÷ J. se dice que C es una cubierta abierta de ¹.
Un subconjunto C
0
· C de una cubierta de ¹ que a su vez es cubierta de ¹ se llama
una subcubierta de C.
De…nición 6.2 Un subconjunto 1 de A es compacto si toda cubierta abierta de 1
en A contiene una subcubierta …nita.
Veamos algunos ejemplos.
Ejemplo 6.3 R
a
no es compacto.
79
80 6. COMPACIDAD
Demostración: Para cada / ÷ N consideremos la bola abierta
1(0. /) = ¦r ÷ R
a
: |r| < /¦.
Claramente C = ¦1(0. /) : / ÷ N¦ es una cubierta abierta de R
a
. pero ningún subcon-
junto …nito de C es cubierta de R
a
.
Ejemplo 6.4 La bola abierta 1(0. 1) en R
a
no es compacta.
Demostración: C = ¦1(0. 1 ÷
1
I
) : / ÷ N¦ es una cubierta abierta de 1(0. 1). pero
ningún subconjunto …nito de C es cubierta de 1(0. 1).
Los compactos tienen muchas propiedades importantes. Veamos algunas de ellas.
Proposición 6.5 Si 1 es un subconjunto compacto de A, entonces toda sucesión (r
I
)
en 1 contiene una subsucesión que converge a un punto n
0
÷ 1.
Demostración: Sea (r
I
) una sucesión en 1. Probaremos primero que existe un
punto n
0
÷ 1 tal que toda bola abierta 1
A
(n
0
. ) con centro en n
0
contiene a una
subsucesión de (r
I
), para toda 0. Supongamos, por contradicción, que para cada
n ÷ 1. existe
&
0 tal que 1
A
(n.
&
) contiene sólo un número …nito de términos de
(r
I
). Como 1 es compacto, la cubierta abierta C = ¦1
A
(n.
&
) : n ÷ 1¦ de 1 contiene
una subcubierta …nita, es decir, existen n
1
. .... n
n
÷ 1 tales que
1 · 1
A
(n
1
.
&
1
) ' ' 1
A
(n
n
.
&m
).
Esto implica que (r
I
) tiene sólo un número …nito de términos, lo cual es falso.
Así pues, existe n
0
÷ 1 tal que toda bola abierta 1
A
(n
0
. ) con centro en n
0
contiene a
una subsucesión de (r
I
). Podemos escoger entonces una sucesión creciente de números
naturales /
1
< /
2
< < /
;
< tales que r
I
j
÷ 1
A
(n
0
.
1
;
). En consecuencia, la
subsucesión (r
I
j
) converge a n
0
.
De…nición 6.6 Un subconjunto ¹ de un espacio métrico A es acotado si existen
r ÷ A y 0 tales que ¹ · 1
A
(r. ).
Proposición 6.7 Todo subconjunto compacto de un espacio métrico es cerrado y aco-
tado.
6.1. CONJUNTOS COMPACTOS 81
Demostración: Sea 1 un subconjunto compacto de A. Si r
0
÷ 1 entonces, por
la Proposición 2.27, existe una sucesión (r
I
) en 1 que converge a r
0
en A. Por la
proposición anterior, (r
I
) contiene una subsucesión (r
I
j
) que converge a un punto n
0
÷
1. Como el límite de una sucesión es único, r
0
= n
0
÷ 1. Esto prueba que 1 es cerrado.
Probemos ahora que 1 es acotado. Fijemos un punto ´ r ÷ A. El conjunto de todas las
bolas abiertas 1
A
(´ r. :) con centro en ´ r y radio : ÷ N es una cubierta abierta de A.
Como 1 es compacto, existen :
1
. .... :
n
÷ N tales que 1 · 1
A
(´ r. :
1
)' '1
A
(´ r. :
n
).
Sea ´ : := max¦:
1
. .... :
n
¦. Entonces 1 · 1
A
(´ r. ´ :). es decir, 1 es acotado.
El recíproco no es cierto en general, como lo muestra el siguiente ejemplo.
Ejemplo 6.8 La bola cerrada
´
1(0. 1) := ¦(r
I
) ÷ /
2
:
¸
r
2
I
_ 1¦ no es compacta en
/
2
.
Demostración: Consideremos la sucesión c
I
= (c
I.a
) tal que c
I.I
= 1 y c
I.a
= 0 si
/ = :. Entonces c
I
÷
´
1
2
(0. 1). Ninguna subsucesión de (c
I
) es de Cauchy en /
2
. ya que
|c
;
÷c
I
|
2
=

2 \, = /.
En consecuencia, ninguna subsucesión de (c
I
) converge en /
2
. La Proposición 6.5 implica
que
´
1(0. 1) no es compacta.
Veremos en la siguiente sección que el recíproco sí es válido en R
a
. Concluímos esta
sección con otras propiedades importantes de los conjuntos compactos.
Proposición 6.9 Todo subconjunto cerrado de un conjunto compacto es a su vez com-
pacto.
Demostración: Sea ( un subconjunto cerrado de un conjunto compacto 1. Si
C = ¦l
j
: i ÷ J¦ es una cubierta abierta de ( en A. entonces C
t
= ¦l
j
: i ÷ J¦'¦A`(¦
es una cubierta abierta de 1 en A. Como 1 es compacto, C
t
contiene una subcubierta
…nita, es decir, existen i
1
. .... i
n
÷ J tales que 1 · l
j
1
''l
jm
'A`(. En consecuencia,
( · l
j
1
' ' l
jm
. es decir, ¦l
j
1
. .... l
jm
¦ es una subcubierta …nita de C.
La compacidad se preserva bajo funciones continuas.
Proposición 6.10 Si : A ÷ ) es continua y 1 es un subconjunto compacto de A,
entonces (1) es un subconjunto compacto de ) .
82 6. COMPACIDAD
Demostración: Sea C = ¦\
j
: i ÷ J¦ una cubierta abierta de (1) en ). Como
es continua, la Proposición 2.22 asegura que
÷1
(\
j
) es abierto en A. Por tanto,
C
t
= ¦
÷1
(\
j
) : i ÷ J¦ es una cubierta abierta de 1 en A y, como 1 es compacto, C
t
contiene una subcubierta …nita ¦
÷1
(\
j
1
). ....
÷1
(\
jm
)¦ . En consecuencia, ¦\
j
1
. .... \
jm
¦
es una subcubierta …nita de C.
Una consecuencia importante de esta proposición es la siguiente.
Corolario 6.11 Si 1 : A ÷R es continua y 1 es compacto en A entonces 1 alcanza
su mínimo y su máximo en 1. es decir, existen r
0
. r
1
÷ 1 tales que
1(r
0
) _ 1(r) \r ÷ 1.
1(r
1
) _ 1(r) \r ÷ 1.
Demostración: Denotemos por
:
0
: = inf¦1(r) : r ÷ 1¦
:
1
: = sup¦1(r) : r ÷ 1¦
Por la proposición anterior, 1(1) es un subconjunto compacto de R. Por tanto, 1(1)
es acotado en R y, en consecuencia, :
0
. :
1
÷ R.
Probemos que existe r
0
÷ 1 tal que 1(r
0
) = :
0
. Escojamos r
I
÷ 1 tal que
:
0
_ 1(r
I
) < :
0
+
1
/
\/ ÷ N. (6.1)
Como 1 es compacto, (r
I
) contiene una subsucesión (r
I
j
) que converge a un punto
r
0
÷ 1. Dado que 1 es continua, 1(r
I
j
) ÷ 1(r
0
) y de la desigualdad (6.1) se sigue que
:
0
= lm
;÷o
1(r
I
j
) = 1(r
0
).
De manera análoga se prueba que existe r
1
÷ 1 tal que 1(r
1
) = :
1
. Esto concluye la
demostración.
6.2. El teorema de Heine-Borel
En la sección anterior vimos que todo subconjunto compacto de un espacio métrico
es cerrado y acotado. Vimos también que, en general, el recíproco de esta a…rmación
no es cierto. En esta sección veremos que en R
a
sí lo es. Empezaremos probando la
siguiente a…rmación.
6.2. EL TEOREMA DE HEINE-BOREL 83
Proposición 6.12 La bola cerrada
´
1
o
(0. :) = ¦r ÷ R
a
: |r|
o
_ :¦ con centro en 0 y
radio : en R
a
o
es compacta.
Demostración: Como
´
1
o
(0. :) es homeomorfa a
´
1
o
(0. 1) en R
a
o
. gracias a la
Proposición 6.10 basta demostrar que
´
1
o
(0. 1) es compacta. Observemos que
´
1
o
(0. 1)
es el çubo"
´
1
o
(0. 1) = ¦(r
1
. .... r
a
) : r
j
÷ [÷1. 1], i = 1. ...:¦.
Supongamos, que
´
1
o
(0. 1) no es compacta. Entonces existe una cubierta abierta C =
¦l
j
: i ÷ J¦ de
´
1
o
(0. 1) en R
a
o
que no contiene ninguna subcubierta …nita. En conse-
cuencia, si subdividimos a
´
1
o
(0. 1) en 2
a
bolas cerradas en R
a
o
de radio
1
2
(es decir,
en 2
a
çubos"del mismo tamaño). se cumple que al menos una de ellas, llamémosla
´
1
1
.
no puede ser cubierta por un número …nito de elementos de C. Subdividamos ahora
´
1
1
en 2
a
bolas cerradas de radio
1
2
2
y continuemos este proceso para obtener una sucesión
decreciente de bolas cerradas en R
a
o
.
´
1
0
=
´
1
o
(0. 1)
´
1
1

´
1
I
.
tales que el radio de
´
1
I
es
1
2
k
y ninguna de ellas puede ser cubierta por un número …nito
de elementos de C. Denotemos por r
I
al centro de
´
1
I
. Se tiene entonces que r
;
÷
´
1
I
si , _ / y, en consecuencia, que
|r
I
÷r
;
|
o
_
1
2
I
\, _ /. (6.2)
Por tanto, la sucesión (r
I
) es de Cauchy en
´
1
o
(0. 1) y, como
´
1
o
(0. 1) es completo
(Proposición 3.15), la sucesión (r
I
) converge en R
a
o
a un punto r
0
÷
´
1
o
(0. 1). Pasando
al límite cuando , ÷ · en la desigualdad (6.2) obtenemos que
|r
I
÷r
0
|
o
_
1
2
I
\/. (6.3)
Como r
0
÷
´
1
o
(0. 1) existe l
j
0
÷ C tal que r
0
÷ l
j
0
. Sea 0 tal que 1
o
(r
0
. ) · l
j
0
.
La desigualdad (6.3) implica que
´
1
I
· 1
o
(r
0
. ) · l
j
0
si
1
2
I÷1
<
Esto contradice el que
´
1
I
no puede ser cubierta por un número …nito de elementos de
C. En consecuencia,
´
1
o
(0. 1) es compacta.
84 6. COMPACIDAD
Corolario 6.13 La bola cerrada
´
1(0. :) = ¦r ÷ R
a
: |r| _ :¦ con centro en 0 y radio
: en R
a
es compacta.
Demostración: Como la identidad J : R
a
o
÷R
a
es continua y
´
1
o
(r. :) es compacta
en R
a
o
, la Proposición 6.10 implica que
´
1
o
(r. :) es compacta en R
a
y, como
´
1(r. :) ·
´
1
o
(r. :). la Proposición 6.9 asegura que
´
1(r. :) es compacta en R
a
.
El siguiente resultado da una caracterización sencilla de los subconjuntos compactos
de R
a
.
Teorema 6.14 (Heine-Borel) Sea 1 un subconjunto de R
a
. Entonces, 1 es com-
pacto si y sólo si 1 es cerrado y acotado.
Demostración: Por la Proposición 6.7, si 1 es compacto entonces es cerrado y
acotado. Inversamente, supongamos que 1 es cerrado y acotado. Entonces 1 está
contenido en una bola cerrada
´
1(r. :) y, dado que ésta es compacta, la Proposición 6.9
implica que 1 también lo es.
Un corolario importante es el siguiente.
Corolario 6.15 (Bolzano-Weierstrass) Toda sucesión acotada en R
a
contiene una
subsucesión convergente.
Demostración: Si (r
I
) es una sucesión acotada en R
a
, entonces la cerradura o
del conjunto o = ¦r
I
: / ÷ N¦ de todos sus términos es cerrado y acotado. Por el
teorema anterior, o es compacto y, por la Proposición 6.5, la sucesión (r
I
) contiene una
subsucesión convergente.
6.3. Continuidad uniforme
Sean (A. d
A
) y (). d
Y
) espacios métricos.
De…nición 6.16 Una función : A ÷ ) es uniformemente continua si dada
0 existe o 0 (que depende únicamente de ) tal que, para cualesquiera r
1
. r
2
÷ A.
d
Y
((r
1
). (r
2
)) < si d
A
(r
1
. r
2
) < o.
Claramente toda función uniformemente continua es continua. Pero el recíproco, en
general, no es cierto [Ejercicio 6.31]. Sin embargo lo es en el siguiente caso.
6.4. EL TEOREMA DE STONE-WEIERSTRAß 85
Proposición 6.17 Sea A un espacio métrico compacto. Entonces toda función contin-
ua : A ÷ ) es uniformemente continua.
Demostración: Supongamos, por el contrario, que A es compacto y que : A ÷ )
es continua pero no es uniformemente continua. Entonces para alguna
0
0 y para
todo / ÷ N existen r
I
. ¯ r
I
÷ A tales que
d
A
(r
I
. ¯ r
I
) <
1
/
y d
Y
((r
I
). (¯ r
I
)) _
0
.
Como A es compacto, la sucesión (r
I
) contiene una subsucesión (r
I
j
) tal que r
I
j
÷ r
en A (Proposición 6.5). De la desigualdad del triángulo
d
A
(r. ¯ r
I
j
) _ d
A
(r. r
I
j
) + d
A
(r
I
j
. ¯ r
Iy
)
se sigue que ¯ r
I
j
÷ r y, como es continua, se cumple entonces que (r
I
j
) ÷ (r) y
(¯ r
I
j
) ÷ (r) en ) (Proposición 2.28). En consecuencia,
d
Y
((r
I
j
). (¯ r
I
j
)) _ d
Y
((r
I
j
). (r)) + d
Y
((r). (¯ r
I
j
)) <
0
para , su…cientemente grande. Esto contradice nuestra suposición.
6.4. El teorema de Stone-Weierstraß
En el capítulo anterior probamos que toda función continua [c. /] ÷ R es el límite
uniforme de funciones polinomiales. Veremos ahora esto es válido también para fun-
ciones continuas 1 ÷R en un subconjunto compacto 1 de R
a
.
De hecho, probaremos un resultado más general, conocido como el teorema de Stone-
Weierstraß, que da condiciones para que una familia / de funciones reales continuas en
un espacio métrico compacto A sea densa en el espacio (
0
(A).
Observemos antes que nada que, si A es compacto, entonces toda función continua
1 : A ÷ R es acotada (Corolario 6.11). En consecuencia, el espacio (
0
(A) de…nido en
(3.2) no es otra cosa que el espacio de funciones continuas 1 : A ÷ R con la norma
uniforme
|1|
o
= sup
a÷A
[1(r)[ = max
a÷A
[1(r)[ .
El espacio (
0
(A) no sólo es un espacio vectorial sino que cuenta además con un pro-
ducto, de…nido como sigue:
1o : A ÷R. (1o)(r) := 1(r)o(r).
86 6. COMPACIDAD
Se tiene que 1o ÷ (
0
(A) si 1. o ÷ (
0
(A) [Ejercicio 2.32]. Este producto le da al espacio
vectorial (
0
(A) la estructura de un álgebra con unidad. La unidad es la función
constante 1.
Teorema 6.18 (Stone-Weierstrass) Sea A un espacio métrico compacto y sea / un
subconjunto de (
0
(A) con las siguientes propiedades:
(a) c. + · ÷ / para todas .. · ÷ / y c. ÷ R
(b) .· ÷ / para todas .. · ÷ /
(c) 1 ÷ /
(d) Dados r
1
= r
2
en A. existe . ÷ / tal que .(r
1
) = .(r
2
).
Entonces / es denso en (
0
(A), es decir, dada una función continua 1 : A ÷R existe
una sucesión (.
I
) de funciones en / que converge uniformemente a 1 en A.
Las primeras tres condiciones (a), (b) y (c) equivalen a decir que /es una subálgebra
con unidad del álgebra de funciones continuas (
0
(A). La propiedad (d) suele expresarse
diciendo que / ”separa puntos”.
Para la demostración del teorema de Stone-Weierstrass requerimos los siguientes
lemas.
Lema 6.19 Dados r
1
= r
2
en A y c
1
. c
2
÷ R. existe · ÷ / tal que ·(r
1
) = c
1
y
·(r
2
) = c
2
.
Demostración: Sea . ÷ /tal que .(r
1
) = .(r
2
). Entonces el siguiente determinante
cumple que
det

.(r
1
) 1
.(r
2
) 1

= 0.
Por tanto, existen \. j ÷ R tales que
\.(r
1
) + j = c
1
\.(r
2
) + j = c
2
De las propiedades (a) y (c) se sigue que la función · = \. + j1 ÷ /. Las igualdades
anteriores dicen que ·(r
1
) = c
1
y ·(r
2
) = c
2
.
Lema 6.20 La cerradura / de / en (
0
(A) también tiene las propiedades (a), (b) y
(c).
Demostración: Es sencillo comprobar que / tiene la propiedad (a) [Ejercicio 2.35].
La propiedad (c) es inmediata. Probemos (b). Dadas .. · ÷ / existen .
I
. ·
I
÷ /
6.4. EL TEOREMA DE STONE-WEIERSTRAß 87
tales que .
I
÷ . y ·
I
÷ · en (
0
(A) (Proposición 2.27). Como toda sucesión conver-
gente está acotada [Ejercicio 2.48], existe ( 0 tal que |·
I
|
o
_ ( para toda /. En
consecuencia,
|.· ÷.
I
·
I
|
o
_ |.(· ÷·
I
)|
o
+|(. ÷.
I

I
|
o
_ |.|
o
|(· ÷·
I
)|
o
+|(. ÷.
I
)|
o

I
|
o
_ |.|
o
|(· ÷·
I
)|
o
+ ( |(. ÷.
I
)|
o
Tomando el límite cuando / ÷ · en ambos lados de la desigualdad obtenemos que
.
I
·
I
÷ .· y, como .
I
·
I
÷ /, se tiene que .· ÷ / (Proposición 2.27).
Lema 6.21 Si . ÷ /. entonces [.[ ÷ /.
Demostración: Por el Teorema 5.8 existe una sucesión de polinomios
I
que con-
verge uniformemente a la función valor absoluto [[ en el intervalo [÷|.|
o
. |.|
o
]. es
decir, dada 0 existe /
0
÷ N tal que
[
I
(t) ÷[t[[ < \t ÷ [÷|.|
o
. |.|
o
]. / _ /
0
.
Esta desigualdad se cumple, en particular, para t = .(r) con r ÷ A. Por tanto,
|
I
· . ÷[.[|
o
= max
a÷A
[
I
(.(r)) ÷[.(r)[[ < \/ _ /
0
.
es decir,
I
· . ÷ [.[ en (
0
(A). Como
I
es un polinomio y / satisface (a), (b) y (c),
se tiene que
I
· . ÷ /. Por tanto, [.[ ÷ /.
Dadas funciones continuas 1. o : A ÷ R denotamos por max¦1. o¦. mn¦1. o¦ a las
funciones
(max¦1. o¦)(r) = max¦1(r). o(r)¦. (mn¦1. o¦)(r) = mn¦1(r). o(r)¦. r ÷ A.
Lema 6.22 Si .. · ÷ /. entonces max¦.. ·¦. mn¦.. ·¦ ÷ /.
Demostración: Basta observar que
max¦.. ·¦ =
1
2
(. + · +[. ÷·[)
mn¦.. ·¦ =
1
2
(. + · ÷[. ÷·[)
88 6. COMPACIDAD
Como /satisface la propiedad (a), el lema anterior implica que max¦.. ·¦. mn¦.. ·¦ ÷
/.
Demostración del Teorema de Stone-Weierstraß. Sea 1 : A ÷ R una
función continua y sea 0. El Lema 6.19 asegura que, para cada par de puntos
r. n ÷ A. podemos escoger .
a.&
÷ / tal que .
a.&
(r) = 1(r) y .
a.&
(n) = 1(n).
Fijemos r ÷ A. Como .
a.&
÷1 es continua y .
a.&
(n) ÷1(n) = 0, existe o
&
0 tal que

.
a.&
(.) ÷1(.)

< \. ÷ 1
A
(n. o
&
) (6.4)
y, como A es compacto, existen n
1
. .... n
n
÷ A tales que A · 1
A
(n
1
. o
&
1
) ' '
1
A
(n
n
. o
&m
). Sea .
a
:= max¦.
a.&
1
. .... .
a.&m
¦. El Lema 6.22 asegura que .
a
÷ /. Puesto
que cada . ÷ A pertenece a alguna 1(n
j
. o
&
i
). la desigualdad (6.4) implica que
.
a
(.) ÷1(.) ÷ \. ÷ A. (6.5)
Por otra parte, dado que .
a.&
(r) = 1(r) para todo n ÷ A. se tiene que .
a
(r) = 1(r) y,
como .
a
÷1 es continua, existe
a
0 tal que
[.
a
(.) ÷1(.)[ < \. ÷ 1
A
(r.
a
). (6.6)
De la compacidad de A se sigue que existen r
1
. .... r
a
÷ A tales que A · 1
A
(r
1
.
a
1
) '
'1
A
(r
v
.
an
). Sea . := mn¦.
a
1
. .... .
ar
¦. El Lema 6.22 asegura que . ÷ /. Puesto
que cada . ÷ A pertenece a alguna 1(r
j
.
a
i
). usando la desigualdad (6.6) obtenemos
que
.(.) ÷1(.) < \. ÷ A. (6.7)
Y, como la desigualdad (6.5) vale para toda r ÷ A. se tiene además que
.(.) ÷1(.) ÷ \. ÷ A. (6.8)
Las desigualdades (6.7) y (6.8) implican que |. ÷1|
o
< . Por consiguiente, dado que
. ÷ /. concluímos que 1 ÷ /.
Supongamos ahora que A · R
a
y consideremos el conjunto {(A) de todas las
funciones polinomiales en : variables en A, es decir, de todas las funciones j : A ÷R
de la forma
j(r
1
. .... r
a
) =
n
¸
j=1
c
j
r
I
i;1
1
r
I
i;n
a
. c
j
÷ R. /
j.;
÷ N ' ¦0¦.
Una consecuencia interesante del teorema de Stone-Weierstrass es la siguiente.
6.5. EJERCICIOS 89
Corolario 6.23 Sea A un subconjunto compacto de R
a
. Entonces toda función con-
tinua 1 : A ÷R es el límite uniforme en A de una sucesión de funciones polinomiales
j
I
÷ {(A).
Demostración: Obviamente el conjunto {(A) de funciones polinomiales en : vari-
ables satisface las condiciones (a), (b) y (c) del teorema de Stone-Weierstrass. Consid-
eremos las funciones polinomiales :
j
(r
1
. .... r
a
) = r
j
. i = 1. .... :. Si r. n ÷ A son puntos
distintos, entonces al menos una de sus coordenadas es distinta, digamos que r
j
= n
j
.
En consecuencia, :
j
(r) = :
j
(n). Esto prueba que {(A) satisface la condición (d). El
teorema de Stone-Weierstrass asegura entonces que {(A) es denso en (
0
(A).
6.5. Ejercicios
Ejercicio 6.24 ¿Cuáles de los siguientes subconjuntos de R son compactos?
(a) ¦
1
I
: / ÷ N¦
(b) ¦
1
I
: / ÷ N¦ ' ¦0¦
(c) ¦t ÷ R : t _ 0¦
(d) ¦t ÷ R : t _ 0¦
Ejemplo 6.25 Sea A un espacio de Banach y sea o
A
:= ¦r ÷ A : |r| = 1¦ la esfera
unitaria en A. En cada uno de los siguientes casos investiga si la esfera unitaria es o
no compacta. Justi…ca tu a…rmación.
(a) A = R
a
(b) A = R
a
o
(c) A = /
2
(d) A = /
o
(e) A = (
0
[0. 1]
(f ) A = (
0
1
[0. 1]
Ejemplo 6.26 Sea A
ojcc
es un espacio métrico discreto y sea 1 · A
ojcc
. Prueba que
1 es compacto si y sólo si 1 es …nito.
Ejercicio 6.27 ¿Es cierto en general que si : A ÷ ) es continua y 1 es un sub-
conjunto compacto de ) entonces
÷1
(1) es un subconjunto compacto de A? Justi…ca
tu respuesta.
Ejercicio 6.28 Prueba que si : A ÷ ) es continua y biyectiva y A es compacto
entonces
÷1
: ) ÷ A es continua (es decir, es un homeomor…smo).
90 6. COMPACIDAD
Ejercicio 6.29 Sea S
1
:= ¦(r. n) ÷ R
2
: r
2
+ n
2
= 1¦ el círculo unitario en R
2
.
Considera la función
1 : [0. 2:) ÷S
1
, 1(t) = (cos t. sent).
Prueba que
(a) 1 es continua y biyectiva,
(b) 1
÷1
: S
1
÷ [0. 2:) no es continua.
Es decir, la compacidad de A es esencial en la a…rmación del ejercicio anterior.
Ejercicio 6.30 (a) Prueba que todo espacio métrico compacto es completo.
(b) ¿Es cierto que todo espacio métrico completo es compacto?
Ejercicio 6.31 Considera la función 1 : (0. 1] ÷ R dada por 1(t) =
1
t
. Prueba que 1
no es uniformemente continua.
Ejercicio 6.32 Sea B
2
= ¦(:. o) : 0 _ : _ 1. 0 _ o _ 2:¦ la bola unitaria cerrada
en R
2
. Prueba que cualquier función continua 1 : B
2
÷ R es el límite uniforme de
funciones de la forma
c
0
+ :(c
1
cos o + /
1
sin o) + + :
a
(c
a
cos :o + /
a
sin :o)
con c
j
. /
j
÷ R. : ÷ N ' ¦0¦.
Ejercicio 6.33 Sea ( = ¦(r. n) ÷ R
2
: 0 _ r _ 1. 0 _ n _ 1¦. Prueba que cualquier
función continua 1 : ( ÷R es el límite uniforme de funciones de la forma
1
1
(r)o
1
(n) + + 1
a
(r)o
a
(n).
donde 1
j
. o
j
: [0. 1] ÷R son continuas y : ÷ N.
Ejercicio 6.34 Sea un subconjunto abierto de R
a
. Denotemos por (
o
() al conjunto
de todas las funciones 1 : ÷R que tienen derivadas parciales de todos los órdenes en
y dichas derivadas son continuas en la cerradura de . Prueba que (
o
() es denso
en (
0
().
Capítulo 7
Compacidad en espacios de
funciones
Veri…car la compacidad de un subconjunto a partir de la de…nición es, en general,
difícil. El objetivo de este capítulo es dar una caracterización útil de los subconjuntos
compactos de espacios de funciones.
7.1. Conjuntos totalmente acotados.
Para probar la compacidad de las bolas cerradas en R
a
o
usamos el hecho de que
podemos cubrirlas por un número …nito de bolas de radio arbitrariamente pequeño.
Consideremos subconjuntos de un espacio métrico que tienen esta propiedad.
Sea A un espacio métrico.
De…nición 7.1 Un subconjunto ¹ de A es totalmente acotado (o precompacto)
si para toda c 0 existe un número …nito de puntos c
1
. .... c
n
÷ ¹ tales que
¹ · 1
A
(c
1
. c) ' ' 1
A
(c
n
. c).
Veamos algunas propiedades sencillas de los conjuntos totalmente acotados.
Proposición 7.2 (a) Todo subconjunto compacto de A es totalmente acotado.
(b) Todo subconjunto totalmente acotado en A es acotado.
(c) Todo subconjunto de un conjunto totalmente acotado es, a su vez, totalmente aco-
tado.
(d) La cerradura en A de un subconjunto totalmente acotado es totalmente acotada.
91
92 7. COMPACIDAD EN ESPACIOS DE FUNCIONES
Demostración: (a) Si 1 · A es compacto entonces, para toda 0. la cubierta
abierta ¦1
A
(r. ) : r ÷ 1¦ de 1 contiene una subcubierta …nita. En consecuencia, 1
es totalmente acotado.
(b) Si ¹ · A es totalmente acotado entonces existen c
1
. .... c
n
÷ ¹ tales que ¹ ·
1
A
(c
1
. 1)''1
A
(c
n
. 1). En consecuencia, ¹ · 1
A
(c
1
. :+1) donde : = max¦d
A
(c
1
. c
;
) :
, = 2. .... :¦. es decir, ¹ es acotado.
(c) Sea ¹ un subconjunto totalmente acotado, sea 1 · ¹ y sea 0. Entonces existen
c
1
. .... c
n
÷ ¹ tales que
¹ · 1
A
(c
1
.

2
) ' ' 1
A
(c
n
.

2
).
Sea J := ¦, ÷ ¦1. .... :¦ : 1
A
(c
;
.
.
2
) ¨ 1 = O¦. Para cada , ÷ J elegimos un punto
/
;
÷ 1
A
(c
;
.
.
2
) ¨ 1. Entonces se cumple que
1 ·
¸
;÷J
1
A
(/
;
. ).
Esto prueba que 1 es totalmente acotado.
(d) Sea ¹ un subconjunto totalmente acotado, sea 0, y sean c
1
. .... c
n
÷ ¹ tales
que
¹ · 1
A
(c
1
.

2
) ' ' 1
A
(c
n
.

2
).
Como
´
1
A
(c
1
.
.
2
) ' '
´
1
A
(c
n
.
.
2
) es cerrado, se tiene que
¹ ·
´
1
A
(c
1
.

2
) ' '
´
1
A
(c
n
.

2
).
En consecuencia,
¹ · 1
A
(c
1
. ) ' ' 1
A
(c
n
. ).
Esto prueba que ¹ es totalmente acotado.
No es cierto, en general, que un conjunto acotado sea totalmente acotado. Veamos
un ejemplo.
Ejemplo 7.3 La bola cerrada
´
1(0. 1) := ¦(r
I
) ÷ /
2
:
¸
r
2
I
_ 1¦ no es totalmente
acotada en /
2
.
Demostración: Sea c
I
= (c
I.a
) la sucesión tal que c
I.I
= 1 y c
I.a
= 0 si / = :.
Entonces c
I
÷
´
1
2
(0. 1). Sea 0 < <

22. Si
´
1(0. 1) pudiese ser cubierta por un
7.1. CONJUNTOS TOTALMENTE ACOTADOS. 93
número …nito de bolas de radio , entonces al menos una de ellas contendría a un par
c
;
. c
I
, , = /. lo cual es imposible, ya que
|c
;
÷c
I
|
2
=

2 \, = /.
En consecuencia,
´
1(0. 1) no es totalmente acotada.
El siguiente resultado da caracterizaciones muy útiles de los conjuntos compactos.
Teorema 7.4 Las siguientes tres a…rmaciones son equivalentes:
(a) A es compacto.
(b) Toda sucesión en A contiene una subsucesión que converge en A.
(c) A es completo y totalmente acotado.
Demostración: (a)=(b): Esta es la a…rmación de la Proposición 6.5.
(b)=(c): Sea (r
I
) una sucesión de Cauchy en A. Si A satisface (b) entonces (r
I
)
contiene una subsucesión que converge a un punto r ÷ A y, por ser de Cauchy, la
sucesión (r
I
) misma converge a r [Ejercicio 3.34]. Esto prueba que A es completo.
Supongamos ahora que A no es totalmente acotado. Entonces existe
0
0 tal que A no
puede ser cubierto por un número …nito de bolas abiertas de radio
0
. Por consiguiente,
podemos escoger, inductivamente, una sucesión de puntos r
I
÷ A tales que r
I+1
÷
1
A
(r
1
.
0
) ' ' 1
A
(r
I
.
0
). es decir, tales que d
A
(r
;
. r
I
)
0
para toda , = /.
Pero entonces, como la sucesión (r
I
) no es de Cauchy, no contiene ninguna subsucesión
convergente. En consecuencia, si A no es totalmente acotado, (b) no se cumple
(c)=(a): Supongamos, por contradicción, que A es completo y totalmente acotado
pero no es compacto. Entonces A tiene una cubierta abierta | = ¦l
j
: i ÷ J¦ que
no contiene ninguna subcubierta …nita. Como A es totalmente acotado, está contenido
en un número …nito de bolas abiertas de radio 1. Por tanto, existe un punto r
1
÷ A
tal que 1
A
(r
1
. 1). no puede ser cubierta por un número …nito de elementos de |.
Como 1
A
(r
1
. 1) es totalmente acotado (Proposición 7.2), está contenido en un número
…nito de bolas abiertas de radio
1
2
cuyos centros están en 1
A
(r
1
. 1). Por consiguiente,
existe r
2
÷ 1
A
(r
1
. 1) tal que 1
A
(r
2
.
1
2
). no puede ser cubierta por un número …nito
de elementos de |. De este modo construímos, inductivamente, una sucesión (r
I
) tal
que r
I
÷ 1
A
(r
I÷1
.
1
2
k1
) y 1
A
(r
I
.
1
2
k
) no puede ser cubierta por un número …nito de
elementos de |. Para toda , _ /, se tiene entonces que
d
A
(r
I
. r
;
) _ d
A
(r
I
. r
I+1
) + + d
A
(r
;÷1
. r
;
) _
1
2
I
+ +
1
2
;÷1
<
1
2
I÷1
. (7.1)
es decir, la sucesión (r
I
) es Cauchy. Como A es completo, esta sucesión converge a un
punto ´ r en A. Haciendo tender , ÷ · en la desigualdad (7.1) obtenemos que
d
A
(r
I
. ´ r) _
1
2
I÷1
\/ ÷ N.
94 7. COMPACIDAD EN ESPACIOS DE FUNCIONES
Por otra parte, como ´ r ÷ A, existe l
j
0
÷ | tal que ´ r ÷ l
j
0
y, como l
j
0
es abierto,
existe 0 tal que 1
A
(´ r. ) · l
j
0
. Sea / tal que
1
2
k2
< . Entonces, para todo
r ÷ 1
A
(r
I
.
1
2
k
). se tiene que
d
A
(r. ´ r) _ d
A
(r. r
I
) + d
A
(´ r. r
I
) <
1
2
I
+
1
2
I÷1
< .
es decir,
1
A
(r
I
.
1
2
I
) · 1
A
(´ r. ) · l
j
0
Esto es una contradicción, ya que habíamos supuesto que 1
A
(r
I
.
1
2
k
) no puede ser
cubierta por un número …nito de elementos de |.
Observa la similitud de la demostración de la a…rmación "(c)=(a)çon la de la
Proposición 6.12, que constituye la parte medular de la demostración del teorema de
Heine-Borel. La caracterización (c) es muy útil en muchas situaciones. Veamos un
ejemplo.
Ejemplo 7.5 El cubo de Hilbert
H :=

(r
I
) ÷ /
2
: [r
I
[ _
1
2
I÷1
¸
es compacto.
Demostración: Como /
2
es completo y H es cerrado en /
2
. se tiene que H es
completo. Demostraremos ahora que H es totalmente acotado. Dada 0 escojamos
/
0
tal que
1
2
k
0
1
<
.
2
y consideremos el conjunto
H
I
0
:= ¦(r
I
) ÷ H : r
I
= 0 \/ /
0
¦ = H ¨ R
I
0
.
el cual es compacto en R
I
0
. Por lo tanto existen n
1
. .... n
n
÷ R
I
0
tales que
H
I
0
· 1(n
1
.

2
) ' ' 1(n
n
.

2
). (7.2)
Sea r = (r
I
) ÷ H. Entonces r
I
0
= (r
1
. .... r
I
0
. 0. 0. ...) ÷ H
I
0
y se tiene que

r ÷r
I
0

2
=

o
¸
I=I
0
+1
[r
I
[
2

1/2
_

o
¸
I=I
0
1
4
I

1/2
<
1
2
I
0
÷1
<

2
.
7.2. EL TEOREMA DE ARZELÀ-ASCOLI. 95
Se sigue de (7.2) que

r
I
0
÷n
j

2
<
.
2
para alguna i = 1. ...:. En consecuencia,
|r ÷n
j
|
2
< . Esto prueba que
H · 1
¹
2
(n
1
. ) ' ' 1
¹
2
(n
n
. ).
Por tanto, H es totalmente acotado y, por el Teorema 7.4, H es compacto.
De…nición 7.6 Un subconjunto ¹ de A es relativamente compacto (en A) si su
cerradura ¹ en A es compacta.
Una consecuencia del teorema anterior es la siguiente:
Corolario 7.7 Un subconjunto de un espacio métrico completo es relativamente com-
pacto si y sólo si es totalmente acotado.
Demostración: Sea ¹ relativamente compacto en A. El Teorema 7.4 implica en-
tonces que ¹ es totalmente acotado y, en consecuencia, ¹ también lo es (Proposición
7.2). Inversamente, supongamos que ¹ es totalmente acotado. La Proposición 7.2 a…r-
ma entonces que ¹ es totalmente acotado. Por otra parte, como A es completo y ¹ es
cerrado, ¹ es completo. El Teorema 7.4 asegura entonces que ¹ es compacto.
7.2. El teorema de Arzelà-Ascoli.
Sea A un espacio métrico compacto y sea ) un espacio métrico. Denotamos por
(
0
(A. ) ) := ¦1 : A ÷ ) : 1 es continua¦
y, para 1. o ÷ (
0
(A. ) ). de…nimos
d
o
(1. o) := max
a÷A
d
Y
(1(r). o(r)).
Nota que, como la función
A ÷R. r ÷ d
Y
(1(r). o(r))
es continua y A es compacto, esta función alcanza su máximo, de modo que d
o
(1. o) ÷
R para todas 1. o ÷ (
0
(A. ) ). y es fácil veri…car que es una métrica en (
0
(A. ) ).
Recordemos además que, si ) es completo, entonces (
0
(A. ) ) es completo.
Usaremos el Corolario 7.7 para obtener una caracterización sencilla de los subcon-
juntos relativamente compactos de (
0
(A. ) ).
96 7. COMPACIDAD EN ESPACIOS DE FUNCIONES
De…nición 7.8 Un subconjunto H de (
0
(A. ) ) es equicontinuo en un punto r ÷ A
si, dada 0. existe o 0 (que depende de y de r pero no de H) tal que, para toda
1 ÷ H.
d
Y
(1(n). 1(r)) < si d
A
(n. r) < o.
H es equicontinuo si lo es en todo punto r de A.
El aspecto crucial de esta de…nición es que la misma o 0 nos sirve para todas las
funciones que pertenecen a H. Un ejemplo en el que esto no se cumple es el siguiente.
Ejemplo 7.9 El conjunto H = ¦1
I
: [÷1. 1] ÷R : / ÷ N¦ de las funciones continuas
1
I
(r) =

÷1 si ÷1 _ r _ ÷
1
I
/r si ÷
1
I
_ r _
1
I
1 si
1
I
_ r _ 1
no es equicontínuo en 0.
La demostración es sencilla y se deja al lector [Ejercicio 7.18].
Teorema 7.10 (Arzelà-Ascoli) Sea A un espacio métrico compacto y sea ) un es-
pacio métrico completo. Un subconjunto H de (
0
(A. ) ) es relativamente compacto si y
sólo si H es equicontinuo y los conjuntos
H(r) := ¦1(r) : 1 ÷ H¦
son relativamente compactos en ) para todo r ÷ A.
Demostración: Supongamos que H es relativamente compacto en (
0
(A. ) ). En-
tonces H es totalmente acotado. En consecuencia, dada 0. existen o
1
. .... o
n
÷
(
0
(A. ) ) tales que
H · 1
o
(o
1
.

3
) ' ' 1
o
(o
n
.

3
).
Por tanto,
H(r) · 1
Y
(o
1
(r).

3
) ' ' 1
Y
(o
n
(r).

3
) \r ÷ A.
es decir, H(r) es totalmente acotado y, como ) es completo, el Corolario 7.7 asegura
que H(r) es relativamente compacto en ). Por otra parte, como A es compacto, cada o
j
es uniformemente continua. Por tanto, existe o
j
0 tal que, para cualesquiera n. r ÷ A.
d
Y
(o
j
(n). o
j
(r)) <

3
si d
A
(n. r) < o
j
. (7.3)
7.2. EL TEOREMA DE ARZELÀ-ASCOLI. 97
De…nimos o := mn¦o
1
. .... o
n
¦. Dada 1 ÷ H tomemos o
j
tal que d
o
(1. o
j
) <
.
3
. En-
tonces, si d
A
(n. r) < o. se sigue de (7.3) que
d
Y
(1(n). 1(r)) _ d
Y
(1(n). o
j
(n)) + d
Y
(o
j
(n). o
j
(r)) + d
Y
(o
j
(r). 1(r))
<

3
+

3
+

3
< .
Esto prueba que H es equicontinua.
Supongamos ahora que H es equicontinuo y que H(r) es relativamente compacto en
) para todo r ÷ A. Queremos probar que H es relativamente compacto en (
0
(A. ) ).
Como ) es completo, (
0
(A. ) ) también lo es. Por el Corolario 7.7 basta entonces probar
que H es totalmente acotado. Sea 0. Para cada r ÷ A tomemos o
a
0 tal que,
para toda 1 ÷ H.
d
Y
(1(n). 1(r)) < si d
A
(n. r) < o
a
. (7.4)
Como A es compacto, existen r
1
. .... r
n
÷ A tales que
A · 1
A
(r
1
. o
a
1
) ' ' 1
A
(r
n
. o
am
) (7.5)
y, como cada H(r
j
) es totalmente acotado, existen n
1
. .... n
I
÷ ) tales que
H(r
1
) ' ' H(r
n
) · 1
Y
(n
1
.

4
) ' ' 1
Y
(n
I
.

4
) (7.6)
Consideremos el conjunto (…nito) T de todas las funciones o : ¦1. .... :¦ ÷ ¦1. .... /¦.
Para cada o ÷ T consideremos el conjunto
H
o
:= ¦1 ÷ H : d
Y
(1(r
j
). n
o(j)
) <

4
\i = 1. .... :¦.
Se sigue de (7.6) que, para cada 1 ÷ H y cada i ÷ ¦1. .... :¦. existe o(i) ÷ ¦1. .... /¦ tal
que d
Y
(1(r
j
). n
o(j)
) <
.
4
. En consecuencia,
H ·
¸
o÷T
H
o
. (7.7)
Sean 1. o ÷ H
o
y sea r ÷ A. Se sigue de (7.5) que existe i ÷ ¦1. .... :¦ tal que
d
A
(r. r
j
) < o
j
y, en consecuencia, (7.4) implica que d
Y
(1(r). 1(r
j
)) <
.
4
para toda
1 ÷ H. Por tanto,
d
Y
(1(r). o(r)) _ d
Y
(1(r). 1(r
j
)) + d
Y
(1(r
j
). n
o(j)
) + d
Y
(o(r
j
). n
o(j)
) + d
Y
(o(r). o(r
j
))
<

4
+

4
+

4
+

4
= .
98 7. COMPACIDAD EN ESPACIOS DE FUNCIONES
Tomando el máximo sobre toda r ÷ A obtenemos que d
o
(1. o) < para todas 1. o ÷
H
o
. En consecuencia, para cualquier elección de o
o
÷ H
o
. se cumple que
H
o
· 1
o
(o
o
. ). (7.8)
De (7.7) y (7.8) se sigue que
H ·
¸
o÷T
1
o
(o
o
. ).
Por tanto, H es totalmente acotado.
A continuación daremos una aplicación importante de este teorema.
7.3. El problema de Cauchy
Sea (c. /) un intervalo en R, sea un subconjunto abierto de R
a
, sea . : (c. /) ÷
R
a
una función continua y sean t
0
÷ (c. /) y r
0
÷ . En el Capítulo 4 probamos que el
problema de Cauchy
(.)

r
t
= .(t. r)
r(t
0
) = r
0
tiene una única solución en un intervalo [t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] si el campo vectorial . es
localmente Lipschitz en la segunda variable. En esta sección usaremos el teorema de
Arzelà-Ascoli para probar que basta con que el campo vectorial sea continuo para que
(.) tenga solución. En este caso, sin embargo, ésta no necesariamente es única [Ejercicio
7.19].
Fijemos :
1
. :
2
0 tales que
2 := ¦(t. r) ÷ R R
a
: [t ÷t
0
[ _ :
1
. |r ÷r
0
| _ :
2
¦ · .
Como 2 es compacto, . alcanza su máximo en 2. Denotemos por
` := max
(t.a)÷Z
.(t. r). o
0
:= mn¦:
1
.
:
2
`
¦.
Como de costumbre, denotemos por
´
1(r
0
. :
2
) := ¦r ÷ R
a
: |r ÷r
0
| _ :
2
¦. Empecemos
demostrando que (.) tiene soluciones aproximadas.
Lema 7.11 Dada 0 existe r
.
÷ (
0
([t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] .
´
1(r
0
. :
2
)) con las siguientes
propiedades:
(i) r
.
es diferenciable por tramos.
(ii) r
.
(t
0
) = r
0
.
(iii) |r
t
.
(t) ÷.(t. r
.
(t))| < en cada tramo en el que r
.
es diferenciable.
(iv) |r
.
(t) ÷r
.
(:)| _ ` [t ÷:[ para todas :. t ÷ [t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] .
7.3. EL PROBLEMA DE CAUCHY 99
Demostración: Como . [ 2 es uniformemente continua, existe o ÷ (0. o
0
) tal que
|.(:. r) ÷.(t. n)| _ \(:. r). (t. n) ÷ 2 con [t ÷:[ _ o. |n ÷r| _ o. (7.9)
Ahora, subdividimos el intervalo [r
0
÷o
0
. r
0
+ o
0
] en subintervalos
t
0
÷o
0
=: t
÷a
< t
÷a+1
< < t
÷1
< t
0
< t
1
< < t
a
:= t
0
+ o
0
tales que [t
j+1
÷t
j
[ _ mn¦o. o`¦ para toda i = ÷:. .... : ÷ 1. De…nimos inductiva-
mente una función afín por tramos, llamada un polígono de Euler, como sigue:
r
.
(t) :=

r
.
(t
j
) + (t ÷t
j
).(t
j
. r
.
(t
j
)) si i _ 0. t ÷ [t
j
. t
j+1
]
r
.
(t
j+1
) + (t ÷t
j+1
).(t
j+1
. r
.
(t
j+1
)) si i _ ÷1. t ÷ [t
j
. t
j+1
]
Claramente r
.
: [t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] ÷R
a
es continua, es diferenciable en cada subintervalo
(t
j
. t
j+1
) y satisface r
.
(t
0
) = r
0
. Notemos además que
|r
.
(t) ÷r
.
(:)| _ ` [t ÷:[ _ o \:. t ÷ [t
j
. t
j+1
]. (7.10)
En consecuencia, si t
;÷1
< : _ t
;
< < t
I+j
_ t < t
I+j+1
. tenemos que
|r
.
(t) ÷r
.
(:)| _ |r
.
(t) ÷r
.
(t
I+j
)| + +|r
.
(t
;+1
) ÷r
.
(t
;
)| +|r
.
(t
;
) ÷r
.
(:)|
_ (t ÷t
I÷1
)` + + (t
;+1
÷t
;
)` + (t
;
÷:)` = [t ÷:[ `
Esto prueba que se cumple (iv). En particular,
|r
.
(t) ÷r
.
(t
0
)| _ [t ÷t
0
[ ` _ o
0
` _ :
2
.
es decir, r
.
(t) ÷
´
1(r
0
. :
2
) para todo t ÷ [t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] . Además, se sigue de (7.10) y
(7.9) que
|.(t. r
.
(t)) ÷.(t
j
. r
.
(t
j
))| _ si t ÷ [t
j
. t
j+1
]. i _ 0 o t ÷ [t
j÷1
. t
j
]. i _ 0.
Por tanto,
|.(t. r
.
(t)) ÷r
t
.
(t))| _ \t ÷ (t
j
. t
j+1
) . i = ÷:. .... : ÷1.
es decir, se cumple (iii).
Teorema 7.12 (Cauchy-Peano) Si el campo vectorial . : (c. /) ÷R
a
es continuo
entonces, para cada condición inicial (t
0
. r
0
) ÷ (c. /) . existe o
0
0 tal que el
problema de Cauchy (.) tiene al menos una solución en el intervalo [t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
].
100 7. COMPACIDAD EN ESPACIOS DE FUNCIONES
Demostración: Para cada / ÷ N. consideremos la función r
1/I
÷ (
0
([t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] .
´
1(r
0
. :
2
))
dada por el Lema 7.11. Entonces el conjunto
H := ¦r
1/I
: / ÷ N¦
es equicontinuo pues, dada 0. la propiedad (iv) del Lema 7.11 asegura que

r
1/I
(t) ÷r
1/I
(:)

_ ` [t ÷:[ < si [t ÷:[ <

`
=: o.
para toda / ÷ N. Por otra parte, para cada t ÷ [t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] se cumple que
H(t) = ¦r
1/I
(t) : / ÷ N¦ ·
´
1(r
0
. :
2
)
y, como
´
1(r
0
. :
2
) es compacta en R
a
. se tiene que H(t) es relativamente compacto en
R
a
. El teorema de Arzelà-Ascoli implica entonces que H es relativamente compacto.
Por tanto, existe r ÷ (
0
([t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] .
´
1(r
0
. :
2
)) tal que
r
1/I
÷ r en (
0
([t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] .
´
1(r
0
. :
2
)). (7.11)
Probaremos ahora que r es una solución del problema (.). Como r
1/I
(t
0
) ÷ r(t
0
).
la propiedad (ii) implica que r(t
0
) = r
0
. La propiedad (iii) y el Lema 4.15 implican
además que

r
1/I
(t) ÷r
0
÷

t
t
0
.(:. r
1/I
(:))d:

=

t
t
0
r
t
1/I
(:) ÷.(:. r
1/I
(:))d:

_
1
/
[t ÷t
0
[ . (7.12)
Por otra parte, (7.9) y (7.11) implican que, dada 0. existe /
0
tal que

.(:. r
1/I
(:)) ÷.(:. r(:))

_ si / _ /
0
. \: ÷ [t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] .
En consecuencia, para cada t ÷ [t
0
÷o
0
. t
0
+ o
0
] . se cumple que
lm
I÷o

t
t
0

.(:. r
1/I
(:)) ÷.(:. r(:))

d:

= 0.
Por tanto, haciendo / ÷ · en ambos lados de la desigualdad (7.12) obtenemos que
r(t) = r
0
+

t
t
0
.(:. r
1/I
(:))d: \t ÷ [t
0
÷o. t
0
+ o].
El Lema 4.13 asegura entonces que r es solución del problema (.).
7.4. EJERCICIOS 101
7.4. Ejercicios
Ejercicio 7.13 (a) Prueba que si : A ÷ ) es una equivalencia (es decir, si es
biyectiva y y
÷1
son Lipschitz continuas) y ¹ es totalmente acotado en A. entonces
(¹) es totalmente acotado en ).
(b) ¿Es cierto que, si : A ÷ ) es un homeomor…smo y ¹ es totalmente acotado en
A. entonces (¹) es totalmente acotado en ) ?
Ejercicio 7.14 Prueba que en R
a
los subconjuntos totalmente acotados son precisa-
mente los conjuntos acotados.
Ejercicio 7.15 Sea A un espacio de Banach y sea o
A
:= ¦r ÷ A : |r| = 1¦ la esfera
unitaria en A. En cada uno de los siguientes casos investiga si la esfera unitaria es o
no totalmente acotada. Justi…ca tu a…rmación.
(a) A = /
j
. 1 _ j _ ·
(b) A = (
0
[0. 1]
(c) A = (
0
1
[0. 1]
Ejercicio 7.16 Considera el espacio métrico A = (0. ·) con la métrica inducida por
R y considera el subconjunto ¹ = (0. 1] de A. Prueba que:
(a) ¹ es cerrado y totalmente acotado en A.
(b) ¹ no es compacto.
Contrasta estas a…rmaciones con las del Teorema 7.4.
Ejercicio 7.17 Prueba que todo espacio métrico totalmente acotado es separable.
Ejercicio 7.18 Prueba que el conjunto H = ¦1
I
: [÷1. 1] ÷R : / ÷ N¦ de las funciones
continuas
1
I
(r) =

÷1 si ÷1 _ r _ ÷
1
I
/r si ÷
1
I
_ r _
1
I
1 si
1
I
_ r _ 1
no es equicontínuo en 0.
Ejercicio 7.19 Muestra por medio de un ejemplo que el problema de Cauchy (.) puede
tener más de una solución.
Ejercicio 7.20 Sea A un espacio compacto, sea ) un espacio métrico completo, y
sea (1
I
) una sucesión en (
0
(A. ) ) que converge puntualmente a 1, es decir, la sucesión
1
I
(r) ÷ 1(r) en R para cada r ÷ A. Prueba que, si H = ¦1
I
¦ es equicontinuo, entonces
1 ÷ (
0
(A. ) ) y 1
I
÷ 1 en (
0
(A. ) ).
Ejercicio 7.21 Prueba que, si A es un espacio métrico compacto y si 1 : A ÷ A es
una función tal que d
A
(1(r). 1(n)) < d
A
(r. n) para todos r. n ÷ A. entonces 1 tiene un
único punto …jo. Contrasta esta a…rmación con la del teorema de punto …jo de Banach.
102 7. COMPACIDAD EN ESPACIOS DE FUNCIONES
Capítulo 8
Existencia de mínimos
Muchos problemas de la física y de la geometría tienen una formulación variacional,
es decir, pueden plantearse en términos de encontrar el mínimo (o un punto crítico) de
una función. Por ejemplo, un problema clásico es el siguiente: Dada una super…cie en R
a
¿existe una trayectoria de longitud mínima entre dos puntos dados de dicha super…cie?
Para abordar este tipo de problemas necesitamos criterios que garantizen la exis-
tencia de mínimos de funciones reales de…nidas en espacios métricos. En este capítulo
daremos un resultado de este estilo y lo aplicaremos para demostrar la existencia de
trayectorias geodésicas.
8.1. Existencia de trayectorias geodésicas
Sea A = (A. d) un espacio métrico y sean r. n ÷ A.
De…nición 8.1 Una trayectoria de r a n en A es una función continua o : [c. /] ÷
A tal que o(c) = r y o(/) = n.
La longitud de la trayectoria o : [c. /] ÷ A se de…ne como
L(o) := sup

n
¸
I=1
d(o(t
I÷1
). o(t
I
)) : c = t
0
_ t
1
_ _ t
n
= /. : ÷ N
¸
.
Una trayectoria de r a n de longitud mínima se llama una geodésica de r a n.
La longitud de una trayectoria no es necesariamente …nita [Ejercicio 8.18]. En los
cursos de Cálculo Diferencial e Integral se probó la siguiente fórmula muy útil para
calcular la longitud de una trayectoria continuamente diferenciable (véase por ejemplo
[3]).
103
104 8. EXISTENCIA DE MíNIMOS
Ejemplo 8.2 Si o : [c. /] ÷ R
a
es una trayectoria continuamente diferenciable en-
tonces su longitud está dada por
L(o) =

b
o
|o
t
(t)| dt.
Observemos que una trayectoria no es tan sólo una curva geométrica en A sino el
modo como la recorremos. Muchas trayectorias distintas corresponden a la misma curva
imagen.
Ejemplo 8.3 Las trayectorias
o
I
: [0. 1] ÷R
2
. o
I
(t) = (cos 2:/t. sin 2:/t). / _ 1.
de (1. 0) a (1. 0) tienen todas como imagen al círculo unitario, pero o
I
le da / vueltas
al círculo, por lo que L(o
I
) = 2:/.
Por otra parte, la longitud de una trayectoria no depende de la velocidad con que
la recorremos, es decir, su longitud no cambia si la reparametrizamos por medio de una
función no decreciente.
Lema 8.4 Sea o : [c. /] ÷ A una trayectoria de r a n y sea c : [c. ] ÷ [c. /] una
función continua no decreciente tal que c(c) = c y c() = /. Entonces o·c : [c. ] ÷ A
es una trayectoria de r a n tal que L(o · c) = L(o).
La demostración es sencilla y se deja como ejercicio al lector [Ejercicio 8.19]. Nuestro
objetivo es probar que, bajo ciertas condiciones, existe una trayectoria geodésica de r a
n. En virtud de la proposición anterior podemos, sin perder generalidad, considerar úni-
camente trayectorias de…nidas en [0. 1]. ya que reparametrizando cualquier trayectoria
o : [c. /] ÷ A mediante la reparametrización lineal
c : [0. 1] ÷ [c. /]. t ÷ (/ ÷c)t + c.
obtenemos una trayectoria o · c : [0. 1] ÷ A de la misma longitud.
Consideremos el espacio de trayectorias de r a n en A
T
a.&
(A) := ¦o ÷ (
0
([0. 1]. A) : o(0) = r. o(1) = n¦
y consideremos la función longitud
L : (
0
([0. 1]. A) ÷R ' ¦+·¦ . o ÷ L(o).
8.2. SEMICONTINUIDAD 105
Los mínimos de esta función son las geodésicas de r a n. Queremos demostrar que esta
función alcanza su mínimo en T
a.&
(A). En el Capítulo 6 probamos que toda función
real continua en un espacio compacto alcanza su máximo y su mínimo. Sin embargo,
ese resultado no es aplicable en este caso ya que, para empezar, L no es continua
[Ejercicio 2.43]. El problema es que pueden existir trayectorias arbitrariamente largas
tan cercanas a una trayectoria dada como queramos. Pero no pueden existir trayectorias
arbitrariamente cortas, como lo muestra el siguiente resultado.
Lema 8.5 Dadas o ÷ (
0
([0. 1]. A) y 0. existe o 0 tal que
L(o) ÷ < L(t) si d
o
(t. o) < o.
Demostración: Sea o : [0. 1] ÷ A una trayectoria en A y sea 0. Sea
0 = t
0
_ t
1
_ _ t
n
= 1
una partición de [0. 1] tal que
L(o) <
n
¸
I=1
d(o(t
I÷1
). o(t
I
)) +

2
.
Sea 1
o
(o.
.
4n
) la bola abierta en (
0
([0. 1]. A) con centro en o y radio
.
4n
. Entonces,
para cualquier t ÷ 1
o
(o.
.
4n
) se cumple que
d(o(t
I÷1
). o(t
I
)) _ d(o(t
I÷1
). t(t
I÷1
)) + d(t(t
I÷1
). t(t
I
)) + d(t(t
I
). o(t
I
))
<

4:
+ d(t(t
I÷1
). t(t
I
)) +

4:
.
y sumando estas desigualdades para todo / = 1. .... : obtenemos que
L(o) ÷ <
n
¸
I=1
d(o(t
I÷1
). o(t
I
)) ÷

2
<
n
¸
I=1
d(t(t
I÷1
). t(t
I
)) < L(t)
para toda t ÷ 1
o
(o.
.
4n
). como a…rma el lema.
A continuación estudiaremos a las funciones que tienen esta propiedad.
8.2. Semicontinuidad
Sabemos que toda función real continua en un espacio compacto alcanza su máx-
imo y su mínimo. En cierto sentido las condiciones de compacidad y continuidad son
106 8. EXISTENCIA DE MíNIMOS
opuestas la una de la otra: Mientras más abiertos tenga A más fácil es que una función
A ÷ ) resulte continua pero más difícil es que A sea compacto. Y viceversa. Esta
disyuntiva se presenta con frecuencia en las aplicaciones. Resulta pues muy conveniente
contar resultados análogos bajo hipótesis más débiles.
A continuación probaremos un resultado que asegura la existencia de mínimos para
funciones no necesariamente continuas. En la práctica resulta conveniente considerar a
+· como un posible valor de las funciones, como ocurre con la función longitud, de
modo que así lo haremos en lo que sigue.
De…nición 8.6 Una función 1 : A ÷ R ' ¦+·¦ es semicontinua inferiormente
en el punto r
0
÷ A si, dada 0. existe o 0 tal que
1(r
0
) ÷ < 1(r) si d(r. r
0
) < o.
Se dice que 1 es semicontinua inferiormente (s.c.i.) si lo es en cada punto r ÷ A.
Proposición 8.7 Son equivalentes las siguientes a…rmaciones:
(a) 1 es s.c.i.
(b) 1
o
= ¦r ÷ A : 1(r) c¦ es abierto para toda c ÷ R.
(c) 1
<o
= ¦r ÷ A : 1(r) _ c¦ es cerrado para toda c ÷ R.
Demostración: (a)=(b): Sea 1 una función s.c.i. y sea r
0
÷ 1
o
. Tomemos :=
;(a
0
)÷o
2
. Entonces existe o 0 tal que
1(r) 1(r
0
) ÷ =
1(r
0
) + c
2
c si d(r. r
0
) < o.
es decir, 1
A
(r
0
. o) · 1
o
. Por tanto, 1
o
es abierto.
(b)=(a): Supongamos que 1
o
es abierto para toda c ÷ R. Dados r
0
÷ A y 0.
tomemos c := 1(r
0
) ÷ . Entonces existe o 0 tal que 1
A
(r
0
. o) · 1
o
. es decir,
1(r) c = 1(r
0
) ÷ si r ÷ 1
A
(r
0
. o). Esto prueba que 1 es s.c.i.
(b)==(c): Es consecuencia inmediata de la Proposición 2.18.
Ejemplo 8.8 (a) La función ] [: R ÷R dada por
]t[:= : si : ÷1 < t _ :. : ÷ Z.
es s.c.i.
(b) La función parte entera [] : R ÷R dada por
[t] := : si : _ t < : + 1. : ÷ Z.
no es s.c.i.
8.3. EXISTENCIA DE TRAYECTORIAS GEODÉSICAS 107
Otra caracterización muy útil de la semicontinuidad inferior está dada en términos
del siguiente concepto.
De…nición 8.9 Sea (t
I
) una sucesión en R. El límite inferior de (t
I
) se de…ne como
lminf
I÷o
t
I
:= sup
a`1
inf
I`a
t
I
÷ R ' ¦+·. ÷·¦.
Proposición 8.10 1 es semicontinua inferiormente en r
0
si y sólo si para toda suce-
sión (r
I
) en A tal que lm
I÷o
r
I
= r
0
se cumple
1(r
0
) _ lminf
I÷o
1(r
I
).
La demostración es sencilla [Ejercicio 8.21]. El siguiente resultado tiene muchas
aplicaciones.
Teorema 8.11 Si 1 : A ÷R ' ¦·¦ s.c.i. y si 1
<o
es compacto y no vacío para algún
c ÷ R, entonces 1 está acotada inferiormente y alcanza su mínimo en A.
Demostración: Sea c := inf 1 _ ÷·. Como 1
<o
= O. se tiene que c _ 1(r) _ c para
algún r ÷ A. Si c = c entonces 1(r) = c. es decir, el mínimo se alcanza. Supongamos
pues que c < c.
Para cada / ÷ N sea c
I
= ÷/ si c = ÷·. y sea c
I
= c +
1
I
si c ÷ R. Sea r
I
÷ A tal
que c _ 1(r
I
) < c
I
. Para / su…cientemente grande c
I
< c. es decir, (r
I
) está en 1
<o
y, como 1
<o
es compacto, (r
I
) contiene una subsucesión convergente r
In
÷ r
0
en A.
Como 1 es s.c.i., por la proposición anterior,
c = inf 1 _ 1(r
0
) _ lminf
I÷o
1(r
I
) _ lm
I÷o
c
I
= c.
Por lo tanto 1(r
0
) = c. es decir, r
0
es un mínimo de 1.
A continuación aplicaremos este resultado para demostrar la existencia de geodési-
cas.
8.3. Existencia de trayectorias geodésicas
Nos gustaría aplicar el Teorema 8.11 a la restricción de la función longitud L al
espacio de trayectorias T
a.&
(A) de r a n. Por desgracia esto no es posible, como lo
muestra el siguiente ejemplo.
108 8. EXISTENCIA DE MíNIMOS
Ejemplo 8.12 L
<o
:= ¦o ÷ T
0.1
([0. 1]) : L(o) _ c¦ es vacío si c < 1 y no es compacto
si c _ 1.
Demostración: Las trayectorias o
I
: [0. 1] ÷ [0. 1] de 0 a 1 dadas por
o
I
(t) :=

0 si 0 _ t _
1
I+1
/(/ + 1)(t ÷
1
I+1
) si
1
I+1
_ t _
1
I
1 si
1
I
_ t _ 1
satisfacen que
L(o
I
) =

1
0
o
t
I
(t)dt = 1.
Si , /. entonces o
;
(
1
;
) ÷o
I
(
1
;
) = 1. Por tanto, |o
;
÷o
I
|
o
= 1 para toda , = / y, en
consecuencia, (o
I
) no contiene ninguna subsucesión convergente en (
0
[0. 1]. Es decir,
L
<o
no es compacto para ninguna c _ 1.
Para enfrentar la falta de compacidad de T
a.&
(A) usaremos el hecho de que la lon-
gitud de una trayectoria no cambia si la reparametrizamos por medio de una función
no decreciente. Dada cualquier trayectoria o : [0. 1] ÷ A de longitud …nita podemos
reparametrizarla usando como parámetro la longitud de arco como sigue. Denotemos
por
o [
[0.t]
: [0. t] ÷ A
a la restricción de la trayectoria o al intervalo [0. t].
Lema 8.13 La función \ : [0. 1] ÷ [0. L(o)] dada por
\(t) := L(o [
[0.t]
)
es continua y no decreciente.
La demostración se deja como ejercicio [Ejercicio 8.23]. La función \ no es nece-
sariamente biyectiva, ya que puede permanecer constante en algunos subintervalos de
[0. 1]. Pero, si \ es constante en un subintervalo, esto se debe a que o es constante en
dicho subintervalo. Se tiene lo siguiente.
Lema 8.14 La función ¯ o : [0. L(o)] ÷ A dada por
¯ o(:) = o(\
÷1
:)
está bien de…nida, es continua, y cumple que
L(¯ o [
[0.c]
) = : \: ÷ [0. L(o)].
En particular, L(¯ o) = L(o).
8.3. EXISTENCIA DE TRAYECTORIAS GEODÉSICAS 109
La demostración se deja como ejercicio [Ejercicio 8.24]. Consideremos ahora la
trayectoria ´ o : [0. 1] ÷ A dada por
´ o(t) = ¯ o(L(o)t).
´ o se llama la reparametrización de o proporcional a la longitud de arco. Del
lema anterior se sigue que
L(´ o [
[0.t]
) = L(o)t. (8.1)
en particular,
L(´ o) = L(o). (8.2)
Denotemos por
T
0
a.&
(A) := ¦o ÷ T
a.&
(A) : L(o [
[0.t]
) = L(o)t¦
al espacio de todas las trayectorias o : [0.1] ÷ A de r a n parametrizadas proporcional-
mente a la longitud de arco. Es inmediato comprobar lo siguiente.
Lema 8.15 Para toda o ÷ T
0
a.&
(A) se cumple que
d(o(t
1
). o(t
2
)) _ L(o) [t
2
÷t
1
[ \0 _ t
1
. t
2
_ 1.
Demostración: Si t
1
_ t
2
entonces
d(o(t
1
). o(t
2
)) _ L(o [
[t
1
.t
2
]
) = L(o [
[0.t
2
]
) ÷L(o [
[0.t
1
]
) = L(o)(t
2
÷t
1
).
como a…rma el lema.
Usaremos el siguiente caso particular del Teorema de Arzelà-Ascoli
Corolario 8.16 Si A y 2 son espacios métricos compactos, entonces un subconjunto
H de (
0
(2. A) es relativamente compacto si y sólo si H es equicontinuo.
Demostración: Como A es compacto, se tiene que A es completo y H(.) := ¦1(.) :
1 ÷ H¦ · A es relativamente compacto. El resultado se sigue del Teorema 7.10.
Estamos listos para probar el siguiente teorema.
Teorema 8.17 (Existencia de geodésicas) Sea A un espacio métrico compacto. Si
existe una trayectoria de longitud …nita entre dos puntos r y n de A entonces existe
una trayectoria geodésica de r a n en A.
110 8. EXISTENCIA DE MíNIMOS
Demostración: Consideremos la restricción
L : T
0
a.&
(A) ÷R ' ¦+·¦.
de la función longitud al subespacio T
0
a.&
(A). Sea t ÷ T
a.&
(A) tal que L(t) =: c < ·.
Se sigue de (8.1) y de (8.2) que ´t ÷ T
0
a.&
(A) y que L(´t) = c. Por tanto,
L
<o
:= ¦o ÷ T
0
a.&
(A) : L(o) _ c¦ = O.
Del Lema 8.15 se sigue que, para toda o ÷ L
<o
.
d(o(t
1
). o(t
2
)) _ c [t
2
÷t
1
[ \0 _ t
1
. t
2
_ 1.
En consecuencia, L
<o
es equicontinuo. Por el Corolario 8.16, L
<o
es compacto. Como
L es s.c.i. (Lema 8.5), el Teorema 8.11 asegura que L alcanza su mínimo o
0
en T
0
a.&
(A).
Finalmente, como como para cada o ÷ T
a.&
(A) se tiene que ´ o ÷ T
0
a.&
(A) y L(o) = L(´ o).
concluímos que o
0
es un mínimo de
L : T
a.&
(A) ÷R ' ¦+·¦.
es decir, o
0
es una geodésica de r a n en A.
8.4. Ejercicios
Ejercicio 8.18 Da un ejemplo de una trayectoria o : [0. 1] ÷ R
2
de (0. 0) a (1. 0) de
longitud in…nita.
Ejercicio 8.19 Sea o : [c. /] ÷ A una trayectoria de r a n y sea c : [c. ] ÷ [c. /]
una función continua no decreciente tal que c(c) = c y c() = /. Prueba que o · c :
[c. ] ÷ A es una trayectoria de r a n tal que L(o · c) = L(o).
Ejercicio 8.20 Prueba que:
(a) La función ] [: R ÷R dada por
]t[:= : si : ÷1 < t _ :. : ÷ Z.
es s.c.i.
(b) La función parte entera [] : R ÷R dada por
[t] := : si : _ t < : + 1. : ÷ Z.
no es s.c.i.
8.4. EJERCICIOS 111
Ejercicio 8.21 Prueba que 1 es semicontinua inferiormente en r
0
si y sólo si para
toda sucesión (r
I
) en A tal que lm
I÷o
r
I
= r
0
se cumple que
1(r
0
) _ lminf
I÷o
1(r
I
).
Ejercicio 8.22 Sea
´
1
R
2(0. 1) la bola de radio 1 con centro en el origen en R
2
. Dada
c ÷ (0. 1), consideremos las funciones
1
I
(t) :=

2
I+1
t si 0 _ t _
o
2
k+1
2c ÷2
I+1
t si
o
2
k+1
_ t _
o
2
k
0 si
o
2
k
_ t _ 1
Prueba que las trayectorias o
I
: [0. 1] ÷
´
1
R
2(0. 1) de r := (0. 0) a n := (1. 0) dadas
por
o
I
(t) := (t. 1
I
(t))
tienen las siguientes propiedades:
(i) L(o
I
) _ 1 + (

5 ÷1)c
(ii) La sucesión (o
I
) no contiene ninguna subsucesión convergente en T
a.&
(
´
1
R
2(0. 1)).
Ejercicio 8.23 Prueba que la función \ : [0. 1] ÷ [0. L(o)] dada por
\(t) := L(o [
[0.t]
)
es continua y no decreciente.
Ejercicio 8.24 Prueba que la función ¯ o : [0. L(o)] ÷ A dada por
¯ o(:) = o(\
÷1
:)
está bien de…nida, es continua, y cumple que
L(¯ o [
[0.c]
) = : \: ÷ [0. L(o)].
112 8. EXISTENCIA DE MíNIMOS
Bibliografía
[1] J. Dieudonné, Foundations of modern analysis, Academic Press, New York-San
Francisco-London 1969.
[2] A. N. Kolmogorov, S. V. Fomin, Elementos de la teoría de funciones y del análisis
funcional, Editorial MIR, Moscú 1972.
[3] Marsden, Tromba,
[4] W. Rudin, Principles of mathematical analysis, McGraw-Hill, Tokyo 1964.
113

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful