Está en la página 1de 6

ANOMALÍA

AL

TEXTO Álex Guerra Terra / FOTOS Brien Foerster

CRÁNEOS

¿A quién se querían parecer?

ES POCO PROBABLE QUE NUESTRO PLANETA SEA EL ÚNICO CON VIDA INTELIGENTE. INCLUSO ALGUNOS INVESTIGADORES DEFIENDEN QUE ES POSIBLE QUE EXISTAN OTRAS CIVILIZACIONES EN NUESTRA GALAXIA QUE HAN LLEGADO A LA TIERRA EN UN PASADO REMOTO. ESTE ES UNO DE LOS TEMAS PRINCIPALES DE LA INVESTIGACIÓN DE BRIEN FOERSTER, EN LA QUE COBRA GRAN IMPORTANCIA EL ESTUDIO DE LOS CRÁNEOS ALARGADOS DE LAS CULTURAS CUZCO, PARACAS Y TIAHUANACO, ALGUNOS DE ELLOS CON CARACTERÍSTICAS SORPRENDENTES, QUE SE VEN REFORZADAS GRACIAS A LOS RESULTADOS PRELIMINARES DE LOS ANÁLISIS DE ADN.

Y a en 1870 el botánico y explorador alemán Georg Schweinfurth había do- cumentado detalladamente el proceso de

deformación craneal. En una exploración realizada en Congo, tuvo contacto con la tribu mangbetu, cuyos integrantes realizaban un ritual muy parecido

al de las culturas andinas, que consistía en atar el cráneo de los niños durante un tiempo, forzándolo

a alargarse hacia arriba. Una vez deformados los

cráneos, las personas de sexo femenino mezclaban su cabello con crines de jirafa y pelo de elefante para otorgarles así más longitud y consistencia, entrela- zándolo y envolviendo el cráneo a modo de cesta, y sujetándolo además con alfileres, hechos de huesos

de mono. Según comenta el alemán en su primer artículo publicado, cuantos más alfileres llevase el

tocado, más alto rango social poseía la mujer. Pero, ¿son todos estos cráneos deformados intencional- mente? Según el investigador Brien Foerster la respuesta es un no rotundo. Un mayor volumen de la capacidad craneal, un peso notablemente mayor, y

la presencia de dos agujeros en la parte posterior de

ARGADOS

70 | ENIGMAS

ANOMALÍA

“EN TIWANAKU Y PUMA PUNKU FUERON HALLADOS UNOS OBJETOS QUE PARECEN PRESENTAR ESCRITURA SUMERIA”

Brien Foerster es investigador de la serie de Canal Historia, “Alienígenas Ancestrales”, y autor de The Enigma of Cranial Deformation:

Elongated Skulls of the Ancients (2013). Desde hace años defiende una polémica línea de trabajo, aunque hay quien piensa que no está dema- siado alejado de la verdad.

Un mayor volumen de la capacidad craneal, un peso notablemente mayor, la presencia de dos orificios en la parte posterior … ¿Qué le sugieren a usted? La mayor capacidad craneal no es de ninguna forma la norma para los cráneos alargados de Perú, pero ocurre. En algunos casos los cráneos llegan a tener incluso hasta un 30% más de volumen que un cráneo “nor- mal” del área. Éstos parecen en general ser más pesados que los “normales”, pero la razón para ello es desconocida; nadie

lo ha explicado. Podría ser, tal vez, porque la gente Paracas de cráneo alargado en particular, haya tenido una dieta basada de forma enfática en fauna mari- na, lo que les proporcionaría mayor absorción de calcio en los huesos. En cuanto a los dos orificios en la parte posterior del cráneo, están en realidad presentes en todos los cráneos alargados que he observado, y ningún profesional es capaz de explicar el porqué de su presencia. Pero los humanos normales también los tenemos, ubicados en otro lugar más abajo, supuestamente para la circulación linfática, y se espe- cula que tal vez los cráneos alargados tengan esos orificios con el mismo propósito, lo que podría suponer una adaptación evolutiva.

¿Quiénes eran estos seres? Los Paracas precedieron a los Nazca, de hecho éstos son descendientes de aquellos, mez-

clados con un grupo guerrero llamado los Topara, quienes parece que se trasladaron al territorio Paracas, tomándolo violentamente y haciendo desaparecer la clase dominante Paracas, que era la gente con cráneos alargados y cabellos rojizos. Por lo tanto, estos crá- neos no fueron encontrados en contextos arqueológicos Nazca. Los Paracas parecen haber aparecido de “ninguna parte” y no están relacionados con los Aymara del altiplano andino peruano. El hecho de tener el cabello genéticamente rojizo, sugiere que parte de sus ances- tros no son del continente ame- ricano, y si, como cabe la posi- bilidad, hubieran sido buenos navegantes, éstos podrían haber llegado desde otro continente hace 3.000 años o más. La mayoría de las locali- zaciones de esos cráneos, corresponden con un camino ancestral llamado el “Camino de Viracocha”, donde se rinde

homenaje a Viracocha como el dios creador.

¿Por qué cree que eligieron estas localizaciones en el altiplano andino? Sobre todo debido a la presen- cia de tierras agrícolas alta- mente productivas, especial- mente el Valle Sagrado en las afueras del Cusco, centro Inca. El área cerca de Tiahuanaco, en Bolivia, un lugar de increí- bles y enigmáticas estructuras megalíticas, tuvo en su tiempo tierras muy productivas, pero eso cambió hace unos 1.000 años debido a los efectos loca- les producidos por los cambios climáticos.

¿Afirma usted que las anti- guas construcciones en Tiahuanaco fueron realiza- das por extraterrestres? No puedo afirmar eso, pero lo que sí puedo decir es que el área de Puma Punku contiene algunas de las más asombro- sas superficies planas en los bloques pétreos, encontradas en la América Precolombina. Ingenieros como Christopher Dunn han realizado mediciones

Abajo, uno de los laterales de la ciudadela de Tiahuanaco, a más de cuatro mil metros de altura en el altiplano boliviano. Para algunos, la ciudad de los gigantes

muchos de ellos, que no se encuentran en un cráneo humano “normal”, son los tres elementos principales que sugieren al investigador que existió una raza antigua de humanos que no eran Homo sapiens sapiens como nosotros, aunque sí muy cercanos genéticamente, lo que les hacía capaces de mezclarse con humanos normales. ¿Quiénes eran estos seres?

TIAHUANACO: CENTRO ESPIRITUAL Y CIENTÍFICO

Brien Foerster ha estado viajando

e investigando durante años en las

áreas ocupadas antiguamente por las

culturas Paracas, Nazca y Tiahuanaco. Esta última es, debido especialmente

a las construcciones megalíticas que

presenta, una de las más importantes.

71 | ENIGMAS

y encontraron una precisión de láser en los mismos. El ingeniero Arthur Posnansky pasó varias décadas estudiando Tiahuanaco y Puma Punku en el siglo XX, y dató las primeras construcciones, las más sofisticadas, utilizando métodos arqueoastronómicos, en más de 10.000 y hasta 17.000 años. Puedo decir que los arqueólogos convencionales rechazan gran parte del trabajo de Posnansky, pero ellos no son capaces de datar el sitio satis- factoriamente.

Los objetos supuestamente hallados en el lago Titicaca –monolito de Pokotia y Fuente Magna–, ¿cree que podrían estar relacionados con estos seres? Estos objetos fueron hallados en las cercanías de Tiahuanaco y Puma Punku, y parecen presen- tar escritura sumeria y proto-su- meria. Si son auténticos, esta- rían demostrando la posibilidad de la presencia de sociedades asiáticas sofisticadas en contacto con las poblaciones del altiplano de Bolivia, miles de años antes de la conquista española.

Los cráneos aparecen tam- bién en Paracas y Nazca, pero aquí no se halla el elemento distintivo de esta cultura –las construcciones megalíticas–. ¿Por qué? Ni el área de influencia Paracas ni la de Nazca poseen estructuras megalíticas, siendo las que construyeron mayor- mente de composición arenosa. Los Paracas construyeron el complejo piramidal más gran- de de América, Cahuachi, en adobe, muy cerca de la ciudad de Nasca.

La siguiente pregunta se debe a un interés personal, porque he estado trabajando tres veces en Isla de Pascua, con proyectos arqueológi- cos. ¿Qué podría decirme de la relación de la isla con sus investigaciones sobre los antiguos constructores? Isla de Pascua no ha sido ade- cuadamente explicada por los arqueólogos. Estuve allí dos veces, la última en noviembre de 2012 con el geólogo Dr. Robert Schoch, quien fue capaz de re-datar la esfinge en Egipto, basándose en análisis geológi-

cos, en al menos 2.000 a

s

antes de los egipcios dinásticos. Nosotros hemos estudiado N t h t di d
antes de los egipcios dinásticos.
Nosotros hemos estudiado
N
t
h
t
di
d

cuatro sitios que parecían ser hechos por artesanos más finos, y más antiguos que los trabajos de los ancestros polinesios en Isla de Pascua, especialmente en el sitio de Vinapu, cuyos bloques son muy similares a los de las construcciones pétreas del Cusco y del Valle Sagrado de Perú. También algunos de los casi 1.000 moai de la isla, son más finos y antiguos que los otros. El Dr. Schoch no tuvo problema en datar algunos de estos moai y otras construc- ciones en 12.000 años o más, mientras que los polinesios no vivieron en Rapa Nui más de 2.000 años.

Sobre estas

líneas, el

entrevistado

Brien Foerster durante uno de

los rodajes de la

serie de Canal Historia.

S

b

t

La ciudad irradiaba cultura; podemos observar a través de los restos que nos han llegado, que allí se concentraba el saber y el dominio de la ciencia de una manera que aún no podemos explicar de forma satisfactoria. La gran civili- zación que allí se desarrolló durante 2.700 años ininterrumpidos según la historia oficial, fue sin duda centro espiritual para un vasto territorio. Su poderosa influencia, reflejada en la tec- nología y las creencias religiosas, llegó hasta el sur del actual Perú, el noreste de Argentina y el norte de Chile, abar- cando 600.000 km 2 , y según Alan L. Kolata, arqueólogo norteamericano que realizó sucesivas excavaciones en el sitio durante los años ochenta y principios de los noventa, alrededor del año 1000 d.C. la ciudad tenía una po-

blación aproximada de 115.000 habi- tantes, junto con otros 250.000 en los campos circundantes, aunque la mayoría de investigadores encuen- tran estas cifras muy exageradas.

CRONOLOGÍAS MÁS QUE DUDOSAS

Pero mucho más controvertido que el misterio de su demografía es el de su cronología. Aunque las cifras oficiales lo sitúan en algún momento hace un máximo de 4.000 años, basados úni-

camente en la aplicación de técnicas de datación arqueológica sobre algunos artefactos recogidos de estratos

superiores

fue excavada en toda su profundidad ni extensión , algunos estudiosos pro- ponen que Tiahuanaco es mucho más

ya que Tiahuanaco nunca

antigua de lo que se cree. Oficialmen-

se inició alrededor del 2000 o 1500

a.C., y colapsó por el 900 o 1000 d.C. aproximadamente, extendiéndose tal vez hasta el 1200. Hay que reconocer que cuando se realizaron las campa- ñas arqueológicas sólo quedaban los restos de una ciudad que ya había sido expoliada durante cientos de años. Algunos estudiosos como Arthur

Posnansky, proponen, a partir de

te, t

La deformación

craneana practicada

por culturas de todo

el planeta, ha llevado

a estudios arqueoastronómicos, que fue

los estudiosos

a la capital de un imperio megalítico muy anterior a esas fechas, argumen- tando que sus inicios no han podido ser documentados debido al pésimo estado de conservación del sitio a la llegada de los arqueólogos, y al hecho de que gran parte de sus estratos más antiguos aún permanecen enterrados,

extraña obsesión por parecerse a esos dioses llegados de las estrellas que hay en las tradiciones del pasado.

pensar en una

72 | ENIGMAS

ANOMALÍA

LA CIVILIZACIÓN EXTINTA

Es en Tiahuanaco, que alberga además luga- res tan enigmáticos como Puma Punku –con esos descomunales bloques de precisión milimétrica– y la puerta de Amaru Muru, donde han aparecido una gran cantidad de cráneos alargados. Para el investigador norteamericano Brien Foerster, y de acuer- do con Posnansky y otros investigadores, éste y otros monumentos megalíticos que se encuentran en los valles sagrados de los altiplanos andinos de Bolivia y Perú fueron construidos hace unos 10.000 años, antes del final de la última glaciación, por una civilización que poseía avanzados conoci- mientos tecnológicos, ahora desaparecida o extinta. Estas construcciones luego serían reaprovechadas por sus descendientes, lo que se demuestra con una simple observa- ción de las técnicas arquitectónicas presen- tes en los monumentos; pueden diferenciarse varios estilos, circunstancia que se repite en el Cusco y en tantísimos centros culturales preincas e incas, como Machu Picchu o Sacsayhuamán, debido al mismo factor: el reaprovechamiento de milenarias estructu- ras, por parte de grupos preincas, aymaras e incas. En Tiahuanaco, el investigador nor- teamericano distingue al menos tres estilos arquitectónicos diferentes: las piedras con los cortes más precisos serían las más anti- guas, decreciendo con el tiempo la calidad de la construcción, en al menos dos etapas completamente diferenciadas, la última de las cuales sería la que identifica la arqueo- logía como los comienzos de la ciudad, hace unos 3.000 o 4.000 años.

Arriba, Brien Foerster en la ciudad de adobe de Cahuachi. A la derecha cráneosdeformados, una constante del pasado. A la izquierda entrada a la sorpren- dente Puma Punku.

Algunos de estos cráneos deformados fueron llevados a laboratorio, y fue entonces cuando llegaron las sorpresas…

ya perdidos, o incluso sumergidos bajo el lago Titicaca –se calcula que cerca de 600 km 2 de Tiahuanaco permanecen bajo sus aguas–. Lo que está claro, es que constituye una de las civilizaciones más longevas de América, con al me- nos 27 siglos de duración. De hecho, una leyenda afirma que Tiahuanaco se construyó antes del suceso registra- do en la Biblia en el año 1400 a.C., cuando el Sol y la Luna se detuvieron durante el día, produciendo una total oscuridad en el otro lado del Mundo. “Nosotros –los urus–, la gente del lago, somos los más antiguos en la Tierra. Estamos aquí desde antes de que el Sol se escondiera… Tiahuanaco se cons- truyó antes del tiempo de oscuridad”.

LAS MOMIAS DE PARACAS

Cultura clasificada así por primera vez

por el padre de la arqueología peruana Julio César Tello mientras estudiaba los largos y hermosos telares de sus momias, se caracteriza también por contener una gran cantidad de indivi- duos con cráneos alargados entre ellas. Por el momento han sido consideradas heterodoxas, por no decir alucina- das, las teorías que definen a estas momias como de origen extraterres- tre, o híbridos de humanos con seres venidos de otros mundos. La mayoría de ellas son de simples seres humanos, y en algunas se detecta claramente la huella de un elemento opresor en la frente, que prueba que se trata de una deformación craneal intencionada, que se realizaba durante el primer año de vida, colocando una banda alrededor de sus frentes que sujetaba firme- mente unas tablas para que el cráneo

73 | ENIGMAS

creciera de forma ascendente. Lo que se perseguía con esta dolorosa práctica aún se desconoce, aunque se maneja la idea de que de esa manera, los perso- najes nobles o importantes pretendían parecerse más a sus dioses, o a esos seres del pasado de los que hablan las leyendas, y así marcar una diferencia jerárquica con el resto de la sociedad.

CRÁNEOS SORPRENDENTES

El equipo de Foerster ha encontrado, entre los cientos de cráneos abando- nados –sólo en el Museo de Historia de Paracas hay 30–, algunos cuya capacidad craneal, es decir el volumen interno, es un 25% mayor que el de un humano promedio. Según Foerster, es posible alterar la forma del cráneo, pero no incrementar su capacidad. Además, existen otras características

físicas que alejan a estos cráneos del promedio humano: su peso es un 25% mayor, y algunos presentan dos orificios en la parte posterior, que no se encuentran en un cráneo “normal”. Incluso uno de los analizados presenta dos placas craneales, en lugar de tres. Otras características que muchos com- parten, es el color rojizo del cabello, el cuello fino y alargado, y las cuencas oculares más grandes de lo normal. Estas observaciones sugieren que exis- tió una raza antigua de humanos que no eran Homo sapiens sapiens como nosotros, pero muy cercanos genéti- camente, y que gracias a esa similitud genética eran capaces de mezclarse con el Homo sapiens. Con el tiempo, como ya hemos comentado, se extinguieron. Según las investigaciones de Foerster, los cráneos alargados del altiplano per-

tenecerían a los descendientes de esta raza o civilización perdida de construc- tores megalíticos, que llegaron a la zona de Tiahuanaco, construyeron es- tas increíbles estructuras encontradas en Puma Punku y utilizaron el lugar como una especie de fábrica metalúr- gica para posteriormente abandonarlo. Luego, otra cultura llegaría y reutiliza- ría las estructuras de piedra. En agosto de 2011 se enviaron cinco muestras de cráneos alargados que pertenecían al grupo de los que po- seían una capacidad superior a la nor- mal, a un laboratorio norteamericano para que fueran sometidos a análisis de ADN. Los análisis determinaron inicialmente, que en el ADN de estos fragmentos existían elementos que no correspondían exactamente al ADN humano. Sin embargo, no ofrecían ninguna información determinante a nivel genético, por lo que fueron envia- das nuevas muestras al año siguiente. Hasta finales de 2013, los únicos resultados por carbono 14 establecían una antigüedad de 2.300 años. En febrero de 2014, nuevos análisis que estaban previstos por el equipo de Foerster desde el año anterior, para

la posible detección de elementos

genéticos diferenciales en estos cráneos respecto a los del Homo sapiens sapiens, han determinado que una de las muestras contenía ADN mitocon-

drial con mutaciones desconocidas en cualquier ser humano, primate, o

animal conocido hasta ahora, indican- do que los fragmentos analizados de dicha muestra, hablarían de que esas mutaciones se corresponderían a una

> PARA

nueva criatura humana, muy distinta

SABER MÁS

del Homo sapiens, los Neandertales

En La llegada

o

los Denisova. El genetista agregó

de los dioses,

que no estaba seguro de si esta especie cabría en el árbol evolutivo conocido, pero que deben tomarse estos resul- tados preliminares con precaución, ya que aún deben ser replicados antes de formular una conclusión definitiva. Como siempre, la ciencia y la tecnolo- gía pueden, una vez más, comenzar a aclarar uno de los mayores enigmas de

de Eric von Däniken, encontrarás las tesis más controvertidas sobre un asunto ya polémico. Pero sin duda entretenidas… y quién sabe.

la historia de la humanidad…