Está en la página 1de 1

106

Revista Bblica

{/ ;Jlmbre ~erultal~
eu La /llluede le CriJt~
Si la muerte ha muerto de tu MUERTE,
eon qu muerte me muero?

Que la muerte de "amor hasta la muerte",


- tu MUERTE~ considero,
muerto de "amor ms fuerte que la muerte".
Morirme de eso quiero:
de muerte-amor "ms fuerte que la muerte".
Porque la muerte ha muerto de tu MUERTE,
nunca morir espero;
porque el AMOR ya no me deja muerte,
tu AMOR, ms que mi amor y muerte, fuerte.
Ya sin amor y muerte -por tu MUERTE-,
amante duradero
ms fuerte que la muerte, por tu MUERTE.
Mi AMOR no es de "este" mundo pasajero.
Muerto de amor, resucitado y fuerte,
dj'ame que "lo" muera cada da,
para que se acomode a tu alegra,
y que aprenda a morir -y acaso acierte-MAESTRO, por tu MUERTE,
a morirme, pensando que no muero,
si tu MUERTE es la muerte de mi muerte.

Edmundo Garca Caffarena.

son morar con los hijos de los hombres;


.amor a la oracin, aunque no sabe
arrancarse de la muchedumbre que le
sigue an sin tomar alimen~os . . . amor
a la paz, aunque sus das son un trabajar continuo; ardiente deseo .de no sobresalir entre los dems, aunque no
pue'de ocultar aquello que le hace pro,
clamar rey. . . Leed especialmente los

Evangelios. En ellos ms que en ninguna otra lectur a encontraremos el verdadero conocimiento y se acrecentar
nuestra verdadera espiritualidad. (A.
Goodier, S. J. Un corto camino de santidad).
P. JOSE F U CHS, S . S.
P rof. de Sagrada Escritura en l
Instit uto T eolg ico ''Clemente ViHada" de Crdoba.