P. 1
Guia Metodologica Diagnostico PLIS

Guia Metodologica Diagnostico PLIS

4.71

|Views: 20.830|Likes:
Rafael Muñoz Sevilla
rmunozconsult@gmail.com
Factor

El ciclo de los proyectos
El diagnóstico social participativo
Los componentes del diagnóstico participativo
Las fases de elaboración del diagnóstico.
Caja de herramientas
Rafael Muñoz Sevilla
rmunozconsult@gmail.com
Factor

El ciclo de los proyectos
El diagnóstico social participativo
Los componentes del diagnóstico participativo
Las fases de elaboración del diagnóstico.
Caja de herramientas

More info:

Published by: Manuel Muñoz Herrera on May 08, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/03/2013

pdf

text

original

Guía Metodológica para la elaboración de Diagnósticos Participativos en los Planes Locales de Integración Social

BORRADOR DE TRABAJO

Guía Metodológica para la elaboración de Diagnósticos Participativos en los Planes Locales de Integración Social
BORRADOR DE TRABAJO PENDIENTE DE REVISIÓN FINAL

Presentación
De acuerdo a lo que se establece en el modelo regional de Planes Locales de Integración Social, éstos deben responder a la necesidad de reordenar y racionalizar las acciones que, dirigidas a las personas desfavorecidas de los municipios de más de 10.000 habitantes, se llevan a cabo desde los Servicios Sociales, otros departamentos de la Administración Regional, Entidades No Lucrativas y los propios Ayuntamientos, que son a quienes corresponde liderar ordenar y desarrollar las intervenciones. Los Planes Locales han de estar basados en un diagnóstico social compartido por todas las partes implicadas, directa o indirectamente, en una realidad de marginación y exclusión social, que se pretende modificar. El diagnóstico es un elemento clave sobre el que va a descansar toda la arquitectura futura del Plan Local y sobre el que se van a tomar no pocas decisiones. Desde la Consejería de Bienestar Social se entiende que desarrollar este tipo de diagnóstico, en el que intervienen agentes, perspectivas e intereses diversos, no es fácil y requiere un método de trabajo que facilite la tarea. Con este espíritu, la presente Guía Metodológica, recoge y sistematiza una serie de métodos y procedimientos que ya han sido ensayados durante los procesos de elaboración de los PLIS de Alcázar de San Juan, Cuenca y Toledo y que creemos, pueden ayudar en la realización de diagnósticos compartidos en el resto de municipios que vayan a afrontar el reto de desarrollar Planes Locales. Se trata no obstante de una guía abierta y susceptible de ser modificada y mejorada de manera paralela al desarrollo de nuevos Planes Locales.

Estructura de la Guía La Guía se inicia con un breve recorrido por el ciclo (las diferentes etapas) por las que discurre cualquier proyecto, programa o plan, con el fin de explicar cuales son las fases por las que atravesarán los Planes Locales, desde su concepción inicial hasta su evaluación final. Examinaremos así mismo, cual es la justificación de un diagnostico, sus características y utilidad y cual es el papel que juega tanto en el ciclo global, como en cada una de las fases de un proyecto. La característica esencial del proceso de elaboración de los PLIS es que estos se fundamentan y adquieren todo su sentido con la participación, entendida esta, no solo como un medio, sino como un fin en sí misma, como una estrategia para incorporar a los diferentes actores sociales en el diagnostico, diseño, ejecución y gestión de los Planes. Es por ello importante explicar en que consiste la participación, como se entiende, cuales son sus objetivos, quienes participan y cómo lo hacen. Llegados a este punto, detallamos en los capítulos 5 y 6 cuales son los objetivos y contenido de los diferentes componentes que conforman el diagnóstico participativo y en que momentos o fases debemos desarrollarlos. Finalmente, incluimos una “Caja de Herramientas” con una serie de fichas explicativas en las que se detallan los métodos de trabajo y los pasos a seguir para desarrollar los diferentes componentes del diagnostico. La caja de herramientas se complementa con varios anexos, que pueden resultar de utilidad para complementar algunas de las fases del diagnostico.

ÍNDICE
1. EL CICLO DE LOS PROYECTOS Introducción Las fases del Ciclo 2. EL DIAGNÓSTICO SOCIAL ¿Que entendemos por Diagnóstico Social? ¿Por qué son necesarios los diagnósticos? El diagnóstico como forma de utilizar los resultados de una investigación en el diseño de intervenciones sociales El diagnóstico en las diferentes fases de un proyecto 3. EL DIAGNÓSTICO PARTICIPATIVO 4. LA PARTICIPACIÓN ¿Qué es? Los objetivos de la participación Principios de la participación ¿Quién participa? Costes y limites a la participación 5. LOS COMPONENTES DEL DIAGNÓSTICO PARTICIPATIVO Análisis del contexto Análisis de la situación Análisis de los recursos Análisis de las capacidades institucionales 6. LAS FASES DE ELABORACIÓN DEL DIAGNÓSTICO CAJA DE HERRAMIENTAS ANEXOS

Capitulo

1
EL CICLO DE LOS PROYECTOS
INTRODUCCIÓN
De manera general, todos los proyectos (incluidos los Planes Locales) atraviesan por una serie de fases (desde su concepción inicial hasta su evaluación final) articuladas, que corresponden en mayor o menor medida a una serie de etapas temporales. Estas etapas no son lineales ni independientes, sino que interactúan y se interrelacionan en un ciclo de retroalimentación permanente. Es lo que se llama el ciclo de gestión del proyecto o el ciclo de vida del proyecto. Empleamos el término proyecto, aunque en realidad podemos referirnos a ámbitos más amplios como los programas y los planes.

PROYECTOS, PROGRAMAS Y PLANES1 Las políticas sociales no pueden enfrentar al mismo tiempo y con la misma intensidad todas las áreas problemáticas, ya que esto excede las capacidades de acción de cualquier gobierno o administración. Por ello, se seleccionan problemas, estableciendo áreas de concentración para cuya atención se elaboran planes, de los que se derivan programas que se concretan a su vez en proyectos.

1

Cohen y Franco

Un proyecto es una empresa planificada que consiste en un conjunto de actividades interrelacionadas y coordinadas para alcanzar resultados y un objetivo específico dentro de los límites de un presupuesto y un periodo determinados. Un programa es un conjunto de proyectos que persiguen los mismos objetivos. Establece las prioridades de la intervención, identifica y ordena los proyectos, define el marco institucional y asigna los recursos a utilizar. Generalmente el marco temporal de los programas es más amplio que el de los proyectos. Un plan es la suma de los programas que buscan objetivos comunes, ordena los objetivos generales y los desagrega en objetivos específicos que van a constituir a su vez los objetivos generales de los programas. El plan escalona las acciones programáticas en una secuencia temporal acorde a la racionalidad técnica de las mismas y las prioridades de atención. El plan incluye la estrategia, los medios estructurales y administrativos, así como las formas de negociación, coordinación y dirección. Los periodos de ejecución de los planes suelen, lógicamente, ser superiores a los de los programas.

LAS FASES DEL CICLO2
Las fases del ciclo pueden variar según los diferentes desarrollos teóricos del modelo o de las diferentes fases administrativas y modalidades de gestión de las distintas organizaciones, aunque, en cualquier caso, podemos diferenciar cinco fases centrales (que pueden incluir varias categorías internas o subetapas) y algunas otras fases complementarias. Su importancia reside en la lógica circular (y de flujos) subyacente y no tanto en la denominación de cada etapa, que forma parte de convenciones y usos distintos, todos ellos en principio equivalentes y aceptables. Algunas de las preguntas clave que fundamentan la utilidad de un ciclo de gestión tipo serían: ¿cómo se estructura un proyecto?, ¿cuáles son sus pasos básicos?, ¿cómo se
2

Basado en: H. Camacho, L. Cámara, R. Cascante y H. Sainz. El Enfoque del Marco Lógico: 10 Casos prácticos. Fundación CIDEAL y Acciones de Desarrollo y Cooperación. Madrid, 2001

codifican dichos pasos?, ¿cómo se actúa técnicamente sobre ellos? Nos vamos a referir, a continuación, a las cinco fases que consideramos centrales y que, con los matices de cada caso, son comunes a las diversas propuestas que pueden encontrarse y que por supuesto son comunes a los Planes Locales: identificación, diagnóstico, ejecución/seguimiento y evaluación.

EL CICLO DE LOS PROYECTOS

IDENTIFICACIÓN

DIAGNÓSTICO

EVALUACIÓN

DISEÑO

EJECUCIÓN Y SEGUIMIENTO

I DE N T I F I CACI Ó N
La identificación, constituye la fase menos formalizada del ciclo, es la etapa en la que se concibe y formula la propuesta inicial del proyecto. En esta fase, la perspectiva, por lo general, es muy amplia y la información disponible, limitada. Se trata de valorar la idea del proyecto en relación con las políticas, prioridades y directrices sociales o de desarrollo, nacionales, regionales, provinciales o locales.

En la fase de identificación se determina la justificación del proyecto, los problemas que, de manera general, quieren resolverse, y los grupos beneficiarios potenciales En el caso de los Planes Locales, el II Plan Regional de Integración Social de Castilla-La Mancha identifica la necesidad de ordenar las actuaciones dirigidas a la integración de personas y familias, así como a la modificación del entorno y los recursos existentes en el contexto de los barrios desfavorecidos de los municipios de más de 10.000 habitantes de la región. La identificación concreta en cada municipio se realiza a partir de un taller preparatorio previo al desarrollo del taller participativo de diagnóstico compartido.

Diagnóstico
La fase de diagnóstico incluye la recopilación, el análisis y la evaluación de los datos necesarios para preparar el diseño del proyecto. El diagnóstico ayuda a contextualizar y madurar la idea de aquello que se puede, se desea y es necesario hacer. En esta etapa, juega un papel básico la precisión, justificación y tipificación del colectivo de beneficiarios (¿para quién?, ¿con quién?) al que iría destinada la intervención, así como de aquellas otras categorías poblacionales e institucionales que, de un modo u otro, forman parte del contexto de la intervención. Algunas de las cuestiones relacionadas con la etapa de diagnóstico tratan de responder a preguntas como: ¿qué sucede?, ¿por qué sucede?, ¿a quiénes y cómo afecta? La importancia de esta fase es central, ya que sobre ella se va a construir buena parte de la estructura, diseño y lógica de los Planes Locales. La particularidad de la fase del diagnostico en el marco de los Planes Locales, reside en el principio de participación de todos los actores concernidos.

Diseño
La etapa de diseño, trata de avanzar a partir de los análisis efectuados en la fase anterior. Consiste, por tanto, en formalizar y organizar los resultados obtenidos en el proceso de diagnóstico, estableciendo objetivos, estrategias, plazos, recursos, costes, etc. Supone responder, fundamentalmente, a las siguientes preguntas: ¿cómo se pueden solucionar los problemas?, ¿qué queremos hacer?, y ¿cómo pretendemos realizarlo? Pero también a cuestiones del tipo de ¿a quién se dirige la acción?, ¿por qué y para qué actuar?, ¿con quién, dónde, cuándo y con qué recursos? La formalización de todo ello se establece a través del denominado documento de diseño del proyecto, que expresa la lógica de la intervención, supone una guía para la acción y constituye un elemento de comunicación indispensable entre las distintas partes y entidades involucradas. En el caso de los Planes Locales, la etapa del diseño la dividimos en dos fases: Formulación: a partir de los resultados del taller de diagnostico compartido se elabora la Matriz de Planificación del Plan, la cual recoge los objetivos, resultados esperados, indicadores y actividades a realizar. Programación operativa: sobre la base de la matriz de planificación elaborada y de acuerdo a los resultados del diagnóstico, la Mesa Técnica define las líneas y prioridades de intervención, los criterios de selección de beneficiarios, cuantifica los objetivos y resultados a alcanzar, define la estructura de ejecución y coordinación, los mecanismos de seguimiento y evaluación y las responsabilidades de cada uno de los actores concernidos.

Ejecución y Seguimiento
La etapa de ejecución supone el momento de aplicación de los resultados del diseño (y por consiguiente del

diagnóstico) a la acción y la práctica, con intención de transformar una determinada realidad. Se trata, por tanto, de llevar a cabo lo previsto. Los márgenes de maniobra dependerán de la calidad, consistencia y pertinencia del correspondiente diseño. Cada uno de los planes locales podrá optar por distintas modalidades en cuanto a procedimientos de gestión, planes de trabajo, estrategias de organización interna, etc., en todo caso es conveniente contar con un sólido sistema de seguimiento, que favorezca la atención y análisis permanente de la ejecución que permita conocer (para en su caso reencauzar) las características y evolución de la ejecución del Plan Local. No solo habrá que seguir el proceso físico del mismo, sino también su impacto en los beneficiarios y los desarrollos en su contexto.

Evaluación
La última etapa central del ciclo es la evaluación, aunque existen diversas definiciones y tipologías podemos decir de manera resumida que la evaluación es la fase en la que se aprecia y valora (para extraer conclusiones y deseablemente utilizarlas) el conjunto de la intervención antes, durante y después de su ejecución. Esta temporalidad define distintos tipos de evaluación que, a grandes rasgos, pueden ser denominados como previa, simultánea, final y posterior. La utilidad de esta importante fase está asociada a la elaboración de un robusto sistema de recopilación, análisis y tratamiento de la información, tan objetiva y sistemáticamente como ello sea posible. Resulta obvio que la evaluación se apoya significativamente en el proceso de seguimiento y en el diagnóstico inicial. La Mesa Técnica, de manera concertada con el Ayuntamiento y la Consejería de Bienestar Social, definirá el alcance, la metodología y el calendario de evaluaciones que se estime conveniente en cada caso.

Capitulo

2
EL DIAGNÓSTICO SOCIAL3
¿Que entendemos Social? por Diagnóstico

Existen varios niveles en el estudio o investigación de la realidad social. La investigación científica básica “pura” pretende incrementar los conocimientos teóricos con el objetivo de hacer progresar una determinada ciencia, sin preocuparse explícitamente por sus posibles aplicaciones práctica o sus consecuencias. La investigación aplicada, relacionada con la anterior ya que depende de los métodos y descubrimientos de la investigación básica, trata de proporcionar conocimientos para modificar la realidad. El diagnóstico social pretende ir más allá. Se trata de realizar un estudio con la finalidad de tener conocimientos para introducir cambios inducidos y planificados, para actuar sobre algún aspecto de la realidad social, con el objeto de resolver problemas y satisfacer necesidades, siendo fundamental en la planificación de programas y proyectos.

3

Vease: E.Ander-Egg y M.J. Aguilar Idáñez. Diagnóstico Social, conceptos y metodología. Ed. Lumen. Buenos Aires, 1995

¿Por qué son diagnósticos?

necesarios

los

La necesidad de realizar un diagnóstico está basada en el principio de que es necesario conocer para actuar con eficacia. En este sentido, todo diagnóstico social representa una de las fases iniciales y fundamentales del proceso de intervención social. Constituye uno de los elementos clave de toda práctica social, en la medida en que procura conocimiento sobre una situación sobre la que se va a realizar una intervención social y de los diferentes aspectos que es necesario tener en cuenta para resolver la situación diagnosticada. Un diagnóstico no se elabora solo para saber que pasa. Se elabora con propósitos bien definidos: En primer lugar, para obtener una información básica que sirva para programar acciones concretas, estas acciones pueden ser un plan, un programa o un conjunto de actividades más o menos articuladas entre sí. En segundo lugar, se trata de dibujar un cuadro de situación que sirva para diseñar y escoger las estrategias de actuación. En otras palabras: a partir de los datos del diagnóstico, se diseñan las operaciones y acciones que permiten enfrentar, con la mayor racionalidad y organización posible, los problemas y necesidades detectadas en el mismo.

El diagnóstico como forma de utilizar los resultados de una investigación en el diseño de intervenciones sociales.
El diagnóstico social pone en relación la investigación y la programación, facilitando la transición entre ambas fases. Sin investigación no puede haber diagnóstico y sin apoyarse en un diagnóstico no se puede hacer una buena programación. Se pueden hacer estudios sobre problemas sociales, sin que estos sean un diagnóstico en sentido estricto. En un estudio sobre problemas sociales se recogen y sistematizan, se analizan y se interpretan datos e informaciones sobre estos problemas. En un diagnóstico, además hay que comprender los problemas de cara a la acción. Esto supone conocer: Cuáles son los problemas. El porqué de determinada. estos problemas en una situación

Cuál es el contexto que condiciona la situación-problema estudiado. Quiénes son los actores sociales implicados. Cuáles son los recursos y medios disponibles para resolver estos problemas. Para que el diagnóstico sirva operativamente a un programa de intervención social hay que identificar cuales son los problemas que afectan a determinados colectivos o personas en un contexto dado. Una vez identificados, debemos determinar qué tipo de ayuda o atención se requerirá, para que las personas o colectivos sociales puedan afrontar la solución a sus problemas o necesidades y posteriormente identificar también los recursos y medios disponibles para atender a las necesidades o problemas que han sido detectados.

CARACTERÍSTICAS DE UN DIAGNÓSTICO SOCIAL El diagnóstico es una fase o momento imprescindible de un programa o proyecto que puede influir en las diferentes etapas del mismo, sea como punto de partida o, posteriormente, como punto de referencia. El diagnóstico como forma de utilizar resultados de una investigación aplicada de cara a la acción, en la medida que el objetivo del diagnóstico es tener conocimientos para producir cambios planeados, para resolver problemas, satisfacer necesidades, desarrollar potencialidades o para desarrollar acciones en una comunidad. El diagnóstico como unidad de análisis y síntesis de una situación-problema: el diagnóstico debe hacer una descripción de los elementos y aspectos integrantes de la realidad, pero a la vez debe establecer la interconexión e interdependencia de los mismos. El diagnóstico no tiene final, es un instrumento abierto en constante retroalimentación: un diagnóstico debe estar abierto a incorporar nuevos datos e información y nuevos ajustes establecidos a partir de nuevos datos que se vayan obteniendo.

El diagnóstico en las diferentes fases de un proyecto
El diagnóstico no es solo un método analítico, es una parte integral del ciclo del proyecto y proporciona un marco para incorporar el análisis social en todo el ciclo. Su autentico valor descansa en su contribución al diseño y desarrollo del proyecto. El diagnóstico debe ser realizado al inicio del ciclo del proyecto para poder establecer un marco adecuado para las diferentes fases, debe centrarse en aspectos operativos y relevantes y priorizar los elementos críticos entre las múltiples variables que pueden afectar al proyecto. En este sentido, el diagnóstico puede contribuir a centrar la atención en

los aspectos realmente relevantes que necesitan ser tenidos en consideración en el diseño y la ejecución del proyecto. En la fase de identificación se identifican los aspectos sociales a tener en cuenta, la cantidad y la calidad de la información disponible; y los individuos, grupos e instituciones que puedan estar implicados. En la fase del diseño, el diagnóstico nos ayudará a clarificar los objetivos; a definir a los beneficiarios entre los afectados; a establecer las prioridades y las estrategias de intervención; a articular los resultados esperados y establecer indicadores adecuados y sistemas para poder evaluarlos; a establecer los mecanismos de comunicación y toma de decisiones y finalmente, a definir una asignación eficiente de recursos. En la fase de ejecución, el diagnóstico ayudará a, orientar la intervención hacia la situación, los problemas y el perfil de los beneficiarios; a seleccionar la combinación mas eficiente de mecanismos, recursos disponibles; y a establecer alianzas estratégicas para potenciar los resultados del proyecto. En la fase de evaluación, el diagnóstico permite obtener una comprensión de la situación y la magnitud de los problemas que el proyecto pretendía resolver en su inicio y detectar los cambios y efectos en los beneficiarios.

Capitulo

3
EL DIAGNÓSTICO PARTICIPATIVO
En los diagnósticos se combinan dos procesos, el de conocer y el de actuar. El diagnóstico participativo pretende incluir, además, en ambos a los diferentes implicados en la realidad que se quiere abordar. Al igual que otros enfoques participativos, este tipo de diagnóstico proporciona un método para analizar y comprender mejor la realidad de una determinada población (sus problemas, necesidades, capacidades, recursos), y permite planificar acciones y medidas para transformarla y mejorarla (M.
Eizaguirre y N. Zabala).

Es un proceso que posibilita el aprendizaje, la toma de conciencia crítica de los diferentes implicados, su empoderamiento, el refuerzo y ampliación de las redes sociales, la movilización colectiva y su acción transformadora
(M. Eizaguirre y N. Zabala).

En los diagnósticos participativos se combinan: El análisis o investigación social, una serie de procedimientos reflexivos, sistemáticos, que tienen por finalidad estudiar algún aspecto de la realidad con una expresa finalidad práctica. (M. Eizaguirre y N. Zabala). La participación significa que en el proceso están involucrados no sólo los investigadores profesionales, sino los diferentes implicados, que no son considerados como simples objetos de investigación sino como sujetos activos que contribuyen a conocer y transformar su propia realidad.
(M. Eizaguirre y N. Zabala).

El diagnóstico participativo nos ayuda a asegurar que la intervención toma en consideración los factores sociales relevantes y que incorpora la participación como estrategia para involucrar a un amplio abanico de actores.

El diagnóstico participativo es... ANÁLISIS SOCIAL + PARTICIPACIÓN

... un proceso que proporciona un marco para recoger, analizar, priorizar e incorporar información social en el diseño, la ejecución y gestión de los Planes Locales.
Las personas y sus problemas son la razón de ser de las intervenciones sociales. El diagnóstico es una herramienta que se emplea para planificar estas intervenciones de acuerdo a sus problemas, necesidades y características. Se lleva a cabo para identificar a los implicados clave y para establecer un marco adecuado de participación en el diseño, la ejecución, el seguimiento y la evaluación de los Planes Locales.

¿Qué nos ayuda a hacer el diagnóstico participativo?
El diagnóstico nos ayuda a: Analizar el contexto Identificar a los implicados. Incorporar sus puntos de vista. Identificar, analizar clasificar y priorizar los problemas. Identificar los recursos existentes con los que hacer frente a estos problemas Establecer un proceso cooperativo en el diseño, la ejecución, el seguimiento y la evaluación del proyecto.

Capitulo

4
LA PARTICIPACIÓN
¿Que es?
Existen numerosas definiciones y aproximaciones a la participación. En el marco de los Planes Locales, entendemos la participación como un proceso por el que los diferentes actores sociales (individuos, grupos, colectivos, entidades, administraciones, instituciones, etc.), con intereses legítimos en el Plan, influyen en el (y son influidos por el), se implican en la toma de decisiones y en la gestión de los recursos y comparten, al tiempo, el control sobre dichas decisiones y recursos que les afectan. Por otra parte, dado que la participación afecta a los fundamentos en los que se asientan los proyectos, programas, planes o políticas, se trata de un área sensible, controvertida y susceptible de diferentes interpretaciones. Básicamente, existen dos formas de entender la participación: bien como un medio para conseguir mejores resultados y mayor eficacia y eficiencia en los proyectos, o bien como un fin en sí misma, inherente al tipo de acción social que se pretende.

En el ámbito de los PLIS, la participación se define en un sentido amplio, a la vez como un medio y como un fin en sí misma.

La participación nos permitirá de un lado, mejorar la eficacia y la eficiencia de las intervenciones, y de otro, fortalecer el sentido de apropiación de los participantes al proporcionarles control sobre el proceso. Por todo ello es un elemento fundamental a la hora de hacer diagnósticos, planear, ejecutar y evaluar las intervenciones. Eficacia: la participación puede ser un medio para aumentar la eficacia de los Planes Locales. Cuando los diferentes actores tienen un interés legitimo en el proyecto y se involucran activamente en la toma de decisiones, es previsible que adquieran mayores niveles de compromiso y compartan los objetivos a ser alcanzados. Eficiencia: mientras que la eficacia tiene que ver con el grado en el que se alcanzan los objetivos establecidos (sin importar los recursos que se utilicen) la eficiencia incorpora la consideración de los costes. Si las actividades del Plan Local se llevan a cabo de manera coordinada y concertada, gracias al enfoque participativo, se contribuirá a la mejora de la eficiencia de la intervención. Apropiación: voluntad y compromiso de los participantes de sumarse a los objetivos del Plan Local. Es importante reconocer que muchos actores podrán sumarse al mismo rápidamente, aunque probablemente sean menos entusiastas a la hora de ejecutar las acciones acordadas una vez que el Plan sea aprobado formalmente. En este sentido, es importante que la apropiación sea real y vaya más allá de las palabras y las promesas, para transformarse en acciones concretas.

Los Objetivos de la participación
A partir de estas consideraciones, se establecen una serie de objetivos para la participación:

1. Organizar una acción grupal para facilitar a los grupos (las personas) excluidos el acceso a los recursos y servicios sociales. 2. Involucrar a los implicados lo mas posible y activamente en el proceso de toma de decisiones. 3. Promover la implicación de los diferentes actores en el proceso de planificación y ejecución del Plan Local. 4. Mejorar los niveles de eficacia y eficiencia de las intervenciones. 5. Sumar compromisos y aportes al Plan Local 6. Contribuir al fortalecimiento de las capacidades de los diferentes implicados.

Principios de la participación
La participación se basa en unos principios que debemos conocer, considerar y respetar: Existe siempre una diversidad de intereses. Para Participar debemos partir del hecho de que los grupos humanos tienen características, historias y perspectivas propias, por lo tanto sus intereses y expectativas son diferentes, lo que hace que el proceso sea dinámico y enriquecedor. Diversidad y especificidad de funciones. Cada uno de los diferentes actores, de acuerdo a sus características y al motivo que lo lleva a participar, debe cumplir una función dentro de un proceso y unos momentos determinados. Es necesario considerar y valorar todos los aportes, reconociendo el valor que puede aportar cada uno de los participantes según sus diferentes características. La concertación. La participación implica una comunicación y una negociación permanentes entre diferentes intereses, conocimientos y actores. Participar implica obtener, conceder, adquirir y aplicar capacidad de llegar a acuerdos, de buscar consensos o puntos de encuentro. Participar es una actividad política. La participación genera poder en las personas, transforma situaciones, propicia alianzas y facilita procesos organizativos. La concertación implica que hay diversos intereses y por lo tanto requiere voluntad y capacidad para la negociación. El fin último de la participación es transformar para mejorar, y como acto de transformación, se mejoran las condiciones de vida de las personas y los grupos.

¿Quién participa?
Partimos de la premisa de que los Planes Locales no se preparan en un despacho ni de manera individual, se elaboran en equipo y en el seno de éste deben estar representados todos los implicados. En el proceso de elaboración del diagnóstico participativo, así como en el resto de las fases del ciclo del Plan Local, deberán por lo tanto participar todos los individuos, organizaciones o grupos que tengan algo que decir y aportar en relación a la exclusión social. De manera no exhaustiva, los principales implicados serían:

Las diferentes Administraciones: Consejerías (y/o Delegaciones Provinciales) de Bienestar Social, Vivienda, Educación, Salud, Empleo. El Ayuntamiento, los Servicios Sociales Municipales y cualquier otro Área Municipal concernida (vivienda, empleo, educación, etc.). Los afectados por la exclusión social (o las instituciones que los representan). Las Entidades de Acción Social. Las Asociaciones de Inmigrantes, Gitanos, Familias, Jóvenes, Mujeres, de Padres de Alumnos, etc. Las Instituciones locales: Asociaciones vecinales, Centros Educativos, Centros de Salud, Policía Local, Iglesia, etc.

Costes y límites a la participación
La participación tiene costes, en tiempo (que estamos alejados del trabajo u otras obligaciones), en dinero (para pagar el transporte, por ejemplo) y en energías (para preparase, estudiar, negociar y para poder aportar al proceso). También tiene límites. Si bien la mayoría de las técnicas participativas se caracterizan por su sencillez, hay algunos

requisitos mínimos para que la participación sea eficaz: dominio de la lectura y la escritura, capacidad para expresar conceptos de manera clara, capacidad de síntesis, capacidades de abstracción y dominio conceptual y finalmente capacidad para integrarse en un grupo heterogéneo y participar.

La participación de los afectados
Al contrario que otras personas, la población en situación de exclusión en muchas ocasiones carece del tiempo, o las capacidades requeridas para articular sus intereses y participar en un proceso colectivo de diagnóstico y planificación. En muchas ocasiones, además, personas con bajos niveles culturales o formativos pueden sentirse cohibidas ante la presencia de personas más cultas o educadas. Por otra parte, estas personas no constituyen un colectivo en sí mismo, sino que son individuos que eventualmente pueden pertenecer o ser adscritos a determinados grupos (gitanos, inmigrantes, jóvenes, por ejemplo), pero que pertenecen a éstos por su condición de inmigrante o gitano, no por su condición de excluido. En otros casos, no pertenecen a ningún grupo o colectivo en particular, otras veces, sencillamente son invisibles. Todos estos factores limitan la participación de los afectados en el proceso de elaboración de los Planes Locales. La solución no es fácil, pero pasa por que la participación sea realmente representativa, de tal manera que podamos recoger el máximo de puntos de vista.

Intensidad de la participación
La participación puede adoptar varias formas y darse con intensidades variables dependiendo de la naturaleza de la actividad y de los roles y responsabilidades de los individuos y grupos involucrados. Distinguimos cuatro niveles en la participación: 1. Compartir información: sería el nivel mínimo de “participación”, a menudo únicamente consiste en mantener a la gente informada. Se trataría de un flujo de información de una sola dirección. 2. Consulta: la consulta significa que hay un flujo de información en dos direcciones (sentidos), un dialogo. No obstante, este dialogo no tiene necesariamente impacto en la toma de decisiones. 3. Toma de decisiones: la participación alcanza un nivel superior cuando involucra a grupos o individuos, en la toma real de decisiones. Los participantes tienen la autoridad y la obligación de tomar decisiones. 4. Iniciar la acción: el último y mayor nivel de participación se alcanza cuando las personas se involucran en la toma de nuevas acciones. Esto requiere un nivel suficiente de empoderamiento y el establecimiento de capacidades organizativas y de gestión.

Capitulo

5
LOS COMPONENTES DEL DIAGNÓSTICO PARTICIPATIVO
Definimos cuatro elementos fundamentales que componen el diagnostico participativo: el análisis del contexto; el análisis de la situación, que incluye a los implicados y los problemas; el análisis de los recursos existentes; y el análisis de las capacidades institucionales.

LOS COMPONENTES DEL DIAGNÓSTICO 1. Análisis del contexto 2. Análisis de la Situación, que comprende: 2.1. Análisis de Implicados 2.2. Análisis de Problemas 3. Análisis de los Recursos 4. Análisis de las Capacidades Institucionales
Es importante aclarar estos componentes no son independientes y que su desarrollo no es, como ocurre de manera global en el ciclo general del proyecto, lineal, sino que se producen saltos, pasos adelante y vueltas hacia atrás, que nos permitirán completar el proceso y enriquecerlo a cada paso.

Detallamos el contenido de cada uno de estos componentes a continuación y explicamos en la “caja de herramientas”, los pasos y métodos de trabajo para desarrollarlos.

1. ANALISIS DEL CONTEXTO
Con el análisis del contexto se pretende desarrollar una visión, lo más precisa posible, de la realidad social del municipio en la que el Plan Local se va a desarrollar y sobre la que pretende incidir. Muchas intervenciones sociales fracasan o experimentan dificultades por haber efectuado un diagnóstico excesivamente superficial del contexto en el que deben insertarse. No se pretende mediante este análisis hacer una tesis doctoral, sino más bien, un estudio operativo del contexto en el que se va a desarrollar la acción del Plan Local. Para ello, deberá incluir por un lado un análisis global de la situación social, económica, demográfica, laboral, educativa, etc. del municipio y de otro, profundizar en el análisis de los grupos en situación de riesgo o exclusión social. El análisis del contexto se completará con los resultados del análisis de los implicados y de los problemas, que detallamos más adelante, y servirá además como elemento de contraste y validación de los mismos. El análisis del contexto tomará forma de una investigación social “empírica y cuantitativa” mientras que el análisis de implicados y problemas se realizará a partir de talleres participativos cuyos resultados serán fundamentalmente “cualitativos”. De esta manera, pretendemos disponer de un diagnostico que nos revele una determinada realidad social a través de magnitudes cuantitativas y en la medida de los posible “medibles”, pero que a la vez nos sirva para entender y explicar procesos sociales complejos, que no pueden ser resumidos, explicados y entendidos únicamente a partir de variables numéricas.

2. ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN
Con el análisis de la situación se pretende identificar cuales son los grupos que conforman una determinada realidad, que problemas afectan a estos grupos, cuales son las relaciones entre los grupos y los problemas identificados y, por último, entre los propios problemas que se han detectado. El análisis de la situación nos proporcionará la información necesaria para, en la fase de formulación, identificar los objetivos, avanzar los criterios de priorización de las alternativas consideradas más deseables y definir las estrategias y líneas de intervención. La primera dificultad que nos encontramos a la hora de realizar el análisis de la situación, es la extraordinaria variedad de procesos, situaciones y colectivos implicados en el fenómeno de la exclusión social. En este sentido, abordar el fenómeno de manera analítica por parte de los agentes que más directa y cotidianamente han de afrontarla no es sencillo: ¿Cómo abordar la cuestión de la exclusión? ¿Desde los colectivos? ¿Desde los problemas, necesidades o carencias identificadas (sean de vivienda, de educación, de empleo, de salud, etc.)? Esta cuestión puede parecer excesivamente teórica, pero no lo es en absoluto, ya que posee implicaciones prácticas, a la hora de diseñar intervenciones concretas: énfasis en la formulación de programas orientados hacia colectivos específicos o estructuración de programas que aborden la cuestión desde las necesidades o las problemáticas asociadas a los diferentes componentes (individuales, grupales, sociales) del proceso de integración-exclusión. Esta situación nos pone ante un dilema: “¿qué es antes la identificación de los beneficiarios o la de los problemas?”. Consideramos que en la realidad, personas y problemas forman una combinación indisoluble que es imposible separar. Cada problema tiene su nombre y apellido social y, como contrapartida, hay que reconocer que no existen

problemas generales que afecten de igual manera a todo el mundo, por lo que la determinación de los problemas siempre se realiza desde un determinado punto de vista. Aunque, ya lo hemos dicho, el proceso de elaboración del diagnostico no es lineal y cada una de las fases, se entrelaza y retroalimenta a las demás, consideramos que en primer lugar hay que saber a quién queremos mejorar, antes de determinar qué es lo que queremos hacer. En tal sentido, proponemos que se comience por el análisis de los implicados (en el que examinaremos a los afectados de una forma u otra por la exclusión social en el contexto determinado de cada municipio), para a continuación realizar el análisis de los problemas. Respecto a la orientación de las intervenciones (hacia colectivos o hacia problemas), la experiencia de formulación de Planes Locales en Alcázar de San Juan, Cuenca y Toledo, nos muestra que es posible alcanzar un equilibrio, combinando intervenciones orientadas a las necesidades y problemas de las personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad o exclusión social (independientemente de su adscripción a determinadas categorías grupales) con intervenciones orientadas a resolver problemáticas que afectan a colectivos específicos.

2.1. Análisis de los implicados
El análisis de los implicados resulta un momento clave a la hora de comenzar la preparación del Plan Local. Por implicados entendemos a individuos, organizaciones o grupos que pueden ser afectados por el resultado del Plan Local o que pueden afectar el desarrollo y los resultados del mismo. Con el análisis de los implicados pretendemos establecer el “quién es quién” en el contexto de la exclusión social en el marco de un municipio determinado. En tal sentido a partir de este análisis pretendemos identificar a los colectivos afectados por la exclusión social (y dentro de ellos a los

grupos o personas que acabarán convirtiéndose en los beneficiarios finales de la intervención) y a las instituciones que participarán en la elaboración del diagnóstico y en el proceso de diseño y ejecución del Plan. Para facilitar y ordenar este proceso, lo dividimos en tres niveles de análisis: análisis de la participación, análisis de los afectados, análisis de beneficiarios.

Análisis de la participación
El análisis de la participación nos va a facilitar la identificación de las personas, grupos e instituciones involucradas o afectadas por la exclusión social en el municipio. A partir de ahí, podremos determinar cuales son las partes cuyos puntos de vista hay que incorporar y que por lo tanto deberán participar en el proceso de diagnóstico y posterior diseño del Plan, analizando al tiempo los intereses y las expectativas de los diferentes involucrados. Mediante el análisis definiremos: Los participantes en el Taller de Diagnostico Compartido, en el que deben estar representados al menos los servicios sociales municipales y las áreas municipales relacionadas; Delegaciones de la Administración regional afectadas; Entidades Sociales; Representantes de las personas y colectivos afectados; entidades Religiosas; Instituciones locales: Asociaciones de vecinales, Centros Educativos, Centros de Salud, Policía Local, etc. Los Miembros de la Mesa Técnica. La selección de los miembros de la Mesa Técnica es un aspecto delicado, sobre todo en municipios “grandes” o con gran presencia de actores sociales. Si en un primer momento la participación en el taller de diagnostico compartido es bastante amplia, la participación en la Mesa técnica debe, por razones operativas, ser más reducida. En este sentido, podría verse limitado el numero de entidades sociales, asociaciones de afectados o asociaciones de vecinos que participan. Es por lo tanto fundamental, pactar con todas las partes un mecanismo de representación que regule

la participación en la Mesa Técnica. De manera contraria, algunas instituciones (especialmente administraciones regionales) podrían mostrarse reticentes a participar en la Mesa Técnica, por lo que deberán realizarse los esfuerzos necesarios para asegurar su participación efectiva. Las instituciones que podrían potencialmente participar en la ejecución del Plan Local, tanto las entidades sociales que eventualmente participarán a través de acciones financiadas por el Plan Local, como las administraciones o instituciones que aportarán recursos no financiados por el Plan Local. El marco institucional para la ejecución del Plan se definirá en la fase de programación operativa y es necesario aclarar que los mecanismos de financiación de las intervenciones los fijarán en su momento los diferentes ayuntamientos a partir de los criterios que estimen oportunos.

Análisis de los afectados
La parte central del análisis de los implicados es el análisis de los afectados, es decir, de las personas o grupos en situación de riesgo o de exclusión social. Este análisis nos permitirá, posteriormente, determinar, dentro de los grupos identificados, el que o los que deben acabar convirtiéndose en los beneficiarios directos Plan Local (en el caso de que se diseñen intervenciones dirigidas a grupos concretos) y establecer, en todo caso, los criterios para identificar a las personas que se encuentren en situación de riesgo o exclusión social y que pasarán a ser los beneficiarios finales de las intervenciones que se diseñen.

Análisis de los beneficiarios
Una vez identificados los afectados, deberemos determinar cuales son los grupos o personas hacia los que se van a dirigir las acciones del Plan Local. Para ello, se decidirá que situaciones debemos priorizar y establecer una serie de criterios de selección, dependiendo de la gravedad de los problemas, la extensión de los mismos, el peso demográfico del grupo afectado, etc. La definición de los beneficiarios y el

establecimiento de prioridades en la intervención, se realizará en la fase de diseño, sobre la base de los datos que obtengamos del diagnóstico, incluyendo el análisis de los problemas. No debemos olvidar que los beneficiarios de los Planes Locales son las personas y no a las instituciones, en definitiva, son medios que contribuyen a mejorar la situación de aquellas.

2.2. Análisis de problemas4
Los problemas “van” siempre con las personas o, dicho de otra manera, no hay problemas sin personas. Por lo tanto, con el análisis de problemas se complementa el análisis efectuado anteriormente pero, si antes éste se efectuaba en función de los distintos implicados, ahora se trata de identificar los problemas que afectan a los colectivos en situación de exclusión social y de establecer las relaciones que existen entre esos problemas. Para ello, elaboraremos un diagrama de causas y efectos entre los distintos problemas identificados mediante un árbol de problemas. Este árbol será, ciertamente, una representación simplificada de la realidad, de fenómenos sociales cuyas interacciones tienden a resultar muy complejas. Pero, hay que recordar que no se trata (al menos no sólo) de analizar la realidad, sino de establecer las bases de una intervención operativa y, para eso, el árbol de problemas resulta una herramienta sumamente útil.

H. Camacho, L. Cámara, R. Cascante y H. Sainz. El Enfoque del Marco Lógico: 10 Casos prácticos. Fundación CIDEAL y Acciones de Desarrollo y Cooperación. Madrid, 2001

4

3. ANÁLISIS DE LOS RECURSOS
El análisis del contexto y de la situación nos va a ayudar a identificar a los colectivos en riesgo o situación de exclusión social así como los problemas que les afectan. Esta información resultará fundamental, para, en la fase de diseño, establecer el tipo de ayuda y los servicios que prestará el Plan Local. Con el análisis de los recursos se pretenden identificar cuales son los medios (recursos sociales) existentes y disponibles y los recursos que sea necesario crear para afrontar y resolver dichos problemas. El conocimiento de los recursos, nos va a permitir, de acuerdo a los objetivos de los PLIS, evitar los solapamientos y la duplicidad en las actuaciones; evitar el excesivo gasto de recursos públicos; y evitar la dispersión y la desorganización, incrementando de esta forma los niveles de eficacia y eficiencia de las intervenciones.

4. ANÁLISIS DE LAS INSTITUCIONALES

CAPACIDADES

El análisis de las capacidades institucionales constituye en realidad una fase del análisis de los recursos pero dada su importancia, preferimos darle un tratamiento específico. Este tipo de análisis es particularmente importante en intervenciones en las que, como en los PLIS, la ejecución recae en buena parte en un conjunto de instituciones locales. En tal sentido, este tipo de análisis nos ayudará a: Conocer las capacidades técnicas, los servicios que prestan y las actividades desarrolladas por las diferentes entidades de acción social. Identificar sus capacidades para prestar servicios y gestionar intervenciones en el marco del Plan Local.

Identificar y diseñar intervenciones pertinentes y factibles, teniendo en cuenta la capacidad real de las instituciones, y a definir medidas de apoyo para fortalecer dichas capacidades. Identificar las instituciones contraparte que potencialmente podrán participar en la gestión y ejecución del Plan Local, los servicios que puedan prestar y los roles y responsabilidades que deberán asumir. Dado que se trata de analizar a las diferentes entidades que de una forma u otra podrán participar en todo el ciclo del Plan Local, el análisis de las capacidades institucionales debería ser realizado por un agente EXTERNO al marco institucional del Plan Local, sin intereses en los resultados del mismo. Este análisis, tomará en consideración aspectos tales como, la misión y objetivos de las entidades, la capacidad técnica y financiera, la experiencia en gestión de intervenciones sociales, el tipo de intervenciones desarrolladas, el perfil de los usuarios a los que presta servicios, los protocolos de atención y los procedimientos de seguimiento y evaluación. Se adjunta en anexo una tabla con variables e indicadores para la realización del análisis. La valoración se realizará a partir de cuestionarios, examen documental y entrevistas abiertas semiestructuradas con responsables y técnicos de las Entidades Sociales.

Capitulo

5
LAS FASES ELABORACIÓN DIAGNOSTICO DE DEL

Todo el proceso de elaboración de los Planes Locales (y por lo tanto el diagnóstico participativo) se basará, fundamentalmente, en los trabajos del Taller de Diagnóstico Compartido y de la Mesa Técnica. Los trabajos tendrán como referente el Enfoque del Marco Lógico (EML) un método de planificación participativa por objetivos que ofrece una secuencia ordenada de etapas para la preparación de una intervención y unas técnicas de visualización de los acuerdos alcanzados. Para la elaboración del diagnóstico se podrán combinar además otros métodos de trabajo (análisis documental, grupos de discusión, entrevistas, etc.). Señalamos a continuación la secuencia temporal (en fases) a partir de las cuales deberán desarrollarse los diferentes componentes del diagnostico participativo.

FASES EN LA ELABORACIÓN

COMPONENTES DEL DIAGNOSTICO Previo al taller de diagnostico compartido, el Ayuntamiento invitará los actores e instituciones, familiarizadas con la exclusión social en el municipio para realizar:

1. Taller Preliminar

Una primera recogida de información que permita analizar el contexto general del municipio. Un análisis evaluativo de eventuales intervenciones desarrolladas en el ámbito del PRIS y/o de la exclusión social. El análisis de la participación. El taller de diagnostico compartido:

2. Taller de Diagnóstico Compartido

Realiza el análisis de afectados. Desarrolla el análisis de problemas (árboles de problemas). Identifica las necesidades de información. Sobre la base de las informaciones recogidas en las dos fases anteriores, la Mesa Técnica:

3. Mesa Técnica

Elabora el análisis del contexto. Realiza el análisis de beneficiarios. Realiza el análisis de recursos. Participa en el análisis de las capacidades institucionales.

CAJA DE HERRAMIENTAS
1. 2. 3. 4. 5. 6. Análisis de la Participación Análisis de Afectados Análisis de Problemas Análisis del Contexto Análisis de Beneficiarios Análisis de Recursos

ANÁLISIS DE PARTICIPACIÓN5

LA

El primer paso en el análisis de los implicados será desarrollar una imagen global de todas las personas, grupos e instituciones involucradas o afectadas por la exclusión social en el municipio. A continuación los clasificaremos en categorías, se proponen algunas: Servicios Municipales, Administraciones Regionales, Entidades Sociales, Representantes de afectados, Organizaciones o instituciones locales (policía, centros educativos, asociaciones de vecinos, etc.), etc. Una vez hecho esto, se analizaran sus diferentes puntos de vista, intereses, potencial, aportes que eventualmente puedan hacer al Plan Local, etc, para poder seleccionar a aquellos cuyos puntos de vista parezca necesario tener en cuenta a la hora de realizar el diagnostico y el diseño del Plan Local asegurando el mayor nivel de representación posible de las diferentes categorías anteriormente identificadas. Finalmente, se decidirá quienes deben participar en el taller de diagnóstico, en la mesa técnica y cual debería ser a priori la estructura institucional del Plan. En todos estos pasos, debemos tener en cuenta que algunos implicados pueden ser activos, influyentes y estar bien organizados. Otros, por el contrario serán invisibles e inaudibles. Algunos serán favorables al Plan Local, otros se opondrán y otros pueden intentar capitalizar sus beneficios.

Basado en: H. Camacho, L. Cámara, R. Cascante y H. Sainz. El Enfoque del Marco Lógico: 10 Casos prácticos. Fundación CIDEAL y Acciones de Desarrollo y Cooperación. Madrid, 2001. El Enfoque del Marco Lógico. Instituto Universitario de Desarrollo y Cooperación (IUDC-UCM) y Fundación Centro Español de Estudios de América Latina (CEDEAL). Madrid, 1997

5

EL ANÁLISIS DE LA PARTICIPACIÓN
1. Identificamos a todas las partes concernidas 2. Los clasificamos en categorías (por ejemplo): Servicios Municipales Administraciones Regionales Entidades Sociales Representantes de afectados Organizaciones o instituciones locales (policía, centros educativos, asociaciones de vecinos, etc.) Otras 3. Analizamos su diferentes puntos intereses, potencial, aportes, etc. de vista,

4. Seleccionamos a aquellos cuyos puntos de vista debamos tener en cuenta 5. Precisamos: Participantes en el taller de planificación Posibles miembros de la Mesa Técnica Marco Institucional (potenciales ejecutores del Plan Local y aliados)

ANÁLISIS DE AFECTADOS6

LOS

Partimos de la base de que los objetivos del Plan Local deben recoger las necesidades de los grupos, colectivos o personas afectadas por la exclusión social en nuestro municipio. Por lo tanto, es necesario que desde el principio nos pongamos de acuerdo en “quienes” son los afectados por la exclusión social, antes de analizar sus problemas. Para ello, mediante un ejercicio de lluvia de ideas escribiremos el nombre de todos los grupos o colectivos afectados por la exclusión social. Posiblemente, como resultado de este ejercicio obtendremos un listado muy amplio, que será necesario acotar, por lo que eliminaremos, en primer lugar, las tarjetas que se refieran a colectivos que están fuera del área de influencia del PRIS. A continuación eliminaremos las tarjetas que hagan referencia a problemas que afectan a determinados colectivos y no a colectivos en si mismos. Finalmente, clasificamos las tarjetas restantes y las agrupamos en categorías de colectivos que recojan rasgos comunes. Sobre esta lista escoger a los grupos que potencialmente se convertirán en los beneficiarios del Plan Local y sobre los cuales realizaremos el análisis de problemas. Para ello tendremos que ponernos de acuerdo y decidir que intereses o colectivos debemos priorizar (sobre la base del peso demográfico, la gravedad de los problemas -que a priori- les afectan, etc.) a la hora de hacer el análisis de problemas.

Basado en: H. Camacho, L. Cámara, R. Cascante y H. Sainz. El Enfoque del Marco Lógico: 10 Casos prácticos. Fundación CIDEAL y Acciones de Desarrollo y Cooperación. Madrid, 2001. El Enfoque del Marco Lógico. Instituto Universitario de Desarrollo y Cooperación (IUDC-UCM) y Fundación Centro Español de Estudios de América Latina (CEDEAL). Madrid, 1997

6

EL ANÁLISIS AFECTADOS

DE

LOS

1. Escribimos el nombre de todos los grupos o colectivos afectados por la exclusión social (lluvia de ideas). 2. Eliminamos las tarjetas que se refieran a colectivos que no entren dentro de las categorías PRIS. 3. Eliminamos las tarjetas que se refieran a problemas y no a colectivos. 4. Clasificamos las tarjetas restantes y las agrupamos en categorías de colectivos que recojan rasgos comunes. 5. Decidimos que intereses y colectivos debemos priorizar para realizar el análisis de problemas.

ANÁLISIS PROBLEMAS
EL PUNTO DE PARTIDA

DE

El punto de partida a partir del cual vamos a efectuar el análisis de problemas del plan local es la exclusión social. Pero exclusión social es un término muy amplio, con muchos significados, por lo que es difícil trabajar con él. Por lo tanto, vamos a utilizar una definición de exclusión social que sea manejable y coherente con la filosofía de los PLIS. Para nuestro trabajo de diagnóstico, definimos exclusión social como:

DEFINICIÓN DE EXCLUSIÓN SOCIAL: Existencia de graves dificultades de acceso al sistema normalizado de servicios y recursos sociales, relativos a: Salud Educación Promoción de vivienda Servicios públicos de formación y empleo Servicios sociales básicos

A partir de esta definición, pasaremos a examinar los problemas de los colectivos que hemos retenido en el análisis de afectados.

DEFINICIÓN DE PROBLEMA: Necesidad insatisfecha. Situación desfavorable, según las expectativas de un grupo poblacional. Situación generadora de conflictos. Estado negativo existente

EL EXAMEN DE LOS PROBLEMAS
Para ello, por cada uno de los colectivos, identificaremos los principales problemas que les afectan a partir de un ejercicio de lluvia de ideas.

LA FORMULACIÓN DE LOS PROBLEMAS: 1. Identificar los problemas imaginados o futuros existentes, no posibles,

2. Un problema no es la ausencia de una solución, sino un estado negativo existente. 3. Solamente un problema por tarjeta

Una vez identificados los problemas del primer colectivo, los clasificamos y agrupamos en categorías (vivienda, empleo, educación, etc.) y repetimos el ejercicio con el resto de colectivos. Una vez finalizado este ejercicio, examinamos cuáles son las categorías de problemas comunes y cuáles son específicas de determinado colectivo o colectivos, agrupando en cada categoría los respectivos problemas identificados, procediendo a continuación a elaborar los árboles de problemas (uno por cada categoría identificada).

EL EXAMEN DE LOS PROBLEMAS
1. Identificamos los principales problemas del primer colectivo (lluvia de ideas). 2. Clasificamos los problemas en categorías (vivienda, empleo, educación, etc.). 3. Repetimos el ejercicio con el resto de colectivos. 4. Examinamos los problemas comunes y los específicos y los agrupamos. 5. Elaboramos los árboles de problemas (uno por cada categoría identificada).

LA ELABORACIÓN PROBLEMAS7

DE

LOS

ÁRBOLES

DE

Partiendo de los problemas identificados, se analizará la situación y se visualizarán las principales relaciones causales que existen entre los problemas por medio de un árbol de problemas.

EL DESARROLLO DE PROBLEMAS:

DEL

ÁRBOL

1. Seleccionamos un problema central para su análisis 2. Identificamos las causas sustanciales directas del problema central 3. Identificamos problema los efectos directos y del

4. Construimos un árbol de problemas que muestre las relaciones de causa y efecto entre los problemas 5. Revisamos el árbol de problemas y hacemos los ajustes necesarios

7

Basado en: El Enfoque del Marco Lógico. Instituto Universitario de Desarrollo y Cooperación (IUDCUCM) y Fundación Centro Español de Estudios de América Latina (CEDEAL). Madrid, 1997

EL ÁRBO L DE PROBLEM AS

D IR E C C IÓ N D E LO S EFEC TO S

PROBLEM A CENTRAL

D IR E C C IÓ N D E LAS C AU SAS

Las causas sustanciales y directas del problema focal se colocan paralelamente debajo de éste. Los efectos sustanciales y directos del problema focal se colocan paralelamente encima de éste. Luego se sigue desarrollando las causas y los efectos con el mismo principio hasta formar el árbol de problemas. Siguiendo estas indicaciones habremos elaborado el primero de nuestros árboles. El procedimiento se repetirá tantas veces como categorías hayamos identificado. Una vez elaborados, los árboles de problemas nos ofrecerán una visión de la situación de la exclusión social en el municipio, estructurada en torno a una serie de problemas (y de colectivos), estableciendo las relaciones de causalidad que se establecen entre ellos. Evidentemente, esas relaciones constituyen una simplificación de la realidad, pero permiten determinar una jerarquización de los problemas y ofrecen una base para una posible intervención.

ALGUNAS DIFICULTADES A LA HORA DE ELABORAR LOS ÁRBOLES8
Las dificultades más típicas que nos encontramos a la hora de elaborar el árbol de problemas son los siguientes:

1 2 3
8

Dificultades en la identificación de los problemas. Es muy frecuente que los problemas se enuncien de manera muy poco precisa. Por ejemplo, se identifican problemas como “la marginalidad” o “la salud”. Este tipo de enunciados son escasamente operativos, por lo que debemos intentar enunciar los problemas de la manera más precisa y univoca posible. Dificultades en la valoración de lo que efectivamente es un problema. Los problemas se perciben siempre desde un determinado punto de vista y desde unos intereses específicos. La percepción sobre determinados aspectos entre los diferentes participantes del taller no tiene en muchas ocasiones porqué ser coincidente. En estos casos no hay soluciones universales, aunque respetando el principio de la participación, es aconsejable dejar que todos los participantes expresen lo que crean conveniente. Definición de los problemas como “falta de soluciones”. En muchas ocasiones los problemas se formulan en enunciados del tipo: “falta de...”, “no hay...”. Sin ser excesivamente ortodoxos y admitiendo que en ocasiones la falta de determinados derechos, bienes, recursos o servicios, puede efectivamente constituir un problema, en principio y en la medida de lo posible, los problemas no deben enunciarse como falta de soluciones ya que de esta manera se está describiendo lo que quiere hacerse y no, en realidad, el problema que existe.

H. Camacho, L. Cámara, R. Cascante y H. Sainz. El Enfoque del Marco Lógico: 10 Casos prácticos. Fundación CIDEAL y Acciones de Desarrollo y Cooperación. Madrid, 2001.

4

Dificultades para establecer la causalidad de los problemas. En realidad, las causalidades verticales y univocas que propone este tipo de análisis funcionan solo a medias. Las relaciones entre los problemas tienden a ser bastante más complejas. Un mismo problema puede aparecer en distintas raíces del árbol, o se pueden establecer retroalimentaciones entre los problemas, estableciéndose lógicas circulares. Sin tener una solución absoluta, el árbol de problemas tiene que tender a abrirse en los niveles inferiores. Dicho de otra manera, cualquier problema es provocado por más de una causa. Debemos rechazar la existencia de problemas “madre”, cuya solución determinaría la solución de numerosos problemas situados en los niveles superiores. Este tipo de problemas (“la pobreza”, “la marginación”, “la desestructuración”) tienden a ser enunciados que resumen un gran numero de problemas más concretos, que son los que deben interesarnos y los que debemos poder desgranar.

ANÁLISIS CONTEXTO

DEL

Más allá de consideraciones y necesidades locales de información que puedan surgir en cada municipio concreto, los aspectos básicos y comunes que debe contener el análisis del contexto en todos los Planes Locales los podemos agrupar en dos grandes categorías: análisis general del contexto y análisis de la población en riesgo o situación de exclusión. Se indican en la tabla siguiente los elementos en los que se debe basar la recogida de información y detallamos en el anexo 1 indicadores concretos que puedan guiar la recogida de datos, así como algunas fuentes de información a las que se puede recurrir.
1. ANÁLISIS GENERAL DEL CONTEXTO Población Hogares Familias Vivienda Educación Empleo Salud 2. ANÁLISIS DE LA POBLACIÓN EN RIESGO O EN SITUACIÓN DE EXCLUSIÓN SOCIAL Perfil de los usuarios de los servicios sociales, PRIS y Entidades Sociales. Niveles de Renta y Situación de pobreza Beneficiarios de prestaciones sociales Situación de la población inmigrante Situación de la población gitana Familias en conflicto La infancia/juventud en riesgo o exclusión

El análisis del contexto comienza en los talleres Preliminar y de Diagnóstico Compartido, en los que se efectúa una primera recogida de la información que se encuentre disponible en esos momentos. En ambos talleres, además, se detectará la información que, siendo necesaria, no se encuentra disponible. A partir de ahí, la Mesa Técnica será la encargada de organizar la información disponible y de recoger la información necesaria que no haya aflorado anteriormente. Como método de trabajo para realizar esta recogida de información, se propone la constitución de Grupos de Trabajo, organizados por áreas

temáticas (empleo, educación, inmigrantes, p.ej.) y compuestos por miembros de la Mesa Técnica con experiencia en el área temática correspondiente y que puedan disponer o acceder a fuentes de información relevantes para recabar los datos precisados. La recogida de información se realizará fundamentalmente a partir de fuentes secundarias de información (análisis documental) aunque puede ser combinada con entrevistas a informantes clave y con grupos de discusión. Paralelamente, el Ayuntamiento y las Entidades Sociales podrán realizar una explotación de sus bases de datos para elaborar un perfil, lo más detallado posible, de los usuarios de los servicios que se entienda puedan estar en situación de vulnerabilidad o exclusión social.

EL ANÁLISIS DEL CONTEXTO
1. Los Talleres Preliminar y de Diagnóstico compartido: a. Recogen la información disponible. b. Identifican las necesidades de información. 2. La Mesa Técnica: a) Organiza la información disponible. b) Identifica la información relevante que es necesario recabar. c) Organiza grupos de Trabajo. d) Recoge y sistematiza la información. 3. El Ayuntamiento y las E.S elaboran el perfil de los usuarios

ANÁLISIS BENEFICIARIOS

DE

De manera general, son beneficiarios de los Planes Locales, las personas socialmente vulnerables o en situación de exclusión social. De manera específica, cada municipio deberá definir a los beneficiarios concretos del PLIS, esto supone, determinar quienes y cuantas son las personas socialmente vulnerables o en situación de exclusión social y conocer cuales son sus necesidades. Estas cuestiones serán fundamentales a la hora de programar las intervenciones y establecer los presupuestos. La cuantificación de los potenciales beneficiarios del Plan Local la realizaremos a partir de tres niveles de análisis: el análisis del contexto general, el de las poblaciones en riesgo o exclusión y el de los usuarios de los Servicios Sociales Municipales, de las intervenciones PRIS y de las Entidades Sociales.

Análisis contexto general
M

Análisis población en riesgo o exclusión
G

Análisis usuarios PRIS

Con el cruce y explotación de los datos que nos aporta el análisis del contexto podremos estimar de manera general cual es el volumen potencial de beneficiarios que podría atender el Plan Local a largo plazo. Se trata de un análisis macro que facilitará una visión de conjunto de las principales tendencias, situaciones y poblaciones presentes en el municipio. Esta estimación puede ir afinándose a partir de los datos que obtengamos del análisis de los colectivos en situación o riesgo de exclusión (población en situación de pobreza, gitanos, inmigrantes, etc.), que deberían concretar pesos demográficos y problemáticas concretas. Los datos que se obtengan a partir de este análisis, deberían poder facilitarnos una programación a medio plazo. Finalmente, los beneficiarios inmediatos (a los que deberemos atender desde el primer año de ejecución) del Plan Local, se encuentran entre los usuarios de los Servicios Sociales Municipales, de las intervenciones PRIS y de las Entidades Sociales.

Análisis contexto general

Beneficiarios PLIS

Análisis población en riesgo o exclusión

Análisis usuarios PRIS

Definir el perfil de los beneficiarios finales del Plan Local, es quizás una de las tareas más difíciles a las que se han enfrentan las Mesas Técnicas, dada la complejidad del fenómeno de la exclusión social y la enorme variedad de colectivos, procesos y problemas implicados en el mismo. Con el fin de facilitar la tarea, proponemos un método de valoración9 basado en conjunto de conceptos clave que entendemos ordenan y sistematizan una serie de variables e indicadores (Anexo plantilla de indicadores10), que en diferentes combinaciones, resumen las posibles situaciones de vulnerabilidad o exclusión social.

CONCEPTOS CLAVE Información Habilidades sociales Autonomía física / psíquica Empleo Formación / Educación Participación social Aceptación social Relaciones familiares Organización de la unidad familiar Recursos económicos Vivienda

Sin pretender que los conceptos propuestos sean universales y den respuesta a todos los casos posibles, consideramos que condensan los aspectos más significativos que determinan la exclusión social que fueron recogidos y analizados en los procesos de elaboración del II Plan Regional de Integración Social (PRIS) y de los PLIS de Alcázar de San Juan, Cuenca y Toledo. Estas variables (y los indicadores que las sustentan) quedan por lo tanto abiertas a la discusión, revisión y adaptación a los diferentes contextos locales.

y 10 Véase: M. Martín Muñoz. Manual de Indicadores para el diagnóstico social. Departamento de Bienestar Social del Gobierno Vasco.

9

En base a estos conceptos se define una tabla de valoración que nos ayudará a determinar las situaciones de vulnerabilidad o exclusión social.

VARIABLES INFORMACIÓN HABILIDADES SOCIALES AUTONOMIA PSÍQUICA/FÍSICA RELACIÓNES FAMILIARES ORGANIZACIÓN UNIDAD FAMILIAR RECURSOS ECONÓMICOS TRABAJO/OCUPACIÓN FORMACIÓN/EDUCACIÓN VIVIENDA PARTICIPACIÓN SOCIAL ACEPTACIÓN SOCIAL

ADECUADO DEFICITARIO

MUY DEFICITARIO

La asignación de un valor (adecuado, deficitario, muy deficitario) a cada variable se realiza a partir de la plantilla de indicadores, de acuerdo a los criterios que se especifican en las mismas. La tabla de valoración, nos ayudará además a responder a otra de las cuestiones que se planteaban al principio, cuales son las necesidades, y servirá al tiempo para contrastar los resultados del análisis de problemas.

De acuerdo a los resultados de la tabla de valoración, se propone la siguiente clasificación: CLASIFICACIÓN Situación deficitaria coyuntural Situación vulnerabilidad social CONDICIONES De 1 a 3 variables en situación DEFICITARIA De 1 a 3 variables en situación MUY DEFICITARIA De 4 a 6 variables en situación DEFICITARIA Más de 3 variables en situación MUY DEFICITARIA Insistimos en que se trata de una propuesta, por lo que tanto la clasificación de las situaciones, como las condiciones que las determinan, están abiertas a revisión y modificación, según los criterios que consideren oportunos las diferentes Mesas Técnicas y por supuesto, los diferentes trabajadores sociales.

Situación de exclusión social

ANÁLISIS RECURSOS

DE

Mediante el análisis, queremos identificar los recursos sociales disponibles en el municipio relativos, fundamentalmente, a Empleo y Formación Ocupacional; Vivienda; Familias; Conciliación familiar y atención a dependientes; Situaciones de emergencia social; atención a Inmigrantes; Salud; Educación; Infancia y juventud: ocio y tiempo libre, drogas, educación sexual, etc. En España existen tres niveles de gobierno: Administración General del Estado, Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales (Ayuntamientos, Diputaciones...). Esto significa que la distribución de competencias administrativas y jurídicas está repartida entre estos tres niveles y que por tanto las ayudas y servicios sociales públicos pueden estar financiados, organizados y activados por una institución del Estado, una institución de las comunidades autónomas y/o una institución local. Por otra parte, numerosas Entidades Sociales (en su mayoría cofinanciados por alguna administración y/o por el Fondo Social Europeo) y sindicatos son prestatarios de servicios sociales. Como método de trabajo, se propone estratificar el examen por niveles: Estatal; Regional y Provincial; y Local. Se examinarán los diferentes Planes y Programas sectoriales así como las guías de recursos existentes en cada uno de los niveles. Este análisis, puramente documental, se combinará y completará, por un lado, con entrevistas a técnicos y responsables de las administraciones regionales, provinciales y locales, sindicatos y Entidades Sociales y por otro con exposiciones a la Mesa Técnica que podrán realizar los representantes de estas instituciones así como representantes de sindicatos y entidades sociales presentes en el municipio.

RECURSOS Empleo y Ocupacional Vivienda Familias Conciliación, atención a dependientes Situaciones emergencia social Inmigrantes Salud Educación de Formación

NIVELES

METODOS
Examen de Planes y Programas Estatales (Programas de Apoyo a Familias, Programas para Menores en situación de dificultad socia, Plan para la Integración Social de Inmigrantes, Plan de Formación e Inserción profesional, Plan de Vivienda 2005-2008, etc).

ESTATAL
Examen de guías sectoriales de recursos sociales (Guía 05 de Ayudas Sociales Para las familias y Catálogo de prestaciones de los servicios sociales de atención primaria del MTAS, Guías de ayudas estatales a la vivienda del Mº de la Vivienda, Guía de Entidades Sociales y Recursos de Empleo del INJUVE, etc.) Examen de Planes y Programas Regionales de las Conserjerías de Bienestar Social, Empleo, Educación, Salud, Vivienda, etc.

REGIONAL / PROVINCIAL

Entrevistas a Técnicos y Responsables de las Consejerías Exposiciones a la Mesa Técnica por parte de Técnicos y Responsables de las Consejerías Examen de Planes Y Programas Municipales (áreas de Servicios Sociales, Juventud, Empleo, Inmigración, Vivienda, etc.) Entrevistas a Técnicos y Responsables de las Áreas Municipales.

Infancia y juventud: ocio y tiempo libre, drogas, educación sexual, etc.

LOCAL

Exposiciones a la Mesa Técnica por parte de Técnicos y Responsables de las Áreas Municipales. Entrevistas y Exposiciones en la Mesa Técnica de Técnicos y Responsables de Entidades Sociales y Sindicatos.

Como resultado de estos trabajos se elaborarán una serie de fichas (ordenadas por categorías de empleo, educación, vivienda, etc.) en las que se recojan datos básicos relativos al tipo de recurso, la institución que lo presta, los objetivos, beneficiarios a los que va dirigido, requisitos de acceso, tramitación y presentación de solicitudes, datos de contacto.

DENOMINACIÓN DEL RECURSO: ENTIDAD / INSTITUCIÓN: DATOS DE CONTACTO Dirección: Teléfono: Persona de contacto: OBJETIVOS:

BENEFICIARIOS:

TRAMITACIÓN:

DOCUMENTACIÓN / REQUISITOS:

PRESENTACIÓN DE SOLICITUDES:

ANEXOS

1. Variables e indicadores para la realización del análisis de las capacidades institucionales 2. Indicadores de contexto 3. Plantillas de indicadores para la valoración de beneficiarios

Anexo

1

DIMENSIONES, VARIABLES E INDICADORES PARA LA REALIZACIÓN DEL ANÁLISIS DE LAS CAPACIDADES INSTITUCIONALES

VARIABLES E INDICADORES PARA LA REALIZACIÓN DEL ANÁLISIS DE LAS CAPACIDADES INSTITUCIONALES
DIMENSIONES DE ANÁLISIS VARIABLES E INDICADORES Misión, objetivos, visión y valores Existencia de un Plan Estratégico / POAs Coherencia entre los servicios, programas, actividades y recursos de la organización con los objetivos estratégicos, misión y visión. Experiencia en intervenciones sociales en el marco del PRIS/EQUAL/FSE/S.S. Municipales Experiencia en otro tipo de intervenciones sociales Numero de proyectos / Actividades ejecutados de media al año (en los últimos x años) Tiempo de actividad en ejecución de proyectos de intervención social Nº de trabajadores con contrato laboral Nº de voluntarios que colaboran de forma constante Existencia de un plan de financiación Recursos propios Recursos externos Nº de socios que pagan una cuota periódica Diversificación de las fuentes de financiación Se cuenta con presupuestos por actividades, programas y servicios, vinculados a resultados y objetivos coherentes con la estrategia global. Se cuenta con un conjunto estable de financiadores

Aspectos institucionales

Experiencia en gestión de Intervenciones sociales

Personal

Capacidad financiera

Pertenencia a redes

Colaboración interinstitucional

Atención a usuarios

Seguimiento, evaluación y auditoría

Otras

Locales Regionales Nacionales Existencia de relaciones de colaboración y alianzas con otras organizaciones Coordinación con otras entidades para la derivación de usuarios. Identificación y desarrollo de protocolos de atención a usuarios Recogida y sistematización de datos de usuarios. Sistemas de seguimiento/ tutorización de usuarios y medición de adquisición de competencias Presencia de mecanismos de seguimiento, evaluación (propios) y auditoría Calidad y periodicidad en la entrega de informes de seguimiento y justificación (Ayuntamiento / Consejería). Sistematización y difusión del conocimiento – publicaciones Certificación externa

Anexo

2

INDICADORES DE CONTEXTO

1. ANÁLISIS GENERAL DEL CONTEXTO
1.1. Población Población total Población x sexo Población x grupos de edad Población x barrios / zonas geográficas 1.2. Hogares Nº de hogares Composición 1.3. Familias Monoparentales Pareja sin hijos Pareja con hijos Personas solas Numero de personas 1.4. Vivienda Número de viviendas Precio medio de la vivienda libre Precio medio de la vivienda libre nueva Precio medio de la vivienda libre segunda mano Precio medio de la vivienda protegida Precio medio alquiler vivienda libre Precio medio alquiler de la vivienda protegida Viviendas protegidas 1.5. Educación Niveles de instrucción de la población. Tasas de escolarización por edades y sexos. Enseñanza: Centros Educativos: Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria. Datos % población gitana e inmigrante.

FUENTES DE INFORMACIÓN
Censo de Población y viviendas. Padrón municipal. Instituto Nacional de Estadística (INE). Anuario Estadístico Castilla-La Mancha (Instituto Estadística CLM) Estadísticas Municipales. Ficha Municipal (IES CLM) Datos Básicos (IES CLM) Informe Socioeconómico Castilla La-Mancha (Consejo Económico y Social CLM) Consejería de Vivienda

Anuario Estadístico Castilla-La Mancha 2004 ((ES CLM) Estadísticas Municipales. Ficha Municipal (IES CLM) Consejería de Educación

1.6. Empleo Población Económicamente Activa Tasa de ocupación Tasa de paro Estructura de la ocupación por sectores Trabajadores afiliados a la Seguridad Social Temporalidad Desempleo Paro registrado Paro registrado x nivel de estudios Desempleo de larga duración Desempleo de muy larga duración Beneficiarios de prestaciones de desempleo y tasa de cobertura 1.8. Salud Numero de tarjetas sanitarias solicitadas por inmigrantes sin recursos Numero de tarjetas sanitarias solicitadas por personas sin recursos

Encuesta de Población Activa (EPA) Instituto Nacional de Empleo (INEM) SEPECAM

SESCAM

2. ANÁLISIS DE LA POBLACIÓN EN RIESGO O EN SITUACIÓN DE EXCLUSIÓN SOCIAL
2.1. Niveles de Renta y Situación de pobreza Clasificación de la pobreza según la Renta Media Disponible Neta Hogares pobres: numero, composición, edades. Estimación población pobre, % sobre el total 2.2. Beneficiarios de prestaciones sociales Numero de beneficiarios de pensiones de incapacidad permanente Numero de beneficiarios de pensiones no contributivas Numero de beneficiarios de pensiones asistenciales Numero de beneficiarios del Ingreso Mínimo de Inserción (IMI). Numero de beneficiarios de Ayudas de Emergencia.

FUENTES DE INFORMACIÓN
Informes Cáritas Foessa /

Consejería Bienestar Social MTAS SEPECAM

2.3. Situación de la población inmigrante Numero de personas extranjeras empadronadas. Numero de extranjeros con autorización o tarjeta de residencia(sexos, edades y países de procedencia). Numero de extranjeros con permiso de trabajo (sexos, edades y países de procedencia). Numero de extranjeros (estimación) sin permiso de residencia. Numero total de población extranjera (sexos, edades y países de procedencia). Nivel de estudios: Tasas empleo / desempleo Sectores de ocupación Subempleo (trabajo sin contrato) Situación familiar

2.4. Situación de la población gitana Población total Población x sexo Población x grupos de edad Población x barrios / zonas geográficas Estado civil Tasas empleo / desempleo Fuentes de ingreso Sectores de ocupación Tasas de matriculación (x sexos y edades). Tasas de absentismo, fracaso y abandono escolar (x sexos y edades).

Padrón municipal. INE. Anuario Estadístico Castilla-La Mancha 2004 (Instituto Estadística CLM). Estadísticas Municipales. Ficha Municipal (IES CLM). Datos Básicos (IES CLM). Informe Socioeconómico Castilla La-Mancha (Consejo Económico y Social CLM). Anuario estadístico de la Inmigración (Observatorio Permanente de la Inmigración. S.E. Inmigración y Emigración. MTAS). DG Inmigración. Consejería Empleo. CCOO / UGT. INEM SEPECAM La población gitana en Castilla la Mancha 2003. EDIS Población gitana y empleo. 2005. FSG Padrón Municipal Consejería Educación

2.5. Familias en conflicto Análisis de datos del Programa de orientación y mediación familiar Análisis de datos del Programa de apoyo a familias en cuyo seno se produce violencia familiar. 2.6. La infancia / juventud en situación de riesgo o exclusión Tasas de matriculación (x sexos y edades). Tasas de deserción, fracaso y abandono escolar (x sexos y edades). Nivel de estudios 16-18 años. Datos consumo alcohol y drogas. Numero y características de menores en el Programa de Acogimiento Residencial y Familiar. Numero y características de menores en el Programa de Atención a Menores en Conflicto. Numero y características de jóvenes en Programas de garantía Social. Número de embarazos en menores de 20 años. Número de menores que han realizado interrupciones voluntarias de embarazo

Consejería Bienestar Social Servicios Sociales Municipales

Consejería Educación Consejería Bienestar Social SEPECAM Centros de Orientación Familiar (COF)

Anexo

3

PLANTILLAS DE INDICADORES PARA LA VALORACIÓN DE BENEFICIARIOS11

Basadas en la propuesta metodológica de M. Martín Muñoz y revisadas por GPI Consultores y la Mesa Técnica del PLIS de Toledo.

11

1. INDICADORES PARA VALORAR LA SITUACIÓN FAMILIAR

1.1. RELACIÓNES FAMILIARES Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.
N.D* . 1. Situación familiar normalizada 2. Persona sola (con familia y relaciones familiares) 3. Persona sola (sin familia o relaciones familiares) 4. Unidad familiar en conflicto relacional entre adultos, intergeneracional, entre hijos, entre vecinos, si se manifiesta habitualmente algunos de los siguientes comportamientos: Discusiones frecuentes con agresividad Rechazo o pasividad hacia algún miembro Falta de respeto Imposibilidad o grave dificultad de dialogo Conductas autoritarias Laxitud de disciplina Utilización del menor en conflictos de pareja Abandono, fuga o expulsión del hogar del adulto, menor o joven Conflicto de roles 5. Conflicto relacional con familia extensa: Se han roto las relaciones Son conflictivas 6. Unidad familiar Incompleta por: Inexistencia o ausencia de miembros Institucionalización Hospitalización Privación de libertad 8. Sufre o ha sufrido: Alcoholismo Drogadicción Ludopatía Otras adicciones

*

No Disponible, en el caso que se desconozca o no se pueda acceder a la información.

1.2. ORGANIZACIÓN DE LA UNIDAD FAMILIAR Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.
N.D. 1. Alimentación Inadecuada Desorganización en horarios 2. Higiene familiar y del hábitat Suciedad en ropa y cuerpo Aspecto general descuidado Acumulación de suciedad en el hogar 3. Administración Económica Nos se llega a fin de mes No se cubren las necesidades básicas Se gasta en bienes no básicos 4. Reparto e tareas en administración económica Se excluye de estas responsabilidades a miembros que deben participar en la administración presupuestaria Existe abuso de poder en el manejo del presupuesto familiar 5. Reparto de las tareas domésticas Las tareas domésticas se cargan sobre un solo miembro Recae sobre otros menores Existen miembros con capacidad que no contribuyen en las tareas domésticas Las tareas recaen en un apoyo exterior; apoyo o institución 6. Responsabilidad en Educación y Cuidado de los Menores Se desentiende totalmente algún miembro con responsabilidad adquirida Se desentienden los progenitores o cuidadores habituales El cuidado recae en apoyos institucionales

1.3. RECURSOS ECONÓMICOS Para el cálculo de los ingresos se sumaran la totalidad de los ingresos de unidad familiar.

1. Numero de miembros de la unidad familiar: Fuentes de ingresos Empleo Prestación Otros Desconocido

2. Ingresos totales anuales de la unidad familiar Hasta 6.000 € Entre 6.000 y 10.000 € Entre 10.000 y 12.000 € Mas de 12.000 €

1.4. VIVIENDA Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.
N.D. 1. En usufructo, propia o en régimen de amortización. 2. En alquiler 3. Ocupada ilegalmente 4. Pensión. 5. Embargo de vivienda. 6. Centro de Acogida/alojado temporalmente en otro domicilio (carece de vivienda) 7. Condiciones de habitabilidad: Hacinamiento Alquiler compartido por dos o mas familias Vivienda deteriorada Malas condiciones higienicas Carece de baño Carece de luz eléctrica Carece de agua caliente 8. Condiciones del equipamiento: Carece de electrodomésticos básicos Falta de mobiliario básico 9. Inestabilidad de la vivienda (cambios frecuentes de vivienda) Por trabajo Por conflictos (vecinales, familiares, etc.) Por impagos 10. Localización de la vivienda Zona o barrio deteriorado Vivienda aislada Núcleo chabolista Barrio marginal / Estigmatizado 11. Sin vivienda (viviendo en coches, garajes, …)

2. INDICADORES PARA VALORAR LA SITUACIÓN INDIVIDUAL

2.1. INFORMACIÓN

Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.
NO 1. Conoce la existencia y funcionamiento de los recursos públicos (educación, salud, empleo, vivienda, servicios sociales, etc.) 2. No los conoce, pero puede dirigirse a fuentes de información fidedignas 3. Desconoce los sistemas públicos y las fuentes de información N.D.

2.2. HABILIDADES SOCIALES Señala con X los aspectos que la persona NO domina. NO N.D.
1. Capacidad de Iniciar o mantener una conversación 2. Capacidad de captar y expresas sentimientos propios y de los demás. 3. Capacidad de analizar con realismo su situación 4. Capacidad de proponerse objetivos en relación al progreso de su vida. 5.Capacidad de resolución de conflictos 5. Capacidad para adaptarse a situaciones nuevas o inmodificables.

2.3. AUTONOMÍA FÍSICA / PSÍQUICA Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.
1. No existe disminución de la Autonomía 2. Disminución leve de la Autonomía: está capacitado para valerse por si mismo en la vida pero necesita de tratamientos o cuidados puntuales 3. Disminución Grave de la Autonomía: necesita de tratamientos continuados y/o dependencia de otras personas para algunas funciones de la vida cotidiana. 4. Disminución Total de la Autonomía: Necesita tratamiento continuo y atención medica específica; y/o Precisa de atención constante de otra persona al encontrase incapacitado para realizar las funciones de la vida cotidiana (higiene personal, alimentación, higiene del hábitat, desplazamiento). La disminución en la autonomía está determinada por factores: Físicos Psíquicos

2.4. TRABAJO / OCUPACIÓN

Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.
N.D. 1. Trabajo normalizado 2. Abandono del mercado de trabajo por: Jubilación, excepto prensiones asistenciales y no contributivas. Incapacidad temporal, total. Pre-jubilación Despido 3. Dificultades de Adaptación en el empleo: Trabajo inferior a su categoría profesional Discriminación salarial Trabajo de Riesgo Falta de motivación / habilidades 4. Inestabilidad en el empleo (cambios frecuentes): Trabajo inferior a su categoría profesional Discriminación salarial Trabajo de Riesgo Falta de motivación / habilidades 4. Trabajo Sumergido: Trabajo Autónomo sin legalizar Ocupación por cuenta ajena sin contrato 5. Exclusión del mercado laboral: Tiene formación adecuada pero no empleo No tiene calificación adecuada al mercado laboral Dificultades de inserción laboral por sexismo, racismo, edad o características especiales Obligaciones familiares insustituibles Por falta de motivación 6. Exclusión de Larga Duración (mas de 1 año): Tiene formación adecuada pero no empleo No tiene calificación adecuada al mercado laboral Dificultades de inserción laboral por sexismo, racismo, edad o características especiales Obligaciones familiares insustituibles Por falta de motivación

2.5. FORMACIÓN

Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.
A.) ADULTOS
N.D. 1. Titulado medio o superior. 2. Formación no académica, adecuada al Standard cultural de la zona 3. Graduado en E.S.O. o ha realizado un ciclo de formación ocupacional, o a través de su experiencia laboral tiene formación suficiente al Standard de empleo de la zona 4. Nivel educativo inferior a Graduado en E.S.O y que no ha terminado un ciclo de formación ocupacional 5. Nivel educativo; estudios primarios, calificación profesional desfasada o escasa 6. Sin formación académica y desconocimiento del Standard cultural de la zona 7. Analfabeto funcional y sin calificación profesional

Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.

B.) MENORES 1. Nivel educativo
N.D. 1. No escolarizado (3-16 años) 2. Cursando educación primaria 3. Ha finalizado la educación primaria 4. Cursando la ESO 5. Ha finalizado la ESO 6. No ha finalizado la ESO (16-18 años) 7. Cursando formación profesional / ocupacional 8. Ha finalizado formación profesional / ocupacional

2. Rendimiento escolar

Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.

N.D. 1. Rendimiento escolar normalizado 2. Rendimiento escolar inferior a la media, por motivos: Antecedentes de desescolarización Nivel educativo inferior en país de origen (inmigrantes) Lingüísticos Sanitarios Conductuales Escasa o nula implicación de la familia 3. Dificultades de adaptación al sistema educativo por motivos: Étnicos / culturales / religiosos Lingüísticos Sanitarios Conductuales (del niño) Escasa o nula implicación de la familia 4. Absentismo escolar 5. Desescolarización

D.) EN EL CASO DE LOS INMIGRANTES, además señalar:

Conocimiento del idioma Adecuado Hablado Deficitario Muy deficitario Adecuado Leído Deficitario Muy deficitario Adecuado Comprensión Deficitario Muy deficitario

2.6. PARTICIPACIÓN SOCIAL

Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.
N.D. 1. Participación social normalizada 2. Ausencia de participación Social 3. Aislamiento Social por: Lengua, Cultura Barreras físicas Otras 4. Autoexclusión por: Lengua, Cultura Barreras físicas Otras

2.7. ACEPTACIÓN SOCIAL Señalar con X la situación en que se encuentre la persona.
N.D. 1. Aceptación social normalizada 2. Discriminación social (manifestada en limitaciones al acceso de los derechos sociales generales): Emigración Enfermedad con estigma Religión, cultura o sexo Ex - recluso Otras:

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->